El presidente cubano,  Miguel Díaz-Canel, compareció este lunes en la televisión nacional para «esclarecer todo un grupo de matrices que han tratado de imponer acciones para desacreditar al gobierno y la Revolución».

Acompañado de miembros de su Ejecutivo y del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC), el mandatario afirmó que las protestas masivas registradas ayer en toda Cuba buscaban «fracturar la unidad de nuestro pueblo».

Miles de cubanos tomaron las calles ayer para protestar contra el gobierno al grito de «¡libertad!» en una jornada inédita que dejó decenas de detenidos y enfrentamientos después de que Díaz-Canel llamara a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes y defender la Revolución.

El gobernante señaló que la comparecencia de esta mañana es una iniciativa pensada desde hace días «para brindar información al pueblo» sobre la situación en el país, que atraviesa el peor momento de la pandemia y una severa crisis económica traducida en escasez de alimentos, medicinas y cortes del suministro eléctrico.

Varios ministros, entre ellos el de Energía, se encuentran junto a Díaz-Canel en el programa televisivo, en el que están respondiendo preguntas de un grupo de periodistas de medios de comunicación estatales.

La primera pregunta ha versado sobre los largos «apagones», una de las causas que motivó el inicio de las protestas del domingo y que en el interior de Cuba se han multiplicado en las últimas semanas.

El presidente y el titular de Energía han atribuido los cortes a averías en las principales centrales termoeléctricas de la isla y al aumento de la demanda energética, para asegurar después que la estabilidad del servicio se restablecerá a partir de mañana martes.

Díaz-Canel aprovechó el evento para acusar a las sanciones estadounidenses, que se endurecieron en los últimos años, por los problemas económicos que alimentaron las protestas. El mandatario reiteró el derecho de los pueblos a defender su sistema.

Acusó a «mercenarios a sueldo de los Estados Unidos de organizar las multitudinarias protestas, aunque admitió que en ellas también participaron ciudadanos «confundidos» por la «falta de información» sobre los problemas que atraviesa el país.

El presidente de Cuba negó que haya existido represión en las protestas, pese a los videos que muestran una contundente actuación policial y múltiples denuncias de arrestos a manifestantes.

«Ya salieron con que en Cuba reprimimos, asesinamos. ¿Dónde están los asesinatos cubanos? ¿Dónde está la represión cubana? ¿Dónde están los desaparecidos en Cuba?», argumentó el presidente.

Y es que varios videos difundidos en las redes sociales muestran cómo policías y agentes de seguridad reprimían con violencia a los manifestantes, que resultaron en muchos casos heridos, e incluso en uno de ellos aparece un uniformado abriendo fuego con su pistola en plena calle.

Las autoridades mantienen cortada la conexión de internet móvil, lo que ha dificultado mucho el acceso a la información, ya que el servicio wi-fi es inusual en los hogares cubanos por su alto precio.

En su discurso Díaz-Canel señaló específicamente a la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general, Luis Almagro, condenó al «régimen dictatorial» de Cuba por «llamar a civiles a reprimir» y promover la confrontación contra los manifestantes.

«¿Por qué no se preocupan por los asesinatos y desaparecidos en América Latina?», exhortó a la OEA, a la que acusó de mantener un «discurso de doble rasero, mentiroso, injerencista».

Sobre lo que sucede en la Isla, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó este lunes al gobierno comunista de Cuba a «escuchar» a los manifestantes que exigen el fin de la «represión» y la pobreza.

«Estamos con el pueblo cubano y su claro llamado a la libertad y al rescate de las trágicas garras de la pandemia y de las décadas de represión y sufrimiento económico al que han sido sometidos por el régimen autoritario de Cuba», dijo Biden en un comunicado.

El gobierno de Estados Unidos pidió al régimen cubano que, en lugar de “enriquecerse, escuche a su pueblo y atienda sus necesidades en este momento vital». El demócrata calificó como «un llamado a la libertad» en «valiente» ejercicio de los «derechos fundamentales» las movilizaciones registradas.

La jornada de protesta se considera histórica, ya que nunca se habían producido estos actos de protesta en Cuba desde la Revolución de 1959, con la excepción del célebre «Maleconazo» de 1994, cuando grupos de manifestantes salieron a la calle en La Habana para protestar por la escasez durante la crisis del «período especial».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario