El Pleno de la Cámara de Senadores aprobó esta tarde, en lo general, el dictamen que permite la regularización de la marihuana en el país para usos recreativo, científico, médico e industrial.

Ahora, la «Ley general para la regulación del cannabis» debe pasar a la Cámara de Diputados para su revisión y eventual aprobación antes de que finalice la actual legislatura, que es el 15 de diciembre.

El dictamen estuvo impulsado principalmente por Morena, quien junto a sus aliados legislativos cuentan con mayoría en Diputados, por lo que se prevé pueda avanzar sin problema.

La iniciativa propuesta por legisladores de la llamada Cuarta Transformación incluye, entre otras cosas, la creación del Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Salud.

El nuevo ente emitirá cinco tipos de licencias para controlar algunos de los actos relacionados con el cultivo, transformación, venta, investigación y exportación o importación de marihuana.

En su primer artículo, la norma, aprobada con 82 votos a favor, 18 en contra y siete abstenciones, sostiene que busca «mejorar las condiciones de vida» de los mexicanos y «contribuir a la reducción de la incidencia delictiva vinculada con el narcotráfico».

El dictamen aprobado estipula que sólo las personas mayores de 18 años podrán cultivar, portar y consumir marihuana y sus derivados, pero con un permiso del Instituto Mexicano para la Regulación y Control del Cannabis. Además, se permitirán 28 gramos de posesión, aunque queda prohibido el consumo de cannabis psicoactivo en áreas de trabajo públicas o privadas.

En cuanto a la comercialización, la «Ley general para la regulación del cannabis» permite a las personas y empresas vender cannabis a mayores de edad en establecimientos autorizados. El Instituto establecerá los niveles máximos de THC (sustancia psicoactiva de la marihuana) y CBD (cannabidiol).

Los ejidos (terrenos colectivos) y comunidades agrarias «que han sido afectadas por el sistema prohibitivo» podrán ser titulares de más de una licencia para cultivo, transformación, comercialización, exportación o importación.

La reforma permitirán también cultivar hasta ocho plantas por domicilio, autorizará alimentos y derivados con cannabis no psicoactivo y garantizan el consumo privado de marihuana sin menores de edad presentes.

Pese al paso que se dio esta tarde, activistas advierten que no hay una completa descriminalización porque aún contempla sanciones penales para la posesión de más de 200 gramos de cannabis y multas por portar entre 28 y 200 gramos.

México se coloca así junto a Canadá y Uruguay como los países que han regulado la marihuana recreativa.

Recordemos que desde que asumió en diciembre de 2018, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) puso sobre la mesa el tema de la despenalización de la marihuana y otras drogas como parte de su estrategia para combatir al poderoso crimen organizado.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario