Tag

dósis

Browsing

El gobierno federal dio a conocer esta mañana que México comenzará a recibir dosis de la vacuna de Pfizer la próxima semana, esto luego de que la farmacéutica reanudara el envío del fármaco desde su planta de Bélgica, tras la suspensión que hizo por trabajos en la misma.

«Ya nos ha confirmado Pfizer también ayer en una carta dirigida al presidente (Andrés Manuel López Obrador) que llegarán las vacunas próximamente, 491,400, llegarán el 15 de febrero», informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

López-Gatell dijo que el retraso en el envío de suministro, interrumpido el 19 de enero, se debió a la renovación de la planta de Pfizer en Bélgica y al mecanismo de control de exportaciones que la Unión Europea (UE) activó en enero.

«Existen regulaciones nuevas establecidas el 29 de enero en la Unión Europea que restan el margen de maniobra de Pfizer. No se pudo adelantar la recepción al 8 o 10 de febrero», indicó esta mañana el funcionario al intervenir en la conferencia del presidente en Palacio Nacional.

Por su parte el canciller Marcelo Ebrard compartió en redes sociales la carta que la presidenta y directora general de Pfizer México, María Constanza Losada, envió al presidente para informarle sobre la reanudación de llegadas de vacunas, así como para «reiterar su apoyo para la implementación exitosa del Plan Nacional de Vacunación». En la carta se hace mención de las 491,400 dosis que llegarán al país la próxima semana.

Sin embargo, la cifra no coincide con lo expuesto por Ebrard Casaubón el pasado 19 de enero, en la conferencia presidencial, cuando presentó un calendario sobre la recepción de las vacunas.

En ese calendario, se informó que la semana del 14 de febrero, la farmacéutica enviaría a nuestro país cerca de 782 mil dosis, al igual que la semana del 22 de este mes, esto con el fin de reponer las que se dejaron de recibir las tres semanas que no hubo envío.

«Lo que va a cambiar o lo que cambió es la distribución en el tiempo. Entonces, teníamos una distribución programada para febrero, este periodo donde no hay color azul, antes sí teníamos de Pfizer, pero se mueven hacia estos dos, que son de 781 mil y lo demás continúa como estaba previsto el mes de marzo; es decir, hay un cambio en la última de enero y en las dos primeras de febrero. En este periodo no vamos a tener Pfizer, pero a partir del día 15 tendremos más de las previstas, más de las previstas, hasta 781 mil 950 y después lo que ya teníamos programado; de manera que al terminar marzo estaremos en cinco millones 44 mil 650, eso significa un número de vacunados de dos millones 522 mil 325», declaró en la mañera el canciller.

Con la cifra presentada esta mañana por las autoridades, y que se indica en la carta que Pfizer envió al presidente, se confirma que no hubo la reposición de dosis como lo aseguró el gobierno federal.

El secretario de Relaciones Exteriores también informó de la llegada entre febrero y marzo de 8 millones de dosis de CanSino, que se envasarán en el estado de Querétaro, en el centro del país, esto luego de que reciba la autorización por parte de la Cofepris.

También reiteró para los próximos dos meses el arribo de 1.6 millones de vacunas vía el mecanismo COVAX y un adicional de 2 millones del Serum Institute of India (SII), que serán de AstraZeneca.

Y aunque dijo que ya está firmado el contrato con Rusia, el canciller comentó que aún no hay una fecha definida para la entrega de las dosis de la vacuna Sputnik V.

La farmacéutica Johnson & Johnson informó este viernes que su vacuna de dosis única contra el COVID-19 presentó una eficacia general de 66% para evitar el contagio del coronavirus, en un ensayo clínico a gran escala que evaluó múltiples variantes del virus en tres continentes.

En el ensayo de casi 44,000 voluntarios, el nivel de protección ante síntomas moderados a severos de COVID-19 varió desde 72% en Estados Unidos, a 66% en América Latina y solo 57% en Sudáfrica, donde se ha detectado una mutación especialmente preocupante del coronavirus.

Los resultados se comparan con los datos establecidos por dos vacunas autorizadas de Pfizer/BioNTech y Moderna, que tuvieron una efectividad de alrededor del 95% en la prevención de enfermedades sintomáticas en ensayos clave, cuando se administraron en dos dosis.

Sin embargo, esos ensayos se llevaron a cabo principalmente en Estados Unidos, antes de la propagación de las nuevas variantes que ahora son el centro de atención.

El objetivo principal del estudio de J&J fue la prevención del síntomas graves a moderados del COVID-19.

La vacuna tuvo una efectividad del 85% para detener la enfermedad grave y prevenir la hospitalización en todas las geografías y contra múltiples variantes 28 días después de la inmunización.

Ese nivel de prevención «protegerá potencialmente a cientos de millones de personas de los resultados graves y fatales del COVID-19», afirmó en un comunicado el doctor Paul Stoffels, director científico de J&J, después de revelar los resultados del ensayo.

La compañía planea solicitar la autorización de uso de emergencia de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos la próxima semana.

A diferencia de las vacunas Pfizer/BioNTech y Moderna, la fórmula de J&J no requiere una segunda inyección semanas después de la primera ni debe mantenerse congelada, lo que la convierte en un fuerte candidato para su uso en partes del mundo con una infraestructura de transporte débil e instalaciones de almacenamiento en frío insuficientes.

Ante el surgimiento de una variante sudafricana,  en un subestudio de 6,000 voluntarios en Sudáfrica, dijo Stoffels, la vacuna J&J fue 89% efectiva para prevenir enfermedades graves. El 95% de los casos surgidos en el tramo del ensayo en Sudáfrica se debió infecciones por la mutación local.

En el ensayo J&J, que se llevó a cabo en ocho países, el 44% de los participantes procedían de Estados Unidos, el 41% de América Central y Sudamérica y el 15% de Sudáfrica. Poco más de un tercio de los voluntarios tenía más de 60 años.

La vacuna de J&J utiliza un virus del resfriado común conocido como adenovirus tipo 26 para introducir proteínas de coronavirus en las células del cuerpo y desencadenar una respuesta inmunitaria.

Miriam Esther Veras Godoy, directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia), quien encabezaba el Programa de Vacunación Universal, presentó este domingo su renuncia, a solo tres semanas de haber iniciado el proceso de vacunación contra la Covid-19.

Según versiones recogidas por medios nacionales, su renuncia se derivó al no estar de acuerdo con la forma en que se realiza la vacunación contra el virus SARS-CoV-2, aunque la Secretaría de Salud se limitó a decir que la renuncia fue presentada por la funcionaria por razones personales.

Ricardo Alcalá, titular de la Dirección General de Promoción de la Salud, y quien encabezó la noche de ayer la conferencia vespertina, negó que la renuncia de Veras Godoy vaya a afectar la estrategia de vacunación que se ha establecido.

«No deja un hoyo, simplemente la doctora Veras Godoy toma esta decisión y seguiremos caminando con un operativo que tiene grandes retos, los cuales los estamos enfrentando y vamos a cumplir todas las metas que tenemos trazadas», sostuvo el funcionario federal.

Incluso dijo que la atención del coronavirus no tiene los mismos mecanismos que el Programa de Vacunación Universal, sino que en el plan de vacunación contra la Covid-19 hay otras instituciones participando.

Sobre el tema de la vacunación, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que aceptó reducir el número de dosis que Pfizer-BioNTech entregará a México como parte de los contratos firmados, esto luego de una propuesta que hiciera la ONU, para destinar dichas vacunas a países pobres y así evitar también el acaparamiento de las mismas.

«La ONU le ha pedido a Pfizer que baje sus entregas a los países en los que se tiene contrato, como es el caso nuestro, los países europeos, para que se disponga una cantidad de vacunas a la ONU y que no haya acaparamiento, y que la ONU también ponga esas vacunas a disposición de países más pobres. Nosotros estuvimos de acuerdo con eso, que nos bajen y luego nos repongan lo que nos corresponde», dijo AMLO.

Pese a la disminución de dosis, el mandatario indicó que no cambiará el plan de vacunación que se tiene en México; informó que para que el plan de vacunación siga adelante, ya se están buscando otras vacunas, como la de CanSino, la rusa Sputnik V y la de AstraZeneca-Oxford, a fin de tener las vacunas suficientes para inmunizar a todos los mexicanos.

Explicó que a diferencia de lo que está pasando en el mundo, y las denuncias que se han hecho, en México se están aplicando todas las vacunas que se van recibiendo, y no se ha optado por tener una reserva de las mismas «congeladas», como está pasando en algunos países europeos.

Al respecto, Ricardo Cortés informó que más de la mitad de las entidades federativas del país han aplicado 95% de las dosis de vacunas, recibidas hasta el 12 de enero.

Detalló que en total se han vacunado 468 mil 708 profesionales de la salud, de los cuales tres mil 434 cuentan con su esquema completo; es decir, de las dos dosis con 21 días de diferencia entre una y otra.

Cortés Alcalá explicó que del total de vacunas enviadas por la farmacéutica Pfizer-BioNTech a nuestro país, hasta el momento se ha utilizado 100% de los primeros cuatro cargamentos recibidos los días 23, 26 y 30 de diciembre y del 5 de enero, así como 82% de las dosis que arribaron el 12 de enero.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, prometió este martes que se administrarán 100 millones de dosis de la vacuna para el Covid-19 en sus primeros 100 días en La Casa Blanca.

El mandatario electo hizo este anuncio durante la presentación de su equipo de sanidad en La Casa Blanca: «Este equipo ayudará a poner como mínimo 100 millones de vacunas para la Covid-19 en los brazos de los estadounidenses», dijo Biden en un acto desde Wilmington, Delaware.

La administración de 100 millones de dosis de vacuna es el segundo punto del plan para combatir la pandemia durante sus primeros 100 días en La Casa Blanca, que Biden delineó durante el evento.

Sobre el plan, el mandatario electo señaló que el país no va a salir pronto de la pandemia, sino que tomará un tiempo: Aun así, «estoy absolutamente convencido de que podemos cambiar en 100 días el curso de la enfermedad y cambiar a mejor la vida en Estados Unidos», subrayó.

El primer punto del plan será ordenar el uso obligatorio de mascarilla facial, algo que ya había adelantó la semana pasada en entrevista con la cadena CNN.

«Todo el mundo durante los primeros 100 días de mi Administración tendrá que llevar mascararillas. Comenzará con mi firma de una orden el día 1 que requerirá las mascarillas, donde yo pueda bajo la ley, como edificios federales y viajes interestatales en aviones, trenes y autobuses», enumeró.

«También trabajaré con los gobernadores y alcaldes para hacer lo mismo en los estados y sus ciudadanos -agregó-. Vamos a requerir (el uso de) mascarillas dondequiera que sea posible, pero esto va más allá de la acción del Gobierno» federal.

El tercer y último punto del plan será la vuelta presencial de los estudiantes a los colegios. «Debería ser una prioridad nacional que nuestros niños vuelvan a la escuela y mantenerlos en la escuela», advirtió el presidente electo.

Biden aprovechó para criticar, sin nombrar explícitamente al presidente Donald Trump, los esfuerzos del gobierno para terminar con la Ley de Cuidado Asequible (ACA), conocida popularmente como Obamacare.

«La atención sanitaria es un derecho para todos, no un privilegio para unos pocos», afirmó Biden, quien destacó que mientras que el país ha sobrepasado los 15 millones de contagios y los 285,000 fallecidos por la Covid-19 «la Administración saliente está pidiendo al Tribunal Supremo que revoque toda la Ley de Cuidado Asequible», justo cuando más se necesita.

El director ejecutivo de AstraZeneca aseguró este jueves que es necesario llevar a cabo una mayor investigación sobre su vacuna contra el Covid-19, a raíz de los cuestionamientos acerca de la protección que puede ofrecer contra el coronavirus.

«Ahora que hemos encontrado lo que parece ser una mayor eficacia tenemos que validarlo, por lo que necesitamos un estudio adicional», dijo Pascal Soriot en una entrevista con la agencia Bloomberg.

El laboratorio británico y la Universidad de Oxford, con quien desarrolla este proyecto, anunciaron el lunes pasado que según los resultados de los ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil su vacuna mostraba una eficacia media del 70%.

Este dato procede sin embargo de dos grupos distintos. Uno más pequeño, al que se administró primero media dosis y una dosis completa un mes después, resultó en una eficacia del 90%. Un segundo grupo mucho mayor, que recibió dos dosis de la vacuna con un mes de diferencia, mostró una eficacia del 62%.

Andrew Pollard, científico de la Universidad de Oxford, explicó que la diferencia podía explicarse porque «al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder».

Sin embargo, los científicos reconocieron que la cantidad menor administrada inicialmente al primer grupo partió de un error en la dosis que los investigadores decidieron después mantener. Y que dicho grupo, además de ser mucho menor, tenía un límite máximo de edad de 55 años.

Así que para confirmar estos resultados, probablemente se realizará otro «estudio internacional», afirmó Soriot.

«Pero este podría ser más rápido porque sabemos que la eficacia es alta y necesitamos un número menor de pacientes», agregó, precisando que la investigación adicional no debería retrasar la aprobación de la vacuna por las autoridades sanitarias que el laboratorio se dispone a solicitar.

La Casa Blanca anunció este viernes que habrá unos 40 millones de dosis disponibles de la vacuna contra el Covid-19 en Estados Unidos a finales de este año, gracias a los avances de las farmacéuticas Pfizer y Moderna.

«Respecto a la vacuna, creemos que habrá 40 millones de dosis disponibles hacia finales de año», dijo la portavoz de La Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en una rueda de prensa, la primera que da desde el pasado 1 de octubre.

Recordó los avances anunciados por Pfizer y Moderna, que han informado de «resultados exitosos» en sus vacunas: «Cada una ha logrado una vacuna para la Covid que es en torno al 90% efectiva. Sabemos que la de Moderna es un 94,5 % efectiva y la de Pfizer 95 %, esto es extraordinario», dijo la funcionaria.

McEnany insistió en atribuir el progreso en las vacunas a la gestión del presidente Donald Trump, pese a que al comienzo de la pandemia minimizó intencionalmente la importancia de la enfermedad al reconocer que lo hizo para que no cundiera el pánico entre la población. Adempas, Trump se negó a usar mascarilla en público durante varios meses.

La portavoz de La Casa Blanca subrayó que «este progreso realmente extraordinario del que ustedes ya han escuchado al doctor (Anthony) Fauci (el principal epidemiólogo del Gobierno) y a otros hablar fue solo posible debido al presidente, quien dijo al mismo tiempo ‘voy a buscar una vacuna, voy a hacer algo nuevo, voy a fabricarla’ para que muchas vidas estadounidenses sean salvadas, gracias al presidente Trump y al gran trabajo de la operación Velocidad de la luz».

Sobre las vacunas, este viernes, Pfizer y su socia alemana BioNTech pidieron autorización de emergencia al regulador del medicamento de Estados Unidos, la FDA, para poder comenzar a distribuir su vacuna, que podría suministrarse a población de riesgo a partir de diciembre.

Sobre el tema de las vacunas, este viernes, el presidente Donald Trump denunció una presunta conspiración respecto a que los datos preliminares de la vacuna para la Covid-19 no se hayan publicado hasta después de las elecciones para perjudicarlo políticamente.

La Casa Blanca anunció una una rueda de prensa para anunciar una disminución en el precio de los medicamentos, pero visiblemente enfadado, Trump arremetió contra la farmacéutica Pfizer y no aceptó preguntas de los periodistas.

«Se me puso aquí para hacer un trabajo, y Pfizer y otros iban adelante con las vacunas, ustedes no tendrían una vacuna en otros cuatro años si no fuera por mí, porque la FDA nunca hubiera sido capaz de hacer lo que ha hecho si yo no los hubiera forzado a hacerlo», lanzó Trump.

«Y Pfizer y otros incluso decidieron no evaluar los resultados de su vacuna, en otras palabras, no sacaron una vacuna hasta después de las elecciones», denunció el republicano sin aportar pruebas.

Trump sostuvo que Pfizer «y otros» decidieron intencionadamente no publicar los datos preliminares de su vacuna en octubre, como él lo tenía previsto.

«Decidieron atrasarlos por lo que estoy haciendo, y está bien para mí, porque francamente esto es algo muy grande, muy grande, no sé si alguien lo va a apreciar, así que esperaron, esperaron y esperaron y pensaron que iban a salir en unos pocos días después de las elecciones, probablemente habría tenido algún impacto ¿Quién sabe?».

A partir de ahí Trump comenzó a mezclar sus teorías de supuestas papeletas electorales desaparecidas a su favor con «los juegos corruptos» de los demócratas» y el resultado de los comicios presidenciales, en los que ganó Joe Biden.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó esta mañana la firma de un acuerdo de pre-compra por parte del gobierno federal y los laboratorios AstraZeneca, Pfizer y CanSino para recibir, a partir de diciembre y durante el próximo año, cerca de 140 millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 en caso de que se garantice su eficacia.

«No nos quedaremos rezagados frente a otros países. Que México sea de los primeros en tener la vacuna, por eso este acuerdo», dijo el mandatario previo a la firma del acuerdo.

Se detalló que se firmó con el laboratorio británico AstraZeneca una pre-compra de 77.4 millones de dosis de su vacuna, que ya se ha probado en 44,000 personas y se aplica en doble dosis, las cuales llegarán a México entre marzo y agosto de 2021.

Con la firma estadounidense Pfizer se acordó la pre-compra de entre 15.5 y 34.4 millones de dosis, cifra que dependerá de las necesidades del país, de su vacuna de doble dosis que ya se ha probado en 30,000 personas y que llegaría a México desde este diciembre y hasta diciembre de 2021.

Finalmente, con el laboratorio chino CanSino, se pactó una pre-compra de 35 millones de dosis de su vacuna, que solo requiere una dosis por persona, la cual se ha probado en 40,000 personas y llegarán a México desde diciembre de este año hasta septiembre de 2021.

«A partir de hoy, México está en la misma condición que Estados Unidos, la Unión Europea y otros países del mundo. Tenemos ya asegurados los cupos necesarios», informó el secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard.

El titular de la SRE recordó que por instrucciones del presidente López Obrador, la cancillería desplegó una estrategia diplomática para tener acceso a un portafolio de vacunas candidatas. Detalló que la gestión diplomática se dio gracias al apoyo de las Secretarías de Salud y de Hacienda.

Según se detalló, con las dosis acordadas con AstraZeneca se vacunaría a 38.7 millones de mexicanos, con las de Pfizer a entre 7.7 y 17.2 millones, y con las de CanSino a 35 millones de mexicanos más.

El canciller Marcelo Ebrard reiteró que México se integró en el mecanismo multilateral COVAX que dirige la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el cual participan 18 proyectos de vacunas y que permitirá vacunar al 20% de la población de los países que participan.

Esto permitirá vacunar a 25 millones de mexicanos, por lo que sumado a las vacunas acordadas con los tres laboratorios, México alcanzará una cobertura de vacunación para  hasta 115.9 millones de persona.

«Con esto que les acabo de referir, si sumamos COVAX más las tres que acabo de referir, se estaría cubriendo a más de 100 millones de mexicanas y mexicanos porque el señor presidente ha insistido que nuestro país debe estar preparado para una cobertura universal», añadió Ebrard.

Por su parte, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, explicó que el valor total de la compra de vacunas ascenderá 35 mil 153 millones de pesos, de los cuales ya se han pagado, como anticipo, cerca de 6 mil millones de pesos, y tiene previsto a finales de este año pagar otros 6 mil 812 millones de pesos más.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

El gobierno alcanzó un entendimiento con tres empresas para participar en la fase 3 de sus ensayos clínicos de la vacuna contra Covid-19 y así garantizar su acceso, informó esta mañana el canciller Marcelo Ebrard.

Las pruebas serán de la compañía estadounidense Janssen Pharmaceuticals, filial de Johnson & Johnson, y las chinas Cansino Biologics y Walvax Biotechnology, precisó el titular de la Secretaría de Relaciones  Exteriores (SRE) al participar en la conferencia matutina del presidente López Obrador.

Con esto, México tendrá un total de cuatro pruebas de la vacuna entre septiembre y enero, señaló Ebrard, quien a finales de julio anunció la participación del país en la fase 3 de la empresa francesa Sanofi-Pasteur.

Además, dijo que el gobierno ha establecido «contacto directo» con 15 de los laboratorios internacionales «más adelantados» en el desarrollo de la vacuna.

«Nuestra tarea es ubicar, dialogar, sean gobiernos, sean empresas, sean organismos multilaterales, y que México esté incluido, que México tenga acceso a tiempo, esa es la tarea», sostuvo el funcionario.

El gobierno federal ha establecido como prioridad el acceso a las vacunas y tratamiento contra el Covid-19, que ha dejado más de 485 mil contagios y 53 mil muertos en el país.

El canciller recordó que el presidente Andrés Manuel López Obrador planteó ante el G20 la necesidad de garantizar el acceso universal a las vacunas.

También citó la resolución que promovió México ante la ONU para fomentar la distribución equitativa de este y otros productos médicos.

«Nuestra tarea es buscar que se den estos entendimientos y que en México se puedan llevar entonces, en su caso, estos ensayos clínicos y se garantice el acceso de la vacuna correspondiente», añadió el canciller.

Aunque se ha dicho que se busca un acceso preferencial, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este lunes que México cuenta con una partida especial de hasta 100,000 millones de pesos para comprar las dosis necesarias de a vacuna.

«En el caso de que tengamos que comprar las vacunas hay presupuesto, estamos ya estimando el costo de dosis, en estas investigaciones que se están llevando a cabo hay empresas, y esto lo celebramos, que al poner la vacuna al servicio de la gente están diciendo que no va a tener propósito de lucro», afirmó.

El titular de la SRE expuso que también hay cooperación con los gobiernos de Reino Unido, Francia y Alemania.

Ebrard Casaubón actualizó que han repatriado a 16,874 mexicanos que estaban varados en el exterior por las restricciones de viaje de la pandemia. Además anunció que el Consulado de México en Los Angeles realizará 1,500 pruebas para mexicanos y personas de origen hispano que residan en esa zona.

La compañía farmacéutica más grande del mundo, la estadounidense Johnson & Johnson (J&J), anunció este jueves que ha comenzado a probar en humanos su vacuna experimental contra el Covid-19, tras obtener resultados positivos en un estudio previo con primates.

En un comunicado, J&J señaló la «solidez de los datos» de ese estudio, que muestra una respuesta inmune en los animales con tan solo una dosis, y confirmó que ha comenzado la fase «1/2a» del ensayo clínico de su vacuna, llamada Ad26.COV2.S, en unos 1,000 voluntarios sanos en EUA y Bélgica.

El estudio fue publicado hoy en la revista científica Nature y explica que su prototipo de vacuna de una sola dosis generó anticuerpos neutralizadores en macacos rhesus, que impidieron con éxito la infección de Covid-19 y dieron a sus pulmones una protección «completa o casi completa» contra el coronavirus.

«Estamos emocionados de ver estos datos preclínicos porque muestran que nuestra candidata a vacuna contra SARS-CoV-2 genera una respuesta inmune fuerte y da protección con una sola dosis. Los hallazgos nos dan confianza en el progreso del desarrollo de la vacuna y la mayor escala de producción», indica el texto citado el jefe científico de J&J, Paul Stoffels.

J&J había adelantado que iniciaría la fase de prueba con humanos en algún momento de la segunda mitad de julio, como confirmó hoy que ha hecho, y reiteró que tiene previsto entrar en la fase 3 en septiembre.

La firma está evaluando tanto la vacuna de una dosis como otra de dos dosis, y el objetivo de la fase 1/2a que está en curso es conocer la seguridad y las reacciones al tratamiento, tanto a nivel de inflamación como de inmunidad, en ese millar de adultos, con grupos entre 18 y 55 años por un lado y mayores de 65 por otro.

De acuerdo con la nota, la farmacéutica planea llevar a cabo una fase «2a» en España, Países Bajos y Alemania, y una fase 1 en Japón, aunque no dio más detalles sobre estas pruebas.

En esa fase 3, la farmacéutica se comprometió a «enfatizar la representación de poblaciones impactadas desproporcionadamente por la pandemia», lo que en EUA implicará un número «significativo» de voluntarios de raza negra e hispanos, así como personas mayores de 65 años.

Las farmacéuticas Pfizer y BioNTech anunciaron este miércoles la firma de un acuerdo con el Departamento de Salud y de Defensa de Estados Unidos por 1,950 millones de dólares para asegurar cientos de millones de dosis de la vacuna del coronavirus para los estadounidenses.

Bajo el acuerdo, el Gobierno recibiría en primer lugar 100 millones de dosis de BNT162, el proyecto de vacuna en el que trabajan conjuntamente ambas compañías, una vez fuese aprobado por al Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos.

«Estamos honrados de ser parte de este esfuerzo para ofrecer a los estadounidenses acceso a protección de este virus letal», dijo Albert Bourla, presidente de Pfizer, en un comunicado.

Posteriormente, podría adquirir 500 millones de dosis más.

«Tomamos pronto la decisión de comenzar nuestro trabajo clínico y fabricando a gran escala a nuestro propio riesgo para asegurar que el producto estaría disponible de manera inmediata si nuestras pruebas clínicas son exitosas y se les otorga una Autorización de Uso de Emergencia», añadió.

Por su parte, el secretario estadounidense de Salud, Alex Azar, destacó que con este acuerdo «se amplían las probabilidades de que tendremos una vacuna segura y efectiva tan pronto como a final de año».

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió este martes que la pandemia del coronavirus «empeorará» en el país e insistió a la ciudadanía en el uso de cubrebocas, algo a lo que se había resistido hasta ahora.

Al participar en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dio a conocer los avances de la acción conjunta de México y organismos internacionales para la vacuna contra el Covid-19.f

“México ha participado en la respuesta global al coronavirus, así como en la cumbre global de vacunas. Se han hecho varios esfuerzos regionales. En este momento México participa en los esfuerzos multilaterales para el abasto, desarrollo, producción y distribución justa de la vacuna de COVID-19, esto en estrecha coordinación con el secretario de Salud y su equipo”, explicó Ebrard.

El canciller indicó que se impulsa un proceso de compras consolidadas por adelantado, derivado de la resolución aprobada por 179 países a la iniciativa que envió el presidente López Obrador a la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Dijo que lo que el gobierno mexicano busca es que en lugar de que se vea en el libre mercado, que sea el conjunto de los países con apoyo de diversas instituciones, entre ellas la Organización Mundial de la Salud, la Organización Panamericana de la Salud, que puedan tener acceso en tiempo y forma a esa vacuna con un precio razonable.

Sostuvo que se ha dado seguimiento a los avances de los protocolos de las vacunas experimentales, y reconoció que los resultados que se están obteniendo han sido más rápido de los que habían previsto.

Señaló que hay datos que apuntan a que se puede tener una vacuna hacia fin del año.

Ebrard Casaubón explicó que por el momento no se puede estimar el costo de la vacuna, y confirmó que el gobierno mexicano da seguimiento a nueve protocolos de vacuna.

Explicó que el método por el cual se optaría es una compra consolidadas por adelantado, para lo cual es vital tener acceso a la información de los resultados de las denominadas fase 3 de las vacunas.

Precisó que México tendrá la información a tiempo para que la Secretaría de Salud pueda tomar la decisión de cuál es la vacuna que será aplicada en México.

El gobierno de Estados Unidos ha adquirido casi el 90% del inventario de los próximos tres meses del fármaco Remdesivir, uno de los medicamentos que ha mostrado efectos positivos en el tratamiento del Covid-19.

El Departamento de Salud de EUA aseguró la compra de más de 500,000 tratamientos de Remdesivir de la farmacéutica Gilead Sciences para los hospitales estadounidenses hasta septiembre.

En concreto, el volumen adquirido supone el 100% de la producción de julio, y el 90% de agosto y septiembre.

«El presidente Donald Trump ha logrado un increíble acuerdo para asegurar que los estadounidenses tengan acceso a la primera terapia autorizada para la COVID-19. Hasta donde sea posible, queremos garantizar que cualquier paciente estadounidenses que lo necesite lo pueda obtener», dijo en un comunicado el secretario de Salud, Alex Azar.

La compra se conoce justo cuando EUA vive un repunte en el número de contagios por coronavirus, con más de 40,000 diarios, especialmente en estados del sur y oeste del país como Texas, Florida, Arizona y California.

El Remdesivir, una terapia experimental que empezó a desarrollarse en 2009 y se puso a prueba con pacientes del ébola a mediados de la década pasada, se ha autorizado de emergencia para combatir el coronavirus SARS-CoV-2 porque un ensayo clínico mostró que ese fármaco acorta el tiempo de recuperación en algunos pacientes.

Gilead anunció este lunes que va a vender su fármaco a 390 dólares para los gobiernos de países desarrollados, lo que elevaría el precio del tratamiento más habitual a 2,340 dólares por paciente y el de las terapias más largas a 4,290 dólares.

En Estados Unidos, desde que en mayo se aprobó de emergencia el uso de Remdesivir para enfermos de coronavirus, los hospitales han estado usando dosis donadas por Gilead, que a partir de julio comenzará a cobrar por el medicamento.

Se trata de un antiviral, administrado por vía intravenosa, que ralentiza la producción de nuevas partículas de virus y, como resultado, una infección viral se desarrolla con menos rapidez y los pacientes en estado grave se recuperan una media de cuatro días antes de lo habitual.

Hasta ahora, Estados Unidos registra una cifra de 2.638.338 casos confirmados de Covid-19 y de 127,485 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.