El número de muertos por la explosión registrada el 18 de enero de un oleoducto saboteado en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, ascendió a 132, informó el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer Varela.

Transcurridos 35 días desde la tragedia, el funcionario informó que uno de los cuatro menores que resultaron heridos en la explosión y que era atendido en un hospital de Galveston, Texas, falleció, sin precisar la fecha.

«En Galveston siguen siendo atendidos tres, pero el cuarto falleció”, dijo Alcocer a medios de comunicación tras la inauguración de la primera Semana Nacional de Salud 2019 en la ciudad de Pachuca, Hidalgo.

El menor de 15 años, que tenía el 87 % del cuerpo afectado por las quemaduras, fue trasladado a Galveston el 29 de enero tras una estancia de nueve días en el Centro Nacional de Investigación y Atención a Quemados del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) de la capital mexicana.

El funcionario indicó que siguen siendo atendidos 11 heridos por la explosión los cuales tienen diferentes pronósticos, uno muy grave, cuatro graves, tres delicados y tres estables y recordó que seis fueron dados de alta.

El pasado 18 de enero, un grupo de pobladores del municipio de Tlahuelilpan, en Hidalgo, reventó un oleoducto de hidrocarburo y empezó a sustraer, de una forma muy rudimentaria, la gasolina.

Al cabo de dos horas, y pese a la presencia del Ejército, que poco pudo hacer para controlar a centenares de personas que se acercaron a recoger gasolina, se registró una fuerte explosión.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario