La recesión causada por la pandemia de coronavirus en 2020 será menos severa de lo previsto, aunque la recuperación va a ser «larga, desigual e incierta», advirtió este martes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

«El panorama es menos nefasto hoy. Estimamos que la evolución en el segundo y tercer trimestre fue mejor a lo esperado, lo que permite una pequeña revisión al alza del pronóstico global para 2020», dijo Georgieva en un discurso previo a la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que comienza la próxima semana, en formato virtual.

El 24 de junio, el FMI publicó una actualización de sus previsiones, en la que estimó una contracción de la economía global de 4.9%, frente a una proyección de una caída del PIB mundial de 3% hecha en abril.

La titular del FMI no adelantó cifras este martes antes de la publicación la próxima semana del informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO).

«Menos desastroso no quiere decir que sea alentador», insistió la directora del FMI en un intercambio con Minouche Shafik, de la London School of Economics (LSE). Para 2021, el FMI sigue proyectando una recuperación «parcial» y «desigual».

Para Latinoamérica y el Caribe el FMI pronosticó en junio una contracción del PIB de 9.4% en 2020 y las contadas actualizaciones muestran un escenario dispar.

En su discurso, Georgieva indicó que en los lugares donde persista la pandemia «es crítico mantener los salvavidas» para la economía, las empresas y los trabajadores.

Este martes la Organización Mundial del Comercio (OMC) señaló que la caída del comercio mundial será más suave a lo esperado, anticipando una contracción de 9.2%, frente al 12.9% estimada en abril para 2020.

«El comercio mundial muestra signos de recuperarse de una profunda caída inducida por el covid-19, pero los economistas de la OMC advierten que cualquier recuperación podría verse interrumpida por los efectos de la pandemia en curso», indicó el organismo con sede en Ginebra.

Por su parte la Comisión Económica para América Latina y el Caribe  (CEPAL), advirtió que América Latina y el Caribe vive su peor crisis económica en un siglo, con una contracción estimada de su PIB de -9,1%, por lo que el PIB per cápita a fines del 2020 sería igual al de 2010, es decir, un retroceso de una década con un fuerte aumento en la desigualdad y la pobreza.

Al presentar el informe económico anual, que realiza un balance de las economías de la región en el último año, en especial el impacto sufrido por la crisis de la COVID-19, Alicia Bárcena precisó que los países de la región tendrán que mantener un amplio gasto fiscal y políticas de estímulo para poder superar el fuerte impacto que dejó la pandemia.

La CEPAL destacó que la austeridad fiscal no es una respuesta adecuada para atender los retos que se enfrentan por la crisis sanitaria.

«Los esfuerzos nacionales deberán ir acompañados de una mayor movilización de recursos externos, a través del acceso a fuentes accesibles de financiamiento en condiciones favorables, tanto en los mercados internacionales como por parte de las instituciones financieras internacionales», señaló Bárcena.

Apuntó que las naciones tendrán que evitar el colapso de sus economías con políticas de estímulos a la demanda agregada, administrar las presiones que genera el choque externo sobre los sistemas cambiarios y monetarios, y gestionar adecuadamente los flujos de capitales para potenciar la efectividad de las políticas fiscal y monetaria.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario