Tag

américa latina

Browsing

América Latina y el Caribe recibió un 40.7% más de Inversión Extranjera Directa (IED) en 2021 respecto a 2020, lo que supone un ingreso de 142,794 millones de dólares, pero este crecimiento no fue suficiente para alcanzar los niveles previos a la pandemia, informó este martes la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“En una región con bajos niveles generales de inversión, la inversión extranjera directa es fundamental para el diseño de una política productiva”, indicó el secretario ejecutivo de la Cepal, José Manuel Salazar-Xirinachs.

Si bien a nivel mundial, los montos de IED aumentaron un 64% en 2021, alcanzando aproximadamente 1.6 billones de dólares, la región «perdió participación» como destino de las inversiones mundiales, representando 9% del total, uno de los porcentajes más bajos de los últimos diez años y lejano del 14% que se registró en 2013 y 2014.

En el informe anual La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2022, se señala que la reactivación de las inversiones en 2021 se produjo en todas las subregiones.

Los países que recibieron más montos de IED fueron Brasil (33% del total), México (23%), Chile (11%), Colombia (7%), Perú (5%) y Argentina (5%).

En Centroamérica, Costa Rica se posicionó como el principal receptor de la subregión por segundo año consecutivo. En el Caribe, Guyana fue el país que presentó el mayor crecimiento en monto, superando a República Dominicana, que en años anteriores había liderado la recepción de inversiones en esta subregión.

Los sectores de servicios y recursos naturales, con aumentos de 39% y 62%, respectivamente, fueron los más dinámicos, indica el reporte. En el sector de las manufacturas, la caída de las entradas de IED en 2021 (-14%) se explicó por la disminución de inversiones en Brasil.

La Unión Europea y Estados Unidos fueron los principales inversionistas en 2021, representando el 36% y 34% del total, respectivamente.

«Las telecomunicaciones y las energías renovables se mantuvieron como los sectores que despiertan el mayor interés de los inversores extranjeros para la realización de nuevos proyectos; sin embargo, los anuncios de nuevos proyectos de inversión no repuntaron en 2021 y están en su punto más bajo desde 2007 (51,500 millones de dólares)», añade el organismo.

El número de fusiones y adquisiciones en la región en 2021 aumentó (33%), pero aún está en uno de los niveles más bajos de la década. Las 20 mayores operaciones totalizaron 18,000 millones de dólares y ocurrieron en Brasil, Chile, Colombia, Guatemala y México.

El 32.1% de la población total de la región, lo que equivale a 201 millones de personas, vivirá en situación de pobreza para finales de este año, de los que 82 millones (13.1%) se encontrarán en pobreza extrema, informó este jueves la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“La cascada de choques externos, la desaceleración del crecimiento económico, la débil recuperación del empleo y la inflación al alza profundizan y prolongan la crisis social en América Latina y el Caribe”, planteó el secretario ejecutivo de institución, José Manuel Salazar-Xirinachs.

Después de un fuerte crecimiento de la pobreza y un leve aumento de la desigualdad de ingresos en 2020, a consecuencia de la pandemia, 2021 dio cuenta de una reducción de las tasas de pobreza extrema y pobreza y un crecimiento de los estratos de ingresos medios, que no fue suficiente para revertir completamente los efectos negativos de la crisis sanitaria, explica el informe Panorama Social de América Latina y el Caribe 2022.

“No se ha logrado revertir los impactos de la pandemia en materia de pobreza y pobreza extrema y los países enfrentan una crisis silenciosa en educación que afecta el futuro de las nuevas generaciones”, agregó Salazar-Xirinachs.

Las cifras implican que 15 millones de personas adicionales estarán en la pobreza con respecto a la situación previa a la pandemia y que el número de personas en pobreza extrema será 12 millones más alto que el registrado en 2019.

«Los niveles proyectados de pobreza extrema en 2022 representan un retroceso de un cuarto de siglo para la región», subraya el organismo regional de las Naciones Unidas.

La incidencia de la pobreza es mayor en algunos grupos de la población: más del 45% de la población infantil y adolescente vive en la pobreza y la tasa en las mujeres de 20 a 59 años es más alta que en los hombres en todos los países de la región. De igual forma, la pobreza es considerablemente más alta en la población indígena o afrodescendiente, revela el documento.

En 2021, la desigualdad de ingresos disminuyó levemente con respecto a 2020 en América Latina, situándose en 0.458, en niveles similares a los de 2019.

La desocupación proyectada para 2022 representa un retroceso de 22 años, y afecta especialmente a las mujeres, para quienes la desocupación sube de 9.5% en 2019 a 11.6% en 2022.

Latinoamérica, la región más afectada por la pandemia, creció un 6.9% en 2021 como rebote tras el desplome del 6.8% registrado en 2020, la mayor recesión en 120 años. Para 2022, la Cepal proyecta un crecimiento del 3.2%, aunque prevé una desacelaración en 2023 del 1.4%.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó esta mañana que se reunirá en la Ciudad de México con diversos mandatarios de Latinoamérica, entre el 23 y el 25 de noviembre para tratar el tema de la integración de América.

“El 23 (de noviembre) viene el presidente (Gabriel) Boric (de Chile), el 24 viene el presidente (Alberto) Fernández (de Argentina). Estamos esperando confirmación del presidente (electo) Lula (Da Silva). Viene el presidente de Ecuador (Guillermo Lasso), viene el presidente de Perú (Pedro Castillo), el presidente de Colombia (Gustavo Petro), pero es el 23, 24 y 25”, indicó.

Aunque originalmente la reunión estaba programada para realizarse en el estado de Oaxaca con los jefes de Estado de la Alianza del Pacífico, que incluye a México, Chile, Colombia y Perú, el mandatario detalló que la sede cambiará a la Ciudad de México “por cuestiones de logística”.

A la cumbre de la Alianza del Pacífico también asistirán el mandatario de Ecuador y el de Costa Rica, Rodrigo Chaves, quienes pretenden unirse al bloque comercial.

Hace unos días, López Obrador había explicado que la reunión tiene como finalidad tratar el tema de la integración de América para la cooperación económica con respeto a la soberanía de cada país.

En ese sentido, el presidente reiteró ahora que debe procurarse el sueño de Simón Bolívar de integrar a América, incluso con Canadá y Estados Unidos.

“Se tiene que buscar integración económica, comercial, política con respeto a las soberanías de los países, ese es el planteamiento que tiene México”, dijo en su conferencia matutina.

Sin embargo, advirtió que eso debe significar un cambio en la política de Estados Unidos con América Latina y el Caribe, aunque aceptó que ha habido avances positivos al respecto.

«Es positivo el que se haya reconocido sin dilación el triunfo del presidente Petro en Colombia, es positivo el que se haya también reconocido el triunfo de Lula, es positivo el que no tenga una actuación injerencista en el caso del Perú», afirmó.

Asimismo, destacó que es bueno que Estados Unidos esté reiniciando relaciones con Venezuela, así como que se estén restableciendo las relaciones entre el gobierno colombiano y el venezolano.

“Yo pienso que es posible una integración completa, (similar) a cómo surge la Comunidad Europea», afirmó.

Además, aseveró que con el reciente triunfo en las elecciones de Lula en Brasil “hay condiciones inmejorables” para la unión de la región.

«Un desarrollo con justicia, en beneficio de todos los pueblos, de todos los países para que América no sea considerada o se le considere como un continente de desigualdad y de pobreza”, remató.

El desempeño económico de los países de América Latina ha mejorado en 2022 y ha regresado a los niveles previos a la pandemia de coronavirus. Sin embargo, el crecimiento regional se desacelerará y caerá casi la mitad en 2023, según las nuevas previsiones del Banco Mundial (BM).

En un su informe «Nuevos enfoques para cerrar la brecha fiscal», el BM prevé que «los vientos favorables se conviertan en vientos en contra» y que el crecimiento de 3% pronosticado para 2022 retroceda a 1.6% el próximo año.

Se trata de niveles similares a los de la década de 2010, cuando la economía creció a un promedio de 2.2% anual.

Entre los principales factores que desacelerarían el desempeño económico el año próximo, aparecen un posible descenso de los precios de las materias primas, el impacto del aumento de las tasas de interés en Estados Unidos para contener la inflación, el debilitamiento de las economías de los países más desarrollados y la persistente recesión en China por los confinamientos que reducirá las exportaciones.

Entre los países con menores previsiones de crecimiento para 2023 aparecen Chile, con una caída de 0.5%, por debajo del 1.8% proyectado para 2022; Brasil, con 0.8% desde el 2.5% de este año; Colombia, con una pronunciada caída al 2.1% en comparación con el 7.1% de 2022.

En ese grupo se encuentra México, para quien el Banco Mundial México espera que crezca apenas un 1.5% en 2023 y un 1.8% este año.

De acuerdo con el BM, en la mayoría de los países de la región, el Producto Interno Bruto (PIB) y el nivel de empleo recuperaron en 2022 los niveles de 2019, aunque con tasas de crecimiento limitadas.

La cifras reveladas por el BM representan una revisión de las que había ofrecido en junio, cuando pronosticó que 2022 cerraría con un crecimiento regional de 2.5% y de 1.9% para 2023.En 2021, el año posterior al inicio de la pandemia, el repunte económico fue del 6.7%.

Entre las recomendaciones del organismo aparecen un análisis cuidadoso del gasto público y de la política tributaria que incluye una mejora en la eficiencia del gasto.

Los niveles de educación retrocedieron al menos una década en América Latina por el impacto de la pandemia y existe el riesgo de que se pierda una generación de estudiantes si los gobiernos no toman medidas urgentes para mantener a los niños en las escuelas, advirtió este jueves el Banco Mundial (BM),

Debido a la pandemia los puntajes en asignaturas fundamentales como lengua y matemáticas cayeron a niveles de más de 10 años atrás: cuatro de cinco niños de sexto grado (80%) no tendrían la capacidad de entender e interpretar un texto básico para su edad comparado con el 50% que tenían esa misma dificultad antes de la pandemia.

De acuerdo con el informe del BM «Dos años después: salvando a una generación», millones de niños y adolescentes corren el riesgo de dejar la escuela por haberse quedado atrás en el aprendizaje, y alerta que esas pérdidas de aprendizaje se traducirían en un descenso del 12% en los ingresos durante toda su vida.

La pandemia ha dejado graves efectos en la región, que a pesar de albergar a sólo el 8% de la población mundial ha tenido el promedio más elevado de muertes globales. La economía regional ha sido también la más azotada, con una contracción de los ingresos per cápita a niveles de hace una década.

Las escuelas en Latinoamérica y el Caribe permanecieron cerradas o parcialmente cerradas durante 58 semanas, levemente por detrás del Sur de Asia y América del Norte. En la región, toda una generación de estudiantes, unos 170 millones, quedaron sin educación presencial durante aproximadamente uno de cada dos días escolares efectivos, según el informe del BM.

El reporte, que aclara que ya existía una crisis educativa en la región antes de la pandemia, destacó que hubo esfuerzos para ofrecer educación remota mientras las escuelas permanecieron cerradas, ya sea a través de plataformas en línea, televisión, programas radiales o por las redes sociales, e incluso a través de mensajes de texto por teléfonos celulares.

Sin embargo, la educación a distancia enfrentó numerosos desafíos, entre ellos los desequilibrios en el acceso a internet y a los dispositivos electrónicos.

El impacto ha sido más fuerte en los niños más pequeños, hasta el quinto grado, y en los de familias más vulnerables o con mayores dificultades socioeconómicas, según el informe.

Di Gropelo dijo que la educación fue impactada en todos los países, aunque algunos, como Uruguay, estaban mejor preparados tecnológicamente antes de la pandemia y tuvieron efectos más moderados. En otros, como los de Centroamérica, por ejemplo, el golpe fue mayor debido a la falta de acceso a internet y a la vulnerabilidad de buena parte de su población, explicó.

El estudio destacó dos grandes desafíos: la vuelta a la escolaridad para que todos los niños regresen a la escuela y permanezcan en ella y la recuperación del aprendizaje, que incluye una medición del nivel donde está cada niño, un enfoque en las áreas más importantes como la lectura y la matemática y la implementación de programas y estrategias para recuperar el nivel.

En América Latina, el hambre se ha convertido en una «pandemia» paralela a la de la COVID-19, al alcanzar en 2020 a casi 60 millones de personas en la región, un 30% más que el año anterior y la mayor cifra de los últimos 20 años, según alertó la FAO.

Más de 59.7 millones de personas padecieron hambre el año pasado, un 9.1% de la población total de la región, según indicó el último informe anual de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), lo que se traduce en 13.8 millones más que en 2019.

Este panorama convierte a Latinoamérica en la región que más empeoró del mundo en términos de inseguridad alimentaria en 2020 e implica seis años consecutivos de incremento de hambre.

«Debemos decirlo fuerte y claro: América Latina y el Caribe enfrenta una situación crítica en términos de su seguridad alimentaria. Ha habido un aumento de casi el 70% en el hambre entre 2014 y 2020», señaló Julio Berdegué, representante regional de la FAO.

Haití, Venezuela y Nicaragua son los países con mayor prevalencia de hambre con un 46.8%, 27.4% y 19.3% respectivamente, alertó la FAO, seguidos por Guatemala (16.8%) y Honduras (13.5%). El resto de países registraron una prevalencia inferior al 10% y menor al 2.5 % en el caso de Brasil, Cuba y Uruguay.

Las cifras son del informe Panorama regional de seguridad alimentaria y nutricional 2021, una publicación conjunta de la FAO con otras entidades como la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) o el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA).

Según apunta el reporte, este panorama «podría explicarse en parte por los efectos de la COVID-19», que deja 46.5 millones de contagios totales y 1.5 millones de fallecidos, además de una contracción del 6.8% del PIB en 2020, la mayor en 120 años.

En 2020, 267 millones de personas padecieron inseguridad alimentaria, es decir, 60 millones de personas más que en 2019 no tuvieron acceso físico o económico a comida en cantidad o calidad suficiente para su salud y desarrollo.

«La pandemia ha agravado la situación», reconoció Rossana Polastri, directora regional del FIDA, sin embargo el hambre «lleva en aumento desde 2014 (…) debemos corregir las vulnerabilidades profundas de nuestros sistemas alimentarios y hacerlos más inclusivos y sostenibles para que brinden bienestar a nuestras sociedades», agregó.

El reporte también señala que el fenómeno de la inseguridad alimentaria afectó más a mujeres (41.8%) que a hombres (32.2%) y que la región «está perdiendo la batalla contra la obesidad», que ha experimentado aumentos «significativos» y afecta a uno de cada cuatro adultos (106 millones de personas en total).

Entre los menores, el sobrepeso también ha ido en aumento desde hace 20 años, y en 2020, 3.9 millones de niños, el 7.5% de los menores de cinco años, padeció esta condición, casi 2 puntos porcentuales por encima del promedio mundial.

La pandemia de la COVID-19 hizo retroceder la Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina a niveles no vistos en la última década al provocar una caída del 34.7% en el flujo de capital el año pasado, el mayor descenso desde el que se registró en 2009, durante la Gran Recesión.

«Las entradas desde el extranjero fueron las menores desde 2010, una gran caída que da continuidad a una tendencia a la baja que comenzó en 2013», dijo este jueves la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

La región recibió 105,480 millones de dólares de trasnacionales el año pasado, lo que implica una caída interanual de 56,000 millones de dólares y un retroceso que va en sintonía con el promedio mundial, que experimentó una caída de la IED del 35%, según datos del organismo dependiente de la ONU.

El escenario de crisis sanitaria y de incertidumbre económica generada por la COVID-19, agregó Bárcena, hizo caer la inversión extranjera en todos los países de la región excepto en cinco: Bahamas, Barbados, Ecuador, Paraguay y México.

«Además, la participación de la IED en el PIB fue únicamente del 2.5% en 2020, frente al promedio de la década anterior, del 3.5%», enfatizó el organismo.

Y es que con 41.1 millones de infectados y 1.38 millones de muertos por COVID-19, América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas del mundo por la crisis sanitaria en términos económicos.

La pandemia, que provocó un caída del 6.8% del PIB regional en 2020, la mayor recesión en 120 años, disminuyó un 21% las adquisiciones y fusiones transfronterizas, que totalizaron 26,000 millones de dólares, una cifra levemente superior a la de 2009, agregó la Cepal.

Brasil, el país que más capital extranjero recibió, perdió en 2020 un 35.4% de sus entradas, aproximándose de forma inédita al segundo país de la lista, México, que aumentó sus flujos en un 6.6%

En Suramérica en su conjunto, la IED se redujo en un 40.4%, siendo los países más afectados Bolivia con una caída del 406%, Perú con 87% y Uruguay con 53%.

En tanto, los países que conforman el Caribe cayeron un -25.5% en promedio, aunque la zona más afectada fue Centroamérica, con un descenso de la inversión en todas sus naciones y una caída en promedio del 89.4%.

Con estas cifras, alertó Bárcena, «la IED no va a ser un motor de recuperación en la región a menos que haya una mayor decisión en materia de las políticas que garanticen su reactivación».

El Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR), que comercializa la vacuna Sputnik V, prometió hoy a países de América Latina que pondrá fin este mes a los retrasos en los suministros del preparado ruso.

«El equipo de Sputnik V confirma que, debido al gran aumento en la capacidad de producción de vacunas, los retrasos temporales en la entrega del segundo componente se resolverán por completo en agosto», informó el fondo soberano ruso.

El FIDR señaló que han establecido acuerdos de fabricación con 14 países, lo cual permitirá duplicar la capacidad de producción y destacó, en particular, el papel de Serum Institute de la India, el mayor productor de vacunas del mundo.

Ayer, el fondo anunció que Argentina comenzará a producir la segunda dosis de la vacuna, a fin de cubrir sus necesidades internas y las de los países vecinos.

«La demanda de Sputnik V a nivel internacional sigue siendo muy alta debido a su eficacia y seguridad excepcionales, así como la ausencia de efectos secundarios graves, como los que se han observado durante la aplicación de otras vacunas», añadió el fondo.

Además, el FIDR recordó que en países como Argentina y México, en los que la Sputnik V fue incluida en las campañas de vacunación, se ha observado «una disminución constante de los contagios», y defendió que este fármaco «es una de las vacunas más eficientes contra todas las cepas del coronavirus, incluida la Delta».

El fondo soberano ruso desmintió los «informes inexactos» que han sido publicados por varios medios, y aseguró «ni un solo país ha cancelado su contrato de suministros de Sputnik V». «Por el contrario, la demanda continúa aumentando significativamente debido a su excepcional seguridad y eficacia, como se demuestra a través de los datos de vacunación a nivel mundial», concluyó.

Los retrasos en los envíos de la vacuna anticovid-19 rusa Sputnik V han desencadenado reclamos de países de América Latina, región considerada por Rusia como el mercado más prometedor para su fármaco, y han sembrado dudas sobre la capacidad de su industria farmacéutica para cumplir los contratos.

El pasado 22 de julio, las autoridades argentinas pidieron al FIDR el envío de más segundas dosis del compuesto, y señalaron la posibilidad de romper el contrato. Seis días después, el gobierno de Guatemala anunció la modificación del contrato de adquisición de vacunas, y redujo a la mitad, de 16 a 8 millones, la cantidad de dosis acordadas el pasado mes de abril.

También se registran retrasos importantes en los suministros de la Sputnik V en Venezuela, y en el caso de nuestro país, también ha habido retrasos, aunque se ha logrado subsanar dichos inconvenientes.

La crisis económica a raíz de la pandemia de la Covid-19 ha agudizado las brechas de género en el campo laboral y generado un retroceso de al menos una década, dado que 13 millones de mujeres han perdido sus empleos en América Latina y el Caribe.

De acuerdo al último reporte de Panorama Laboral de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la tasa de participación laboral de las mujeres en 2020 sufrió una bajada histórica de 5.4 puntos porcentuales. Cayó a 46.4%, lo que representa que 12 millones de mujeres salieron de la fuerza laboral en América Latina y el Caribe por la desaparición de sus empleos.

De acuerdo con los datos del Panorama Laboral de la OIT, hace más de 15 años que no se registraba una tasa tan baja de participación de las mujeres en el mercado laboral.

Asimismo, la tasa de desocupación regional en mujeres aumentó de 10.3% a 12.1%, por encima del promedio de desocupación general, que subió a 10.6%, lo que significa que aproximadamente 1.1 millones de mujeres se incorporaron al desempleo femenino.

La reducción de la tasa de participación laboral femenina refleja el porcentaje de mujeres que salieron de sus trabajos por la pandemia, pero no buscan uno nuevo porque no hay empleo o han tenido que atender otras responsabilidades en la familia.

En tanto que el incremento de la tasa de desocupación representa el porcentaje de mujeres que busca empleo, pero no encuentra.

Esas 13.1 millones de mujeres que han perdido sus puestos de trabajo se suman a cerca de 12 millones que ya estaban afectadas por la desocupación antes de la pandemia.

En total, alrededor de 25 millones de mujeres están desempleadas o se encuentran fuera de la fuerza de trabajo en este momento, precisó el informe de la OIT.

«Esta crisis sin precedentes ha exacerbado las brechas de género en los mercados de trabajo de la región, sacando de la fuerza de trabajo a millones de mujeres y anulando avances anteriores», declaró el director de OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro. «Hemos retrocedido más de una década en un año y ahora necesitamos recuperar esos empleos y pisar en el acelerador de la igualdad de género», añadió.

Pinheiro subrayó que en el Día Internacional de la Mujer, a celebrarse el próximo 8 de marzo, es crucial reafirmar el compromiso para recobrar el terreno perdido durante la crisis económica.

Chile ha tomado notoriedad luego de que implementara su proceso de vacunación masiva contra la Covid-19, la cual avanza con rapidez y, a nueve días de haber iniciado, más de 2 millones de personas ya han recibido al menos una dosis del fármaco, según el último reporte.

«Hemos logrado vacunar a más de dos millones de compatriotas, lo cual nos pone en una situación de privilegio y liderazgo no sólo en América Latina, (sino) en el mundo entero», afirmó el presidente Sebastián Piñera.

Con los 2,547 nuevos casos reportados este martes, el balance total es de 782,039 contagios y 19,644 muertes en el país, que tiene 19 millones de habitantes.

La vacunación en Chile arrancó el pasado 24 de diciembre con el personal de salud, aunque inició de forma masiva el pasado 3 de febrero.

Actualmente, la tasa de positividad nacional sobre el total de exámenes PCR es del 7.4% y 21,539 pacientes en etapa activa de la enfermedad, de los cuales 1,573 se encuentran hospitalizadas en cuidados intensivos.

De mantenerse el plan de vacunación propuesto por el Gobierno y extrapolando lo sucedido los primeros días de inoculación en el país, un estudio publicado este martes por la Universidad San Sebastián estima que los ingresados en cuidados intensivos se reducirían un tercio en abril hasta rozar los 600.

«Seguimos avanzando en nuestro de plan de vacunación de acuerdo a lo planificado y hacemos un llamado a que se continúe respetando estrictamente el calendario de vacunación», enfatizó el ministro chileno de Salud, Enrique Paris

Chile, que ya ha aprobado las vacunas de Pfizer, AtraZeneca y Sinovac y se encuentra estudiando otras inyecciones; con la cifra alcanzada, es líder indiscutible de la vacunación en Latinoamérica, pues administra 9.94 dosis por cada 100 habitantes, según datos hasta el 14 de febrero del registro Our World in Data, de la Universidad de Oxford.

La cifra es muy superior a la media mundial, 2.25 dosis por cada 100 habitantes, y a la de Brasil, que con 2.46 dosis es el segundo país que más avanza en la región.

Los expertos señalan que el éxito del proceso responde a varios aspectos, entre ellos la habilidad del gobierno para negociar con distintos laboratorios y conseguir distintas vacunas independientemente de la geopolítica, así como la extensa red de atención primaria y la experiencia previa de Chile en inoculaciones masivas.

El objetivo es inocular a la población de riesgo, casi 5 millones de personas, entre mayores de 65 años, enfermos crónicos, personal sanitario, fuerzas de seguridad y funcionarios en actividades críticas, antes de que finalice el primer trimestre y al 80% de la población total antes de junio.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revisó este martes al alza su previsión de crecimiento económico mundial, pasando al 5.5% en 2021, lo que significa tres décimas más de lo anticipado en octubre pasado.

Se indicó que dicha variación es gracias a las expectativas de recuperación por la vacuna contra el COVID-19, y el apoyo fiscal adicional en Estados Unidos y Japón.

Las dos grandes economías mundiales, EUA y China, se expandirán este año un 5.1% y un 8.1%, respectivamente, según el nuevo informe de Perspectivas Económicas Globales del Fondo.

Aunque la caída de la economía global en 2020 de -3.5% es menos pronunciado que lo proyectado en octubre que fue de -4.4%, sigue siendo la peor contracción global en época de paz desde la Gran Depresión, apuntó en rueda de prensa Gita Gopinath, economista jefe del FMI.

Gopinath destacó que la mejoría de cara a este año se debe, además de las expectativas generadas por un fortalecimiento de la actividad gracias a las vacunas contra el Covid-19,  está «el voluminoso respaldo fiscal anunciado en algunos países, incluido el más reciente en EUA y Japón, así como el desembolso de los fondos Nueva Generación de la Unión Europea (UE) que ayudará a aumentar la actividad económica entre las economías avanzadas con favorables efectos con sus socios comerciales».

El FMI también elevó las previsiones de crecimiento de América Latina para este año; pasó al 4.1%, cinco décimas más que lo pronosticado en octubre. El reporta señala que en 2020, la contracción de la economía regional fue de -7.4%.

Para este año, el FMI espera que las economías de Brasil y México, se expandirán un 3.6% y un 4.3%, respectivamente. El reporte del FMI no incluye previsiones de más países latinoamericanos.

«Hay muchos niveles diferentes de contracción en la región, muchos factores influyen, incluido el apoyo fiscal suministrado. Son tiempos muy desafiantes para América Latina», afirmó Gita Gopinath.

Sobre las economías emergentes, el informe del Fondo advirtió de «dificultades particulares» para los países exportadores de petróleo y basados en el turismo debido a la previsible lentitud en la normalización del los viajes internacionales y las «deprimidas perspectivas» de los precios del petróleo.

Se indicó que los volúmenes del comercio global crecerán un 8% en 2021, para luego expandirse un 6% en 2022.

Para 2022 el Fondo mantuvo sus cálculos de que la economía global crecerá un 4.2%, aunque advirtió que dicho pronóstico está marcado por una «excepcional incerteza» y que la recuperación es «incompleta» y «desigual».

El FMI recortó sus previsiones de crecimiento para la zona euro, a 4.2%. Italia es el país cuyo pronóstico quedó más deteriorado, con un recorte de 2.2 puntos porcentuales para un crecimiento de 3%, seguido de España, donde el FMI rebajó sus previsiones a 5.9%.

Si se comparan las economías desarrolladas, Estados Unidos y Japón van a alcanzar el nivel previo a la crisis en la segunda mitad de 2021, mientras que la zona euro y Reino Unido tardarán hasta 2022 para llegar a este punto.

La vacuna rusa contra el Covid-19, La Sputnik V, mostró una eficacia del 91.4% en la tercera y última fase de ensayos clínicos, tras lo cual Rusia procederá a registrarla en otros países, informó hoy en un comunicado el Centro Gamaleya y el Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR).

Este es el resultado de los análisis realizados entre 22,714 voluntarios después de 21 días desde el momento de la inoculación de la primera dosis de la vacuna o de placebo.

En total, se detectaron 78 infectados, entre los que figuran aquellos que recibieron placebo (62) y los que fueron vacunados (16), precisa la nota oficial publicada en Twitter.

Según el director del Centro Gamaleya, Alexandr Gintsburg, estos datos «permiten afirmar con seguridad que (Sputnik V) es altamente eficaz y totalmente segura para la salud».

A su vez, los especialistas rusos registraron 20 casos graves entre aquellos que fueron tratados con placebo y ninguno en el grupo de vacuna. «La eficacia de la vacuna contra los casos graves de la infección con coronavirus fue del 100%», señala la nota oficial.

Los únicos efectos adversos detectados durante un breve período de tiempo en algunos de los voluntarios fueron fiebre, fatiga, debilidad y dolor de cabeza.

Con estos datos, que serán publicados en publicaciones científicas internacionales, el FIDR elaborará un informe que será utilizado para solicitar el «registro acelerado» de Sputnik-V en diversos países.

El presidente del FIDR, Kiril Dmítriev, adelantó que el primer país donde se solicitará el registro será este mismo mes de diciembre en Argentina, ya que América Latina es una de las prioridades de la vacuna rusa. «En enero solicitaremos el registro acelerado en todos los países clave», explicó a la prensa y mencionó India, Emiratos Árabes y otros países de Asia, América Latina, Oriente Medio y África.

Además de los voluntarios rusos vacunados en 29 centros médicos rusos, la tercera fase de ensayos clínicos está en marcha también en Venezuela, Bielorrusia y los Emiratos Árabes Unidos.

A final de noviembre el FIDR informó de que la eficacia de la vacuna 42 días después de la primera dosis era de más del 95% y que costaría menos de 10 dólares la dosis.

Recordemos que las autoridades de Moscú comenzaron el pasado 5 de diciembre la vacunación masiva en la capital, mientras el Ministerio de Sanidad de Rusia informó hoy de que todas las regiones del país han recibido ya suministros de Sputnik V.

La farmacéutica británica AstraZeneca confirmó el pasado viernes que comenzará «pronto» a investigar la combinación de su vacuna contra el Covid-19 con la Sputnik V a fin de potenciar su eficacia.

Sobre la vacuna rusa, esta mañana el canciller Marcelo Ebrard informó a través de sus redes sociales que a invitación de México, los fabricantes de la Sputnik V han presentado la solicitud y documentación necesaria a la COFEPRIS para realizar estudios clínicos en nuestro país y así obtener la autorización correspondiente.

El diario británico Financial Times, asegura que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha convertido en el «nuevo hombre autoritario de América Latina».

En una editorial publicada este domingo, el medio asegura que AMLO ha dado razones suficientes para «sentir miedo».

Indicó que cuando un presidente exige «lealtad ciega» de sus colaboradores, pide someter a consulta popular el enjuiciar a sus predecesores, se lanza contra el organismo electoral, y avergüenza públicamente a quienes lo critican, «hay buenas razones para sentir miedo» y las alarmas deberían encenderse.

El diario afirma que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha sido la última institución en ceder a la voluntad del presidente, a quien llama «populista»; recordó que el pasado jueves, declaró constitucional la solicitud de AMLO para someter a consulta ciudadana si se investigaba y en su caso enjuiciaba a los últimos cinco expresidentes.

Y aunque el FT reconoce que López Obrador fue elegido por mayoría abrumadora en 2018, con el mandato de buscar una “transformación” radical, asegura que lo que no ganó fue un mandato para desmantelar las instituciones del país.

«El autodenominado líder de la ‘cuarta transformación’ de México ha concentrado un poder aún mayor en sus propias manos. La mayoría de las decisiones importantes son solo suyas. Las instituciones que se niegan a ceder a su voluntad son el objetivo», advierte el diario.

Pone como ejemplo que la autoridad electoral, el Instituto Nacional Electoral (INE), ha sido atacado por el presidente por «nunca haber garantizado elecciones libres», a pesar de que confirmó su victoria en 2018.

Añade que los periodistas que no son del agrado del presidente, no se salvan de ser exhibidos en las conferencias matutinas y ser acusados ​​de estar “al servicio de los regímenes autoritarios y corruptos” que lo precedieron. En el caso de los ambientalistas que critican sus proyectos de infraestructura, especialmente el Tren Maya, son señalados por el gobierno como «servidores extranjeros a sueldo».

El Financial Times afirma que a casi dos años de que asumió el poder, los resultados positivos de su gobierno son escasos. Sobre los principales estandartes de AMLO, señala que la corrupción y la violencia siguen siendo «intolerablemente altos». Critica el manejo que el gobierno ha dado a la crisis sanitaria causada por la pandemia del Covid-19.

«México se está transformando, pero no de la manera que López Obrador había prometido. A menos que el presidente cambie de rumbo rápidamente, la segunda economía más grande de América Latina corre el riesgo de volver a caer en un pasado más pobre, oscuro y represivo», habitado por los caudillos autoritarios que la región esperaba haber dejado atrás», remata el diario.

Al respecto, esta mañana el presidente López Obrador dijo que el FT debería pedir perdón al mundo por impulsar «el modelo económico neoliberal» que «ha fracasado».

«En vez de estar cuestionando nuestro proyecto alternativo, en lo económico, en lo social, en lo político, deberían ofrecer disculpas al pueblo de México y al mundo entero porque la crisis en México y la crisis en el mundo se produjo fundamentalmente por el modelo económico neoliberal, por apostar todo a las privatizaciones, por apoyar sólo a sectores minoritarios y abandonar al pueblo», sostuvo el mandatario.

AMLO aseguró que el Financial Times, como otros periódicos famosos sin ética, no han hecho la autocrítica; además los acusó de que siguen apostando a querer mantener privilegios, a querer mantener la política de saqueos y corrupción que se impuso en diversos países como fue el caso de México.

El presidente advirtió que este tipo de artículos no van a hacer cambiar su manera de dirigir el país.

«Aunque al New York Times, al Financial Times, al Washington Post, al Wall Street Journal no les guste, vamos a seguir adelante con nuestra política», concluyó.

Profundizar la integración en Latinoamérica es «crucial» para salir de la crisis económica derivada de la pandemia, que llevará al comercio exterior de la región a desplomarse un 23% en 2020, la mayor cifra en una década, alertó este jueves la Cepal.

«El volumen del comercio en la región cae mucho más que el comercio mundial, es algo que tenemos que mirar con alerta. Hay que fortalecer los bloques regionales y rescatar la visión de un mercado latinoamericano integrado»,  indicó la secretaria ejecutiva del organismo dependiente de la ONU, Alicia Bárcena.

Según un nuevo informe, el valor de las exportaciones regionales se contraerá un 23% este año, mientras que el de las importaciones lo hará un 25%, los peores datos en 80 y 40 años, respectivamente.  La mayor contracción de las exportaciones regionales se registrará en las ventas a Estados Unidos (-32%) y a la propia región (-28%), en tanto que los envíos a China caerán solo 4%, de acuerdo con el documento.

Solo cuatro países de la región aumentaron sus exportaciones durante los cinco primeros meses del año (Costa Rica, Honduras, Guatemala y Nicaragua), mientras que las importaciones disminuyeron en toda la región en el mismo periodo.

«Particularmente preocupante resulta la contracción de las importaciones de bienes de capital (-14.5%) y de insumos
intermedios (-13.6%), lo que afectará la tasa de inversión y comprometerá la recuperación», advirtió la publicación.

Entre enero y mayo de este año, la mayor caída en las exportaciones de bienes fue registrada por la minería y el petróleo (-25.8%), seguido de las manufacturas (-18.5%), mientras que el turismo afectó las exportaciones de servicios, con una caída del 50%, especialmente en el Caribe.

Por su parte, el comercio marítimo de contenedores en la región también sufrió un desplome del 6.1% en los primeros cinco meses de 2020, con marcadas caídas en abril y mayo, así como el movimiento portuario.

El verdadero descalabro se lo llevó en el mismo periodo el tráfico aéreo regional debido al cierre de fronteras: el traslado de pasajeros cayó un histórico 95%, mientras que el de carga lo hizo un 46%, según el estudio.

«En una economía mundial más incierta y más regionalizada es crucial profundizar la integración regional, impulsar cadenas de valor regionales en sectores estratégicos, promover un mercado común digital, reducir la vulnerabilidad ante shocks externos y generar una interlocución más simétrica con Estados Unidos, China y Europa», aseguró Bárcena.

Además, agregó que la región debe reducir costos mediante una logística eficiente, fluida y segura.

Recordemos que la Cepal estimó en julio pasado que el producto interior bruto regional (PIB) se contraerá este año hasta un 9.1% y que la tasa de desempleo se elevará hasta el 13.5% por la pandemia.

La crisis económica causada por la pandemia del nuevo coronavirus dejará 11.5 millones de nuevos desempleados en el 2020 en América Latina, lo cual incrementará el número total de desempleados a 37.7 millones de personas, estimaron en un informe la CEPAL y la OIT.

La contracción económica en América Latina que CEPAL estima será de un 5.3% este año, la peor desde 1930, y tendrá «efectos negativos» sobre la tasa de desocupación de la región, que pasará de un 8.1% el 2019 a un 11.5% este año, según las proyecciones presentadas por ambos organismos.

«Se proyecta un aumento de la tasa de desocupación de al menos 3.4 puntos porcentuales, lo que equivale a más de 11.5 millones de nuevos desempleados», indica el informe «Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe. El trabajo en tiempos de pandemia: desafíos frente a la enfermedad por coronavirus (COVID-19)».

Junto al aumento de la desocupación, ambas organizaciones esperan un marcado deterioro de la calidad del empleo en la región donde la tasa media de trabajos informales ya alcanza al 54%, afectando principalmente a los sectores más vulnerables.

La organización Internacional del Trabajo (OIT) estima la reducción de un 10.3% de las horas de trabajo, lo que afectará a unos 32 millones de personas, esto debido a la crisis sanitaria y las medidas de confinamiento tomadas por los países latinoamericanos.

Las cifras de desempleo afectarán duramente a los más vulnerables de la región, provocando el aumento de la pobreza en 4.4% y la pobreza extrema 2.6% con respecto a 2019.

«Esto implica que la pobreza alcanzaría entonces a 34.7% de la población latinoamericana (214.7 millones de personas) y la pobreza extrema a 13% (83.4 millones de personas)», alertó la CEPAL.

Ambas instituciones ven un futuro incierto para el mercado laboral regional y estiman una recuperación bastante lenta de los empleos perdidos, que requerirá una profunda formación y educación de los trabajadores en seguridad sanitaria, protocolos de salud y horarios desfasados de ingreso y salida para evitar aglomeraciones y focos de contagio.

El Banco Mundial (BM) pronosticó que los efectos de la crisis global por la pandemia de Covid-19 sumirán a Latinoamérica en una recesión con una contracción del PIB regional de 4.6% en 2020, influenciada por un debil crecimiento en años anteriores, las protestas en 2019 y la caída de los precios del petróleo.

«Para 2021 se espera un retorno del crecimiento de 2.6%», estimó el Banco Mundial (BM) previo a las reuniones de primavera con el FMI; advirtió que este año habrá recesión en las principales economías de la región, con una contracción de 5% en Brasil, 6% en México y 5.2% en Argentina.

La recesión también se presentará en Colombia, donde el PIB caerá 2%; en Chile será de 3%; y en Perú se registrará una caída del 4.7%.

«Los gobiernos de América Latina y el Caribe enfrentan el enorme desafío de proteger vidas y al mismo tiempo limitar los impactos económicos» de la crisis, dijo Martín Rama, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Rama resumió la situación como «calamitosa» y señaló que va a requerir «políticas dirigidas y coherentes en una escala raras veces vista anteriormente».

La crisis es generalizada y golpea a países que tenían un crecimiento sólido en años anteriores como Panamá, cuya economía se contraerá 2%, y también a Uruguay, que el año pasado tuvo un débil crecimiento levemente por encima de cero y en 2020 registrará una caída del PIB de 2.7%. La economía de Paraguay, que en 2019 cerró sin crecimiento, caerá 1,2%.

El BM señaló que si bien la región tiene experiencia con crisis financieras, la pandemia de COVID-19 representa una nueva dimensión, pues las medidas de confinamiento necesarias para contener el virus generan un impacto del lado de la oferta de bienes y servicios.

El organismo prevé además que la demanda de China y los países del G7 decaiga con fuerza, impactando a los países exportadores de materias primas en América del Sur y a los países exportadores de servicios y bienes industriales en América Central y el Caribe.

En América Central, Costa Rica tendrá una contracción económica de 3.3% este año; Nicaragua profundizará su crisis con una caída del PIB de 4.3%; y Honduras caerá en crisis con una retracción del 2.3%. En El Salvador, el crecimiento en 2019 dará paso a una contracción de 4.3%; lo mismo para Guatemala, cuyo PIB caerá un 1.8%.

Esta crisis global, que ha afectado al transporte, también será un golpe para el turismo, lo que tendrá un impacto severo en algunos países caribeños.

«Muchos hogares viven al día y carecen de recursos para enfrentar los aislamientos y cuarentenas necesarios para contener la propagación», explicó el BM. El hecho de que la crisis sea global implicará además un impacto en las remesas de los migrantes, que son fundamentales en muchas economías pobres.

El Banco Mundial advirtió que ante este panorama, «los gobiernos deberán asumir la mayor parte de las pérdidas».