Tag

Banxico

Browsing

El secretario de Hacienda y el gobernador del Banco de México (Banxico) coincidieron este viernes en que la economía del país podría crecer más rápido de lo previsto este año si el plan de vacunación frena los contagios de coronavirus y ayuda a agilizar la reactivación de los sectores más afectados por la pandemia.

Durante el Seminario de Perspectivas Económicas 2021 organizado por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, dijo que el PIB podría crecer hasta un 5.3% en 2021, aunque el escenario central de la entidad es de una expansión económica de un 3.3%.

«Dependiendo de si hay afectaciones adicionales o si el periodo y el proceso de vacunación da confianza y agiliza la normalización en los sectores más afectados, (…) el crecimiento podría llegar a ser hasta de 5.3% para el presente año», dijo Díaz de León en su presentación.

En la misma línea, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, dijo que si bien la proyección de la dependencia que él encabeza, que es de un 4.6% de crecimiento, no depende del despliegue y aplicación de las vacunas, aclaró que los pronósticos podrían mejorar según cómo se ejecute el plan.

«Si el despliegue de la vacuna empieza a ganarle al repunte de la pandemia estos números pueden mejorar», explicó Herrera, y agregó que se verá una «carrera» para ver si se puede aplicar la vacuna a una velocidad suficiente para aplanar la curva de contagios y, luego, bajarla de manera definitiva.

«Eso es lo que va a determinar cuáles son las condiciones en las que puede operar la economía», dijo Herrera, y agregó que cuando entre 65% y 70% de la población esté vacunada, se podrá comenzar a definir la estrategia de recuperación económica tras la epidemia.

Herrera añadió que tenía la seguridad de que un porcentaje «muy alto» de la población del país estaría vacunado hacia mayo y junio de este año.

Las reservas internacionales del Banco de México (Banxico) crecieron 8.18% en 2020 hasta sumar 195,667 millones de dólares pese a la crisis de la pandemia de Covid-19, informó este martes el banco central.

Las reservas de 2020 implican un aumento de 14,790 millones de dólares frente al cierre de 2019, cuando Banxico reportó 180,877 millones de dólares.

Con estas cifras, México se acerca a su máximo histórico de reservas internacionales de 196,010 millones de dólares, reportado en enero de 2015.

Las reservas internacionales del Banxico se calculan al restar la reserva bruta, que en 2020 alcanzó 199,056 millones de dólares, del total de los pasivos a menos de seis meses, que ascendieron a 3,389 millones de dólares.

De los 14,790 millones de dólares que se sumaron a las reservas, 5,148 millones de dólares correspondieron a Petróleos Mexicanos (Pemex) y 4,960 millones de dólares al gobierno federal.

Banxico precisó que las reservas internacionales están conformadas por divisas y oro propiedad del banco central, la posición a favor de México con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y divisas de financiamientos obtenidos para regulación cambiaria del FMI y otros organismos.

El reporte de las reservas internacionales llegan luego de que ayer, Banxico reportara que México recibió 36,945 millones de dólares en remesas entre enero y noviembre de 2020, un aumento del 10.88% con respecto al mismo periodo de 2019.

Aunque aún faltan los datos de diciembre, con estas cifras México ya rompió el récord en remesas recibidas en cualquier año, alcanzado en 2019 por un monto histórico de 36,048 millones de dólares en todo el año.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que la economía mexicana cayó por debajo del 8.9% en 2020, pese a las proyecciones de diversos analistas, y anticipó que habrá una recuperación en los primeros tres meses de 2021.

“Los analistas calculaban que se iba a caer la economía en el año de 12% a 15% y no fue así, hasta ahora (fue) 8.9%, y yo calculo que va a ser menos porque en el último trimestre ya hubo más crecimiento de la economía”, sostuvo AMLO.

Además de los más de 1.44 millones de casos y cerca de 127,000 muertes, la pandemia causó una contracción de 9.6% del PIB en los primeros nueve meses de 2020 y la pérdida de casi 1.1 millones de empleos formales. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estima una contracción del 8% del PIB en 2020, y pronostica un repunte del 4.6% para 2021.

«Acaba de dar a conocer el gobernador del Banco de México que hay signos de recuperación de la economía mexicana y coincidimos con eso, tenemos elementos para poder afirmar que en estos tres meses, en este primer trimestre, va a crecer la economía», añadió López Obrador.

El mandatario reiteró lo expresado en su mensaje de Año Nuevo en el que dijo que México había recuperado cerca de 600,000 empleos formales de agosto a septiembre, aunque reconoció que en diciembre perdió casi 277,000 por «culpa» del «outsourcing», esquema de subcontratación laboral.

Aún así, insistió en que a finales de marzo el país ya tendrá registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a 20.5 millones de trabajadores formales, cifra que se tenía antes de la pandemia. «En enero ya vamos a empezar a recuperarlos porque empieza una recontratación de estos mismos empleos y a esto hay que añadir el crecimiento de la economía, que se está dando y se va a dar para este año», comentó.

Como indicadores positivos, el mandatario destacó el aumento del salario mínimo del 15% para este año y la estabilización del tipo de cambio, en cerca de 20 pesos por dólar.

En el marco de lo expresado por AMLO, se informó que las remesas aceleraron su ritmo de crecimiento en noviembre y ligaron siete meses al alza, impulsadas tanto por un mayor número de envíos como por un aumento en el monto promedio de operaciones.

Los capitales recibidos durante el penúltimo mes de 2020 sumaron 3,381 millones de dólares, un 15.6% más que en noviembre del año anterior, según cifras divulgadas este lunes por el Banco de México (Banxico), lo que representó su mayor incremento anual desde marzo.

El número de transacciones, principalmente desde Estados Unidos, se elevó un 9.2% interanual, mientras que el monto promedio por operación creció un 6.1%.

En cifras acumuladas, las remesas aumentaron un 10.9% interanual entre enero y noviembre a 33,946 millones de dólares, dijo el banco central.

Expertos del sector privado mejoraron el pronóstico de contracción del PIB para el cierre de 2020, ante la crisis económica que ha generado la pandemia del Covid-19.

De acuerdo a la encuesta correspondiente a diciembre hecha por el Banco de México (Banxico) entre especialistas del sector privado, la contracción de la economía mexicana se situará en 8.99%.

La caída estimada es ligeramente inferior a la prevista en noviembre, cuando los especialistas calculaban una caída del 9.10 % para este año, mientras en octubre las expectativas eran de un decrecimiento del 9.44%.

Según datos oficiales, tras el desplome de un 18.7% interanual de la economía en el segundo trimestre del año por la pandemia, el PIB rebotó un 12.1% el tercer trimestre, frente a los tres meses anteriores, gracias a la reactivación social y económica del país.

Los analistas consultados en el estudio mejoraron ligeramente sus previsiones para 2021, que ahora son de un crecimiento del 3.54%, por encima de la proyección previa del 3.29%.

Ese pronóstico sigue alejado del presentado por el gobierno federal, que proyecta un aumento en el PIB del 4.6% para el próximo año.

Dicha encuesta fue recabada por el Banco de México entre 38 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero. Las respuestas se recibieron entre los días 8 y 13 de diciembre.

El sondeo de Banxico también reflejó una rebaja en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2020. Cuando acabe el año, los expertos consultados esperan que la inflación general se sitúe en el 3.38%, frente al 3.63% estimado hace un mes.

Para 2021, la nueva expectativa es que la inflación general cierre en el 3.57%, una cifra ligeramente inferior al 3.61% proyectado por los especialistas en noviembre.

En cuanto al tipo de cambio de cambio, el sector privado calculó que el peso cerrará el año intercambiándose en 20.12 unidades por dólar, desde un 20.57 pesos por dólar de la encuesta anterior. El pronóstico también mejoró para 2021, ya que los analistas calculan que el peso se intercambiará en 20.65 unidades por dólar.

Sobre las cuestiones que los analistas consultados por el Banco de México mencionaron entre los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos seis, a nivel general, los principales factores se asocian con las condiciones económicas internas (46%), la gobernanza (26%), y las condiciones externas (15%).

A nivel particular, los principales factores son: la debilidad en el mercado interno (22% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (19% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (14% de las respuestas); la incertidumbre política interna (11% de las respuestas) los problemas de inseguridad pública (7% de las respuestas); y la política de gasto público (7% de las respuestas).

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este miércoles que la reforma a la Ley del Banco de México (Banxico) se ha «exagerado»; sin embargo, reconoció que se ha ya aplazado su discusión en la Cámara de Diputados para febrero del próximo año, pues dijo, así se podrá lograr un consenso.

«Fue buena la decisión que tomaron los legisladores porque da tiempo a recoger los sentimientos y los puntos de vista de todos. Y da tiempo también a informarle al pueblo» para evitar la desinformación sobre el tema, subrayó el mandatario.

Sin embargo, defendió la propuesta y dijo que «a veces, por desconocimiento, se exagera». «Se hablaba por ejemplo de una afectación a la autonomía del Banco de México, y se me hace una exageración», añadió.

El presidente dijo que lo que se quiere y se busca con la reforma, es que la gente que tiene «pocos dólares» los pueda cambiar y se les pague lo «justo» y a «mejor precio».

Sin embargo, recordemos que las modificaciones aprobadas en el Senado, obligarían al banco central a comprar dólares en efectivo que el sistema financiero no puede repatriar, algo a lo que se oponen las instituciones financieras por considerar que facilitaría el lavado de dinero.

Sobre el tema, López Obrador consideró que hay «formas» para evitar el lavado de dinero y reiteró que es bueno que se analice esta reforma con «objetividad» y sin «dogmatismos». «Los financieros, con todo respeto, son muy dogmáticos», y lamentó que hasta organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) opinaran del tema.

AMLO llamó a que se analice y actúe en beneficio del pueblo, sin perjudicar a ninguna institución. Incluso reiteró que se debe respetar la autonomía del Banco de México, aunque «tampoco exagerar» en el tema.

Los Diputados acordaron este martes posponer el debate de la criticada reforma a la ley del Banco de México (Banxico), la cual obligaría a la entidad a comprar divisas, abriendo la puerta a que sea de origen ilícito, además de que debilitaría su autonomía.

La iniciativa debía discutirse hoy en el Pleno, pero ante la presión que se ejerció desde distintos grupos: Banxico, CCE, ABM, entre otros, e incluso de algunos legisladores de Morena, se decidió que sería aplazada su discusión asta el próximo periodo ordinario, que inicia en febrero.

Recordemos que la semana pasada, el Senado aprobó el proyecto de ley que busca obligar a Banxico a comprar divisas que los bancos comerciales no puedan repatriar a sus países de origen y que pasen a formar parte de la reserva internacional.

De acuerdo a los reclamos que se hicieron a la reforma, de haber sido aprobada podría permitir que el dinero de los cárteles de la droga ingrese a las reservas del Banco central y enfrentar sanciones de Estados Unidos.

Santiago Nieto, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, aseguró ayer que la propuesta «debe analizarse en una discusión más amplia y técnica que permita enfrentar el problema de los dólares en efectivo (…) sin generar riesgos de lavado de dinero».

Ricardo Monreal, quien impulsó la reforma, ha defendido su propuesta asegurando que las modificaciones permitirán que quienes reciben remesas del exterior mantengan el valor de su dinero al tipo de cambio vigente, evitando que los comercios les paguen menos.

Sin embargo, la Asociación de Bancos de México dijo que apenas el 1% de las remesas que reciben las familias mexicanas son en efectivo, ya que poco más del 99% de los envíos se lleva a cabo vía transferencia electrónica.

Diversos analistas aseguraron que la ley buscaba favorecer a Banco Azteca, del empresario Ricardo Salinas, que tiene un historial negativo en la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC). Dicha idea fue reforzada por diversos actores del Banco de México, como el subgobernador Jonathan Heath.

 

En su maratónica sesión de ayer, la Cámara de Senadores aprobó el proyecto para reformar la Ley del Banco de México (Banxico), que según señala el texto, busca fortalece la economía de los mexicanos que migraron a Estados Unidos, de las familias que reciben remesas en efectivo, así como de quienes dependen de la actividad turística y del comercio de bienes en la frontera.

El dictamen se avaló en lo general con 67 votos a favor 23 en contra y 10 abstenciones.

Las modificaciones otorgan la certeza jurídica de que los dólares siempre se podrán canjear por pesos en los bancos de una forma legal y segura, obteniendo por ellos la mejor paridad del mercado. Además, evitan que se recurra al mercado negro de divisas, en donde se obtienen menos pesos por los dólares y se fortalecen las estructuras del crimen organizado y los flujos de dólares irrastreables por la autoridad fiscal.

El presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, Alejandro Armenta Mier, afirmó que el Estado está obligado a modificar su marco normativo para que los millones de mexicanos que regresan a nuestro país encuentren condiciones adecuadas en el tipo de cambio y obtengan “el valor exacto de su esfuerzo” al intercambiar sus dólares.

Las reformas, enfatizó, “no promueve el lavado de dinero”, sino que favorece a los trabajadores migrantes que en la contingencia sanitaria enviaron casi 10% más de remesas para pagar la atención médica de sus familiares.

Sin embargo, la oposición acusó que era falsa la intención expuesta por los legisladores afines a la 4T sobre las modificaciones a la Ley.  Juan Zepeda, de Movimiento Ciudadano, advirtió que se estaba vulnerando la autonomía del Banco de México, imponiéndole obligaciones de las instituciones bancarias comerciales, entre ellas, el congelamiento de operaciones internacionales por lavado de dinero.

El senador Emilio Álvarez Icaza alertó que con la aprobación de la iniciativa se estaba convirtiendo a Banxico en una “lavadora de dinero del narcotráfico”. Dijo que, si el problema son las remesas que envían los migrantes, la alternativa era crear mecanismos para protegerlas con instituciones financieras.

La reforma precisa que las divisas que podrán formar parte de la reserva, a juicio del Banco de México, son únicamente los billetes y monedas extranjeras, captados por las instituciones de crédito en los términos, montos y modalidades que determine la Ley de Instituciones de Crédito, que no puedan ser repatriados a su país de origen.

Dispone que los billetes y monedas extranjeras excedentes que capten las instituciones de crédito serán repatriadas a su país de origen conforme al contrato de corresponsalía que tengan firmado.

La asamblea aceptó la reserva que aclara que los montos que no se puedan repatriar serán comprados por el Banco de México, para lo cual éste, escuchando a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, así como a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, regulará el procedimiento de compra al tipo de cambio vigente. El procedimiento de compra de divisas incluirá la obligación de las instituciones de crédito para contar con procesos, sistemas y personal adecuados para recabar, verificar y conservar la información de identificación de sus clientes o que permita evaluar el riesgo que pueden representar en la materia.

Además, de procesos que deberán seguir, así como personal adecuado, para monitorear las operaciones a través de los sistemas automatizados con que cuente, con el fin de detectar operaciones inusuales.

Se indica que se podrá elaborar y documentar las políticas y procedimientos para evaluar y mitigar los riesgos que la institución de crédito asuma ante la realización de operaciones con divisas relacionadas con actos presuntamente ilícitos o con recursos de origen indeterminado.

Sobre las modificaciones aprobada por el Senado, el Banco de México emitió un posicionamiento el que dijo que a pesar de las modificaciones hechas al proyecto de decreto, considera que en las reformas aprobadas persisten los riesgos a las operaciones del Banco Central que ya se habían advertido.

Aclaró que aunque Banxico participó en el grupo de trabajo convocado por la Comisión de Hacienda y Crédito Público del Senado, las consideraciones sobre los temas fundamentales y alternativas de solución que presentaron  no fueron incluidas en el proyecto aprobado.

Al indicar que el proyecto pretende beneficiar a la población que recibe billetes y monedas extranjeros. Entre dichos beneficiarios, destacan principalmente quienes se dedican a actividades turísticas y aquellos que reciben remesas en efectivo, los cuales representan el 1% del total de las remesas enviadas al país, lamentó que el proyecto proponga imponer al Banco de México la obligación de comprar dichos billetes y monedas captados por la banca y que no puedan ser repatriados.

«El Banco de México destaca que los impactos del proyecto ocasionarían afectaciones y riesgos substanciales sin cumplir el objeto que dicho proyecto busca lograr. Adicionalmente, las autoridades competentes en materia de prevención del lavado de dinero coinciden en las afectaciones que el proyecto ocasionaría en los estándares que el sistema financiero debe establecer al operar con billetes y monedas extranjeros, que son considerados de alto riesgo, así como el contagio de dicho riesgo al Banco Central», expuso Banxico.

Añadió que también se podría dar lugar a que autoridades extranjeras impongan restricciones a las entidades financieras de su país y que ofrecen servicios de corresponsalía a las instituciones mexicanas para procesar la moneda extranjera que estas últimas capten, así como limitaciones a las operaciones y acuerdos celebrados con el Banco de México.

Banxico insistió en la vulneración que las normas previstas en el proyecto de decreto ocasionarían a su autonomía para el ejercicio de sus funciones, debido a la determinación en ley de operaciones activas que el Banco Central quedaría obligado a realizar.

Enfatizó que el proyecto de decreto obligaría al Banco Central a realizar operaciones activas de alto riesgo que pueden comprometer la disponibilidad de los activos internacionales en reserva y el cumplimiento del mandato constitucional de preservar el valor adquisitivo de la moneda nacional.

Al respecto, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que la reforma a la ley del Banco de México debe ser respetada.

«Si se aprobaron en el Senado, por el Congreso, pues son reformas que deben de acatarse, que deben de respetarse», dijo el mandatario brevemente en su conferencia de prensa matutina.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció cambios y nuevos nombramientos al interior del gobierno federal, entre los que destacaron posiciones en Banxico, Marina, la Secretaría de Hacienda, el INEGI y la Secretaría de Economía.

El primer nombramiento es el de la capital de altura, Ana Laura López Bautista, quien va a ser la nueva Coordinadora General de Puertos y Marina. Explicó que este nuevo nombramiento llega toda vez que los puertos pasan a la Secretaría de Marina. López Bautista sustituye a Rosa Icela Rodríguez, quien dejó dicha posición para encabezar la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Sobre las propuestas que enviará al Senado este mismo lunes, indicó que para subgobernadora del Banco de México (Banxico), y por ende miembro de su Junta de Gobierno, propone a Galia Borja Gómez. Borja Gómez se desempeña actualmente como Tesorera de la Federación.

Elvira Concheiro va a ser la próxima tesorera de la Federación. En el caso de dicho relevo, AMLO señaló que el nombramiento debe ser ratificación de la Cámara de Diputados.

El segundo nombramiento que enviará al Senado con el fin de que sea ratificado, el presidente informó que propondrá a Graciela Márquez Colín, actual secretaria de Economía, para que se integre a la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Geografía y Estadística, el INEGI. En este caso, López Obrador indicó que el próximo año tendrá que hacer la propuesta para la presidencia del Instituto, por lo cual busca que a la brevedad haya una representante vinculada a su  gobierno en la Junta de Gobierno del INEGI.

De confirmarse la incorporación de Márquez Colín al INEGI, será Tatiana Clouthier Carrillo quien la sustituirá en  Economía. Precisó que dicho nombramiento no requiere la aprobación del Congreso, pues es una decisión del Ejecutivo.

«Cinco mujeres, que tiene como distintivo la honestidad (…) Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes, entonces tenemos que erradicar por completo la corrupción y por eso se está proponiendo a estas cinco mujeres para ocupar cargos muy importantes en el Gobierno», enfatizó AMLO.

Añadió que la decisión de considerar a cinco mujeres no tiene que ver con un tema de cumplir con la llamada cuota de género. Aseguró que tiene que ver con la necesidad de tener en el servicio público a hombres y mujeres honestos.

Al ser cuestionado sobre qué lo hizo optar por su excoordinadora de campaña (Tatiana Clouthier), indicó que se debió a que es una mujer con principios, integridad y honesta, en quien confía ayudará a que se siga promoviendo la actividad económica en el país y se tenga buenas relaciones con el sector empresarial, con el sector obrero y que sigue fomentando el comercio exterior.

El Banco de México (Banxico) indicó este miércoles que las pruebas de estrés al sistema financiero local mostraron que la banca en su conjunto cuenta con niveles de capital que le permitirían hacer frente a distintos retos que podría enfrentar la economía derivados de la pandemia del coronavirus.

No obstante, a nivel individual algunas instituciones que representan una baja participación en el sistema podrían sufrir dificultades para mantener los niveles mínimos de capitalización requeridos por la regulación local.

Al presentar el Reporte de Estabilidad Financiera, Banxico reconoció que la pandemia de COVID-19 ha planteado un escenario inédito a nivel global, que ha afectado profundamente la vida cotidiana y las actividades económicas en todos los países. En particular, dijo, las medidas de confinamiento y distanciamiento social adoptadas para limitar la propagación del virus han tenido un efecto adverso sobre las economías, dislocando las cadenas de valor y paralizando diversos sectores productivos.

Precisaron que el sistema financiero en México continúa enfrentando retos importantes relacionados con la operación de los mercados, el flujo de financiamiento a la economía, la contención de los problemas de liquidez y la gestión adecuada de los riesgos.

Reconocieron que las afectaciones a la actividad económica ocasionadas por la pandemia y las medidas implementadas para su contención han repercutido en los niveles de empleo e ingresos de los hogares.

Banxico detalló que el financiamiento a hogares durante el segundo y tercer trimestre del año se desaceleró, asociado a factores de oferta como de demanda, explicándose principalmente por la reducción del financiamiento destinado al consumo. La morosidad de la cartera de consumo exhibió una disminución en todos los segmentos debido a los quebrantos de cartera vencida de la banca; los préstamos personales continúan siendo el segmento que presenta mayor morosidad. A diferencia del crédito al consumo, el crédito a la vivienda continuó creciendo en 2020, aunque a un menor ritmo.

Por su parte el financiamiento total a las empresas privadas no financieras del país se desaceleró durante el segundo y tercer trimestre de 2020; no obstante, aclaró Banxico, su variación real anual se mantuvo ligeramente positiva a septiembre. En particular, el crédito a Pymes continuó contrayéndose durante el periodo de referencia, reflejando un menor financiamiento, particularmente, a nuevos acreditados.

Con respecto a la posición financiera del sector público, el informe del Banco de México refiere que en el periodo enero-septiembre de 2020, el balance público presentó un déficit menor al que se había proyectado originalmente en el Paquete Económico 2020. Lo anterior resultado tanto de menores ingresos presupuestarios como de un menor gasto respecto a lo previsto en la Ley de Ingresos de la Federación. En cuanto a las empresas productivas del Estado, la caída de los precios del petróleo, así como una menor producción, propiciaron una reducción en los ingresos anuales de Pemex durante el tercer trimestre.

Se añade que si bien a principios de la pandemia el riesgo de liquidez para algunas instituciones aumentó, en general las instituciones contaban con amplias reservas de liquidez para hacer frente a este riesgo. A partir del segundo trimestre de 2020, tras el choque inicial generado por la incertidumbre de la pandemia, las reservas de liquidez del sistema en su conjunto, en particular de los bancos más grandes, se han incrementado. Los bancos medianos y pequeños mantienen también, en promedio, niveles adecuados de liquidez, a pesar de los retos que han enfrentado durante el segundo semestre.

Asegura que la banca de desarrollo e instituciones de fomento continúan presentando solidez financiera. Añaden que el financiamiento de la banca de desarrollo tiene potencial para mitigar los efectos crediticios de las contracciones económicas, siempre y cuando se utilicen para financiar proyectos socialmente rentables y con condiciones adecuadas de recuperación.

En el reporte, se mencionan cuatro riesgos macrofinancieros para el sistema financiero: una recuperación de la economía global menos vigorosa de lo anticipado, particularmente en Estados Unidos; mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales y una recomposición de flujos hacia activos de menor riesgo; una recuperación más lenta de la economía nacional, y ajustes en la calificación crediticia soberana y de Pemex.

A dichos riesgos se suman los relacionados con la continuidad operativa por las medidas de confinamiento y trabajo a distancia implementadas por diversas instituciones financieras durante la pandemia. Asimismo, el incremento en las conexiones remotas que se requieren en el uso de esquemas de trabajo a distancia ha contribuido a un aumento en la exposición a los riegos asociados a la ciberseguridad.

«El sistema financiero mexicano en su conjunto ha mostrado resiliencia ante las condiciones adversas que se han presentado. No obstante, persiste incertidumbre respecto a los efectos de la pandemia en la cartera de crédito de los sectores más vulnerables, por lo que se requiere especial seguimiento a los sectores o segmentos con mayor afectación en sus ingresos, así como al riesgo que representa para algunas instituciones la concentración en sus fuentes de financiamiento», precisa Banxico.

México recibió 33 mil 564 millones de dólares en remesas entre enero y octubre de este año, un aumento del 10.4% respecto al mismo periodo de 2019, pese a la crisis de la pandemia del Covid-19, informó este martes el Banco de México (Banxico).

El total de remesas superaron los 30 mil 394 millones de dólares de los primeros diez meses del año pasado, precisó el Banco Central en su reporte mensual.

El monto del dinero enviado por transacción también se incrementó, pues la remesa promedio de enero a octubre fue de 339 dólares, 4.17% más que en el mismo lapso de 2019, cuando fue de 326 dólares.

El número de operaciones pasó de 93.3 millones en los primeros diez meses de 2019 a 98.9 millones en el mismo lapso de 2020, un incremento del 6%.

Tan solo en octubre, las remesas representaron 3 mil 598 millones de dólares de ingresos para México, una cifra superior a los 3 mil 570 millones de dólares de septiembre.

Recordemos que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha agradecido en varias ocasiones a los cerca de 38 millones de mexicanos que hay en Estados Unidos, al estimar que este año enviarán 40,000 millones de dólares en remesas que beneficiarán a 10 millones de familias.

Según los pronósticos del presidente, este año se superarían las remesas enviadas a México en 2019, cuando alcanzaron un máximo histórico de 36 mil 048 millones de dólares, con un incremento de 7.04% respecto a la cifra registrada en 2018.

Analistas del sector privado esperan que la economía nacional se contraiga un 9.10% al cierre de este año, una mejoría desde la estimación previamente que era del 9.44%, reveló este martes la encuesta sobre las expectativas de los especialistas en economía del Banco de México (Banxico).

Para 2021, también se realizó un ajuste, pasando de un 3.21 proyectado en octubre pasado, a un 3.29 en esta nueva edición correspondiente a noviembre.

Los especialistas consultados por el Banxico ajustaron a un 3.63%, desde un 3.92%, su expectativa para la inflación al cierre del 2020 y para 2021 la ajustaron a 3.61% desde el 3.60% proyectado en octubre.

Adicional, redujeron ligeramente a 20.57 la previsión del tipo de cambio, desde las 21.74 unidades estimadas el mes previo. Para 2021 el tipo de cambio sería de 21.20 pesos por dólar.

La media de las proyecciones fueron calculadas con base en las respuestas de 34 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, recibidas entre los días 18 y 27 de noviembre.

Los especialistas consultados consideraron que, a nivel general, los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México, se asocian con las condiciones económicas internas (46%), la gobernanza (25%); y las condiciones externas (20%).

A nivel particular, los principales factores son: la incertidumbre sobre la situación económica interna (21% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (19% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (17% de las respuestas); la incertidumbre política interna (11% de las respuestas); y la política de gasto pública (8% de las respuestas.

El Banco de México (Banxico) revisó a la baja este miércoles sus previsiones de impacto de la pandemia en la economía nacional, e informó que ahora espera una contracción de 9.3% en 2020, desde el 12.8% estimado en el segundo trimestre.

Banxico presentó su informe del tercer trimestre correspondiente a julio-septiembre 2020, en el que analiza el impacto que ha tenido la pandemia de Covid-19 en la economía.

El nuevo estimado anticipa una caída del PIB mexicano en un intervalo de 8.7% a 9.3% y un escenario central, también negativo, de 8.9%.

Recordemos que en el segundo trimestre, el PIB se desplomó 18.7% frente al mismo lapso de 2019, pero entre julio y septiembre la caída se moderó a 8.6% sobre igual período del año pasado, según cifras oficiales.

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, dijo en rueda de prensa que disponen de mayor información sobre el impacto de la pandemia y la fase de recuperación, lo que permite anticipar un escenario único, aunque reconoció que «sigue persistiendo un alto grado de incertidumbre en lo global y lo nacional (…). Estamos conscientes de que es una situación muy adversa por la pandemia, que no está controlada».

Díaz de León indicó que no se descarta un segundo confinamiento ante el avance de la pandemia del nuevo coronavirus.

Luego de que se ordenara el cierre de actividades en marzo pasado, operando únicamente las actividades esenciales, desde junio pasado se dado pie a una reapertura gradual de sectores de la economía.

Para 2021, Banco de México ve un crecimiento del PIB en un intervalo de 0.6% a 5.3% y para 2022 se consolidaría la recuperación en torno a 2.6% y 3.8%.

Sobre la inflación, el informe muestra una desaceleración tras un repunte transitorio en el trimestre anterior y espera que cierre el año en 3.6%, dentro del objetivo del banco de 3%, +/- un punto porcentual.

La inflación interanual se desaceleró en la primera quincena de noviembre más de lo que esperaba el mercado, para ubicarse en su nivel más bajo en cinco meses y adentrarse nuevamente en el rango de la meta del Banco de México (Banxico), reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El Índice Nacional  de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de un 3.43%, por debajo del 4.09% de la segunda quincena de octubre.

Al interior del índice de precios subyacente, los precios de las mercancías bajaron 0.30%, mientras que los precios de los servicios aumentaron 0.10% quincenal.

La desaceleración de la variable en su medición interanual estuvo ligada sobre todo a una disminución de precios en prendas de vestir y calzado, así como en los rubros de transporte y comunicaciones, según lo publicado por el INEGI.

El Banco de México, que tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual, hizo una pausa en su ciclo de política monetaria a inicios de noviembre y mantuvo su tasa en un 4.25%, argumentando que la inflación mantiene una trayectoria convergente hacia su meta.

En tanto, la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación interanual del 3.68%, por debajo del 3.89% esperado por analistas.

En los primeros 15 días de noviembre, los precios al consumidor aumentaron apenas un 0.04%, mientras que el índice subyacente retrocedió un 0.11%.

El Banco de México (Banxico) informó este martes que las remesas registraron un aumento del 10% entre enero y septiembre de este año, respecto al mismo periodo de 2019, al sumar 29 mil 964 millones de dólares, pese a la crisis por la pandemia de Covid-19.

El total de remesas superaron los 27 mil 239 millones de dólares de los primeros nueve meses del año pasado, precisó Banxico.

El monto del dinero enviado por transacción también se incrementó, pues la remesa promedio de enero a septiembre fue de 339 dólares, 3.95% más que en el mismo lapso de 2019, que fue de 326 dólares.

Asimismo, el número de operaciones pasó de 83.4 millones en los primeros nueve meses de 2019 a 88.3 millones en el mismo periodo de 2020, un incremento del 5.82%.

Tan solo en septiembre, las remesas representaron 3 mil 568 millones de dólares de ingresos para el país, una cifra prácticamente idéntica a la de agosto.

Estos datos contrastan con las de marzo, cuando se recibió un monto histórico de más de 4,000 millones de dólares, una cifra casi 49% superior a los 2,694 millones de dólares en febrero.

Las remesas, casi en su totalidad de Estados Unidos, rompen récords pese a la crisis sanitaria. El presidente López Obrador ha agradecido en varias ocasiones a los 38 millones de mexicanos que hay en Estados Unidos, al estimar que este año enviarán 40,000 millones de dólares en remesas para cerca de 10 millones de familias pobres.

Este martes, durante su conferencia matutina y antes de la publicación del dato por parte del Banco de México, López Obrador había destacado que las remesas seguían estando «arriba».

Especialistas del sector privado revisaron su pronóstico de contracción del PIB para este 2020 ante la crisis de la COVID-19. La nueva proyección se sitúa en -9.82%

La caída proyectada es ligeramente inferior a la prevista en agosto, cuando los especialistas calculaban una caída del 9.97% de la economía para este año, mientras en julio las expectativas eran de un decrecimiento del 10.02%.

Los analistas consultados por el Banco de México (Banxico) aumentaron ligeramente sus previsiones para 2021, que ahora proyectan un crecimiento del 3.26%, superior a la previsión anterior que era del 3.01%.

Dicho pronóstico se encuentra lejos del presentado por el gobierno, que proyecta un aumento en el PIB del 4.6% para el próximo año.

El sondeo del banco central también reflejó un aumento en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2020. Los especialistas consultados esperan que la inflación general se sitúe en el 3.89%, frente al 3.82% estimado hace un mes.

Para 2021, esperan que la inflación general cierre en el 3.57%, cifra ligeramente inferior al 3.60% proyectado en julio pasado.

Para el tipo de cambio, proyectan que cierre el año en 22.14 pesos por dólar; en la encuesta anterior la cotización proyectada era de 22.61 unidades por billete. Para 2021 el tipo de cambio que proyectan es  22.33.

En relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses, los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con las condiciones económicas internas (42% de las respuestas); la gobernanza (23%), y las condiciones externas (18%).

A nivel particular, los principales factores son la debilidad en el mercado interno (22% de las respuestas); la debilidad del mercado externo y la economía mundial (17%); la incertidumbre sobre la situación económica interna (14%); la política de gasto público (13%), y la incertidumbre política interna (12%).

Los mexicanos recibieron 26,395,72 millones de dólares en remesas entre enero y agosto de este año, un aumento de 9.35% respecto al mismo periodo de 2019, pese a la crisis de COVID-19, informó este jueves el Banco de México (Banxico).

El total de remesas superaron los 24,138,41 millones de dólares de los primeros ocho meses del año pasado.

El monto del dinero enviado por transacción también incrementó, pues la remesa promedio de enero a agosto fue de 338 dólares, 3.72% más que en el mismo lapso de 2019, cuando fue de 326 dólares.

Asimismo, el número de operaciones pasó de 74.02 millones en los primeros ocho meses de 2019 a 78.04 millones en el mismo lapso de 2020, un incremento del 5.43%.

Tan solo en agosto, las remesas rebasaron los 3,574 millones de dólares, un aumento mensual de 1.2% frente a los 3,531.8 millones de dólares de julio.

Pese a los datos de crecimiento, contrastan con lo reportado en marzo, cuando México recibió un monto histórico de más de 4,000 millones de dólares, una cifra casi 49% superior a los 2,694 millones de dólares en febrero.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha agradecido en varias ocasiones a los 38 millones de mexicanos que hay en Estados Unidos, al estimar que este año enviarán 40,000 millones de dólares en remesas para cerca de 10 millones de familias pobres.

«Con las remesas estamos fortaleciendo el consumo y, a pesar de la pandemia y de la crisis, no hay hambre en nuestro país, se está garantizando el consumo básico», dijo AMLO la semana pasada en su discurso ante la Asamblea General de la ONU.

Los pronósticos del presidente superarían las remesas enviadas a México en 2019, cuando alcanzaron un máximo histórico de 36,048 millones de dólares, con un incremento de 7,04 % respecto a la cifra registrada en 2018.