Al menos una persona ha muerto en Reino Unido a causa de la nueva variante del coronavirus, Ómicron, que solamente en Londres representa ya aproximadamente el 40 % de los casos, según anunció este lunes el primer ministro británico, Boris Johnson.

En declaraciones a los medios durante una visita realizada a un centro de vacunación en Paddington, el líder advirtió de que «tristemente, Ómicron está produciendo hospitalizaciones y al menos un paciente ha fallecido» por ella.

El dirigente conservador rechazó asimismo la actual percepción de que esta variante produce efectos menos graves que otras. «Esta idea de que (la variante) es una versión más suave del virus es algo que debemos aparcar y reconocer la rapidez con la que se acelera (su propagación) entre la población. Así que lo mejor que podemos hacer es ponernos todos la dosis de refuerzo» de la vacuna, resaltó Johnson.

El jefe del Ejecutivo anunció ayer que desde hoy se ofrecerá la dosis de refuerzo contra el COVID-19 a todos los mayores de 18 años en Inglaterra, siempre que hayan pasado al menos tres meses desde la segunda dosis, a fin de combatir las infecciones.

Johnson alertó que los hospitales del país ya han empezado a recibir pacientes infectados por Ómicron y se teme un colapso del NHS (servicio público sanitario).

Recordemos que el primer ministro anunció la semana pasada la entrada en vigor de nuevas restricciones, que iniciaron hoy, como la generalización del uso de mascarillas en lugares públicos cerrados, la exigencia de certificados COVID para entrar en clubes nocturnos o espectáculos o la recomendación de regresar al trabajo a distancia. Se tiene prevista mañana una votación en los Comunes, donde los diputados decidirán si apoyar esas normas.

Al respecto, China informó hoy que ha detectado su primer contagio Ómicron en la ciudad de Tianjin, en el norte del país. Según la cadena estatal CGTN, se trata de un contagio importado del exterior.

A finales de noviembre, expertos del gigante asiático reconocieron que existía una «alta probabilidad» de que Ómicron llegase a China, aunque mostraron su confianza en las estrictas estrategias de prevención del país para evitar su transmisión.

Según la televisión estatal aún no han trascendido detalles sobre la nacionalidad o el historial de viajes del contagiado, un paciente asintomático que hacía cuarentena tras su llegada al país.

La cadena agrega, citando a autoridades locales, que las pruebas de ácido nucleico mostraron la existencia de la variante Ómicron en el contagiado el pasado 9 de diciembre, algo que confirmó posteriormente el Centro chino para el Control y Prevención de Enfermedades.

El diario Global Times agrega que la persona está ahora aislada en un hospital de la ciudad, que se encuentra a 111 kilómetros de la capital, Pekín.

Dos de los primeros casos de la nueva variante se localizaron a finales de noviembre en Hong Kong, en dos hombres que guardaban cuarentena en uno de los hoteles del aeropuerto de la antigua colonia británica. La detección se produjo cuando Hong Kong se prepara para reabrir su frontera con la China continental, para lo que todavía no se había anunciado una fecha oficial.

Recordemos que China mantiene vigente una política de tolerancia cero contra el coronavirus y aplica, desde marzo de 2020, estrictos controles fronterizos que incluyen el veto a los no residentes y una cuarentena obligatoria de al menos 14 días en un hotel costeado por el viajero.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario