Vladimir Putin propuso este viernes a Estados Unidos intercambiar promesas de «no injerencia» electoral y cooperar en materia de tecnologías para promover un pacto de no agresión en ese sector, de cara a la elección presidencial estadounidense.

Esta propuesta se produce además cuando las autoridades rusas están acusadas de haber envenenado a fines de agosto pasado al principal opositor al Kremlin, Alexei Navalni, mediante un agente neurotóxico. Moscú rechaza estas acusaciones.

En una declaración publicada por el Kremlin, el presidente ruso propone a Washington, «intercambiar garantías mutuas de no injerencia, incluyendo los procesos electorales», ponerse de acuerdo en un «conjunto de medidas prácticas» y un pacto mundial contra las agresiones que utilizan «tecnologías de la información y comunicación».

«Uno de los mayores desafíos estratégicos del mundo contemporáneo es el riesgo de una confrontación a escala en el sector digital. Una responsabilidad particular para evitarla incumbe a los actores clave de la seguridad mundial en el área de la información», escribe Putin.

«Al dirigirme a todos los países, inclusive a Estados Unidos propongo llegar a un acuerdo sobre un compromiso político de los Estados de no lanzar la primera ofensiva usando tecnologías de la información y de la comunicación».

El texto de la declaración fue leída en la televisión por el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, mientras Putin asistía a las maniobras militares «Cáucaso-2020» en el sur del país.

«No seamos rehenes de nuestros desacuerdos políticos» expresó Putin en el texto leído.

Y es que Rusia es acusada desde hace años de utilizar piratas informáticos y fábricas de troles en internet y de preparar informaciones falsas virales para influenciar en los procesos electorales. En particular se sospecha que apoyó en secreto en 2016 la candidatura de Donald Trump, favoreciendo su victoria.

El Kremlin es sospechoso de buscar la manera de influir también en la actual campaña presidencial estadounidense.

Francia acusó asimismo a Rusia de haber intentado desestablizar la candidatura del actual presidente Emmanuel Macron, mientras que en Reino Unido Moscú ha sido acusado de interferencias en favor del Brexit.

Varios ciudadanos y entidades rusas han sido sancionados por Estados Unidos en los últimos años, debido a sus intentos de injerencia, vinculados con los servicios secretos (FSB) rusos.

También se han movilizado los gigantes de la tecnología. Facebook, Twitter, Google y Microsoft multiplican los anuncios sobre ciberataques desbaratados y operaciones de propaganda desmanteladas, orquestadas desde el extranjero, especialmente de Rusia.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario