En el año 2013, durante un evento en Toluca, Estado de México, Elba Esther Gordillo ofreció su último discurso público previo a ser detenida por la Procuraduría General de la República (PGR), quien la acusaba de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita por un monto de mil 978 millones de pesos.

En ese evento, donde se reunió con los agremiados de la Sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y en donde también estuvo presente el entonces gobernador de la entidad, Eruviel Ávila, Gordillo aseguró que nada la intimidaría.

«Lo digo con claridad. Me podría ir hoy, porque ya hay quienes, me podría ir mañana (…) pero me voy a ir cuando los maestros quieran que me vaya. Ni amenazas, ni nada me van a intimidar». Recordemos que para esa fecha, la entonces dirigente ya había manifestado su rechazo a la Reforma Educativa.

Dicho discurso pasó a la historia cuando Gordillo expresó que «para morir nací. Quiero morir con un epitafio, aquí yace una guerrera, y como guerrera murió».

La duda que ha surgido tras conocerse su liberación y sobreseimiento de los delitos por los que permanecía en prisión domiciliaría, es si «la guerrera» volverá a la dirigencia del Sindicato.

Algunas versiones señalan que Gordillo cuenta con el apoyo de gran parte del magisterio, lo que se le podrían abrirí las puertas para volver a la dirigencia. Sin embargo algunas voces han indicado que podría crear un nuevo Sindicato, el cual contaría con el apoyo de las Redes Sociales Progresistas (RSP), estructura mediante la cual se dice que Gordillo operó en favor de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario