Tag

asilo

Browsing

Más de 10,000 personas que esperaban en México por asilo en Estados Unidos han logrado entrar y continuar su proceso en territorio estadounidense, reveló este miércoles el director interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Troy Miller.

Al 6 de mayo de 2021, «más de 10,000 de estas personas han sido procesadas en Estados Unidos», señaló Miller en un testimonio escrito que presentó al subcomité de Asignaciones de Seguridad Nacional de la Cámara Baja.

Miller se refirió a los casos de solicitantes de asilo tramitados bajo el programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP), que la Administración del expresidente Donald Trump puso en marcha en enero de 2019 y que obligó a estas personas a aguardar en nuestro país hasta que se resolvieran sus expedientes migratorios.

El funcionario recordó que este programa fue suspendido el 21 de enero pasado, un día después de que el presidente Joe Biden asumiera el poder, como parte del compromiso de esta Administración de garantizar un sistema de inmigración «seguro, ordenado y humano».

Bajo los MPP, el gobierno de Trump envió a más de 60,000 indocumentados que cruzaron la frontera sur de Estados Unidos a México. La Administración de Biden puso como meta inicial permitir la entrada de unos 25,000 inmigrantes con casos activos bajo el MPP.

Durante su comparecencia, que transcurrió de forma virtual, Miller se refirió además al reciente aumento en las cifras de detenciones en la frontera con México, con 178,120 personas indocumentadas interceptadas en abril pasado, lo que dijo representó un incremento del 3% respecto a marzo.

De ese total, apuntó que más del 62% de los detenidos fueron expulsados bajo el Título 42, una norma establecida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que permite las expulsiones expeditas de inmigrantes indocumentados como parte de la estrategia de Estados Unidos para evitar la expansión de la pandemia.

Consultado sobre la posibilidad de que esa norma sea levantada, Miller admitió que se están preparando para la «eventualidad» de que se ponga fin a esa política del gobierno de Trump, pero no reveló una fecha.

En su testimonio, Miller anticipó que para finales de mayo esperan aumentar a alrededor de 424 el número de agentes desplegados en la frontera con México, y contar con otros 370 funcionarios en las oficinas locales de la CBP para apoyar con el procesamiento de inmigrantes en las instalaciones temporales que han sido habilitadas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró esta mañana la decisión de su homólogo estadounidense, Joe Biden, de detener la construcción del muro en la frontera entre ambos países.

Ayer, La Casa Blanca publicó una carta de Biden a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, en la que notificaba al Congreso el fin de la «emergencia nacional» que su antecesor, Donald Trump, declaró a fin de usar dinero del Pentágono para levantar un muro en la frontera con México.

Y aunque dejó claro su rechazo a la construcción del muro, AMLO dijo que dicha acción no solo fue del gobierno de Trump, sino que incluso se había dado en gobiernos demócratas.

«Estamos muy de acuerdo en que se cancele la construcción del muro. Es un tema que celebramos porque el muro se ha venido construyendo desde hace algún tiempo (…) han construido sus tramos de muro tanto los presidentes demócratas como los presidentes republicanos», dijo López Obrador. «Es un hecho histórico», agregó en la mañanera.

Adicional, recordó el compromiso que el demócrata hiciera sobre regularizar la situación de los migrantes, de aquellos que  viven y trabajan en Estados Unidos desde hace algún tiempo.

Otros de los compromisos de EUA que recordó, es que ya no se va a mantener a migrantes esperando su autorización de asilo en nuestro país como sucedía hasta ahora, sino que van a tenerlos en territorio estadounidense esperando a que les resuelva su trámite; en ese sentido recordó que actualmente México tiene al rededor de 6 mil migrantes esperando.

Sobre el tema, pidió que no se piense que están abiertas las puertas de la frontera norte de nuestro país, pues enfatizó que no se están autorizando ingresos. «La política es de apoyar a los migrantes, pero en los hechos todavía no hay nada concreto y siendo honestos pues va llevar tiempo la aplicación de la nueva política migratoria».

Y es que se informó que el gobierno de Joe Biden ha decidido que los solicitantes de asilo que esperan en México sus audiencias ante tribunales de inmigración, puedan ingresar a Estados Unidos mientras sus casos se resuelven.

Según lo informado, los primeros de los 25 mil solicitantes de asilo que se estima permanecen en nuestro país con casos abiertos podrán pasar a Estados Unidos el próximo 19 de febrero. Se hará mediante dos pasos fronterizos, que procesarán, cada uno, a hasta 300 personas al día, y por un tercero en el que se prevé sea menor el número de casos que se procesen al día.

AMLO resumió lo que espera cumpla el gobierno de Estados Unidos: que se apoyen a los pueblos de los países centroamericanos para que nadie se ve obligado a migrar, y que ésta sea optativa y no forzada. Recalcó que México ya está haciendo lo que le corresponde.

Indicó que si los recursos del llamado Plan Mérida los quieren destinar a programas para el desarrollo, son bienvenidos, pero dicho plan no debe continuar como hasta ahora limitándose a enviar instrumentos bélicos.

El segundo compromiso que espera se concrete, dijo AMO, es que se vaya resolviendo en Estados Unidos un canal de recepción de migrantes de forma legal, pues recordó que el país vecino necesita la fuerza de trabajo de los migrantes.

«No nos desesperemos, hay que dar tiempo. Está llegando el nuevo gobierno, entonces vamos a esperar», remató López Obrador.

La justicia británica rechazó este miércoles dejar en libertad a Julian Assange, a la espera de que Estados Unidos apele la decisión de no extraditarlo, pese a que sus abogados aseguraron que el fundador de WikiLeaks no huiría a México, que le ofreció asilo.

Dos días después de su primera victoria judicial, cuando invocando el riesgo de suicidio la jueza londinense Vanessa Baraitser decidió no entregarlo a Estados Unidos, Assange vio frustrada su ambición de recuperar la libertad, de la que lleva privado más de ocho años.

«Hay razones para creer que si el señor Assange es puesto en libertad hoy no se presentará en la corte para hacer frente a los procedimientos de apelación», afirmó la jueza.

«Es una gran decepción», reaccionó tras la vista la abogada sudafricana Stella Morris, compañera sentimental del australiano de 49 años, llamando «al departamento de Justicia (estadounidense) a retirar los cargos».

Por su parte, Kristinn Hrafnsson, editor jefe de WikiLeaks, pidió al presidente saliente Donald Trump y al electo Joe Biden que «consideren el perdón».

Contra la liberación de Assange, la fiscalía aseguró que este dispone de «recursos» para huir y se refirió a la oferta de asilo hecha por México el lunes pasado.

El abogado del australiano, Edward Fitzgerald, argumentó que se habían malinterpretado las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuya oferta se aplicaría solo al final de todo el proceso y que en ningún caso abrió las puertas de su embajada en Londres.

Recordemos que en 2012 Assange se refugió en la embajada de Ecuador en la capital británica vulnerando una libertad bajo fianza impuesta a la espera de examinar su extradición a Suecia, que lo reclamaba por violación, cargos que fueron abandonados desde entonces.

Allí vivió encerrado siete años hasta su espectacular detención por la policía británica en abril de 2019, cuando el presidente Lenín Moreno le retiró el apoyo que le había concedido su predecesor Rafael Correa. Desde entonces, el australiano se encuentra recluido en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh.

Estados Unidos, que quiere juzgarlo por espionaje a raíz de la publicación de unos 700,000 documentos militares y diplomáticos secretos, anunció que apelará la decisión británica de no extraditarlo. Y hasta que eso ocurra, Assange permanecerá encarcelado.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, podría salir el próximo miércoles de prisión, según uno de sus abogados, Carlos Poveda.

La proyección del abogado se da luego de que esta mañana una jueza británica negara su extradición a Estados Unidos por motivos de salud pese a la solicitud de Washington, que acusa al australiano de espionaje por difundir miles de documentos oficiales y secretos a través de su portal.

«El miércoles la justicia británica tiene una audiencia para verificar la libertad inmediata de Julian. Esperamos que el miércoles salga libre», indicó Poveda en declaraciones a la agencia de noticias rusa Sputnik.

