El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este lunes que un regreso casi a la normalidad en Reino Unido se podría dar a finales de junio, esto luego de presentar un plan «prudente» e «irreversible» para levantar el confinamiento que se impuso a raíz de la pandemia del Covid-19.

Recordemos que todo el país quedó confinado a principios de enero pasado para luchar contra el Covid-19 que ha dejado más de 120,000 muertos en Reino Unido y colocó a los hospitales al borde del colapso.

Como los efectos del confinamiento y las campañas de vacunación masiva se han traducido en una caída del número de nuevos casos, hospitalizaciones y fallecidos, Boris Johnson anunció este lunes en el Parlamento una estrategia de desconfinamiento en cuatro etapas.

«No podemos continuar de manera indefinida con las restricciones que debilitan nuestra economía, nuestro bienestar mental y físico», dijo Johnson ante los diputados. «Es por ello que es esencial que esta hoja de ruta sea prudente pero también irreversible», agregó.

En Inglaterra, la nación más poblada del Reino Unido con 56 millones de habitantes, las escuelas serán las primeras en beneficiarse, con una reapertura prevista el 8 de marzo. Luego, a partir del 29 de marzo, se levantará la consigna de quedarse en casa y volverán a permitir reuniones al aire libre limitadas a seis personas o dos hogares diferentes.

Los comercios no esenciales, las peluquerías, pubs (bares) y restaurantes (solo en espacios abiertos), cines y museos tendrán que esperar hasta el 12 de abril para reabrir. Los cines, hoteles, estadios (hasta un máximo de 10,000 personas) y la hotelería-restauración al interior podrán reabrir el 17 de mayo, fecha a partir de la cual miembros de diferentes hogares podrán reunirse en espacios cerrados.

Si la situación sanitaria lo permite, las restricciones que limitan los contactos sociales quedarán levantadas el 21 de junio, al igual que las jornadas de trabajo remoto.

Boris Johnson afirmó que toda decisión sería tomada en función de los elementos científicos a su disposición, como la eficacia de las vacunas anti-Covid y la disminución en el registro de hospitalizaciones.

Y es que la campaña de vacunación iniciada en diciembre pasado ha avanzado de manera favorable: un adulto de cada tres ya ha recibido la primera dosis. En la primera fase de la campaña de vacunación, 15 millones de personas habían recibido la primera dosis a mediados de febrero, entre ellos los mayores de las residencias de ancianos. Desde entonces, la campaña se ha ampliado a los mayores de 65 años y a las personas «clínicamente vulnerables».

Para mediados de abril, los mayores de 50 años deberían haber recibido todos una primera dosis de la vacuna. El gobierno ha prometido que todos los adultos recibirán una primera inyección de la vacuna contra el Covid para finales de julio, adelantando este objetivo inicialmente previsto para septiembre.

«Creo fundamentalmente que el programa de vacunación cambió la situación a nuestro favor», subrayó el primer ministro.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario