Tag

coneval

Browsing

A partir de la información publicada por parte del INEGI respecto a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo denominada Nueva Edición (ENOEN) el CONEVAL dio a conocer los resultados de pobreza laboral y del Índice de la Tendencia Laboral de la Pobreza correspondiente al tercer trimestre de 2021.

Informó que en el tercer trimestre de 2021, el ingreso laboral real promedio de la población ocupada a nivel nacional fue de $6,390.60 al mes. Durante este periodo, los hombres ocupados reportaron un ingreso laboral mensual de $6,916.17 y las mujeres $5,581.78. Esto indica que el ingreso de los hombres ocupados es aproximadamente 1.2 veces el de las mujeres.

Además, durante el tercer trimestre de 2021, las personas ocupadas en situación formal reportaron un ingreso laboral mensual de $9,211.04 y los ocupados en situación de informalidad $4,405.22. Lo que indica que el ingreso de los ocupados en situación formal es aproximadamente 2.1 veces el los ocupados en situación de informalidad.

El CONEVAL también indicó que el poder adquisitivo del ingreso laboral real per cápita tuvo un aumento trimestral de 0.8% entre el segundo trimestre 2021 y el tercer trimestre 2021, al pasar de $2,747.68 a $2,769.23 pesos, es decir un aumento de $21.55 pesos.

La variación anual del ingreso laboral real per cápita del tercer trimestre 2021 presentó un aumento de 12.5% respecto al tercer trimestre de 2020, al pasar de $2,460.50 a $2,769.23. Este cambio anual del ingreso laboral representa un incremento de $308.73 pesos respecto al tercer trimestre de 2020. Destacó que el nivel de ingreso de este trimestre aún se encuentra por debajo del que se reportó en el primer trimestre de 2020, previo a la crisis sanitaria derivada del virus SARS-CoV-2 (COVID-19), cuando se ubicó en $2,806.61 pesos.

En el tercer trimestre 2021, la inflación general anual promedio fue de 5.8%, es decir, 0.2 puntos porcentuales inferior a la del segundo trimestre 2021 (6.0%)  y 1.9 puntos porcentuales mayor a la presentada un año antes, en el tercer trimestre 2020 (3.9%).

Las Líneas de Pobreza Extrema por Ingresos (LPEI), que es el valor monetario de la canasta alimentaria, rural y urbana aumentaron 3.1% y 2.9%, respectivamente. Ambos aumentos son superiores a la inflación promedio del tercer trimestre 2021 (1.3%).

El reporte del CONEVAL destaca que el porcentaje de la población con ingreso laboral inferior al valor monetario de la canasta alimentaria, es decir, la pobreza laboral, aumentó de forma trimestral al pasar de 39.9% en el segundo trimestre de 2021 a 40.7% en el tercer trimestre de 202. El aumento trimestral de 0.8% en el ingreso laboral real y de 0.3% de la masa salarial fue insuficiente para reducir trimestralmente la pobreza laboral, pues la variación de las LPEI fue mayor, así como la inflación promedio durante este trimestre (1.3%).

Entre el segundo trimestre 2021 y tercer trimestre 2021, las tres entidades que tuvieron la mayor disminución en pobreza laboral fueron: Quintana Roo con una disminución de 4.3; Baja California Sur con 4.2, y Ciudad de México con 2.4 puntos porcentuales. En contraste, las tres entidades que presentaron el mayor aumento trimestral fueron: Veracruz con un aumento de 6.6; Sinaloa con 6.1, y Chiapas con 3.2 puntos porcentuales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que «no acepta» el dato que arrojó la medición de pobreza 2020 que presentó ayer el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en el que asegura que hay 3.8 millones de nuevos pobres en el país.

«No acepto el resultado de esa encuesta, tengo otros datos, y creo que la gente está recibiendo más apoyo, y aun con la pandemia la gente tiene para su consumo básico, y algo muy importante, no ha perdido la fe, y estamos saliendo adelante”, respondió el mandatario al ser cuestionado sobre el tema.

Y es que ayer, el Coneval, organismo encargado de la cifra oficial de pobreza en nuestro país, reveló que la cifra de mexicanos en pobreza pasó de 51.9 millones en 2018 a 55.7 millones en 2020, mientras que la proporción de pobres creció a 43.9% desde un 41.9% previo.

También se informó sobre un aumento de 2.1 millones de personas en pobreza extrema para un total de 10.8 millones, el 8.5% de la población total, un aumento de 1.5 puntos porcentuales frente a 2018.

En un primer momento, el presidente atribuyó dichos datos a la crisis de la COVID-19, que causó una contracción histórica de 8.2% del PIB en 2020, aunque después cuestionó la medición.

«Fue por la pandemia y no solo eso, es que tienen formas de medir de otra manera, tienen otros indicadores, yo respeto, pero es indudable de que la gente está recibiendo más apoyos», sostuvo López Obrador.

En ese sentido, AMLO indicó que debe modificarse la forma de medición sobre bienestar, y que no todo debe «depender con indicadores económicos». Incluso llegó a cuestionar que a pesar de que el Coneval es quien se encarga de medir dicha dato, no conoce el país, específicamente sus regiones, para poder así tener una medición más apegada a la realidad.

La medición general del Coneval es multidimensional y contempla también el acceso a servicios sociales, alimentos y otros recursos no monetarios.

De hecho, la cifra de mexicanos pobres que reporta el Coneval es menor a la población con un ingreso inferior a la línea de pobreza, que se incrementó en 5.1 millones de personas de 2018 a 2020, al alcanzar 66.9 millones de mexicanos, el 52.8% del total.

Pese al panorama, López Obrador defendió los programas sociales que entrega el gobierno, tales como la pensión universal a adultos mayores, los apoyos a los jóvenes, los apoyos a campesinos, y las becas para personas con discapacidad y estudiantes.

“¿Cuándo se había destinado tanto para apoyar a los pobres? Nunca, nunca», justificó el mandatario.

El presidente aprovechó para presumió de las remesas que envían los mexicanos desde Estados Unidos, que benefician a poco más de 10 millones de familias pobres, y que superaron un récord de 40,000 millones de dólares en 2020, con un pronóstico de 48,000 millones para este 2021.

También destacó que en su sexenio «no se ha devaluado el peso» frente al dólar y que ha aumentado considerablemente el salario mínimo.

«Afortunadamente ya estamos en recuperación, ya está recuperándose la aviación, el turismo, el comercio, la industria, hay una recuperación extraordinaria, excepcional, al grado que los pronósticos de crecimiento van más allá del 6%”, remató.

3.8 millones de personas cayeron en pobreza y 2.1 millones de ellas cruzaron el umbral de la pobreza extrema entre 2018 y 2020 en nuestro país, en medio del impacto de la pandemia del coronavirus.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) presentó este jueves los resultados de la medición multidimensional de la pobreza a nivel nacional y por entidad federativa para 2018 y 2020 con base en los Lineamientos y criterios generales para la definición, identificación y medición de pobreza (Lineamientos 2018) y en la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2018 y 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En dichos resultados se indica que nuestro país, con 126 millones de habitantes, pasó de tener un 41.9% de población pobre en 2018 a 43.9% en 2020, mientras que el número de personas en dicha situación aumentó de 51.9 a 55.7 millones,

Adicional, la población en situación de pobreza extrema creció de 7% en 2018 a 8.5% en 2020, equivalente a un aumento de 8.7 a 10.8 millones de personas, agregó la institución.

«La emergencia sanitaria por la COVID-19 ha profundizado los desafíos que enfrenta la política de desarrollo social en todos los ámbitos, principalmente, en el ingreso, salud, educación y alimentación de la población mexicana», indicó el Coneval al presentar su informe.

En términos de insuficiencias sociales, el mayor cambio entre 2018 y 2020 fue el aumento de 12% en la carencia por acceso a servicios de salud, que pasó de 16.2% al 28.2%, detalló el Consejo. Otras carencias que aumentaron en menor medida son el rezago educativo con un incremento de 0.25 puntos porcentuales y la carencia por acceso a alimentación nutritiva y de calidad (0.31 puntos porcentuales).

En tanto, la falta de acceso a la seguridad social se mantuvo como la de mayor incidencia en 2020, afectando a 52% de la población.

El porcentaje de pobres aumentó en 19 de los 32 estados del país, con el mayor incremento localizado en Quintana Roo, que pasó de 30.2% en 2018 a 47.5% en 2020. Le siguen Baja California Sur que pasó de de 18.6% a 27.6% y Tlaxcala que pasó de 51.0% a 59.3%.

En contraste, los otros 13 estados mostraron una reducción de la pobreza, destacando Nayarit, donde cayó de 35.7% a 30.4%. Le siguen Colima (de 30.4% a 26.7%) y Zacatecas (de 49.2% a 45.8%), con 5.3, 3.7 y 3.5 puntos porcentuales menos, respectivamente.

El porcentaje de la población en situación de pobreza en zonas rurales se mantuvo en niveles similares, al cambiar de 57.7% a 56.8% entre 2018 y 2020; en contraste, en zonas urbanas este porcentaje aumentó 3.2 puntos porcentuales al pasar de 36.8% a 40.1% en el mismo periodo.

«La emergencia sanitaria por la COVID-19 ha profundizado los desafíos que enfrenta la política de desarrollo social en todos los ámbitos, principalmente, en el ingreso, salud, educación y alimentación de la población mexicana», dijo el Coneval.

La medición es la primera con una nueva metodología que no es comparable con la que se utilizó en los estudios realizados entre 2008 y 2018, indicó el Coneval.

El Consejo Nacional de Evaluacion de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) dio a conocer los resultados de pobreza laboral del primer trimestre de 2021, en los cuales se indica que el porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al valor de la canasta alimentaria, aumentó 3.8 puntos porcentuales a nivel nacional, al pasar de 35.6% en el primer trimestre de 2020, a 39.4% en el mismo periodo de 2021.

Para el indicado del poder adquisitivo del ingreso laboral real per cápita, se menciona que tuvo una disminución de 4.8% entre el primer ambos periodos, al pasar de $1,919.84 a $1,827.39.

Dicha variación anual del ingreso laboral representa una pérdida de $92.46 pesos respecto al primer trimestre de 2020, antes del inicio de la pandemia por COVID-19.

En los resultado se señala que en el primer trimestre 2021, en promedio, las líneas de pobreza extrema por ingresos aumentaron anualmente 3.7% en zonas urbanas y 4.0% en zonas rurales.

El CONEVAL refiere que el porcentaje de la población con un ingreso laboral inferior al costo de la canasta alimentaria aumentó al pasar de 35.6% en el primer trimestre 2020 a 39.4% en el primer trimestre 2021. Entre los factores que explican este incremento, menciona el Consejo, se encuentra la disminución anual de 4.8% en el ingreso laboral real y el aumento en los precios del valor monetario de la canasta alimentaria durante el mismo periodo.

En el primer trimestre de 2021 el ingreso laboral real por persona a nivel nacional fue de $1,827.39, lo que representa una disminución de 4.8% con respecto al mismo periodo del año anterior, en el que el ingreso total fue de $1,919.84.

Se destaca que la pobreza laboral aumentó en 26 de las 32 entidades federativas. Un total de 9 entidades presentaron un aumento del ingreso laboral real por persona en comparación al año anterior, las tres entidades con mayor crecimiento fueron: Nayarit (19.0%), Zacatecas (7.1%) y Oaxaca (4.2%) y aquellas que presentaron las mayores disminuciones en el ingreso fueron: Ciudad de México (20.3%), Quintana Roo (16.2%) y Baja California Sur (15.0%)

En el primer trimestre 2021, el ingreso laboral real promedio de la población ocupada a nivel nacional fue de $4,456.58 al mes; sin embargo, el ingreso laboral mensual de los hombres ocupados durante este periodo fue $4,787.40 y el de las mujeres, $3,930.86, lo que indica una brecha entre los ingresos laborales en este trimestre de $856.54.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) presentó este jueves el documento: Panorama de los programas y acciones sociales en las entidades federativas para dar respuesta a los efectos de la pandemia, en el que hace un análisis y revisión de los programas que se han implementado para apoyar a la población de las entidades del país, ante la pandemia de Covid-19.

El Coneval señala que la distribución de casos de Covid-19 reportados en México se ha desarrollado de forma heterogénea, principalmente relacionada a factores de la población, conectividad carretera, características socioeconómicas o movilidad de las personas. Sin embargo, la mayor concentración de casos se ha dado en las grandes ciudades.

En el documento, que abarca de marzo a agosto de 2020, se identificaron 667 programas y acciones sociales estatales que contribuyeron a la atención de los derechos sociales y otorgan algún bien o servicio directo a la población. Sin embargo, advierte que el número de intervenciones implementadas varía en las entidades federativas.

Hay estados como el caso de Tamaulipas que implementó 72 programas, seguido de Morelos con 59, Campeche con 43, Hidalgo con 35, Guanajuato con 31 y Zacatecas con 30. En contraste, los cinco estados que menos apoyos implementaron son: Tlaxcala con 5; Veracruz y Durango con 8, Sonora con 9 y Coahuila con 11.

El ranking se conforma de la siguiente manera (por orden alfabético):

  • Aguascalientes 15
  • Baja California: 16
  • Baja California Sur: 19
  • Campeche: 43
  • Chiapas: 12
  • Chihuahua: 13
  • CDMX: 15
  • Coahuila: 11
  • Colima: 15
  • Durango 8
  • Guanajuato: 31
  • Guerrero: 29
  • Hidalgo: 35
  • Jalisco: 11
  • México: 20
  • Michoacán: 13
  • Morelos: 50
  • Nayarit: 14
  • Nuevo León: 11
  • Oaxaca: 21
  • Puebla: 16
  • Querétaro: 14
  • Quintana Roo: 21
  • San Luis Potosí: 23
  • Sinaloa: 17
  • Sonora: 9
  • Tabasco: 23
  • Tamaulipas: 72
  • Tlaxcala: 5
  • Vercaruz: 8
  • Yucatán: 27
  • Zacatecas: 30

Pese al número que cada estado implementó, el Coneval precisa que un mayor número de programas y acciones de desarrollo social no necesariamente generarán un mejor resultado; y apunta que por el contrario, cuando existe coordinación, coherencia y complementariedad entre las intervenciones se puede hacer un uso más efectivo de los recursos para atender una situación problemática.  Incluso dice que la existencia de un mayor número de programas y acciones puede reflejar una mayor desagregación de un problema público.

Se señala que las entidades federativas reorientaron algunos de los programas o acciones que estaban implementado previamente y, al mismo tiempo, crearon nuevas intervenciones que permitieran dar respuesta a la crisis.

Del total de programas identificados, 42.7% tuvieron algún tipo de ajuste y 50.1% son intervenciones nuevas. Los principales ajustes que se hicieron fueron ampliaciones presupuestales y de cobertura, adelantos de apoyos, entre otras modificaciones.

En la revisión que hizo Coneval se identificó la diversidad de tipos de apoyos que se dieron a través de las intervenciones. La mayor parte fueron apoyos en especie (44.1%), seguido de apoyos monetarios (17.7%), incentivos fiscales (12.9%), créditos (11.1%), entre otros instrumentos de política pública.

El Coneval indica que se observa que existe variedad y dispersión en los programas y acciones sociales que se están implementando en las entidades federativas para dar respuesta a la crisis.

«Es evidente la respuesta inmediata por parte de los gobiernos; por otro, esta diversidad y dispersión muestra también que la respuesta de las entidades federativas se centró en la generación de intervenciones específicas y que hace falta una política coordinada e integral que dé una respuesta más eficaz a los temas de atención prioritaria», señala el documento.

Luego de la publicación del informe del CONEVAL en el que reporta los avances y retos en política social, así como la evolución de la población en condiciones de pobreza, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que no ha podido revisarlo.

«No he visto el reporte completo de Coneval, lo voy a revisar. Lo que sí le puedo decir, independientemente de los números, de lo cuantitativo, es que el objetivo del gobierno, el objetivo principal es combatir la pobreza», contestó el mandatario al ser cuestionado sobre el tema.

Indicó que la estrategia del gobierno se basa en dos aspectos: primero, acabar con la corrupción y al mismo tiempo sacar de la pobreza al pueblo de México.

Señaló que pese a que se nieguen en reconocerlo, ambos aspectos están relacionados, porque la corrupción propicia que haya pobreza. Insistió en que la corrupción política es la causa principal de la desigualdad económica y social de México.

Recalcó que ahora con él en el gobierno, como nunca antes los pobres están recibiendo apoyos, pues dijo, alrededor de 300 mil millones de pesos se han destinado para programas de Bienestar.

En ese sentido, retomó lo que  informó semanas atrás sobre el libro que está escribiendo de lo que consideró la economía moral. Informó que ya no se llamará Economía Moral, pues un economista estadounidense ya publicó un material con ese título.

Indicó que ahora está pensando en llamarlo ‘La moralización de la economía’, aunque también considera ‘La Economía Inmoral’. Remató indicando que el modelo económico que está impulsado muestra, cómo sin corrupción, sin gastos superfluos y con un auténtico Estado de derecho, se puede lograr una sociedad mejor.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), presentó este lunes su reporte ’10 años de medición de pobreza en México, avances y retos en política social’, en el que reporta que el número de personas en situación de pobreza pasó de 49.5 a 52.4 millones entre 2008 y 2018.

El porcentaje de la población total en situación de pobreza pasó de 44.4% a 41.9% entre 2008 y 2018, lo que representa una disminución anual media de 0.24 puntos porcentuales.

Adicional se indica que el número de personas en situación de pobreza extrema pasó de 12.3 a 9.3 millones en el mismo periodo.

El porcentaje de la población total en situación de pobreza extrema pasó de 11.0% a 7.4% entre 2008 y 2018.

Entre 2008 y 2018, se observó un mejoramiento en los indicadores de carencias sociales a nivel nacional y en la mayoría de las entidades federativas.

El número de carencias sociales que experimenta la población es un indicador de la gravedad de las carencias. El CONEVAL precisó que no es lo mismo no tener acceso a la seguridad social únicamente, que a seguridad social y educación.

El promedio de las carencias de la población en situación de pobreza pasó de 2.8 a 2.2 entre 2008 y 2018. De igual forma, las carencias sociales promedio de la población en situación de pobreza extrema pasaron de 3.9 a 3.6. El rezago educativo pasó de 21.9% a 16.9% entre 2008 y 2018.

La carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 38.4% a 16.2% entre 2008 y 2018. La carencia por acceso a la seguridad social pasó de 65.0% a 57.3% entre 2008 y 2018. La carencia por calidad y espacios de la vivienda pasó de 17.7% a 11.1% en el mismo periodo.

En cuanto a los retos que se tienen para superar la pobreza, el organismo identificó:

  • Lograr un crecimiento del ingreso adecuado, incluyente y sostenido.
  • La política pública debe fortalecer la atención del conjunto de carencias sociales, particularmente aumentar el ingreso de las familias y ampliar la cobertura de la seguridad social. Estos últimos son los dos retos más importantes de las políticas públicas encaminadas a disminuir la pobreza.
  • Es prioritario abatir las desigualdades territoriales y entre grupos de población, en particular la población de mujeres indígenas que viven en zonas rurales.

El CONEVAL concluyó que si bien entre 2008 y 2018, la pobreza extrema disminuyó, para que se mantenga dicha  tendencia es necesario enfocar que la política social se dirija a la población con mayores necesidades.

Señaló que el ingreso de las familias y la seguridad social de sus integrantes son dos retos importantes de las políticas públicas encaminadas a disminuir la pobreza. Lamentó que el ingreso sea actualmente insuficiente, además de que muestra una concentración elevada.

Señaló que es importante propiciar un incremento del ingreso laboral y controlar la inflación, en particular el precio de los alimentos. Señaló que persiste una gran heterogeneidad territorial de la pobreza y el bienestar. En 1,185 de los municipios aumentó el número de personas en situación de pobreza entre 2010 y 2015.

Detalló que la pobreza es más prevalente entre la población indígena, los adultos mayores, la población con discapacidad y en los niños, niñas y adolescentes.

“Es compromiso del CONEVAL continuar aportando información que contribuya a la superación de la pobreza y al acceso efectivo a los derechos sociales a través de ampliar su disponibilidad, calidad y accesibilidad”, remató.

Gonzálo Hernández Licona, extitular del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), desmintió lo que este fin de semana ventiló el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre el presunto sueldo que percibía.

Y es que este domingo, de visita por Zongolica, Veracruz, el presidente aprovechó para preguntar a los presentes que si sabían qué era el Coneval.

«En honor a la verdad, en honor a la verdad, la verdad que es revolucionaria, la mentira es reaccionaria; la verdad es cristiana, la mentira es del demonio, en honor a le verdad, que levanten la mano los que saben qué es el Coneval.», pidió AMLO a los asistentes al evento que encabezó.

AMLO explicó que el organismo era el encargado de medir la pobreza en México, aunque su creación se hizo para simular que se atendían la pobreza; acusó que el Coneval, desde un edificio moderno, realizaba todo su trabajo, pues los que ahí trabajaban no conocían las comunidades más pobres del país.

López Obrador dijo que la molestia de la salida de Hernández Licona del Coneval se debe a los cambios que se implementaron en cuanto a los sueldos de los funcionarios.

«¿Cuánto ganaba el que estaba de director del Coneval? Doscientos veinte mil pesos al mes», dijo AMLO, idea que reiteró esta mañana en su conferencia de prensa, modificando la cifra a 200 mil.

Al respecto, Hernández Licona compartió a través de su red social un documento en el que se muestra que el sueldo bruto mensual que percibía al frente del organismo era de 132 mil 312 pesos, quedando en un sueldo neto de 91 mil 957 pesos.

«Háganmela buena. Adjunto mi sueldo. Era sencillo buscarlo por la transparencia del Coneval», escribió el exdirector.

Sugirió que si alguien utiliza evidencia rigurosa puede tomar mejores decisiones, esto en referencia a las decisiones que tomó el gobierno federal basado en acusaciones sin fundamento en contra del Coneval.

«El liderazgo presidencial, combinado con buena información, podría generar mejores resultados para el país», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) no desaparecerá, aunque dijo que sí habrá un ajuste sobre todo en lo que tiene que ver con políticas de austeridad.

AMLO calificó al Coneval como un organismo que «no tiene comunicación con el pueblo», pese a las funciones que realiza.

«Imagínense un instituto encargado de evaluar la pobreza en donde los representantes no conocen las regiones más pobres de México», acusó López Obrador en su conferencia de prensa matutina. Dijo que quienes estaban al frente del Conveal, no tenía comunicación con la gente y se dedicaban a hacer trabajos de gabinete.

Insistió que hubo manipulación en cómo se abordó el tema en los medios, pues explicó que la idea de que el INEGI se hiciera cargo de la medición de la pobreza, fue a propuesta de un reportero en la conferencia. Explicó que nunca dijo que estaban en contra de que se realizara dicha medición.

Y aunque dijo que se optó por mantener al Coneval, dijo que entrará en una revisión y se echará a andar un plan de austeridad.

Para mantenerlo, dijo, era necesaria una renovación, pues explicó que quien dirigía el organismo llevaba 13 años en el cargo; señaló que Gonzalo Hernández Licona tiene una formación distinta a la que ahora distingue al gobierno. «Él es de una corriente de pensamiento más cercana al neoloberalismo».

Reiteró que el titular del Coneval ganaba 220 mil pesos, por lo que ahora con el plan de austeridad de su gobierno, se bajó el sueldo a 90 mil.

Aseguró que «los neoliberales fueron creando un andamiaje a modo que les permitía saquear y al mismo tiempo simular» que respetaban la Constitución.

Luego de declaraciones de Hernández Licona sobre un supuesto abandono de López Obrador a su promesa de atención a los pobres, el mandatario respondió que «nunca antes se habían destinado tantos recursos a la gente pobre del país.

Luego de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador publicara en su cuenta de Twitter un informe de una cuartilla sobre la situación del Coneval, en el cual señala que el Consejo gastó en 2018 más en arrendamiento de edificios que en estudios e investigaciones.

La noche de este viernes, El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social respondío al jefe del ejecutivo. El Coneval asegura que el mayor gasto se justifica porque fue necesario contratar más personal, mudarse a una sede más amplia y aumentar el presupuesto para cumplir con su labor y actividades; y detalló que también hubo mayor demanda de cursos, capacitaciones, asesorías técnicas en los temas de evaluación y medición de la pobreza para los tres órdenes de gobierno y diversos sectores.

La respuesta del Coneval está respaldada por el nuevo titular del Consejo, José Nabor Cruz Marcelo, y los seis consejeros académicos, quienes en conjunto integran el máximo órgano de Gobierno de la institución y aseguraron que “el Coneval siempre ha tenido un compromiso con la transparencia tanto en su gestión como en sus actividades sustantivas”.

Por otra parte el coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado aseguró que por su importancia en la evalución de las distintas políticas sociales que han ayudado a el combate de la pobreza.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) gastó 20 millones de pesos más en el arrendamiento de edificios que en la realización de estudios e investigaciones durante 2018, de acuerdo con un informe publicado este viernes por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“El gasto en arrendamiento de inmuebles fue de 79 millones 720 mil 468 pesos, mientras que el gasto en estudios e investigaciones fue de 59 millones 910 mil 939 pesos”, se lee en el escrito en el apartado de revisión presupuestal.

De acuerdo con el reporte, el Consejo pasó de emplear 236 mil pesos en 2013 en concepto de arrendamiento a 80 millones en 2018, esto cuando se decidió desocupar el edificio propiedad del Coneval y rentar uno nuevo.

En lo que va de este año, la renta de ese inmueble ha costado al erario público alrededor de 39.8 millones de pesos, 6.6 millones de pesos al mes, señala el documento.

Según la revisión hecha a los recursos del Consejo, también existió un incremento en los gastos en productos alimenticios -un aumento de casi 300 por ciento-, y en renta de vehículos -más de cinco veces lo aprobado en 2013-.

«No lo descartamos» fue lo que respondió el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sobre si se está considerando desaparecer al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), pese a que apenas la semana pasada la Secretaría de Bienestar negó su desaparición.

AMLO acusó que los gobiernos anteriores abusaron en la creación de organismos que le cuestan al gobierno una gran cantidad de dinero. Dijo que crearon aparatos burocráticos onerosos sin beneficio, y prefirieron llenar de oficinas, de instituciones supuestamente autónomas al país,  en lugar de apostar por el desarrollo.

El mandatario indicó que si se tiene al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), por qué no es él quien hace la función de medir la pobreza.

«Eso se puede seguir haciendo, con el INEGI. Además, ya el INEGI hace trabajo, ya mide lo que tiene que ver con crecimiento económico y también mide pobreza. Entonces, son cosas que se tienen que ir ajustando. Es parte de la austeridad republicana», sostuvo el presidente.

Lamentó que el Coneval tenga hoy en día más de 200 trabajadores, y peor aún que los de arriba estén «bien servidos» con sueldos que van entre los 200 o 300 mil pesos mensuales. Señaló que todo se trató de simulación y «pura apariencia» de que se atendía el tema de la pobreza.

Dijo que en lugar de haber destinado los cerca de 650 millones de pesos al año que el Coneval tiene como presupuesto para medir la pobreza, ese dinero se debería de utilizar para combatir el problema.

En ese sentido recordó el caso del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), que pese a que tienen un presupuesto de alrededor de mil millones de pesos al año, en la época de más corrupción en el país no vieron anda, «se hicieron de la vista gorda».

Relató que el INAI declaró la condonación de impuestos que hizo el expresidente Vicente Fox como un asunto privado, mantenerlo en secreto, cuando se trataba de un instituto de la transparencia. También puso como ejemplo que, con la ayuda de la sociedad civil, recientemente se creó el Instituto Anticorrupción, al que se destinaron muchos recursos, cuando la corrupción no era delito grave.

Lo declarado esta mañana por el presidente contrasta con lo que la Secretaría de Bienestar informó la semana pasada, asegurando que reconocía la importancia que tiene la labor que realiza el Coneval, toda vez que, la evaluación de los programas sociales y la medición de la pobreza en México, son estratégicas para la correcta implementación de políticas públicas efectivas.

«No existe un proceso de desmantelamiento del Coneval. La Secretaría de Bienestar considera fundamental que el Coneval continúe operando con normalidad en pleno ejercicio de sus funciones como órgano de observación y evaluación de la política social», aseguró la dependencia.

Durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador se refirió a la salida de Gonzalo Hernández Licona del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Indicó que tras 14 años al frente del organismo, eran tiempos de cambios, pues «ya había terminado su ciclo», por lo que a sugerencia de la titular de la Secretaría de Bienestar decidió renovar la dirección del Coneval.

Descartó que dicho cambio se haya debido a la crítica que Hernández Licona hiciera sobre la política de austeridad que sigue el gobierno federal. Sostuvo que la decisión se tomó hace aproximadamente un mes.

“No es cierto que haya sido (la salida de Gonzalo Hernández Licona) porque escribió en contra de la austeridad, tan no fue cierto que esto se decidió antes de que escribiera su artículo… No es mi fuerte la venganza”, enfatizó

Sobre José Nabor Cruz, quien ocupará la dirección del Coneval, dijo que es un «profesional, un académico, confiable y preparado». Relató que se le planteó dirigir al organismo a Salomón Nahmad y a Armando Bartra, quienes rechazaron el ofrecimiento aunque seguirán colaborando desde el Consejo de Coneval.

Al ser cuestionado sobre si su gobierno estaba retomando viejas prácticas, en las que se removía a quienes eran «incómodos» a la administración, AMLO dijo que «nosotros no somos injustos, lo que calienta es que nos comparen».

Al respecto, la Secretaría de Bienestar afirmó que mantiene su compromiso para que el Coneval continúe operando con normalidad en pleno ejercicio de sus funciones como órgano evaluador de la política social.

«Esta dependencia reconoce la importante labor que realiza el Coneval, por lo que continuará con los esfuerzos para que esta institución siga contando, como hasta ahora, con los recursos necesarios para la realización normal de sus funciones», indicó la dependencia a través de un comunicado.

En este sentido, se señaló que Nabor Cruz fue informado de que el Coneval cuenta con la suficiencia presupuestaria para llevar a cabo los estudios e investigaciones necesarias para cumplir con su calendario anual.

Este lunes, Gonzalo Hernández Licona fue sustituido en el cargo como secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), días después de haber criticado el plan de austeridad impulsado por el Gobierno Federal.

«Se nos ha notificado oficialmente que el presidente de la República, a través de la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores, ha decidido nombrar a José Nabor Cruz Marcelo como titular del Coneval», dijo en conferencia de prensa Hernández Licona.

Cruz Marcelo es economista; tiene maestría y doctorado en la misma disciplina por la UNAM. Su labor como secretario Ejecutivo del Coneval será la de «coordinar, ejecutar y supervisar los servicios técnicos, así como la administración de los recursos con los que cuenta ese organismo», señaló el organismo en su página de internet.

En el mensaje a medios, el exlíder del Coneval detalló que la evaluación de la política social iba más allá de la amistad.

“Si bien perdíamos amigos cada año porque no siempre se entendía que las mediciones no eran un tema de cuates, sino que era mostrar lo que la realidad reflejaba para mejorar , también ganábamos amistades que se sumaban a la importancia de sustentar la evidencia a través de la mejora continua y la transparencia», comentó.

Hernández Licona criticó el jueves en su columna publicada en Animal Político las medidas de austeridad y los recortes que alcanzaron al Coneval y las actividades que realiza la institución en la que estaba al frente.

El economista asentó en su columna que «la austeridad es importante para un servicio público que se había excedido desde hace varios años. Los excedentes petroleros financiaron el gasto corriente en las últimas décadas; una parte fue para engrosar la burocracia. Había que corregir. Pero hay que hacerlo con cuidado».

Luego de que diversas notas periodísticas afirmaran que que las medidas de austeridad impulsadas por el gobierno federal conllevarían a la desaparición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), la Secretaría de Bienestar salió a aclarar el tema.

«La Secretaría reconoce la importancia que tiene la labor que realiza el Coneval, toda vez que, la evaluación de los programas sociales y la medición de la pobreza en México, son estratégicas para la correcta implementación de políticas públicas efectivas», señaló la dependencia a través de un comunicado.

Enfatizó que no existe un proceso de desmantelamiento del Coneval, y que por el contrario, se considera fundamental que el Coneval continúe operando con normalidad en pleno ejercicio de sus funciones como órgano de observación y evaluación de la política social.

Detalló que de las 144 plazas eventuales del Coneval, 130 ya fueron remitidas por la dependencia a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para su refrendo. Únicamente 14 puestos están en proceso de análisis orgánico funcional, en atención al Memorándum de fecha 3 de mayo del 2019, firmado por el Presidente de la República.

Adicional, el presupuesto para estudios e investigaciones asignado al Coneval para el ejercicio fiscal 2019, asciende a 89.6 millones de pesos (mdp), de los cuales:

  • 45.7% está en manos del Coneval, lo que equivale a 40.9 mdp, de los cuales sólo ha ejercido 4.6 mdp, teniendo disponible y en su control más de 36 mdp.

En ese sentido, enfatizó que el Coneval en ningún momento ha estado limitado financieramente para realizar estudios e investigaciones propios a sus labores.

El resto del presupuesto sigue estando a disposición del Coneval en cuanto presente el requerimiento para su uso.

«La nueva política de Bienestar busca hacer efectivos los derechos de las personas, combatir la desigualdad y erradicar la pobreza extrema. Estamos seguros de que el Coneval tiene un papel crucial en estos objetivos», finalizó la Secretaría de Bienestar.

La Cruzada Nacional contra el Hambre, cuyo objetivo era erradicar la pobreza alimentaria, quedó únicamente en el plano aspiracional.

Así lo deja ver la Auditoría Superior de la Federación (ASF), al destacar que ese programa no fue acompañado de una ley para reglamentar el derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad.

En el segundo informe de la cuenta pública 2017, del que da cuenta el diario La Jornada, se tacha de inercial la operación del programa, a lo que se suma que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) incluyó 2.3 millones de personas en los registros de condición de pobreza más que la estimación del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

La ASF recordó que el programa se aplicó en México para cubrir las carencias de la población sin ingresos económicos suficientes y para resolver la desarticulación de los programas de otros sexenios.

Y aunque los diseños normativo, programático-presupuestal, institucional, metodológico y de evaluación que lo conforman, en lo general, fueron congruentes entre sí y con el problema público, a cinco años de haberse implementado, persisten inconsistencias “que han limitado el cumplimiento de los objetivos de erradicar la pobreza extrema alimentaria así como cumplir con la meta de cero hambre para 2018”, señala la ASF.

A esto se suma que en ninguna legislación se definió la población objetivo; tampoco se homologaron los apoyos a otorgar ni se definieron las funciones y responsabilidades entre los gobiernos federal, estatal y local para su aplicación.