Tag

Chile

Browsing

El presidente de Chile, Gabriel Boric, visitó este miércoles Palacio Nacional, donde se reunió con el mandatario Andrés Manuel López Obrador (AMLO), después de varios actos durante su primer día de visita oficial a México.

El presidente chileno llegó en una camioneta negra rodeada por una amplia comitiva de varios vehículos de seguridad.

López Obrador esperaba en la Puerta de Honor, junto a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller; a Boric y su esposa, Irina Karamanos.

Una vez llegaron a la ahora residencia presidencial, entraron al patio central donde se escucharon los himnos nacionales de ambos países.

Más tarde, desde uno de los salones de Palacio Nacional, los mandatarios ofrecieron un mensaje conjunto, en el que Gabriel Boric sostuvo que México es un país muy significativo para Chile. Recordó que se cumplen 100 años de la llegada de Gabriela Mistral a nuestro país.

Se refirió al encuentro con AMLO como «larga y productiva» charla, agradeciendo los consejos de tantos años de lucha junto al pueblo que López Obrador le dio.

El presidente chileno dijo que se repasaron los logros de ambas naciones, además de que se acordaron acciones conjuntas en materia de educación, cooperación internacional, economía y medio ambiente.

Boric señaló que invitó a López Obrador el próximo año a la conmemoración de los 50 años del golpe de estado. Remató señalando que lo que ambos mandatarios buscan es mejorar las condiciones de vida de los pueblos

Por su parte López Obrador dijo que una de las lecciones que el presidente Allende dejó es que se puede transformar una realidad de injusticias y opresión, sin violencia, de manera pacífica. Se refirió a Allende como un gran maestro, demócrata y pacifista.

Fiel a su estilo, AMLO insistió en que aunque muchos apostaban a que no se iba a poder llevar a cabo un cambio verdadero en México sin recurrir a la vía armada, después de tres intentos se logró llevar a cabo una transformación profunda.

«La verdad nos costó, pues fueron 3 veces y en el 2006 nos hicieron un fraude. Sabíamos que las cartas estaban marcadas y los dados cargados, pero sabíamos que iba a llegar el momento en que tuviera tanta fuerza nuestro movimiento que iba a ser imposible que se evitara el triunfo democrático en nuestro país», dijo AMLO repasando lo que él considera sucedió en 2006, 2012 y 2018,

El presidente López Obrador afirmó que hay una relación muy fraterna con Chile. Aprovechó para enviar un abrazo y felicitación al pueblo chileno, por haber elegido democraticamente a Gabriel Boric como su presidente.

«Joven, inteligente, sensible, humano, como lo merece el pueblo chileno y desde luego nuestras relaciones siempre van a ser de cooperación y amistad», dijo AMLO.

López Obrador finalizó señalando que busca convencer a Gabriel Boric de asistir mañana a la conferencia matutina, para seguir dialogando con la prensa y con los pueblos de ambos países.

Previo a su encuentro con López Obrador, Boric asistió a un evento con empresarios en Ciudad de México con el que comenzó su visita oficial y en el que promovió a su país como una oportunidad para las inversiones mexicanas.

En el encuentro celebrado en un exclusivo hotel, Boric sostuvo que trabaja con miras a posicionar a Chile como un «hub de oportunidades para la inversión en soluciones del futuro, que sean verdes, tecnológicas e inclusivas».

Boric detalló que Chile ha recibido más de 17,000 millones de dólares de inversión extranjera directa (IED) durante los primeros tres trimestres de 2022, cifra superior al promedio de los últimos cinco años.

Además, el presidente chileno acudió a colocar una ofrenda floral al Monumento Héroes de la Patria, en el Bosque de Chapultepec.

Mañana Boric visitará la escuela primaria Gabriela Mistral en Coyoacán, en el sur de la capital y después irá al Senado de la República; más tarde se reunirá con la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

Terminará su segundo y último día de visita con una reunión con empresarios chilenos, antes partir hacia el aeropuerto de regreso a Chile.

El presidente de Chile, Gabriel Boric, llegó la noche de ayer a México, para cumplir con una visita de tres días, donde se contempla para hoy una reunión con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en Palacio Nacional.

Desde su arribo a nuestro país llamó la atención, pues la llegada del mandatario chileno tuvo lugar en el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), inaugurado apenas el pasado 21 de marzo y una de las megaobras de infraestructura impulsadas por López Obrador.

El avión de Boric aterrizó en al AIFA pese a que dicha terminal aérea no cuenta con rutas internacionales a Chile.

El encargado de recibir al mandatario fue el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Maximiliano Reyes Zúñiga.

«Estamos muy contentos de estar en territorio mexicano y de poder realizar esta gira oficial con nuestra embajadora Beatriz Sánchez; el ministro de Economía, Nicolás Garu y la Ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola», dijo Boric al bajar del avión de la Fuerza Aérea Chilena.

Además, compartió que viaja con una delegación de parlamentarios y con una comitiva de empresarios chilenos «venimos a profundizar la integración de Chile con México».

La agenda oficial de Boric comienza este miércoles, con una reunión con empresarios mexicanos y, posteriormente, con la reunión con López Obrador, cuyo encuentro se tiene programado para las 13:30 hrs.

Para mañana, Boric visitará la Escuela Primaria Maestra Gabriela Mistral de Coyoacán y estará en el Senado. Más tarde visitará el Antiguo Palacio del Ayuntamiento, sede del Gobierno de la Ciudad de México, y se reunirá con la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Boric, quien la semana pasada participó en la cumbre del foro APEC en Tailandia, volverá a Chile el 25 de noviembre, cuando estaba previsto que se celebrara la cumbre de la XVII Alianza del Pacífico, que fue suspendida ante la ausencia del presidente peruano, Pedro Castillo.

Chile decide este domingo si aprueba una nueva Constitución tras un debate que inició en 2019, producto del enojo popular contra el modelo de «éxito económico» que acusan, trajo grandes desigualdades sociales.

La Carta Magna sometida a referéndum busca reemplazar una vigente desde la dictadura de Augusto Pinochet, que a pesar de varias reformas en democracia dejó atada a las leyes del mercado la educación, la salud y el sistema de pensiones, sin que el Estado pueda regular la actividad privada.

Según la mayoría de las encuestas, publicadas hasta el pasado 20 de agosto, el NO al plebiscito tiene una ventaja a días de que los chilenos acudan a las casillas.

Sin embargo, en las calles la campaña del voto negativo no ha movilizado a su gente. Al contrario, el SÍ ha convocado multitudes en fiestas en distintos puntos del país.

Será la primera elección con voto obligatorio en una década y en un país con altísima tasa de abstención en las consultas más recientes. La firma Criteria indicó que 84%, es decir, 12.6 millones de personas tendrían intenciones de ir a votar, lo que podría significar una «revolución participativa».

La campaña por el Rechazo del grupo «Amarillos por Chile» quitó del primer plano a grandes figuras de la derecha para exponer mejor las dudas de intelectuales y dirigentes de centro e izquierda.

La última evaluación del texto realizado por Criteria indicó que 42% de los encuestados reprueba su contenido según lo que ha escuchado o leído; un 28% lo aprueba aunque lo considera regular y 26% le da una nota sobresaliente.

Los defensores del nuevo texto creen que con este se cambiará un país otrora conservador y con marcadas fracturas sociales por el origen étnico y económico. Consideran que se sientan las bases para un Chile más equitativo. Sus detractores temen en cambio que con su aprobación Chile se dirija al abismo.

Si bien los chilenos dieron señales electorales claras de voluntad de cambio tras el estallido social de 2019, aprobando con 79% de apoyo la redacción de una nueva Constitución por independientes e integrantes electos por la ciudadanía, llegan al cierre de este ciclo sin certezas sobre el resultado del domingo.

Los cambios que mayores divisiones crearon e hicieron que el NO ganara terreno fueron los ajenos a la demanda de derechos sociales, donde hay respaldo transversal.  Pero el planteamiento de una mayor autonomía para los indígenas, derecho a decidir la interrupción del embarazo y controles más estrictos en el poderoso sector minero u otras industrias, en beneficio del cuidado medioambiental, atemorizaron a muchos.

Todo ello en un escenario de desaceleración económica y alta inflación, que ronda el 13% anual.

A solo tres días del plebiscito, el periodista Simón Boric, hermano del presidente de Chile Gabriel Boric, fue agredido por manifestantes en el centro de Santiago, en medio de protestas aisladas pero varias con mucha violencia.

El presidente ucraniano Volodymyr Zelenski habló este miércoles por primera vez a una audiencia latinoamericana y pidió a los gobiernos de la región cesar el comercio con Rusia como parte de las sanciones económicas por la guerra en Ucrania.

Zelenski se había dirigido mediante videoconferencias a audiencias internacionales, principalmente de Europa y Estados Unidos, pero en esta jornada fue el turno de hablarle a América Latina.

La videoconferencia fue organizada por la Universidad Católica de Chile y a la que se conectaron a la transmisión más de 300 universidades del mundo, dijo su rector Ignacio Sánchez. También se sumó una cadena de periódicos del continente.

Zelenski inició su intervención con un relato sobre la situación ucraniana en materia de pérdida de vidas y económicas, y luego respondió a preguntas.

«No mantengan comercio con Rusia para que ellos entiendan que se paga un alto precio» por la invasión a Ucrania, señaló el líder ucraniano en respuesta a una pregunta sobre qué podían hacer los países de la región para ayudar a su nación.

Los «instrumentos» para ayudar a Ucrania tienen que ser «civilizados y democráticos», dijo Zelenski al insistir que los países de la región deben «cesar cualquier comercio con ellos (los rusos)».

Pidió a los países unirse a las políticas sancionatorias llevadas a cabo por Estados Unidos y Canadá, «para que esas sanciones sean más eficaces».

Zelenski aseguró que Rusia busca evitar el contacto de Ucrania con los países latinoamericanos, al tiempo que instó a jóvenes y líderes de la región a visitar su país, para que luego puedan transmitir la situación que vive Ucrania.

«Yo creo que no tenemos suficientes comunicaciones entre nuestros países a nivel de los líderes, a nivel de relaciones bilaterales, y yo creo que tiene que ser corregido», afirmó.

Enseguida destacó que «lo que nos importa a nosotros es que los países de América Latina sepan la verdad y compartan nuestra verdad con otros».

Antes del inicio de la videoconferencia la conductora dijo a los presentes y a quienes se conectaron en línea que el presidente Gabriel Boric y su canciller Antonia Urrejola fueron invitados al acto, pero se excusaron por problemas de agenda.

Recordemos que el mandatario chileno ha expresado en múltiples ocasiones su apoyo a Ucrania y ha condenado la invasión rusa.

«Quisiera que después de esta terrible situación que estamos atravesando ahora, cada país comprenda la importancia de respetar la soberanía de otras naciones», concluyó Zelenski.

La Convención Constitucional chilena le entregó este lunes al presidente Gabriel Boric una propuesta de nueva constitución que será plebiscitada en septiembre y, si es aprobada, reemplazará a la impuesta por la dictadura militar hace 41 años.

La propuesta, con 388 artículos y 57 disposiciones transitorias, fue entregada al mandatario por la presidenta de la Convención, María Elisa Quinteros, en un acto formal en el ex Congreso de la capital chilena. En la misma ceremonia Boric firmó el decreto que convoca a un plebiscito de participación obligatoria el próximo 4 de septiembre.

«Me siento honrada de presidir este momento histórico», dijo Quinteros antes de entregarle a Boric una edición de la propuesta. Añadió que ésta «nos devuelve la esperanza al permitirnos hablar en la constitución de dignidad, inclusión, de igualdad».

«Más allá de las legítimas diferencias que puedan existir sobre el contenido del texto», todos deben estar orgullosos de que en la profunda crisis de 2019, con un estallido social y multitudinarias protestas, «los chilenos y chilenas optamos por más democracia, no por menos», enfatizó el mandatario tras recibir la propuesta.

Boric destacó que el plebiscito no es ni debe ser un juicio al gobierno, sino que es el debate sobre el futuro y el destino de Chile, en alusión a su desaprobación, que no deja de subir y se ubicó en un 61% frente a una aprobación de 34%, según la encuesta semanal Cadem, empujada especialmente por la inseguridad ciudadana ante un incrementó de la delincuencia armada y a una oleada inflacionaria que en doce meses acumula un 11.5%.

Concluido el pleno y a un año de su instalación, la Convención se disolvió. El martes comenzará la campaña electoral para el referendo.

La propuesta señala en su primer artículo que «Chile es un Estado social y democrático de derecho. Es plurinacional, intercultural y ecológico», con una democracia paritaria. Además, reconoce la existencia de 11 pueblos originarios que representan el 12,8% de los 19 millones de habitantes.

Los chilenos tendrán dos alternativas en el plebiscito de septiembre: votar «Apruebo» y aceptar la Ley Fundamental propuesta por la Convención, integrada mayoritariamente por izquierdistas, o votar «Rechazo» y quedarse con la constitución impuesta por la dictadura militar de 1973 a 1990 que, aunque ha sufrido decenas de reformas, sigue siendo ilegítima en su origen.

Hay incertidumbre sobré qué opción triunfará en el referendo. Sondeos públicos de comienzos de año daban un claro triunfo la aprobación, aunque desde abril a la fecha indican que ganaría el rechazo.

La nueva carta magna también incluye nuevos derechos, entre ellos «a una vivienda digna y adecuada» e igual remuneración por igual trabajo para hombres y mujeres.

El 4 de septiembre ganará la opción que obtenga la mitad más uno de las preferencias de los 15 millones de chilenos convocados a votar, en un país en el que la abstención bordea el 50%.

Ecuador mantuvo su boleto para la Copa del Mundo este viernes, cuando un fallo legal de la FIFA rechazó una queja de Chile sobre un jugador supuestamente inelegible.

La FIFA indicó que su comité disciplinario cerró los procedimientos de la acusación de que el defensor ecuatoriano Byron Castillo, quien jugó en ocho partidos de clasificación, no era elegible.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP2) afirmó tener documentos que prueban que Castillo es en realidad colombiano.

Ecuador se arriesgó a perder los ocho juegos por 3-0 y caer del cuarto lugar en las eliminatorias sudamericanas para Qatar que finalizaron en marzo. Chile habría subido del séptimo al cuarto lugar en la clasificación y asegurado el último boleto automático para Qatar. Ecuador se clasificó con 26 puntos, y Chile terminó con 19.

«Después de analizar las presentaciones de todas las partes involucradas y considerar todos los elementos presentados ante él, el comité disciplinario de la FIFA ha decidido cerrar los procedimientos iniciados contra (la FEC)», anunció la FIFA en un comunicado.

En Chile, el presidente de la ANFP, Pablo Milad, señaló que luego de que se conozcan los fundamentos del fallo de la FIFA, la ANFP acudirá al comité de disciplina del ente rector y, si les va mal, apelarán al Tribunal de Arbitraje Deportivo.

El proceso legal podría demorar al menos varias semanas, lo que acerca la incertidumbre al torneo que se jugará en Qatar del 21 de noviembre al 18 de diciembre.

Según la ANFP, existen numerosas pruebas de que Castillo «nació en Colombia, en la ciudad de Tumaco,» y no en la localidad ecuatoriana de General Villamil Playas (cercana a Guayaquil)», de acuerdo con Eduardo Carlezzo, abogado de la ANFP.

El sorteo de la Copa del Mundo se realizó el 1 de abril y Ecuador comparte grupo con el anfitrión Qatar, Holanda y Senegal.

El líder de la izquierda chilena, Gabriel Boric, fue investido este viernes como nuevo presidente de la República en una solemne ceremonia en el Congreso, a la que acudió un nutrido grupo de jefes de Estado y representantes de gobierno de todo el mundo.

«Ante el pueblo y los pueblos de Chile, sí, prometo», dijo el exlíder estudiantil cuando asumió el cargo en un inédito guiño a los pueblos originarios, que representan el 13% de la población del país.

Con apenas 36 años, Boric se convirtió este viernes en el mandatario más joven de la historia chilena y el primero que no forma parte de los dos bloques que han gobernado el país desde el retorno a la democracia en 1990.

El nuevo presidente del Senado, el socialista Álvaro Elizalde, le impuso la banda presidencial a un Boric que se dejó ver sin corbata, visiblemente emocionado y que acudió a la investidura acompañado por su pareja, Irina Karamanos, tras desayunar horas antes con dirigentes sociales.

«Vamos a dar lo mejor de nosotros mismos para estar a la altura de los desafíos que tenemos», dijo el mandatario en unas breves declaraciones a los medios a su salida del Senado.

Posteriormente, se subió a un Ford Galaxie descapotable, conducido por una agente de Carabineros, en otra señal inequívoca de que el feminismo será un eje central de su gobierno, el primero del continente con más mujeres que hombres.

En el auto le acompañaba además la nueva ministra del Interior, Izkia Siches, la primera mujer en la historia chilena en ocupar esta posición.

El gobernante se bajó del auto tras recorrer unos metros para saludar a la gente que le esperaba fuera del perímetro de seguridad y partió para Viña del Mar, donde sostuvo un almuerzo con las delegaciones internacionales que le acompañaron.

Tras el almuerzo, partió a Santiago, donde recorrió algunas calles hasta llegar a La Moneda, sede del Ejecutivo, para pronunciar su primer discurso oficial como presidente.

«Es un cambio de mando ciudadano, un día histórico. Estamos en medio de un proceso constituyente y (este es) un gobierno que plantea transformaciones profundas, paso a paso, pero profundas», subrayó la nueva vocera del gobierno, Camila Vallejo.

Defensor del proceso constituyente en el que está inmerso el país para enterrar la actual Constitución, heredada de la dictadura y de corte neoliberal, Boric ha prometido una profunda agenda de reformas para construir un modelo parecido al europeo.

A la toma de posesión acudieron los presidentes de Perú, Ecuador, Uruguay, Argentina, República Dominicana, Paraguay y Bolivia, mientras que Estados Unidos, en plena guerra de Ucrania, envió a su encargada para las pequeñas y medianas empresas,

«Chile es un país tradicionalmente hermano de buenas relaciones con Ecuador desde siempre y teníamos que estar presentes para felicitar al presidente Boric y desearle mucho éxito en su gestión», indicó el mandatario ecuatoriano, Guillermo Lasso.

En representación de España, acudió el rey Felipe VI, acompañado de la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, quien aseguró que con la llegada de Boric «la historia se reconcilia con Chile y abre las puertas a un nuevo futuro».

En representación de México acudió Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente López Obrador.

Además de las delegaciones internacionales, Boric extendió invitaciones personales a un puñado de personalidades nacionales e internacionales, entre las que se estaba Gustavo Gatica, el joven que se quedó ciego en la ola de protestas de 2019 y se convirtió en todo un símbolo de la violencia policial.

También acudió a la ceremonia la escritora nicaragüense Gioconda Belli, una de las principales opositoras al régimen de Daniel Ortega.

Por su parte el presidente de Argentina, Alberto Fernández, afirmó que Gabriel Boric supone «un gran impulso» para América Latina.

«Tengo las mejores expectativas (sobre el gobierno de Boric). Para América Latina es un gran impulso porque es un presidente que piensa en la región y eso nos pone muy contentos», dijo Fernández tras la ceremonia de cambio de mando en el Senado.

Que haya un presidente de 36 años, agregó, es un gran desafío y un gran mérito de Chile, que haya confiado en esa juventud».

En tanto el presidente de Bolivia, Luis Alberto Arce, aseguró este viernes que el ascenso de Boric a la primera magistratura de Chile permitirá «fortalecer» los lazos entre ambos países.

Con un abrazo y breve intercambio de palabras, el jefe de Estado boliviano felicitó a su par chileno en el Congreso Nacional.

Boric relevó al derechista Sebastián Piñera al mando del país e inició su periodo presidencial de cuatro años.

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, dio a conocer este viernes a los 24 miembros de su futuro gabinete, entre los que figuran 14 mujeres y diez hombres. Llamó la atención que en el grupo hay siete perfiles independientes de centroizquierda y tres comunistas.

Seis de los nuevos ministros que acompañarán al joven líder chileno a partir del 11 de marzo, cuando asuma el poder, pertenecen a una generación de exlíderes estudiantiles menores de 40 años que, al igual que Boric, encabezaron desde 2011 multitudinarias protestas en demanda de una educación gratuita y de calidad y que posteriormente saltaron de la calle a la Cámara de Diputados y no han trabajado nunca en un gobierno.

Para el Ministerio de Hacienda seleccionó a Mario Marcel, un independiente de centroizquierda que trabajó con dos gobiernos socialistas. Hasta la víspera era presidente del Banco Central, impulsor hace años de una política de responsabilidad fiscal y que buscaba dar garantías al empresariado.

El Ministerio del Interior estará por primera vez en manos de una mujer, la doctora Izkia Siches, una exmilitante del Partido Comunista (PC), que dejó en noviembre la presidencia del Colegio Médico para sumarse al grupo de asesores cercanos del mandatario electo, mientras que la diputada comunista Camila Vallejo, una exlíder universitaria que será la vocera del gobierno.

El Ministerio de Defensa quedó en manos de la socialista Maya Fernández, nieta del derrocado presidente socialista Salvador Allende. Otro ministro es el diputado Giorgio Jackson, del izquierdista Frente Amplio (FA), al que también pertenece Boric. Ambos coincidieron en las luchas estudiantiles, fundaron partidos políticos y el FA en 2017, y llegaron juntos al Congreso en 2014, al igual que Vallejo.

«Hemos conformado este equipo con personas preparadas, con conocimientos, con experiencia y comprometidos con la agenda de cambios que el país necesita», dijo Boric tras presentar a los miembros de su futuro gabinete, a los que pidió impulsar los cambios «que hagan que la dignidad sea pan de cada día».

El equipo de Boris señaló que todos los considerados para algún cargo fueron sometidos a múltiples filtros que incluyeron averiguar sobre demandas por deudas alimenticias, violencia intrafamiliar y hasta sus posteos en redes sociales.

Boric llegará al gobierno con el apoyo de solo 37 de los 155 diputados por lo que deberá pactar con la centroizquierda, pese a lo cual no alcanzará la mayoría simple necesaria para aprobar varios de sus proyectos, mientras que en el Senado estará dividido por igual.

El futuro gobierno deberá poner en marcha un plebiscito obligatorio en que los chilenos votarán si aprueban un proyecto de Constitución elaborado por una Convención Constitucional, que nació tras las masivas protestas por mayor justicia social de fines de 2019, que fueron calmadas por un acuerdo político transversal que abrió pasó al referéndum que aprobó cambiar la Carta Magna impuesta por la dictadura militar. Boric, en contra de la opinión del FA y del PC, suscribió el pacto.

Con 381 votos a favor, 24 en contra y 37 abstenciones, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó esta noche el dictamen que declara la procedencia de la acción penal en contra del diputado Mauricio Toledo, es decir, se le retiró la inmunidad parlamentaria de la que gozaba.

Durante los planteamientos de las partes involucradas, el Fiscal Especializado en Combate a la Corrupción de la Ciudad de México, Rafael Chong, señaló que el legislador del PT salió del país a finales del mes pasado, específicamente a Chile, el 26 de julio

«En una información que tuvimos de última hora (…) las autoridades migratorias mexicanas nos informan que el diputado Mauricio Toledo abandonó desde hace algunos días, el 26 de julio pasado, el territorio nacional con el destino a la República de Chile (…) Hemos venido ante esta soberanía a presentar argumentos para que le sea retirado el fuero constitucional y para que responda de las imputaciones relacionadas con las acciones y conductas con forma de probable delito con apego a la presunción de inocencia», dijo el Fiscal.

El funcionario consideró que los hechos referidos, en específico la salida del país del diputado, dejan una «sombra de duda» sobre la disposición del diputado de llegar a la verdad.

Sobre su salida del país, el propio Toledo, mediante un comunicado, explicó que salió del país con destino a Chile por compromisos contraídos con anticipación. Además, reiteró que es inocente y dijo que «un simple señalamiento no me hace responsable de nada» y que en su momento presentará las pruebas.

«Como lo he hecho público, soy hijo de padres chilenos y mi salida del país obedece a compromisos contraídos con anticipación», indicó el diputado.

Recordemos que el diputado del Partido del Trabajo es acusado de corrupción y enriquecimiento ilícito.

Chile ha tomado notoriedad luego de que implementara su proceso de vacunación masiva contra la Covid-19, la cual avanza con rapidez y, a nueve días de haber iniciado, más de 2 millones de personas ya han recibido al menos una dosis del fármaco, según el último reporte.

«Hemos logrado vacunar a más de dos millones de compatriotas, lo cual nos pone en una situación de privilegio y liderazgo no sólo en América Latina, (sino) en el mundo entero», afirmó el presidente Sebastián Piñera.

Con los 2,547 nuevos casos reportados este martes, el balance total es de 782,039 contagios y 19,644 muertes en el país, que tiene 19 millones de habitantes.

La vacunación en Chile arrancó el pasado 24 de diciembre con el personal de salud, aunque inició de forma masiva el pasado 3 de febrero.

Actualmente, la tasa de positividad nacional sobre el total de exámenes PCR es del 7.4% y 21,539 pacientes en etapa activa de la enfermedad, de los cuales 1,573 se encuentran hospitalizadas en cuidados intensivos.

De mantenerse el plan de vacunación propuesto por el Gobierno y extrapolando lo sucedido los primeros días de inoculación en el país, un estudio publicado este martes por la Universidad San Sebastián estima que los ingresados en cuidados intensivos se reducirían un tercio en abril hasta rozar los 600.

«Seguimos avanzando en nuestro de plan de vacunación de acuerdo a lo planificado y hacemos un llamado a que se continúe respetando estrictamente el calendario de vacunación», enfatizó el ministro chileno de Salud, Enrique Paris

Chile, que ya ha aprobado las vacunas de Pfizer, AtraZeneca y Sinovac y se encuentra estudiando otras inyecciones; con la cifra alcanzada, es líder indiscutible de la vacunación en Latinoamérica, pues administra 9.94 dosis por cada 100 habitantes, según datos hasta el 14 de febrero del registro Our World in Data, de la Universidad de Oxford.

La cifra es muy superior a la media mundial, 2.25 dosis por cada 100 habitantes, y a la de Brasil, que con 2.46 dosis es el segundo país que más avanza en la región.

Los expertos señalan que el éxito del proceso responde a varios aspectos, entre ellos la habilidad del gobierno para negociar con distintos laboratorios y conseguir distintas vacunas independientemente de la geopolítica, así como la extensa red de atención primaria y la experiencia previa de Chile en inoculaciones masivas.

El objetivo es inocular a la población de riesgo, casi 5 millones de personas, entre mayores de 65 años, enfermos crónicos, personal sanitario, fuerzas de seguridad y funcionarios en actividades críticas, antes de que finalice el primer trimestre y al 80% de la población total antes de junio.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, promulgó este lunes una reforma a la Constitución para habilitar la realización de un plebiscito ciudadano que decida sobre la posibilidad de redactar una nueva Carta Magna en el país.

El mandatario realizó la firma del documento en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, en donde explicó que la consulta servirá para ver si los chilenos quieren una nueva Constitución o reformar la actual, creada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

«Esta reforma abre las puertas y define el camino para lograr un gran acuerdo constitucional que nos dé ese marco institucional sólido, legítimo y compartido para poder enfrentar como país los formidables desafíos del presente y las magnificas oportunidades del futuro», indicó Piñera.

Durante su declaración, el presidente chileno ahondó en la historia constituyente del país y las causas que han llevado al histórico acuerdo político entre el oficialismo y la oposición, que se cerró el pasado 15 de noviembre para iniciar el proceso.

La redacción de una nueva Carta Magna es una de las principales demandas del estallido social, que deja al menos 24 fallecidos y que culpa a la actual de ser el origen de la grandes desigualdades del país, pues le concedió al Estado un rol «subsidiario» (secundario) en la provisión de recursos básicos, lo que favoreció su privatización.

«Quizás lo que hemos vivido en los últimos 66 días, desde el 18 de octubre, es una clara y elocuente muestra de este cambio. Por eso hoy es que por primera vez tenemos la oportunidad de lograr, con total libertad y en plena democracia, un gran acuerdo constitucional con amplia y efectiva participación ciudadana», añadió Piñera.

En ese sentido, destacó que será la ciudadanía la que tome la decisión en el plebiscito habilitado hoy, que se realizará el 26 de abril, y del mismo modo, si se considera redactar una nueva Constitución, ratificar el texto al final de todo el proceso constituyente en otra consulta.

«Tendremos no solamente la primera palabra de respecto a la naturaleza y el mecanismo de este acuerdo constitucional a través de un plebiscito de entrada, sino que también tendremos, si así lo decidimos, la última palabra respecto a los principios y contenidos de esa nueva Constitución a través de un plebiscito ratificatorio», señaló el mandatario.

El acuerdo parlamentario de noviembre incluye la convocatoria de un plebiscito para preguntarle a la ciudadanía si quiere una nueva Constitución y qué mecanismo prefiere para redactarla: una convención mixta, formada a partes iguales por los actuales parlamentarios y ciudadanos electos; o una asamblea integrada solo por personas escogidas únicamente para ese fin.

Si el plebiscito es aprobado, la elección de los miembros de una u otra instancia se realizará en octubre de 2020, coincidiendo con las elecciones regionales y municipales, y la nueva Constitución se ratificará en otro plebiscito con sufragio universal y voto obligatorio.

«La Constitución no es una vara mágica que resuelve en forma instantánea todos los problemas. Sí puede darnos el marco institucional adecuado para poder avanzar con las políticas públicas y la participación de toda la sociedad hacia un país con mayor capacidad de atender y satisfacer las necesidades de los ciudadanos», afirmó Piñera.

Asimismo señaló que es importante aplacar cualquier incertidumbre que se pueda generar sobre la elaboración de la nueva Carta Magna y garantizó «un proceso constitucional limpio, libre, transparente y democrático».

El apoyo a una nueva Constitución en Chile alcanzó al 92.4% de apoyo, mientras que la adhesión a que la carta fundamental sea redactada en una Asamblea Constituyente llegó al 73.1%, según los resultados de la inédita consulta municipal voluntaria realizada este fin de semana.

Las cifras parciales fueron entregadas este martes por la Asociación de Municipalidades al presidente Sebastián Piñera, cuyo gobierno enfrenta hace dos meses masivas protestas en reclamo de reformas económicas y sociales.

La consulta municipal voluntaria y no vinculante se realizó hasta el domingo en 225 comunas del país, en las que participaron 2.1 millones de personas. Sin embargo, todavía queda pendiente el escrutinio de 119 comunas, que agregarían otros 400,000 votos.

Piñera «se comprometió a establecer una hoja de ruta para no abandonar la agenda social», dijo el presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, Germán Codina, alcalde de la comuna de Puente Alto, en la periferia de Santiago, tras reunirse este martes con el mandatario.

Los resultados también arrojan un 73.1% de apoyo para la realización de una «Convención Constitucional» o Asamblea Constituyente, integrada en su totalidad por ciudadanos electos íntegramente para este efecto. Un 24.9% apoyó la «Convención Mixta», integrada en partes iguales por ciudadanos electos y parlamentarios en ejercicio.

El 15 de noviembre, después de casi un mes de que estallaran las violentas protestas sociales en Chile, el Congreso llegó a un acuerdo para llamar a un plebiscito en abril que consulte si se está de acuerdo o no con cambiar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y bajo qué mecanismo.

El acuerdo se alcanzó en momentos en que los alcaldes habían decidido convocar a una consulta ciudadana, en un intento de destrabar la grave crisis social. Una vez que el Congreso llegó a un acuerdo, los alcaldes suspendieron su consulta pero luego decidieron volver a convocarla.

Un grupo de parlamentarios opositores chilenos presentó este martes una solicitud de juicio político contra el presidente Sebastián Piñera por su responsabilidad en abusos cometidos por cuerpos de seguridad durante la reciente ola de protestas.

Sin embargo, una Acusación Constitucional para inhabilitar al presidente requeriría de la aprobación de la mayoría de los diputados en ejercicio y dos tercios de los senadores, por lo que se necesitaría apoyo del oficialismo.

La solicitud se funda en «las graves, reiteradas, generalizadas y sistemáticas violaciones a los derechos fundamentales de las personas, ejecutadas por agentes del Estado en el último mes», dijo la diputada comunista Carmen Hertz.

Grupos de derechos humanos acusan un uso excesivo de la fuerza por parte de los cuerpos uniformados, dejando centenares de personas con lesiones oculares y otras lesiones; mientras, el Gobierno sostiene que el protocolo de actuación es compatible con estándares internacionales.

«Esta situación ha infringido claramente la Constitución y las leyes y así lo señalamos en un argumento sólido y responsable», agregó Hertz.

La iniciativa respaldada en un documento de más de 100 páginas fue presentada por diputados del bloque izquierdista Frente Amplio, el Partido Comunista, Socialista y el centrista PPD.

Las protestas de más de un mes por demandas variadas que van desde salud, educación y pensiones, entre otros temas, han dejado más de 20 muertos, heridos y miles de detenidos.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, afirmó que no dimitirá pese a las masivas protestas antigubernamentales que se han distinguido por la violencia que sacuden a su país, aunque reconoció «parte» de responsabilidad en la crisis.

Las manifestaciones, que comenzaron contra el aumento de las tarifas del metro para pasar después a un amplio abanico de reivindicaciones sociales, se encuentran ya en su tercera semana y no parecen estar cerca de su fin.

El gobierno aparece impotente pese a haber declarado el estado de emergencia y sacado al principio a los militares a patrullar las calles junto a la policía.

«Hay llamados a que dimita», le dijo a Piñera la periodista Katy Watson de la cadena BBC «¿Lo va a hacer?». «No», contestó tajantemente el conservador multimillonario que pocos días después del estallido de las protestas cambió a ocho de sus ministros, incluido el cuestionado titular del Interior, Andrés Chadwick.

Piñera paga sus errores en la gestión de la crisis con una caída estrepitosa de popularidad: con 13% de aprobación, es el jefe de Estado con las cifras más bajas desde el regreso a la democracia en Chile en 1990.

Los manifestantes exigen una mejor distribución de la riqueza, el aumento de las pensiones más bajas y reducción en las tarifas de servicios básicos.

«Estos problemas se han ido acumulando en los últimos 30 años, soy responsable de parte de ello y asumo mi responsabilidad pero no soy el único», afirmó.

Piñera se declaró obligado como presidente a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y defendió que en las tres décadas desde el retorno de la democracia la pobreza se redujo de 65% a 8% en Chile.

Activistas, encabezados por la Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú, emplazaron al presidente a frenar lo que denuncian como «graves y sistemáticas» violaciones de los derechos humanos para reprimir las protestas.

El presidente chileno, Sebastián Piñera, anunció este miércoles su decisión de cancelar la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), a celebrarse en noviembre y diciembre próximo en Chile, debido a la tensión social y política en su país.

“Esta es una decisión muy difícil, que nos ha causado mucho dolor. Hemos basado nuestra decisión en un sabio principio de sentido común, declaró Piñera en conferencia de prensa en el Palacio de La Moneda, acompañado por el canciller Teodoro Ribera y la ministra de Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

El mandatario chileno justificó su determinación al señalar que la prioridad de su gobierno en este momento es “restablecer el orden público, la seguridad ciudadana y la paz social, así como solucionar las demandas sociales que se han producido en el país en las últimas semanas.

Indicó que las autoridades internacionales relacionadas a ambos eventos ya fueron informadas de la decisión, la que fue calificada por el mandatario como «difícil que nos causa mucho dolor».

Recordemos que desde hace casi dos semanas, Chile está envuelta en una profunda crisis social y política, con manifestaciones multitudinarias casi diarias, así como escenas de violencia, vandalismo y saqueos.

Al respecto, de acuerdo con un balance publicado hoy por Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), un total de 20 muertos, mil 233 heridos y tres mil 712 detenidos es el saldo que han dejado las manifestaciones.

Entre las personas lesionadas, 343 recibieron disparos de perdigones de las fuerzas policiales, 282 por arma de fuego no identificada y 26 resultaron lesionadas con balines de goma, entre ellas un observador del INDH que la víspera sufrió siete impactos en su cuerpo.

Mientras de los detenidos, 404 son menores de edad, 597 mujeres y dos mil 555 hombres, según el INDH, cuyas cifras fueron recopiladas directamente a partir de sus observaciones en las propias manifestaciones, comisarías de la policía y en los centros de salud.

El presidente de Chile, Sebastian Piñera, removió este lunes a ocho de sus ministros, incluido su cuestionado jefe de gabinete Andrés Chadwick, y nombró al economista liberal Ignacio Briones como ministro de Hacienda, en un intento de hacer frente al estallido social.

En medio de manifestaciones frente al palacio presidencial de La Moneda en el momento en que se realizaban los anuncios, el mandatario derechista confirmó la salida de ocho ministros y ratificó en sus cargos a los otros 16, entre ellos el canciller Teodoro Ribera.

Los nombramientos incluyen a Gonzalo Blumel como nuevo jefe de gabinete, quien ejercía como ministro secretario general de Presidencia, y era uno de los ministros más carismáticos, además de ser el más joven, con 41 años.

En Hacienda estará Briones, exdecano de la escuela de gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, que a sus 46 años reemplaza a Felipe Larraín, fuertemente cuestionado por su recomendación «a los románticos» de comprar flores al anunciar en septiembre que Chile no había registrado inflación, y que incluso el valor de las flores había bajado.

La exintendenta de Santiago, la médica Karla Rubilar, con una alabada participación en las últimas protestas ciudadanas, asumió como vocera del Ejecutivo, en reemplazo de Cecilia Pérez, quien pasó al ministerio del Deporte.

El exlíder del movimiento estudiantil «pingüino de 2006», Julio Isamit, asumió como nuevo ministro de Bienes Nacionales, mientras que la exsubcretaria de Previsión Social María José Zaldívar toma las riendas del ministerio del Trabajo.

El exsubsecretario de obras públicas Lucas Palacio asumió la cartera de Economía, en reemplazo de Andrés Fontaine, criticado por pedir a la población «levantarse más temprano» para enfrentar al alza en la tarifa del metro en la horas de mayor flujo de pasajeros.

Esta alza en la red de transporte público más utilizada por los santiaguinos detonó las protestas sociales que hoy mantienen en jaque al gobierno de Piñera, a 20 meses de haber asumido su segundo mandato.

El exministro de Bienes Nacionales Felipe Ward asume como ministro secretario de la Presidencia.