Tag

Afganistán

Browsing

Estados Unidos y los talibanes prevén firmar un acuerdo histórico que allanaría el camino para terminar con la guerra más larga en la que hayan estado implicados los estadounidenses, afirmaron ambas partes este viernes, después de que Kabul anunciara una tregua parcial en Afganistán a partir del fin de semana.

Aunque la llamaron «reducción de la violencia», la tregua marcaría un giro importante en el conflicto y abre el camino para la firma de un acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes sobre una retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras más de 18 años en el país, a cambio de garantías de seguridad de los insurgentes.

Tanto el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, como los talibanes publicaron comunicados afirmando que habían acordado firmar un pacto el 29 de febrero en Doha, tras una semana de tregua parcial.

«Después de que comience a aplicarse correctamente este compromiso (de reducción de la violencia) se espera la firma del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes», dijo Pompeo en un comunicado publicado tras una visita a Arabia Saudita, y señaló que las negociaciones entre los talibanes y el gobierno afgano «empezarían poco después».

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Afganistán, Javad Faisal, y fuentes talibanes, habían afirmado antes que la «reducción de la violencia» entre Estados Unidos, los talibanes y las fuerzas de seguridad afganas empezaría este sábado.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, manifestó su satisfacción por el acuerdo en un comunicado y afirmó esperar que este sirva para alcanzar una paz duradera y garantizar que el país nunca más sea un refugio seguro para los terroristas.

Rusia también elogió el acuerdo, al que calificó de «acontecimiento importante» para la paz en Afganistán, según declaró a la agencia RIA Novosti el enviado ruso en ese país, Zamir Kabulov.

Estados Unidos lleva más de un año negociando con los talibanes para lograr un acuerdo de retirada de sus tropas a cambio de garantías para los talibanes y la promesa de que los insurgentes participen en diálogos de paz con el ejecutivo afgano.

Una disminución de la violencia podría mostrar que los talibanes son capaces de controlar a sus fuerzas y que actúan de buena fe de cara a firmar un acuerdo, que permitiría la retirada de la mitad de los entre 12,000 y 13,000 militares que Estados Unidos tiene desplegados en Afganistán.

En un comunicado, los talibanes afirmaron que ambas partes «crearían una situación de seguridad adecuada» antes de que se firme un eventual acuerdo.

Una fuente de los talibanes en Pakistán señaló que si el 29 de febrero se firma un acuerdo, las negociaciones entre los talibanes y el gobierno afgano, necesarias para alcanzar un pacto de paz más amplio, comenzarían el 10 de marzo.

El primer ministro saliente afgano, Abdulá Abdulá, principal rival del jefe del Estado Ashraf Ghani, se declaró triunfador lunes en las elecciones presidenciales que se llevaron a cabo el sábado pasado.

«Tenemos el mayor número de votos en estas elecciones», dijo Abdulá durante una rueda de prensa en la que afirmó que «no habrá segunda vuelta».

La Comisión Electoral Independiente (CEI) no ha anunciado todavía las cifras de la participación en estos comicios, cuyos resultados preliminares se publicarán el 19 de octubre.

Uno de los directivos de esta comisión, Habib Rahman Nang, reaccionó inmediatamente en televisión a las declaraciones de Abdulá para recordar que «ningún candidato tiene el derecho de proclamarse vencedor».

«Según la ley es la Comisión Electoral Independiente la que decide quién es el vencedor», afirmó el funcionario.

Abdulá Abdulá ya había impugnado los resultados de las elecciones de 2014, empañadas por irregularidades y que desembocaron en una grave crisis. Tras la intervención de Estados Unidos, se resolvió otorgándole el puesto de primer ministro a Abdulá.

La primera vuelta de las presidenciales se desarrolló sin demasiados incidentes pero con una baja participación. Numerosos observadores independientes estimaron que fueron más transparentes y mejor organizados que los comicios anteriores.

«Los resultados serán anunciado por la CEI pero nosotros obtuvimos el mayor número de votos», afirmó por su parte Abdulá Abdulá.

El responsable de la comisión electoral recordó que la CEI anunciará primero los resultados preliminares el 19 de octubre, y después la comisión de quejas examinará las que se hayan presentado y los resultados definitivos serán anunciados el 7 de noviembre por la CEI.

Las autoridades elevaron a 179 el número de heridos, entre ellos un elevado número de niños, y a 12 los fallecidos en un ataque suicida reivindicado por los talibanes en Ghazni, en el sur de Afganistán, el mismo día que comenzó la reunión entre los insurgentes y una delegación afgana en Catar.

Doce personas han muerto y el número de heridos ha aumentado a 179.

«Todos los heridos han recibido atención médica, y un número de personas en estado crítico han sido evacuadas a Kabul para recibir más tratamiento”, afirmó en un comunicado el portavoz del ministerio de Salud Pública, Wahidullah Majroh.

Según la fuente, la mayor parte de los heridos son civiles “y particularmente niños”.

«El ataque tuvo lugar hoy por la mañana hacia las 8:30 horas (4:00 GMT) cerca de una base de la Dirección Nacional de Seguridad en la ciudad de Ghazni”, dijo el portavoz del gobernador provincial, Arif Noori.

Según la fuente, los insurgentes hicieron detonar un coche cargado de explosivos en un control de seguridad en la entrada de la base militar, acabando con la vida de 12 personas, 4 de ellas civiles, e hiriendo a muchas otras.

Al menos cinco niños murieron y 20 personas resultaron heridas después de que una bomba explotó en la provincia occidental de Herat, en Afganistán, reportaron fuentes oficiales.

El atentado se produjo luego de que un dispositivo explosivo conectado a una motocicleta fue activado a control remoto en las cercanías de un mercado en el distrito de Awba, informó la agencia afgana de noticias Pajhwok.

Según el portavoz del gobierno provincial, Jelani Farhad, entre los heridos se encuentra un jefe de distrito, quien podría haber sido el blanco del ataque.

En otro atentado, cinco personas, incluidos tres civiles, resultaron heridas cuando un hombre desconocido lanzó una granada de mano contra un puesto de control policial en el distrito de Kama, en la provincia de Kandahar, según dijo el portavoz provincial, Ataullah Khogyani.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, afirmó que los homicidios en México en 2018 aumentaron 33 por ciento, con respecto a 2017, lo que hace al país «peor aún que Afganistán», por lo que insistió en que la construcción del muro fronterizo no se detendrá.

En una serie de tuits, señaló que el aumento en los homicidios contribuye «a la crisis humanitaria que tiene lugar en nuestra frontera sur y luego se extienden por todo nuestro país».

Además, dijo que las muertes están relacionadas con las drogas, de ahí la necesidad de construir un muro.

«Con los asesinatos al alza un 33% en México, un récord, ¿por qué una persona en su sano juicio no quiere construir un Muro? La construcción ha comenzado y no se detendrá hasta que esté terminada», escribió.

Ante esto, el presidente Andrés Manuel López Obrador fue cuestionado al respecto, pero no quiso comentar nada sobre las declaraciones de su homólogo estadounidense: «Sobre lo otro (lo de Trump), no quiero decir nada, respeto, los más grandes recordarán, los jóvenes maduros, que había un entrenador, Bora (que decía) yo respeto, respeto, así estamos en algunos casos».

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, planea retirar de Afganistán a unos 7,000 militares, la mitad de los 14 mil que tiene desplegados en ese país, según informaron hoy medios estadounidenses.

Trump tomó esta determinación al mismo tiempo que la anunciada este miércoles de retirarse de Siria, según fuentes del Pentágono.

La decisión se ventila poco después de que se supiera la dimisión del hasta ahora jefe del Pentágono, el general James Mattis, por desacuerdos con Trump.

Trump prometió en campaña replegar al máximo las tropas estadounidenses en el exterior, aunque hasta ahora Mattis y otros asesores le había convencido de mantener o incluso ampliar la presencia en algunos países. El repliegue de la mitad del contingente en Afganistán se ve como un primer paso en el cumplimiento de esa promesa de reducir al máximo la presencia militar estadounidense, aunque muchos alertan de que puede aumentar el caos en el país.

Las tropas estadounidenses en Afganistán dejaron de combatir en 2014 y están dedicadas actualmente a entrenar y orientar a las fuerzas afganas, así como a labores de contra el terrorismo de Al Qaeda y el Estado Islámico.

Al menos 30 personas murieron y 81 resultaron lesionadas en un ataque suicida a una mezquita de la minoría chií hazara perpetrado por dos insurgentes disfrazados con burkas en la provincia de Paktia, al este de Afganistán.

El portavoz del gobernador provincial, Abdullah Hasrat, subrayó que la cifra final de víctimas “incluye a varios niños”.

“Seis de los heridos están en situación crítica y los doctores han decidido enviarlos a Kabul en helicóptero para que reciban un mejor tratamiento y puedan salvar sus vidas”, añadió el vocero.

Por su parte, el director de Salud Pública de Paktia, Walayat Khan, informó que la mayoría de los heridos ingresados en los hospitales públicos recibieron impactos de metralla y fueron trasladados a clínicas militares para ser operados.

El ataque ocurrió a las 13:30 hora local, cuando dos insurgentes disfrazados con burkas de mujer detonaron los explosivos que portaban encima durante la hora del rezo en la mezquita ubicada en la ciudad de Gardiz, capital de Paktia.

“Dos terroristas suicidas participaron en el ataque. Los asaltantes, que vestían burkas de mujer, abrieron fuego contra los guardias de la mezquita, en primer lugar, y tras matarles entraron e hicieron detonar sus explosivos entre los creyentes”, explicó el portavoz de la Policía provincial, Sardar Wali Tabasum.

Después de que varias mezquitas de la minoría chií fuesen atacadas por el grupo yihadista Estado Islámico en los últimos dos años, el Gobierno afgano decidió desplegar a miembros de las fuerzas de seguridad en estos centros religiosos en todo el país.

El presidente afgano, Ashraf Gani, “condenó enérgicamente” el ataque y afirmó que este tipo de atentados contra centros religiosos y civiles son “contrarios a los valores islámicos y humanitarios”.

Un doble atentado perpetrado en Kabul por el grupo extremista Estado Islámico dejo un saldo, hasta el momento, de 29 personas muertas, entre ellas nueve periodistas, y 49 lesionados, en una de las jornadas más violentas desde 2001 en Afganistán.

Un suicida en una moto se inmoló en el área de Shashdarak y causó cuatro muertos en un área céntrica de Kabul donde tienen su sede la principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad, la OTAN y varias ONGs internacionales.

Los periodistas se dirigieron a la zona sin saber que un segundo suicida que portaba una cámara con la que aparentaba ser un informador les esperaba para ejecutar la masacre, de acuerdo con el portavoz de la Policía de Kabul, Hashmat Stanekzai.

La cadena de televisión afgana Tolo News confirmó la muerte de su periodista Khair Muhammad, mientras que la emisora Azadi Radio informó del fallecimiento de tres de los suyos, Ebadullah Hananzai, Muharam Durrnai y Sabawoon Kakar.

Un ataque suicida y un asalto posterior se registraron este viernes en contra de una mezquita de la minoría chií en Kabul, en donde hasta ahora se han confirmado 20 personas muertas y más de 40 heridos. «Más de 20 personas han muerto y otras 40 resultaron heridas en el ataque contra la mezquita de Kabul», dijo a la agencia Efe el portavoz del Ministerio de Salud Pública de Afganistán, Ismal Kawsi.

 

El atentado contra el templo se produjo durante el rezo del viernes cuando, tras una explosión suicida, varios hombres armados sin identificar penetraron en la mezquita Imam Zaman, ubicada en una zona residencial de la capital afgana.

 

El grupo yihadista sunita Estado Islámico (EI) reivindicó, a través de su órgano de propaganda Amaq, el ataque perpetrado en la mezquita.

 

«Dos ‘inghimasi’ del Estado Islámico llevan a cabo un ataque contra una husseiniya lugar de culto chiita en el sector de Jair Jana, en la ciudad de afgana de Kabul», afirmó Amaq, empleando el término ‘inghimasi’ para aquellos que, además de armas, utilizan un cinturón explosivo, que accionan como último recurso, al combatir.

 

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

Pakistán expresó este martes su «decepción» con Estados Unidos y reiteró que no permite que se use su territorio contra otros países; luego de que el presidente estadounidense, Donald Trump, advirtió a Islamabad de que tiene «mucho que perder» si sigue sirviendo de refugio de terroristas.

 

«Es decepcionante que el comunicado de Estados Unidos ignore los enormes sacrificios que ha realizado Pakistán», indicó el ministerio de Exteriores paquistaní en un comunicado emitido 18 horas después del discurso de Trump.

«Pakistán no permite el uso de su territorio contra ningún país. En lugar de apoyarse en falsas narrativas, Estados Unidos necesita trabajar con Pakistán para erradicar el terrorismo», afirmaron las autoridades del país asiático. El Ministerio de Exteriores señaló además que «ningún otro país» ha hecho más que Pakistán en la lucha contra el terrorismo ni «sufrido más» por la violencia extremista.

 

Reiteró que la solución al conflicto afgano no es exclusivamente militar después de 16 años de guerra, y que su resolución pasa por una negociación política entre los afganos.

 

Con información de EFE / Foto: Archivo APO

Afganistán se convertirá en un «nuevo cementerio» para Estados Unidos si no retira pronto sus tropas, declararon el martes los talibanes tras el discurso del presidente estadounidense Donald Trump que abre el camino al envío de más tropas.

 

«Si Estados Unidos no retira sus tropas, Afganistán se convertirá pronto en un cementerio para esta superpotencia del siglo XXI», afirmaron los talibanes en un comunicado. «Los dirigente estadounidenses deben saber eso», amagaron los combatienetes.

 

Por su parte el portavoz del talibán, Zabihulá Mujahid, aseguró que los insurgentes continuarán en su lucha hasta que el gobierno de Trump abandone su país.»Mientras que un soldado de Estados Unidos permanezca en el país (…) continuaremos con nuestra yihad contra ellos con la moral fuerte, con plena voluntad y más sobriedad».

 

Mujahid afirmó que «era necesario que Estados Unidos pensara en retirar sus fuerzas en lugar de continuar la guerra», pues aseguró, Afganistán no representa «ninguna amenaza para nadie».

 

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

Luego de que el presiente de Estados Unidos, Donald Trump, confirmara la noche de ayer que Estados Unidos aumentará el número de soldadados desplegados en Afganistán, las reacciones no tardaron en llegar, pues durante su discurso instó a otros países y organismos internacionales a «seguir los pasos» de su país.

 

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, calificó de positiva la medida del presidente estadounidense, Donald Trump, de enviar más tropas a Afganistán, e indicó que el organismo internacional no dejará que Afganistán se convierta en un «refugio para terroristas».

 

«Nuestro objetivo es asegurarnos que Afganistán no se convierta de nuevo en un refugio para terroristas que atacarían a nuestros propios países», afirmó Stoltenberg.

 

Por su parte el secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, aseguró que su país y sus aliados están dispuestos a aumentar sus tropas en Afganistán. «Consultaré con el secretario general de la OTAN y nuestros aliados, muchos de los cuales ya se han comprometido a aumentar el número de soldados desplegados».

 

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

Tal como había sido anunciado por la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ofreció un mensaje la noche de ayer en donde abrió anunció el aumento de tropas estadounidenses en Afganistán como parte de una nueva estrategia para la región, advirtiendo sobre los riesgos asociados a un retiro apresurado desde el conflicto militar más prolongado de Estados Unidos.

 

 

 

«Mi instinto original era retirarme, e históricamente me gusta seguir mis instintos. Pero toda mi vida he oído que las decisiones son muy diferentes cuando te sientas detrás del escritorio en la Oficina Oval; En otras palabras, cuando eres presidente de los Estados Unidos. Así que estudié Afganistán con gran detalle y desde todos los ángulos posibles. Después de muchas reuniones, durante muchos meses, tuvimos nuestra reunión final el pasado viernes en Camp David, con mi Gabinete y generales, para completar nuestra estrategia», sostuvo el mandatario.

 

Trump dijo que su nuevo enfoque busca evitar que Afganistán se convierta en un refugio para milicianos islamistas decididos a atacar a Estados Unidos. También expuso una posición más dura en la política de Washington hacia Pakistán.

 

Nadie niega que hemos heredado una situación desafiante y preocupante en Afganistán y Asia, pero no podemos darnos el lujo de retroceder y tomar decisiones diferentes. Cuando me convertí en presidente, me dieron una tarea dura y compleja, pero sabía perfectamente en qué me estaba metiendo: grandes problemas. Pero, de una manera u otra, estos problemas serán resueltos, soy una persona que está acostumbrada a solucionar los problemas, y al final, vamos a ganar», aseveró el republicano.

 

Con este anuncio, el mandatario dejó atrás su promesa de campaña, en donde había asegurado que el costo de la guerra era demasiado en vidas y dinero, por lo que de llegar a la presidencia retiraría a las tropas estadounidenses de territorio afgano, y en lugar de ello anunció el refuerzo de las mismas aunque no detalló cuántos soldados más enviarían a Afganistán.

 

«Lo he dicho muchas veces, cuan contraproducente es para los Estados Unidos anunciar las fechas en que pretendemos comenzar, o terminar las opciones militares. No hablaremos del número de tropas ni de nuestros planes para nuevas actividades militares», subrayó el magnate.

 

Sin embargo el general James Mattis, anunció previamente que tienen planes de desplegar unos 4.000 efectivos adicionales a los 8,400 que se encuentran ya en territorio agfano.

 

Otro de los temas que tocó durante su discurso fue el papel que juega Pakistán en este conflicto, sobre el cual dijo «Ya no podemos callar sobre el refugio que Pakistán da a las organizaciones terroristas, los talibanes y otros grupos que representan una amenaza para la región. Pakistán tiene mucho que ganar al seguir nuestro pasos y tiene mucho que perder al continuar acogiendo a criminales y terroristas». Reconoció que Pakistán ha sido «un socio valioso. Nuestros ejércitos han trabajado juntos contra enemigos comunes. Reconocemos esas contribuciones y esos sacrificios, pero Pakistán también ha protegido a las mismas organizaciones que tratan cada día de matar a nuestra gente. Hemos estado pagando a Pakistán miles de millones y miles de millones de dólares al mismo tiempo que están alojando a los terroristas contra los que estamos luchando. Pero eso tendrá que cambiar, y eso cambiará inmediatamente», enfatizó Trump.

 

Con información de Agencias / Foto: Twitter

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dará a conocer el camino a seguir de su país en  Afganistán. La Casa Blanca informó que el mandatario ofrecerá un discurso este lunes por la noche.

 

 

El anuncio de Trump está planeado para que se haga mañana a las 21 horas desde la base militar de Fort Myer.

 

El anuncio llega luego de que Trump reuniera el viernes pasado a sus principales asesores en seguridad para analizar los caminos que podría seguir Estados Unidos, para lo que indicó que se tomarían «muchas decisiones». En declaraciones previas, el secretario de Defensa, el general James Mattis, había dicho que Trump tomaría una decisión sobre Afganistán después de un “riguroso proceso de negociación”.

 

 

Recodemos que la semana pasada el Talibán envió una «carta abierta» al presidente Trump para hacerle un llamado a que las tropas estadounidenses abandonaran Afganistán después de 16 años de guerra.

 

 

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

 

El Talibán envió el martes una «carta abierta» al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reiterando sus peticiones de que Estados Unidos abandone Afganistán tras 16 años de guerra.

 

 

En una larga e inconexa carta en inglés enviada a los periodistas por el portavoz talibán Zabihullah Mujahid, los insurgentes dijeron que Trump había reconocido los errores de sus predecesores al pedir una revisión de la estrategia estadounidense en Afganistán.

 

Mujahid afirmó que Trump no debería entregar el control de la política estadounidense en el país al ejército, sino anunciar la retirada de sus fuerzas, y no un aumento de tropas, como ha anunciado Washington.

 

La nota también afirma que una retirada de Estados Unidos «en verdad apartaría a las tropas estadounidenses del peligro» y supondría «el final de una guerra heredada».

 

 

Con información de AP / Foto: Archivo APO

Se ha informado que un hombre suicida se inmoló en la mezquita Al Zahra, ubicada en el distrito 13 de Kabul. El ataque ha dejado varias víctimas, según ha informado el portavoz del Ministerio de Interior de Afganistán, Najib Danesh.

 

 

Medios locales han informado que tras la explosión, un grupo de hombres armados abrieron fuego en el lugar, por lo que fuerzas de élite de la Policía afgana se han desplegado en la zona para neutralizar lo que el Gobierno ha calificado como un «ataque terrorista», aunque aún no ha sido reivindicado por ningún grupo.

 

La explosión causó gran movilización ya que coincidió con la hora en que se rompe el ayuno por el mes sagrado del Ramadán,por lo que el lugar se encontraba lleno de fieles que aguardaban el turno de los rezos.

 

La cadena de televisión Tolo, ha precisado que habría al menos seis muertos y diez heridos fueron el saldo del ataque, sin embargo no se ha confirmado el número de víctimas.

 

Con información de Europa Prees / Foto: Twitter