Tag

derecha

Browsing

El presidente argentino, Alberto Fernández, inauguró este martes la VII cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con un duro discurso en el que acusó a una «derecha recalcitrante y fascista» de amenazar la democracia en la región.

«Tenemos que trabajar para garantizar y fortalecer la institucionalidad de nuestra región. (…) La democracia está definitivamente en riesgo. Después de la pandemia hemos visto como sectores de ultraderecha se han puesto de pie y amenazan a cada uno de nuestros pueblos», dijo el mandatario argentino.

«No debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad de los pueblos», añadió, y se refirió en particular a los disturbios de simpatizantes del exmandatario brasileño Jair Bolsonaro contra los edificios de los poderes públicos en Brasilia para tratar de instigar un golpe de Estado contra Luiz Inacio Lula da Silva.

También se refirió al intento de asesinato contra la vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, el año pasado, cuyas motivaciones aún se desconocen.

Fernández pidió además un aplauso a los mandatarios presentes en la cumbre para su par brasileño Lula, cuya presencia marca el retorno de Brasil a la CELAC luego de que Brasil se retirara de este foro de concertación regional que reúne a 33 países, por decisión de Bolsonaro.

Recordemos que en 2020, Bolsonaro suspendió la participación de Brasil en la CELAC alegando que «daba protagonismo a regímenes no democráticos como los de Venezuela, Cuba, Nicaragua». En consecuencia, Brasil no participó en la sexta cumbre que se realizó en nuestro país en 2021.

Precisamente sobre Cuba y Venezuela, Fernández pidió el fin de los bloqueos que, dijo, son un método perverso de sanción, no a los gobiernos sino a los pueblos. Cuba lleva un bloqueo de más de seis décadas y Venezuela otro tanto, agregó Fernández con Miguel Díaz-Canel presente.

En cambio, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, no llegó a la cita de Buenos Aires. El mandatario fue denunciado ante la Justicia argentina por organizaciones civiles y particulares por violación de los derechos humanos, en un intento de que fuera investigado si llegaba al país.

Maduro tenía un encuentro previsto ayer con Lula, quien mantuvo en cambio en agenda la reunión con el cubano Díaz-Canel para este martes en el marco de la cumbre de la CELAC.

Sobre la celebración de la cumbre de la CELAC, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) justificó su ausencia, señalando «compromisos» en México, y respaldó la decisión de Nicolás Maduro de no asistir al evento.

«Hay mucha especulación del por qué no fui, tengo compromisos en el país, tenía que estar en el Tren Maya, en la supervisión de la obra, pues (si iba a Argentina) era viajar ayer todo el día, estar hoy, regresarme mañana, llegar aquí el jueves, y tengo trabajo bastante», declaró AMLO.

El mandatario es uno de los grandes ausentes de la cumbre de la CELAC, a la que asisten representantes de los 33 países integrantes, incluyendo cerca de 15 jefes de Estado o de Gobierno. En el caso de nuestro país, es el canciller Marcelo Ebrard quien representa al gobierno.

Si bien es conocido que López Obrador no viaja a foros multilaterales en el extranjero, también se ha especulado sobre un supuesto distanciamiento entre el gobierno de la 4T y el presidente de Argentina, esto luego de ambos presentaron candidatos para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Aún así, «estoy de acuerdo con lo que se va a plantear, hay muchas coincidencias, son más las coincidencias que las diferencias que podamos tener», sostuvo López Obrador.

«Estamos a favor de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, de las políticas que se están siguiendo, de la auténtica democracia, en contra de los golpes de Estado, tanto militares como mediáticos, o legales, entre comillas. Todo eso”, añadió.

AMLO también opinó que «hizo muy bien» el presidente de Venezuela en cancelar su asistencia para no caer en la «trampa mediática» y «evitar las provocaciones» de los medios «conservadores» de Argentina.

«Fue también prudente la postura del presidente Maduro de no asistir, porque la derecha, el conservadurismo muy beligerante de Argentina, tenían preparado un show mediático, y ahora sí que como diría el finado Juan Gabriel: pero qué necesidad», expresó.

López Obrador reiteró su respaldo a Alberto Fernández al acusar al Fondo Monetario Internacional (FMI) de «darle dinero al gobierno» del expresidente Mauricio Macri para «garantizar» su continuidad en las elecciones pasadas.

“Deberían estar avergonzados, ofreciendo disculpas los conservadores, que causaron el endeudamiento de Argentina en complicidad con el Fondo Monetario Internacional y que ahora, como son los conservadores de hipócritas, le echan la culpa de todo a Alberto Fernández”, reclamó.

La VII cumbre de la CELAC ocurre en medio de una nueva oleada de gobiernos de izquierda en la región y el regreso del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, pero también entre crisis políticas como la de Perú y tras el intento de golpe de Estado de Brasil.

La Corte Suprema de Estados Unidos puso fin este viernes a una sentencia que durante casi medio siglo garantizó el derecho de las mujeres al aborto, pero que nunca había sido aceptada por la derecha que predomina en la Corte.

Esta decisión no convierte en ilegales las interrupciones del embarazo, sino que hace retroceder a Estados Unidos a la situación vigente antes de la sentencia «Roe v. Wade» de 1973, cuando cada estado era libre de autorizarlas o no.

En un país muy dividido como Estados Unidos es probable que la mitad de los estados, especialmente en el sur y el centro más conservadores y religiosos, podrían prohibirlas en un plazo más o menos corto.

«La Constitución no hace ninguna referencia al aborto y ninguno de sus artículos protege implícitamente este derecho», escribió el juez Samuel Alito, en nombre de la mayoría. Roe v. Wade «debe ser anulado». «Es hora de devolver el tema del aborto a los representantes elegidos por el pueblo», a los parlamentos locales, escribió.

Sus dichos muestran una formulación muy parecida al anteproyecto de sentencia que se había filtrado a principios de mayo, y que había provocando importantes manifestaciones en todo el país y una ola de indignación en la izquierda.

Desde entonces la situación era tensa en las inmediaciones del alto tribunal, acordonado por las fuerzas de seguridad para mantener a distancia a los manifestantes, que este viernes llegaron y han emprendido manifestaciones.

La decisión va en contra de la tendencia internacional de liberalizar el aborto, con avances en países donde la influencia de la iglesia católica sigue siendo fuerte, como Irlanda, Argentina, Colombia e incluso como México, donde en las últimas semanas más estados han legislado por los derechos de las mujeres.

Llega después de 50 años de lucha de la derecha, para la que representa una enorme victoria. También encaja con la política del expresidente Donald Trump quien, durante su mandato, remodeló profundamente la Corte Suprema incorporando a tres magistrados conservadores: Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett, que apoyan la sentencia.

Los tres magistrados progresistas discreparon con la mayoría que, según ellos, «pone en peligran otros derechos a la privacidad, como la anticoncepción y los matrimonios entre homosexuales» y «socava la legitimidad de la Corte».

Al respecto, el presidente Joe Biden condenó el fallo por tomar un «camino extremo y peligroso».

«Es un día triste para la corte y para el país», dijo Biden en la Casa Blanca (…) El tribunal ha hecho lo que nunca antes había hecho: quitar expresamente un derecho constitucional que es tan fundamental para tantos estadounidenses», agregó.

Facultar a los estados para prohibir el aborto convierte a Estados Unidos en un país atípico entre las naciones desarrolladas en cuanto a la protección de los derechos reproductivos, añadió el demócrata.

Biden instó al Congreso a aprobar una ley que proteja el derecho al aborto, una propuesta poco probable dadas las divisiones partidistas.

Dijo que su gobierno protegerá el acceso de las mujeres a los medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, incluidas las píldoras para la anticoncepción y el aborto con medicamentos, al tiempo que combatirá los esfuerzos para impedir que las mujeres viajen a otros estados para abortar.

Foto: Twitter @Nanisimo

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que México es un «país libre» en el que no se «veta» a nadie, por lo que señaló, las puertas están abiertas si es que el líder del partido español de ultraderecha Vox, Santiago Abascal, decide regresar a nuestro país.

«México es un país libre. Esto también lo digo para que si el señor de Vox, (Santiago) Abascal, quiere venir de nuevo, lo puede hacer. Están abiertas las puertas de nuestro país, siempre son bienvenidos. Todos los extranjeros, aunque sean opositores, no tenemos nada de qué avergonzarnos», sostuvo López Obrador.

El mandatario se comprometió a no aplicar el artículo 33 de la Constitución, que define que si un extranjero se inmiscuye en «asuntos políticos» del país «el Ejecutivo de la Unión, previa audiencia, podrá expulsar del territorio nacional a personas extranjeras con fundamento en la ley, la cual regulará el procedimiento administrativo, así como el lugar y tiempo que dure la detención».

En ese sentido, López Obrador precisó que su gobierno no ha expulsado a ningún extranjero por intervenir en asuntos que tienen que ver con los mexicanos; señaló que nunca se hará, pese a que en gobiernos anteriores sí  se aplicaba dicho artículo.

Incluso dijo que si hay alguien «vetado» que no pueda ingresar a México va a «levantar estos vetos»; adelantó que dará instrucciones a la cancillería y a la Secretaría de Gobernación para que dichas prohibiciones se levanten.

AMLO dijo que su gobierno es «democrático y transparente», y que garantiza «todas las libertades». Puso como ejemplo que figuras como el mismo Santiago Abascal, o el escritor Mario Vargas Llosa, quienes son claros y abiertos «opositores» a su gobierno, han venido a México bajo su administración.

«Todos pueden venir. Todos. Los opositores, representantes de la monarquía, de la derecha, del autoritarismo, clasistas, racistas, profascistas. No hay problema de nada. Somos libres en el país y están garantizadas las libertades», subrayó el mandatario.

Finalmente, reconoció que Abascal y Vox se hayan quitaron «la máscara», mostrando sus valores y actuando «con autenticidad».

«No es que Abascal sea extremista o provocador, o publicista, propagandista, no, es que está de manera auténtica dando a conocer un pensamiento que existe, nada más que los otros se enzarapan y se hacen pasar como liberales, como demócratas, pero son lo mismo. Y si me dan a escoger diría: Prefiero a los que se quitan la máscara, porque los otros son muy hipócritas, además de autoritarios, hipócritas», sostuvo el mandatario.

Sirvió eso para que arremetiera contra muchos políticos de nuestro país que dijo, tienen este pensamiento conservador, pero están en el clóset. «Nada de que se actúe como El Yunque, como una asociación secreta, no, fuera máscaras, salgan del clóset, o sea, ‘ya, soy fascista y qué’, como decía Fidel Velázquez: ‘Soy charro y qué’.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó que ahora los grupos conservadores, incluso partidos políticos, se declaren feministas.

Acusó que grupos que ahora alzan la voz ante las agresiones contra la mujer, anteriormente no se pronunciaron por la violencia de género.

Durante su conferencia de prensa en La Paz, Baja California, afirmó que hay oportunismo en algunos actores políticos que se han sumado al llamado del paro nacional de mujeres y dijo: “ahora resulta que los conservadores son feministas».

Ante el llamado a un paro de mujeres para el próximo 9 de marzo, el mandatario federal refirió que todas las mexicanas están en su derecho de protestar por lo que celebró la movilización a la que se está llamando a nivel nacional.

Dijo que ha dado la instrucción que a ninguna de las mujeres que decidan participar en el paro nacional se les descontará el día salarial, ni habrá represalias en su contra.

El mandatario federal aseveró que apoya la movilización de las mujeres, pero pidió que no se olviden cómo los grupos conservadores en Chile y México han usado los movimientos sociales para cometer golpes de Estado.

Al respecto, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, indicó que no habrá ninguna sanción ni represalia para las trabajadoras de la administración capitalina que se unan al paro del próximo 9 de marzo.

«Hay casi 300 mil trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México, la mitad de ellos son mujeres, en mi caso yo estaré (el 9 de marzo) en la oficina, soy jefa de Gobierno, tampoco me puedo desentender de lo que pasa ese día, pero hacemos un llamado para las trabajadoras del gobierno que se quieran unir pueden hacerlo sin ninguna represalia», dijo en conferencia de prensa.

Sheinbaum se pronunció contra los actos de violencia hacia las mujeres, mismos que calificó de «atroces e indescriptibles», y que, como gobierno, los han invitado a reflexionar dónde inician y sobretodo cómo detenerlos.

El presidente y líder socialista español Pedro Sánchez ganó las elecciones legislativas de este domingo con una mayoría en picada, mientras que la extrema derecha de Vox se consolidó como tercera fuerza en un Parlamento que augura un bloqueo político persistente.

Según resultados parciales, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Sánchez es el vencedor, sin mayoría absoluta, con 120 escaños de los 350 de la cámara baja. Los resultados representan tres asientos y unos 730,000 votos menos que en las legislativas del 28 de abril pasado, cuando el PSOE se impuso también sin mayoría absoluta, con 123 diputados.

La subida más espectacular la protagonizó Vox, que capitalizó la crisis con el separatismo en Cataluña y sumó 52 escaños, más del doble de los 24 obtenidos en abril.

El conservador Partido Popular (PP) subió también con fuerza, de 66 a 87, mientras que Ciudadanos, la formación de centro-derecha liberal, fue pulverizada al caer de 57 diputados a sólo 10.

La izquierda radical de Podemos cedió siete escaños, quedándose en 35, y su escisión Más País entró en la cámara con 3 diputados.

En cualquier caso no hay mayoría absoluta ni para el bloque de derechas (PP, Vox y Ciudadanos) ni para las izquierdas (PSOE, Podemos y Más País), que globalmente superan a los conservadores.

Sánchez «ahora lo tiene mucho más difícil para formar gobierno», advirtió el líder ‘popular’, Pablo Casado.

El panorama amenaza con prolongar el bloqueo crónico que atenaza la política española desde 2015, cuando la irrupción de Podemos y Ciudadanos puso fin al tradicional bipartidismo PSOE/PP. Desde entonces ha habido cuatro elecciones legislativas.

La de este domingo fue una repetición electoral consecutiva al fracaso de PSOE y Podemos de acordar, durante el verano, un gobierno de coalición que habría sido el primero en estas cuatro décadas de democracia en España.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, considerado el número dos del chavismo, dijo este martes que ya «están completamente derrotados los golpistas» en Venezuela.

Las declaraciones del chavista llegan luego de que esta mañana el líder opositor y autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, anunciara el levantamiento de un grupo de militares en contra del Gobierno de Nicolás Maduro.

«¿Será posible que los medios de la derecha comiencen a decirle a su gente que volvieron a fracasar?, a esta hora están completamente derrotados los golpistas, huyendo a embajadas, escondidos, nadie da la cara, solo el imperialismo sale buscando excusas», indicó Cabello a través de sus redes sociales.

El venezolano acusó que la derecha, la oposición liderada por Guaidó, engañó al pueblo venezolano, pues la única libertad que buscaban era la de Leopoldo López.

«Los engañan con fechas y con nombres, les hablaron de operación libertad , que cosa más sublime: la libertad, pero les ocultaron que se trataba solo de la libertad del fascista asesino Leopoldo López, que pena».

Finalizó sus mensaje asegurando que «¡Nosotros Venceremos!», en referencia al gobierno de Nicolás Maduro.

Colombia arrancó este domingo las votaciones para elegir al primer presidente que gobernará sin la amenaza guerrillera de las FARC en medio siglo.

Dos candidatos que representan los opuestos del espectro político, el derechista Iván Duque (41 años) y el exguerrillero Gustavo Petro (58 años), se colocan como los favoritos entre seis candidatos que disputan la presidencia.

Hasta hace una semana, cuando por ley se dejaron de publicar mediciones, ninguna encuesta anticipaba una definición en primera vuelta. Si no fallan los sondeos, habrá que esperar hasta la segunda ronda el 17 de junio para conocer al futuro gobernante de la cuarta economía latinoamericana y el primer exportador mundial de cocaína.

«Hasta ahora ningún puesto de votación ha sido trasladado por razones de seguridad (…) hace muchísimas décadas que eso no sucedía, o sea que van a ser las elecciones más seguras, más tranquilas», aseguró el presidente colombiano Juan Manuel Santos, tras votar en la Plaza de Bolívar en Bogotá este domingo.

La tarde de ayer, el mandatario destacó el carácter pacífico de estas elecciones. «Junto con las elecciones de marzo pasado para elegir al nuevo Congreso, cumpliremos el primer ciclo completo de elecciones nacionales sin la amenaza del conflicto armado» con las FARC, dijo.

Ninguno de los candidatos compite por tomar las banderas de Santos, que dejará el poder en agosto tras dos mandatos de cuatro años marcados por su baja popularidad.

Terminado el enfrentamiento de medio siglo con los rebeldes marxistas, los colombianos están más inquietos por la corrupción, la desaceleración económica, el servicio de salud y el repunte del narco que castiga las fronteras con Venezuela y Ecuador, que por el futuro mismo del acuerdo con las FARC.

 

En el marco de la ceremonia de conmemoración del Día de la Bandera, el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, el panista Ernesto Cordero alertó sobre el avance del populismo en nuestro país, y sobre las alianzas basadas en el oportunismo.

 

Cordero indicó que en las últimas tres décadas, México se ha visto inmerso en  una profunda transformación que ha marcado claramente el rumbo que el país debe seguir, aunque eso no ha evitado que surjan en el escenario nacional propuestas que en lugar de combatir los grandes problemas nacionales, reviven posturas anacrónicas e irresponsables que han demostrado su ineficacia y efectos negativos en el país.

 

Afirmó que esas propuestas han resultado incluso en alianzas basadas en el oportunismo. Pidió a los mexicanos estar alertas, pues dijo, no debemos asumir, como se hizo en otros países, que la estabilidad, el crecimiento económico y las libertades que hoy gozamos van a estar ahí por siempre.

 

Sin embargo sorprendió al decir que lo que se ha logrado con trabajo y esfuerzo está en riesgo por visiones populistas, afirmando que los populistas no sólo están en la izquierda, sino también están en la derecha, lo que pareció un claro mensaje al candidato presidencial de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y al abanderado de la coalición «Por México al Frente», Ricardo Anaya.

 

Cordero llamó a ser responsables, y dijo que no es tiempo de inventar futuros con el pretexto de que inventar futuros salva el presente, y por el contrario sostuvo que es tiempo de preservar el futuro por la acción responsable en el presente, lo que ha sido tomado como un mensaje de apoyo al candidato del PRI-PVEM-PANAL, José Antonio Meade, con quien desde tiempo atrás se ha vinculado dada las diferencias que guarda con el panista.

 

En la contienda electoral por la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, la sorpresa la ha dado el precandidato del PRI, Mikel Arriola, y es que asesorado por un publicista decidió meter un tema ultraconservador en escena, al declararse en contra de la legalización de la marihuana y de la adopción por parte de parejas del mismo sexo.

 

La idea fue vendida a Mikel como una apuesta de hablarle a los capitalinos que sienten que la agenda liberal LGBT les fue impuesta por la izquierda. Por lo que ahora la propuesta del PRI llega a mover el tablero en la capital del país.

 

 

Con el anuncio que el precandidato presidencial de la coalición «Juntos Haremos Historia», Andrés Manuel López Obrador (AMLO), hiciera sobre sus coordinadores territoriales para la defensa del voto, Marcelo Ebrard marcó su regreso a la vida política del país. Un regreso que ha provocado diversas reacciones.

 

Uno de los primeros en reaccionar, fue el actual Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, quien al ser cuestionado sobre el tema, indicó que su administración no tiene ninguna indagatoria abierta en contra de su antecesor como se aseguró, en relación a la posible responsabilidad de Ebrard en la construcción de la línea 12 del Metro.

 

Por el contrario, Mancera se limitó a decir que cada grupo político se hace de sus estrategias para llegar a los comicios de julio próximo, y entre ellas decide delegar tareas a diferentes personajes; resaltó que espera que todos estos nombramientos o incorporaciones ayuden a tener un diálogo político sano y dejar atrás la división.

 

Durante la conferencia de ayer, Ebrard aseguró estar contento de estar de nuevo cuenta activo en la política, pues aclaró, nunca dejó de atender temas desde el extranjero, tales como sus actos de gobierno, por los que dijo, no tiene tiene nada de qué avergonzarse. Aclaró que es mentira que hubiera estado ausente por dos años del país, pues dijo venía de vez en cuando.

 

Sin embargo no dejó pasar el momento para asegurar que la verdadera coalición en la que participa la izquierda en el país, es la que representa López Obrador, y no otra como se ha querido hacer parecer. Fue justo ahí cuando amagó en contra de Mancera, «el jefe de gobierno está en la coalición de la derecha porque el PAN es de derecha».

 

El Presidente Trump ha realizado trabajos de todo tipo en nuestro debate sobre cómo los Estados Unidos se ven a sí mismos y su papel en el mundo.

 

Ha recordado a la izquierda y a la derecha democrática – señalan el pequeño «d» – que comparten más terreno en común de lo que a menudo se dan cuenta en términos de democracia, los dones de la modernidad y el valor del pluralismo.

 

Trump ha hecho esto articulando, de forma irregular e inconsistente, una oscura cosmovisión arraigada en el nacionalismo, el autoritarismo, la incomodidad con las diferencias étnicas y religiosas, y un escepticismo sobre el proyecto moderno. Lo hizo de nuevo durante una visita europea que desconcertó tanto por lo que dijo Trump y por el aislamiento de los Estados Unidos dentro de «Occidente» cuya causa el presidente pretende ser el responsable.

 

Su falta de constancia hace que sea difícil juzgar exactamente lo que cree. Generalmente describimos sus contradicciones como el producto de las luchas por el poder entre Steve Bannon y Stephen Miller, los nacionalistas populistas, y James Mattis y H. McMaster, los representantes de un enfoque más convencional de la política exterior.

 

En los días en que Trump promete lealtad a la OTAN y a sus aliados, vemos al Secretario de Defensa Mattis y al asesor de seguridad nacional McMaster como ganadores. Cuando Trump se desvía de ese camino al disentir a los aliados y al ir retóricamente contra ellos, declaramos triunfadores en la Casa Blanca a Bannon y Miller.

 

Los optimistas acerca de Trump insisten en que «los adultos», como Mattis y McMaster a menudo son desagradablemente descritos por las viejas manos de política exterior, con el tiempo limitarán el daño que el presidente puede causar. Los últimos días deben impulsarlos hacia una reevaluación de su esperanza.

 

El viaje a Europa de Trump, incluyendo su reunión con Vladimir Putin, siempre iba a ser un acto de altas expectativas, dada la imprevisibilidad del presidente y su alergia a los libros de información. Para Trump, todo es personal, lo que significa que está sujeto a ser manipulado fácilmente. Los líderes extranjeros saben que halagarle es el camino hacia su corazón -los chinos y los saudíes parecían haber comprendido esto bien- y que sus compromisos más profundos parecen corresponder a sus intereses comerciales.

 

Pero en la medida en que Trump tiene un instinto sobre el mundo, parece más cercano a Bannon. Los satos espontáneos del presidente, sus revelaciones en Twitter y sus reacciones ante los líderes extranjeros individuales apuntan a la manera de Bannon.

 

Trump ha hablado con mucho más afecto hacia Putin, los príncipes saudíes y los nacionalistas de derecha ahora en el poder en Polonia que para los pluralistas democráticos como la alemana Angela Merkel y el francés Emmanuel Macron. En la cumbre del G20, tanto Merkel como Macron se parecían más a los presidentes estadounidenses posteriores a la Segunda Guerra Mundial que a Trump.

 

Y la ambigüedad sobre lo que dijo Trump durante su reunión de dos horas con Putin sobre la intromisión de Rusia en las elecciones de 2016 (la administración negó que Trump hubiera aceptado las negaciones de Putin, como afirmaba Rusia, pero su propia cuenta de lo que Trump realmente le dijo fue difícil Tranquilizador) sólo subrayó la renuencia del presidente a confrontar al líder ruso en cualquier cosa. «Trump le dio a Putin exactamente lo que quería», fue el titular de un comentario en el New York Times de la escritora y disidente rusa Masha Gessen. Era difícil negar su verdad.

En su discurso en Polonia el jueves, Trump se comprometió a la alianza occidental, pero en un discurso sombrío, retrospectivo y maniqueo.

 

«La cuestión fundamental de nuestro tiempo es si Occidente tiene la voluntad de sobrevivir», dijo Trump. «¿Tenemos el deseo y el coraje de preservar nuestra civilización ante aquellos que la subvertirían y destruirían?» Si fallamos en defender lo que nuestros «antepasados» nos transmitieron, Trump advirtió, «nunca jamás volverá a existir».

 

Texto publicado en RealClear Politics por E.J. Dionne

Luego de cuatro intentos por obtener un lugar en el parlamento francés y después de haber sido derrotada en la elección presidencial por Emmanuel Macron, la líder de extrema derecha Marine Le Pen finalmente ocupará un escaño al obtener el triunfo en su distrito Hénin-Beaumont.

 

 

Esta victoria para Le Pen fue gracias a la segunda vuelta de las elecciones legislativas que se celebraron este domingo en Francia y en el que su partido Frente Nacional (FN) espera alzarse con cinco a siente lugares. Se sabe que Louis Aliot, vicepresidente de FN y pareja de Marine Le Pen, también fue elegido diputado.

 

Le Pen logró vencer a Anne Roquet, del Partido de la República en Marche (REM), del presidente Macron, con el 59% de los votos obtenidos en el distrito.

 

Con información de Daily Express / Foto: Twitter

 

HÉCTOR AGUILAR CAMÍN

MILENIO

 

 

Asusta el vacío intelectual en que transcurren las pugnas de nuestros partidos políticos. Todo en ellos es un pleito de posiciones sin posición, puestos sin propósito, poderes sin rumbo: una vida política puramente instrumental que se ahorra la tarea de pensar y decir para qué se quieren las cosas, para qué los puestos, para qué las candidaturas, para qué el poder.

 

Da lo mismo si se mira a la derecha, a la izquierda o al centro. No hay en realidad ni derecha ni izquierda ni centro. Hay solo conglomerados que disputan por supremacías internas, como si les fuera en ello la vida.

 

Probablemente les va la vida en ello, la única vida que son capaces de dar a sus partidos, la vida de la política sin inspiración ni propósitos públicos, la vida del pleito desnudo por el poder, un poder que ni siquiera es gran cosa, pero que es puro poder, instrumento puro.

 

Se acusa al PAN de que predomina en su directorio el pensamiento derechista. Ojalá y así fuera, ojalá y hubiera siquiera ese pensamiento en el molinillo ideológico panista, algo que fuera más allá de lo único que parece haber: una colección de prejuicios y creencias sin densidad ni linaje. Se dice que en el PRD predominan las nociones de una izquierda arcaica. Ojalá y así fuera, ojalá que la puja entre esas ideas, pobres, pero ideas al fin, explicara al menos en parte la batalla campal que libran entre sí las autollamadas tribus del partido.

 

Se dice que el PRI es reo de las ideas priistas de siempre que no se atreven a decir su nombre. Ojalá y hubiera al menos esas ideas escondidas en el tinglado de las negociaciones ventajosas que parece el único talento vivo del partido.

Bajo lo que llamamos derecha, izquierda y centro en nuestro espectro partidario no hay en realidad ideas. Hay solo, al parecer, eso que la prensa refleja día con día: pujas, pleitos, golpes, cargos, tribus, canonjías.

 

Maromas sin rumbo, y sin gracia.

 

Escribí los párrafos anteriores en este mismo espacio el 13 de febrero de 2007, hace diez años. Algo hemos cambiado, pero no mucho.

En Holanda, hoy se llevaron a cabo elecciones para elegir nuevo parlamento, y de acuerdo a los primeros sondeos dados a conocer, el partido liberal, mismo que está en el poder, ganaría las elecciones legislativas.

 

Según sondeos de salida en las urnas, el partido de extrema derecha de Geert Wilders quedaría en segundo lugar empatado con otras dos formaciones.

Según la televisión pública NOS, el Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) del primer ministro Mark Rutte obtendría 31 escaños de 150, mientras que el Partido por la Libertad (PVV) de Wilders alcanzaría 19, los mismos que el Llamamiento Demócratacristiano y el partido de la Democracia D66.

 

 

 

 

Con información de Agencias / Foto: Twitter