Tag

indocumentados

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que insistirá al gobierno de Estados Unidos en la aprobación de la reforma migratoria que regularizaría a millones de indocumentados en el contexto de la Cumbre de las Américas.

«Lo voy a seguir sosteniendo porque fue un compromiso, incluso ya lleva tiempo, el primer compromiso lo hizo el presidente Obama, acerca de la regularización, y el presidente Biden era vicepresidente y tratamos ese asunto en 2012», indicó el mandatario.

López Obrador señaló que aún «está analizando» su participación en la Cumbre de las Américas, que se realizará del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, California, ante la polémica por la presunta exclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

De asistir a la Cumbre, el presidente indicó que le gustaría hacer un mitin con mexicanos en La Placita Olvera de Los Ángeles, considerada «la cuna de los latinos» en esa ciudad.

El mandatario prometió que abogará de nuevo ante Biden por «la regularización de los paisanos» que viven en Estados Unidos, donde casi 5 de los 10.5 millones de inmigrantes indocumentados son de origen mexicano, según el Pew Research Center.

“Pueden llegar migrantes de varios países y los empresarios estadounidenses prefieren a los trabajadores mexicanos, es mucho lo que aportan, además no hay fuerza de trabajo en Estados Unidos y estamos llevando a cabo conversaciones para ordenar el flujo migratorio», sostuvo López Obrador.

El presidente lamentó que por las campañas para las elecciones intermedias de noviembre próximo la reforma migratoria se haya estancando y se mantenga sin avances en Estados Unidos. Por ello, reiteró su aviso de exhibir a los políticos de ambos partidos que tengan una retórica antimexicana o antiinmigrante en las campañas.

«No vamos a permitir que en las campañas para supuestamente ganar votos se desaten cuestionamientos a migrantes mexicanos, no aceptamos la xenofobia, no aceptamos el racismo», sentenció. «Y si un partido, candidatos, pensando que si hablan mal del mexicano van a sacar votos, pues nosotros desde aquí vamos a denunciar esos hechos para que nuestros paisanos de allá sepan quién es quién», añadió.

El mandatario también pidió considerar la fuerza de los mexicanos en Estados Unidos, al estimar que ya existen 40 millones en ese país, al sumar indocumentados, migrantes regulares e hijos de inmigrantes.

Más de 10,000 personas que esperaban en México por asilo en Estados Unidos han logrado entrar y continuar su proceso en territorio estadounidense, reveló este miércoles el director interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Troy Miller.

Al 6 de mayo de 2021, «más de 10,000 de estas personas han sido procesadas en Estados Unidos», señaló Miller en un testimonio escrito que presentó al subcomité de Asignaciones de Seguridad Nacional de la Cámara Baja.

Miller se refirió a los casos de solicitantes de asilo tramitados bajo el programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP), que la Administración del expresidente Donald Trump puso en marcha en enero de 2019 y que obligó a estas personas a aguardar en nuestro país hasta que se resolvieran sus expedientes migratorios.

El funcionario recordó que este programa fue suspendido el 21 de enero pasado, un día después de que el presidente Joe Biden asumiera el poder, como parte del compromiso de esta Administración de garantizar un sistema de inmigración «seguro, ordenado y humano».

Bajo los MPP, el gobierno de Trump envió a más de 60,000 indocumentados que cruzaron la frontera sur de Estados Unidos a México. La Administración de Biden puso como meta inicial permitir la entrada de unos 25,000 inmigrantes con casos activos bajo el MPP.

Durante su comparecencia, que transcurrió de forma virtual, Miller se refirió además al reciente aumento en las cifras de detenciones en la frontera con México, con 178,120 personas indocumentadas interceptadas en abril pasado, lo que dijo representó un incremento del 3% respecto a marzo.

De ese total, apuntó que más del 62% de los detenidos fueron expulsados bajo el Título 42, una norma establecida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que permite las expulsiones expeditas de inmigrantes indocumentados como parte de la estrategia de Estados Unidos para evitar la expansión de la pandemia.

Consultado sobre la posibilidad de que esa norma sea levantada, Miller admitió que se están preparando para la «eventualidad» de que se ponga fin a esa política del gobierno de Trump, pero no reveló una fecha.

En su testimonio, Miller anticipó que para finales de mayo esperan aumentar a alrededor de 424 el número de agentes desplegados en la frontera con México, y contar con otros 370 funcionarios en las oficinas locales de la CBP para apoyar con el procesamiento de inmigrantes en las instalaciones temporales que han sido habilitadas.

El presidente estadounidense, Joe Biden, descartó este martes visitar «por ahora» la frontera con México, a pesar de la crisis migratoria generada por la llegada masiva de menores y familias indocumentadas en las últimas semanas.

«No por ahora», respondió Biden a la pregunta de un periodista de si planea visitar próximamente la frontera con México, en un breve intercambio antes de subir al helicóptero presidencial para viajar a Pensilvania.

Y es que La Casa Blanca afronta una creciente presión para responder a la situación de los miles de menores indocumentados que se encuentran en centros de detención de las autoridades fronterizas o en albergues del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS).

Según la cadena CBS News, más de 4,200 niños inmigrantes no acompañados permanecían hasta el domingo en instalaciones de detención de corto plazo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), entre ellas algunas no aptas para albergar menores.

Ante esa situación, Biden envió a comienzos de este mes a una amplia delegación de sus asesores a visitar la frontera en el estado de Texas y ha tomado varias medidas, como la de movilizar durante 90 días a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) para atender a los menores.

Sin embargo, La Casa Blanca se ha resistido a describir la situación en la frontera con la palabra «crisis», que sí utiliza en cambio la oposición republicana; la administración federal se empeña en referirse a la situación como un «desafío» y un «gran problema».

Preguntada este lunes sobre por qué Biden no había anunciado planes de visitar la frontera, su portavoz, Jen Psaki, aseguró que el presidente está centrado en «desarrollar soluciones» a la situación migratoria que no necesariamente pasan por desplazarse allí en persona.

Esa postura le ha generado algunas críticas de la oposición, que señala el hecho de que el mandatario sí esté viajando para promocionar el plan de rescate económico recién aprobado, con una visita este martes a Pensilvania y el viernes a Georgia.

El Gobierno de Biden ha insistido en que su predecesor, el expresidente Donald Trump, «desmanteló» el sistema de asilo de Estados Unidos y que le llevará un tiempo reconstituirlo, mientras intenta lidiar de la mejor forma posible con el número creciente de inmigrantes.

Las declaraciones de Biden coinciden con lo expresado por el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, quien este martes reconoció que el país va camino de recibir este año en la frontera con México a más indocumentados que los que han llegado en las últimas dos décadas.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha anticipado que el número de migrantes que intentan llegar desde México se aproxima a alcanzar niveles inéditos en las últimas dos décadas. Mayorkas subrayó el compromiso para respetar los «valores» de Estados Unidos al tiempo que se garantizan cuestiones de seguridad o sanitarias.

«Salvaguardar nuestras fronteras no nos obliga a olvidar la humanidad de quienes las cruzan», proclamó Biden al firmar su orden ejecutiva sobre inmigración, una frase que Mayorkas retomó este martes para insistir en que la integración es «una de las mejores tradiciones» de Estados Unidos y que todo cabe dentro de un sistema «seguro, legal y ordenado».

Explicó que los agentes fronterizos están expulsando a «la mayoría» de familias y adultos que intentan entrar en el país de forma ilegal, aunque no a los menores no acompañados. «Nos estamos encontrando con niños de seis y siete años, por ejemplo, que llegan a nuestra frontera sin un adulto. Son niños vulnerables y hemos terminado con la práctica de la anterior Administración de expulsarlos», añadió.

El 18 de enero pasado, un club de golf que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, posee en Nueva York despidió a una decena de trabajadores indocumentados latinoamericanos que tenían en plantilla varios años, informó el periódico The Washington Post.

El diario, que ha tenido contacto con los trabajadores y su abogado, informó que los empleados fueron convocados uno a uno por los responsables de recursos humanos del club, situado en el condado de Westchester, en Nueva York, y despedidos.

Los responsables les aseguraron que la razón de su despido se debía a su situación irregular en el país.

La publicación apunta a que muchos de ellos habían llegado a ser elegidos trabajadores del mes e incluso gozaban de tanta confianza que habían sido depositarios de las llaves de la casa de Eric Trump, uno de los hijos del presidente.

El pasado diciembre, dos limpiadoras indocumentadas que habían trabajado para Trump en el campo de Golfo de Bedminster, situado en el vecino estado de Nueva Jersey, aseguraron que los supervisores conocían perfectamente su situación.

Trump siempre ha negado estar al tanto de la contratación de indocumentados en sus negocios.

El número de inmigrantes indocumentados detenidos tras cruzar la frontera sur de Estados Unidos con México en el año fiscal 2018 aumentó un 25.4 % respecto al año anterior.

El gobierno estadounidense informó que el número de inmigrantes indocumentados pasó de 415,517 en 2017 a 521,190 en 2018.

El aumento de 105,673 personas respecto al año previo supone el tercer incremento anual mayor de los seis últimos ejercicios, de acuerdo a los datos oficiales difundidos hoy.

La cifra responde al total de inmigrantes que entraron de forma irregular al país por accesos regulados y no regulados y que fueron detenidos.

El reporte llega en pleno debate sobre las leyes migratorias en el país y con un marcado discurso antiinmigración del presidente, Donald Trump, motivado por el avance de la Caravana Migrante.

 

Con información de EFE / Foto: Archivo APO

Agentes de la Patrulla Fronteriza rescataron en el sur de Texas a un grupo de 20 inmigrantes indocumentados que eran transportados en la caja de un tráiler, informaron fuentes oficiales.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) señaló en un comunicado que los inmigrantes fueron encontrados en el punto de inspección carretera de la Patrulla Fronteriza en Hebbronville, al este de Laredo, luego de que el conductor de un tráiler se detuviera para una inspección.

Un perro especializado en olfatear contrabando alertó a los agentes sobre la presencia de humanos o narcóticos ocultos.

Cuando los agentes registraron el vehículo, encontraron a 20 inmigrantes indocumentados dentro de la caja del camión. Se reportó que los inmigrantes se encontraron en buen estado de salud y fueron identificados como provenientes de México, Honduras y El Salvador.

El conductor, de nacionalidad estadunidense, fue arrestado y su camión decomisado.

«CBP no solo se esfuerza por proteger al pueblo estadounidense de todos los peligros, sino también para evitar muertes y detener a contrabandistas inescrupulosos que ponen a los inmigrantes en peligro», dijo el agente de patrulla jefe del sector de Laredo, Jason D. Owens.

En otro operativo, se detuvo a 10 inmigrantes más que viajaban en un tractor-remolque, el cual fue sometido a un escaneo no intrusivo utilizando un sistema de imágenes por rayos X, durante  el cual se observó anomalías dentro del compartimiento del dormitorio de la cabina.

Tras una revisión adicional, los agentes de la Patrulla Fronteriza descubrieron 10 personas dentro del compartimiento del dormitorio de la cabina. Los nueve hombres y una mujer se encontraron con buena salud y se determinó que eran provenientes de México.

 

Con información de Notimex / Foto: Archivo APO

El Gobierno de Donald Trump pretende albergar en bases militares a niños inmigrantes que cruzan la  frontera entre México y Estados Unidos, según publicó hoy The Washington Post (WP).

El diario cita una notificación enviada por correo electrónico a trabajadores del Pentágono en la que se recoge que el Departamento de Salud y Servicios Humanos visitará en las próximas dos semanas instalaciones militares en Texas y Arkansas para evaluar si pueden ser usadas como albergue de niños.

A ellas se enviaría a los menores de 18 años que llegan a la frontera sin la compañía de un familiar adulto y a los que la administración haya separado de sus padres.

La información de WP llega después de que hace unos días, el fiscal general, Jeff Sessions, avanzara un cambio de política para incrementar la separación de familias en la frontera que generó fuertes críticas de organizaciones de derechos humanos y una cerrada censura por parte de Amnistía Internacional.

La ley indica que los menores hallados en la frontera deben ser tratados como menores no acompañados si sus padres son detenidos y acusados de cargos criminales, por lo que quedarían entonces bajo custodia del Departamento de Salud y Asuntos Humanos hasta que se les asigne un tutor. Si no se encuentra a ningún familiar en el país o a alguien que asuma esa tutoría, pueden llegar a quedarse bajo custodia de la administración indefinidamente.

Según dijo una fuente del Departamento de Salud que cita el diario, las instalaciones que tiene para niños que cruzan la frontera, con camas para un total de 10.571 menores, están ocupadas ahora mismo en un 91%.

 

Con información de The Washington Post / Foto: Twitter

Las autoridades judiciales de Estados Unidos enjuiciarán a todos los inmigrantes que crucen ilegalmente la frontera y, en caso de estar acompañados de menores, les separará de ellos, anunció hoy el fiscal general, Jeff Sessions.

 

 

«Si cruzas la frontera de forma ilegal, te procesaremos. Es así de simple», dijo Sessions en un discurso en la conferencia de la Asociación de Agencias Estatales de Investigación Criminal, en Scottsdale, en el estado de Arizona.

Este anuncio forma parte de una nueva iniciativa del Gobierno del presidente Donald Trump para reducir la inmigración ilegal y que el propio Sessions ampliará esta tarde en su visita a la frontera con México en San Diego (California), donde estará acompañado del titular en funciones del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Thomas D. Homan.

El Departamento de Justicia (DOJ), que él preside, y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) se asociaron, indicó, para procesar el 100 % de los casos de cruces fronterizos ilegales de la frontera con México para su enjuiciamiento «inmediato».

«El Departamento de Justicia tomará tantos casos como sea humanamente posible hasta que lleguemos al 100 % de ellos. No vamos a tolerar más esto, no vamos a dejar que este país sea invadido, pararemos la estampida y la anarquía», advirtió.

Fue contundente al señalar que si alguien entra al país de manera irregular con un menor será igualmente procesado y el «niño será separado de la familia, como exige la ley». Dijo que si no les gusta eso, entonces «no pases niños de contrabando por nuestra frontera».

 

 Con información de EFE / Foto: Archivo APO

La administración de Donald Trump criticó hoy el nuevo revés judicial que ha sufrido en el tema de DACA, el programa que protege de la deportación a decenas de miles de jóvenes indocumentados y al que el mandatario quiere poner fin.

 

«Es una buena noticia para las organizaciones traficantes de personas  y las redes criminales», manifestó en rueda de prensa la portavoz de  la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. «La decisión judicial es extraordinariamente errónea. Lo peor es que crea un incentivo para  que venga más inmigración joven ilegalmente», añadió.

 

La posición de La Casa Blanca llega luego de que un juez federal del Distrito de Columbia falló el martes por la noche
que el Gobierno de Trump debe mantener DACA y aceptar nuevas solicitudes de jóvenes inmigrantes indocumentados que cumplan con las condiciones que se exigen, aunque le concedió 90 días para presentar argumentos sólidos que justifiquen el final del programa.

 

El juez John Bates es el tercer magistrado federal que emite un fallo contrario a la cancelación de DACA. Antes lo hicieron un juez de  California y otro de Nueva York. La gran diferencia es que el juez  del Distrito de Columbia obliga al Gobierno a aceptar nuevas  peticiones.

 

Con información de DPA / Foto: Archivo APO

El Embajador de México en Estados Unidos, Gerónimo Gutiérrez, se reunió con la Secretaria Interina de Seguridad Interna de los Estados Unidos, Elaine Duke, a quien transmitió formalmente la posición del gobierno de México ante la decisión de ponerle fin al programa DACA.

 

El Embajador sostuvo que México «lamenta profundamente la decisión tomada por la administración estadounidense, toda vez que los beneficiarios del programa DACA (conocidos como Dreamers), son hombres y mujeres que llegaron en su infancia a Estados Unidos, que han vivido buena parte de su vida en ese país, y que contribuyen de manera muy significativa a la economía y sociedad en su conjunto», indicó la Secretaría de Relaciones Exteriores.

 

Gutiérrez asegur´ó que la terminación del programa pone a sus beneficiarios en una mayor incertidumbre sobre su situación migratoria y su futuro.

 

Adelantó que el gobierno de México promoverá una legislación que otorgue una condición migratoria permanente a los beneficiarios DACA, por lo que emprenderá un cabildeo en el Congreso estadounidense así como el con el gobierno federal.

 

El Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, también se comprometió a trabajar personalmente en el Congreso para lograr que se apruebe una reforma migratoria que de certeza jurídica a todos los connacionales que quedaron desprotegidos al finalizar DACA.

 

 

Con información de Medios / Foto: Archivo APO

 

Foto: Twitter

El Gobierno del Presidente Donald Trump, anunció hoy el fin del plan conocido como DACA, promulgado por Barack Obama y que ha protegido de la deportación a 800,000 indocumentados.

 

 

Sorprendió que el encargado de hacer el anuncio fuera el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, quien precisó que a pesar de la decisión, la suspensión se hará efectiva dentro de seis meses para forzar al Congreso a encontrar una alternativa.

«Estoy aquí para anunciar que el programa DACA promulgado por la Administración de Obama va a ser rescindido», anunció Sessions en rueda de prensa. El funcionario indicó que no se aceptarán nuevas solicitudes de personas que esperan ser beneficiarios por el DACA, y  en el futuro, el programa terminaría para aquellos que ya reciben beneficios en el plazo indicado.

 

Sesiones indicó que la decisión llegó luego de que el Departamento de Justicia aconsejó al Presidente y al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que se «comiencen una reducción ordenada y legal, incluyendo la cancelación de este programa».

«Esto permitirá al DHS llevar a cabo un cambio ordenado y cumplir el deseo de esta administración de crear un período de tiempo para que el Congreso actúe, si así lo desea. Creemos firmemente que este es el camino responsable»,  aseguró el colaborador de Trump.

 

 

 

Con información de Medios / Foto: Twitter

¿Qué es, realmente, lo que hace un país grande?

 

Seguramente no el tamaño. Rusia tiene 56 veces el territorio y más del doble de la población de Italia. Sin embargo, la economía de Italia, en la actualidad, es 44 por ciento más grande que la de Rusia.

 

Tampoco es pura escala. El PIB de China puede eventualmente superar el de Estados Unidos. Pero el PIB per cápita de China es menor que el de México, lo que lo convierte en un país rico de gente relativamente pobre.

 

¿Fuerza militar? Vladimir Putin controla lo que es probablemente el arsenal nuclear más grande del mundo, capaz de explotar el mundo muchas veces. Pero la marina rusa apenas puede operar un portaaviones desde su costa.

 

Una mejor medida de la grandeza nacional es la capacidad de las naciones para cultivar, atraer y retener el capital humano. La gente tiende a votar con los pies. Rastrear el ascenso o el declive de las naciones es observar donde están esos pies y a dónde se van.

 

Veamos Hungría. Desde 1960, siete húngaros han ganado el Premio Nobel. No está mal para un país pequeño, excepto que todos ellos salieron de Hungría para hacer sus vidas y carreras en otros lugares.

 

O veamos Portugal, una vez un gran país. Hoy en día, uno de cada cinco ciudadanos portugueses (dos millones en total) vive en el extranjero. Más portugueses viven en Francia que en Lisboa. No debe sorprender: desde 2008, la economía portuguesa se ha desplomado un 4 por ciento.

 

Los Estados Unidos dan el ejemplo opuesto. La economía estadounidense es 12 por ciento más grande que en el momento de la crisis financiera. También llevamos aproximadamente un medio millón de nuevas llegadas legales al año. La votación continúa y todavía estamos en la cima.

 

En cuanto a los Nobelistas, un informe del Instituto George Mason para la Investigación de Inmigración encontró que los estadounidenses han ganado el 40 por ciento de todos los premios Nobel jamás otorgados, y los inmigrantes representaron el 35 por ciento de los ganadores. El año pasado, el único americano nativo que ganó el premio fue Bob Dylan, por literatura. El resto de los ganadores estadounidenses, el economista Oliver Hart, el físico J. Michael Kosterlitz, el químico Fraser Stoddart, son inmigrantes.

 

Un concepto americano común es que atraemos a extranjeros brillantes porque tenemos cosas brillantes: grandes universidades, vastos recursos financieros, una economía dinámica, alta tecnología. Eso hace que no vuelvan a sus países. Es porque tenemos extranjeros brillantes, que tenemos esas cosas en el primer lugar. Google. Comcast. eBay. Kraft. Pfizer. AT & T. Todos tienen inmigrantes como fundadores.

 

En general, un estudio realizado en 2016 por la Asociación para la Nueva Economía Americana encontró que en el 40 por ciento de todas las compañías de la lista Fortune 500 se encontraron inmigrantes o niños inmigrantes. En conjunto, emplearon a 19 millones de personas y tuvieron ingresos de 4.8 billones de dólares.

 

Los opositores a una política liberal de inmigración a menudo insisten en que se reciben a los inmigrantes legales y sólo se oponen a los ilegales. Mentira. El proyecto de reforma de inmigración presentado en el Congreso este año por los republicanos Tom Cotton y David Perdue y respaldado por Donald Trump pretende reducir la inmigración legal a la mitad.

 

Los opositores también argumentan que tenemos que favorecer a los recién llegados con «habilidades» y competencias educativas. Más mentiras. Jan Koum llegó a los Estados Unidos de Ucrania en 1992 cuando era un niño de 16 años con su madre, vivían de cupones de alimentos. Trabajaba cuidando ni;os. Más tarde abandonó la universidad. En 2009 se le ocurrió una idea de una aplicación de mensajería móvil. Cinco años después, Facebook compró WhatsApp por 22.000 millones de dólares.

 

¿Debería tener alguna diferencia para los miles de millones de usuarios de WhatsApp que Koum llegara legalmente a los Estados Unidos? Y si resultara que no lo había hecho, ¿se le exigiría que abandonara el país, presumiblemente para que pudiera pagar impuestos y crear empleos en su Ucrania natal?

 

Eso sería autodestructivo. Este es un trabajo muy bueno, pero no sé qué hacer con él. El Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), es un programa que les permite permanecer en la escuela o en sus trabajos.

 

El ala conservadora de la derecha cree que DACA es inconstitucional. Eso no está claro, aunque estaría en un terreno legal más firme si el Congreso convirtiera DACA en ley pasando a los Senadores Lindsey Graham y Dick Durbin el llamado Dream Act.

 

No es mentira decir que los inmigrantes llegan a nuestras costas a causa de nuestra riqueza. Pero también vienen con la esperanza de ser recibidos por un país cuya fe asombrosa es una fe que los incluye a ellos, por muy pobres, desaliñados , o incluso indocumentados, que a veces pueden ser.

 

Perder esa fe, es perder lo mejor de Estados Unidos también.

 

 

Texto publicado en The New York Times por Bret Stephens

Foto: NYT

Directores y CEOs de las principales compañías tecnológicas dirigieron esta semana una carta al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, para expresarle su deseo de que no ponga fin al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), programa que el ex presidente Barack Obama impulsó en apoyo a los llamados «dreamers».

 

 

La carta firmada, entre otros, por: Jeff Bezos (Amazon); Tim Cook (Apple); Mark Zuckerberg (Facebook); Sundar Pichai (Google); Meg Whitman (Hewlett Packard Enterprise); Satya Nadella (Microsoft), y Reed Hastings (Netflix),  incluye la firma de más de 300 empresarios.

 

«Como empresarios y líderes empresariales, estamos preocupados por los nuevos desarrollos en la política de inmigración que amenazan el futuro de los jóvenes inmigrantes indocumentados traídos a Estados Unidos como niños».

 

«El programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), que permite a casi 800.000 dreamers la oportunidad básica de trabajar y estudiar sin la amenaza de deportación, está en peligro. Todos los beneficiarios de DACA crecieron en Estados Unidos, se registraron con nuestro gobierno, se sometieron a extensos chequeos de antecedentes, y están devolviendo mucho a nuestras comunidades y pagando impuestos. Más del 97% está en la escuela o en el trabajo, el 5% inició su propio negocio, el 65% ha comprado un vehículo y el 16% ha comprado su primera casa. Al menos el 72% de las 25 mejores empresas de Fortune 500 cuentan con receptores de DACA entre sus empleados», se lee en la carta.

 

Los directivos argumentaron que «nuestra economía perdería $460.3 mil millones del PIB nacional y $ 24.6 mil millones en contribuciones del Seguro Social y contribuciones al Medicare», como uno de las repercusiones directas a la economía del país.

 

«Los dreamers son vitales para el futuro de nuestras empresas y nuestra economía. Con ellos, crecemos y creamos empleos. Son parte de por qué seguiremos teniendo una ventaja competitiva global», enfatizaron.

 

Pidieron al Presidente Trump que preserve el programa DACA e hicieron un llamado al Congreso para que apruebe la ley bipartidista DREAM o la legislación que provee que estos jóvenes educados en nuestro país la solución permanente que merecen.

 

 

Con información de FWD.us / Foto: Archivo APO

El presidente Donald Trump anunciaría el viernes una decisión que pone fin «tal como existe hoy» a un programa que protege a casi 600 mil inmigrantes que entraron ilegalmente en Estados Unidos como niños, informó Fox News citando a alto funcionario de la Casa Blanca.

 

El programa sería el de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el cual durante su campaña presidencial, Trump había prometido echar abajo la iniciativa de su antecesor, Barack Obama.

 

«La evidencia disponible no puede ser más clara: DACA es un impacto positivo en la vida de los beneficiarios, sus familias y la economía estadounidense en términos más generales,» dijo Tom K. Wong, profesor de la Universidad de California, quien presentó la encuesta «The national survey» . «Como muestran los datos, el 97% de los beneficiarios de DACA están actualmente en la escuela o están trabajando. Los beneficiarios de DACA han podido perseguir oportunidades educativas y de capacitación. Como resultado, la economía estadounidense tiene una fuerza laboral más avanzada y competitiva. Algunos están utilizando sus talentos empresariales para iniciar sus propios negocios y crear puestos de trabajo. Otros ahora están trabajando para algunas de las compañías más grandes del mundo. DACA ha dado una idea del potencial de estos jóvenes, y sus contribuciones siguen creciendo. La decisión de terminar con DACA ahora sería un error «.

 

 

Foto: Archivo APO

Luego de que se anunciada la nueva iniciativa del gobierno estadounidense, en la que se indica que autoriza al ICE a detener a los «patrocinadores» (padres) del traslado de niños  a Estados Unidos, organizaciones civiles defensoras de refugiados y migrantes condenaron la medida, e indicaron que el presidente Trump usa a los niños indocumentados como “carnada para atrapar a sus padres y familiares».

 

Los grupos activistas solicitaron al Secretario de Seguridad Interna, John Kelly, poner fin a los arrestos de los padres indocumentados por considerar que están causando un “desastre en las comunidades de inmigrantes.

 

 

“Que nadie se haga tonto de que este es un esfuerzo del gobierno para proteger a los niños de los contrabandistas, lo que estamos viendo es al gobierno de Estados Unidos usando a niños como ‘carnada’, dijo Michelle Brané, de la Comisión de Mujeres Refugiadas (WRC).

 

 

Por su parte la directora ejecutiva del Centro para Inmigrantes Juveniles (YCI), María Woltjen, consideró que la política tiene el potencial de ser “devastadora» para los niños indocumentados. “Esto puede resultar en una separación permanente para estos niños, si como se amenaza, los padres son acusados de trata de personas, en este caso, de sus propios hijos».

 

Philip E. Wolgin, director de Inmigración en el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP), señaló que las redadas a padres de niños indocumentados son contraproducentes y costosas para el gobierno federal y los estados. “Queremos pedirle al secretario Kelly que suspenda estas redadas, que deje de separar a estos niños y que se asegure que la política de inmigración y refugiados ponga primero los intereses de los niños, dijo Wolgin.

 

Con información de Notiemex / Foto: Twitter

 

La tarde de este miércoles, algunos senadores del congreso de Estados Unidos, recriminaron al Secretario de Seguridad Nacional que el Departamento a su cargo está arrestado y deteniendo a “dreamers” y separando familias.

 

El líder de los demócratas Charles Schumer afirmó que «le dije (a Kelly) que no deben separar familias, especialmente familias que no han hecho nada. Le di tres casos en que padres fueron separados y deportados, para saber si hubo circunstancias extraordinarias».

 

 

Por su parte, Kelly afirmó que su dependencia no está deteniendo “dreamers”, porque por definición si cometen una violación de la ley dejaron de serlo. «El status de DACA es un compromiso no solo del gobierno hacia la personas o dreamers sino de esa persona de obedecer la ley”, explicó.

 

 

 

Indicó que «puede que no los guste lo que tenemos que decir sobre cómo llevamos a cabo nuestras acciones, yo tengo que hacer cumplir las leyes. Se sienten tan frustrados de las leyes como yo, pero no puedo cambiar las leyes, esta institución sí puede».

 

 

 

 

Con información de 24 Horas / Foto: Archivo APO