Tag

generación

Browsing

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) informó que al 31 de diciembre de 2019, se tuvo registro de 20,421,442 (veinte millones cuatrocientos veintiún mil cuatrocientos cuarenta y dos) puestos de trabajo.

Indicó que de dichas plazas, el 86% son permanentes y el 14% eventuales. Precisó que en los últimos años, estos porcentajes se han mantenido relativamente constantes.

Sin embargo, reconoció que «como todos los cierres de año y debido a factores estacionales, se registra una caída de 382,210 puestos, equivalente a una tasa mensual de -1.8%».
Señaló que dicha disminución es similar a la reportada en los diciembres desde que se tiene registro, con una tasa promedio de -1.8%.
Resaltó que pese a la caída reportada, la creación de empleo en 2019 fue de 342,077 puestos, equivalente a una tasa anual de 1.7%, de los cuales, el 95.4% corresponde a empleos permanentes.
Detalló que el crecimiento anual registrado fue impulsado por el sector de comunicaciones y transportes con 5.6%, comercio con 2.4% y servicios para empresas con 2.4%.
En ese sentido enfatizó que los estados con mayor incremento anual de afiliación son Nayarit, Campeche y Querétaro con porcentajes superiores a 5%.
Finalmente indicó que al 31 de diciembre de 2019, se tuvieron registrados ante el Instituto 1,001,793 (un millón mil setecientos noventa y tres) patrones, equivalente a un crecimiento anual de 2.4%.

En una historia de portada en esta revista de hace casi una década, Dean Barnett (fallecido) elogió a «la generación del 11-S» y ofreció la esperanza de contribuir más a la nación que sus padres :

 

En la década de 1960, la historia llamó a los Baby Boomers. No contestaron el teléfono.

Frente a un conflicto que definía la generación, la guerra fría, los boomers -los que en cualquier caso llegaron a ser emblemáticos de su generación- tomaron el camino opuesto de sus padres durante la Segunda Guerra Mundial. Tristemente, los excesos de Woodstock se convirtieron en la cara de la respuesta de los Boomers a su momento de desafío. Las protestas de la guerra donde los jóvenes agitados se burlaban de los soldados estadounidenses .

Pocos de los líderes de esa generación se unieron a los militares. La mayoría calculó cómo podían evitar el servicio militar, y su actitud sobrevivió a lo largo del resto del siglo. En los años 70, 80 y 90, el servicio militar no se recibió a la mayoría de los jóvenes como una opción, y mucho menos un deber.

Pero ahora, una vez más, la historia está llamando. Afortunadamente, la generación actual parece recordar más a sus abuelos que a sus padres.

 

Bueno, en la última década, la historia ha tomado su camino astuto y difícil. La esperanza de que la generación del 11-S llegara al rescate del país resultó ser errónea. Los jóvenes se sintieron atraídos por Barack Obama como candidato, y permanecieron lealmente fieles a él como presidente. Pero cada generación tiene derecho a un error.

 

Y luego en 2014 una serie de jóvenes candidatos de la generación del 11-S, en su mayoría republicanos, fueron elegidos para cargos. Algunos habían servido en el ejército y otros no, pero parecían manifestar, de varias maneras, una especie de seriedad e impresión de la clase que Dean Barnett había visto en algunos de sus compañeros. Y con Hillary Clinton como el favorito candidato demócrata, ¿y qué mejor regresión que los Clinton de todo lo que estaba mal con los boomers?, parecía que el Partido Republicano, por el contrario, podría convertirse en un gran nuevo partido; el vehículo de una generación poseída de una ética de autogobierno y responsabilidad.

 

Luego vino Donald Trump. Resultó que el asalto de los baby boomers al bienestar de la nación aún no se había gastado. De hecho, los boomers habían reservado lo peor para el final.

 

Ahora, un nuevo estudio de Pew Research Center sugiere que casi una cuarta parte de las personas entre 18 y 30 años que a finales de 2015 identificaron como republicanos o que se inclinaban republicanos, han cambiado de opinión y abandonado el bando. El partido republicano, a pesar de todos sus problemas, hace unos años parecía estar a punto de ser conducido por un grupo de hombres y mujeres más jóvenes y más impresionantes. En cambio, ahora tiene a Donald Trump al frente, y los jóvenes están decidiendo que el partido no es para ellos.

 

¿Qué se puede hacer? El Presidente Trump no va a ninguna parte en el futuro cercano. Pero quizás se le puede impedir definir el republicanismo, y por lo mismo, el conservadurismo.

 

Porque hay una gran diferencia entre un partido republicano que se permite convertirse en una filial de la Organización Trump y un partido con líderes que se oponen a Trump o al menos aparte de él. Hay una gran diferencia entre un partido que abraza un futuro de Trumpiano y uno que define su propio futuro. Hay una gran diferencia entre un partido de resentimiento y un partido de reforma, uno que parece estar entre una fiesta infantil y una fiesta juvenil.

 

Texto publicado en The Weekly Standard, por William Kristol

Foto: Archivo APO