Tag

Insabi

Browsing

El Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados informó que presentó una denuncia en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) por el retraso en la publicación de la reglas de operación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

El diputado Éctor Jaime Ramírez Barba indicó que la denuncia se presentó en contra de AMLO, del secretario de Salud y del titular del Insabi, y exigieron a la Secretaría de la Función Pública a investigar a los funcionarios por dichas fallas.

“Exigimos a la doctora Irma Eréndira Sandoval su urgente intervención para que se aplique la ley”, señaló la bancada panista.

Explicó que la denuncia se sustenta en que dichas omisiones vulneran los derechos de 60 millones de mexicanos que no cuentan con seguridad social y que están en serio riesgo frente a la pandemia de coronavirus.

“Debe obligárseles a trabajar en atender las necesidades del sistema de salud que hoy están en incertidumbre, expedirse los reglamentos, reglas claras para el uso de los fondos, clarificar los procedimientos para la entrega de recursos a las entidades federativas y ampliar la cobertura de enfermedades que provocan gastos catastróficos, de lo contrario habrá más sufrimiento y muertes”, dijo Ramírez Barba.

El diputado dijo que el Gobierno Federal actuó sin una planeación adecuada y hoy está rebasado, además de que lamentó que haya un desprecio hacia la población que se atendía en el Seguro Popular, “nula voluntad» de coordinación con los estados y una «franca ignorancia e incompetencia» en Juan Ferrer Aguilar, titular del Insabi.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, informó esta mañana que en los próximos días se destinarán 25 mil millones de pesos a los estados para atender la pandemia del Covid-19, que hasta ahora ha dejado cuatro muertos en el país y 367 casos confirmados.

Al participar en la conferencia de prensa matutina del presidente Lóepz Obrador, el funcionario añadió que se han transferido 15 mil 300 mdp a los sistemas de salud estatales para hacer frente a la emergencia sanitaria.

«En los próximos días haremos una transferencia de 10 mil millones. Sería un total de 25 mil mdp, sin contar alrededor de cuatro mil 500 millones que el INSABI puso para compra de medicamentos», agregó Herrera.

También indicó, que se otorgarán 4 mil 500 mdp adicionales para el Ejército y para Marina, para el Plan DN-III y el Plan Marina, que se anunció esta mañana quedaron activados ante la pandemia.

Como parte del Plan DN-III, se informó que el gobierno federal cuenta con 69 mil 733 elementos de infraestructura hospitalaria para enfrentar la pandemia, ahora que se entró oficialmente en la Fase 2, es de decir, la etapa de contagio local.

El subsecretario Hugo López-Gatell declaró en conferencia de prensa: “tenemos infraestructura dedicada solo para el coronavirus, todo el equipamiento fue seleccionado para enfrentar la pandemia”.

De acuerdo con el funcionario, los poco más de 69 mil elementos de infraestructura médica incluyen unidades de terapia intensiva, camas hospitalarias y de urgencias, ventiladores mecánicos, monitores, rayos X portátiles, pulsoximetros, carros rojos, ultrasonidos móviles y ambulancias.

López-Gatell reconoció que inevitablemente, la Fase 3 se registrará en México por lo cual es indispensable seguir las medidas preventivas para lograr contener los contagios; sin embargo dijo que las autoridades sanitarias están listas para enfrentar la emergencia sanitaria.

Una vez que se llegó al acuerdo de adhesión con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), los estados firmarán un convenio para traspasar a éste sus bienes médicos, informó esta mañana el subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud, Hugo López-Gatell.

“Se han adherido ya los estados al Insabi y ahora se procederá a la firma de convenios específicos con cada uno de los estados para que se transfiera la infraestructura de salud en la nómina, el equipamiento», comentó.

Durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el subsecretario señaló que lo anterior permitirá la construcción de un modelo único de salud y una mejor coordinación de los servicios médicos.

“Esto nos va a permitir tener un modelo único de accionar de salud para el bienestar, (…) y que tengamos coordinación entre las distintas instituciones para atender a la población no asegurada», destacó.

Ante las críticas al Instituto de Salud para el Bienestar, López-Gatell explicó que si bien actualmente no cuenta con una infraestructura física, fue un cambio de ley que permitirá la unificación del sistema y la prestación gratuita de los servicios.

El subsecretario de la Secretaría de Salud señaló que antes se tenía “un modelo precio, el del Seguro Popular, que duró 15 años, y era tan sólo un mecanismo de pagar».

Durante ese tiempo, refirió, el sector público de salud rentaba servicios integrales mediante intermediarios que muchas veces no eran necesarios y no resolvían los problemas en el sector, por ejemplo, máquinas de hemodiálisis que se ponían al servicio a un sobreprecio y el sistema lo que hacía era pagar.

“Las motivaciones estaban orientadas hacia el dinero, hacia la rentabilidad, la ganancia, no hacia proteger la salud de las personas y mucho menos en las poblaciones más desfavorecidas social y económicamente», sostuvo.

Con el fin de corregir estas prácticas, así como de asegurar el abastecimiento de medicamentos, recordó que actualmente, en coordinación con la Secretaría de la Función Pública, se realizan auditorías a todos los hospitales e institutos de salud.

Nuevo estados son los que no se adhirieron al nuevo sistema de salud federal mediante el Instituto de la Salud para el Bienestar (INSABI), informó esta mañana el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

De las nueve entidades, Aguascalientes, Baja California Sur, Guanajuato, Jalisco y Nuevo León no cuentan con el servicio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS-Bienestar); mientras que otras cuatro entidades, Chihuahua, Coahuila, Michoacán y Tamaulipas, sí cuentan con el servicio de IMSS-Bienestar.

Durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario de la Secretaría de Salud explicó que la adhesión consiste en el compromiso de trabajar juntos en un mismo sistema que se comprometa con la gratuidad para personas no aseguradas.

“El resultado que tenemos ahorita, posiblemente sea el final, es que 23 estados, 23 gobiernos estatales se comprometieron con este nuevo esquema y se adhirieron al Instituto de la Salud para el Bienestar y otros nueve estados no lo hicieron, decidieron no unirse a este nuevo esquema que busca la gratuidad en los servicios de salud», enfatizó López-Gatell.

Por lo tanto, los 23 estados que si se unieron a la nueva política de salud propuesta por el gobierno de López Obrador son: Baja California, Campeche, Ciudad de México, Chiapas, Colima, Durango, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, tabasco, Tlaxcala, Veracruz, Yucatán y Zacatecas.

El subsecretario de Salud proyectó que los cinco estados que no se unieron al INSABI y tampoco cuentan con el IMSS-Bienestar no podrían garantizar la atención médica y los medicamentos gratuitos a su población.

Sobre la no adhesión de los estados al INSABI, el presidente López Obrador indicó que seguirán recibiendo los recursos y serán las propias autoridades estatales las responsables de la atención médica y medicamentos para la población.

“Van a recibir lo que por ley les corresponde, no se les va a quitar presupuesto, se les van a entregar sus recursos (…) el compromiso del gobierno federal es que no falte presupuesto. Nunca va a faltar dinero», indicó el mandatario federal.

La Secretaría de Salud rehabilitó 80 hospitales y 70 unidades de salud en el país que requerían mejoras en sus instalaciones, además de que con la llegada del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) se garantizará que cuenten con los equipos de salud.

Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, informó que llevan 18 hospitales rehabilitados y falta 70 por hacer mejoras, y en el caso de los centros de salud ya fueron atendidos 70 y faltan 50.

Durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el subsecretario explicó que las instalaciones concluidas o rehabilitadas permite no desperdiciar el dinero que se había empleado para construirlas.

Añadió que todos los establecimientos de salud contarán con los equipos necesarios para su funcionamiento tanto en personal como de tecnología requerida para dar atención a la población que serán adquiridos a través del Insabi.

En ese sentido, se informó que se basificará por etapas a 87 mil trabajadores en lo que resta de la presente administración, tomando en cuenta la antigüedad del personal.

“Se inició el proceso de basificación por etapas de 87 mil trabajadores, son etapas delineadas donde se toma en cuenta principalmente el criterio de antigüedad, se atenderá primero a quienes llevan más años laborando en esas condiciones adversas», explicó el subsecretario.

López-Gatell añadió que en 2020 se dará seguridad laboral a 17 mil 274 trabajadores, cinco mil 227 que tengan más ocho o más años de antigüedad, seis mil 037 con nueve o más años, y seis mil 10, con 10 o más años al servicio de la Secretaría de Salud.

De ellos hay dos mil 539 médicos, mil 365 enfermeras, 841 paramédicos, 107 de personal de confianza, 359 afines y 799 administrativos.

El coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, señaló que ningún estado gobernado por su partido firmará adhesión alguna al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), sino que concretarán un acuerdo de coordinación.

“Lo que se formalizará (mañana) en Palacio Nacional, será un acuerdo de coordinación que equivale a un traje a la medida para garantizar a la población el sistema de salud que merece y a la que está acostumbrada con los gobiernos panistas”, dijo el diputado en un comunicado..

Apuntó que en esta negociación entre la Federación y los miembros de la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional no se centralizarán los servicios de salud, pues se mantiene la prestación bajo la gestión estatal, como un derecho indeclinable e irrenunciable de los ciudadanos.

Consideró que mientras la actuación de los gobernadores panistas protege el Federalismo, el Gobierno Federal carece de ese espíritu y actúa como República central, “es intolerante a la crítica informada, constructiva y propositiva, por lo que le urge ejercer la autocrítica y la humildad para reconocer sus errores y omisiones”.

Destacó que en las negociaciones con las autoridades federales se logró que se siga ofreciendo la cobertura médica gratuita, oportuna y de calidad bajo las siguientes condiciones.

1) Atención médica gratuita y progresiva; 2) conservar la infraestructura y operación del sistema de salud en nuestros estados; 3) certeza presupuestal y financiera; 4) modelo único de salud nacional; 5) aplicación de 40 mil millones de pesos para el sector salud de los estados, y 6) libertad para la compra consolidada de medicamentos bajo precios estandarizados.

Enfatizó que  los servicios de salud prestados por los gobiernos panistas seguirán con el mismo nivel de calidad con lo que lo hacen actualmente.

Indicó que lo que hagan otros gobiernos estatales, incluyendo el Gobierno Federal, entrará a una dinámica de cambio dispuesto por la actual administración y será la población la que tenga la última palabra para su aprobación.

Señaló que la formalización del acuerdo con el Gobierno Federal debería contener lo siguiente:

1.-Definición de un periodo de transición en donde se establezcan con calidad los derechos y obligaciones para las partes.

2.- Que continúe la aportación federal (Ramo 12 antes Seguro Popular) en la misma proporción (Federación 85% y entidades 15%).

3.- Que sean entregados de forma inmediata los recursos del Ramo 12 a las entidades federativas.

4.- Que los ciudadanos sin seguridad social tengan la certeza que serán atendidos en las unidades médicas de los gobiernos estatales.

5.- Que en los padecimientos como cánceres de niños, niñas y adolescentes; infartos al corazón; en las mujeres con embarazos complicados; e infantes con necesidades de cuidados intensivos, entre otros, se seguirán atendiendo en tanto se publican las reglas de operación del llamado Fondo de Salud para el Bienestar.

6.- Coincidimos en implementar la atención primaria a la salud como estrategia central, para ello se deben establecer indicadores específicos como los recursos para lograrlos, así como su correspondiente fuente de financiamiento.

7.- Establecer un programa de financiamiento y un plan de mejora continua para otorgar los servicios gratuitos, progresivos, de calidad y oportunos que incluyen la acreditación de calidad de todas las unidades médicas.

8.- Atención a todos los derechohabientes del IMSS, ISSSTE y de otras instituciones que así lo requieran mediante convenios de colaboración e intercambio de servicios.

9.- Que la población sin seguridad social sea determinada con el instrumento necesario para tener el techo presupuestal que permita a los gobiernos estatales panistas que nadie se quedará sin la atención gratuita y de calidad que se requiere.

10.- Que los 40 mil millones de pesos de fondos federales dispuestos en el Insabi se distribuyan de manera equitativa entre las 32 entidades federativas de manera transparente.

11.- Que el Plan Nacional de Infraestructura federal en salud sean consideradas todas las entidades federativas.

12.- Que las unidades de salud construidas con recursos estatales para mejorar los servicios sean consideradas como parte de las aportaciones solidaria estatal en especie.

13.- Con el propósito de dar certeza laboral a todos los trabajadores de la salud, será necesario llevar a cabo un plan de basificación que considere a todas las entidades federativas de manera equitativa y proporcional.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseveró que en el sistema de Salud, tanto en médicos generales como en especialistas hay una gran desigualdad geográfica y citó como ejemplo el caso de los odontólogos o los psicólogos.

Afirmó que una de las áreas más desprotegidas en el sector es la de odontología, pues entre otras cosas, no hay personal suficiente, se tiene un odontólogo por cada 10 mil habitantes, algo similar en el caso de los psicólogos.

“México tiene una enorme limitación en personal de salud, hay mucha desigualdad. Se requiere un cuerpo profesionalizado de trabajadores y trabajadoras por eso existe el proyecto de crear el Servicio Nacional de Salud Pública», expuso.

El funcionario de la Secretaría de Salud dijo que en concordancia con lo que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), deberían ser 44 elementos de personal de salud por cada 10 mil habitantes y México sólo se cuenta con 27 por cada 10 mil.

En ese sentido, anunció que seis mil trabajadores del Seguro Popular que cumplían funciones administrativas y de afiliadores no serán excluidos del nuevo modelo, sino que serán incorporados al Insabi como gestores de participación social en salud.

Adicional, se dio a conocer que con el objetivo de garantizar la atención médica en todos los horarios y unidades médicas del país, la Coordinación Nacional Médica del Instituto de Salud para el Bienestar busca contratar un total de 70 mil médicos, enfermeros y promotores de la salud; en promedio serán 14 mil por año.

Como parte de los avances hacia la gratuidad de los servicios de salud es la aprobación de la propuesta en el tercer nivel de atención con directores de los institutos nacionales de salud y hospitales federales. Y se indicó que hasta el día de hoy, todos los institutos, excepto el Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN), se han adherido al INSABI.

Un total de 21 estados se han adherido al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que sustituyó al desparecido Seguro Popular, que daba atención a personas que no contaban con ningún tipo de seguridad social, informó esta mañana Hugo López-Gatell, Subsecretario de Salud.

Durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), donde se presentó el informe “El Pulso de la Salud” referente al estado del sistema de salud en el país, el funcionario federal indicó que se continúa con el diálogo con los 11 estados restantes.

En tanto, López Obrador afirmó que los gobernadores están apoyando en su mayoría para la implementación del nuevo sistema y detalló que para la nueva política de salud se ampliará el presupuesto, además de que seguirá el combate a la corrupción que existía en este sector, como era la subrogación de servicios.

“Estamos comenzando con este plan y cómo ustedes saben, y es de dominio público, ha habido resistencias por la manera en que se manejaban los servicios de salud en los anteriores gobiernos, pero estamos convencidos de que tiene que mejorar el sistema de salud y que todos los mexicanos tengan la posibilidad de curarse sin que importe la situación económica”, sostuvo el mandatario.

Informó que se contempla contratar un total de 70 mil médicos y promotores de la salud en lo que resta de la administración; se calcula que sean 14 mil por año.

A la par, Hugo López-Gatell expuso que los seis estados del país que aún no se adhieren a las compras consolidadas de medicamentos, tendrán que hacerse cargo por sí mismos del abasto para su población.

Y es que se dio a conocer que los estados de Aguascalientes, Guanajuato, Morelos, Nuevo León, Tamaulipas y Jalisco no se adhirieron al esquema de compras consolidadas para el sector salud.

“Estamos conversando con los estados para la compra de medicamentos, es extremadamente importante porque permite proteger el interés público. Se trata de comprar los mejores medicamentos, los más capaces, los más seguros y más modernos, y conseguirlos a costos razonables”, expresó.

De los seis estados que no se han sumando al prorgama, tres están manejados por el PAN (Aguascalientes, Guanajuato y Tamaulipas), uno por un independiente (Nuevo León) y otro pertenece a Movimiento Ciudadano (Jalisco), mientras que uno es dirigido por la alianza Morena, PT y Encuentro Social (Morelos).

El resto de los 26 estados ya están dentro del esquema marcado por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), que concentra las compras de medicamentos a través de esta institución manejada por el gobierno federal.

De esta forma se da el cambio marcado por el Insabi, en un esquema que antes se conocía como Seguro Popular que incluía la dotación de medicamentos.

Pese a defender el discurso de austeridad que el gobierno federal impulsa, y cómo los funcionarios de la 4T deben de dar el ejemplo, el coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados, Mario Delgado, prefirió pagar 16 mil pesos por un chequeo médico a visitar algún hospital público.

El morenista confirmó que la mañana de ayer asistió al Hospital ABC, el cual es privado y uno de los más caros de la Ciudad de México, a realizarse un chequeo médico que le costó 16 mil pesos, ya que dijo «desconocer» que en el ISSSTE se brinda dicho servicio.

«Fui el lunes, cada año me hago un check up, estuve ahí toda la mañana en el ABC de Santa Fe, tiene un costo de 16 mil pesos», declaró a los medios luego de que comenzara a circular una foto en redes sociales que lo mostraba haciendo uso del servicio médico privado y que rápidamente se viralizó.

Sin embargo, se le cuestionó la razón de no usar los servicios a los que tiene derecho en el ISSSTE, o incluso los que se brindan a través del INSABI, Instituto que entró en vigor a inicios de año por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y el cual ha estado defendiendo en las últimas semanas.

¿Usted no va al Insabi? (…) a su clínica del ISSSTE? ¿Por qué no va a hospitales públicos?», le preguntaron los representantes de los medios de comunicación.

«No fui a atenderme algo en particular… ¿en el ISSSTE hacen check up?», reaccionó el legislador, y al responderle que sí, afirmó que no lo sabía.

Tal como lo adelantaron la semana pasada, la Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) presentó este lunes una propuesta alterna al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), debido a que decidieron no respaldar la actual propuesta del gobierno federal.

«Los Gobernadores decimos sí a la gratuidad en el Sistema de Salud. La salud de las y los mexicanos es una prioridad, en donde el centro del sistema son los pacientes y sus familias. En consecuencia, es imprescindible construir en conjunto un sistema de salud no sólo gratuito, sino de gran calidad. La gente lo necesita y solicita», indicó la GOAN en un comunicado.

Para los Gobernadores de Acción Nacional “centrar los esfuerzos en el pago de servicios es necesario, pero no es suficiente”.

Indicaron que un sistema gratuito de calidad implica: contar con recursos humanos suficientes, profesionales y empáticos; tener todas las medicinas todo el tiempo; asegurar la infraestructura y equipamiento necesarios; y garantizar los recursos necesarios para la atención a las futuras generaciones.

En lo que consideraron, complementaría adecuadamente la visión del Gobierno Federal, se enlistan seis acciones:

  1. Firmar un convenio de colaboración con la autoridad federal, que supla a los de adhesión y coordinación que se nos han puesto a consideración.
  2. Establecer de inmediato una mesa técnica, con representantes de las entidades y de la federación, para garantizarle a la gente servicios gratuitos con calidad, doctores, medicinas y equipos suficientes.
  3. Acordar los mecanismos de financiamiento que permitan asegurar un servicio de excelencia a las personas para las futuras décadas.
  4. Concluir los proyectos de infraestructura en marcha en toda la República.
  5. Continuar atendiendo en nuestros estados a todos los pacientes como se ha venido haciendo, de manera gratuita, eficiente y atenta, en el primer y segundo nivel.
  6. Transparentar y definir el destino de los 40 mil millones de pesos que pertenecían al Seguro Popular, que cuentan con recursos estatales.

Los integrantes de la GOAN indicaron que harán llegar próximamente al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) el documento técnico detallado de su propuesta.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó que tiene muy buena relación con los gobernadores del país, pese a que algunos de ellos no están de acuerdo con el Instituto de la Salud para el Bienestar (Insabi).

“Llevamos muy buena relación, todos llegaron (a la reunión celebrada el martes pasado en Palacio Nacional), además es normal que nos quieran amarrar navajas, pero eso no, para qué nos vamos a estar peleando; ‘zafo’, como dicen los jóvenes», contestó el presidente al ser cuestionado.

Durante su conferencia de prensa, indicó que en el caso de los 40 mil millones de pesos adicionales que se destinarán para el rubro de salud, se revisará si habrá partidas para los estados y cómo se aplicarían.

AMLO dijo que los estados que decidan no adherirse al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) seguirán teniendo recursos para la atención del sector.

En compañía del titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, López Obrador señaló que los 19 estados que aún no se inscriben al programa tendrán hasta fin de mes para hacerlo.

«Es voluntario, es libre, tienen 15 días para que decidan si se adhieren o van o no a participar en el plan. No hay ningún problema, se les van a transferir sus fondos y ellos se hacen cargo de la atención médica y los servicios de salud si no se adhieren», explicó AMLO.

López Obrador reiteró que en los lugares donde el Insabi opere se tendrán garantizados los servicios de salud y medicamentos de manera gratuita. El Insabi, que ya opera en 13 estados, tiene como meta atender a 69 millones que no cuentan con seguridad social.

Se prevé que en una primera etapa de funcionamiento sean basíficados seis mil trabajadores y que a fin de sexenio sean 87 mil los empleados beneficiados.

Sobre el cobro en algunos institutos, AMLO dijo que mantienen pláticas, pues «hay resistencia». «Aprovecho para hacerlo del conocimiento de la gente y de los directivos para que nos pongamos de acuerdo porque va a ser gratuita la atención», señaló el mandatario.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reveló que 300 hospitales están abandonados en el país, ya sea porque no los concluyeron o porque no les dotaron del personal necesario para operarlos.

“Hay 300 hospitales abandonados, a veces se terminaban, pero no había presupuesto para equiparlos, ni para operarlos con médicos, con medicamentos. Y un hospital en términos generales significa que en la obra se requieren 500 millones, otros 500 para operar por año”, explicó.

Al realizar un recuento de las instituciones hospitalarias que no fueron puestas a funcionar en sexenios anteriores por falta de equipamiento, personal o terminación de obras, el mandatario acusó que esas irregularidades se deben a la corrupción en la asignación de contratos.

Al anunciar que cada martes se dará a conocer el Quién es quién en salud, el presidente López Obrador dijo que la salud para todos “es un compromiso que se tiene que cumplir”.

“Pueden decir algunos que no se va a lograr, que es la utopía, la utopía nos hace caminar hacia los ideales. Ya se inició este proceso”, aseguró esta mañana.

El mandatario federal apuntó que los 80 hospitales del sistema IMSS-Bienestar estarán bajo el escrutinio en su funcionamiento.

En ese sentido, AMLO confió en que a más tardar el 1 de diciembre de este año quedará consolidado el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).

López Obrador reiteró que este año se tienen presupuestados 40 mil millones de pesos para echar a andar el nuevo sistema de salud.

“Van a contar con atención médica y medicamentos gratuitos, se les va a garantizar ese derecho por eso se creó el Instituto Nacional para el Bienestar. Esperamos que se convierta en realidad a más tardar el 1 de diciembre de este año. Tenemos presupuesto”, dijo.

Acompañado por el secretario de Salud, Jorge Alcocer, el jefe del Ejecutivo federal expuso que la meta de los sistemas de salud es ofrecer atención gratuita en todos los niveles.

La Comisión Permanente Nacional del PAN, encabezada por su presidente nacional Marko Cortés, el Secretario General, Héctor Larios Córdova, y 8 de los 10 gobernadores de Acción Nacional, acordó cuidar la calidad de los servicios gratuitos de salud de los mexicanos más necesitados.

“Para Acción Nacional la prioridad es preservar la gratuidad, la calidad y la cobertura de los servicios de salud y trabajaremos para que esto sea una realidad”, expresó el dirigente nacional. Dicha resolución llega ante la negativa de aceptar la entrada en vigor del INSABI, proyecto del actual gobierno federal que sustituye al Seguro Popular.

Los mandatarios presentes en dicha sesión fueron: Diego Sinhue Rodríguez, de Guanajuato; Mauricio Vila Dosal, de Yucatán; Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Francisco Domínguez, de Querétaro; Carlos Joaquín González, de Quintana Roo; Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes; Carlos Mendoza Davis, de Baja California Sur; y Javier Corral, de Chihuahua.

Cortés Mendoza indicó que es insensato e inadmisible que el gobierno federal juegue con la vida y la salud de millones mexicanos al desparecer por capricho el Seguro Popular solo porque fue creado en un gobierno del PAN.

“En el PAN insistimos al gobierno morenista que recapacite, que reconozca que fue una mala decisión, que deje los programas de atención médica del Seguro Popular, que los mejore, que los amplíe, pero que no los cancele. Es inhumano, es injusto y las personas a las que más afecta tristemente son a las personas más necesitadas”, precisó.

Los integrantes de la La Asociación de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) anunciaron que presentarán una propuesta respecto al tema de salud la siguiente semana. “No dejaremos de dar el servicio en ningún de nuestros estados. A partir de este jueves los titulares de las Secretarías de Salud de cada entidad se reunirán y se hará una propuesta de colaboración”. 

Esta mañana se anunció la convocatoria nacional para estudiantes y profesores que estén interesados en ingresar en la Universidad de la Salud, que iniciará sus labores en junio en la Ciudad de México.

Durante su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó que el proyecto será ejecutado por el Gobierno capitalino, que encabeza Claudia Sheinbaum.

Por su parte la jefa de Gobierno dio a conocer que este lunes se publicó en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México la convocatoria a los interesados para participar en el nuevo centro educativo, que se ubicará en la Cuarta Sección del Bosque de Chapultepec, donde había la escuela de ingenieros militares.

“Vamos a trabajar en la formación de personas que sean capaces de atender de manera integral a sus comunidades, sobre todo las más alejadas del país donde necesitan médicos y enfermeras, explicó Sheinbaum.

En el marco de la presentación del proyecto educativo, la exdelegada de Tlalpan criticó a los gobernadores de extracción panista por negarse a firmar el convenio con el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI).

Sheinbaum aseguró que con su postura, algunos de sus homólogos les niegan los servicios de salud a la población.

“En el caso de los gobernadores que no aceptan el Insabi, habría que preguntarles, realmente están negándole a la población de estos estados la posibilidad de tener acceso a la salud de una manera completamente distinta a como se fue establecido en los últimos años en donde se le negó el derecho a la salud a muchos millones de habitantes en el país”, sostuvo Sheinbaum Pardo.

Y es que los gobernares: Diego Sinhué de Guanajuato; Francisco García Cabeza de Vaca en Tamaulipas; Francisco Domínguez, de Querétaro; Martín Orozco de Aguascalientes y Carlos Mendoza Davis en Baja California Sur, todos panistas, se han negado a firmar la desaparición del Seguro Popular para que entre en operación el INSABI.

Junto a los gobernadores del PAN, también se encuentra Enrique Alfaro en Jalisco, gobernador de Jalisco, proveniente de las filas de Movimiento Ciudadano.

El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) informó este viernes que todas las personas que se encuentran en el país y que no disponen de seguridad social, tienen derecho a recibir de forma gratuita los servicios públicos de salud, medicamentos y demás insumos asociados, al momento de requerir la atención.

Lo anterior, conforme a lo dispuesto en la Ley General de Salud, cuyas modificaciones se publicaron en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 29 de noviembre de 2019 y entraron en vigor el primero de enero de 2020.

Se aclaró que el sistema de salud pública en México está compuesto por dos rubros de atención: la que se brinda a personas sin seguridad social y la que se ofrece a derechohabientes.

En el caso de las personas que no cuentan con seguridad social, recibirán atención gratuita a través del Insabi en Centros de Salud, Centros de Salud con Servicios Ampliados (CESSA), Unidades Médicas de IMSS Bienestar, Unidades de Especialidades Médicas (UNEMES) y en los hospitales rurales, comunitarios y generales.

Para tener acceso a los servicios del Insabi las personas deben acudir a su centro de salud más cercano y presentar CURP, credencial del INE o acta de nacimiento. Ahí se realizará un registro para la continuidad de su expediente clínico.

Los servicios del Insabi inician con el personal médico del primer nivel de atención quien hará la valoración para derivar al paciente a un segundo nivel si lo requiere.

Para obtener los servicios del Insabi las personas ya no necesitan afiliarse ni tienen que pagar cuota de ningún tipo y recibirán todos los medicamentos gratuitos, así como análisis, estudios y diagnósticos clínicos, intervenciones quirúrgicas y hospitalización sin costo alguno si el padecimiento lo amerita.

En el caso de que exista algún cobro indebido o la negación de medicamentos, los usuarios de los servicios públicos de salud podrán presentar sus quejas en las contralorías estatales, en los órganos de fiscalización de las entidades o en los órganos de control interno de las Secretarías de Salud de cada estado.

Durante el proceso de transformación del sector salud en ningún momento se interrumpe la atención a las y los usuarios, quienes continuarán con normalidad sus citas o tratamientos.

No se suspenderán partos u operaciones programadas, ni el suministro habitual de medicamentos gratuitos para quienes lo requieran. Así también, pacientes con VIH o cáncer recibirán su tratamiento como hasta ahora.

En cuanto a personas con seguridad social, seguirán recibiendo atención en los establecimientos de salud del IMSS, Issste, Pemex, Sedena y Semar.

El Pleno del Senado de la República aprobó la tarde noche de ayer, en lo general y en en lo particular, el dictamen a la minuta enviada por la Cámara de Diputados, mediante la cual se crea el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) en sustitución del Seguro Popular.

Después de aprobarlo en lo general, el Pleno inició la presentación de reservas para modificar diversos artículos del dictamen, que reforma las leyes General de Salud y de los Institutos Nacionales de Salud.

El senador Miguel Ángel Navarro Quintero, presidente de la Comisión de Salud, señaló que la minuta es la propuesta más democrática que haya existido en la historia en esta materia, por lo que negó que se vayan a perder derechos de cobertura tal como lo ha denunciado la oposición.

Al contrario, dijo el morenista, la ley indica que quienes tengan afiliación continuarán con sus derechos, y más aún, se extenderán los padecimientos que deberán ser atendidos.

Legisladores de Morena, PAN, PRI y MC presentaron propuestas para modificar diversas disposiciones del proyecto de decreto. Todas ellas fueron rechazadas por el Pleno, por lo que quedaron en los términos originales del dictamen.

El documento fue enviado al Ejecutivo Federal para sus efectos constitucionales.

Según lo aprobado por los Diputados, y ayer por el Senado, el objetivo del Insabi esproveer y garantizarla prestación de servicios de salud, medicamentos e insumos a personas que no cuenten con seguridad social. Además, en coordinación con la Secretaría de Salud, deberá impulsar acciones para lograr una mejor articulación entre las instituciones públicas del Sistema Nacional de Salud.

A diferencia de lo que era el Seguro Popular, los beneficiarios no cubrirán ningún tipo de cuotas de recuperación o cualquier otro costo por los servicios que reciban, y la protección a la salud será garantizada bajo criterios de universalidad e igualdad.