Tag

Casa Blanca

Browsing

La Casa Blanca arremetió este miércoles contra el gobernador de Texas, el republicano Greg Abbott, por haber ordenado un incremento de las inspecciones de camiones en la frontera con México.

Esas inspecciones están provocando retrasos en el tráfico e «interrupciones significativas» en las cadenas de suministro de alimentos y automóviles, afirmó en su comunicado la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Psaki tildó de «innecesarias» esas inspecciones de los camiones que transitan entre México y el estado fronterizo de Texas.

Aseguró que están provocando retrasos en fábricas y están teniendo un impacto negativo en los empleos, además de estar causando «un aumento de precios» para las familias de Texas y del resto de Estados Unidos.

La portavoz afirmó que algunos camiones están experimentando retrasos de hasta 5 horas para poder cruzar la frontera y explicó que, por esa razón, el tráfico de aquellos vehículos que transportan personas o mercancías se ha reducido hasta un 60%.

«Las acciones del gobernador Abbott están teniendo un impacto en los empleos de las personas y en el modo de vida de las familias estadounidenses trabajadoras», aseveró Psaki.

Recordemos que Abott ordenó incrementar las inspecciones en la frontera después de que, con el visto bueno del presidente demócrata Joe Biden, los gubernamentales Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EUA (CDC) anunciaran que acabarán con el «Título 42» en mayo.

Esta norma fue proclamada bajo el gobierno del republicano Donald Trump y había permitido deportar automáticamente a la mayoría de los migrantes que llegan a la frontera sin posibilidad de pedir asilo.

En concreto, Abbott ordenó a las autoridades estatales que detengan e inspeccionen todos los tractocamiones y autobuses que crucen desde México hacia Estados Unidos, argumentando medidas de control migratorio y seguridad fronteriza para prevenir el trasiego ilegal de migrantes y drogas.

El gobierno mexicano expresó ayer su rechazo a esas inspecciones al considerar que perjudican el flujo comercial entre los dos países.

Texas y México son importantes socios comerciales y, solo en 2020, intercambiaron bienes y servicios valorados en 177,800 millones de dólares, de los que aproximadamente 89,000 millones fueron exportaciones de México a EUA y 88,7000 fueron importaciones procedentes de EUA, según datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, está a punto de dejar el puesto para trabajar en el canal de televisión MSNBC, anunciaron este viernes el sitio Axios, el canal CNN y el New York Times.

Psaki, de regreso este viernes a la famosa sala de prensa de La Casa Blanca tras unos días de ausencia tras dar positivo a COVID-19, esquivó las preguntas sobre su futuro.

«No te vas a deshacer de mí todavía», bromeó en respuesta a un periodista, y agregó: «No tengo nada que confirmar sobre la duración de mi (puesto) de servicio público» o «sobre proyectos futuros».

También se le preguntó a Jen Psaki sobre los problemas éticos que surgen si continúa respondiendo a toda la prensa mientras negocia un empleo con un medio en particular.

«Esta administración impone a todos una serie de obligaciones legales y éticas estrictas (…) en cuanto a las discusiones con futuros empleadores. (…) Respeté (estas reglas) y he ido más allá», afirmó.

Según la plataforma informativa Axios, la primera en revelar la información, Jen Psaki, de 43 años, está en negociaciones con MSNBC, un canal progresista que ya reclutó a la exportavoz de la vicepresidenta Kamala Harris, Symone Sanders.

Según CNN, Psaki permanecerá en el cargo hasta la popular «Cena de la asociación de corresponsales en La Casa Blanca», que tendrá lugar el 30 de abril, luego de dos ediciones canceladas por la pandemia.

La actual portavoz presidencial dijo en 2021 que solo tenía la intención de ocupar el cargo un año más porque quería pasar más tiempo con sus dos hijos pequeños.

Tras ocupar varios puestos gubernamentales durante los dos mandatos de Barack Obama, Psaki se sumó a CNN en 2017 como comentarista política. Luego, en noviembre de 2020, integró el llamado equipo de «transición», responsable de preparar la llegada de Joe Biden a La Casa Blanca.

El presidente Joe Biden firmó este miércoles una orden ejecutiva para la regulación de las criptomonedas donde pide a la Reserva Federal, la Fed, explorar la posibilidad de crear su propia divisa digital.

La administración Biden considera la explosiva popularidad de las criptomonedas como una oportunidad para evaluar los riesgos y ventajas de tener activos digitales.

Con la orden ejecutiva, Biden giró instrucciones al Departamento del Tesoro y a otras agencias federales para que evalúen el impacto de las criptomonedas en la estabilidad financiera y la seguridad nacional.

Brian Deese, principal asesor de Biden en temas económicos y Jake Sullivan, su asesor en seguridad nacional, afirmaron que la orden comprende la primera vez que Estados Unidos fija una estrategia nacional para el uso de valores digitales.

La orden «ayudará a posicionar a Estados Unidos para que siga ejerciendo un rol de liderazgo en la innovación y regulación de un ecosistema de valores digitales, tanto a nivel nacional como internacional, de tal manera que proteja a consumidores, que se ajuste a nuestros valores democráticos y que impulse la competitividad global estadounidense», dijeron los funcionarios en un comunicado conjunto.

La medida surge en momentos en que funcionarios y legisladores expresan temores de que Rusia esté utilizando las monedas digitales para evadir las sanciones que la comunidad internacional le ha impuesto por su invasión a Ucrania.

La semana pasada los senadores demócratas Elizabeth Warren, Mark Warner y Jack Reed le pidieron al Departamento del Tesoro información sobre cómo planea impedir que las criptomonedas sean usadas por Rusia.

La administración Biden argumenta que Rusia no podrá usar criptomonedas para compensar la pérdida del comercio con Estados Unidos y Europa. Fuentes del gobierno han señalado que la orden ejecutiva estaba siendo preparada meses antes de la invasión de Ucrania.

Daleep Singh, asesor asistente de seguridad nacional y temas económicos de Biden, declaró a la cadena CNN que «las criptomonedas realmente no sirven para evadir sanciones».

La Casa Blanca instaló este año por primera vez una ofrenda por el Día de los Muertos, en el marco de la Celebración de de Día de Muertos, tradición mexicana que se ha extendido en Estados Unidos, acto que fue elogiado por México como un «gesto de amistad».

«Feliz Día de los Muertos de la Administración Biden-Harris», saludó el gobierno del presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris en la cuenta en Twitter de la Casa Blanca en español, junto a tres fotos de la colorida ofrenda.

El altar, ubicado en la residencia presidencial cerca del Ala Este, tiene en el centro una Virgen de Guadalupe, y debajo suyo un cuadro con el dibujo de una calavera con la leyenda «Día de los Muertos 2021» en inglés y en español, firmado por el mandatario y su esposa, «Joe & Jill».

Llamó la atención que la imagen de la Virgen de Guadalupe fue hecha por María Gloria Moroyoqui en 1993 en Nogales, Sonora, para el Festival Smithsonian Folklife. También se presentó en la exhibición de La Casa Blanca con motivo del Mes de la Herencia Hispana, el pasado octubre.

El personal de la Casa Blanca aportó los cuatro cuadros de ángeles colocados a los lados de la Virgen, y el resto de los elementos presentes en la ofrenda, entre los que destacaron las calaveras y las velas. Tampoco faltaron las flores de Cempasúchil.

«El altar del Día de Muertos con el que la Casa Blanca honra la memoria de quienes se han ido y las tradiciones más profundas de México nos llena de mucha satisfacción», comentó a la agencia AFP el embajador de México en Estados Unidos, Esteban Moctezuma. «Se trata de la muestra más fehaciente de nuestra cercanía como pueblos y naciones, además del amplio reconocimiento al trabajo y grandes aportaciones culturales que realizan día con día todos nuestros migrantes en Estados Unidos», añadió.

En Estados Unidos, donde según cifras oficiales viven unos 36,6 millones de personas de origen mexicano, se ha generalizado en los últimos años el festejo del Día de los Muertos, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en 2008.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, propuso este viernes reducir las emisiones globales de metano en un 30% para 2030, una iniciativa que impulsa junto a la Unión Europea (UE) y que confía en que cobre fuerza durante la cumbre del clima de la ONU (COP26).

«Tenemos que llevar nuestras máximas ambiciones posibles a (la COP26 en) Glasgow. Para los que aún no lo han hecho, se está agotando el tiempo», dijo Biden al inicio del Foro de Grandes Economías sobre Energía y Clima, organizado por la Casa Blanca.

Advirtió que, sin mayores compromisos de las grandes economías, «se escapa de las manos» el objetivo marcado por el Acuerdo de París de limitar el aumento de la temperatura media mundial a 1.5 grados centígrados para finales de siglo.

«Estamos trabajando con la Unión Europea y otros socios para lanzar un compromiso global sobre el metano, para reducir las emisiones globales de metano en al menos el 30 % para 2030, con respecto a los niveles de 2020», afirmó Biden.

Alcanzar ese objetivo no solo reducirá rápidamente el ritmo del calentamiento global, sino que proporcionará «otros beneficios muy valiosos, como mejorar la salud pública y la producción agrícola, agregó.

Y es que el metano es el segundo mayor gas antropogénico (originado por la actuación humana) que contribuye al calentamiento global, después del dióxido de carbono (CO2), y es responsable de «alrededor de medio grado» centígrado del aumento en la temperatura del planeta, según La Casa Blanca.

Biden confía en convencer a más líderes de otros países a que se sumen a la iniciativa sobre el metano, cuyo lanzamiento oficial está previsto durante la cumbre de Glasgow.

Sin embargo, al foro virtual organizado este viernes por La Casa Blanca no asistieron los líderes de los otros dos países más contaminantes del mundo, aparte de Estados Unidos: ni el presidente de China, Xi Jinping; ni el primer ministro indio, Narendra Modi.

Sí estuvieron presentes en cambio, por vía telemática, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien finalizó su conferencia de prensa matutina temprano, para poder atender la invitación.

López Obrador informó que se reuniría virtualmente con su homólogo estadounidense, Joe Biden, para abordar el tema del cambio climático.

«Tengo una participación mediante teleconferencia con el presidente (Joe) Biden y vamos a hablar sobre el tema del cambio climático”, señaló López Obrado desde Palacio Nacional, aunque no dio más detalles.

Adicional, participaron los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; el de Indonesia, Joko Widodo; el primer ministro de Corea del Sur, Moon Jae-in; el de Bangladesh, Sheikh Hasina; el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson; la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen; el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel; y el secretario general de la ONU, António Guterres.

Ninguno de ellos hizo declaraciones públicas en el foro, cuya única parte abierta a la prensa consistió en el discurso de Biden y los del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken; y del enviado especial de Estados Unidos para el clima, John Kerry.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, acosó sexualmente a varias mujeres y generó un «clima de miedo» dentro de su administración, según una investigación revelada el martes.

«Besos y abrazos no deseados», «toqueteos e insinuaciones sexuales»: una pesquisa independiente de cinco meses concluyó que Cuomo «acosó sexualmente a varias mujeres y, al hacerlo, violó la ley federal y estatal», señaló la fiscal general del estado de Nueva York, Leticia James, y agregó que entre las víctimas había «actuales y ex» funcionarias.

El explosivo informe detalla las acusaciones de 11 mujeres que pintan un cuadro «profundamente perturbador pero claro» de un patrón de comportamiento abusivo por parte del gobernador y su personal de alto rango, indicó en rueda de prensa.

James dijo que el caso, que mostraba «un ambiente de trabajo hostil para las mujeres», era «de naturaleza civil» y no estaba claro si Cuomo enfrentaría un proceso penal.

La investigación también descubrió que Cuomo y su equipo cercano tomaron medidas de represalia contra al menos una exempleada por denunciar su supuesta experiencia.

El gobernador negó rápidamente los señalamientos. «Quiero que sepan directamente de mí que nunca toqué a nadie de manera inapropiada ni hice insinuaciones sexuales inapropiadas», afirmó en un discurso televisado, en el que no dio indicios de que estuviera considerando dejar su puesto.

«Tengo 63 años. He vivido toda mi vida adulta a la vista del público. Eso no es lo que soy. Y ese no es quien he sido», aseveró, y agregó que había publicado una respuesta a las acusaciones en su sitio web: «Por favor, tómese el tiempo para leer los hechos y decidir por sí mismos».

Durante su mensaje, Cuomo buscó desmentir las acusaciones, señalando que solo trataba de «conectar» con la gente y mostrarles su aprecio.

«Ahora entiendo que hay perspectivas generacionales o culturales que, francamente, no las había apreciado del todo. Y he aprendido de esto», dijo.

Según detalles de la investigación conocidos en la rueda de prensa, una exempleada dijo que el político le metió la mano por debajo de la blusa el año pasado, mientras que una policía contó que le tocó la cintura y la cadera.

«Su conducta fue «no sólo comportamiento afectuoso anticuado, como él y algunos miembros de su personal tendrían, sino acoso sexual ilegal», dijo Anne Clark, una de las abogadas al frente de la investigación. «A todas les resultó perturbadora, humillante, incómoda e inapropiada» su conducta, dijo el otro abogado que lideró la pesquisa, Joon Kim.

Al respecto, La Casa Blanca tachó este martes de «aberrantes» los actos de acoso sexual en los que incurrió presuntamente el gobernador, aunque evitó opinar directamente sobre si el político debería de dimitir.

«No creo que nadie pudiera haber visto esta mañana (el anuncio de la Fiscalía de Nueva York) y no haber considerado aberrantes las acusaciones. A mí por lo menos me lo parecieron», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en su rueda de prensa diaria.

No obstante, la portavoz evitó responder a múltiples preguntas sobre si Biden cree que Cuomo debería dimitir. Lo que sí aclaró Psaki es que Biden no había hablado por teléfono este martes con el gobernador, que pertenece igual que él al Partido Demócrata.

Más tarde, el presidente Joe Biden pidió la renuncia del gobernador Andrew Cuomo. «Creo que debería renunciar», dijo Biden a periodistas en una conferencia de prensa desde La Casa Blanca.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, admitió este martes que no llegará a su objetivo de que el 70% de los adultos del país haya recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 para el próximo 4 de Julio, como se lo había propuesto semanas atrás.

Según los últimos datos de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC), hasta este martes el 55.9% de la población (más de 144 millones) mayor de 18 años está completamente inmunizada, mientras que el 65.4% (más de 168 millones) ha recibido al menos una dosis de la vacuna.

Sin embargo, las tasas varían considerablemente de unas zonas a otras del país. Un total de 16 estados de Estados Unidos, más el Distrito de Columbia han alcanzado la meta del 70%, mientras que cuatro estados: Misisipi, Wyoming, Luisiana y Alabama, registran menos del 50% de sus adultos con al menos una dosis.

El coordinador de la respuesta de La Casa Blanca a la COVID-19, Jeff Zients, destacó en una rueda de prensa los «asombrosos» logros alcanzados en los últimos meses, como haber conseguido rebajar los casos de la enfermedad en un 90% desde comienzos de año.

No obstante, Zients aseguró que para alcanzar el «audaz» objetivo marcado en marzo pasado por Biden de tener al 70% de los adultos con al menos una dosis para el 4 de Julio, Día de la Independencia del país, se van «a necesitar unas semanas extra».

«La realidad es que muchos jóvenes estadounidenses han sentido que la COVID-19 no es algo que les afecte y han estado menos interesados en ser vacunados», comentó el responsable. «Nos queda trabajo por hacer en ese segmento (de edad)», reflexionó, quien apuntó que podría ser un problema «dado que la variante Delta está en alza» en el país.

Zients destacó que sí que se alcanzará la meta del 70% en los mayores de 27 años para el 4 de Julio. Asimismo, subrayó que, desde la llegada de Joe Biden a La Casa Blanca en enero, el porcentaje de adultos vacunados ha pasado del 5% al 65%, y agregó que la vacunación continuará hasta acabar con el virus.

Sobre las bajas tasas de vacunación entre los jóvenes, la portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el gobierno va a redoblar sus esfuerzos, especialmente entre los jóvenes de entre 18 y 26 años para animarlos a que se inmunicen.

Ante la ralentización de la campaña de inmunización y los bajos índices en algunas zonas, el principal epidemiólogo de la Casa Blanca, Anthony Fauci avisó este martes de la posibilidad de brotes «localizados» de COVID en algunas áreas, aunque descartó que vayan a ser tan graves como los registrados antes de la aparición de las vacunas.

Recordemos que desde el 19 de abril, todas las personas mayores de 16 años son aptas para recibir la vacuna COVID en EUA.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump tiene previsto reanudar los mítines el próximo mes, según ha confirmado uno de sus asesores, citado por el portal The Hill.

Dicha decisión demuestra la intención del magnate de aumentar su visibilidad y actividad política, ajustada a sus intenciones de buscar la presidencia en 2024.

Según la información recogida por el diario ‘The Daily Mail’, Trump busca realizar dos actos públicos en junio y uno más a principios de julio, aunque los eventos aún no han sido anunciados de forma oficial.

Presumiblemente se desarrollarán de forma similar a los mítines que pronunció durante su campaña de reelección.

Trump ha reforzado en los últimos días su liderazgo en el Partido Republicano con la expulsión de Liz Cheney de los puestos de responsabilidad en la Cámara de Representantes. La degradación es el precio que ha pagado Cheney por sus críticas al expresidente y su ruptura con la línea oficial del partido.

El expresidente estadounidense ha apoyado a varios candidatos republicanos para elecciones futuras, como a la exsecretaria de prensa de La Casa Blanca, Sarah Sanders, que se presenta a gobernadora del estado de Arkansas. En este sentido, los planes de Trump para celebrar mítines indican que probablemente continuará respaldando a ciertos candidatos republicanos.

Trump ha mantenido un perfil muy bajo desde que abandonó La Casa Blanca, después del asalto que sus partidarios llevaron a cabo el 6 de enero al Capitolio de Estados Unidos, alentados por sus afirmaciones sobre un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre.

Además, con sus cuentas de Twitter y Facebook suspendidas, ha limitado sus comunicaciones únicamente a sus seguidores. Además de participar en espacios televisivos conservadores, ha emitido comunicados criticando la agenda de su sucesor, Joe Biden, entre otros aspectos.

Estados Unidos impuso este jueves sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su supuesto papel en el ciberataque masivo de SolarWinds, además de que impuso castigos relacionados con las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

El gobierno del presidente Joe Biden anunció además la expulsión de Estados Unidos de diez miembros de la misión diplomática rusa en Washington, incluidos integrantes de los servicios de Inteligencia.

La Casa Blanca acusó formalmente al Servicio de Espionaje Exterior de Rusia (SVR) de haber «perpetrado» el ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del gobierno estadounidense y grandes compañías mediante un programa de la empresa SolarWinds.

Hasta ahora, Washington solo había hablado de sus sospechas de que Moscú estuvo detrás de ese jaqueo, pero este jueves aseguró que la comunidad de inteligencia está «completamente segura» de que se trató del SVR.

«Al comprometer la cadena de suministro del software de SolarWinds, SVR pudo espiar o alterar potencialmente más de 16,000 sistemas informáticos en todo el mundo», indicó La Casa Blanca.

En total, Washington sancionó a 6 compañías rusas por sus actividades de ciberespionaje, a 32 organizaciones y personas rusas por injerencia electoral; y a 8 individuos y entidades por la ocupación rusa de la península ucraniana de Crimea.

Además, el Departamento del Tesoro emitió una orden que prohíbe a las instituciones financieras estadounidenses participar en el mercado principal de bonos emitidos a partir del próximo 14 de junio por el banco central ruso y otras instituciones del país, en un intento de coartar su venta de deuda soberana.

Las sanciones a Rusia responden a «acciones que ha tomado su gobierno y sus servicios de inteligencia contra la soberanía y los intereses de Estados Unidos». Entre ellas se citan las supuestas recompensas que Rusia ofreció en 2019 a las milicias afganas por la muerte de soldados estadounidenses, reveladas el año pasado por el diario The New York Times.

Biden concluyó que todas esas acciones de Rusia suponen una «emergencia nacional» para Estados Unidos, una declaración que activa poderes para imponer una amplia gama de sanciones contra Moscú, ahora y en el futuro.

La Casa Blanca afirmó que, a pesar de las sanciones, no quiere continuar en una «trayectoria negativa» con Rusia, por lo que Biden ha propuesto a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que mantengan pronto una cumbre bilateral en un tercer país.

Al respecto, Rusia prometió una respuesta «inevitable» a las sanciones impuestas, además de que llamó al embajador estadounidense en Moscú para una «conversación difícil».

«Estados Unidos no está listo a aceptar la realidad objetiva de un mundo multipolar, sin hegemonía estadounidense (…). Un comportamiento agresivo de este tipo recibirá una fuerte respuesta. La respuesta a la sanciones será inevitable», declaró la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajárova.

Indicó que Washington debe entender que tendrá que «pagar el precio del deterioro de las relaciones bilaterales», y aseguró que la responsabilidad de lo que está sucediendo recae enteramente en Estados Unidos.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró que las sanciones «no ayudarán» a la organización de una cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin, tal como se lo propuso Biden en días pasado.

El gobierno de Estados Unidos dijo este lunes que México, Guatemala y Honduras acordaron reforzar su seguridad fronteriza, en medio de una oleada de migración irregular hacia territorio estadounidense, incluidas cifras récord de menores no acompañados.

La asistente especial sobre inmigración en el Consejo de Política Nacional de La Casa Blanca, Tyler Moran, dijo que los tres países han convenido aumentar el patrullaje en sus fronteras.

«Hemos alcanzado acuerdos para que pongan más tropas en su propia frontera. México, Honduras y Guatemala han acordado hacer esto», afirmó la asesora del presidente Joe Biden a la cadena MSNBC.

Esto evitará que los traficantes de personas y los cárteles de la droga se aprovechen de la situación y también protegerá a los menores que viajan solos, explicó.

Señaló que el gobierno de Biden trabaja con México «para garantizar que tengan los sistemas de refugio para atender a las familias y los niños».

Por su parte la portavoz de Biden, Jen Psaki, dijo en rueda de prensa que este «compromiso» para aumentar los controles surgió durante discusiones bilaterales recientes y «en curso desde hace tiempo».

En el caso de nuestro país, indicó que el gobierno federal accedió a mantener 10,000 elementos de las fuerzas armadas en la frontera sur, lo cual «resultó en el doble de interdicciones diarias de migrantes»; en tanto Guatemala envió 1,500 policías y militares a su frontera con Honduras, y Honduras desplegó 7,000 policías y militares.

«El objetivo es hacer más difícil el viaje (de los migrantes) y hacer que cruzar las fronteras sea más difícil», señaló Psaki.

Y es que más de 172,000 inmigrantes indocumentados fueron detenidos el mes pasado en la frontera de Estados Unidos con México, un alza de 71% en un mes y el nivel más alto en 15 años. A su vez, el número de menores no acompañados registró un aumento del 100% en un mes, a casi 19,000, según las últimas cifras oficiales.

Tyler Moran reconoció la creciente migración irregular hacia la frontera sur, pero puntualizó que el 60% de las personas son rechazadas en cumplimiento de las medidas de salud pública para evitar la propagación del COVID-19.

En cambio, todos los menores, que suman un 10% del total de los detenidos, son admitidos y el gobierno busca reunirlos con sus familiares en Estados Unidos. «Estamos tratando de trasladarlos de la manera más rápida y segura posible de los puestos de la patrulla fronteriza a instalaciones de servicios humanos y de salud y luego al cuidado de un familiar», dijo.

La Casa Blanca se dijo este jueves «alarmada» por el caso de dos niñas inmigrantes a las que traficantes dejaron caer desde lo alto del muro fronterizo en el estado de Nuevo México.

El gobierno estadounidense pidió que los indocumentados eviten ponerse en manos de los coyotes que «abusan» de ellos.

En su rueda de prensa diaria, la portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, se refirió al vídeo publicado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en el que se deja ver como un hombre deja caer a dos niñas de origen ecuatoriano, de 3 y 5 años respectivamente, desde lo alto del muro fronterizo, que mide 4.2 metros.

«Cualquiera de nosotros que ha visto el vídeo está increíblemente alarmado por estas cosas que hacen los traficantes de personas», afirmó Psaki.

Según la cancillería ecuatoriana, las niñas «se encuentran fuera de peligro y recibiendo la atención necesaria», después de haber sido encontradas y atendidas por agentes fronterizos estadounidenses.

La portavoz de La Casa Blanca dio las gracias a los agentes fronterizos que «salvaron a estas niñas» y usó el caso para reforzar el mensaje que el gobierno del presidente Joe Biden ha estado enviando desde hace semanas a quienes buscan ingresar de forma ilegal a los Estados Unidos.

«Queremos enviar un mensaje claro a la región de que este no es el momento de venir, no deben enviar a sus hijos a este viaje tan traicionero, con traficantes que abusan de las vulnerabilidades de estas comunidades», agregó Psaki.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, lamentó también «la forma inhumana en la que los traficantes abusan de los niños mientras se benefician de la desesperación de sus padres», y la describió como «criminal y moralmente condenable».

Señaló que solo en este mes, una niña pequeña murió ahogada, un bebé de seis meses fue lanzado al río, y las dos niñas fueron arrojadas desde lo alto del muro y abandonadas en el desierto.

«No cabe duda de que los niños son excepcionalmente vulnerables cuando se les pone en manos de traficantes. Existe un grave riesgo de que sean explotados y dañados. Aplaudo a nuestros heroicos agentes de la Patrulla Fronteriza que han salvado vidas esta semana y todas las semanas, mientras ponen sus propias vidas en riesgo por el bien del país ”, dijo Mayorkas.

Autoridades indicaron que tras ser recatadas y atendidas, las niñas migrantes ya han sido dadas de alta en el hospital y ahora se encuentran bajo custodia de la Patrulla Fronteriza esperando ser entregadas al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), que tratará de entregarlas a posibles familiares en Estados Unidos, mientras se tramitan sus solicitudes de asilo.

Recordemos que en las últimas semanas se ha incrementado drásticamente el cruce de menores no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México, lo que ha saturado los centros de la Patrulla Fronteriza y generado críticas al Gobierno de Biden. Actualmente hay cerca de 18,000 menores no acompañados bajo custodia de la CBP.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) informó que tras la denuncia que presentó, un juez de control vinculó a proceso a tres personas por su presunta responsabilidad en el robo del expediente del caso conocido como la “Casa Blanca” de los archivos de la dependencia.

Fue en 2019 cuando la SFP presentó una denuncia penal por la sustracción del expediente sobre el posible conflicto de interés del entonces presidente de la República, Enrique Peña Nieto, con Grupo Higa.

Durante la entrega recepción con el cambio de administración, ex funcionarios señalaron que previo a dicho proceso, se habría sustituido el expediente original por una copia de la versión pública, que presuntamente omitía diversas evidencias de la investigación.

La SFP, ya con Irma Eréndira Sandoval al frente, alertó que el expediente de la llamada “Casa Blanca” no fue archivado de conformidad con la ley, por lo que presentó una denuncia penal ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción por el posible delito de ejercicio ilícito de servicio público por tres personas que ocuparon los cargos de Subsecretario de Responsabilidades Administrativas y Contrataciones Públicas, de Director General de Denuncias e Investigaciones y de Director General Adjunto de Investigaciones, a finales de la anterior administración.

Sandoval Ballesteros indicó que la vinculación a proceso de los tres exfuncionarios es un paso más para erradicar la impunidad y garantizar una administración honesta, legal y ética.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, emitió esta tarde un mensaje en el que afirmó condenar «inequívocamente» los hechos violentos que se suscitaron la semana pasada en el Capitolio; el mensaje del mandatario llega luego de que se aprobara el nuevo juicio político en su contra, al cual no se refirió.

«Quiero ser muy claro. Condeno inequívocamente la violencia que vimos la semana pasada. La violencia y el vandalismo no tienen absolutamente ningún lugar en nuestro país», dijo Trump en el mensaje.

En referencia a sus seguidores, mencionó que hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande siempre ha consistido en defender el Estado de derecho, apoyar a los hombres y mujeres de las fuerzas del orden, hacer cumplir y defender las tradiciones y valores del país.

«La violencia de las turbas va en contra de todo en lo que creo», sostuvo el republicano al asegurar que ninguno de sus seguidores podría «faltar el respeto a la ley o a nuestra gran bandera estadounidense». «Si haces cualquiera de esta cosas -advirtió-, no estás apoyando nuestro movimiento».

Reconoció que en los últimos días se han visto disturbios y demasiados actos de «intimidación y destrucción», por lo que llamó a quienes lo propician a detenerse, se identifiquen con la izquierda o con la derecha.

«Ahora les pido a todos los que alguna vez han creído en nuestra agenda que piensen en formas de aliviar las tensiones, calmar los ánimos y ayudar a promover la paz en nuestro país», agregó.

Indicó que ha sido advertido por el Servicio Secreto de «amenazas potenciales», debido a manifestaciones que han sido convocadas para los próximos días en Washington y otras zonas del país con motivo de la ceremonia de traspaso de mando el próximo miércoles.

En ese sentido refirió que ordenó a las agencias federales que utilicen todos los recursos necesarios para mantener el orden en Washington, y adelantó que están trayendo miles de miembros de la Guardia Nacional a la capital del país para asegurar la ciudad y garantizar que el próximo 20 de enero se dé una transición «segura y sin incidentes».

Antes de finalizar el mensaje, Trump criticó los «esfuerzos de cancelación y censura», en alusión a las medidas adoptadas por distintas plataformas y redes sociales que han suspendido sus cuenta y de algunos de sus seguidores por considerar que sirvieron para incitar la violencia en el Capitolio.

«Hoy hago un llamado a todos los estadounidenses para que superen las pasiones del momento y se unan como un solo pueblo. Elijamos seguir adelante unidos por el bien de nuestras familias, nuestras comunidades y nuestro país», remató Trump.

El presidente saliente Donald Trump consideró «absolutamente ridículo» que se le vaya a abrir otro juicio político en el Congreso por el asalto al Capitolio del miércoles pasado, y advirtió que dicha acción está causando «un tremendo enfado» en los ciudadanos de su país.

Trump realizó estas declaraciones a los periodistas en La Casa Blanca poco antes de salir de viaje hacia Texas, donde visitará las labores de construcción del muro fronterizo, y en medio de la tensión política que vive el país tras las caóticas jornadas de la pasada semana.

A su juicio, el enjuiciamiento político que ha anunciado la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, es «absolutamente ridículo» y «una continuación de la mayor cacería de brujas de la historia de la política», algo que está causando «un tremendo enfado».

Y es que los demócratas han dicho que acusarán al mandatario del cargo de «incitación a la insurrección».

Ante la pregunta de si piensa dimitir, como ha solicitado la oposición demócrata, Trump evitó dar una respuesta directa.

Sobre los disturbio en el Capitolio, Trump no mostró señales de remordimiento al respecto: «La gente pensó que lo que dije fue totalmente apropiado».  Añadió que «no queremos violencia».

Trump vive los últimos días de sus mandato, dado que cederá la Presidencia al demócrata Joe Biden, quien ganó las elecciones de noviembre pasado y cuya toma de posesión se producirá en Washington el próximo 20 de enero bajo un enorme despliegue de seguridad.

Trump aprovechó para expresar que los gigantes de las redes sociales como Twitter y Facebook cometieron un «error catastrófico» al suspenderle sus cuentas acusándolo de incitar a la violencia.

«Están cometiendo un error catastrófico… Están dividiendo y dividiendo y están mostrando algo que he estado prediciendo durante mucho tiempo».

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, condenó esta tarde los hechos que se registraron ayer en el Capitolio, indicando que los manifestantes, la mayoría seguidores de él que estuvieron el el mitin que ofreció horas antes cerca de La Casa Blanca, «profanaron la sede de la democracia estadounidense».

Poco más de dos meses después de los comicios, Trump reconoció su derrota.

«Estados Unidos es y debe ser siempre una nación de ley y orden, los manifestantes que se infiltraron en el Capitolio han profanado la sede de la democracia estadounidense», ha dicho Trump, quien ha prometido una transición de poder «sin problemas».

«Para aquellos que participaron en los actos de violencia y destrucción, no representan a nuestro país. Y para aquellos que violaron la ley, pagarán», dijo Trump en un mensaje que se difundió vía redes sociales. El republicano asegurado sentirse, como cualquier otro estadounidense, «indignado por la violencia, la anarquía y el caos» ocurrido ayer.

«Ahora, el Congreso ha certificado los resultados y la nueva Administración será inaugurada el 20 de enero. Mi enfoque ahora se centra en asegurar una transición de poder sin problemas y ordenada. Este momento exige reconciliación», añadió.

Con estas palabras, el todavía presidente de Estados Unidos reconoce por primera vez de manera pública su derrota frente a Joe Biden en las pasadas presidenciales del 3 de noviembre, aunque ha justificado la campaña legal para impugnar estos resultados afirmando que «sólo luchaba por defender la democracia estadounidense».

«Sigo creyendo firmemente que debemos reformar nuestras leyes electorales para verificar la identidad y elegibilidad de todos los votantes y garantizar la fe y la confianza en todas las elecciones futuras», insistió.

Trump, quien ha pedido ahora que se «enfríen los ánimos» y se «restablezca la calma», ha apelado a la unión de los estadounidenses para «derrotar» la crisis del coronavirus, que «ha trastornado» la vida del país, dañado «la mayor economía del mundo» y que además ha cobrado la vida de miles de estadounidenses.

Por último, Trump señaló que ha sido «el honor» de su vida haber ejercido como presidente de Estados Unidos, y ha querido animar a sus «maravillosos seguidores», los cuales, ha dicho, sabe «que están decepcionados», que su «increíble viaje» juntos «apenas ha comenzando».

Horas antes, la secretaria de prensa de La Casa Blanca, Kayleigh McEnany, calificó a los manifestantes que protagonizaron los hechos de ayer, como «violentos agitadores» que «socavaron los legítimos derechos de la primera enmienda (de la Constitución) de las muchos miles de personas que han hecho oír sus voces pacíficamente en nuestro Capitolio».

La funcionaria indicó que condenaban los hechos «el presidente y esta Administración, en los más enérgicos términos posibles», destacando que lo ocurrido es «inaceptable» y los involucrados «deben ser castigados con todo el peso de la ley».

McEnany «lamentó» la muerte de cuatro personas durante el incidente y agradeció a los agentes de Policía, a los que ha llamado «valientes» y «verdaderos héroes americanos», su labor.

Después de la irrupción en el Capitolio, «todas las opciones están sobre la mesa» para encausar a los miembros de la violenta turba de simpatizantes del presidente Donald Trump, incluidos cargos de sedición, informó este jueves Michael Sherwin, el fiscal federal interino del Distrito de Columbia.

Sherwin dijo que los fiscales planean presentar 15 casos federales el jueves por delitos como acceso no autorizado y robo de propiedad. Señaló que los investigadores están revisando montones de evidencia para presentar cargos adicionales.

Y es que más de 90 personas han sido arrestadas por la policía de Washington y es probable que se realicen más detenciones. Los fiscales estadounidenses a lo largo y ancho de la nación han prometido encontrar a cualquier residente que haya participado en la insurrección emprendida para obstruir la transición pacífica del poder y llevarlo ante la justicia.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, dio a conocer que Brian Deese será su director del Consejo Económico Nacional con la encomienda de que ayude a su próxima administración a «sacar a Estados Unidos de la actual recesión económica».

«Brian se encuentra entre los servidores públicos más probados y exitosos del país: una voz de confianza en la que puedo contar para ayudarnos a terminar con esta crisis económica, para construir una economía mejor que incluya a todos y para atajar la amenaza del cambio climático de una forma que genere empleos estadounidenses bien pagados», ha subrayado Biden en un comunicado.

De esta forma, Deese sustituirá en el cargo a Larry Kudlow, que lleva en el cargo desde abril de 2018, cuando el todavía presidente Donald Trump le nominó para suceder a Gary Cohn.

El cargo de director del Consejo Económico Nacional implica asumir el máximo órgano consultivo en materia económica del gobierno de Estados  Unidos. Deese tendrá que asesorar al presidente en política económica  internacional y nacional y coordinar la agenda económica del Ejecutivo.

Deese fue asesor sénior en La Casa Blanca durante la presidencia de  Barack Obama y es un defensor del Acuerdo de París contra el cambio climático.

Durante la administración de Obama también ocupó otros cargos, como asistente especial en materia de política económica, subdirector del Consejo Económico Nacional y subdirector de la Oficina de Administración y Presupuesto.

Tras su paso por la administración federal, Deese se integró a la gestora BlackRock como máximo responsable de inversiones sostenibles, cargo que sigue desempeñando.