El paciente de mayor edad hasta la fecha ha sido curado de VIH después de recibir un trasplante de células madre para la leucemia, anunciaron investigadores este miércoles.

Si bien el trasplante estaba diseñado para tratar la leucemia del paciente, que ahora tiene 66 años, los médicos también buscaron un donante que fuera naturalmente resistente al virus que causa el SIDA, un mecanismo que primero funcionó para curar al «paciente de Berlín», Timothy Ray Brown, en 2007.

El último paciente, el cuarto en ser curado mediante esta tecnología, es conocido como el paciente de la «Ciudad de la Esperanza» por el centro estadounidense en Duarte, California, donde fue tratado, porque no quiere ser identificado.

Además de ser el de mayor edad, el paciente también ha tenido el VIH por más tiempo, ya que en 1988 le diagnosticaron lo que describió como una «sentencia de muerte» que mató a muchos de sus amigos. El hombre ha estado en terapia antirretroviral (TAR) para controlar su condición durante más de 30 años.

Los médicos que presentaron los datos antes de la reunión de la Sociedad Internacional del SIDA (IAS) de 2022 dijeron que el caso abrió la posibilidad de que los pacientes mayores con VIH y cáncer de sangre accedan al tratamiento, particularmente porque el donante de células madre no era un miembro de la familia.

Los científicos creen que el proceso funciona porque las células madre del individuo donante tienen una mutación genética rara y específica, lo que implica que carecen de los receptores que utiliza el VIH para infectar las células.

Después de su trasplante de hace tres años y medio, que siguió a una quimioterapia, el paciente de Ciudad de la Esperanza dejó la terapia antirretroviral en marzo de 2021. Ha estado en remisión tanto del VIH como de la leucemia durante más de un año, dijo el equipo.

Antes de la conferencia de la IAS que comienza este viernes, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) presentó datos que muestran cómo la pandemia de COVID-19 descarriló los esfuerzos globales para abordar el VIH, incluida una reversión del progreso en los países más poblados del mundo de Asia y el Pacífico.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario