Tag

Australia

Browsing

Novak Djokovic llegó este lunes a Serbia, país natal del tenista, tras ser deportado de Australia por no haberse vacunado contra el COVID-19. La decisión de las autoridades australianas acabó con las esperanzas del tenista de defender su título del Abierto de Australia.

Su salida de Australia cerró al menos el primer capítulo de una novela que ha resonado en el mundo de los deportes de élite, la política australiana de pandemia y el polarizado debate sobre las vacunas contra el COVID-19.

Pero mientras se cerraba ese episodio comenzaba otro, entre dudas sobre si podría competir en el siguiente major del calendario, el Abierto de Francia.

El avión en el que viajaba el tenista masculino mejor clasificado del mundo llegó el lunes a la capital serbia, Belgrado, donde se esperaba que recibiera una bienvenida de héroe. Sus abogados habían alegado ayer en una corte australiana que se le debería permitir quedarse en el país y competir en el torneo debido a una exención médica porque dio positivo en coronavirus el mes pasado.

Djokovic ha ganado nueve títulos del Abierto de Australia, incluidos tres seguidos, y un total de 20 trofeos del Grand Slam. Eso le deja igualado con sus rivales Roger Federer y Rafael Nadal como los más premiados del tenis masculino. Federer se está recuperando de una lesión y Nadal es el único excampeón del Abierto de Australia que participa en la edición que inició este lunes en Melbourne.

La visa de Djokovic fue cancelada primero el 6 de enero luego de que un funcionario de aduana determinó que no calificaba para una exención médica bajo las reglas para visitantes no vacunados de Australia. Recibió una exención por parte del torneo debido a que padeció coronavirus en los últimos seis meses.

Ganó una apelación para quedarse en el torneo, pero el ministro de Inmigración le revocó la visa nuevamente. Tres jueces federales decidieron por unanimidad el domingo confirmar el derecho del ministro de inmigración a cancelar la visa de Djokovic.

Estar vacunado contra el COVID-19 era un requisito para cualquiera que acuda al Abierto de Australia, ya sea jugador, sus entrenadores o cualquier persona que ingrese al complejo en el que se lleva a cabo el torneo. Más del 95% de los jugadores que se ubican entre los mejores 100 de la gira masculina y femenina están inmunizados.

El intento de Djokovic de recibir una exención por no estar vacunado generó molestia en Australia, donde se han impuesto estrictas medidas de confinamiento en ciudades y restricciones de viaje para controlar la propagación del COVID-19 desde que inició la pandemia.

Mientras el tenista viajaba a su país natal circulaban dudas sobre si podría disputar el siguiente torneo del Grand Slam. Un parlamentario francés señaló que una nueva ley que excluirá a las personas sin vacunar de recintos deportivos, restaurantes y otros espacios públicos se aplicará a cualquiera que quiera jugar en Roland Garros. Los comentarios del lunes de Christophe Castaner y un tuit de la ministra francesa de Deportes el domingo por la noche apuntaban a un cambio de planes respecto al proyecto inicial de crear una «burbuja» en torno al Abierto de Francia, previsto para finales de mayo y principios de junio.

Sin embargo, eso no es lo único que enfrenta Djokovic; la marca de ropa Lacoste, patrocinador principal del número uno del tenis, le pedirá cuentas por la polémica de los últimos días en Australia.

«En cuanto sea posible contactaremos con Novak Djokovic para revisar los acontecimientos que han marcado su presencia en Australia», indicó en un comunicado la casa del cocodrilo, que el serbio luce en su pecho desde que en 2017 firmó un multimillonario contrato y abandonó la japonesa Uniclo.

Lacoste es el primero de los patrocinadores de Djokovic que muestra su descontento con la actitud del tenista, cuya negativa a vacunarse le ha impedido defender su título en el Abierto de Australia, donde aspiraba a lograr su 21 Grand Slam.

La marca francesa agradece sus esfuerzos a los organizadores del torneo para «asegurar su celebración en buenas condiciones para los jugadores, cuerpo técnico y espectadores».

El resto de los patrocinadores de Djokovic, por ahora, no se han pronunciado sobre esta polémica.

El gobierno de Australia canceló este viernes por segunda vez el visado del número uno del tenis mundial, el serbio Novak Djokovic, que será detenido el sábado a la espera de que se celebre este fin de semana una audiencia judicial en la que intentará evitar su deportación.

Tras varios días estudiando el caso, el ministro de Inmigración, Alex Hawke, decidió hoy volver a cancelar el visado de Djokovic con la intención de expulsarlo del país, lo que también podría implicar la prohibición de volver durante tres años a Australia.

«Hoy he ejercido mi poder bajo la sección 133C(3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del Sr. Novak Djokovic basado en razones sanitarias y del mantenimiento del orden por ser de interés público», señaló el ministro en un escueto comunicado al remarcar que sopesó «cuidadosamente» la información proporcionada por las partes.

El primer ministro australiano, Scot Morrison, defendió hoy la segunda cancelación del visado de Djokovic, al destacar los sacrificios realizados por los australianos durante la pandemia en el país, que ha sido uno de los más estrictos a la hora de aplicar restricciones.

«Los australianos han hecho muchos sacrificios durante esta pandemia, y esperan con razón que el resultado de esos sacrificios sea protegido», dijo el mandatario.

Tras la anulación, un juez ordenó en una audiencia de emergencia que Djokovic no sea deportado «de manera inmediata» hasta que la justicia revise el domingo la decisión tomada por el ministro de Inmigración, que será impugnada por los abogados del tenista.

El juez Anthony Kelly también determinó que Djokovic permanezca en libertad hasta las 8 de la mañana del sábado cuando acuda a una cita con los funcionarios de inmigración en la ciudad de Melbourne, en donde será detenido. Sin embargo, dos agentes de aduanas trasladarán después a Djokovic hasta el lugar donde pueda reunirse con sus abogados para preparar el caso.

La audiencia se celebrará en el Tribunal Federal, una instancia superior, y se espera que comience y acabe el domingo, un día antes del inicio del Abierto de Australia, que se celebra entre el 17 y el 30 de enero en la ciudad de Melbourne.

Recordemos que Djokovic viajó el 5 de enero a Melbourne desde España con una exención médica para no estar vacunado al haber estado contagiado de COVID-19 recientemente, aunque a su llegada las autoridades de Inmigración le cancelaron el visado y lo detuvieron. El pasado lunes, un tribunal presidido también por el juez Kelly ordenó la liberación del tenista tras entender que no se le había tratado con «equidad».

Sin embargo, el miércoles, Djokovic admitió que sus representantes cometieron «errores humanos» en su declaración para entrar a Australia, ya que se indicó que no había viajado en los últimos 14 días previos, pero lo cierto es que se había desplazado de Serbia a España.

Además, reconoció un «error de juicio» tras haber acudido a una entrevista con el medio francés L’Equipe el 18 de diciembre en Belgrado, a pesar de saber que tenía la covid-19.

El tenista serbio, Novak Djokovic, admitió haber cometido «errores humanos» en el llenado de los documentos para entrar a Australia y acudir a una entrevista con un medio deportivo tras conocer que era positivo a COVID-19.

«Me sentí obligado a acudir a la entrevista con L’Equipe para no dejar tirado al periodista, pero mantuve distancia social y mascarilla todo el tiempo, excepto durante las fotografías. Al regresar a casa me aislé y reflexioné. Cometí un error de juicio y admito que tuve que posponer la cita», apuntó el deportista en un comunicado publicado en las redes sociales.

Djokovic asegura que el 16 de diciembre se sometió a una prueba para detectar COVID-19, cuyo resultado conoció un día más tarde después de acudir a un evento con jóvenes, mientras que la entrevista fue el 18.

«Era asintomático y me sentía bien y no recibí la notificación de mi test PCR positivo hasta después de ese evento (con jóvenes)» precisó la raqueta número uno del mundo, quien apuntó también que se sometió previamente a pruebas de antígenos por precaución, los cuales dieron negativo.

Djokovic, quien espera poder defender su título en el Abierto de Australia a partir del próximo lunes, también aseguró que su agente cometió un «error humano» al rellenar el documento sobre los viajes que realizó en los 14 días previos a su llegada al país oceánico.

Por estas razones, el gobierno australiano continúa considerando su posible anulación de visado y posterior deportación. Las autoridades de inmigración investigan, según medios australianos, si el tenista mintió a su entrada a Australia, lo que podría conllevar a que su visa sea cancelada de nuevo.

Y es que el número uno del mundo estuvo entrenando en unas instalaciones en Sotogrande (Cádiz), según sus redes sociales, y viajó desde Málaga hacia Australia, según el presidente del Comité Olímpico serbio, Borizadr Maljkovic. Además, el tenista, que voló el día 4 de enero haciendo escala en Dubái, pudo haber pasado la Navidad en Belgrado, según algunas fotos en las redes sociales.

El número uno del tenis mundial, Novak Djokovic, amenazado de expulsión de Australia, país que le negó la entrada y anuló su visado, obtuvo un aplazamiento hasta el próximo lunes.

El serbio, retenido por los servicios de inmigración en Melbourne desde su llegada el miércoles con la intención de participar en el Open de Australia, apeló ante la justicia la decisión de las autoridades de negarle la entrada.

En una primera audiencia este jueves, el abogado del Estado, Christopher Tran, aseguró que Australia no prevé proceder a dicha expulsión antes de que se celebre otra audiencia, prevista el lunes.

El viaje de Djokovic ha escalado y ha provocado un incidente diplomático, ya que el presidente serbio Aleksandar Vucic acusó a las autoridades australianas de «maltrato» al número uno del tenis mundial y consideró que existía una «caza política».

Djokovic había anunciado el martes, feliz, en Instagram que viajaba a Australia. Pero el serbio, opuesto a la vacuna obligatoria y cuyo estatuto de inmunización es desconocido, tuvo problemas desde el primer momento de su llegada a Australia. Las autoridades fronterizas australianas cancelaron el visado de entrada del tenista.

«El señor Djokovic no proporcionó las pruebas adecuadas para cumplir con los requisitos de entrada a Australia y su visa fue cancelada», anunció en un comunicado la Fuerza Fronteriza de Australia. «Los no ciudadanos que no tengan una visa de entrada válida o cuya visa haya sido cancelada serán retenidos y expulsados de Australia», se agrega.

Djokovic no aportó evidencia de tener la vacunación completa, o justificación para estar eximido de ella, al aterrizar, dijo el primer ministro conservador, Scott Morrison. «Las reglas son las reglas, especialmente cuando se trata de nuestras fronteras (…) Nadie está por encima de las reglas», aseguró Morrison en conferencia de prensa.

De ser finalmente deportado, el tenista serbio se quedaría sin la posibilidad de jugar, a partir del 17 de enero, el Open de Australia, donde buscaba su 10º título y batir el récord de 20 Grand Slams que ahora comparte con Roger Federer y Rafael Nadal.

Fue Nadal quien declaró que el tenista serbio debe asumir las consecuencias de no haberse vacunado contra el coronavirus. «Para mí lo único claro es que si te has vacunado, puedes jugar el Open de Australia y en cualquier parte, y en mi opinión el mundo ha sufrido ya bastante como para no seguir las reglas», explicó Nadal.

El serbio, que en el pasado se mostró renuente a vacunarse contra el COVID-19 y se ha negado repetidamente a confirmar si se inoculó, había obtenido una «derogación médica» para poder participar en el primer Grand Slam de la temporada.

La decisión de autorizar la entrada de Djokovic había provocado indignación en Australia, cuyos residentes han estado sometidos a importantes restricciones, confinamientos y cierres fronterizos durante gran parte de los últimos dos años.

Djokovic expresó su oposición a la vacuna contra el coronavirus en abril de 2020, cuando se planteó que podría ser obligatoria para reanudar los torneos. «Personalmente no soy provacuna», declaró entonces Djokovic. «No quisiera que alguien me obligue a estar vacunado para poder viajar».

La primera dama canadiense dio positivo al nuevo coronavirus, Covid-19, en una prueba médica, según un comunicado oficial difundido la noche de ayer en el que se aclaró que el primer ministro Justin Trudeau continuará cumpliendo con sus actividades en aislamiento por 14 días, sin someterse a un examen de diagnóstico.

«Sophie Gregoire Trudeau fue examinada hoy para COVID-19. La prueba dio positivo», informó el despacho del primer ministro. Ante la posibilidad de contagio de su esposa llegada de un viaje a Londres, Trudeau se encontraba trabajando desde su casa por precaución.

En cuanto al primer ministro, se informó que goza de buena salud y no presenta síntomas, pero «como medida de precaución y siguiendo los consejos de los médicos, estará aislado durante un periodo previsto de 14 días; sin embargo, aclararon que por el momento no será sometido a una prueba de coronavirus.

El coronavirus ha infectado a más de 150 personas en Canadá y ha dejado hasta ahora un muerto.

En tanto, el ministro del Interior de Australia, Peter Dutton, anunció que dio positivo en la prueba del nuevo coronavirus y entró en cuarentena en un hospital este viernes.

«Esta mañana desperté con fiebre y dolor de garganta», dijo Dutton, uno de los ministros australianos más influyentes y arquitecto de la ley restrictiva del país sobre migración. «La política de las autoridades de Salud (…) es que quien de positivo debe ser hospitalizado y he cumplido con esa instrucción», agregó.

Dutton dijo que se siente «bien», pero su diagnóstico plantea preocupaciones sobre si otros miembros del gabinete y el primer ministro, Scott Morrison, pueden haber sido infectados.

Todavía no se sabe cuándo o cómo contrajo el virus.

Dutton estuvo hace una semana en Washington, donde participó en una reunión con miembros de una alianza de inteligencia, integrada por Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña, Canadá y Nueva Zelanda. Australia tiene 184 casos confirmados de COVID-19 y tres muertes.


Finalmente, se ha informado que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro dio negativo al coronavirus. Sin embargo.

En un video difundido la noche de ayer en redes sociales, el mandatario apareció con cubrebocas pues explicó que “cuando regresamos de nuestro reciente viaje a Estados Unidos, una de las personas (de su equipo) se hizo exámenes en Sao Paulo y dio positivo” a Covid-19, refiriéndose a su asesor de prensa Fábio Wajngarten.

Ante dicha situación, fue sometido a una prueba para descartar estar contagiado.

El gobierno de Queensland, Australia, a través de Tourism and Events Queensland, lanzó junto a Uber su nuevo servicio ‘ScUber’, primera opción de viaje compartido en submarino.

La empresa ofrece «explorar la Gran Barrera de Coral», el mayor arrecife de coral del mundo. El arrecife está situado en el mar del Coral, de ahí el nombre, y se ubica frente a la costa de Queensland al nordeste de Australia.

La compañía indicó que los usuarios que deseen el servicio, podrán reservarlo a través de la aplicación en las ciudades cercanas.

Una vez que se solicite y se reciba la confirmación, ya que es un número limitado de viajes, los usuarios serán recogidos por un servicio de Uber, para después ser trasladados en helicóptero a la Isla Heron, donde abordarán el submarino.

Se informó que el costo del servicio será de 2,062 dólares australianos para dos personas, y por el momento se anunció operaciones del 17 de mayo al 18 junio. Para crear más expectativa, la empresa lanzó un concurso para que quienes se registren ganen un viaje.

Foto: Twitter

La coalición conservadora Liberal-Nacional, liderada por el primer ministro, Scott Morrison, ganó este sábado las elecciones en Australia, según las proyecciones del recuento de los votos.

La televisión nacional ABC otorgó la victoria a la coalición del primer ministro Scott Morrison. Los conservadores australianos no creen en el cambio climático y se oponen a respaldar políticas que protejan el medio ambiente.

El resultado contradice a los sondeos, incluyendo los de a pie de urna, que daban la victoria a los laboristas de Bill Shorten.

Las inundaciones, las altas temperaturas y los numerosos incendios forestales registrados en el país en el último año colocaron el tema del cambio climático en el centro de la campaña.

Los primeros resultados muestran un electorado fracturado, lo que se traducirá en que partidos menores populistas y de derecha se encuentren con un rol importante.

Las proyecciones de la Comisión Electoral Australiana otorgan 72 escaños a la coalición frente a los 67 que habría obtenido el Partido Laborista, que era favorito en las encuestas.

El ganador requiere alcanzar 76 de los 151 escaños de la Cámara Baja para lograr una mayoría absoluta y poder formar gobierno.

A lo largo de la jornada, los ánimos de los laboristas fue mermando al pasar del optimismo que les daban las encuestas hasta el pesimismo conforme se conocían los cálculos electorales en los diferentes estados.

El líder laborista australiano Bill Shorten reconoció este sábado su derrota electoral y anunció su renuncia.

«Es obvio que los laboristas no podrán formar el próximo gobierno», dijo Shorten, considerado favorito en los comicios, ante sus seguidores en Melbourne. «Por el interés nacional, hace un momento llamé a (el líder liberal y actual primer ministro) Scott Morrison para felicitarlo», añadió.

Unos 16 millones de australianos estaban llamados a elegir a los 151 diputados de la Cámara Baja entre 1,056 candidatos y 40 de los 70 senadores, que sirven durante un período de seis años en la Cámara Alta, entre 458 aspirantes.

El billete de mayor circulación en Australia tiene un error ortográfico en él.

El banco central australiano lanzó un nuevo billete de 50 dólares en octubre de 2018. El detalle que ahora más llama la atención de este billete no son los nuevos personajes que incluye (David Unaipon y Edith Cowan, quien es la primera mujer parlamentaria de esta nación), sino un error al escribir la palabra «responsibility».

El billete de 50 dólares australianos debería decir «responsibility», pero en lugar de eso se escribió «responsibilty».

De acuerdo con la cadena CNN, Australia imprimió 400 millones de nuevos billetes de 50 dólares, de los cuales, 46 millones ya están siendo utilizados por las personas.

En pocas palabras, se podría decir que este es un error de 20 mil millones de dólares australianos.

John Shipton, padre del fundador de WikiLeaks, Julian Assange, pidió a Australia que extradite a su hijo a ese país, ante el mal aspecto físico que tenía el jueves cuando fue arrestado en Londres, después de que Ecuador le retiro el asilo político del que gozaba desde 2012.

En una entrevista con el periódico australiano Sunday Herald Sun, Shipton consideró que el Departamento de Relaciones Exteriores de Australia (DFAT) y el primer ministro australiano, Scott Morrison, deberían hacer algo de “manera matizada” para extraditar a Assange.

“Durante meses y meses ha estado viviendo como un prisionero de alta seguridad, ni siquiera podía ir al baño, había cámaras vigilando todos sus movimientos”, afirmó.

La semana pasada, el fundador de WikiLeaks fue detenido por la policía británica en la embajada de Ecuador en Londres, donde había estado refugiado desde hace 7 años para escapar a una orden de detención por acusaciones de violación y agresión sexual en Suecia, causa que fue archivada en el 2017 y que Assange ha negado.

Sobre el ciberactivista australiano también pesa una orden de extradición de Estados Unidos, que lo considera una amenaza para su seguridad y quiere juzgarlo por la filtración de miles de documentos secretos del gobierno estadounidense.

Jennifer Robinson, abogada de Assange, declaró que el fundador de WikiLeaks está dispuesto a cooperar con las autoridades suecas si reabren el caso de violación contra él, pero que su prioridad sigue siendo evitar una extradición a EUA.

En Australia se ha hecho viral un video en el que se ve cómo un hombre agarra por la garganta a un niño, empuja a otro por una rampa de patinaje y arroja sus monopatines, después de que, supuestamente, los menores de edad intimidaran y amenazaran a su hijo.

El incidente ocurrió el pasado miércoles en la ciudad de Lismore. Un día después, la Policía del estado de Nueva Gales del Sur confirmó en una declaración que el incidente estaba siendo investigando como presunto asalto. Según reza su informe, un grupo de menores de 12 años de edad comenzó a abusar verbalmente y a amenazar a otro niño en un parque de patinaje. Los adolescentes persiguieron al niño por la calle antes de regresar al lugar.

“El niño regresó al parque de patinaje con un hombre, que se cree que es su padre, donde los niños se burlaron de nuevo de él”, explicó la Policía.

En  redes sociales, vecinos apoyaron ampliamente al hombre y muchos aseguraron que los presuntos agresores regularmente causan problemas en el parque pues acosan a otros niños. Otros indicaron que, aunque no apoyaban las acciones del padre, entendían por qué lo había hecho.

Un adolescente rompió un huevo crudo en la cabeza de un senador australiano, quien además enfrenta una moción de censura por parte de sus colegas luego de provocar indignación tras culpar a la inmigración de musulmanes de la masacre en dos mezquitas de Nueva Zelanda.

El senador Fraser Anning enfrentó críticas luego de unos tuits publicados el viernes, incluido uno en el que escribió: “¿Alguien todavía disputa el vínculo entre la inmigración musulmana y la violencia?”.

“La verdadera causa de la masacre en las calles de Nueva Zelanda hoy es el programa de inmigración que permitió a los fanáticos musulmanes migrar a Nueva Zelanda en primer lugar”, señaló en un comunicado.

Las cámaras de televisión captaron el momento en el que un joven de 17 años estrelló un huevo en la cabeza de Anning mientras daba una conferencia de prensa el sábado en Melbourne, tras lo cual el legislador se lanzó contra el jóven golpeándolo.

La policía dijo que el joven fue detenido, pero posteriormente liberado sin cargos y con una investigación pendiente.

El gobierno y el partido de oposición acordaron aprobar una moción de censura contra Anning por su postura sobre los tiroteos de la ciudad de Christchurch, una vez que el Parlamento reanude sus sesiones en abril.

Aunque una reprimenda de ese tipo es una acción simbólica, los partidos importantes del país esperan demostrar lo aisladas que son las opiniones de Anning entre los 226 legisladores federales de Australia. El apoyo de los principales partidos políticos asegura que la moción de censura será aprobada por las dos cámaras.

En el marco de la reunión anual de Midwinter Ball en el parlamento de Australia, el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, arremedó al estadounidense Donald Trump ante periodistas y políticos, durante el discurso que pronuncio la noche de este miércoles.

 

 

En un audio filtrado por Channel Nine, Turnbull imitó el hablar del magnate, lo que provocó la risa de todos los presentes. «Él, Donald y yo, ganamos y ganamos en las encuestas», dijo. «¡Ganamos tanto! Ganamos como nunca antes. Sí, ganamos, ganamos. No las falsas encuestas. Las falsas encuestas, no las ganamos. Ganamos en las encuestas reales», dijo, entre aplausos y risas.

 

Medios internacionales señalan que la gala del Midwinter Ball es el evento más importante del año político en la capital australiana, similar a la Cena de Corresponsales de la Casa Blanca, por lo que dicha actuación del primer ministro tuvo una repercusión mayor en todo el mundo.

 

Con información de CNN / Foto: Archivo APO

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, responsabiliza a China de los actos de Corea del Norte y pide que utilice su influencia para poner fin a las pruebas de misiles, luego de  registrarse un lanzamiento este fin de semana.

«La mayor responsabilidad de llevar a Corea del Norte a sus sentidos … recae en China», dice Turnbull.

El mandatario dijo a la prensa en Sydney que la conducta de Corea del Norte fue «imprudente e ilegal”, además de tratarse de una provocación; por ello, Australia trabajará con los Estados Unidos y otros países para imponer sanciones a Pyongyang.

«Ellos tienen la relación económica dominante abrumadora con Corea del Norte y porque tienen la mayor influencia, tienen la mayor responsabilidad», indicó.

De acuerdo con la  agencia de noticias oficial de Corea, el misil disparado vez este fin de semana fue un Hwasong-12 «capaz de transportar una gran tamaño ojiva nuclear pesado».

 

Con  información de ABC News / Foto: 

Luego de que reuniera con el primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, el presidente de Estados Unidos ha caído en fuertes contradicciones, o al menos así lo señalan sus detractores, pues Trump sostuvo que el sistema de salud australiano es mejor que el estadounidense, siendo que Australia tiene cobertura universal, cobertura que contemplaba el Obamacare y sistema al que se oponen los republicanos.

Trump aseguró que el sistema estadounidense estaba al borde del fracaso: “No debería decirle esto a un gran caballero y mi amigo de Australia porque ustedes tienen mejor atención de salud que nosotros”.

Por su parte el senador Bernie Sanders reaccionó de inmediato a dichas declaraciones y aseguró a través de sus redes sociales: “Gracias señor Trump por reconocer que la atención de salud universal es el mejor camino. No dejaré de citarlo en el pleno del Senado”.

En lo que se ha convertido en una seríe de reacciones que pareciera no tener fin, el magnate respondió en la misma red social que “por supuesto, los australianos tienen una mejor asistencia sanitaria que nosotros. ¡El ObamaCare está muerto! Nuestra atención médica pronto será grande. Aunque no hizo comentarios al respecto de la contradicción en la que cayó.

 

 

Con información de The Hill / Foto: Archivo APO

El presidente estadounidense, Donald Trump  le negó el saludo al primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull durante su reunión en Nueva York.

Turnbull se quedó con la mano derecha en el aire luego de que el presidente estadounidense mirara hacia otro lado manteniendo las manos juntas al momento de que sonreía a los reporteros.

 

El primer ministro de Australia estaba felicitando al mandatario estadounidense por su victoria en una votación. Tras el desliz, el mandatario australiano trató de salvar la situación continuando rápidamente con la conversación y, finalmente, acabaron estrechándose calurosamente la mano a iniciativa del norteamericano.

 

En días pasados,  Trump acusó al gobierno australiano de intentar exportar terroristas a Estados Unidos por su pretensión de enviar al país norteamericano a 1.250 refugiados que el ex presidente norteamericano Barack Obama se había comprometido a acoger en un acuerdo anterior.

 

Este momento incómodo  se realizó también con la canciller alemana Angela Merkel  durante su visita en la Casa Blanca en marzo.

 

 

 

Con información de RT / Foto: Youtube

Luego de Australia recibiera una amenaza por parte de Corea del Norte sobre un ataque nuclear, la ministra de Relaciones Exteriores del país océanico, Julie Bishop, respondió a Pionyang que debería invertir sus fuerzas en el bienestar de sus ciudadanos, quienes aseguró «llevan mucho tiempo sufriendo», y no en armas de destrucción masiva.

 

De acuerdo al diario The Australian, indicó que Corea del Norte y su programa nuclear «presenta una amenaza grave para sus vecinos y, si lo dejamos sin control, para una región más amplia, incluida Australia».

 

La amenaza de Corea del Norte llegó en respuesta a la declaración que Bishop hiciera días atrás sobre que Corea del Norte podría llegar a ser objetivo de nuevas sanciones, que serían «el mensaje más claro posible» de que la conducta de Pionyang es inadmisible.

 

«Si Australia persiste en seguir los pasos de Estados Unidos, que tiene como objetivo aislar y reprimir a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) y se queda en la brigada de choque del dueño de Estados Unidos, será un acto suicida», declaró al respecto Corea del Norte.

 

 

 

 

Con información de RT / Foto: Archivo APO