Tag

CDC

Browsing

El gobierno de Estados Unidos está planeando exigir a todos los viajeros internacionales una prueba negativa de  Covid-19 antes de volar hacia su país, según informó este martes el diario The Wall Street Journal (WSJ).

El medio, que cita a fuentes anónimas con conocimiento del asunto, apuntó que el anuncio oficial por parte de los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) puede llegar hoy mismo y entrará en vigor el 26 de enero, es decir, una vez que Joe Biden se encuentre en funciones.

La orden de los CDC exigirá pruebas del coronavirus a todos los pasajeros que vuelen desde el extranjero, incluidos los estadounidenses que regresen a su país, y se produce en el momento en que preocupa la expansión de la nueva variante del virus registrada en el Reino Unido y de la que ya se han encontrado varios casos en Estados Unidos.

Desde finales de diciembre, el país ya exige la presentación de una prueba de coronavirus negativa realizada como máximo 72 horas antes del viaje a quienes vuelan desde aeropuertos británicos.

La medida afecta a un número relativamente pequeño de viajeros porque, en marzo, el presidente Donald Trump, ya restringió la entrada de extranjeros procedentes de Reino Unido, lo que redujo el tráfico aéreo entre ambos países en un 90%, de acuerdo con datos oficiales.

Actualmente, Estados Unidos prohíbe la entrada de viajeros de numerosos países, incluidos los de la Unión Europea (UE), a menos que sean ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes o tengan alguna exención.

En su información, el WSJ no aclara si las pruebas de Covid-19 sustituirán a esas medidas o si se sumarán a ellas, aunque la segunda opción resulta más probable, pues es la que se está empleando con el Reino Unido.

El diario, en todo caso, recuerda que las aerolíneas llevan tiempo demandando sustituir las restricciones de viaje y las cuarentenas con pruebas para todos los pasajeros y que escribieron recientemente al vicepresidente saliente, Mike Pence, defendiendo esa idea.

Autoridades sanitarias de Estados Unidos recomendaron este miércoles reducir de 14 a 10 días el período de cuarentena para las personas que estuvieron en contacto con un caso positivo de coronavirus, en caso de no haber desarrollado síntomas.

La cuarentena podría incluso reducirse a 7 días si la persona expuesta da negativo en la prueba de Covid-19, indicó Henry Walke, científico de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

«La reducción de la duración de la cuarentena puede facilitar a las personas la adopción de esta medida fundamental de salud pública, reduciendo las dificultades económicas asociadas a un período más largo, especialmente si no pueden trabajar durante ese tiempo», dijo.

Explicó que consideran que se puede reducir la duración del aislamiento, se podría obtener un mayor cumplimiento por parte de la población.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pandemia, registra más de 150,000 nuevos casos al día y se prepara para una gran oleada de coronavirus después de que mucha gente viajó durante las vacaciones de Acción de Gracias a finales del mes pasado.

La nueva recomendación sanitaria, que se publicará en el sitio web de los CDC y se transmitirá a las jurisdicciones estatales y otras jurisdicciones locales, se basó en las últimas investigaciones sobre la facilidad de contagio y evolución de la enfermedad.

Pero Walke recalcó que esta flexibilización implica riesgos y las personas que terminan la cuarentena antes de tiempo deben seguir monitoreando los síntomas durante los 14 días completos, pues hay entre 1% y 12% de posibilidad de contagio. Para la cuarentena de siete días con una prueba negativa, el riesgo residual de transmisión es de 5% a 10%.

Además, los CDC también anunciaron una guía de medidas, anticipándose a un pico de viajes durante el período de vacaciones de Navidad.

La epidemióloga Cindy Friedman subrayó que la opción más segura es posponer todos los planes de viaje y reuniones. Pero si las personas deciden viajar, los CDC recomiendan que se hagan una prueba viral de uno a tres días antes del traslado, y que consideren hacerse la prueba después de su viaje en un plazo de tres a cinco días. Esto debe ir acompañado de la reducción de las actividades no esenciales durante los siete días completos posteriores al viaje, incluso si la prueba es negativa.