Tag

guerra comercial

Browsing

Estados Unidos y China firmaron hoy la Fase 1 de su acuerdo comercial, lo que supone un avance para terminar con la guerra comercial que ambos países arrastran de tiempo atrás.

Adicional, pondría fin a los aranceles impuestos entre ambos países, pues reduce tarifas además de permitir que el país asiático impulse la compra de bienes.

En conferencia de prensa el presidente Donald Trump y el viceprimer ministro Liu He, representante chino en las conversaciones con Washington, suscribieron el documento que constaría de 86 páginas, aunque aun no se ha hecho público.

“Esta es una ocasión muy importante y notable. En la actualidad, damos un paso trascendental, uno que nunca ha sido tomado antes con China, hacia un futuro con una justa y recíproca del comercio como firmamos la Fase 1 del acuerdo comercial histórico entre los Estados Unidos y China “, dijo Trump.

Acompañado de altos funcionarios, mostró un discurso conciliador al afirmar que los dos países juntos están corrigiendo los errores del pasado y ofreciendo un futuro de justicia y seguridad económica para los trabajadores, agricultores y familias.

Sin embargo declaró que su país levantará las barreras arancelarias contra las importaciones chinas si las partes conciertan la segunda fase del acuerdo.

Por su parte, Liu dijo que ambas partes trabajarán estrechamente para obtener resultados tangibles y lograr una relación de beneficio mutuo a pesar de las diferencias en sus modelos políticos y económicos.

El arreglo clave es una promesa china de comprar productos agrícolas y otros bienes y servicios por un valor adicional de 200 mil millones de dólares por dos años o más, detalló el diario The New York Post.

Trump ha promocionado el acuerdo y las negociaciones como parte de su campaña de reelección de 2020, calificando a la nación asiática como un “monstruo grande y hermoso».

Previamente trascendió que el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que en la futura “Fase Dos del acuerdo comercial China, se reducirán los aranceles estadounidenses sobre los bienes comprados a China, incluso si la siguiente ronda se realiza en varias etapas.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó este jueves de que la guerra comercial entre Estados Unidos y China ha pasado de ser una amenaza a «ralentizar» el dinamismo de la economía global, que evoluciona a un ritmo «relativamente lento».

«En el pasado dijimos que las tensiones comerciales constituían una amenaza; lo que decimos ahora es que no son solo una amenaza, sino que están comenzando a ralentizar el dinamismo de la economía mundial», señaló el portavoz del FMI, Gerry Rice, en una rueda de prensa en la sede del Fondo en Washington.

En sus últimas estimaciones sobre el posible impacto de los aranceles impuestos mutuamente entre Estados Unidos y China, el FMI calculó que la guerra comercial podría reducir el PIB mundial en un 0.8 % en 2020 y ocasionar pérdidas adicionales en los siguientes años.

Cuestionado sobre la evolución de la economía, Rice reconoció que el ritmo de la actividad mundial «sigue siendo relativamente lento», provocado principalmente por el incremento de tensiones comerciales y geopolíticas que han resultado en un aumento de la incertidumbre.

«Eso tiene repercusiones negativas en el ámbito de los negocios y en el comercio mundial», explicó.

El FMI dará a conocer sus nuevas proyecciones de las economías en su próxima Asamblea Anual junto con el Banco Mundial (BM), que se celebrará del 12 al 14 de octubre en Washington.

En su último informe de Perspectivas Económicas Globales presentado en julio en Santiago de Chile, el FMI redujo también en una décima sus previsiones de crecimiento global para el 2019, hasta el 3.2 %, debido a las tensiones internacionales y, más concretamente, a la guerra comercial entre China y Estados Unidos.

El pasado 1 de septiembre, Estados Unidos cumplió la subida de gravámenes a las importaciones chinas e impuso un arancel del 15%, cinco puntos porcentuales más de lo que había anunciado en un principio, a importaciones chinas por valor de 112,000 millones de dólares.

Ese mismo día, China puso en marcha los aranceles de entre el 5 y el 10 % a productos estadounidenses valorados en 75,000 millones de dólares, en respuesta al golpe de Washington.

Sin embargo, ambos países anunciaron un retraso en la imposición de los próximos aranceles ya anunciados, lo que parece un intento de enfriar la tensión ante su cita negociadora de principios de octubre.

A pesar de que China y Estados Unidos se siguen aplicando aranceles, el gobierno de Pekín anunció este jueves nuevas negociaciones en octubre próximo, en un contexto en que la guerra comercial ya empieza a afectar a ambas economías.

El principal negociador chino, Liu He, se reunió este jueves con el representante estadounidense para el Comercio, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó el ministro chino de Comercio.

La reunión llega cinco días después de la entrada en vigor de nuevas aranceles mutuos. Estados Unidos aplicará antes de mediados de diciembre aranceles a la casi totalidad de sus intercambios comerciales con China.

China replicó por su parte aumentando los derechos de aduana en 75.000 millones de dólares de productos estadounidenses.

Pekín anunció por otra parte esta semana una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) en reacción a las nuevas sanciones estadounidenses.

Recordemos que el martes pasado la tensión había vuelto a subir entre ambos países, pues Donald Trump amenazó a Pekín de una guerra comercial si sale reelegido en 2020.

El conflicto comercial entre Pekín y Washington empezó el año pasado y está amenazando el crecimiento de las dos principales economías mundiales.

Este sábado el Ministerio de Comercio de China dijo que se opone firmemente a la decisión de Washington de subir los aranceles a bienes chinos valorados en 550 mil millones de dólares y advirtió a Estados Unidos que habrá consecuencias si no termina con estas «acciones equivocadas».

«China insta firmemente a Estados Unidos a no juzgar mal la situación ni subestimar la determinación del pueblo chino», agregó.

Los comentarios del Ministerio de Comercio chino se produjeron después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara el viernes que Washington impondrá un arancel adicional de 5 por ciento a productos chinos, horas después de que Beijing informara nuevos aranceles de represalia sobre bienes estadounidenses por un valor de 75 mil millones de dólares.

«Tal proteccionismo comercial unilateral e intimidante viola el consenso alcanzado por el líder de China y el de Estados Unidos, viola el principio de respeto mutuo y beneficio mutuo, y daña gravemente el sistema comercial multilateral y el orden comercial internacional», señaló la dependencia en un comunicado.

La tarde de este viernes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que aumentará los aranceles a productos chinos, en respuesta a un anuncio similar que hizo el país asiático más temprano.

Trump informó que los productos por 250 mil millones de dólares con arancel del 25 por ciento ahora tendrán uno del 30 por ciento a partir del 1 de octubre.

Además, los productos con valor de 300 mil millones de dólares con impuesto del 10 por ciento que entrarían en vigor el 1 de septiembre ahora tendrán un gravamen del 15 por ciento.

Más temprano este viernes, China reveló aranceles a bienes estadounidenses valorados en 75 mil millones de dólares, aplicando una tasa adicional de 10 por ciento a los gravámenes existentes, en la más reciente escalada de la prolongada disputa comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

La arremetida de China se conoce después de que Estados Unidos reveló impuestos adicionales a bienes chinos valorados en 300 mil millones de dólares, incluidos productos electrónicos, que entrarán en vigor en dos etapas, el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

El Ministerio de Comercio dijo en un comunicado que impondría aranceles adicionales de un 5 por ciento o un 10 por ciento sobre un total de 5 mil 78 productos originados en Estados Unidos, que incluyen bienes agrícolas -como la soya-, petróleo y pequeñas aeronaves.

A través de su cuenta de Twitter este viernes el presidente de Estados Unidos, dijo que su país no necesita de China, luego de que la nación asiática anunciara nuevos aranceles contra productos estadounidenses por un valor de 75 mil millones de dólares.

«Nuestro país ha perdido, estúpidamente, billones de dólares con China durante muchos años. Han robado nuestra propiedad intelectual a una tasa de cientos de miles de millones de dólares al año, y quieren continuar. ¡No dejaré que eso suceda! No necesitamos a China y, francamente, estaríamos mucho mejor sin ellos», dijo en Twitter.

Él presidenta Trump ordenó a empresas estadounidenses a que empiecen a buscar inmediatamente «una alternativa» a sus negocios con China.

«Esto incluye traer nuestras compañías a casa y fabricar sus productos en Estados Unidos. Voy a dar respuesta a los aranceles anunciados por China esta tarde», agregó Trump.

China reveló este viernes aranceles como represalia a bienes estadounidenses valorados en 75 mil millones de dólares, aplicando una tasa adicional de 10 por ciento a los gravámenes existentes, en la más reciente escalada de la prolongada disputa comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

La arremetida de China se conoce después de que Estados Unidos reveló impuestos adicionales a bienes chinos valorados en 300 mil millones de dólares, incluidos productos electrónicos, que entrarán en vigor en dos etapas, el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

El presidente Trump también pidió a empresas como FedEx, Amazon y UPS detener todos los envíos de fentanilo desde China o cualquier otro país del mundo.

«El fentanilo mata a 100 mil estadounidenses al año. El presidente Xi Jinping dijo que detendría estos envíos y no lo hizo», abundó.

China anunció este viernes su intención de imponer nuevos aranceles a bienes importados de Estados Unidos con un valor comercial de 75,000 millones de dólares, en respuesta a las tasas aduaneras adicionales que prevé instaurar Washington próximamente.

Estas tarifas adicionales evolucionarán en un intervalo de entre el 5% y 10% y se aplicarán a 5,078 productos estadounidenses en dos fases: el 1 de septiembre y el 15 de diciembre, precisaron las autoridades chinas encargadas de los derechos de aduana.

Pekín también anunció que impondrá una tarifa del 25% a los automóviles procedentes de Estados Unidos y un 5% a las piezas sueltas a partir del 15 de diciembre.

En meses previos, China había levantado las medidas punitivas contra ambos tipos de bienes como gesto de buena fe a la espera de resultados en las negociaciones comerciales en marcha.

El incremento de las tarifas por parte de Washington «ha llevado a una continua escalada de las fricciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos, violando el consenso alcanzado por los dos jefes de Estado en Argentina y en Osaka», afirmó en un comunicado la oficina de la Comisión de Aranceles Aduaneros del Consejo de Estado chino.

Y es que el presidente Donald Trump ha impuesto nuevos aranceles a bienes importados del gigante asiático con un valor comercial de 250,000 millones de dólares, y aplicará tarifas aduaneras adicionales a otros bienes con un valor de 300,000 millones de dólares en dos nuevas rondas el 1 de septiembre y el 15 de diciembre.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump dijo este martes que era necesario enfrentar a China en materia de comercio, incluso si esto causa daños a corto plazo a la economía estadounidense, porque Beijing ha «estafado» a Washington durante décadas.

Durante una visita a la Casa Blanca del presidente rumano, Klaus Iohannis. El presidente Trump aseguró que, «Alguien tenía que enfrentarse a China» y puntualizó, «Esto es algo que tenía que hacerse. La única diferencia es que yo lo estoy haciendo».

La preocupación por una posible recesión en Estados Unidos afectó a los mercados financieros la semana pasada y aparentemente puso nerviosos a los funcionarios de Gobierno de cara a las elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

Los demócratas argumentaron el domingo que las políticas comerciales de Trump planteaban un gran riesgo a corto plazo. Los mercados bursátiles de Estados Unidos se desplomaron la semana pasada debido a los temores a una recesión.

Trump, que buscará la reelección, nuevamente rechazó los temores y dijo: «Estamos lejos de una recesión».

Donald Trump y Xi Jinping acordaron este sábado retomar las negociaciones comerciales entre ambos países, esto tras una reunión que sostuvieron en el último día la cumbre del G20 en Osaka, Japón.

«Tuvimos una muy buena reunión con el presidente chino Xi (…) Yo diría que excelente», aseguró Trump tras el encuentro.

Según la agencia oficial china Xinhua, las negociaciones, que fueron interrumpidas de golpe en mayo, se reanudarán a la brevedad, y Washington decidió abandonar la amenaza de imponer nuevos aranceles que habrían afectado a 500,000 millones de dólares en productos chinos importados cada año por Estados Unidos.

La amenaza quedará en pausa «al menos de momento», aclaró Trump en una rueda de prensa.

El estadounidense también apuntó, sin dar detalles, a la posibilidad de suavizar el veto al gigante tecnológico chino Huawei, un punto sensible en la relación comercial entre ambas potencias, pero sin dejar claro si se trata de un giro en su política en esta cuestión hasta ahora.

La tregua es similar a la que declararon los dos mandatarios en el G20 del año pasado en Buenos Aires, a pesar de que unos meses después llegó la guerra comercial.

El acuerdo entre Estados Unidos y China en materia comercial se encuentra 90 por ciento completo y el restante 10 por ciento podrían completarlo los presidentes Xi y Trump en Osaka, reveló esta mañana el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, entrevistado por la cadena estadounidense CNBC.

El funcionario precisó que el mensaje es que tanto Xi Jinping, presidente de China, como Donald Trump, presidente de Estados Unidos, quieren regresar a la mesa de negociaciones porque es bueno para las economías de ambos países tener un comercio balanceado.

Mnuchin, quien hizo la revelación en Manamá, capital de Bahrein, donde asiste al foro «Paz para la Prosperidad» en el que se presentan iniciativas de fomento económico y financiero para Palestina, dejó sin detallar en que consiste ese 10 por ciento, ni lo avanzado en el 90 por ciento.

De confirmarse las palabras de Mnuchin, la cumbre del Grupo de los 20 sería el escenario para anunciar la consecución del acuerdo, de la misma manera que la anterior cita del grupo, el pasado noviembre en Buenos Aires, lo fue de una tregua en la guerra comercial chino-estadunidense.

De hecho el pasado mayo tras 11 rondas de diálogo, se veía muy probable que en Osaka se firmara un acuerdo, pero de manera intempestiva, el presidente Trump anunció la ruptura de las pláticas porque la parte china envío un borrador donde había omitido todo lo negociado.

China, por su parte, ha defendido que sus principios no se encuentran en negociación, en referencia a cambios en su legislación interna que serían solicitados por Washington en materia de propiedad intelectual, por ejemplo.

Este sábado, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no entrará en una guerra comercial con Estados Unidos tras la advertencia que éste le hizo sobre aplicar aranceles de 5% a México sino se arreglaba el problema de migración ilegal.

Al respecto, el mandatario federal aseguró que hay un ambiente favorable para el diálogo con el país norteamericano. Incluso, se dijo confiado de que habrá buenos resultados en la próxima reunión del día miércoles entre EUA y el Canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

“No vamos a entrar a una guerra comercial, a una guerra de aranceles, de impuestos. Es no, no queremos esa confrontación con Estados Unidos ni con ningún país”, indicó en conferencia extraordinaria desde Veracruz.

En este sentido, AMLO aseguró que si Donald Trump cumple su amenaza y aplicara el arancel, México se está preparando para resistir:

“Aceptando sin conceder de que se aplicaran, nosotros vamos a convertir a México en una potencia con visión social. México es un país con mucho potencial económico, con muchas riquezas, con un pueblo trabajador, y cuenta ahora con un buen gobierno”, informó.

Finalmente enumeró algunos puntos que seguirá en dado caso que Trump aplique los aranceles:

1. Diálogo para llegar a un acuerdo y que no se apliquen los impuestos a México.
2. Acudir a instancias internacionales de comercio, la vía legal.
3. Un plan para impulsar nuestra economía y resistir estas decisiones de Estados Unidos.

«No creo que lleguemos hasta allá, de todas maneras sí estamos preparándonos», aseguró AMLO.

Este viernes, Donald Trump reiteró que México se ha aprovechado de Estados Unidos por décadas y aseguró que nuestro país hace una fortuna con EUA.

Además, Trump acusó a los demócratas de que el país tenga «malas» leyes de migración.

A través de su cuenta de Twitter, Trump insistió en que México ha hecho una fortuna con los Estados Unidos a causa de la migración ilegal y señaló que «es tiempo de que se haga lo que se debe hacer».

«México se ha aprovechado de los Estados Unidos durante décadas. Debido a los Demócratas, nuestras leyes de inmigración son MALAS. México hace una FORTUNA con EUA, ha sido así por décadas, pueden solucionar fácilmente este problema ¡Es hora de que finalmente hagan lo que se debe hacer!», publicó.

Asimismo, recomendó a las empresas estadounidenses que para no pagar aranceles, regresen a EUA y dejen México, que dijo, se ha llevado el 30% de su industria automotriz y señaló que el gobierno de México debe recuperar el país de los señores de la droga y los cárteles. Trump aseguró que la tarifa de 5% que planea imponer a todos los productos provenientes de México tiene que ver con «detener las drogas y a los ilegales».

Y agregó: «El 90% de las drogas que llegan a los Estados Unidos llegan a través de México y nuestra frontera sur. 80,000 personas murieron el año pasado, (mientras que) 1,000,000 de personas quedaron arruinadas. Esto se ha prolongado durante muchos años y no se ha hecho nada al respecto. Tenemos un déficit comercial de 100 mil millones de dólares con México. ¡Es la hora!

Este martes, China informó que tomará represalias contra las nuevas tarifas comerciales de Estados Unidos, lo que aumenta el riesgo de que el presidente estadounidense, Donald Trump, pueda pronto imponer aranceles sobre prácticamente todos los productos chinos que compra la nación norteamericana.

Los impuestos del Gobierno de Xi Jinping contra productos estadounidenses serán por 60,000 millones de dólares y tendrán un rango de aumento de entre el 5 y el 10%.

Los nuevos aranceles chinos entrarán en vigor en el primer minuto del 24 de septiembre.

La declaración del Ministerio de Comercio chino se produjo horas después de que Trump anunciara que estaba imponiendo aranceles del 10% sobre importaciones de China por un valor de 200,000 millones de dólares y amenazó con aranceles sobre otros 267,000 millones de dólares si China respondía contra las acciones estadounidenses.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, comentó en una conferencia de prensa que los pasos de Estados Unidos han traído «nueva incertidumbre» a las conversaciones entre los dos países.

«China siempre ha enfatizado que la única forma correcta de resolver el problema comercial chino-estadounidense es a través de conversaciones y consultas celebradas sobre una base igual, sincera y mutuamente respetuosa. Pero en este momento, Estados Unidos no da la impresión de sinceridad o buena voluntad «, agregó.

Posteriormente, el Ministerio de Comercio de China presentó una queja ante la Organización Mundial de Comercio por la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles adicionales a las importaciones de bienes chinos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó ayer a sus asesores proceder con la imposición de aranceles por alrededor de 200 mil millones de dólares a productos chinos a pesar del intento del secretario del Tesoro de reanudar las conversaciones con Beijing para resolver la guerra comercial, revelaron este viernes cuatro fuentes cercanas al tema consultadas por Bloomberg.

Según las fuentes, el anuncio de la nueva ronda de aranceles se ha retrasado ya que el gobierno considera revisiones basadas en las preocupaciones planteadas en los comentarios públicos.

Trump se reunió el jueves con sus principales asesores comerciales para analizar las tarifas de China, incluido el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, el secretario de Comercio, Wilbur Ross, y el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, señalaron las fuentes.

Esta nueva ronda de aranceles sería adicional a los 50 mil millones de dólares ya impuestos a bienes chinos.

El Gobierno chino ha tomado represalias con aranceles sobre una cantidad equivalente de exportaciones estadounidenses, y han prometido igualar futuras rondas de aranceles.

La gama de productos afectados por esta nueva medida es amplia y comprende desde productos de tecnología de internet y bienes de consumo, hasta bolsos, bicicletas y muebles.

Este miércoles, Estados Unidos propuso una nueva ronda de negociaciones con China ante la disputa comercial que mantienen desde hace meses, informó el diario Wall Street Journal.

El gobierno de Donald Trump, quiere darle una oportunidad al régimen de Xi Jinping respecto a las controversias generadas por los aranceles, según informaron fuentes consultadas por el rotativo.

La semana pasada, Trump amenazó con imponer nuevos aranceles a los productos chinos, esta vez por 267,000 millones de dólares.

Estos gravámenes serían adicionales a los 200,000 millones de dólares con los que previamente amenazó en caso de que no se logre un avance en las negociaciones comerciales con China.

La implementación de aranceles «tendrá lugar muy pronto dependiendo de lo que suceda», dijo Trump a periodistas hace una semana.

China pedirá la próxima semana a la Organización Mundial del Comercio permiso para imponer sanciones a Estados Unidos, según mostró este martes una agenda de la reunión programada por el organismo.

La iniciativa busca abordar lo que el país asiático considera el incumplimiento por parte de EUA de una resolución sobre una disputa que China abrió en 2013 sobre aranceles antidumping impuestos por Estados Unidos. Es probable que la solicitud desemboque en años de discusiones legales sobre las sanciones y su cantidad.

Cabe recordar que el año pasado, China ganó un fallo de la OMC sobre la disputa, relacionada con varias industrias como maquinaria y productos electrónicos, industria ligera, metales y minerales, con un valor de exportación anual de hasta 8 mil 400 millones de dólares.

China dijo a la OMC el mes pasado que el plazo para que Estados Unidos cumpliera con la sentencia expiró el 22 de agosto.

La OMC publicó este martes una agenda para una reunión de su organismo de resolución de disputas el 21 de septiembre, que muestra que China planea dar el paso legal de pedir autorización para sanciones.