Tag

Fauci

Browsing

Estados Unidos se encuentra en un «aprieto innecesario» de crecientes casos de COVID-19 derivados de la variante Delta y del hecho de que muchos estadounidenses no se han vacunado, dijo el doctor Anthony Fauci, el principal asesor médico de La Casa Blanca.

«Vamos en la dirección equivocada», dijo Fauci, quien señaló que se siente «muy frustrado» por la situación que se vive en el país.

Dijo que la recomendación para que los vacunados porten cubrebocas  está «siendo sopesada activamente» por los principales funcionarios de salud pública del gobierno.

También indicó que se podrían sugerir dosis de refuerzo para las personas con sistemas inmunitarios deprimidos que ya han sido inoculadas, comentó.

Fauci, que también es el principal experto en enfermedades infecciosas de la nación, dijo en el programa «State of the Union» de la cadena CNN, que ha participado en conversaciones para modificar las directrices de uso de cubrebocas en el país.

Apuntó que algunas jurisdicciones locales donde las tasas de infecciones están aumentando, como en el condado Los Ángeles, ya están pidiendo que los individuos porten mascarillas en público sin importar si están vacunados o no.

Fauci dijo que esas reglas locales son compatibles con la recomendación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de que la gente vacunada no necesita portar cubrebocas en público.

Y es que más de 163 millones de personas, o el 49% de la población de Estados Unidos, está completamente vacunada contra el COVID-19, de acuerdo con datos de los CDC.

«Este es un problema predominantemente entre los no vacunados, que es la razón por la que estamos ahí, prácticamente suplicándole a los no vacunados que se vacunen», dijo Fauci.

Aprovechó para reconocer a los republicanos, incluido el gobernador de Arkansas, Asa Hutchinson, y el de Florida, Ron DeSantis, y al segundo republicano más importante de la Cámara de Representantes, Steve Scalise de Luisiana, por alentar a sus electores a vacunarse, dado que sus estados tienen algunas de las tasas de inoculación más bajas del país.

«Lo que realmente me gustaría ver es que más y más líderes de esas zonas donde no se están vacunando salgan y alienten a la gente a hacerlo», comentó.

Los dos son los encargados de hacerle frente a los grandes problemas de salud de sus países. Anthony Fauci lleva trabajando en el sector público de la salud de Estados Unidos desde hace 50 años. Hugo López-Gatell trabajó en el sector público primero en 1998 pero ha estado entre el público y el privado hasta 2018 que fue nombrado Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de esa secretaría.

Tienen trabajos similares pero Fauci y López-Gatell no podrían ser más distintos. Ambos enfrentan ataques de la opinión pública y de los medios, pero por distintas razones. En el caso de Fauci, lo atacan quienes creen que el doctor neoyorkino es uno de los principales responsables de la derrota de Trump en el 2020. Según esta visión Fauci volvió demasiado grande el tema de la COVID-19 cuando no era para tanto. Aún cuando más de 600 mil estadounidenses han muerto por el virus, hay amenazas de muerte no solo hacia él, también para su esposa e hijas.

A López-Gatell le llaman Dr. Muerte por la cantidad de personas que han fallecido no solamente por COVID, también debido al desabasto de medicinas y tratamientos oncológicos. En este último problema, López-Gatell tuvo el mal tino de llamar esta semana golpistas a los que ruegan por medicinas para salvar las vidas de sus hijos. Una muestra clarísima de como para él va primero la ideología y después la ciencia. Ya ayer, después de que AMLO reconoció el desabasto, López-Gatell trató de matizar sus dichos pero ¿cómo puedes matizar ante una declaración así, absolutamente insensible?

En el caso de las muertes por COVID-19, además de que rebasamos desde el año pasado el escenario catastrófico que había vaticinado López-Gatell de 65 mil muertes – ya vamos oficialmente en 232 mil fallecidos aunque los expertos apuntan a que estamos más cerca de 600 mil – el flamante subsecretario ha destacado por politizar el manejo de la pandemia.

Y ahí radica la principal diferencia entre Fauci y López-Gatell.

A ambos se le critica sus posturas para enfrentar la pandemia y que han dado mensajes contradictorios pero las razones para hacerlo son diametralmente distintas.

Fauci explica en una entrevista que dio para el podcast Sway del New York Times este fin de semana que a principios del 2020 su mensaje era no utilizar cubrebocas. Esta postura ha cambiado hacia la súplica a que sea utilizado. Cuánto más tiempo en lugares públicos, mejor. ¿Por qué el viraje? le preguntó la reportera Kara Swisher, y la respuesta de Fauci es que la ciencia funciona con la información disponible en cada momento. A principios de la pandemia no se sabía tan claro como ahora que la COVID19 se contagiaba principalmente por aire y en ese momento no había la producción de cubrebocas suficiente como para que todos los estadounidenses fueran a acapararlos sin generar un desabasto para la comunidad médica que los necesitaba con mayor urgencia. Sus virajes en las recomendaciones han sido sustentados por la información científica disponible cada momento, no por temas políticos.

En el caso de Hugo López-Gatell, aún cuando la OMS ha recomendado el uso de cubrebocas, el subsecretario se ha negado a hacer lo mismo. No ha rectificado ni en su postura hacia el cubrebocas, ni en la importancia de las pruebas y el rastreo de contactos. La razón para ello, habiendo tanta información disponible que sustente ambas recomendaciones, ha sido política. A su jefe, el presidente López Obrador, no le parece útil el uso del cubrebocas. De hecho, se niega a utilizarlo. Y por ello, López-Gatell no lo recomienda.

En Estados Unidos el encargado de lidiar con la pandemia es un científico que ha tenido que lidiar con un presidente, Donald Trump, que quiso politizar la salud. En México tenemos a un ex médico que ha decidido priorizar la política con consecuencias catastróficas para la salud del país.

 

Columna completa en EL UNIVERSAL

El responsable de la lucha contra la COVID-19 en Estados Unidos, Anthony Fauci, lamentó este miércoles que la ciudadanía está «malinterpretando» las nuevas pautas para el uso de cubrebocas en personas vacunadas contra la enfermedad.

Indicó que la gente ha «entendido» que la recomendación que hicieran las autoridades sanitarias es que nadie tiene que utilizar mascarillas.

Y es que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos anunciaron hace una semana que las personas completamente vacunadas contra la COVID-19 podían omitir el uso de mascarilla y el distanciamiento físico tanto en interiores como en exteriores.

«Creo que las personas están malinterpretando (…) pensando que (las nuevas pautas) son la retirada del uso obligatorio de la mascarilla para todos», ha señalado Fauci en declaraciones a Axios, donde ha remarcado que las recomendaciones emitidas recientemente por los CDC de Estados Unidos no son en ese sentido.

«Es una garantía para quienes están vacunados de que pueden sentirse seguros, ya sea en el exterior o en el interior», defendió el especialista antes de rechazar que esta «malinterpretación» sea culpa suya.

«Las personas las leen (las recomendaciones) rápido, o las escuchan a la mitad (…) Piensan que hemos dicho ‘No necesitan usar mascarilla nunca más’. Eso no es lo que han dicho los CDC», reiteró Fauci.

La relajación de las pautas para evitar eventuales contagios de COVID-19 en Estados Unidos, el país más golpeado por la pandemia del mundo, tiene lugar en el marco de una mejora de la situación epidemiológica del país norteamericano y un rápido avance de su campaña de inmunización.

Hasta el momento, Estados Unidos ha administrado más de 276 millones de dosis de la vacuna contra la COVID-19, con más de 124 millones de personas con el esquema completo. Las autoridades sanitarias han contabilizado más de 33 millones de contagios, incluidas más de 587,000 víctimas mortales a causa de la enfermedad.

Faci también indicó que el grupo epidemiológico del gobierno federal no cree que pueda tomarse una decisión sobre la vacunación contra el coronavirus a menores de doce años antes de que acabe el año.

Explicó que todavía está en proceso de estudio la posibilidad de vacunar a niños por debajo de los 12 años; especificó que hay dos compañías que están analizando dicha posibilidad por grupos: de 9 a 12 años, de 6 a 9, de 2 a 6 y de 6 meses a 2 años.

Pero advirtió de que no cree que haya «suficiente información» para tomar una decisión al respecto hasta finales de este año o principios del que viene.

El gobierno de Estados Unidos ha decidido extender la vacunación contra la COVID-19 a los adolescentes del país. Ayer los expertos de La Casa Blanca dirigieron sus mensajes a los alumnos de secundaria y a los universitarios para que se inmunicen contra el virus.

«Vacúnense. Es lo más importante que pueden hacer en este momento. Les ayudará a ustedes y al resto a volver a la vida normal antes», dijo el asesor de la Casa Blanca, Andy Slavitt.

Según los datos que aportaron los expertos, en este momento en el que la incidencia media semanal es más baja que nunca, en los niveles del inicio de la pandemia, los pacientes de la covid-19 tienden ahora a ser jóvenes y una de cada tres hospitalizaciones es de menores de cincuenta años.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, ofreció cifras sobre los niveles de inmunización en adolescentes. Desde que se aprobó la vacunación para los adolescentes de entre 12 y 15 años ha habido 600.000 vacunaciones, y en total se han inmunizado 4,1 millones de entre 12 y 17 años.

El principal responsable de la lucha contra el coronavirus en Estados Unidos, Anthony Fauci, lamentó este lunes que su país «lo ha hecho peor que la mayoría de los demás países» en su respuesta a la pandemia de COVID-19.

«No hemos visto nada parecido desde hace 100 años, desde la pandemia de 1918», dijo ayer Anthony Fauci, también consejero del presidente Joe Biden. «Es algo que quedará en la historia», remarcó.

Recalcando que la situación no tendría por qué haber sido tan «mala», Fauci ha subrayado este lunes en una entrevista con ‘Good Morning America’ que la respuesta de Estados Unidos ha sido «peor» que la de otras naciones, a pesar de que es un país «rico altamente desarrollado».

«Había cosas (…) que si vuelves atrás y piensas en lo que podrías haber hecho, el tipo de respuestas dispares de diferentes estados, en lugar de tener un enfoque unificado», dijo el experto en referencia a la falta de una estrategia de lucha contra la pandemia unificada en todo el país.

Y es que los diferentes estados han tenido libertad para dictar sus propias restricciones y normas, lo que ha originado una respuesta muy dispar a lo largo y ancho del país.

«Fue malo; es malo ahora», agregó, mientras Estados Unidos se aproxima a superar los 500 mil muertos por COVID-19.

En este sentido, lamentó que cuando las autoridades preveían unos 240,000 fallecimientos por COVID-19 «la ciudadanía pensaba que estábamos siendo hiperbólicos y ahora estamos aquí con medio millón de muertes», una cifra «impresionante».

Por ello, el epidemiólogo ha pedido seguir adelante y comprometerse como un país unificado para enfrentarse a la pandemia juntos, pues dijo que el COVID-19 es un «enemigo común». Destacó que las vacunas y las medidas de salud pública pueden frenar la propagación de la enfermedad. «Estas son las armas que tenemos contra esta horrible enfermedad».

Recordemos que Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia de COVID-19 del mundo, tanto en contagios con en número de fallecidos. Hasta ahora, las autoridades sanitarias estadounidenses han contabilizado más de 28.1 millones de casos, incluidas poco más de 499. mil víctimas mortales a causa de la enfermedad.

Según el último balance de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos registra 499,779 fallecimientos a causa del coronavirus.

Incluso el viernes pasado, el presidente Joe Biden mostró su asombro y desilusión con la cifra de muertos que se alcanzarán en unas horas en su país. ¡500,000! Son 70,000 más que todos los estadounidenses muertos durante la Segunda Guerra Mundial, en un período de cuatro años.

El impacto del coronavirus en Estados Unidos hubiese sido menor de haber seguido las recomendaciones de las autoridades médicas, afirmó este jueves Anthony Fauci, principal epidemiólogo del gobierno del presidente Donald Trump.

El director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas dijo que la pandemia hubiese sido menor si el país, en lugar de estar dividido, hubiese seguido un plan orientado por las recomendaciones de salud pública».

Fauci señaló que «aquello de fase 1, fase 2, no debió considerarse un obstáculo para la reactivación económica, sino una vía para alcanzarla».

Trump ha insistido en numerosas ocasiones en una reactivación apresurada de la economía y, más recientemente, en la reapertura de escuelas y universidades, al tiempo que ha mostrado menosprecio por los consejos de los científicos.

Incluso ha reconocido que minimizó deliberadamente la gravedad del COVID-19 al principio de la pandemia para no crear pánico, en un intento por no dañar la economía del país.

«El enemigo no es quien trata de controlar el virus, el enemigo es el virus», afirmó Fauci, quien recordó que se transmite por la vía respiratoria, por ejemplo «cuando hablamos en un restaurante con mucha gente, en el gimnasio o en un bar».

Fauci indicó que «es razonable» pensar en tener una vacuna efectiva contra el coronavirus hacia noviembre o diciembre, y es concebible, aunque improbable, que se cuente con ella en en octubre o antes, tal y como desea Trump para que llegue previo a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Si no se toman medidas, Estados Unidos se arriesga a llegar a 100,000 casos diarios de coronavirus, una cifra muy por encima de los 40,000 actuales, advirtió este martes el principal epidemiólogo del gobierno estadounidense, Anthony Fauci.

«Ahora estamos teniendo unos 40,000 casos o más al día. No me sorprendería que subiéramos a 100,000 al día si esto no cambia. Estoy muy preocupado», manifestó Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias de EE.UU., durante una audiencia en el Senado.

Fauci no hizo ninguna estimación sobre el número de muertes, a pesar de las preguntas de la senadora Elizabeth Warren, pero sí dijo: «Creo que es importante que le comunique a usted y al resto del pueblo estadounidense que estoy muy preocupado, porque esto puede ponerse muy mal».

El epidemiólogo consideró que Estados Unidos va en la «dirección incorrecta» y advirtió de que «no hay garantías» de que vaya a haber una «vacuna efectiva y segura» frente a COVID-19, por lo que urgió a los estadounidenses a usar cubrebocas y evitar las multitudes.

Las advertencias de Fauci se producen justo antes del fin de semana del día festivo del 4 de julio, Día de la Independencia, y en el que tradicionalmente los estadounidenses aprovechan para ir a la playa y se reúnen para hacer barbacoa mientras ven los fuegos artificiales.

Algunas autoridades, como las del condado de Los Ángeles, han ordenado cerrar las playas ante el aumento de casos en esa zona; pero, por ejemplo, Brevard County, en Florida, tiene previsto mantenerlas abiertas.

En las últimas semanas, el foco de la pandemia en Estados Unidos ha pasado del este a los estados del sur y el oeste.
Según la base de datos de The New York Times, en las últimas dos semanas el número de casos ha crecido un 80%, especialmente en el sur y el oeste, donde algunas ciudades como Houston, Texas, están registrando récords diarios y los hospitales están cerca del colapso.

Recordemos que al menos 16 de los 50 estados del país han tenido que dar marcha atrás en sus planes de reapertura por completo o al menos en los condados con más contagios.

Frente al aumento de casos en el sur y el oeste del país, los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Massachusetts anunciaron este martes que los viajeros procedentes de California y otros estados con alto número de contagios tendrán que guardar una cuarentena obligatoria de 14 días.

Al comienzo de la pandemia, el virus golpeó con fuerza a los estados del este como Nueva York, que llegó a registrar
10,000 casos al día; pero en las últimas semanas esos estados ha conseguido frenar el avance del virus con medidas de distanciamiento social.

En todo Estados Unidos, más de 126,500 personas han muerto y 2.6 millones se han contagiado del virus, de acuerdo con el recuento que realiza la Universidad Johns Hopkins.

Anthony Fauci, el principal consejero médico de La Casa Blanca, advirtió este martes que un desconfinamiento apresurado en Estados Unidos podría tener consecuencias serias y provocar «muertes y sufrimientos que son evitables».

El epidemiólogo, muy popular en Estados Unidos por su mensaje de calma y de control, forma parte de una comisión que compareció este martes de forma virtual ante el Senado estadounidense sobre la crisis sanitaria que ha dejado más de 80,000 muertos en el país.

El médico se dijo preocupado de que algunos estados o ciudades avancen hacia la normalidad, sin seguir una directiva del gobierno que recomienda esperar una caída sostenida de los casos durante dos semanas.

La recomendación llega en un momento en que su jefe, el presidente Donald Trump, defiende una inminente reapertura, esto tras la alza en el desempleo y la contracción de la economía.

En Estados Unidos, el país que ha registrado más muertos en la pandemia, «si una comunidad o un estado o región no sigue estas directivas y reabre (…) las consecuencias podrían ser muy serias», afirmó el experto. «Esto paradójicamente, nos haría retroceder, sumando más sufrimiento y muertes que son evitables», advirtió.

Los expertos participaron por videoconferencia como medida de precaución debido a que varios funcionarios de La Casa Blanca están contagiados con el virus, pero aclararon que no siguen una cuarentena estricta, ya que forman parte de la «primera línea».

Fauci también advirtió que el balance de muertos podría ser superior a las cifras oficiales, citando como ejemplo a Nueva York, donde puede haber casos de personas que murieron de coronavirus en su casa, debido a la saturación de los servicios de salud.

Previamente, Fauci había advertido en entrevista con el diario The New York Times que si se saltaban los procedimientos del protocolo para volver a abrir el país, había un riesgo de que se produjeran múltiples focos de la enfermedad.

«El principal mensaje que quiero transmitir (…) es el peligro de intentar reabrir el país de forma prematura», declaró el médico al diario; aunque Fauci negó que haya una confrontación con el presidente. Dijo que él le da consejos y el mandatario «los escucha y los respeta», pero que también recibe información de otros asesores.

Por su parte, Trump inició el día con una actividad intensa en Twitter, defendiendo su gestión de la crisis y afirmando que la capacidad de pruebas de detección de Covid-19 de Estados Unidos «es la mejor del mundo».