Los efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China apenas comienzan a vislumbrarse. La tecnología es uno de los rubros que más afectados podrían verse, ya que muchas empresas estadounidenses fabrican sus dispositivos en ese país asiático.

«Los precios de Apple pueden subir por los enormes aranceles impuestos a China», admitió Donald Trump este sábado en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

«Pero hay una solución fácil, en la que habría CERO aranceles, e incluso incentivos fiscales. Hagan sus productos en Estados Unidos en lugar de China. Empiecen a construir nuevas plantas ahora», remató Trump.

Apenas este viernes, el presidente estadounidense amenazó con imponer otros 267,000 millones de dólares en nuevas tarifas aduaneras a China, que se sumarían a los 200,000 millones que su Gobierno ya estaba preparando previamente.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario