La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy que mantiene la emergencia internacional por la pandemia de COVID, declarada desde hace casi dos años, en un momento donde se han batido las cifras récord de contagios debido a la variante Ómicron, aunque ésta parece estar más asociada a casos leves de la enfermedad.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus decidió mantener el nivel de alerta por recomendación del Comité de Emergencia para la COVID, que celebró su décimo encuentro de expertos  la semana pasada, aunque ha tardado seis días en hacer públicas sus decisiones.

En la reunión, que duró cinco horas, se subrayó que la actual ola de contagios asociados a Ómicron sigue constituyendo grandes desafíos, debido a la presión que impone a los sistemas sanitarios de todo el mundo.

Los expertos coincidieron en que las vacunas anticovid no han eliminado el riesgo de transmisión del coronavirus SARS-CoV-2 causante de la COVID-19, pero siguen siendo efectivas a la hora de reducir el riesgo de formas graves y mortales de la enfermedad.

Entre las recomendaciones del comité, destaca su petición de que se «levanten o reduzcan» las restricciones a los viajes internacionales, «ya que no proporcionan un valor añadido y contribuyen a las dificultades sociales y económicas de los Estados».

También aconsejan que la prueba de vacunación no sea un requisito de entrada en un país, dada la falta de acceso a vacunas en muchos países, especialmente en economías en desarrollo.

El comité pidió mayores esfuerzos y solidaridad para aumentar las tasas de vacunación, especialmente en aquellas naciones en las que no alcanzan todavía el 10%

En tanto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) alertó también este miércoles que las infecciones por COVID-19 están alcanzando nuevos picos en el continente americano, con 7.2 millones de nuevos casos y más de 15,000 muertes relacionadas con la enfermedad en la última semana.

«El virus se está propagando más activamente que nunca», dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne, en una sesión informativa.

América del Norte, Estados Unidos y Canadá continúan experimentando un aumento de las hospitalizaciones por COVID-19. En tanto, el Caribe presenta el incremento más pronunciado de infecciones por coronavirus desde el inicio de la pandemia, dijo la agencia de salud regional.

Debido a la escasez de pruebas, la OPS recomendó que los países prioricen las pruebas rápidas de antígenos en personas con síntomas de COVID-19 que estén en riesgo de propagar el virus.

El avance de la variante en las próximas semanas y meses dependerá de las medidas de salud pública para contenerla, incluidas el uso de mascarillas y la distancia social, pero sobre todo la vacunación, para reducir los casos graves y las hospitalizaciones por COVID-19, agregó la OPS.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario