Tag

brazalete

Browsing

Los siete equipos europeos que habían previsto portar un brazalete coloreado «One Love» a favor de la inclusión y contra la discriminación renunciaron este lunes a hacerlo frente a la amenaza de «sanciones deportivas» durante el Mundial de Qatar, anunciaron a pocas horas del partido Inglaterra-Irán.

«La FIFA ha sido muy clara, impondrá sanciones deportivas si nuestros capitanes portan los brazaletes sobre el campo. Como federaciones nacionales, no podemos pedir a nuestros jugadores que se arriesguen a sanciones deportivas, incluidas tarjetas amarillas», escribieron las siete federaciones.

Inglaterra, Gales, Bélgica, Dinamarca, Alemania, Países Bajos y Suiza renunciaron por ello a que sus respectivos capitanes reciban una tarjeta amarilla por este brazalete inclusivo, sintiéndose «frustrados» por la inflexibilidad de la FIFA.

Inicialmente miembro de la iniciativa «One Love», Francia había anunciado en palabras de su capitán Hugo Lloris que no llevaría el brazalete.

«Estábamos listos a asumir multas aplicables en caso de no respeto de las reglas sobre los equipos y estábamos muy comprometidos sobre ese brazalete. Pero no podemos poner a nuestros jugadores en una situación en la que puedan ser amonestados, e incluso tener que abandonar el terreno» (en caso de una segunda tarjeta amarilla), justificaron las federaciones.

El reglamento sobre los equipos prevé que los capitanes lleven «los brazaletes proporcionados por la FIFA» durante las fases finales. En el caso contrario, el árbitro puede pedir al jugador que abandone el terreno para «corregir su atuendo», y en caso de no respeto de esta consigna, el jugador puede ser amonestado, bajo la apreciación del árbitro.

Como reconoció este lunes el entrenador danés, Kasper Hjulmand, «ir al campo y que te sancionen con una tarjeta amarilla no es posible», indicó. «No podemos pedir a los jugadores que asuman eso», prosiguió.

Y es que desde su designación para organizar el evento en 2010, Qatar ha sido blanco de fuertes críticas, que se han intensificado aún más con la proximidad del torneo, sobre todo en materia de derechos humanos, en particular las personas LGBTQ+ y los trabajadores migrantes, entre ellos, los que trabajaron en las obras del Mundial.

Para demostrar su compromiso con estas causas, varias federaciones europeas anunciaron en septiembre la iniciativa «One Love».

Durante mucho tiempo de manera silenciosa, la FIFA, que lo consideraba como una crítica enmascarada hacia el país anfitrión, reaccionó el sábado ofreciendo sus propios brazaletes de capitán, con mensajes mucho más consensuales, como «Salva el planeta», «Educación para todos» o «No a la discriminación».

Este lunes, el organismo regidor del fútbol mundial anunció que sus brazaletes oficiales con el mensaje «No a la discriminación» serían utilizables por los capitanes desde ya, cuando estaba previsto que los usaran, en un principio, desde los cuartos de final.

Horas más tarde la Federación Belga (RFBA) anunció que tampoco podrá utilizar su segundo juego de camisetas, en las cuales está inscrita la palabra «Love».

«Los jugadores y entrenadores de Bélgica son grandes defensores de la inclusión y continuarán mostrando su apoyo por otras vías», señaló la RBFA.

También este lunes, tras ganar su primer partido por 2-0 a Senegal, el holandés Davy Klaassen, uno de los goleadores, señaló que la FIFA les «forzó» a no llevar el brazalete arcoíris. «Nos han forzado a no llevarlo porque no queríamos comenzar con una tarjeta amarilla. Fue una elección difícil, pero la tuvimos que hacer», dijo.

Luego de poco más de 2 años de haber ingresado a prisión, la noche de ayer el ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés, abandonó el Reclusorio Oriente en la Ciudad de México tras pagar una fianza de 40 millones de pesos.

Con esto, el político enfrentará en libertad condicional su proceso por el delito de defraudación fiscal equiparada; lo hará con un brazalete electrónico que se le colocó en la pierna.

Cerca de las 21:30 horas, el panista abandonó el Reclusorio abordó una camioneta blanca que lo llevó a un domicilio, que de acuerdo a su abogado, Antonio Lozano Gracia, tiene de tiempo atrás en la capital del país.

Lozano Gracia afirmó que su cliente estuvo preso por motivos políticos al decir que «es evidente que la Procuraduría General de la República fabricó una averiguación en este caso, que ni siquiera hubo conocimiento previo”.

 

Foto: Twitter @jenarovillamil

El Juez Sexto de Distrito en Procesos Penales Federales, Alejandro Caballero Vértiz, rechazó la solicitud de la Procuraduría General de la República (PGR), de volverle a colocar un brazalete electrónico a la exlideresa del SNTE, Elba Esther Gordillo.

 

Adicional el juez federal decidió endurecer las visitas y comunicaciones de Gordillo, tanto vía telefónica como a través de correos electrónicos con personas que no estén autorizadas judicialmente. Dio un plazo de 24 horas para que la maestra entregue el nombre, identificación oficial y comprobante de domicilio de las personas que la visitarán, además del motivo al que responde su visita.

 

Indicó que en caso de no cumplir con las especificaciones, se suspenderán temporalmente las visitas de familiares y amigos.

 

Además prohibió a las personas autorizadas para visitarla el ingreso a su departamento con cualquier instrumento de comunicación, tales como teléfonos, laptops, tabletas digitales, dispositivos de almacenamiento, entre otros y limitó las visitas a un horario de 9:00 a las 20:00 horas.

 

Las nuevas medidas impuestas a Gordillo, se deben a que la PGR se quejó que la maestra estaba convirtiendo el inmueble en donde cumple la prisión domiciliaria, en una «oficina de despacho» en la que acusó, recibe hasta 10 personas por día.

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

La «amargura» le duró a penas una semana a Elba Esther Gordillo. Y es que la noche de ayer un juez federal ordenó que le fuera retirado el brazalete electrónico a la ex lideresa del SNTE, argumentando que dicha medida dañaba su salud emocional.

 

Alejandro Caballero Vértiz, Juez Sexto de Distrito en Procesos Penales Federales,  fue quien calmó el «sufrir» de Gordillo, luego de que éste atrajera el caso debido a que la Juez Décimo Segundo de Distrito en Amparo, negara retirarle el brazalete y fuera turnado a Caballero para que se pronunciara al respecto

 

La defensa de Gordillo solicitó la medida, pues indicaron que el aparato le causaba molestias y ansiedad, ya que por las noches vibraba sin motivo alguno y le afectaba el sueño.

 

Recordemos que Elba Esther consiguió prisión domiciliaria desde el pasado 16 de diciembre, fecha en que abandonó la Clínica MediAccess de Lomas de Chapultepec, para ser trasladada a su departamento ubicado en la calle de Galileo en Polanco.

 

Para pode gozar de dicha medida, Gordillo tenía que portar el brazalete, tenía prohibido salir del inmueble y restricción en sus telecomunicaciones; además de que tuvo que entregar pasaporte, visa y tener un control de visitas limitado a familiares, médicos y abogados previamente registrados.

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

Luego de que llegara a su departamento de Polanco, en la Ciudad de México, a Elba Esther Gordillo le han sido impuestas algunas medidas de seguridad entre las que se encuentran un brazalete electrónica y personal de resguardo en el inmueble.

 

El brazalete que se le coloco a la ex lideresa magisterial, fue colocado en su tobillo, con el cual estará monitoreada las 24 horas. Adicional la Policía Federal Ministerial de la PGR dispuso de personal de la dependencia para resguardar los 2 kilómetros a la redonda del edificio en donde se encuentra. Entre las medidas también aparece que se le recogió el pasaporte y visas.

 

Sin embargo personas allegadas, a Gordillo no le agradaron las medidas de seguridad que le impusieron, pues con respecto al brazalete de monitoreo, indica que le causa molestias, y criticó el dispositivo de  seguridad que se montó en la zona en que ahora vive, y condenó que se haya clausurado la puerta que su departamento da a uno de los elevadores del inmueble.

 

Con información de Medios / Foto: Archivo APO