Poveda aprovechó para comentar sobre la oferta de asilo planteada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y ha señalado que es «poco probable» que la acepte, pues el proceso judicial para la extradición podría durar aún hasta dos años.

«Todavía estamos pendientes del juicio de extradición. Pero de todas maneras agradecemos al presidente López Obrador por su disposición de generar un asilo», respondió al ser cuestionado sobre el tema. Recordó que también hay propuestas de asilo de Francia y Bélgica.

Y es que este lunes la jueza británica Vanessa Baraitser ha considerado probado que Assange se ha causado daños a sí mismo y tiene una tendencia suicida, razón por la cual deniega la extradición a Estados Unidos. «La impresión general es la de un hombre deprimido y en ocasiones desesperado que teme por su futuro», ha indicado, según la cadena BBC.

Assange se encuentra detenido actualmente en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres, «casi en total aislamiento», según la jueza.

Un tribunal británico rechazó este lunes por razones de salud la petición de Estados Unidos para extraditar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, acusado de espionaje por las autoridades norteamericanas tras difundir miles de documentos oficiales y secretos a través de su portal.

Wikileaks ha informado en Twitter del rechazo de la petición estadounidense, lo que libra a Assange en principio de un traslado que habría supuesto el inicio de un proceso penal en el que podría ser condenado hasta a 175 años de cárcel.

La jueza Vanessa Baraitser ha considerado probado que Assange se ha causado daños a sí mismo y tiene una tendencia suicida. «La impresión general es la de un hombre deprimido y en ocasiones desesperado que teme por su futuro», ha indicado la jueza, según la cadena BBC.

«Encuentro que la condición mental del señor Assange es tal que sería opresivo extraditarlo a los Estados Unidos de América», expresó la magistrada. Añadió que Assange es «un hombre deprimido, a veces preso de la desesperanza» quien tiene «la inteligencia y la determinación» de burlar cualquier medida contra el suicidio aplicada por las autoridades penitenciarias estadounidenses.

Assange se encuentra detenido actualmente en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres, «casi en total aislamiento», según la jueza.

Recordemos que la defensa de Assange ya venía advirtiendo de que su salud se ha deteriorado gravemente en los últimos años, víctima de una concatenación de acusaciones que tienen como origen los documentos filtrados en 2010.

La jueza, sin embargo, ha rechazado todos los argumentos legales presentados por la defensa, entre ellos las dudas expresadas sobre la posibilidad de que Assange no fuese sometido a un juicio justo en Estados Unidos. El Departamento de Justicia norteamericano tiene ahora dos semanas para recurrir el dictamen de este lunes.

Assange permanecerá por el momento en la cárcel de Belmarsh, a la espera de que el miércoles se celebre una nueva vista en la que se determinará si debe seguir o no en prisión provisional.

Assange, quien estuvo presente en la audiencia judicial, se frotó la frente con la mano cuando escuchó la decisión. Su pareja Stella Moris, con quien tiene dos hijos pequeños, sollozó.

El secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, ha señalado que independientemente de cuáles hayan sido los «argumentos oficiales» de la jueza, la decisión es «histórica para el derecho a la información», en la medida en que no añade una «amenaza adicional» al periodismo de investigación. «Una extradición habría sentado un precedente», ha afirmado.

También Amnistía Internacional ha expresado en Twitter su satisfacción por la resolución del caso, aunque ha incidido en que Reino Unido no queda «absuelto» por haberse dejado enredar en un proceso con «motivaciones políticas» que en última instancia «ha llevado a juicio la libertad de prensa y la libertad de expresión».

Después de que se conociera la decisión de la juez británica, el gobierno federal mexicano anunció que, a través de la cancillería, hará gestiones con Reino Unido para ofrecer asilo político al fundador de Wikileaks.

«Voy a pedirle al secretario de Relaciones Exteriores que haga los trámites correspondientes para que se solicite al gobierno del Reino Unido la posibilidad de que el señor Assange quede en libertad y que México le ofrece asilo político», dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador dijo que México ofrece asilo con protección pero también con «la responsabilidad de cuidar que el que recibe el asilo no intervenga ni interfiera en asuntos políticos de ningún país».

México ha ofrecido antes asilo político a otras figuras internacionales, recientemente al expresidente boliviano Evo Morales, quien llegó al país en noviembre de 2019 tras renunciar a la presidencia de su país.

Un tribunal de apelaciones suspendió este viernes la ley del gobierno del presidente Donald Trump, ‘Remain in Mexico’, que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en México mientras se tramitan sus casos en los tribunales inmigratorios de Estados Unidos.

La misma corte decidió mantener en suspenso otro cambio importante, uno que niega asilo a todos lo que llegan a Estados Unidos sin autorización desde México.

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del noveno circuito de Estados Unidos falló sobre las dos normas, que son fundamentales para las medidas de Trump contra el asilo. Diversos analistas han indicado que esto se trata de un gran revés para el gobierno, aunque sea temporal.

El gobierno de Trump convirtió el asilo en una posibilidad remota en un momento en que han aumentado las peticiones. Para 2017, Estados Unidos se había convertido en el principal destino del mundo para las personas en busca de asilo.

El programa «Permanecer en México» entró en vigor en enero de 2019 y casi 60,000 personas han sido regresadas en espera de su audiencia. La corte declaró que la política era inválida, pero reconoció que el fallo sólo aplicaba en California y Arizona, los únicos estados fronterizos en su jurisdicción.

Los abogados del Departamento de Justicia aseveraron que Trump estaba en su derecho de imponer las políticas sin aprobación del Congreso y que ayudarían a desalentar las peticiones de asilo sin mérito.

Los opositores, entre ellos la Unión Americana de Libertades Civiles, argumentó que el gobierno violó la ley estadounidense y obligaciones a tratados internacionales al regresar a las personas que probablemente sean perseguidas por su raza, religión, nacionalidad y creencias políticas.

Los que apoyan la política «Permanecer en México» señalan que ha evitado que personas en busca de asilo sean liberadas en Estados Unidos con citatorios para comparecer ante la corte, que consideran un gran incentivo para que personas lleguen.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró sentirse satisfecho con el trabajo que realizó María Teresa Mercado al frente de la embajada de México en Bolivia, de donde tuvo que salir esta semana en medio de la tensión con el gobierno interino de ese país.

El mandatario confió en que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) sabrá reconocer la labor de Mercado ante la crisis diplomática y reiteró que su gobierno seguirá defendiendo el derecho de asilo y abrirá las puertas a los perseguidos políticos.

“No vamos a caer en ninguna provocación. Es defender nuestros principios de política exterior. La embajadora hizo un papel destacado. La reconocemos mucho, una diplomática de primer orden que actuó con inteligencia y firmeza”, expresó el mandatario esta mañana en su conferencia de prensa.

Y que recordemos que tras la salida de Evo Morales del gobierno boliviano, nueve integrantes de su gobierno solicitaron asilo en la embajada mexicana en La Paz.

Pese a qué hay presión del gobierno interino para que la representación diplomática entregue a estas personas a las autoridades, López Obrador descartó que se lleve a cabo esta acción.

López Obrador recordó que es tradición mexicana otorgar asilo y que por ello no está a discusión en su gobierno entregarlos.

“Si nosotros entregamos a estas personas, estaríamos acabando con el derecho de asilo que para México es sagrado, es parte del derecho internacional”, sostuvo el mandatario.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, concluyó de manera oficial su asilo en México y decidió continuarlo en Argentina, informó hoy el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

«Sostuve ayer conversación con Evo Morales quien me informó su decisión de trasladarse a Buenos Aires. Agradeció cumplidamente la generosidad de pueblo y gobierno de México», escribió el canciller mexicano en su cuenta de Twitter.

Tras lo que ha llamado el golpe de Estado en su contra, el líder boliviano llegó a México el pasado 12 de noviembre; permaneció en el país alrededor de tres semanas, hasta su traslado a Cuba el pasado fin de semana.

La mañana de este jueves, Morales y varios de sus colaboradores llegaron a Argentina bajo la condición de refugiados, confirmó desde Buenos Aires el nuevo canciller argentino Felipe Solá.

El fin de semana pasado, el vocero de la cancillería, Roberto Velasco, informó que Morales había viajado a Cuba, asegurando que era un viaje temporal. Se indicó que Morales visitó Cuba para una consulta médica.

«Viene para quedarse en Argentina, supongo», dijo el canciller argentino en declaraciones a medios.

El ministro argentino señaló que llegaron al Aeropuerto Internacional de la localidad bonaerense de Ezeiza en la mañana de hoy, aunque hasta el momento no se han difundido imágenes de su llegada.

Piden asilo para entrar en el país, «pero ellos están firmando, a la hora de entrar, el pedido de refugio, que es una condición diferente. Cesa la condición de asilo en cuanto tengan la condición de refugiados», añadió.

En este sentido, especificó que la condición de refugiados la da el Ministerio del Interior y «se la va a conceder» en «pocas horas». Recordemos que es en Argentina donde ya están viviendo sus hijos desde finales de noviembre.

Morales abandonó su país el pasado 11 de noviembre después de que las Fuerzas Armadas le recomendaran dejar el cargo y recibió asilo en México, quien montó un operativo para sacarlo de su país.

El gobierno interino de Bolivia autorizó la salida de Evaliz Morales Alvarado, hija de Evo Morales, para que pueda asilarse en México, donde se encuentra el exmandatario desde el pasado 12 de noviembre, dos días después de renunciar a la presidencia del país andino.

“Hemos decidido otorgar un salvoconducto a Evaliz Morales para que reciba asilo en México, bajo el entendimiento de que la familia no es culpable de las acciones de su padre. Somos un gobierno que busca pacificar nuestra nación», escribió en Twitter la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez.

La hija de Evo Morales, quien se encuentra asilada en la embajada mexicana en esta capital boliviana desde el 11 de noviembre, había solicitado a México asilo político, al igual que su padre y varios ex funcionarios de alto rango del gobierno de Morales.

El Ministerio boliviano de Relaciones Exteriores confirmó que autorizó salvoconductos para Evaliz Morales y para la asambleísta María Inosenta Poñe Poichee, también asilada en la embajada mexicana en La Paz, sin dar mayores detalles al respecto.

El gobierno de Áñez analizará “una a una las solicitudes de salvoconductos que hicieron exfuncionarios y otras personas para salir del país y asilarse en México, entre ellos el hijo de Morales, Álvaro, cuya petición está en trámite.

Hasta ahora, el gobierno ha descartado que vaya a entregar salvoconductos a los exministros de Evo Morales, porque serían importantes para el diálogo.

Actualmente, el gobierno interino y el partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), están negociando un acuerdo sobre un nuevo proceso electoral con la mediación de la Iglesia Católica, la Unión Europea y un enviado especial de las Naciones Unidas.

Bolivia atraviesa una crisis política y social que empeoró tras las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre, después que Morales fue reelecto para un cuarto mandato en medio de acusaciones de fraude electoral, y mientras la oposición exigió la renuncia del mandatario, quien finalmente renunció tras varios días de violencia.

Al respecto…

Por Alejandro Aguirre Guerrero

 

 

En caso de que las circunstancias obligaran a que Nicolás Maduro saliera de su país, (tal como ocurrió con Evo Morales en Bolivia), el Gobierno de AMLO ya cuenta con una partida presupuestal para cubrir sus gastos de estancia, seguridad y transporte, entre otros.

De acuerdo a fuentes en Presidencia de la República, México podría convertirse en refugio de mandatarios “estilo 4T” si las condiciones así lo exigen. “La instrucción consiste en mantenerse atentos para activar un esquema similar al de Evo Morales”, me dijeron.

Si bien es cierto, de acuerdo a la Ley de Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Politico, México no está obligado a pagar la manutención de Morales, la orden presidencial fue que se hiciera, y lo mismo ocurriría en caso de que Nicolás Maduro (o Daniel Ortega) lo necesitaran.

De hecho, aunque de antemano en Presidencia contemplan no asilar a otro jefe de izquierda mientras Evo Morales siga aquí, (pues hacerlo podría, ahora sí, generar una crisis con Estados Unidos), en caso de presentarse la lejana coyuntura, AMLO optaría por refugiarlos al mismo tiempo, sin importar lo que pasara.

“Nosotros no nos fijamos en si ocurre a corto o largo plazo, o si eventualmente no fuera necesario, de todas forma tenemos contemplada la partida presupuestal para cubrir los gastos de Maduro u Ortega, por ejemplo, como personalidades históricas que son”, me comentaron.

Tomando en cuenta lo que me dicen, tanto Evo Morales como Nicolás Maduro, o cualquier otro jefe de izquierda, no es considerado refugiado o asilado político, sino “amigo de la nación”, por ello su manutención corre a cargo del Gobierno Federal.

Sobre el primer informe

Cuitláhuac García dedicó buena parte de su mensaje a sostener que en su administración no hay corrupción, lo cual supongo, incluye a todos sus colaboradores, ¿está muy seguro, Gobernador?

 

[email protected]

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

Los Grupos Parlamentarios de la Cámara de Sebadores manifestaron sus posturas respecto a la salida de Evo Morales de Bolivia, y al asilo concedido por el gobierno de nuestro país.

A nombre del Grupo Parlamentario de Morena, Héctor Vasconcelos, condenó la amenaza militar que obligó al presidente Evo Morales a renunciar a su cargo. «Hacemos votos para que, a través del diálogo y de manera pacífica se produzca la pronta restauración del orden constitucional y la democracia en ese país suramericano», expresó.

Manifestó el firme respaldo de su bancada a la decisión del gobierno mexicano de otorgar asilo político al presidente Morales, pues dijo, dicha decisión honra la tradición de México de brindar refugio en su territorio a quienes por motivos políticos ven amenazadas, en su país de origen, su vida e integridad personal.

A nombre de la bancada del PAN, la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, recordó que de acuerdo a la Constitución, el Senado es quien puede autorizar la salida de tropas nacionales fuera de los límites del país, sin embargo, acusó que no se preguntó al Pleno de la Cámara de Senadores sobre la salida de militares a Bolivia, con el objetivo de trasladar a Evo Morales hacia México.

La panista propuso realizar una consulta popular para preguntar “al pueblo bueno” de México, como lo ha llamado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), si acepta dar asilo político a “un dictador” o si no lo aprueban.

Por su parte la senadora Vanessa Rubio del PRI, señaló que el debate no debe basarse en la simpatía de proyectos o ideologías políticas, sino en preservar el derecho internacional. Sostuvo que quienes tengan la condición de asilo deben conducirse conforme Tratados Internacionales y abstenerse de opinar de asuntos políticos nacionales.

De Movimiento Ciudadano, la senadora Verónica Delgadillo, dijo que al expresidente se le puede criticar por “violar las leyes, desestimar un referéndum y la Constitución de Bolivia para perpetuarse en el poder, pero de ninguna manera es meritorio para desconocer” su derecho humano de asilo político. Coincidió en que darle asilo a Evo es honrar la tradición diplomática y continuar con la tradición de puertas abiertas, agregó.

La bancada del PT indicó que México debe coadyuvar para construir la paz en América Latina. Sin embargo, “reclamamos el pronunciamiento de organismos internacionales” para la afrenta del “Golpe de Estado” no quede impune.

Por el PVEM, el senador Rogelio Israel Zamora Guzmán también señaló la importancia de mantener la tradición diplomática para contribuir, desde una postura neutral, a la solución pacífica de las controversias y el respeto a la libre autodeterminación y la soberanía del pueblo boliviano.

El senador Miguel Ángel Mancera del PRD manifestó su respaldo a la decisión tomada por el gobierno mexicano de dar asilo a Evo Morales, con apego al orden legal nacional e internacional. Recordó que México firmó cuatro acuerdos internacionales en la materia y no debe fallar en esos compromisos.

En su turno, el senador Emilio Álvarez Icaza reprobó el golpe de Estado en Bolivia y saludó el asilo al presidente Morales. Pidió al gobierno federal que responda también a los 40 mil centroamericanos que solicitaron asilo y refugio en México.

El líder opositor boliviano Carlos Mesa reclamó este jueves a México que impida que el expresidente Evo Morales siga haciendo política e incitando a la violencia en su país desde el extranjero.

Mesa insistió en que decir que hubo un golpe de Estado en Bolivia es «una mentira flagrante».

El también expresidente ha asegurado que no cuestiona el hecho de que México  haya dado asilo a Morales después de que este dimitiera del cargo el domingo pasado tras la denuncia de irregularidades en las elecciones del 20 de octubre por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) y que el Ejército y la Policía le sugirieran su renuncia.

Sin embargo, ha cuestionado el que México, «un país que tiene una tradición histórica de asilo (…) le permita al señor Morales declarar políticamente, hacer acusaciones, participar en la política boliviana, promover la violencia y la división cuando uno de los elementos fundamentales del asilo político es no hacer declaraciones» ni participar de forma directa o indirecta en política.

Mesa ofreció una conferencia de prensa para «denunciar» el comportamiento de Morales ante el mundo, y «pedir a México que respete su tradición histórica y que ese gobierno no le permita a Morales seguir haciendo política destructiva y de confrontación» en su país.

Insistió en que lo que Morales quiere es violencia y caos, y señaló que «está mintiendo al mundo»; reiteró que es Morales el responsable de lo que está  pasando en este momento en Bolivia.

Mesa salió en defensa de la nueva presidenta interina del país, Jeanine Añez, que como nueva titular del Senado se proclamó jefa de Gobierno el martes pasado pese a la falta de quórum en la Asamblea Legislativa para refrendarla.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) consideró que fue un acto de provocación los hechos de violencia registrados ayer entre policías federales y policías capitalinos en las inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), por donde arribó al país el expresidente de Bolivia, Evo Morales.

Incluso, opinó que “no es una casualidad» que justo el día que llegaba Morales a México para recibir asilo político, los inconformes se hayan organizado para protestar, “ahí hay alguien que está meciendo la cuna, ya nada más es decir de parte de quién, pero es evidente que es un acto de provocación».

Al preguntarle su opinión sobre la protesta de policías federales en contra de su incorporación a la Guardia Nacional, indicó que ya dio la instrucción para que haya diálogo con los inconformes y se atiendan las peticiones, a fin de que a quien no quiera estar en la corporación se liquide conforme a la ley y no se despida a nadie.

López Obrador aprovechó para reconocer los resultados de Evo Morales como presidente Bolivia; reiteró que fue una buena decisión concederle asilo en México y no descartó reunirse con él «si es necesario».

«Cumplimos con un deber político y moral. Hicimos lo que consideramos justo y humano, no tengo nada qué ocultar respeto al presidente de Bolivia, Evo Morales», señaló AMLO.

Dijo que lo consideraba un buen gobernante, aunque eso no fue lo que los llevó a la decisión de concederle asilo político; indicó que se le dio asilo porque estaba en peligro su vida y teníamos que actuar de manera consecuente.

López Obrador resaltó que «el presidente indígena dejó muy buenos resultados y ojalá se conozca cómo se comportó la economía, cómo sacó a Bolivia de ser un pueblo con mucha pobreza y marginación, como lo sacó adelante».

Finalmente, confirmó que Morales habita en un inmueble que pertenece al gobierno federal, aunque no reveló su ubicación exacta por motivos de seguridad.

“Está en un lugar, una vivienda que se le proporciona el Gobierno Federal para su estancia y también con la protección necesaria. No puedo por razones obvias comentarle, pero sí está con nosotros, está muy bien, le mando un abrazo desde aquí», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que fue él quien dio la instrucción de ofrecer asilo a Evo Morales, expresidente de Bolivia.

Afirmó que se siente muy orgulloso de encabezar un gobierno donde se garantiza el derecho de refugio, “es un timbre de orgullo».

López Obrador sostuvo que en el marco de la Cuarta Transformación que lleva a cabo su gobierno se aplica una nueva política exterior que retoma lo mejor de la historia diplomática de México, donde se ha dado asilo a perseguidos de todas las corrientes de pensamiento, de todas las religiones.

Durante su conferencia de prensa matutina, dijo que entiende que haya inconformidad de grupos conservadores con respecto al asilo que se le ofreció a Morales, pero pidió entender y aceptar que “tenemos posturas distintas, comprender que no vamos a estar de acuerdo todos.

“Respeto ese punto de vista, el derecho a disentir, pero quiero que comprendan que estamos encabezando una transformación, que no vamos a seguir el camino trillado de siempre, vamos a ser muy respetuosos de todos, pero tenemos el propósito de transformar a México», expresó el mandatario federal.

Por su parte el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmó que la historia reconocerá el asilo político que México otorgó al expresidente Evo Morales.

«¿Tenía México que ofrecer asilo o no a Evo Morales? Sí, y eso la historia lo va a reconocer», expresó el canciller en la conferencia de prensa matutina del presidente.

Ebrard reiteró que fue correcta la decisión de recibir en territorio mexicano a Morales, como lo ha hecho históricamente con políticos y luchadores sociales de diversas partes del mundo.

Recordó la época de la Guerra Civil Española, los golpes de Estado en América Latina y conflictos en otras regiones del mundo, como el caso del revolucionario ruso León Trotsky.

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, afirmó este martes que su país estaba dispuesto a conceder asilo político a Evo Morales si lo hubiera pedido.

El mandatario aprovechó para asegurar que si Morales renunció a la Presidencia de Bolivia no se podría tratar de un golpe de Estado como se ha estado diciendo.

«Nosotros manifestamos nuestra predisposición y si hubiese pedido oficialmente asilo se hubiese concedido», dijo Abdo Benítez a los periodistas.

El mandatario detalló que el fin de semana habló con varios presidentes de la región «con el espíritu de pacificar Bolivia» y «dentro de ese análisis se habló de la posibilidad de que el expresidente pudiera solicitar asilo en Paraguay».

«Demostramos nuestra predisposición porque Paraguay es un país que tiene tradición en conceder asilos, no es que le ofrecimos o no, hablamos de la posibilidad», aclaró el mandatario.

Horas antes de esas declaraciones, el avión en el que viajaba Morales, que había aterrizado en el aeropuerto de Asunción para recargar combustible, despegó hacía nuestro país, quien fue el que finalmente concedió el asilo al bolivariano.

La aeronave partió la noche de ayer de Cochabamba, explicó el presidente de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac) de Paraguay, Edgar Melgarejo.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, señaló que México no aceptará ningún gobierno en Bolivia que provenga de la acción militar o policial.

«México, por supuesto, no vería con buenos ojos un gobierno que no emane de un proceso electoral legítimo», afirmó el canciller Ebrard en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en Palacio Nacional.

Sin embargo, el punto clave del mensaje que ofreció Ebrard llego cuando aseguró que la renuncia de Evo Morales a la Presidencia de su país por presiones de élites del Ejército representa un golpe de Estado, ya que se alteró el orden Constitucional.

«Habría que decir que, en consecuencia, la postura que México ha definido es de reivindicar, demandar el respeto al orden constitucional y a la democracia en Bolivia, esa es la posición que México quiere hacer valer», dijo Ebrard.

El canciller lamentó que ante los hechos golpistas del domingo en Bolivia, la Organización de Estados Americanos (OEA) haya guardado silencio, acto por el que México pedirá una respuesta en una reunión urgente que pedirá a los estados miembros.

Ebrard explicó que el gobierno de México se mantendrá alerta respecto a quienes asuman el control político de Bolivia ya que, hasta el momento, todo el gabinete del presidente Morales renunció a sus obligaciones. En ese sentido, el canciller reiteró la voluntad de asilo de los bolivianos que así lo requieran, incluido Evo Morales.

Respecto a las versiones sobre ataques a las sedes diplomáticas de México en Bolivia, Ebrard descartó que se hayan producido agresiones, pero pidió la solidaridad internacional ante la violencia suscitada en las representaciones de diversos países como Venezuela o Cuba.

«No hemos tenido registro afortunadamente de ataques a la sede de la embajada de México o la residencia en la ciudad de La Paz, Bolivia», comentó el funcionario.

Hasta el momento, al menos 10 mil mexicanos se encuentran en territorio boliviano, los cuales no han solicitado la asistencia diplomática mexicana.