El presidente Donald Trump anunció el viernes que entregará casi 13,000 millones de dólares en ayuda a Puerto Rico para la reconstrucción de la red eléctrica y la reparación de escuelas tras los estragos causados por el huracán María hace tres años.

El anuncio ha levantado un sin fin de críticas, ya que sus críticos aseguran que dicha asistencia debió entregarse hace mucho tiempo, por lo que ahora es señalado de hacerlo para obtener algún beneficio de cara a la elección presidencial del próximo 3 de noviembre.

Trump, que previamente se ha mostrado reacio a proveer asistencia a la isla, y el candidato presidencial demócrata Joe Biden se disputan el respaldo de los electores en el estado de Florida, donde viven numerosos puertorriqueños, incluidos muchos que huyeron de los destrozos de María. El estado es clave en las elecciones presidenciales.

Trump responsabilizó del retraso a los demócratas en el Congreso que aprobaron la financiación y presionaron para su entrega.

«Soy lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico, no hay quien se acerque siquiera», afirmó el mandatario en una conferencia de prensa en La Casa Blanca.

La gobernadora puertorriqueña Wanda Vázquez le agradeció a Trump y al gobierno la entrega de los fondos, una de las mayores sumas jamás proporcionadas por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) para ayuda por desastres. «Trabajar en equipo da resultados», dijo Vázquez en una serie de tuits.

La representante demócrata Nydia M. Velázquez dijo que el momento escogido era digno de resaltar, tres años después de que la tormenta destruyó la red eléctrica de Puerto Rico y causó el apagón más prolongado en la historia de Estados Unidos.

«El gobierno de Trump demoró y se resistió a asignar esos fondos tan necesarios», dijo Velázquez, que nació en Puerto Rico. «Ahora, cuarenta y seis días antes de las elecciones, el gobierno finalmente considera adecuado entregar esos fondos».

Tras el paso de la tormenta, el mandatario se enfrascó en una disputa pública con la alcaldesa de San Juan por sus críticas a la respuesta de su gobierno.

Recordemos que Trump hizo enfurecer a muchos al lanzar rollos de toallas de papel a una multitud de personas durante una visita a una iglesia de la isla. Este año, los demócratas colocaron una imagen de la escena en una valla publicitaria en Kissimee, una ciudad de gran población puertorriqueña del centro de Florida.

Por su parte la campaña de Joe Biden afirmó este viernes que los 13,000 millones de dólares para Puerto Rico es «claramente una maniobra política desesperada para ganarse a los partidarios puertorriqueños».

Foto: Twitter

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario