Tag

confinamiento

Browsing

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este lunes que un regreso casi a la normalidad en Reino Unido se podría dar a finales de junio, esto luego de presentar un plan «prudente» e «irreversible» para levantar el confinamiento que se impuso a raíz de la pandemia del Covid-19.

Recordemos que todo el país quedó confinado a principios de enero pasado para luchar contra el Covid-19 que ha dejado más de 120,000 muertos en Reino Unido y colocó a los hospitales al borde del colapso.

Como los efectos del confinamiento y las campañas de vacunación masiva se han traducido en una caída del número de nuevos casos, hospitalizaciones y fallecidos, Boris Johnson anunció este lunes en el Parlamento una estrategia de desconfinamiento en cuatro etapas.

«No podemos continuar de manera indefinida con las restricciones que debilitan nuestra economía, nuestro bienestar mental y físico», dijo Johnson ante los diputados. «Es por ello que es esencial que esta hoja de ruta sea prudente pero también irreversible», agregó.

En Inglaterra, la nación más poblada del Reino Unido con 56 millones de habitantes, las escuelas serán las primeras en beneficiarse, con una reapertura prevista el 8 de marzo. Luego, a partir del 29 de marzo, se levantará la consigna de quedarse en casa y volverán a permitir reuniones al aire libre limitadas a seis personas o dos hogares diferentes.

Los comercios no esenciales, las peluquerías, pubs (bares) y restaurantes (solo en espacios abiertos), cines y museos tendrán que esperar hasta el 12 de abril para reabrir. Los cines, hoteles, estadios (hasta un máximo de 10,000 personas) y la hotelería-restauración al interior podrán reabrir el 17 de mayo, fecha a partir de la cual miembros de diferentes hogares podrán reunirse en espacios cerrados.

Si la situación sanitaria lo permite, las restricciones que limitan los contactos sociales quedarán levantadas el 21 de junio, al igual que las jornadas de trabajo remoto.

Boris Johnson afirmó que toda decisión sería tomada en función de los elementos científicos a su disposición, como la eficacia de las vacunas anti-Covid y la disminución en el registro de hospitalizaciones.

Y es que la campaña de vacunación iniciada en diciembre pasado ha avanzado de manera favorable: un adulto de cada tres ya ha recibido la primera dosis. En la primera fase de la campaña de vacunación, 15 millones de personas habían recibido la primera dosis a mediados de febrero, entre ellos los mayores de las residencias de ancianos. Desde entonces, la campaña se ha ampliado a los mayores de 65 años y a las personas «clínicamente vulnerables».

Para mediados de abril, los mayores de 50 años deberían haber recibido todos una primera dosis de la vacuna. El gobierno ha prometido que todos los adultos recibirán una primera inyección de la vacuna contra el Covid para finales de julio, adelantando este objetivo inicialmente previsto para septiembre.

«Creo fundamentalmente que el programa de vacunación cambió la situación a nuestro favor», subrayó el primer ministro.

Al ser cuestionado sobre sus vacaciones de fin de año, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, indicó que al no haber ningún tema prohibido o que se quiera ocultar, confirmó que sí viajó a visitar a familiares a la costa de Oaxaca el pasado 31 de diciembre, aunque acusó a los medios de sacar la información de contexto.

«No tengo nada que ocultar. Efectivamente, fui a la costa de Oaxaca, a la región de Pochutla, el municipio de San Pedro Pochutla. Es un sitio hermoso con población, una población muy generosa, muy benévola y fui a visitar a familiares muy cercanos, a personas muy amigas y estuvimos en una casa particular durante los días del fin de año», detalló el subsecretario.

Dijo que tal como lo recomendaron los últimos días del año, se respetó la recomendación de reunirse en grupos familiares pequeños, así como seguir las distintas medidas de prevención al momento de las actividades sociales. En ese sentido dijo que en su reunión de fin de año, guardaron la sana distancia al dejar asientos vacios entre los presentes.

Para tratar de justificar su viaje, López-Gatell explicó que algunos países han optado por disposiciones parecidas a un toque de queda, es decir, la cancelación absoluta de movilidad, mientas que en México se ha optado por otra estrategia.

Explicó que se tuvo una primera intervención que se llamó Jornada Nacional de Sana Distancia, que se extendió del 23 de marzo y al 30 de mayo. Sin embargo, dijo, a partir del 1 de junio y hasta el momento, se estableció un mecanismo diferenciado por entidad federativa, pues indicó que la dinámica de ocurrencia de la enfermedad (la cantidad de personas que enferman en cada territorio por día o semana) es muy diferente en cada entidad federativa.

Dicha medida, dijo, permite que en países que son territorialmente muy grandes, como es el caso de México, un mejor equilibrio entre dos elementos: proteger la salud y la vida en la medida en que se eviten los contagios, y el bienestar social.

Reiteró que México es un país con enormes desigualdades sociales y económicas, por lo que no es posible tener a todo país al mismo tiempo en el mismo grado de confinamiento; dijo que hay regiones del país que no tienen la oportunidad de empezar a liberar actividades que permitan la reactivación económica y social al ritmo de otras entidades.

Dijo que mientras en el Valle de México se declaró semáforo rojo, ya que la actividad epidémica era muy intensa, en el estado de Oaxaca, donde está Pochutla, el sitio donde vacacionó, ciertas actividades están abiertas, tales como los restaurantes.

«Es precisamente por eso que la foto a la que han aludido, me retratan en un restaurante, efectivamente, estaba en un restaurante en la playa de Zipolite tomando los alimentos junto con la familia, con los que viajamos a esto. Ahí se ve precisamente cómo las realidades no son sincrónicas para el país».

Posterior a la conferencia vespertina, López-Gatell aseguró que, dado el contexto electoral que se vive en el país, distintas fuerzas políticas quieren «sacar provecho, quieren crear demonios y crear enemigos para posicionarse».

En un breve encuentro con la prensa, dijo que las imágenes que circularon de su estancia en un restaurante de Oaxaca, fueron sacadas de contexto, ya que hay algunos medios que buscan crear, con fragmentos, una narrativa que saque de contexto la información.

Mencionó el caso de la fotografía que circuló de él en el avión sin cubrebocas. «Por ejemplo, lo del cubrebocas en el avión, efectivamente, cuando estaba hablando, por cierto, con el doctor López Ridaura, para darle instrucciones sobre el seguimiento de los preparativos de la vacunación, no me escuchaba y me tuve que bajar el cubrebocas, en el momento en que me lo bajo, las fotografías, entonces, ya es querer sacar de contexto».

Aseguró que durante su estancia en el restaurante, pese a que los medios reportaron que no guardó la sana distancia, solo habían seis personas en la mesa y «estábamos convenientemente a sana distancia, igual que otros de los que estaban en el hotel; llegué con cubrebocas, era uno verde, entonces es querer sacar de contexto las cosas», remató.

El presidente ruso Vladimir Putin aseguró este jueves que no habrá confinamiento nacional en Rusia a pesar del aumento drástico de casos de coronavirus registrado durante las últimas semanas.

«Sabemos perfectamente lo que hay que hacer y por eso no vamos a instaurar medidas de restricción total como, por ejemplo, un  confinamiento nacional que detendría la economía y las actividades comerciales», declaró Putin en un evento virtual.

Indicó que a pesar de la difícil situación epidemiológica, el país está mejor preparado para trabajar en las condiciones que plantea la epidemia.

Para Putin, si hiciera falta se podrían tomar medidas «precisas y justificadas» de forma puntual en regiones o ciudades para proteger al máximo la seguridad de las personas, manteniendo la actividad de las empresas.

Recordemos que Rusia sufre estas ultimas semanas el recrudecimiento de la epidemia de coronavirus, con 17,717 casos nuevos de coronavirus y 366 fallecidos en las últimas 24 horas, una cifra récord.

El país se sitúa como el cuarto del mundo por número de casos registrados, con un total de un millón 581,693 contagiados y 27,301 muertos.

Vladímir Putin aprovechó para asegurar que las dos vacunas contra el Covid-19, Sputnik V y EpiVacCorona, son «seguras y eficaces», y expresó su deseo de que la vacunación masiva de la población rusa pueda comenzar ya a finales de año.

«Estas (vacunas rusas) son productos buenos. Lo más importante es que son seguras y eficaces. Ambos requisitos se cumplen», afirmó Putin.

La vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro de investigaciones epidemiológicas y microbiología Gamaleya, fue registrada el pasado 11 de agosto en Rusia y se encuentra en la fase III de los ensayos clínicos. La EpiVacCorona, del Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología Véktor, fue inscrita a su vez el pasado día 14 y acaba de iniciar su producción y empezó a mediados de mes la última fase de las pruebas.

El mandatario admitió no obstante que la falta de equipamiento está obstaculizando la producción masiva de las vacunas rusas.

Paralelo a las declaraciones de Putin, se informó que Rusia suspendió temporalmente la vacunación de nuevos voluntarios en sus ensayos, debido a la alta demanda y la escasez de dosis.

«Está relacionado con el hecho de que hay una demanda colosal de la vacuna y no se está produciendo lo suficiente para mantenerse al día», dijo el representante de Crocus Medical, la organización de investigación que está ayudando a realizar el ensayo en Moscú junto con el Ministerio de Salud de Rusia.

De acuerdo a la información provisional, las vacunaciones se reanudarán alrededor del 10 de noviembre, agregó.

El gobierno alemán anunció este miércoles planes para cerrar actividades durante un mes, mientras que Francia se prepara para endurecer aún más los controles a medida que el COVID-19 aumenta en Europa y los mercados financieros caen por los probables costos de una segunda serie de restricciones.

La canciller alemana, Angela Merkel, dialogó con los líderes estatales a través de una videoconferencia y acordó un confinamiento parcial que provocará el cierre de bares, restaurantes, cines, instalaciones deportivas y ferias comerciales del 2 al 30 de noviembre.

«Noviembre será un mes de la verdad. El creciente del número de infecciones nos está obligando a tomar duras contramedidas para romper la segunda ola», dijo el ministro de Finanzas, Olaf Scholz, en Twitter después de la reunión.

Las personas deben reducir los contactos fuera de su hogar al «mínimo necesario» y se intensificarán las medidas policiales para hacer cumplir las reglas. Sin embargo, las escuelas y muchas empresas seguirán funcionando y las tiendas podrán permanecer abiertas con la condición de que establezcan límites estrictos de distanciamiento social.

En Francia, que ha registrado más de 50,000 nuevos casos al día, el presidente Emmanuel Macron anunció un nuevo confinamiento nacional, menos estricto que el impuesto en marzo, para intentar frenar la propagación del virus.

Hace falta dar «un frenazo brutal a los contagios» para evitar el colapso de los hospitales, afirmó Macron en una declaración televisada a nivel nacional. El nuevo confinamiento iniciará este viernes, y al igual que Alemania, las escuelas podrán seguir en funciones.

Las medidas en Alemania y Francia, después de los pasos similares en Italia y España, serían menos severas que el confinamiento casi total impuesto al comienzo de la crisis en marzo y abril.

Pero a pesar de las promesas del gobierno de ayudar a las empresas afectadas por las nuevas medidas, es probable que el costo económico sea elevado, borrando los frágiles signos de recuperación observados en los últimos meses,  y aumentando la perspectiva de una recesión más profunda.

Los mercados bursátiles europeos alcanzaron sus niveles más bajos desde junio, mientras que el euro cayó frente al dólar y el índice de volatilidad Cboe, conocido como el «indicador del miedo» de Wall Street, subió a su nivel más alto en casi dos meses.

Aunque los líderes han intentado evitar el duro costo de los confinamientos, las nuevas medidas reflejan la creciente alarma por el desatado ritmo de la pandemia en España, Francia, Alemania, Rusia, Polonia y Bulgaria.

«Si esperamos hasta que las unidades de cuidado intensivo estén llenas será demasiado tarde», dijo el ministro alemán de Salud, Jens Spahn, cuyo país ya está admitiendo pacientes de Países Bajos, donde los hospitales han superado sus límites.

La viceprimera ministra rusa, Tatiana Golikova, dijo el miércoles que las camas de hospitales estaban al 90% de su capacidad en 16 regiones del país, mientras que funcionarios advirtieron que incluso sistemas de salud bien equipados, como los de Francia y Suiza, podrían colapsar en unos días.

La Inversión Fija Bruta, que representa los gastos realizados en maquinaria y equipo de origen nacional e importado, así como los de construcción, registró un aumento en términos reales de 20.1% durante junio pasado, respecto al mes anterior.

Según datos dados a conocer esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), fue el mayor aumento mensual desde que se cuenta con registros del indicador en febrero de 1993.

Por componentes, los gastos efectuados en maquinaria y equipo total crecieron 25.8% y en construcción fueron mayores en 13.7% en el sexto mes de 2020 frente al mes precedente.

En su comparación anual, la Inversión Fija Bruta se redujo 25.2% en términos reales en el mes en cuestión.

A su interior, los gastos en construcción descendieron 26.6% y en maquinaria y equipo total 25.3% con relación a los de igual mes de 2019.

Después de varias semanas paralizados por la epidemia del coronavirus, algunos sectores en el país comenzaron a reabrir operaciones en junio, sin embargo, hasta ahora la actividad productiva no ha terminado de recuperar su ritmo, lo que mantiene seriamente afectada a la economía del país.

Al respecto, Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs indicó que las perspectivas de crecimiento del PIB real en México siguen siendo «poco alentadoras».

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco BASE, resaltó que la Inversión Fija Bruta hila al mes de junio 17 meses consecutivos con caídas anuales, siendo evidencia de que la economía ya iba a la baja antes de la pandemia de Covid-19.

«Las caídas en la IFB pronostican crecimientos bajos para México en los siguientes años», advirtió la economista.

Así, la Inversión Fija Bruta registró una caída del 21.4% entre enero y junio de 2020 frente al mismo periodo del año anterior.

«La inversión fija bruta acumuló una severa contracción anual de 21.4 % durante el primer semestre de 2020» dijo el presidente del Inegi, Julio A. Santaella, en Twitter.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer esta mañana los resultados de la La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOEN) correspondiente a julio de 2020.

En ellos refiere que se confirma la recuperación de la ocupación y el empleo iniciada en junio, principalmente impulsada por la reapertura gradual de los negocios y empresas en actividades económicas no esenciales.

El INEGI señaló que los cambios más importantes entre junio y julio de 2020 tuvieron lugar en un aumento de la Población Económicamente Activa (PEA), y en la conformación de la población ocupada, en la que se observó una disminución en los ocupados a tiempo parcial, frente a un crecimiento de la informalidad laboral, del trabajo a tiempo completo y de los ocupados con ingresos laborales entre dos y cinco salarios mínimos.

Entre los principales resultados, el INEGI destaca la incorporación de 1.5 millones de personas a la Población  Económicamente Activa, al pasar de 51.1 millones a 52.6 millones.

Precisa que de los 12 millones de personas que salieron de la PEA en abril de 2020, debido a las medidas de confinamiento a causa de la pandemia, regresaron alrededor de 7.2 millones para el séptimo mes de este año.

La población ocupada fue de 49.8 millones de personas, lo cual equivale a una disminución de 2 millones de ocupados en jornadas de tiempo parcial (al pasar de 14.6 millones a 12.6 millones) y un incremento de 4.2 millones de ocupados en jornadas de tiempo completo (de 28.9 millones a 33.1 millones).

Se refiere un crecimiento de 1.3 millones en las ocupados con ingresos entre dos y cinco salarios mínimos, al pasar de 9.5 millones a 10.8 millones.

Destaca también un regreso de población ocupada en informalidad laboral de 1.7 millones de personas, siendo en junio 25.6 millones y 27.3 millones en julio.

Se tiene una recuperación en el volumen de población ocupada en el sector comercio, a diferencia de los sectores de la construcción, restaurantes, servicios de alojamiento y transportes. Asimismo, se observa una falta de recuperación
en personas ocupadas en trabajos domésticos remunerados.

La tasa de desocupación fue de 5.4% en julio y de 5.5% en junio de 2020, como proporción de la PEA; el porcentaje equivale a 2.8 millones de personas en ambos meses.

La Población No Económicamente Activa (PNEA) disponible para trabajar, es decir, población que no trabajó ni buscó trabajo pero que aceptaría un trabajo si se lo ofrecieran, fue de 11.3 millones, lo que representa el 26.1% de la PNEA. En comparación con junio de 2020, la situación de la PNEA disponible para trabajar disminuyó en 2 millones en el séptimo mes de este año.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó hoy que aún está en manos de la humanidad contener la pandemia de Covid-19, que se aproxima ya a los 20 millones de afectados y las 750,000 muertes.

«Hay brotes verdes de esperanza, y para cualquier país, región, ciudad o pueblo no es aún tarde para darle la vuelta a la pandemia», subrayó Tedros en la rueda de prensa desde Ginebr, Suiza.

La semana pasada fue la primera desde mediados de mayo en que no se batieron récords de infecciones diarias (el máximo histórico, casi 300,000 infecciones en una jornada, se alcanzó el 1 de agosto), por lo que la curva global de contagios semanales ha bajado por primera vez después de meses de continuo ascenso.

El experto etíope aseguró hoy que tras las cifras de contagios y víctimas mortales «hay grandes dosis de dolor y sufrimiento» en «un momento difícil para el mundo», pero subrayó que hay ejemplos en todos los continentes que demuestran que la epidemia se puede contener.

«Países en la cuenca del Mekong (sureste de Asia), Nueva Zelanda, Ruanda o muchos países en el Caribe o el Pacífico pudieron suprimir de forma temprana el virus», citó Tedros.

Añadió que Francia, Alemania, Corea del Sur, España, Italia o Reino Unido sufrieron grandes brotes, pero también pudieron frenarlo adoptando determinadas acciones, que están continuando con la llegada de rebrotes.

«Las cadenas de transmisión se han roto combinando la identificación rápida de casos, un completo rastreo de contactos, adecuado tratamiento de pacientes, distanciamiento físico, uso de mascarillas, higiene regular de las manos o el toser lejos de los demás», resumió.

Sobre los rebrotes en regiones como Europa, el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, agregó que los gobiernos ahora tienen que diseñar respuestas «lo más localizadas posible» para evitar tener que recurrir a medidas más generales como los confinamientos, que dijo, generaron tantos problemas económicos.

«Aunque disminuya la presencia del virus va a haber de todas formas rebrotes y la actuación ante ellos dependerá de lo que se haya invertido en identificación de casos o rastreo», afirmó.

La directora técnica de la OMS en la respuesta contra la pandemia de Covid-19, Maria Van Kerkhove, apeló no sólo a los gobiernos sino a la ciudadanía para reducir la transmisión: «las comunidades deben entender la función que les corresponde, y que deben gestionar sus propios riesgos».

Van Kerkhove recordó además que el 15% o 20% de las personas contagiadas en el planeta son responsables de hasta el 80% de las infecciones.

Ante la inminente llegada del nuevo curso escolar en muchos países, Tedros declaró que «todos queremos que las escuelas se reabran, pero para ello hay que garantizar que estudiantes y personal estén seguros».

El máximo responsable de la OMS recordó que el organismo y las entidades de investigación con las que trabaja requieren 100,000 millones de dólares para el desarrollo de vacunas, tratamientos y diagnósticos contra Covid-19, pero que por ahora sólo han recibido una décima parte de esa financiación.

La producción y la exportación de automóviles de México cayó en junio frente el mismo mes de 2019, pero mostraron una recuperación comparadas con mayo, debido a la reactivación del sector tras permanecer paralizado por la pandemia de Covid-19.

Las armadoras mexicanas produjeron 238,946 vehículos en junio, equivalente a una baja del 29.2% contra el mismo mes del año pasado, pero un aumento de 980% frente a los 22,119 vehículos fabricados en mayo, según informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por su parte, la exportación de vehículos cayó 38.7%, a 196,173 automóviles, frente a junio de 2019, pero aumentó 1,200% con relación a los 15,088 vehículos enviados al exterior en mayo, precisó el informe del INEGI.

En tanto, las ventas registraron un caída del 41.1% en su comparación a junio 2019, al situarse en 62,837. Sin embargo mostraron un repunte de cerca del 39%, al tomar en cuenta las 42,028 vendidas en mayo.

Desde finales de marzo, se implementaron las medidas de confinamiento y la detención de todas las actividades económicas consideradas no esenciales, con el fin de frenar el avance del nuevo coronavirus.

Posteriormente, las autoridades incluyeron a la industria automotriz en la lista de actividades consideradas como esenciales, reanudando gradualmente sus operaciones desde mediados de mayo.

El presidente Donald Trump celebró esta mañana un reporte gubernamental que indica que el país sumó 4.8 millones de empleos y que la tasa de desempleo bajó al 11.1% en junio, esto en medio de la pandemia por Covid-19.

El reporte llega cuando el país comienza a retomar actividades y cuando algunos estados empiezan a permitir la reapertura de los negocios tras el periodo de confinamiento.

«El anuncio de hoy muestra que nuestra economía está volviendo a rugir», dijo Trump en una rueda de prensa. «Son números históricos», añadió.

Otro reporte publicado este mismo jueves indicó que 1.43 millones de personas solicitaron beneficios por desempleo en la última semana de junio.

Trump afirmó que en algunas áreas del país todavía se están apagando «las llamas» provocadas por el coronavirus, y afirmó que la crisis «está siendo manejada».

Pese al fuerte incremento de nuevos casos, Trump dijo que espera ver buenos números de empleo en los próximos meses y que el reporte del Producto Interno Bruto del tercer trimestre, que se conocerá poco antes de la elección presidencial de noviembre, también será fuerte.

El mandatario dijo que el informe publicado hoy «sugiere que los trabajadores tienen confianza en hallar un empleo nuevo».

No obstante, agregó que La Casa Blanca y el Congreso siguen negociando otra ronda de estímulo, llamada por lo general «Fase 4», para ayudar a que la economía resista una pandemia que va por su cuarto mes.

Los ingresos del turismo global caerían en hasta 3.3 billones de dólares debido a las restricciones impuestas para frenar la propagación del Covid-19 y el sector estadounidense sufriría las mayores pérdidas, según un estudio de la ONU publicado este miércoles.

El reporte «COVID-19 y turismo» difundido por la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (CNUCYD) se basa en tres escenarios para la industria, con medidas de confinamiento que se prolongarían por 4 meses, 8 meses y 12 meses respectivamente.

En esos escenarios, los ingresos caerían 1.17 billones, 2.22 billones y 3.3 billones de dólares, o entre un 1.5% y un 4.3% del Producto Interno Bruto (PIB) global.

«El turismo internacional ha sido casi totalmente suspendido y el turismo local ha sido reducido por las condiciones de confinamiento impuestas en muchos países», dice el reporte. Y aunque algunos destinos han comenzado a reabrir lentamente, apunta que muchos ciudadanos tienen miedo de realizar viajes internacionales o no pueden pagarlos debido a la crisis económica.

Estados Unidos sufriría las mayores pérdidas en los tres escenarios, con una caída de 187,000 millones de dólares si las medidas de confinamiento se extienden por cuatro meses, seguido por China con 105,000 millones. Tailandia y Francia también perderían cerca de 47,000 millones cada una.

Algunos pequeños Estados insulares como Jamaica sufrirán grandes pérdidas en proporción a sus economías, enfrentando una caída de un 11% del PIB, o 1,680 millones de dólares.

El reporte de la CNUCYD cubre 65 países y regiones. Pide a los gobiernos que aumenten la protección social para los trabajadores en los países más afectados.

El documento se basa en una reciente evaluación de la Organización Mundial de Turismo (OMT), que calcula que por si por sola, la caída de la demanda de viajes internacionales podría traducirse por una pérdida de entre 850 millones y 1,100 millones de viajeros.

La pandemia provocó una caída del 14% de las horas de trabajo en el mundo en el segundo trimestre de 2020, equivalentes a 400 millones de empleos a tiempo completo, casi cien millones más de lo que se había estimado anteriormente.

La caída es tan marcada que ni siquiera una recuperación en la segunda mitad de 2020, que además es «altamente incierta», sería suficiente para volver a los niveles de empleo previos a la crisis sanitaria, indicó este martes la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Señaló que lo más probable, es que las pérdidas de trabajo se ahonden en los próximos meses, dependiendo de la evolución de la pandemia, de las medidas nacionales que tomen los gobiernos y de la cooperación internacional funcione o no, resume el último análisis de la OIT sobre el impacto del Covid-19 en los mercados laborales.

Hace poco más de un mes, el organismo técnico de la ONU había estimado que la pérdida de horas de trabajo equivaldría al 10.7% (305 millones de empleos menos), pero dada la expansión de la crisis ese pronóstico se quedó corto.

Para el cuarto trimestre del 2020, la OIT calculó que se perderá el 4.9% de las horas laborales, o 140 millones de empleos. Bajo el pesimista escenario de una posible segunda ola de la pandemia, esta cifra podría subir al 11.9%, o 340 millones de empleos, precisó.

Cerca del 93% de los trabajadores mundiales siguen viviendo en países afectados por algún tipo de restricciones laborales, señala el informe.

En lo que van del año, se han perdido 555 millones de empleos de tiempo completo; la OIT proyecta que de mantener el ritmo, al final del año se habrán perdido 895 millones de empleos.

El turismo mundial casi se paralizó en abril por la crisis de Covid-19, con una caída del 97% en el número de llegadas internacionales, 180 millones menos que en el mismo mes de 2019, tras un descenso del 55% en marzo, según los datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Si bien se esperaba que abril fuera una de las épocas más ocupadas del año, debido a las vacaciones de Semana Santa, las restricciones de viaje provocaron dicha gran caída, con la que el turismo mundial acumuló un descenso del 44% hasta ese mes, lo que se tradujo en una pérdida de aproximadamente 195 millones de dólares en ingresos.

Asia y el Pacífico fueron las primeras regiones en ser afectadas por la pandemia, llevándose el peor golpe entre enero y abril de 2020, con un 51% menos de llegadas. Europa registró la segunda mayor caída, con un descenso del 44% en el mismo período, seguida de Medio Oriente, con uno del 40%; América, con uno del 36%, y África con 35%.

A principios de mayo, la OMT estableció tres posibles escenarios para el sector turístico en 2020 que apuntan a posibles disminuciones en el número total de turistas internacionales del 58% al 78%, dependiendo de cuándo se levanten las restricciones de viaje.

En estos tres escenarios, el impacto de la caída de la demanda podría suponer la pérdida de entre 850 y 1,100 millones de turistas internacionales, y con ellos, de entre 910,000 millones y 1.2 billones de dólares en ingresos por turismo mundial.

Asimismo, están amenazados entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo en empleo directo del turismo.

Para el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili, es «vital» que el reinicio del turismo se convierta en una prioridad y se gestione de manera responsable, protegiendo a los más vulnerables y con la salud y la seguridad como la principal preocupación del sector.

El mundo entró en una «fase peligrosa» de la pandemia del coronavirus con el desconfinamiento, alertó este viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«El mundo entró en una fase nueva y peligrosa. Mucha gente está evidentemente cansada de quedarse en casa. Los países están deseosos de reabrir su sociedad y su economía», declaró el jefe de la OMS, Tedros Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Si bien la pandemia no deja de avanzar en América, en China, que había recuperado cierta normalidad y donde el virus parecía controlado, se teme desde la semana pasada un rebrote de la enfermedad.

El viernes, las autoridades informaron de 25 nuevos casos en Pekín, lo que lleva a 183 los contagios en esa capital de 21 millones de habitantes.

Este repunte obligó al régimen comunista a imponer el confinamiento en varios barrios y a efectuar pruebas de diagnóstico a miles de habitantes.

Por su parte, Estados Unidos pone en duda la «credibilidad» de estas cifras y pide enviar a observadores «neutrales».
China reveló este viernes el genoma del coronavirus detectado en estos días y dio a entender que este virus sería una versión del que circuló por el continente europeo hace varias semanas o meses.

«Es posible que el virus que provoca actualmente una epidemia en Pekín haya viajado desde Wuhan hasta Europa y haya vuelto ahora a China», estima Ben Cowling, profesor del Centro de Sanidad Pública de la Universidad de Hong Kong.

Otro dato científico, esta vez desde Italia, reveló el viernes que el nuevo coronavirus ya estaba en las aguas residuales de Milán y Turín en diciembre pasado, dos meses antes de registrarse oficialmente el primer paciente de covid-19.

En Europa, el continente más castigado por la pandemia con más de 190.000 fallecidos, los 27 mandatarios de la Unión Europea (UE) acordaron este viernes reunirse de nuevo en julio para tratar de superar sus diferencias sobre un multimillonario plan contra la profunda recesión causada por la pandemia, entre llamados a actuar rápidamente.

Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia con cerca de 120,000 muertos, registró 687 muertes en las últimas 24 horas, octavo día consecutivo con un balance diario inferior a mil decesos.

El asesor médico de la Casa Blanca, Anthony Fauci, aseguró que que no es necesario ordenar más cierres generalizados en Estados Unidos, sino que la gestión deberá tener un enfoque local.

China dijo el viernes que identificó una cepa europea de coronavirus que había provocado el reciente brote de Pekín, mientras que la Organización Mundial de la Salud dijo que solo había sido importada desde fuera de la ciudad y que se necesitaba más investigación.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió hoy que «el riesgo de volver al confinamiento es muy real» en los países que actualmente están aliviando sus medidas de distanciamiento social si no se lleva a cabo una adecuada gestión de la desescalada.

El riesgo existe «sobre todo si los países no consiguen gestionar con sumo cuidado la transición y no lo hacen utilizando un enfoque por fases», advirtió Tedros tras anunciar que se han superado los 3.5 millones de casos de COVID-19 en el mundo mientras las muertes rebasan la barrera de las 250,000.

La OMS insiste en que durante la fase de desconfinamiento debe garantizarse que los contagios están controlados, que el sistema sanitario puede afrontar la transición, que está minimizado el riesgo de rebrotes y que se han tomado medidas preventivas en escuelas y lugares de trabajo.

La organización con sede en Ginebra también pide que antes de aplicar medidas de alivio de cuarentenas y otros confinamientos debe garantizarse que hay una adecuada gestión de los posibles casos importados y que la opinión pública está bien informada sobre las medidas tomadas por el Estado.

Tedros insistió en que no pueden descartarse futuras oleadas del coronavirus, pero que ante esa posibilidad no puede permitirse que gane el pánico, sino que se debe estar preparados, además de que se tiene la oportunidad de sentar bases sólidas en los sistemas sanitarios.

«Si algo hemos aprendido de esta crisis es que invertir ahora nos permitirá salvar vidas más adelante», aseguró el experto etíope, quien afirmó que «la historia nos juzgará por cómo respondimos a la pandemia y qué medidas tomamos».

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) indicó este miércoles que mil 600 millones de trabajadores de la economía informal, la mitad de la población mundial económicamente activa, corren el riesgo de perder sus fuentes de ingreso a causa del coronavirus.

En el informe “Observatorio de la OIT: El COVID-19 y el mundo del trabajo», se contabiliza la caída de las horas de trabajo en el actual trimestre (segundo) de 2020, que según las proyecciones, estaría superando la cifra que se estimó anteriormente.

Según las cifras actualizadas de la OIT, y en comparación con los niveles anteriores a la crisis (el cuarto trimestre de 2019), en lo que va del 2020 se prevé un deterioro del 10.5%, equivalente a 305 millones de empleos a tiempo completo, contando una semana laboral de 48 horas.

De acuerdo con la previsión anterior, el descenso sería de un 6.7%, el equivalente a 195 millones de empleados a tiempo completo, debido a la prolongación y la ampliación de las medidas de confinamiento.

En lo que respecta a las regiones, hay estimaciones que indican una pérdida de horas de trabajo equivalente al 12.4% en el segundo trimestre en todas las zonas de las Américas, y a un 11.8% en Europa y Asia Central. Las estimaciones para el resto de los grupos regionales son bastante cercanas y todas superan el 9.5%.

«La crisis económica provocada por la pandemia ha dado una estocada contundente a la capacidad de ganar el sustento de casi mil 600 millones de trabajadores de la economía informal, el grupo más vulnerable del mercado laboral, de un total de dos mil millones a nivel mundial, y de una fuerza de trabajo mundial de 3 mil 300 millones de personas».

Indicó que las principales razones de la caída son dos: las medidas de confinamiento y el hecho de que esas personas trabajan en alguno de los sectores más golpeados.

La OIT agregó que, a nivel mundial, el primer mes de la crisis se habría cobrado un 60% de los ingresos de los trabajadores informales.

Alertó que las empresas también corren riesgos. En el mundo, más de 436 millones de empresas afrontan el grave riesgo de interrupción de sus actividades.

«Estas empresas pertenecen a los sectores de la economía más afectados, incluidas unas 232 millones pertenecientes al comercio mayorista y minorista; 111 millones a las manufacturas; 51 millones a los servicio de alojamiento y servicio de comida; y 42 millones al sector inmobiliario y otras actividades comerciales», explicó la OIT en el informe.