Tag

enfermedad

Browsing

Personal del Imperial College London y otros investigadores británicos informaron este martes que preparan un polémico experimento en el que infectarán a 90 jóvenes voluntarios sanos con el nuevo coronavirus para estudiar la enfermedad, con la esperanza de acelerar el desarrollo de una vacuna que pudiera poner fin a la pandemia.

El programa, descrito como un ensayo de desafío, es arriesgado, pero sus promotores informaron que podría producir resultados más rápido que el enfoque habitual, que es esperar para ver si los voluntarios que han recibido un tratamiento experimental enferman.

El gobierno estaba preparándose para invertir 33,6 millones de libras (43,4 millones de dólares) en el estudio.

Este tipo de investigación, conocido como estudio de desafío en humanos, se utiliza con poca frecuencia porque algunos cuestionan la ética de infectar a individuos que de otro modo estarían sanos. Sin embargo, los investigadores británicos dicen que el riesgo está justificado porque tales estudios tienen el potencial de identificar rápidamente las vacunas más eficaces y ayudar a controlar una enfermedad.

«Infectar deliberadamente a los voluntarios con un patógeno humano conocido nunca se hace a la ligera», dijo el profesor Peter Openshaw, colaborador del estudio. «Pero tales estudios son enormemente informativos sobre una enfermedad, incluso una tan bien estudiada como el COVID-19», agregó.

Los estudios de desafío en humanos se han utilizado para desarrollar vacunas para enfermedades como la tifoidea, el cólera y el paludismo.

El Imperial College London dijo que el estudio, en el que participarán voluntarios sanos de entre 18 y 30 años, se realizará en colaboración con el Departamento de Estrategia Industrial, de Energía y Negocios, el Royal Free London NHS Foundation Trust y hVivo, una empresa que ha hecho pruebas diagnósticas del virus.

En la primera fase, los investigadores intentarán determinar el nivel más pequeño de exposición necesario para provocar la enfermedad. Después, los investigadores utilizarán ese modelo para estudiar cómo actúan las posibles vacunas en el organismo, la respuesta inmune del cuerpo y posibles tratamientos.

El estudio mejorará la comprensión del virus y ayudará a tomar decisiones sobre investigación, afirmó Kate Bingham, que dirige el equipo del gobierno británico encargado del desarrollo de vacunas para el COVID-19.

No es la primera vez en la historia que la pandemia infecta al presidente de Estados Unidos. Así como ahora Trump tiene COVID19, en 1919 el entonces presidente Woodrow Wilson enfermó de la Gripe Española. Las consecuencias políticas de su enfermedad llevaron a la elección de Adolf Hitler en Alemania y posteriormente a la Segunda Guerra Mundial.

El relato de la enfermedad de Wilson lo tiene John M. Barry en su libro La Gran Influenza. El presidente que constantemente buscó minimizar la enfermedad para no desanimar a los jóvenes a enlistarse para la Gran Guerra contrajo la enfermedad en abril del 2019, en medio de las tensas negociaciones en el Palacio de Versalles, en Francia. En ellas participaban el Primer Ministro francés, Georges Clemenceau; el inglés, Lloyd George y en menor medida el italiano, Vittorio Orlando como las grandes figuras: los Grandes Cuatro de Versalles.

Wilson llegó a Francia como el más popular entre los Jefes de Estado. Chocó durante meses con “El Tigre” Clemenceau, quien quería imponer medidas económicas y políticas severas a los alemanes, a diferencia de Wilson, que buscaba una salida más digna y diplomática con los perdedores. Sin embargo, después de contraer la influenza, Wilson regresó a la mesa de negociación diferente. De hecho, en un primer momento la mesa de negociación regresó a Wilson con Clemenceau y Lloyd George sentados a un lado de la cama del presidente estadounidense.

La descripción de Barry es de Wilson como un hombre que no estaba coherente. Entre otras extrañezas, comenzó a decir que había espías franceses en su residencia y de pronto abandonó todos los principios por los que había luchado desde el arranque de las negociaciones. Accedió a todo lo que Clemenceau había puesto sobre la mesa, principalmente, que Alemania aceptara la responsabilidad y pagara todos los costos de la guerra; el prohibir tropas alemanas en la zona al este del Rin y regresar Alsacia y Lorena a Francia.

Existen varias biografías de Wilson que mencionan esta enfermedad y que relacionan su claudicación ante Clemenceau con el consiguiente deterioro económico alemán que condujo al auge del nacionalismo y caos político que llevaron eventualmente a Hitler al poder. El resto de la historia ya lo sabemos.

Hoy, el presidente de Estados Unidos vuelve a estar enfermo. No creo en las versiones de que es un invento de Trump como estrategia electoral. Lo que más ha querido Trump es hablar de cualquier otro tema salvo el COVID. Y, desde que anunció que había salido positivo al COVID19, ese precisamente ha sido el tema que ha dominado la agenda política a cuatro semanas de las elecciones y cuando ya han acudido a votar más de cuatro millones de estadounidenses.

Lo que sí se tiene es a un Trump que ha sido tratado con medicamentos experimentales, reservados para los pacientes más graves, cuyos efectos secundarios están todavía por verse. En el caso del esteroide dexametasona, el Washington Post reporta que sólo lo han administrado a 10 pacientes que tuvieron acceso a éste gracias a un proceso conocido como “uso compasivo” reservado para quienes tienen un caso severo de COVID. Entre esos 10 pacientes, aparece ahora Trump, a pesar de que los doctores del presidente han dicho que su estado no ha sido tan grave.

El Director del departamento de medicina de la Universidad de California en San Francisco, Robert Wachter, comentó al diario que estaba asombrado de que hubiesen dado de alta al presidente tan solo 3 días después de que se le administró este esteroide.

Trump tiene todos los incentivos políticos alineados para minimizar su enfermedad y presionar a su equipo médico para que hagan lo mismo. Las consecuencias políticas de estas acciones no necesariamente son inmediatas pero sin duda estarán por verse.

Columna completa en El Universal

El Nobel de Medicina distinguió este lunes a tres científicos por el descubrimiento del virus de la hepatitis C, un hallazgo que ha hecho posible el desarrollo de nuevas pruebas sanguíneas y de medicinas para hace frente a un problema de salud global.

Los estadounidenses Harvey J. Alter y Charles M. Rice y el británico Michael Houghton fueron galardonados por la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska por su «contribución decisiva» en la lucha contra la hepatitis por transfusión, causante de la cirrosis y el cáncer de hígado, que ha permitido salvar «millones de vidas».

«Por primera vez en la historia, la enfermedad puede ser curada, aumentando las esperanzas de erradicar el virus de la hepatitis C de la población mundial», señaló el fallo, que resalta que todavía mueren más de un millón de personas al año de hepatitis por transfusión, una preocupación para la salud global comparable a la tuberculosis o al virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

La ciencia concluyó en los años cuarenta del siglo XX que existían dos tipos principales de infecciones hepáticas: una transmitida por agua o alimentos contaminados (la A) y otra, mucho más amenazadora para la salud, que se contagiaba por la sangre y fluidos corporales.

Dos décadas después, Baruch Blumberg descubrió que una forma de esa segunda clase de hepatitis era causada por lo que se llamó virus de la hepatitis B, un hallazgo que permitió el desarrollo de una prueba y de una vacuna efectiva y que fue premiado además con el Nobel de Medicina en 1976.

En esa época Alter, trabajando entonces en la sanidad pública estadounidense, se percató de que un número importante de personas que recibían transfusiones de sangre desarrollaban igualmente hepatitis debido a un agente infeccioso desconocido.

Luego demostró que la sangre de esos pacientes podía transmitir la enfermedad a chimpancés y que ese agente tenía las características de un virus.

Después de una década de esfuerzos infructuosos para tratar de aislar el virus, Michael Houghton recurrió a una estrategia innovadora, creando una colección de fragmentos de ADN de ácidos nucleicos encontrados en la sangre de un chimpancé infectado, a partir de la que se pudo identificar el virus.

Faltaba por determinar si el virus podía causar la enfermedad por sí mismo, una tarea que llevó a cabo Rice, quien gracias a la ingeniería genética, pudo generar una variante del ARN del virus inoculada luego con éxito en chimpancés.

Alter, Houghton y Rice suceden en el palmarés del premio a William Kaelin, Gregg Semenza y Peter Ratcliffe, ganadores el año pasado por revelar la relación de las células con el oxígeno. Los tres se repartirán los 10 millones de coronas suecas (1.1 millones de dólares) con que están dotados los Nobel este año.

La ronda de ganadores de los Nobel, que este año se anuncian con restricciones por el coronavirus, continuará mañana con el premio de Física, al que seguirán, por este orden, los próximos días los de Química, Literatura, de la Paz y Economía.

Ante la pandemia, una de las preguntas que sigue sin respuesta es cuánto dura la inmunidad adquirida tras la enfermedad. Hoy, un estudio publicado en Nature Medicine advierte de que la inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2 podría ser corta.

Para determinarlo, un equipo de investigadores liderados por la responsable del laboratorio de virología experimental de la Universidad de Amsterdam (Holanda), Lia van der Hoek, ha analizado la inmunidad en cuatro cepas de coronavirus estacionales similares al SARS-CoV-2.

Las cuatro cepas (HCoV-NL63, HCoV-229E, HCoV-OC43 y HCoV-HKU1) causan infecciones del tracto respiratorio y, según los autores del estudio, comprender qué características compartidas tienen estos coronavirus, podría servir para conocer algo más sobre el SARS-CoV-2.

Para hacer el estudio, los autores examinaron 513 muestras de suero recogidas de manera regular a diez varones adultos sanos de Amsterdam desde 1980, es decir, durante más de 35 años.

Los autores midieron el aumento de los anticuerpos contra la proteína nucleocápside (abundante en el coronavirus) para cada coronavirus estacional y consideraron cada aumento de anticuerpos como una nueva infección.

Según los resultados del estudio, cada paciente registró entre 3 y 17 infecciones de coronavirus en periodos de reinfección de entre 6 y 105 meses (8.7 años), y que los individuos estudiados se contagiaban con el mismo coronavirus estacional doce meses después de la infección inicial.

Los autores creen que las reinfecciones son frecuentes en los cuatro coronavirus estacionales, lo que sugiere que puede ser una característica común de todos los coronavirus humanos, incluido el SARS-CoV-2.

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias federales, al día de hoy se tienen 268,008 casos confirmados de Covid-19, de los cuales, 26,557 son casos activos.

Adicional se da seguimiento a 77,703 casos marcados como sospechosos, mientras que se han recuperado 163,646 personas. Desde que inició el seguimiento sanitario, 322,826 casos han sido descartados.

Sobre el número de muertes asociadas al virus, se tiene el registro de 32,014 defunciones confirmadas. 2 mil 253 defunciones esperan resultados de laboratorio.

Según las cifras presentadas por la Secretaría de Salud, en las últimas 24 horas se reportaron 895 nuevas muertes vinculadas al virus, y 6 mil 258  nuevos casos de Covid-19.

A nivel nacional, 55% de camas de hospitalización general están disponibles y 45% se encuentran ocupadas. En camas de terapia intensiva, es decir aquellas que cuentan con ventiladores, 62% están disponibles y 38% están ocupadas.

Las entidades con más casos acumulados de Covid-19 presentan son la Ciudad de México con 53 mil 423; el Estado de México con 39 mil 108; Tabasco con 12 mil 878; Puebla con 12 mil 475, y Veracruz con 12 mil 341.

El subsecretario Hugo López-Gatell habló sobre la posible transmisión aérea del Covid-19, la cual ya se encuentra  siendo analizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Reiteró que tal como se ha dicho con anterioridad, la vía de transmisión del virus es por la vía respiratoria, es decir, se expulsan partículas líquidas; en ese sentido explicó que hay tres presentaciones de acuerdo al tamaño de la partícula: gotas que son visibles al ojo humano y se proyectan a pocos centímetros de distancia; gotículas que son un poco más pequeñas y se proyectan a algunos metros de distancia, y hay aerosoles, que son gotas microscópicas que forman una nube que no se puede ver que todos propagamos.

Sobre éstas últimas, es que un grupo de científicos alerta sobre la duración que podrían tener las partículas que conforman el aerosol, y por lo tanto las partículas contagiantes viables del virus, llamados viriones.

El funcionario pidió no adelantar conclusiones y esperar el debate científico y cómo se traduce a las recomendaciones de políticas públicas, pues dijo, en general un descubrimiento científico no se hace a partir de una sola pieza de evidencia, en referencia al estudio presentado recientemente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó hoy que pronto publicará una guía estratégica actualizada para apoyar a los países y regiones en la toma de decisiones sobre el momento en el que pueden levantar las actuales restricciones sociales y económicas para la contención de la Covid-19.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en una conferencia de prensa virtual desde Ginebra que la nueva estrategia resumirá lo que el mundo ya ha aprendido sobre el nuevo virus. «Las decisiones se deben basar antes que nada en proteger la salud humana y en lo que sabemos del virus y cómo se comporta» , dijo el jefe de la OMS.

Explicó que la nueva guía estratégica incluirá seis criterios para los países que consideren la suspensión de las restricciones.

  • Que la transmisión haya sido controlada.
  • Que el sistema de salud tenga capacidad de detectar, examinar, aislar y tratar todos los casos, además de rastrear todos los contactos.
  • Que los riesgos de brote sean minimizados en ubicaciones especiales como centros de salud o asilos.
  • Que se implementen medidas preventivas en sitios de trabajo, escuelas y otros lugares a los que sea esencial que las personas acudan.
  • Que los riesgos de importación se puedan manejar.
  • Que las comunidades estén plenamente informadas, comprometidas y empoderadas para ajustarse a la «nueva normalidad» .

«Todos los países deben implementar un conjunto integral de medidas para desacelerar la transmisión y salvar vidas, con el fin de alcanzar un estado firme de nulo o bajo nivel de transmisión» , añadió el jefe de la OMS.

Fue en ese punto cuando Tedros Adhanom reconoció que la nueva cepa del coronavirus es 10 veces más mortifera que el virus responsable de la gripe AH1N1, surgido en 2009.

«Solo podemos decir lo que sabemos, y solo podemos actuar sobre lo que sabemos. La evidencia de varios países nos está dando una idea más clara sobre este virus, cómo se comporta, cómo detenerlo y cómo tratarlo. Sabemos que COVID-19 se propaga rápidamente, y sabemos que es mortal, 10 veces más mortal que la pandemia de gripe de 2009″. sostuvo.

Detalló también que un grupo de científicos, médicos, financiadores y fabricantes prometieron fortalecer sus esfuerzos y «ayudar a acelerar la disponibilidad de una vacuna contra la COVID-19».

Señalaron que aunque el desarrollo de una vacuna para uso general requiere tiempo, una vacuna podría en última instancia resultar decisiva para controlar la pandemia mundial.

«Mientras tanto aplaudimos la implementación de las medidas de intervención de la comunidad que reducen la propagación del virus y protegen a las personas, incluyendo a las poblaciones más vulnerables, y prometemos usar el tiempo ganado con la adopción generalizada de tales medidas para desarrollar una vacuna tan rápidamente como sea posible», indicó el director de la OMS.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió a las personas jóvenes que no deben confiarse, ya que el virus del Covid-19 no afecta solo a las personas mayores.

Como ejemplo refirió que un 20% de los fallecidos en Corea del Sur tenían menos de 60 años

“Esta no es una enfermedad de los mayores“, dijo doctor Mike Ryan de la OMS. “No hay duda de que las personas jóvenes y sanas en general experimentan una enfermedad menos grave, pero un número importante de adultos sanos pueden desarrollar una forma más grave de la enfermedad».

En ese sentido, dijo que toda la población se debe mantener alerta y vigilantes, y asegurarse  de que observamos incluso los casos leves para cualquier signo de progreso a una enfermedad más grave.

La Organización recomendó que todos los contagiados, sin importar la edad, sean admitidos en hospitales, aunque reconoció que para algunos países dicha tarea es imposible y se ven sobrepasados, lo que, como en el caso de Italia, está contribuyendo a que aumenten los fallecimientos.

Adicional, la OMS confirmó que han comenzado los primeros ensayos clínicos para dar con una vacuna contra el coronavirus.

El director de la Organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus felicitó a los investigadores de todo el mundo por haber llegado hasta este punto solo 60 días después de que se secuenciara el genoma del virus.

Sin embargo, la OMS señaló que si se hacen varios ensayos en varios países no haya las pruebas “claras” de la vacuna, por lo que organizó una red internacional, llamada el «ensayo de la solidaridad» en la que se probarán varios tratamientos y se compartirán datos con hospitales.

Foto: Twitter @CEPASV

 

Investigadores del hospital San Raffaele de Milán demostraron a través de un estudio, que la enfermedad de Alzheimer se presenta más tarde en las personas bilingües y al mismo tiempo con síntomas menos intensos.

 

El estudio fue realizado con una muestra de 85 personas y posteriormente fue publicado en la revista científica PNAS (Proceedings of the National Academy of Sciences) de la Academia Nacional de Ciencia de Estados Unidos.

 

El estudio indicó que las personas bilingües tienen una gran reserva cerebral que les permite frenar el progreso de la enfermedad, pues los pacientes tienen de media cinco años de edad más que los que sólo hablan un idioma, y poseen también una capacidad mayor para reconocer lugares y rostros.

 

Los investigadores utilizaron un método de imágenes llamado FDG-PET, un tipo de tomografía por emisión de positrones para medir el metabolismo cerebral y la conectividad funcional entre las diferentes estructuras del cerebro, de las cuales unas sólo hablaban italiano y otras eran bilingües.

 

 

El Alzheimer se caracteriza por una pérdida de la memoria inmediata y de otras capacidades mentales (tales como las capacidades cognitivas superiores) a medida que mueren las células nerviosas (neuronas) y se atrofian diferentes zonas del cerebro.

 

Esta enfermedad considerada la forma más común de demencia y aparece con mayor frecuencia en personas mayores de 65 años de edad. Se calcula que 46.8 millones de personas viven con Alzheimer en todo el mundo tan solo en 2015.

 

 

Con información de Agencias / Foto: Especial 

Luego de que se informara el traslado del presidente de Bolivia, Evo Morales, a Cuba para recibir atención médica, este jueves, el vicepresidente Álvaro García Linera, indicó a los medios de comunicación que Morales ya se encuentras bajo control y que sus padecimientos son curables, sin embargo, guardará más días de reposo por instrucciones médicas.

 

Se detalló que el cuadro que presenta es sinusitis, mismo que había afectado a su garganta por más de un mes, por lo que en los últimos días agravó la condición al grado de requerir ser trasladado a la Isla para una mejor valoración pues comenzó a sentir dolores en la parte derecha de su abdomen, malestar que «alarmó» al equipo de Morales.

 

De acuerdo a información dada a conocer, el mandatario fue internado en un centro hospitalario de La Habana la noche de ayer y fue sometido a exámenes por cerca de cinco horas, tras lo cual, los médicos recomendaron permanecer «cuatro o cinco días más», para someterse a una revisión y reposo.

 

 

Con información de RT / Foto: Archivo APO

El presidente de Bolivia, Evo Morales, realizó un viaje este miércoles a Cuba, por una emergencia médica. Se informó que es un problema en la garganta con el que lleva varias semanas, así lo informó el ministro de la Presidencia, René Martínez. «Morales tiene una afección en la garganta que «se ha complicado», por lo que en la reunión del consejo de ministros de esta mañana se decidió que viaje a La Habana para someterse a una evaluación», aseguró el funcionario.

 

Se indicó que la recomendación de realizar el viaje, provino de parte de los médicos que tratan a Morales, por lo que René Martínez pidió a quienes tenían previstas reuniones con Morales «su comprensión por esta razón de emergencia de salud». El ministro no precisó cuánto tiempo estará fuera del país, Morales, pero aseguró que en dos días el país podrá tener información de su estado.

 

El mandatario ya había mostrado señales del padecimiento, sin embargo intentó cumplir con sus actividades hasta este medio día.

 

 

 

 

Con información de ABC / Foto: Archivo APO