Tag

Facebook

Browsing

Instagram anunció este jueves que añadirá anuncios a Reels, la versión de videos cortos que lanzó el año pasado, diseñada para competir con TikTok, aumentando la apuesta de la plataforma por la publicidad.

Instagram, propiedad de Facebook, empezó a mostrar anuncios en Reels a modo de prueba en abril pasado en cuatro mercados específicos (India, Brasil, Alemania y Australia), y ahora se dispone a lanzarlos definitivamente en todo el mundo y de forma permanente.

La publicidad se insertará entre los videos que suban los usuarios y consistirá en clips de hasta 30 segundos de duración que se repetirán una vez terminen y ocuparán toda la pantalla.

Para que el internauta pueda distinguirlos del resto de contenidos, los anuncios irán marcados con una leyenda que permita saber que es un contenido pagado.

El anuncio de Instagram llega menos de 24 horas después de que Facebook informó que también añadirá publicidad a otro de sus productos, en este caso en las aplicaciones de sus gafas de realidad virtual Oculus.

La red social tildó la iniciativa de «experimento» y detalló que una de las primeras aplicaciones en recibir publicidad será el popular videojuego Blaston desarrollado por Resolution Games.

Facebook, que además de Instagram y Oculus, también es propietaria de WhatsApp, recibe la inmensa mayoría de sus ingresos de la publicidad.

Sin embargo, ampliar todavía más su dominio en el mercado de la publicidad digital (Alphabet, la empresa matriz de Google y Facebook reciben más de la mitad del total del gasto publicitario en internet en Estados Unidos) podría dificultar las disputas antimonopolio abiertas contra la red social.

La compañía que dirige Mark Zuckerberg se enfrenta a 2 demandas presentadas en su contra a finales del año pasado por la Comisión Federal del Comercio (FTC) y los fiscales generales de 46 estados y 2 territorios de Estados Unidos por presuntas prácticas contrarias a la libre competencia.

Ambas demandas se centran en las adquisiciones por parte de la red social de los competidores Instagram en 2012 y WhatsApp en 2014, operaciones que, paradójicamente, fueron aprobadas en su momento por la propia FTC, el mismo ente que ahora se va contra Facebook.

Foto: Instagram

Facebook anunció este viernes que mantendrá el veto por dos años al expresidente de Estados Unidos Donald Trump, después de que su consejo asesor pidiera el mes pasado a la empresa que revisara la prohibición indefinida contra el exmandatario.

La compañía anunció en un comunicado que suspenderá las cuentas del exmandatario por dos años contando desde el 7 de enero pasado.

Recordemos que las cuentas de Trump en Facebook e Instagram, también propiedad de la compañía, permanecen cerradas desde el asalto al Capitolio del 6 de enero por parte de miles de simpatizantes del expresidente, algunos de ellos armados, que dejó un saldo de cinco personas muertas.

La suspensión de la cuenta del exmandatario es el máximo castigo impuesto hasta ahora, y se debe a que se violó las reglas de la red social.

«Dada la gravedad de las circunstancias que llevaron a la suspensión del señor Trump, creemos que sus acciones constituyeron una grave violación de nuestras reglas que merecen la pena más alta disponible bajo los nuevos protocolos», dijo el vicepresidente de asuntos globales de Facebook, Nick Clegg.

Facebook también dijo que los políticos serán tratados como otros usuarios cuando violen las reglas de la red social, en particular en caso de desinformación.

Después de que venza el plazo del veto ahora impuesto, la red social decidirá sobre el posible reingreso de Trump a la plataforma, una vez que determine «si continúa siendo un peligro serio para la seguridad pública».

«Esta penalización solo se aplica a nuestros servicios. Trump es y seguirá siendo libre de expresarse públicamente por otros medios. Nuestro enfoque refleja la forma en que intentamos equilibrar los valores de la libertad de expresión y la seguridad en nuestros servicios, para todos los usuarios», añadió Facebook en su comunicado.

El de Facebook no fue el único veto sufrido por Trump; también se quedó fuera de Twitter, una red social que utilizó antes y después de llegar a La Casa Blanca para ampliar el alcance de sus mensajes e incluso realizar anuncios públicos de índole política.

Tras conocerse la decisión de la red, Trump dijo que la suspensión de Facebook es un «insulto» a sus 75 millones de votantes en las pasadas «amañadas elecciones» presidenciales. Calificó la acción como un acto de censura.

Instagram, la aplicación para compartir fotos de Facebook, está lanzando la opción para que sus usuarios oculten los recuentos de «me gusta» en las publicaciones y el cambio pronto se implementará en Facebook, tras años de pruebas enfocadas en disminuir la presión de usar sus servicios.

Los usuarios de Instagram podrán ocultar los recuentos de «me gusta» en todas las publicaciones de su cuenta y en sus propias publicaciones. Ambas opciones estarán disponibles en Facebook en «las próximas semanas», informó la red social en un blog publicado este miércoles.

El director de Instagram, Adam Mosseri, dijo que la meta es dar a las personas control sobre sus experiencias en la aplicación. Según indicó, las pruebas de la plataforma sobre la ocultación de recuentos similares no mostraron cambios particulares en el bienestar psicológico de los usuarios, pero polarizaron la opinión de los usuarios.

Los «me gusta», que tienen forma de corazón en Instagram y se indican con un pulgar hacia arriba en Facebook, se pueden usar para medir la popularidad de las publicaciones tanto a nivel personal para los usuarios como profesionalmente por parte de los creadores en redes sociales y empresas.

Recientemente, Instagram probó dando a un pequeño número de usuarios globales la opción de alternar entre mostrar recuentos similares y ocultarlos. En el blog, la compañía dijo que algunos usuarios lo encontraron beneficioso, mientras que a los usuarios les molestaba perder la métrica.

Mosseri dijo que no espera ver un cambio significativo en la participación de los usuarios con la nueva opción. Según indicó, los creadores de redes sociales, que generan contenido en el servicio para su gran número de seguidores, se mostraron divididos en sus reacciones, aunque algunos creadores menos establecidos sí indicaron su preocupación.

Instagram ha enfrentado críticas recientemente por sus planes de crear una versión de la aplicación para niños menores de 13 años. Fiscales generales de 44 estados de Estados Unidos pidieron Facebook que abandone el plan.

La configuración predeterminada será que los «me gusta» estén activados. Mosseri dijo que Instagram explorará la ocultación de los recuentos de «me gusta» de forma predeterminada para los usuarios menores de 18 años.

El consejo asesor de contenido de Facebook, un órgano independiente que vigila lo que se publica en la red social y sus consecuencias, avaló este miércoles el cierre de la cuenta del expresidente de los Estados Unidos Donald Trump, alegando que con sus mensajes «creó un ambiente donde había un grave riesgo de violencia».

Facebook cerró la cuenta de Trump después de que éste alentara a sus seguidores a marchar hacia el Capitolio el 6 de enero, con un polémico discurso en el que el magnate neoyorquino puso en duda la legitimidad del triunfo del demócrata Joe Biden en las elecciones de noviembre de 2020.

En un primer momento, se trató de una medida temporal, pero esta se hizo definitiva al día siguiente, después de que los seguidores de Trump asaltaran la sede del poder legislativo estadounidense. El consejo asesor de contenido tenía la última palabra y, con una decisión vinculante, ha descartado una posible reapertura de la cuenta.

«El consejo ha concluido que, al mantener una narrativa sin fundamento sobre el fraude electoral y reiterados llamamientos a la acción, Trump creó un ambiente donde era posible un grave riesgo de violencia», han determinado los expertos, que ven un riesgo «claro e inmediato» en los mensajes que publicó a principios de enero el aún presidente.

Sin embargo, el panel indicó que «no fue apropiado que Facebook impusiera una pena indeterminada y estandarizada de suspensión indefinida» por lo que llamó a la plataforma a «revisar este asunto para determinar y justificar una respuesta proporcionada» en los próximos seis meses.

Señaló que la compañía impuso inapropiadamente una suspensión indeterminada sin estándares claros. Así, ordenó a Facebook determinar una respuesta que sea consistente con las reglas aplicadas a otros usuarios de la plataforma.

«Facebook dejó la suspensión indefinida y remitió todo el asunto a la junta de supervisión, aparentemente esperando que la junta hiciera lo que no había hecho», dijo Michael McConnell, copresidente del organismo, durante una conferencia de prensa después de publicar su decisión.

McConnell agregó: «Las sanciones indefinidas de este tipo no pasan la prueba internacional o estadounidense en cuanto a claridad, consistencia y transparencia».

El de Facebook no fue el único veto sufrido por Trump, que también se quedó fuera de Twitter, una red social que utilizó antes y después de llegar a la Casa Blanca para ampliar el alcance de sus mensajes e incluso realizar anuncios públicos de índole política.

Tras conocerse la decisión del consejo asesor, Donald Trump reiteró sus denuncias sobre el supuesto fraude en las elecciones.

«Si el cobarde e incapaz líder de la minoría (republicana en el Senado) Mitch McConnell… hubiera batallado para exponer toda la corrupción que apareció en aquel momento, y con más hallazgos desde entonces, hubiéramos tenido un resultado muy diferente» de la elección presidencial de noviembre, dijo Trump en un comunicado divulgado por su oficina.

Trump, quien ha dicho que sí contempla postularse nuevamente a La Casa Blanca, repitió que hay abundantes pruebas de fraude electoral e instó a sus seguidores «a no rendirse jamás».

Facebook anunció este lunes que sus usuarios podrán «escuchar podcasts directamente en la plataforma en los próximos meses, justo cuando el mercado de audio ha crecido notablemente en el marco de la pandemia.

El gigante de las redes sociales agregará también herramientas para la creación de audio, de formatos sonoros cortos y sobre todo «salones de conversación» en directo, inspirados en Clubhouse, donde los usuarios escuchan o participan de discusiones sin imagen.

«Creemos que ocurre mucha magia en la intersección de los formatos de audio, así como en la confluencia de texto, audio y video», dijo el jefe de la aplicación de Facebook, Fidji Simo, en un blog.

El plan de Facebook de integrar herramientas de audio en la red social surge en momentos en que trabaja para evitar perder usuarios ante Clubhouse.

Facebook ha visto un aumento constante en los usuarios que optan por la voz, desde llamadas de audio en la red social hasta dejar mensajes hablados usando WhatsApp.

El gigante de Silicon Valley construye nuevas herramientas de audio que Simo describió «como tener un estudio de sonido en el bolsillo». Detalló que los usuarios podrán crear fragmentos breves de sonido, como bromas, anécdotas o pensamientos espontáneos.

«Si bien creemos firmemente en el poder del audio de formato corto, también sabemos que algunas historias y conversaciones merecen más tiempo en el aire», dijo Simo.

Más de 170 millones de personas ya están conectadas a cientos de miles de páginas de Facebook con podcasts y más de 35 millones integran de grupos de fans de podcasts, pero para escucharlos hay que salir de Facebook.

«En los próximos meses, se podrán escuchar podcasts directamente en la aplicación de Facebook, tanto mientras usa la aplicación como cuando la aplicación está en segundo plano», dijo Simo.

En este marco, Facebook ampliará su asociación con Spotify para que los usuarios puedan compartir y escuchar podcasts, indicó la compañía.

Facebook también planea comenzar a probar Live Audio Rooms (salas de audio en vivo) y espera que la función esté disponible para todos los usuarios a mediados de este año. Para que sus ofertas de audio sean sostenibles en el largo plazo, Facebook elabora formas para que los usuarios que creen contenido puedan ganar dinero, dijo Simo.

Los podcasts y los formatos de audio estaban en ascenso antes de la pandemia de coronavirus, pero las medidas de confinamiento y la fatiga del tiempo pasado frente a las pantallas han contribuido a multiplicar la demanda por las plataformas que permiten escuchar o interactuar sin tener los ojos puestos en los dispositivos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) criticó a Facebook y a Twitter por «censurar» a su homólogo estadounidense, Donald Trump, aunque se refirió a él sin nombrarlo directamente, ni a los mensajes en los que incitó a la violencia en sus seguidores.

“Algo que no me gustó ayer de lo del asunto del Capitolio, nomás que respeto, pero no me gusta la censura, no me gusta que a nadie lo censuren y le quiten el derecho de transmitir un mensaje en Twitter o en ‘Face'», opinó López Obrador.

Su crítica al bloqueo del republicano se dio pese a que rechazó pronunciarse sobre el asalto al Capitolio, que duró casi cuatro horas y dejó cuatro muertos, 14 policías heridos y al menos 52 detenidos.

Al final de su rueda, AMLO expresó su molestia por el actuar de las plataformas que suspendieron vídeos y publicaciones de Trump «debido a la violencia».

«No estoy de acuerdo con eso, no acepto eso, tenemos que autolimitarnos todos y garantizar la libertad. ¿Cómo es eso de que te censuro y ya no puedes transmitir?, si nosotros estamos por las libertades, esto lo digo porque existen las redes sociales”, manifestó López Obrador.

Incluso AMLO comparó el comportamiento de las redes sociales con la Santa Inquisición. Lamentó que, si las redes sociales siguen con este comportamiento, solo quedarían los medios comerciales como el New York Times o The Washington Post, además de la prensa mexicana que es crítica con su gobierno.

“¿Dónde está incluso la norma, dónde está la legislación, dónde está reglamentado? Eso es un asunto de Estado, eso no es un asunto de las empresas. Ese es un tema importante porque aquí nos han querido censurar, bueno hemos padecido de censura siempre”, añadió.

En cuanto al tema de Estados Unidos, López Obrador negó que vaya a tener «pleitos» con el futuro presidente del país vecino, Joe Biden, pero rechazó una visita a su toma de posesión el próximo 20 de enero o alguna en los próximos meses. «No tengo invitación y he decidido salir poco desde que estoy en la presidencia, solo he hecho un viaje a Washington a La Casa Blanca porque era muy importante el que se iniciara lo del tratado de libre comercio», sostuvo.

Al igual que AMLO, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se abstuvo de comentar el asalto al Capitolio en Washington, aunque aseguró que hubo fraude en las elecciones de Estados Unidos, las cuales resultaron en la derrota de su aliado político.

«El personal tiene que analizar lo que sucedió en las elecciones americanas (estadounidenses) ahora. Básicamente, ¿cuál fue el problema, la causa de toda esa crisis? Falta de confianza en el voto. Allí, el personal votó y potenció el voto por correo por causa de la tal pandemia y hubo gente que votó tres, cuatro veces, muertos votaron. Fue una fiesta allí. Nadie puede negar eso de ahí», resaltó Bolsonaro ante un grupo de seguidores.

Incluso dijo que eso podía suceder en su país. «Y aquí en Brasil, si aún tenemos el voto electrónico en 2022, va a suceder lo mismo».

Bolsonaro también condenó el hecho de que Twitter y Facebook bloquearan las redes sociales del presidente estadounidense. «Bloquearon a Trump en las redes sociales, un presidente electo. Todavía presidente, tiene sus redes bloqueadas», lamentó el líder de la ultraderecha brasileña.

Tras los hechos violentos registrados la tarde de ayer en la capital de Estados Unidos, Twitter, Facebook e Instagram bloquearon temporalmente las cuentas del presidente Donald Trump; sin embargo, expertos aseguran que la medida es poca y tardía.

Aunque algunos aplaudieron las acciones de las redes sociales, los expertos recalcaron que las acciones de las empresas ocurren luego de años en los que permitieron a Trump y sus partidarios difundir información errónea y peligrosa, además de alentar acciones y declaraciones que contribuyeron a la violencia de este miércoles.

Jennifer Grygiel, profesora de comunicaciones de la Universidad de Syracuse y experta en redes sociales, estimó que los eventos de ayer son el resultado directo del uso de Trump de las redes sociales para difundir propaganda y desinformación, y que las plataformas deberían asumir cierta responsabilidad por su falta de acción oportuna.

Twitter, que bloqueó la cuenta de Trump durante 12 horas, también amenazó al mandatario saliente con aplicarle una prohibición permanente si volvía a infringir las reglas. La compañía procedió a la eliminación de tres de los tuits de Trump.

Facebook e Instagram impidieron que Trump pudiera publicar durante 24 horas después de que hubo dos violaciones de sus políticas. Las dos plataformas, así como YouTube, ya habían eliminado el breve video en el que Trump instó a «irse a casa» a sus simpatizantes que antes irrumpieron en el Capitolio.

The shocking events of the last 24 hours clearly demonstrate that President Donald Trump intends to use his remaining…

Publicado por Mark Zuckerberg en Jueves, 7 de enero de 2021

Sin embargo esta mañana, el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, anunció a través de un mensaje en la red social que se tomó la decisión de extender la suspensión de la cuenta de Trump indefinidamente, al menos hasta la toma de posesión de Biden, que será el próximo 20 de enero.

«Su decisión de usar su plataforma para aprobar en lugar de condenar las acciones de sus seguidores en el edificio del Capitolio ha perturbado con razón a la gente en los Estados Unidos y en todo el mundo», escribió Zuckerberg. «Creemos que los riesgos de permitir que el presidente continúe utilizando nuestro servicio durante este período son simplemente demasiado grandes».

Añadió que era claro que el presidente Donald Trump tiene la intención de utilizar el tiempo que le queda en La Casa Blanca para «socavar» una transición pacífica y lícita del poder a Joe Biden.

«En los últimos años, hemos permitido al presidente Trump usar nuestra plataforma consistente con nuestras propias reglas, a veces eliminando contenido o etiquetando sus publicaciones cuando violan nuestras políticas. Lo hicimos porque creemos que el público tiene derecho al acceso más amplio posible al discurso político, incluso al discurso controvertido. Pero el contexto actual es ahora fundamentalmente diferente, que implica el uso de nuestra plataforma para incitar a la insurrección violenta contra un gobierno democráticamente elegido».

La medida también incluirá la cuenta de Instagram del presidente Trump.

El asalto al Capitolio de Estados Unidos por parte de partidarios del presidente saliente Donald Trump generó 23.46 millones de tuits, es decir, un promedio de 430 por segundo, según datos compilados el jueves por Visibrain.

El suceso produjo 2.5 veces más tuits que las últimas 24 horas de las elecciones presidenciales de noviembre, indicó la plataforma de seguimiento de las redes sociales. Estos comicios ya habían generado un volumen de tuits seis veces superiores a las anteriores elecciones de 2016.

Además de que Trump fue silenciado por las principales plataformas de comunicación digital, lo sucedido ayer en el Capitolio ha llevado a revelar las fracturas que se venían dando al interior de su gobierno, las cuales se han visto traducidas en una serie de dimisiones de altos cargos de la Administración, entre ellos el consejero adjunto de Seguridad Nacional, Matt Pottinger.

Pottinger, que tenía intención de renunciar el día de las elecciones, permaneció en el cargo a petición del consejero de Seguridad Nacional, Robert O’Brien, quien estaría ahora evaluando presentar igualmente su dimisión, tras  posicionarse del lado de Pence en su disputa de ayer con Trump.

Asimismo, en las últimas horas han dimitido la jefa de eventos sociales de La Casa Blanca, Anna Cristina Niceta, y Stephanie Grisham, jefa de gabinete de la primera dama de Estados Unidos, Melania Trump. La decisión de Grisham, quien fue también secretaria de prensa de La Casa Blanca, tiene efecto inmediato.

Por su parte, la secretaria adjunta de prensa de La Casa Blanca, Sarah Matthews, se ha sumado a la lista de personas que se despiden, algo que también ha hecho Mick Mulvaney, antiguo jefe de gabinete de Trump y actual enviado a Irlanda del Norte.

«Llamé anoche a (el secretario de Estado) Mike Pompeo para hacerle saber que dimito. No puedo hacerlo. No puedo quedarme», ha dicho Mulvaney en una entrevista a la cadena de televisión CNBC. «Los que han elegido quedarse, y he hablado con varios, lo hacen porque les preocupa que el presidente elija a alguien peor», ha añadido.

En este contexto, la secretaria de Transportes, Elaine Chao, está considerando presentar su dimisión, según la cadena de televisión NBC. Chao está casada con el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell.

Estas dimisiones, junto con las condenas por parte de personas cercanas a Trump, incluido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, reflejan el creciente malestar en el gobierno estadounidense por el comportamiento del presidente, quien no ha dejado de reiterar su teoría del fraude tras la decisión del Congreso de certificar la victoria de Biden.

La última renuncia que se confirmó fue la de la secretaria de Transporte, Elaine Chao, quien renunció esta tarde al afirmar que «no puedo dejar a un lado» el asalto contra el Capitolio por parte de una turba de simpatizantes del presidente Donald Trump.

Es la funcionaria de mayor jerarquía del gobierno de Trump que renuncia en protesta por la insurrección de partidarios de Trump en el Capitolio.

Chao, cuyo esposo es el líder del bloque de senadores republicanos, Mitch McConnell, dijo que el ataque violento al Capitolio «me ha perturbado profundamente en una forma que no puedo simplemente dejar de lado».

La red social Facebook presentó este jueves su último informe sobre el cumplimiento de las normas comunitarias en la plataforma, en el que aseguró que el 95% de los mensajes de odio son eliminados de forma proactiva sin necesidad de que los usuarios los denuncien.

La empresa explicó que hace tres años, en 2017, la inteligencia artificial únicamente le servía para detectar de forma proactiva el 23.6% de los mensajes de odio, de manera que el resto solo eran retirados cuando algún usuario denunciaba estos contenidos y por tanto aumentaba su exposición.

Sin embargo, entre julio y septiembre de este año, de las decenas de millones de contenidos de odio eliminados en Facebook e Instagram, el 95% fueron suprimidos de forma proactiva al ser detectados por sistemas de inteligencia artificial, reduciendo así significativamente su tiempo de exposición.

En concreto, la compañía retiró por este motivo 22.1 millones de mensajes en Facebook durante esos tres meses (una cantidad similar a la del trimestre anterior) y 6.5 millones en Instagram (el doble que en el trimestre precedente).

El informe destacó que el periodo de referencia incluye parte de la campaña presidencial en Estados Unidos, aunque no la recta final (octubre) ni la jornada electoral en sí misma, o los varios días que ha durado el escrutinio de los votos.

La compañía que dirige Mark Zuckerberg añadió por primera vez en el informe datos sobre la «prevalencia» de los mensajes de odio, es decir, el porcentaje de veces que los internautas ven contenidos que violan las normas comunitarias de la plataforma.

Para cuantificar esta variable, la empresa toma una muestra aleatoria de contenidos visibles en Facebook (es decir, que no han sido retirados) y analiza cuáles de ellos son mensajes de odio (que atentan contra grupos de personas por su raza, sexo, cultura, creencias religiosas, orientación sexual, etc).

Según este método, la prevalencia de contenidos de odio entre julio y septiembre fue de entre el 0.10 y el 0.11%, lo que supone que de cada 10,000 veces que un usuario vio contenidos en Facebook, diez u once de ellos contenían mensajes de odio.

Los directivos de Twitter, Google y Facebook enfrentaron duras críticas de los senadores estadounidenses esta mañana, sobre la forma en que se moderan los contenidos en sus plataformas, un tema que ha tomado relevancia a menos de una semana de las elecciones presidenciales.

Sundar Pichai de Google, Mark Zuckerberg de Facebook y Jack Dorsey de Twitter, ofrecieron sus comentarios de apertura por videoconferencia a los miembros del Comité de Comercio de la cámara alta del Congreso, defendiendo ampliamente la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las plataformas de demandas relacionadas con contenido publicado por terceros.

Al comienzo de la audiencia, el republicano Roger Wicker, quien preside el comité, pidió una reforma profunda de la ley para incrementar la responsabilidad de los gigantes tecnológicos.

«Mi preocupación es que estas plataformas se han convertido en un poderoso árbitro de la verdad y el contenido al que los usuarios pueden acceder», dijo el senador de Mississippi. «El público estadounidense en general está mal informado sobre el proceso de toma de decisiones cuando el contenido es moderado y los usuarios tienen pocos recursos cuando son censurados o restringidos», agregó.

Wicker arremetió en especial contra Twitter, red a la que acusó de parcialidad en su moderación de los mensajes publicados, al considerar que los funcionarios conservadores, comenzando por el propio presidente Donald Trump, eran objetivos excesivamente atacados.

«Su plataforma permite que dictadores extranjeros publiquen su propaganda sin restricciones, mientras usted limita sistemáticamente al presidente de Estados Unidos», acusó a Dorsey.

El jefe de Twitter se defendió asegurando que la red reacciona lo más rápido posible para moderar los contenidos considerados inapropiados, sean cuales sean.

Pichai, por su parte, describió la sección 230 como «un acto fundacional del liderazgo estadounidense en el campo de la tecnología» y advirtió a los senadores de las consecuencias de una transformación del texto también para las empresas, además de para los particulares.

Zuckerberg, quien tuvo algunos problemas para conectarse, abrió la puerta para que se hicieran modificaciones a la Sección 230. «Creo que el Congreso debería actualizar la ley para asegurarse de que funcione como está previsto».

Los directivos de las plataformas coincidieron en una cosa: la ley de inmunidad en la red, que muchos funcionarios electos quieren reformar, no protege solo a las plataformas sino también a los usuarios, incluidas las personalidades políticas.
Zuckerberg dijo que la Sección 230 «fomenta la expresión» y «permite que las plataformas moderen el contenido». Sin esta ley, añadió, las plataformas censurarían más contenido y se expondrían a demandas por eliminar mensajes que inciten al odio o la violencia.

Facebook y Twitter censuraron este martes un mensaje publicado por el presidente Donald Trump, en el que comparaba la pandemia de COVID-19 con la gripe, y en el que aseguraba que la primera es «muchos menos letal» en la mayoría de las poblaciones.

Twitter dio el primer paso y ocultó el tuit del presidente con una advertencia de que viola las reglas de esa red social «sobre la difusión de información engañosa y potencialmente dañina relacionada con la COVID-19», aunque lo mantuvo accesible si se hace clic sobre él por su «interés para el público».

Esta es una estrategia que Twitter ya ha tomado en ocasiones anteriores con mensajes del mandatario desde que en mayo empezó a verificar y colocar alertas junto a los contenidos compartidos por Trump.

A la decisión de Twitter le siguió la de Facebook, que fue aún más drástico y eliminó completamente el mensaje al considerar, según indicó la empresa en un comunicado, que se trataba de «información incorrecta sobre la severidad de la COVID-19».

El mensaje compartido por Trump dice: «¡La temporada de la gripe se acerca! Mucha gente todos los años, algunas veces más de 100.000, y pese a la Vacuna, muere de la Gripe. ¿Vamos a cerrar nuestro País? No, hemos aprendido a vivir con ella, justo como estamos aprendiendo a vivir con la COVID, en la mayoría de poblaciones mucho menos letal».

La parte que las redes consideran que no se ajusta a la realidad es la final, en que el presidente asegura que la COVID es «mucho menos letal» en la mayoría de poblaciones que la gripe.

La mayoría de estudios científicos apuntan a que todo parece indicar que el grado de letalidad de la COVID-19, es decir el porcentaje de fallecidos con respecto al total de infectados, es superior al de la gripe, aunque la cifra exacta no se podrá conocer hasta dentro de varios años, cuando se hayan podido llevar a cabo investigaciones exhaustivas, se disponga de todos los datos y se conozca mejor la enfermedad.

Trump respondió a las acciones de Twitter y Facebook con un nuevo mensaje en el que llamó a eliminar las protecciones legales de las que disfrutan las grandes plataformas de Internet bajo la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996.

Más de 50 exfuncionarios de seguridad nacional republicanos expresaron su apoyo al candidato presidencial demócrata Joe Biden, uniéndose a una de las varias organizaciones republicanas que se oponen a la reelección del presidente Donald Trump.

El grupo, llamado Exoficiales de Seguridad Nacional Republicanos por Biden, se lanzó en agosto pasado con 70 miembros.

Los nuevos apoyos lo llevarán a sumar cerca de 130 personas que han roto públicamente con el presidente Donald Trump, incluyendo a siete que sirvieron bajo su administración.

Otros trabajaron como altos funcionarios de defensa y seguridad en los gobiernos de los presidentes republicanos Ronald Reagan, George H.W. Bush y George W. Bush.

Entre las 56 nuevas personas del grupo que apoyan a Biden se encuentran Greg Brower, ex director adjunto del FBI; Larry Pfeiffer, exjefe de personal de la CIA y Alden Munson, exsubdirector de Inteligencia Nacional.

El grupo comenzará a publicar anuncios de periódico a partir de hoy en siete estados Que pueden decidir la elección del 3 de noviembre: Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Florida, Arizona, Carolina del Norte y Texas, dijo una persona involucrada en el esfuerzo.

El anuncio acusa a Trump de no ser apto para el cargo de presidente y de haberle fallado a Estados Unidos con su respuesta a la nueva pandemia de coronavirus, que ha matado a más de 200.000 personas en Estados Unidos y ha desencadenado una grave crisis económica.

El grupo también emitirá un anuncio de televisión durante «Fox & Friends», un programa de televisión que Trump suele ver. La propaganda presenta a Michael Leiter, exdirector del Centro Nacional de Antiterrorismo, acusando a Trump de volver más inseguro a Estados Unidos debido a su desprecio por los hechos, sus críticas a los funcionarios de inteligencia y su desdén por los aliados internacionales.

Entre las principales razones que la organización señala para no apoyar a Trump, están que el magnate «ha dañado gravemente papel de Estados Unidos como líder mundial»; adicional, aseguran que el hoy presidente ha demostrado que no está en condiciones de conducir al país durante una crisis nacional.

Adicional, acusan que Trump ha solicitado influencia extranjera, y con ello ha minado la confianza en las elecciones presidenciales. Acusan que el republicano se ha alineado con dictadores y no ha defendido los valores estadounidenses.

En temas de la contienda electoral, este jueves Facebook anunció que prohíbe desde ayer, la publicación de anuncios que hagan referencia a un supuesto fraude electoral en las elecciones presidenciales o que insinúen que el resultado de los comicios es ilegal, al igual que cualquier contenido que critique o ataque los distintos métodos de votación.

La compañía aclaró que las nuevas reglas, que se aplican tanto en Facebook como Instagram.

La medida llega un día después de que el presidente Donald Trump dijera en el primer debate electoral que la elección presidencial del 3 de noviembre estará «amañada».

Trump fue especialmente crítico con el voto por correo y durante el debate se sirvió de una serie de pequeños incidentes para argumentar que el fraude ya estaba ocurriendo.

Facebook informó este jueves que dejará de aceptar nuevos anuncios de índole política, la semana previa a las elecciones presidenciales en Estados Unidos, ante la preocupación de que la red social vuelva a usarse para publicar información falsa en el contexto de unos comicios.

Facebook indicó que estaba creando una identificación para aquellos anuncios de candidatos o campañas que reclamen la victoria antes de los resultados oficiales, ampliando los criterios para que este tipo de contenido sea eliminado.

El director ejecutivo de la compañía, Mark Zuckerberg, dijo en el mensaje en el que anunció estas nuevas medidas que era plenamente consciente de los desafíos a los que se enfrentaban los votantes estadounidenses a causa de la pandemia, un escenario que ha provocado el aumento del voto por correo.

«También me preocupa que, con el país tan dividido, los resultados de las elecciones tarden varios días o semanas en publicarse, lo que podría elevar el riesgo de disturbios en todo el país», apuntó.

En cualquier caso, Facebook seguirá permitiendo a campañas y usuarios publicar anuncios políticos que ya estén en la plataforma, aunque prohibirá que se realicen cambios en dichos anuncios a nivel de contenido o diseño.

La red social ha sido recientemente objeto de críticas por permitir varios mensajes polémicos del presidente Donald Trump, incluyendo uno que contenía información engañosa sobre el voto por correo.

Los expertos también han alertado sobre las noticias falsas o ‘fake news’ y teorías de conspiración que circulan por Facebook en torno a la posibilidad de que los resultados oficiales no estén disponibles la noche de las elecciones.

En ese sentido, Zuckerberg dijo que en Facebook se estaban dando «cada vez más intentos de socavar la legitimidad de nuestras elecciones desde dentro de nuestras fronteras», además de las campañas extranjeras, como la que, según determinaron Facebook y las agencias de inteligencia de EEUU, Rusia llevó a cabo en los comicios de 2016.

Para hacer frente a esas amenazas, la red social señalará cualquier mensaje que busque deslegitimar el resultado de las elecciones del próximo 3 de noviembre.

La compañía también eliminará los mensajes con información errónea sobre la pandemia de Covid-19 y el proceso de votación que, según Zuckerberg, podrían emplearse para infundir miedo a la población, provocando que no ejerzan su derecho al voto.

Mark Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chen, anunciaron este martes una donación de 300 millones de dólares a organizaciones dedicadas a garantizar elecciones seguras en Estados Unidos en plena pandemia del Covid-19.

En un mensaje en la red social, Zuckerberg dijo estar «preocupado por las dificultades en que se encuentra nuestra infraestructura electoral este año a causa de la pandemia», debido a la previsión de un gran incremento del voto por correo y el reto de mantener las distancias de seguridad en caso de votar en persona.

Del total de 300 millones, 250 irán al Centro para la Tecnología y la Vida Cívica, que se dedicarán a la contratación y entrenamiento de trabajadores para la jornada electoral del 3 de noviembre, así como a comprar material para los centros de votación.

Los 50 millones restantes se dirigirán al Centro para la Innovación e Investigación Electoral, que a su vez los repartirá
entre las distintas Secretarías de Estado del país (responsables de la organización electoral) para que mejoren las medidas de seguridad y provean de información a los electores.

En los comicios del 3 de noviembre se enfrentarán el actual presidente y candidato republicano a la reelección, Donald Trump, y su rival demócrata, Joe Biden.

Además, se elegirá también a la totalidad de miembros de la Cámara de Representantes, a un tercio del Senado y a diversos cargos estatales y locales.

La donación de Zuckerberg y Chen -y su anuncio público- es parte de la respuesta del multimillonario a las críticas que Facebook ha recibido durante los últimos meses por parte de quienes le acusan de no estar haciendo lo suficiente para perseguir la información falsa en la plataforma, y para garantizar la celebración de unas elecciones seguras.

En concreto, políticos y activistas cercanos al Partido Demócrata acusan a la firma de ser muy permisiva con los contenidos que comparte el presidente Donald Trump, incluso cuando estos son contrarios a las normas de uso de la propia plataforma.

El presidente Donald Trump afirmó este jueves que la vacuna contra el Covid-19 podría estar lista antes de las elecciones presidenciales de noviembre, mucho antes de lo que los expertos estiman.

En una entrevista con la emisora de radio WTAM, el magnate señaló que la vacuna podría estar lista «antes de que finalice el año». Afirmó que Estados Unidos cuenta con «grandes compañías», «las mejores del mundo», por lo que confió en que la vacuna se tendrá en poco tiempo.

Sus declaraciones se oponen a lo expresado por el principal responsable científico en la lucha contra el coronavirus en el país, Anthony Fauci, quien ha reiterado en diversas ocasiones que la vacuna no estará disponible antes de fin de año.

Las palabras de Trump se producen en medio de las críticas por la mala gestión de la Administración de la pandemia de coronavirus. Estados Unidos sigue siendo el país con más contagios de coronavirus, con 4.8 millones de infectados y 158,606 fallecidos.

El presidente no ha admitido ningún fallo a la hora de gestionar la crisis sanitaria desencadenada por el virus, y por el contrario ha destacado que junto a los gobernadores «hemos hecho un trabajo increíble».

Trump rechazó que las elecciones de noviembre supongan un referéndum sobre la gestión de su Gobierno frente al
coronavirus. «No creo que lo sea. He hecho lo que nadie ha hecho en los primeros tres años y medio de mi Presidencia», ha recalcado.

En el marco de las declaraciones de Trump, se informó que el gobernador de Ohio, Mike DeWine, dio positivo en la prueba de coronavirus, justo antes de la llegada del mandatario a Cleveland, donde el gobernador tenía previsto recibirlo.

«Hoy, el gobernador de Ohio, Mike DeWine, recibió un test de COVID-19 como parte del protocolo estándar para recibir al presidente Donald Trump en la pista del aeropuerto Bruke Lakefront en Cleveland», informó un comunicado de la oficina del político estatal.

«El gobernador DeWine dio positivo, no tiene síntomas en estos momentos», señalando que el funcionario ha regresado de Cleveland a la capital del estado, Columbus, donde volverá a ser sometido a la prueba de coronavirus junto a su esposa, que de momento tampoco presenta síntomas.

En otro temas, el presidente Donald Trump también aseguró que sus comentarios sobre los niños y el Covid-19 que fueron retirados por Facebook y Twitter eran «perfectos».

Era «una declaración perfecta, una declaración sobre la juventud», dijo el republicano.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) celebró esta mañana el anuncio de Facebook, acerca de que revelará el origen de la propaganda política que circula en la red social, y que suele incluir noticias y cuentas falsas.

«Qué bien que van a transparentar todos los contratos y cuentas que se utilizaban para denigrar y para la guerra sucia. Es algo importante, un proceso de transparencia de Facebook», dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Y es que se informó que Facebook México implementa desde esta semana medidas para transparentar la contratación de propaganda y endurecer los controles a fin de evitar campañas que difundan falsedades durante los períodos electorales.

López Obrador dijo que el gesto de la red social «es muy oportuno para que haya control y se sepa qué personajes de la política y del sector privado utilizan el anonimato para insultar y enlodar a los adversarios».

AMLO aprovechó para invitó a Twitter a tomar la misma iniciativa ya que, en su opinión, en dicha red social es donde «se nota más la manipulación».

«En Facebook no hay tanta manipulación. No hay tanto uso de robots, de cuentas artificiales, de compra de espacios para fines político-electorales», expresó el mandatario.

López Obrador se ha referido a Facebook y a Twitter como «las benditas redes sociales», puesto que usó dichas redes para hacer campaña, alegando que los medios tradicionales no le abrían espacios.

Al respecto, este jueves Twitter anunció que etiquetará las cuentas de los medios de comunicación afiliados a los estados y cargos gubernamentales clave.

Las cuentas de medios como Sputnik y RT de Rusia y Xinhua News de China se encuentran entre las organizaciones de medios que serán etiquetadas, según un portavoz de Twitter, que se negó a proporcionar una lista completa de las entidades.

«Creemos que las personas tienen derecho a saber cuándo una cuenta de medios está afiliada directa o indirectamente con un actor estatal», dijo Twitter. La empresa también dejará de amplificar estas cuentas o sus tuits a través de sus sistemas de recomendación.

Twitter definió este tipo de medios como aquellos en los que el Estado ejerce control editorial a través de recursos financieros o presiones políticas, o un control sobre la producción y distribución. Se aclaró que los medios de comunicación financiados por el Estado con independencia editorial, como NPR en Estados Unidos o la BBC británica, no serán etiquetados.

La compañía dijo además que está enfocando sus etiquetas en altos funcionarios y entidades que representan la voz de los estados en el extranjero, tales como ministros de Relaciones Exteriores, portavoces y entidades institucionales. Las cuentas etiquetadas incluirán @WhiteHouse, @StateDept, @Elysee, @ 10DowningStreet y @KremlinRussia.

Los directivos de las cuatro grandes tecnológicas mundiales, Google, Amazon, Facebook y Apple, se enfrentan este miércoles a una audiencia en el Congreso de Estados Unidos en la que se les cuestionará sobre si han acumulado demasiado poder y si su posición dominante no permite la libre competencia.

Sundar Pichai de Google, Jeff Bezos de Amazon, Mark Zuckerberg de Facebook y Tim Cook de Apple contestarán a preguntas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, que ha investigado durante un año el impacto que tiene en la competencia el hecho de que estos cuatro gigantes tecnológicos dominen mercados como el de anuncios online, búsquedas, comercio electrónico, redes sociales, mensajería, hardware y software móvil.

Las cuatro empresas juntas ingresan anualmente unos 800,000 millones de dólares, casi tres veces el producto interior bruto (PIB) de Colombia, y tienen una capitalización bursátil de 4.7 billones de dólares, mayor que el tamaño de la economía alemana.

Amazon, por ejemplo, domina gran parte del comercio electrónico mundial, así como el importante sector de centros de datos y la nube con Amazon Web Services.

Google es la puerta de entrada a internet y es dueño del sistema operativo más usados en móviles; Facebook es el conglomerado por el que reciben información o comparte información gran parte de los habitantes del planeta, y Apple controla alrededor de una cuarta parte del mercado de «smartphones» y una décima parte del de computadoras.

Este será la audiencia más importante para el sector tecnológico desde que hace dos décadas el Gobierno estadounidense intentara limitar a Microsoft por su posición dominante, además de que recuerda cuando en los 90’s las grandes tabacaleras se sentaron para responder sobre la adicción al tabaco y la industria quedó reformada para
siempre.

Las preguntas de los congresistas podrían no solo enfocarse en libre competencia, sino también en prácticas laborales, privacidad, influencia electoral y desinformación, seguridad nacional y comercio internacional.

El presidente estadounidense, Donald Trump, lanzó su primera advertencia esta mañana, especialmente en el ámbito de las redes sociales, al ordenar a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el regulador de las telecomunicaciones, clarificar «si las plataformas de redes sociales pueden editorializar la expresión de los usuarios».

El Departamento de Comercio pidió a la FCC que examine si la «curación» de contenidos se hace de «buena fe» y pidió transparencia en las prácticas de moderación.

«El presidente seguirá luchando contra censura online de estadounidenses injusta, antiamericana y políticamente sesgada», señaló La Casa Blanca.

La audiencia, además de compleja (los cuatro CEOs se sentarán juntos), promete ser imprevisible y complicada para
congresistas que en el pasado han demostrado dificultades para comprender el trasfondo técnico de algunos de los servicios que proveen las «Big Tech» y que tienen ante ellos a las personas mejor conectadas y que más dinero invierten en influir en Washington.