El general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional durante la Administración del expresidente Enrique Peña Nieto, acusado de narcotráfico y lavado de dinero, habría sido trasladado de Los Ángeles, ciudad donde fue detenido, a Nueva York.

El traslado se habría efectuado después de que un juez negara concederle la libertad bajo fianza y anticipara que autorizaría el movimiento dado que es en Nueva York donde el acusado tiene las causas abiertas en su contra.

Al negarle la fianza, el juez Alexander F. Mackinnon acató la advertencia de los fiscales federales sobre el «riesgo significativo» de fuga a México. La Fiscalía estadounidense teme que Cienfuegos reciba ayuda de  antiguos funcionarios mexicanos corruptos con los que habría trabajado estrechamente.

El mismo juez habría ordenado que éste permaneciera durante unos días en Los Ángeles para poder reunirse con el cuerpo diplomático de México en dicha ciudad. Las autoridades mexicanas esperan que se cumplan todos los protocolos establecidos en el marco de su detención.

«Ya está en Nueva York, pero no dicen nada aún por razones de seguridad», informó la cadena Univisión, cuyas fuentes han solicitado permanecer en el anonimato.

El escrito de la Fiscalía, firmado por el titular del Distrito Este de Nueva York, Richard Donoghue, acusa a Cienfuegos de estar implicado en la producción, tráfico y distribución de 1,000 kilogramos de marihuana, 500 gramos o más de metanfetamina, cinco kilogramos o más de cocaína y un kilogramo de heroína.

A través de la ‘Operación Padrino’ de la DEA, los agentes estadounidenses han dicho haber hallado indicios y testimonios de la relación de Cienfuegos con el exsecretario de Seguridad del expresidente Felipe Calderón, Genaro García Luna, imputado actualmente por sus supuestos vínculos con el crimen organizado.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha acusado a Cienfuegos de proteger a una célula del conocido cártel de los Beltrán Leyva. De acuerdo con la acusación, durante el sexenio de Peña Nieto, Cienfuegos habría estado recibiendo sobornos del cártel del H-2, dirigido por Juan Francisco Patrón Sánchez, a cambio de apoyar a dicha organización.

Para el gobierno estadounidense, el H-2 es un cártel «extremadamente violento» que opera en Sinaloa y Nayarit. La acusación detalla que Cienfuegos, conocido como ‘El Padrino’ en el marco de la investigación, utilizó al Ejército para atacar a los rivales del H-2, además de asegurarse de que no se realizaran operaciones militares contra la banda.

Asimismo, habría advertido a los integrantes de cualquier tipo de movimiento dentro del Ejército que pudiera perjudicarles. Según los informes judiciales, su labor habría permitido al H-2 expandirse de Mazatlán a Sinaloa.

Los fiscales estadounidenses, que han asegurado que cuentan con miles de mensajes entre las partes, han señalado que la mediación del antiguo jefe de las Fuerzas Armadas llevó a otros funcionarios «corruptos» a apoyar a la organización a cambio de sobornos.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario