Tag

definición

Browsing

Hasta hoy la oposición ha estado bastante aletargada. Distraída. Sin brújula. La agenda política la ha estado llevando el presidente con su partido Morena. Y sin embargo hoy es un día fundamental, muy importante para ambos bandos en el que la oposición podría o cavar su tumba o salir del letargo.

La votación de la iniciativa para mantener a las Fuerzas Armadas coadyuvando en la seguridad pública del país hasta el 2028 es mucho más que un tema de seguridad. Dada la forma como el presidente López Obrador ha decidido manejar las negociaciones (algunos dirían extorsiones) sobre el tema, lo que obliga esta votación es a que los actores políticos se definan.

En la Cámara de Diputados ya hubo definiciones. Alejandro Moreno, el presidente nacional del PRI, decidió doblarse ante el gobierno después de semanas de filtración de audios que lo mostraron de cuerpo entero como un político digno de ganarse el papel estelar en la película de “La Ley de Herodes”.

En el Senado los ojos están puestos en el PRI, aunque también existen flancos débiles en PAN y PRD. Como Morena y sus aliados tienen 75 votos asegurados para votar en favor de mantener al ejército en las calles hasta el 2028 y no hasta el 2024 como lo marca la ley actualmente, de asistir los 128 senadores a la sesión de hoy les faltarían 11 votos para su aprobación.

¿Quiénes dentro de la oposición votarán con Morena y sus aliados?

Decía líneas arriba que AMLO ha decidido irse por el camino de la extorsión en lugar de utilizar el de la negociación. En lugar de llegar con los legisladores con datos y mostrar avances de la Guardia Nacional, acompañado de sus retos por delante y así justificar que es necesario darle más tiempo a la capacitación de civiles antes de retirar a las fuerzas armadas de estos trabajos de seguridad pública, el presidente ha optado por una estrategia de amenaza. No le ha dado oportunidad a los legisladores de votar la iniciativa por sus aciertos o errores. Ha convertido el debate en una definición de bandos: o con el presidente o en su contra, cuando la disyuntiva debería de ser ¿cómo mejorar la seguridad pública en México? ¿Se puede lograr si se le da más tiempo al ejército en las calles?

Pero esas preguntas no parecen estar en el centro de la discusión. Vemos más bien a legisladores que todo indica están siendo condicionados a que no serán perseguidos jurídicamente a cambio de votos en favor de sus iniciativas. O amenazados de que si votan en contra de los deseos del presidente, las carpetas de investigación están listas para ser aperturadas.

Hoy será el momento en que los senadores de oposición tengan que definirse. ¿Qué tan fuertes son las amenazas que Palacio Nacional ejerce sobre cada uno de ellos? ¿Cuántos doblarán ante estas presiones? Sin saberlo, el presidente López Obrador está obligando a la oposición a definirse. Y a partir de esta definición podremos ver de qué está realmente hecha la oposición y conocer si tienen figuras, argumentos y agallas para la batalla más importante que seguirá, la de la contienda hacia el 2024.

Desgraciadamente la seguridad pública es lo último que está en la mesa en la votación de hoy.

Columna completa en El Universal

Estados Unidos y México suscribieron este lunes un acuerdo de cooperación en materia de energía nuclear, esto en el marco de una reunión entre los encargados de la política exterior de ambos países.

Los Secretarios Luis Videgaray y Mike Pompeo discutieron la agenda compartida en migración, seguridad y comercio, así como temas regionales sobre Centroamérica y la situación en Venezuela.

 

En conferencia de prensa, el secretario de Estado de los Estados Unidos dijo a periodistas que el acuerdo nuclear permitirá expandir la  relación con México; fue la primera comparecencia ante periodistas en la sede del Departamento de Estado desde que asumió el cargo el mes pasado.

Su homólogo mexicano apuntó que la firma del documento es evidencia de que ambas naciones trabajan para fortalecer su relación «pese a la diferencia que podemos tener». Detallaron que de ser aprobado por los poderes legislativos de ambos países, el acuerdo fortalecería la cooperación bilateral en el desarrollo y uso internacional de la energía nuclear con fines pacíficos.

Pompeo recibió por primera vez a Videgaray mientras delegaciones de ambos países negociaban con Canadá la modernización del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) suscrito por los tres países.

Videgaray dijo que la relación bilateral se encuentra en un momento de definición. «De las decisiones que se tomen entre nuestros gobiernos en los próximos meses e incluso en los próximos días, habrá de depender cómo será la relación entre los dos países en los próximos años e incluso las próximas décadas», agregó.

 

Con información de AP / Foto: Archivo APO 

Este sábado se celebró el Consejo Estatal de Morena en donde se aprobó definir por medio de encuesta al candidato para la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX) que se definirá el próximo año. De la mano con lo aprobado, la terna que aparecerá en las boletas estará conformada por el actual líder del partido en la CDMX, Martí Batres, la jefa delegacional de Tlalpan, Claudia Sheinbaum, y el delegado de Cuauhtémoc, Ricardo Monreal.

 

Sobre las aspiraciones del senador Mario Delgado, quien en la pasada elección del Estado de México apoyó el proyecto de Delfina Gómez, se informó que aún podría haber la posibilidad de que aparezca en la papeleta de encuesta siempre y cuando se avale a través de la Comisión Nacional de Elecciones del partido.

 

De los 260 consejeros estatales 228 emitieron su voto, siendo Martí Batres quien se llevó la mayoría de los sufragios con 84, mientras que Claudia Sheinbaum se echó al bolso 76 votos y Ricardo Monreal se quedó con  64; Mario Delgado recibió sólo 4 votos.

 

Durante el Consejo Estatal se abordó el caso particular de las 16 demarcaciones, en donde se esperaba alcanzar un consenso sobre quien abanderará la candidatura de Morena, o en caso de no hacerlo se optaría por el método de encuesta, pues sólo en el caso de Álvaro Obregón había consenso a favor de la senadora Layda Sansores.

 

 

Con información de El Universal / Foto: Archivo APO

Jorge Alcocer

Reforma

 

 

Cuentan que en septiembre de 1996 el secretario de Gobernación marcó la red presidencial para informar al primer priista que la XVII Asamblea Nacional se había salido de control. Los delegados habían aprobado lo que la prensa denominó «candados»; requisitos estatutarios que dejaban fuera de la sucesión presidencial de 1999 a dos prospectos muy cercanos a los afectos presidenciales.

 

Hay quienes creen que una llamada semejante podría tener lugar al concluir la Mesa de Estatutos de la XXII Asamblea Nacional del PRI. Dejando de lado la imaginación, es evidente que dentro del antaño disciplinado partido tricolor se manifiestan abiertamente voces que claman por impedir el regreso a la tradición del dedazo presidencial, tan eficaz durante muchas décadas. Aunque todo por servir se acaba.

 

Algunos insisten en ver al tricolor como a un enfermo terminal con fecha cierta de ingreso a terapia intensiva. Sin embargo, si a los votos, no a los deseos de sus adversarios, atendemos, el PRI será uno de los tres competidores centrales en la contienda que dará inicio el 8 de septiembre próximo. Cosa que, por cierto, no puede presumir el desfalleciente PRD, extraviado en la búsqueda de una alianza con el PAN, con la que espera arañar los votos que lo salven de bajar a las ligas menores.

 

Si la pelea de esta semana es por los candados, los rijosos están un poco confundidos; les haría bien releer los Estatutos de su partido antes de protagonizar pírrica batalla campechana. En efecto, aunque quitar el requisito de los 10 años de militancia parece indispensable para dos aspirantes cercanos a los afectos presidenciales, podría tratarse de una mala lectura.

 

De Aurelio Nuño se rumoró, hace 2 años, que no aparecía en el padrón de afiliados del PRI, pero eso siempre se puede corregir con la credencial oportuna y la fe de erratas certificada por fedatario; no sería la primera vez que así ocurre. El caso de José Antonio Meade Kuribreña es más polémico ya que el hoy secretario de Hacienda (lo fue también de Felipe Calderón) ha reconocido públicamente que no está afiliado a ningún partido, así que en su caso la credencial no funcionaría. Lo que sí funciona son las normas del artículo 196, en relación al 7 y 8, de los actuales Estatutos del PRI, que contemplan los casos de aspirantes a una candidatura, no afiliados al tricolor, en caso de alianza electoral. Si usted pensó en un destapador verde acertó, aunque también serían útiles para el caso el PANAL o el PES, que salen más baratos, al menos hasta hace pocas semanas.

 

Así que dejar el requisito de 10 años de militancia podría ser inocuo para esos dos aspirantes; a menos que los conversos a la democracia, como los ex gobernadores Murat y Ruiz, pretendan imponerles otros requisitos imposibles de cumplir. Aunque otros aspirantes están blindados ante casi cualquier cambio estatutario, no es el caso del ex rector de la UNAM, José Narro, al que sacarle del archivo muerto el requisito de haber tenido previamente un cargo de elección popular provocaría el mismo efecto que la kryptonita a Superman. De prosperar esa pretensión la inevitable pregunta será ¿de parte de quién? Creo que no será necesaria.

 

Tampoco parece tener futuro la pretensión de que la Asamblea tricolor acuerde que el método de selección de su candidato presidencial sea la consulta abierta a todos los ciudadanos. Por la experiencia previa (1999) los delegados al cónclave tricolor harían bien en leer la entrevista publicada en este diario a Francisco Labastida, ex candidato presidencial.

 

Inyectar en el cuerpo del casi nonagenario partido una sobredosis de democracia podría provocarle un síncope de consecuencias dramáticas para su salud. No le funcionó hace 18 años; nada indica que ahora lo haría. Menos aún cuando la capacidad de conducción del actual primer priista está lejos de la que tenía en aquel momento su inmediato antecesor (del PRI).

 

Posdata. Estarán unidos, hasta que el candidato los separe. El vaticinio es de Gustavo Madero.

 

 

Foto: Archivo APO

La Casa Blanca dijo este martes que «pronto» habrá una decisión sobre el futuro del secretario de Justicia, Jeff Sessions, quien ha sido fuertemente criticado por el presidente Donald Trump en los últimos días.

 

«Llegaremos pronto a una decisión», dijo el nuevo director de comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, a periodistas que le preguntaron sobre la creciente tensión entre el mandatario y su antiguo aliado.

 

 

La declaración se produce luego de que el presidente Trump indicara al diario Thw Washington Post que está decepcionado con Sessions, aunque declinó decir si contempla despedirlo.

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO