Las autoridades afines a Moscú en las regiones ocupadas de Ucrania iniciaron este viernes los referendos de anexión a Rusia, considerados ilegales por Kiev y sus aliados occidentales, que han advertido no reconocerán sus resultados.

Las votaciones celebradas en las regiones orientales de Donetsk y Lugansk y en las meridionales de Jersón y Zaporiyia empezaron a primera hora de este viernes, reportaron las agencias de noticias rusas. La consulta se extenderá durante cinco días.

Estos referendos añaden tensión a una semana marcada por la movilización de 300,000 reservistas anunciada por el presidente Vladimir Putin, que también amenazó con emplear su arsenal nuclear para proteger su territorio.

Las autoridades tienen previsto ir puerta por puerta durante cuatro días para lograr votos. Luego los colegios electorales abrirán el próximo martes para que los residentes depositen sus votos en la última jornada de votación.

El viernes, la agencia de noticias rusa TASS mostró imágenes de funcionarios en los patios de los edificios de Donetsk notificando a los residentes por megafonía que la votación había comenzado.

En Moscú también se puede votar en un edificio donde está la representación de la región autoproclamada de Donetsk.

A principios de mes, las fuerzas ucranianas recuperaron la mayor parte de la región de Járkov, en una contraofensiva que ha permitido a Kiev retomar cientos de ciudades y pueblos que estuvieron bajo control ruso durante meses.

«No podemos dejar al presidente Putin que se salga con la suya», dijo en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, acusando a Putin de «echar leña al fuego».

Los referendos recuerdan lo ocurrido en 2014 en la península de Crimea, anexada a Rusia después de un voto considerado fraudulento por los países de Occidente.

En la regiones orientales de Donetsk y Lugansk, reconocidas como naciones independientes por Moscú justo antes de la invasión, los residentes deberán responder si respaldan «la entrada a Rusia», según la agencia rusa TASS.

En Jersón y Zaporiyia, las papeletas incluyen la pregunta: «¿Está a favor de la secesión de Ucrania, la formación de un Estado independiente y su unión a la Federación Rusa como miembro de la Federación Rusa?».

Por su parte el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, calificó los referendos de «farsa» y agradeció a sus aliados occidentales que condenaran «otra mentira rusa».

Una hipotética anexión supondría una escalada mayor en el conflicto, especialmente después de que Putin dijera que protegería el territorio ruso con «todos los medios». Implicaría que Moscú, siguiendo su doctrina, podría usar sus armas atómicas para defenderlas de la contraofensiva lanzada por Ucrania en el este y el sur del país.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario