Tag

INPC

Browsing

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) subió 0.38% en diciembre, frente al mes previo y con ello la inflación anual se ubicó en 3.15%, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La inflación de 2020 es mayor a la registrada en 2019 que fue de 2.83%, y menor a la de 4.83% de 2018, indicó el Instituto.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general debido a que elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, como los agropecuarios, energéticos y tarifas del gobierno, avanzó 0.55% mensual y dejó la tasa anual en 3.80%.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías tuvieron un aumento mensual en diciembre de 0.77% y los servicios 0.30%, mes contra mes. En términos anuales, las mercancías subieron 5.52% y los servicios 1.95%.

«Apoyado en caídas de los precios de frutas y verduras, en diciembre 2020 el Índice Nacional de Precios al Consumidor registró un alza de 0,38 % mes contra mes, la menor para dicho mes en 8 años», apuntó Julio Santaella, presidente del Inegi. Precisó que la inflación anual alcanzó la menor tasa desde mayo 2020.

La tasa de los no subyacentes bajó 0.13% mensual en diciembre y alcanzó un incremento anual de 1.18%. Al interior del índice no subyacente, los precios de los productos agropecuarios crecieron un 3.96% en 2020, mientras que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno bajaron 0.81%.

Los datos presentados son cercanos a la meta del Banco de México (Banxico) de una inflación anual de 3% con un rango de más/menos un punto porcentual.

Por otro lado, el Inegi informó que durante diciembre de 2020, el Índice Nacional de Precios Productor (INPP) presentó un incremento de 0.27% mensual, con una tasa anual de 3.71%. Esto fue «impulsado principalmente por los precios de bienes y servicios de uso intermedio», indicó Santaella.

En el mismo mes de 2019 incrementó 0.45% mensual, mientras que aumentó 1% anual.

Por grupos de actividades económicas, los precios de las actividades primarias en 2020 aumentaron 7.44%, mientras que los de las secundarias crecieron 4.60% y los de las actividades terciarias 1.55% a tasa mensual.

La inflación interanual se desaceleró en la primera quincena de noviembre más de lo que esperaba el mercado, para ubicarse en su nivel más bajo en cinco meses y adentrarse nuevamente en el rango de la meta del Banco de México (Banxico), reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El Índice Nacional  de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de un 3.43%, por debajo del 4.09% de la segunda quincena de octubre.

Al interior del índice de precios subyacente, los precios de las mercancías bajaron 0.30%, mientras que los precios de los servicios aumentaron 0.10% quincenal.

La desaceleración de la variable en su medición interanual estuvo ligada sobre todo a una disminución de precios en prendas de vestir y calzado, así como en los rubros de transporte y comunicaciones, según lo publicado por el INEGI.

El Banco de México, que tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual, hizo una pausa en su ciclo de política monetaria a inicios de noviembre y mantuvo su tasa en un 4.25%, argumentando que la inflación mantiene una trayectoria convergente hacia su meta.

En tanto, la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación interanual del 3.68%, por debajo del 3.89% esperado por analistas.

En los primeros 15 días de noviembre, los precios al consumidor aumentaron apenas un 0.04%, mientras que el índice subyacente retrocedió un 0.11%.

La inflación se mantuvo en la primera quincena de septiembre por encima de la meta oficial del Banco de México (Banxico), lo que podría obligar a la entidad monetaria a desacelerar el ritmo de recortes a la tasa clave de interés.

El índice de precios al consumidor registró un alza de un 4.10%, comparado con el 4.11% de la segunda quincena de agosto, de acuerdo con cifras divulgadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Analistas anticipaban una inflación del 4.05%, según un sondeo de la agencia Reuters.

Banxico, que ha recortado la tasa clave en 375 puntos base desde agosto del año pasado hasta su nivel actual de un 4.5%, tiene un objetivo permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual.

Banxico recortaría nuevamente la tasa de interés de referencia en su anuncio de política monetaria este mismo jueves.

Tras cinco bajas seguidas de 50 puntos base (pb), en esta ocasión se prevé que la disminución sea de 25 pb ante el repunte de la inflación local.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación en su medición anual del 3.99%.

En los primeros 15 días de septiembre, los precios al consumidor aumentaron un 0.16%, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.17%.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó este viernes que durante julio el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un alza de 0.66% respecto al mes inmediato anterior, por lo que la tasa de inflación interanual se ubicó en 3.62%.

En el mismo mes de 2019 las variaciones fueron de 0.38% mensual y de 3.78% anual.

Así, el INPC se volvió a ubicar un mes más dentro del objetivo inflacionario establecido por el Banco de México (Banxico) que fue del 3% +/- un punto porcentual. Además, dicha cifra representa el nivel más alto del indicador desde febrero pasado, cuando se ubicó en 3.7%.

El índice de precios subyacente aumentó 0.40% mensual y 3.85% anual; por su parte, el índice de precios no subyacente se acrecentó 1.48% mensual y 2.92% anual.

Dentro del índice de precios subyacente, se tuvo un incremento a tasa mensual en los precios de las mercancías de 0.64% y en los servicios de 0.13%

Al interior del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios descendieron (-)0.03 por ciento mensual, en tanto que los precios de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 2.70 por ciento.

El índice de precios de la canasta básica registró una variación mensual de 1.29% y anual de 4.42%. En el mismo mes de 2019 las cifras correspondientes fueron de 0.06% y de 2.93%, respectivamente.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) es un indicador económico que mide, a lo largo del tiempo, la variación promedio de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país.

Dichas variaciones de precios repercuten directamente en el poder adquisitivo y en el bienestar de los consumidores, razón por la cual el INPC es un indicador trascendente y de interés general para la sociedad en su conjunto.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una variación de 4.37 por ciento a tasa anual en enero, el nivel más bajo desde diciembre de 2016, cuando fue de 3.36 por ciento, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La cifra estuvo por debajo de lo esperado por el sondeo de analistas, que esperaban una variación de los precios de 4.47 por ciento. Además, fue menor al 4.83 por ciento registrado en diciembre.

Desde enero de 2017, la inflación ha rebasado el objetivo del Banco de México, que es de 3 por ciento +/- 1 punto porcentual.

De manera desagregada, se pudo observar que el componente subyacente del índice, el cual contempla sólo el desempeño de los bienes y servicios de consumo, eliminando la volatilidad de los precios de agropecuarios y las tarifas predeterminadas como las de energéticos y transporte, registró un aumento de 3.6 por ciento a tasa anual.

Por otra parte, el componente no subyacente, que es aquel que comprende los precios de bienes y servicios que son influenciados por factores externos como el clima o los mercados internacionales, registró un repunte de 6.81 por ciento anual.

Los hogares mexicanos pierden  en promedio, 16 de cada 100 pesos de su ingreso como consecuencia de los sobreprecios que genera el poder de mercado sobre 12 bienes y servicios de consumo generalizado y de alta demanda.  Este daño al poder adquisitivo afecta en mayor medida a las familias más pobres, pues la pérdida en su ingreso es de 31 por cada 100 pesos, cifra que es 4.4 veces mayor respecto a lo que pierden las familias con más recursos, revela un estudio publicado por la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).

Asimismo, al comparar la pérdida relativa del bienestar por regiones del país, es clara la brecha entre el norte con respecto al sur. Así, el suroeste (Chiapas, Guerrero y Oaxaca) ve reducido su bienestar 47% más que el noroeste (Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Durango, Sinaloa y Sonora).

El estudio analizó el gasto en tortilla de maíz, pan, pollo y huevo, carne de res, carnes procesadas, lácteos, frutas, verduras, bebidas no alcohólicas, medicamentos, transporte foráneo de pasajeros y materiales de construcción, en los que encontró que existe un sobreprecio promedio de 98%, resultado del poder de mercado que prevalece en estos productos.

En estas categorías de gasto analizadas, las frutas son los productos con mayor sobreprecio, de 238%; el pan, 200%; los materiales de construcción, 113%, y los lácteos, 95%. Los de menor son bebidas no alcohólicas con 5%; medicamentos, 4% y carnes procesadas, 2%.

Para estimar el impacto del poder de mercado en el bienestar se utilizaron series del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH 2014) y de los Censos Económicos del INEGI.

 

Foto: Especial

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía informó este jueves que la inflación tuvo un incremento de 0.34% en la primera quincena de agosto, para llegar a una tasa anualizada de 4.81%.

En un comunicado, el organismo detalló que en el mismo periodo del año pasado, el índice Nacional de Precios al Consumidor tuvo una variación de 0.31% quincenal y de 6.59% a tasa anual.

Los productos que más afectaron la inflación en el periodo citado fueron la cebolla, limón, jitomate, colegiaturas de universidades, y gasolina de bajo octanaje.

Por el contrario, los precios del tomate verde, transporte aéreo, servicios turísticos en paquete, pollo y huevo sufrieron una disminución.

 

En febrero de 20147, el índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró un crecimiento de 0.58 por ciento, mientras que la tasa de inflación anual alcanzo el 4.86 por ciento, lo cual representa un incremento de 0.44 por ciento, mensual y de 2.87 por ciento anual, indicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

 

La inflación interanual de México se aceleró en febrero a su mayor nivel desde marzo de 2010, después de que el Gobierno subió a principios de año los precios de las gasolinas, fortaleciendo las apuestas de que el banco central podría elevar nuevamente los tipos de interés.

 

La inflación de México rebasó desde enero la cota alta del objetivo del banco central, que elevó la tasa de referencia a su mayor nivel en ocho años para combatir presiones derivadas del incremento a los precios de las gasolinas y luego de una abrupta caída de la moneda tras la victoria electoral de Donald Trump..

 

El INEGI reportó que los productos con precios al alza en la segunda mitad de febrero fueron los automóviles, gas doméstico LP, restaurantes y similares, vivienda propia, limón, loncherías, fondas, torterías y taquerías, carne de res, tortilla de maíz, colectivo y tomate verde.

 

Mientras, los productos con precios a la baja fueron jitomate, cebolla, gasolina de bajo octanaje, pollo, carde de cerdo, crema para la piel, melón, chile poblano y detergentes, refirió el INEGI.

 

El índice de precios subyacente presentó un aumento mensual de 0.76% y una tasa anual de 4.26%; por su parte, el índice de precios no subyacente mostró un alza mensual de 0.03% y anual de 6.71%, en el mismo periodo de 2016 las cifras correspondientes fueron de 2.66 y 3.49%, precisó el organismo estadístico mexicano en un comunicado.

 

 

Con información de El Economista