El presidente ruso Vladimir Putin procedió a autoaislarse tras la confirmación de casos de COVID-19 en su entorno, anunció este martes el Kremlin, indicando que el mandatario se encuentra «en perfecto estado de salud».

«A raíz de casos identificados de coronavirus en su entorno, Vladimir Putin debe respetar un régimen de autoaislamiento durante un cierto periodo de tiempo», precisó la presidencia en un comunicado.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, aseguró que Putin está en perfecto estado de salud y que se sometió a una prueba diagnóstica del virus, aunque no se reveló el resultado.

Las autoridades rusas han tomado medidas excepcionales desde el comienzo de la pandemia para proteger al presidente, de 68 años, que se ha vacunado con la Sputnik V. Antes de reunirse con él, dirigentes extranjeros, periodistas y altos cargos han tenido que autoaislarse.

El lunes, Putin se reunió con el presidente sirio Bashar al Asad y con los atletas rusos que participaron en los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Recordemos que Rusia está entre los países más impactados por la pandemia del coronavirus, en quinta posición en cuanto a número de contagiados.

A pesar de la alta disponibilidad de vacunas, las autoridades sanitarias no consiguen controlar las infecciones. Hasta el martes, el país registraba 7.1 millones de casos y más de 194,000 fallecidos, la cifra más alta de Europa.

Solo 39.9 millones de los 146 millones de rusos están completamente vacunados, de acuerdo con la web Gogov, que recoge datos oficiales de las regiones.

Estos datos se tienen pese a que Rusia tiene varias vacunas propias disponibles para su población, aunque no distribuye ninguna vacuna hecha en países occidentales. Las autoridades depositaron sus esperanzas de frenar la pandemia en las cuatro vacunas diseñadas allí: Sputnik V, EpiVacCorona, CoviVac y la monodosis Sputnik Light.

Moscú, epicentro de la pandemia en el país, y otras regiones han introducido medidas de vacunación obligatoria para acelerar la inmunización y Putin ha llamado repetidamente a sus ciudadanos a inmunizarse.

El objetivo del Kremlin era tener protegido a un 60% de la población en septiembre, pero no alcanzó su propósito a pesar de haber empezado la vacunación a principios de diciembre. El gobierno ruso ha sido acusado de menospreciar los efectos de la pandemia y de haber desistido de introducir nuevas medidas restrictivas tras el severo confinamiento decretado en 2020.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario