Tag

inseguridad

Browsing

El gobierno federal reportó este miércoles una disminución del 3.5% anual en homicidios dolosos durante la primera mitad del año, registrándose 16,937 víctimas, aunque reconoció que los feminicidios crecieron 3.3%, hasta 508 casos.

“El homicidio doloso se ha contenido, sigue conteniéndose, y de enero a junio de 2021 disminuyó 3.5% respecto al mismo periodo del año anterior”, expresó la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, al intervenir en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Solo en junio, se registraron 2,660 víctimas de homicidio doloso, una caída de 7.57% anual frente a junio de 2020 y un decremento mensual de 11.24% respecto a mayo, el mes más violento de lo que va de 2021 con 2,997 asesinatos.

En contraste, la titular de la SSPC notificó 508 víctimas de feminicidio, respecto a los 492 casos reportados en la primera mitad del 2020.

El gobierno alertó sobre un incremento anual de más de 32% en las violaciones sexuales, con 10,458 de estos delitos en el primer semestre del año frente a 7.885 del mismo periodo de 2020.

Asimismo, el gobierno indicó que en mayo pasado la violencia familiar alcanzó un máximo histórico con 23,907 denuncias, que en junio bajaron a 22,411.

«Falta más trabajo, no solamente de las autoridades, sino también de la propia sociedad”, dijo Rosa Icela Rodríguez.

La secretaria de Seguridad argumentó que solo seis estados concentran el 50.2% de los asesinatos: Guanajuato, Baja California, Jalisco, Estado de México, Michoacán y Chihuahua. Además, aseguró que 50 municipios concentran 47 % de los homicidios.

La funcionaria también admitió de un incremento global de 4.9% en los delitos del fuero federal respecto al primer semestre de 2020, pero lo atribuyó a los delitos electorales por las elecciones del 6 de junio.

“En el primer semestre de 2021 se logró una reducción de 24.6% de los delitos del fuero federal con respecto al mismo periodo de 2019, se está manteniendo la tendencia a la baja», justificó.

Rodríguez indicó que en los primeros seis meses de 2021 hubo una disminución anual de 3% en robo total y de 29% en víctimas de secuestro.

Los crímenes de delincuencia organizada también bajaron 11.4% en dicho periodo, aunque los delitos contra la salud, relacionados con el tráfico y venta de drogas crecieron 4.6%, hasta 4,317.

La percepción de inseguridad de los mexicanos aumentó al 66.6% en junio, según la encuesta trimestral divulgada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esto significa que el 66.6% de la población de 18 años y más percibe que vivir en su ciudad es inseguro, lo que representa un alza de 0.2 puntos porcentuales frente al resultado de hace tres meses, señala la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU).

«Este porcentaje representa un cambio estadísticamente significativo con respecto del registrado en diciembre de 2020, que fue de 68.1%. Sin embargo, no representa un cambio estadísticamente significativo con respecto de marzo de 2021, que fue de 66.4%», apuntó el Inegi en un comunicado.

En el segundo trimestre del año, la percepción de inseguridad continuó siendo mayor en el caso de las mujeres con 71.3%, mientras que en hombres fue del 60.9%.

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, en junio de 2021, el 77.6% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 71.4% en el transporte público, 63% en el banco y 59.6% en las calles que habitualmente usa.

Durante el segundo trimestre de 2021, el porcentaje de la población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda fue de: consumo de alcohol en las calles (61.9%), robos o asaltos (53.6%), vandalismo en las viviendas o negocios (41.5%).

En ese mismo periodo también se identificaron venta o consumo de drogas (38.4%), disparos frecuentes con armas (38.2%), bandas violentas o pandillerismo (26.6%), tomas irregulares de luz (14.8%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) (3.3%).

Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Fresnillo (96.2%), Cancún (88.7%), Ecatepec (87.7%), Coatzacoalcos (86.9%), Naucalpan (86.7%) y Tonalá (86.1%).

Por otro lado, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: San Pedro Garza García (7.1%), Tampico (24.4%), Los Cabos (25.4%), San Nicolás de los Garza (25.9%), Mérida (26.3%) y Piedras Negras (28.8%).

A nivel nacional, 27.7% de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión durante el primer semestre de 2021. Las ciudades con mayor porcentaje de hogares con al menos una víctima fueron: Gustavo A. Madero (54.9%), Iztapalapa (44.9%), Chimalhuacán (44.3%), Azcapotzalco (41.8%), y Álvaro Obregón con 39.6%.

En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, de enero a junio de 2021, se estima que 12.6% de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual 46.8% declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de éstas.

En esta edición de la ENSU, se proporcionó información estadística sobre víctimas de acoso personal y violencia sexual. Se estima que de la población de 18 años y más, durante el primer semestre de 2021, 16.6% fue víctima de acoso personal y/o violencia sexual. En el caso de las mujeres, este porcentaje fue de 24.7%, mientras que en hombres fue de 6.9%.

Por primera vez, la ENSU identificó la frecuencia de salida de su vivienda, ya sea por cuestiones laborales, escolares, de salud, para realizar compras, etcétera. Se estima que 52% de la población de 18 años y más en zonas urbanas, salió diariamente de su vivienda durante el segundo trimestre de 2021, de los cuales el 66.1% tuvo sensación de inseguridad.

El gobierno de Estados Unidos emitió una alerta de viaje para México debido al aumento de la violencia e inseguridad, así como por el repunte de los contagios de COVID-19 en gran parte del país.

En un comunicado emitido por el Departamento de Estado, el gobierno federal recomendó a sus ciudadanos «reconsiderar sus planes de viaje a México» por un aumento de los contagios y el «riesgo a ser víctimas de la delincuencia».

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades acompañaron la recomendación con un aviso de salud para viajes de nivel 3 debido a un alto nivel de propagación del coronavirus en México.

Y es que según los datos del gobierno de nuestro país, los estados con mayor cantidad de casos activos son Quintana Roo, Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Sinaloa, Tabasco, Baja California, Nuevo León, Yucatán, Jalisco, Sonora, Tamaulipas y Guerrero.

Sin embargo, la alerta de viaje también pone especial interés en los posibles delitos violentos, como «homicidio, secuestro, robo de vehículos y hurtos, muy extendidos en el país».

En ese sentido, el gobierno de Estados Unidos señaló que tiene una capacidad limitada para brindar servicios de emergencia a ciudadanos estadounidenses en muchas áreas de nuestro país. Recordó que los viajes de empleados del gobierno a ciertas áreas están prohibidos o restringidos.

En particular, el Departamento de Estado ha pedido a los ciudadanos no acudir a estados como Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas debido a los altos índices de delitos y secuestros.

Recomendaron reconsiderar los viajes a Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Sonora y Zacatecas, debido a la inseguridad, especialmente al delito de secuestros.

Para los estados como Aguascalientes, Baja California Sur, Chiapas, Hidalgo, CDMX, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz por el aumento de la delincuencia.

Solo para dos estados: Campeche y Yucatán, se recomienda tomar las precauciones habituales de un viaje.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo esta mañana un llamado a que, ante la conclusión de las campañas electorales, y tomando en cuenta la veda que hay, esta semana no sean abordadas cuestiones políticas-electorales en sus conferencias matutinas.

«No lo hemos hecho, pero que no caigamos en la tentación porque, como es natural, no es nada extraordinario, no es nada extraño, en esta semana hay muchas pasiones desbordadas, hay nerviosismo y tenemos que actuar con mucha responsabilidad y con serenidad. Entonces, que no nos metamos a eso, que ojalá y no me pregunten sobre este tema, que no se mencione a personas, que no se utilice esta plataforma (…) Vamos a esperarnos, ya el lunes es todo», pidió AMLO.

Dijo que se debe hacer valer el compromiso que tienen las autoridades, el acuerdo que se firmó con los gobernadores para que se respete la voluntad de los ciudadanos y que no haya fraude electoral.

Llamó a que no se utilice el dinero del presupuesto para favorecer a ningún partido, a ningún candidato; que no se utilice dinero de procedencia ilícita para favorecer a candidatos o partidos; que no se compren votos, que no se repartan despensas, y que se deje de hostigar a la gente. «Que el pueblo de manera libre decida de acuerdo a lo que le dicte su conciencia».

«Nada de acarreos, nada de ‘ratón loco’, nada de que voten los finados, nada de relleno de urnas, nada de falsificación de actas, nada de tomas de casillas, nada de violencia; en especial, que las elecciones trascurran en paz, que no se caiga en ninguna provocación», añadió López Obrador.

Previo a los comicios del 6 de junio el mandatario llamó a que la jornada electoral se desarrolle de manera pacífica, en la legalidad y sin coerción hacia las y los votantes.

Sostuvo que el objetivo es hacer de la democracia un hábito y posicionar al país como un ejemplo internacional de este principio.

“Podemos hacerlo, hay condiciones inmejorables porque, como nunca, hay una ciudadanía responsable, consciente, ya no hay ciudadanos imaginarios, ya no hay quien se deje acarrear. Son pocos los que todavía son susceptibles de manipulación. La mayoría de la gente está muy despierta, muy consciente y podemos hacer la hazaña de establecer la democracia”, subrayó.

El impacto de la inseguridad en la economía mexicana ascendió a 4.71 billones de pesos, lo que equivale al 22.5% de su PIB, reveló este martes el Índice de Paz México 2021 que elabora el Instituto para la Economía y la Paz (IEP).

Este monto es superior al reporte del año anterior, que informó de un costo de 4.57 billones de pesos o 21% del PIB.

El costo implica 36,893 pesos por persona, casi el triple del salario promedio mensual, y un monto siete veces mayor que el gasto público en salud y más de seis veces mayor que la inversión en educación, expuso Carlos Juárez, director en México del IEP.

Al presentar el reporte, el especialista señaló que la mayoría del impacto económico, el 47.4%, corresponde a los homicidios, casi ocho veces el promedio mundial de 7%.

El 33.2% se atribuye a los delitos con violencia, 12.5% al gasto gubernamental, 5.6% a gastos de protección privada y 1.3% a otros rubros.

Aunque se han registrado los dos años más violentos en la historia de México, con 34,681 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020, el IEP reportó una mejora del 3.5% en el Índice de Paz general tras cuatro años de deterioro sucesivo y un cambio de tendencia frente al «marcado crecimiento de la violencia» de 2015 a 2018.

«Esta mejora en la paz tiene que ver con una reducción en los delitos violentos, que cayeron un 13%, sobre todo a partir de marzo de 2020, creemos que esto tiene que ver con el confinamiento derivado de la pandemia», indicó Carlos Juárez.

El director del instituto manifestó que por primera vez desde que miden la paz en México se redujo la tasa de homicidios, a 27.8 por cada 100,000 habitantes.

«Es una buena noticia, bajó 1.3% el homicidio en nuestro país, pero es una mejora marginal, seguimos teniendo niveles históricamente altos de homicidio», enfatizó.

Por el contrario, alertó sobre un aumento de 64% en la violencia familiar y de 60% en la violencia sexual en los últimos cinco años. En este periodo, añadió, los crímenes de delincuencia organizada crecieron 40% y el tráfico a pequeña escala incrementó 125%.

El IEP también recordó que, según sus estimaciones, las cinco ciudades más violentas del mundo son mexicanas: Tijuana y Ciudad Juárez, Uruapan, Irapuato y Ciudad Obregón.

El reporte señala que el gasto militar en México tuvo su nivel más alto en 2020, mientras que el de seguridad pública su punto más bajo en 12 años. Los gastos del gobierno dedicados a reducir la violencia ascendieron a 588,300 millones de pesos, pero de este monto el gasto militar representó más de 140,000 millones de pesos, un crecimiento anual de 7.6%, mientras que la inversión en seguridad pública cayó 4.5% a cerca de 40,000 millones de pesos.

México vivió este domingo el día con más asesinatos en lo que va del año, además de que marzo se consolidó como el mes más violento para las mujeres desde que hay registro.

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) reconoció este lunes en su informe diario que el 25 de abril hubo 115 «víctimas reportadas por delito de homicidio», el tercer día más violento del sexenio solo por debajo de las 117 que se registraron el 7 de junio de 2020 y las 127 del 1 de diciembre de 2019.

Las regiones con más asesinatos fueron el Estado de México y Guanajuato, con 11 cada uno, seguidos por Jalisco con 10, y Michoacán con 9. Le siguen Baja California y Chihuahua, así como Ciudad de México, con 7 víctimas cada uno.

Hasta ahora, la SSPC registra 1,959 asesinatos en lo que va de abril, un promedio diario de 78.4 víctimas diarias, por debajo de la media diaria de 83.1 del mismo mes de 2020, pero por encima de las 74.2 de abril de 2019.

Estas cifras se registran pese a que el gobierno federal informó la semana pasada que los homicidios dolosos cayeron un 4.6% en el primer trimestre de este año en comparación con el mismo período de 2020, al pasar de 8,811 casos a 8,399.

En marzo de 2021 se registraron 2,944 asesinatos, un 3.4% menor a los 3,043 de marzo de 2020, que fue el mes con más homicidios de lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

No solo se divulgó el dato general de homicidios dolosos, sino que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportó 267 mujeres como presuntas víctimas de homicidio doloso, número récord, además de otras 95 supuestas víctimas de feminicidio, siendo así marzo el mes pasado fue el más violento para las mujeres desde que el se inició el registro por género en 2015.

En el primer trimestre del año, dos alcaldías de la Ciudad de México encabezan los presuntos delitos de feminicidio: Gustavo A. Madero con cinco y Miguel Hidalgo con cuatro, que empata con Culiacán, Sinaloa.

Recordemos que México ha registrado los dos años más violentos de su historia con 34,681 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020.

Sin embargo, López Obrador insistió en que su gobierno avanza en el combate a la inseguridad al argumentar que es un fenómeno concentrado en algunas regiones. «Hay una baja, nos ha costado mucho la disminución en homicidios, y es mucho homicidio al llamado crimen organizado, y es, vamos a decir, regional», sostuvo en su conferencia matutina.

El gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Estado, emitió una alerta de viaje para México en la que pide a sus ciudadanos no viajar a cinco estados de nuestro país por la inseguridad que se presenta.

En concreto, la alerta, que también señala la situación de la pandemia de COVID-19 en México, advierte sobre «ejercer una mayor precaución» si se viaja al país por el «crimen» y el riesgo de «secuestro». Añade que «algunas áreas conllevan un riesgo mayor».

Así, Colima, Guerrero, Michoacán, Sinaloa y Tamaulipas son los estados señalados, todos por la criminalidad, excepto Tamaulipas, en donde también se alerta del peligro de ser secuestrado. Además, pide «reconsiderar» los viajes a Chihuahua, Coahuila, Durango, Jalisco, Estado de México, Morelos, Nayarit, Nuevo León, San Luis Potosí, Sonora y Zacatecas.

«Los crímenes violentos, como el homicidio, el secuestro, el robo y el robo de vehículos, se están expandiendo», insistió el Departamento del Estado, quien también puso el foco en que los «grupos armados criminales son conocidos por atacar y robar buques comerciales, plataformas petrolíferas y buques de suministro en alta mar en la Bahía de Campeche».

La dependencia reconoció que el gobierno estadounidense tiene una «capacidad limitada» para proporcionar a sus ciudadanos servicios de emergencia en varias áreas de México, ya que los viajes de los empleados gubernamentales a ciertas zonas están «prohibidos» o «restringidos significativamente».

En caso de viaje, se recomienda que los empleados de la administración federal no viajen entre localidades por la noche o no tomen taxis en la calle, entre otras medidas.

La percepción de inseguridad disminuyó del 68.1% en diciembre de 2020 al 66.4% en marzo del presente año, según la encuesta trimestral dada a conocer este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esto significa que el 66.4% de la población de 18 años y más percibe que vivir en su ciudad es inseguro, una caída de 1.7 puntos porcentuales frente al resultado de hace tres meses, según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana.

Si se compara el dato actual con el de marzo de 2020 y de diciembre de 2020 (del 73.4% y del 68.1%, respectivamente) se da «un cambio estadísticamente significativo» a la baja, indicó el Inegi.

En el primer trimestre del año, la percepción de inseguridad continuó siendo mayor en el caso de las mujeres con 71%, mientras que en hombres fue del 60.9%.

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, en marzo de 2021, el 78.4% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública; 71.2% en el transporte público; 63.4% en el banco y 59.2% en las calles que habitualmente usa.

Durante el primer trimestre de 2021, el porcentaje de la población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda fue de: consumo de alcohol en las calles (60.6%), robos o asaltos (52.7%), vandalismo en las viviendas o negocios (41.8%).

En este mismo periodo también se identificaron disparos frecuentes con armas (38.8%), venta o consumo de drogas (38.1%), bandas violentas o pandillerismo (26.1%), tomas irregulares de luz (15.3%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) (3.3%).

Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Fresnillo (94.2%), Ecatepec de Morelos (89.9%), Cuernavaca (87.8%), Gustavo A. Madero (86.4%), Uruapan (86.3%) y Guadalajara (86.1%).

Por otro lado, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: San Pedro Garza García (8.2%), Tampico (25.2%), San Nicolás de los Garza (26.2%), Los Cabos (26.2%), Piedras Negras (29.4%) y Mérida (30.3%).

Este martes se dieron a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en los que se reporta que la percepción de inseguridad aumentó, al pasar del 67.8% en septiembre a 68.1% en el último mes del año.Esto significa que el 68.1 % de la población de 18 años y más percibe que vivir en su ciudad es inseguro, una aumento de 0.3 puntos porcentuales frente al resultado de hace tres meses.

No obstante, si se compara el dato actual con el de diciembre de 2019 (72.9%) se da «un cambio estadísticamente significativo» a la baja, indicó el Inegi.

En el último trimestre del año, la percepción de inseguridad continuó siendo mayor en el caso de las mujeres con 72.6%, mientras que en hombres fue del 62.7%.

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, en diciembre de 2020, 79.5% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 72.9% en el transporte público, 66.5% en el banco y 61.3% en las calles que habitualmente usa.

El estudio concluyó que a nivel nacional el 28.1% de los hogares contó con al menos una víctima de robo o extorsión, o ambas cosas, durante el segundo semestre de 2020.  Las ciudades con mayor porcentaje de hogares con al menos una víctima fueron: Iztapalapa (47.1%), Atizapán de Zaragoza (43.2%), Tláhuac (42%), Cuautitlán Izcalli (40.6%) y La Magdalena Contreras 40.4%.

En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, de julio a diciembre de 2020 se estima que el 12% de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual el 47.9% declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de estas.

El Inegi enfatizó que en esta edición, 14 ciudades tuvieron cambios estadísticamente significativos respecto a septiembre de 2020: 6 tuvieron reducciones y 8 incrementaron. Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Fresnillo (94.8%), Ecatepec de Morelos (89.9%), Coatzacoalcos (88.9%), Cancún (88.1%), Cuernavaca (87.7%) y San Luis Potosí (87%).

Por otro lado, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: San Pedro Garza García (11.7%), Los Cabos (17.3%) , Mérida (24.6%), Saltillo (30.9%), La Paz (31.8%) y San Nicolás de los Garza (31.8%), respectivamente.

En esta ocasión se incluyó información sobre víctimas de acoso personal y violencia sexual. Se estima que de la población de 18 años y más, durante el segundo semestre de 2020, 14.3% fue víctima de acoso personal y/o violencia sexual. En el caso de las mujeres este porcentaje fue de 21.6%, mientras que en hombres fue de 5.7 %.

De acuerdo a cifras oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública y Ciudadana (SSPC), en 2020 se registraron 34.523 víctimas de homicidio doloso frente a las 34.648 del 2019.

En diciembre de 2020, 33.3% de la población de 18 años y más, residente en las ciudades de interés, consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal, mientras que 33.2% de la población refiere que la situación empeorará en los próximos 12 meses.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó este jueves la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de la Seguridad Pública (ENVIPE) 2020, la cual refiere que estima en 22.3 millones el número de víctimas de 18 años y más en el país durante 2019.

Dicha cifra representa una tasa de prevalencia delictiva de 24,849 víctimas por cada cien mil habitantes durante 2019, cifra estadísticamente inferior a la estimada en 2018.

La tasa de incidencia delictiva por cada cien mil habitantes en 2019 fue de 33,659, cifra estadísticamente menor a la estimada en 2018 que fue de 37,807.

El delito de extorsión presentó una reducción en su frecuencia, al pasar de 17.3% del total de los delitos ocurridos durante 2018 a 15.3% en 2019. En cuanto al pago o la entrega de lo solicitado en dichas extorsiones, pasó de 7.1% de los casos en 2018, a 8.6% en 2019.

En 2019, el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares representó un monto de 282.1 mil millones de pesos, es decir, 1.53% del PIB. Lo anterior equivale a un promedio de 6,931 pesos por persona afectada por la inseguridad y el delito.

La cifra negra, es decir el nivel de delitos no denunciados o denunciados que no derivaron en Carpeta de Investigación, fue de 92.4% a nivel nacional durante 2019.

La ENVIPE 2020 estima que los principales motivos que llevan a la población víctima de un delito a no denunciar son por circunstancias atribuibles a la autoridad, tales como considerar la denuncia como pérdida de tiempo con 36.3% y la desconfianza en la autoridad con 15 por ciento.

La percepción de inseguridad de la población de 18 años y más en las entidades federativas en marzo de 2020, se ubicó en 78.6%. Asimismo, la sensación de inseguridad en los ámbitos más próximos a las personas en marzo de 2020 fue de 70.3% y 48.7% de la población de 18 años y más que se siente insegura en su municipio o demarcación territorial y en su colonia o localidad, respectivamente.

La ENVIPE estima a nivel nacional que 68.2% de la población de 18 años y más considera la inseguridad como el problema más importante que aqueja hoy en día, seguido del desempleo con 36.4% y la salud con 36.2%.

A nivel nacional, el espacio donde la población de 18 años y más se siente más insegura es el cajero automático ubicado en la vía pública con 82.8%, le siguen la calle (73.1%); el transporte público (72.6%); el banco (70.6%); la carretera (64.5%); el mercado (60.2%), entre otras.

Respecto del nivel de confianza en autoridades a cargo de la seguridad pública, seguridad nacional, procuración e impartición de justicia, 90.1% de la población de 18 años y más identifica a la Marina como la autoridad que mayor confianza le inspira con “Mucha o Algo de confianza”, seguido del Ejército con 87.4%. La Guardia Nacional recibió un 82.8%, mientras que la Policía Federal tuvo un 67.9%. La Policía de Tránsito fue la que menos confianza recibió con 45.2%.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en la primera quincena de septiembre de 2020, 67.8% de la población de 18 años y más consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

Este porcentaje representa una disminución respecto al 73.4% y al 71.3% registrados en marzo de 2020 y septiembre de 2019, respectivamente.

35 ciudades tuvieron cambios significativos respecto a marzo de 2020: 34 tuvieron reducciones y una tuvo un incremento. La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 72.7%, mientras que para los hombres fue de 62%.

Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron: Ecatepec (92.8%), Fresnillo (91.8%), Coatzacoalcos (91.1%), Villahermosa (90.4%), Toluca (88.9%) y Naucalpan (88%).

En tanto, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: San Pedro Garza García (16.6%), La Paz (21.8%), Mérida (22.5%), Los Cabos (26.9%), Cuajimalpa (29.1%)  y Saltillo (30.1%).

A nivel nacional, 21.8% de los hogares contó con al menos una víctima de robo y/o extorsión durante el primer semestre de 2020. Las ciudades con mayor porcentaje de hogares con al menos una víctima fueron: Iztacalco, Cuautitlán Izcalli, Iztapalapa, Aguascalientes y La Magdalena Contreras.

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, en septiembre de 2020, 78.1% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública, 72.8% en el transporte público, 65.8% en el banco y 60.3% en las calles que habitualmente usa.

En cuanto a víctimas de actos de corrupción por parte de autoridades de seguridad pública, de enero a septiembre de 2020 se estima que el 13% de la población de 18 años y más tuvo contacto con alguna autoridad de seguridad pública, del cual 45.6% declaró haber sufrido un acto de corrupción por parte de éstas.

Sobre víctimas de violencia en el entorno familiar, se estima que 9% de los hogares experimentó alguna situación de violencia de tal naturaleza entre enero y septiembre de 2020.

Respecto a la población de 18 años y más, en ese mismo período, el 7.8% fue violentada en el ámbito del hogar. En el caso de las mujeres este porcentaje fue de 9.2%, mientras que en hombres fue de 6.1%.

33.2% de la población de 18 años y más, residente en las ciudades de interés, consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal, lo que representa -1.3 puntos porcentuales respecto a marzo de 2020.

Por otra parte, 33.4% de la población refiere que la situación empeorará en los próximos 12 meses, lo que representa un cambio de 7 y 1.4 puntos porcentuales respecto de septiembre de 2019 y marzo de 2020, respectivamente.

Durante el tercer trimestre de 2020, el porcentaje de la población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda fue: consumo de alcohol en las calles (61.3%), robos o asaltos (57.1%), vandalismo en las viviendas o negocios (45.2%), venta o consumo de drogas (39.7%), disparos frecuentes con armas (39.6%), bandas violentas o pandillerismo (29.3%), tomas irregulares de luz (diablitos) (14.9%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) (3.7%).

En agosto pasado, se registró un descenso del 0.46% en el número de homicidios dolosos al registrar 2,973 respecto a julio, cuando se registraron a los 2,987, informó este viernes el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

«Hay cifras que nos permiten retomar la certeza en la validez y eficacia de la estrategia» de seguridad que ha implementado el gobierno federal, expresó el funcionario al presentar el informe en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

De acuerdo con el secretario, existe una «línea de contención», dado que los homicidios de agosto descendieron un 0.46% respecto al mes anterior y un 3.3% respecto agosto del año anterior, cuando se registraron 3,074 crímenes.

Alfonso Durazo detalló que las zonas de mayor incidencia están en los estados fronterizos de Baja California, Sonora y Chihuahua, por ser territorio de trasiego de drogas, así como Guanajuato y Quintana Roo.

Destacó el caso de Guanajuato, donde en agosto bajaron los homicidios un 19.96% y lo atribuyó a la captura del líder del Cártel Santa Rosa de Lima, José Yépez Ortiz, mejor conocido como «El Marro».

El funcionario advirtió que todavía no se puede «cantar victoria» en esta región, aunque subrayó que el 14 de agosto se registró la «cifra histórica» de solo dos homicidios en el estado.

«Lo importante es que al detener al líder de una organización, hay un debilitamiento que facilita el enfrentamiento por parte de las fuerzas del estado», dijo Durazo.

Sin embargo, según las cifras ofrecidas por el encargado de la seguridad en el país, los feminicidios aumentaron de 74 en julio pasado a 78 en agosto. A pesar de esto, Durazo afirmó que la «tendencia histórica» de crecimiento de feminicidios se ha desacelerado un 2.4%, aunque dijo «obviamente tenemos que aplicarnos más».

Los secuestros aumentaron de 80 en julio a 86 en agosto, mientras que los robos bajaron de 49,831 a 49,530.

El secretario informó que en lo que va del año se han congelado 12,380 cuentas bancarias vinculadas a la delincuencia organizada equivalentes a 7,800 millones de pesos. En ese sentido, defendió la importancia de «combatir la fortaleza financiera» de los grupos criminales, dado que esta les permite «capacidad para operar y corromper» a funcionarios públicos.

Se informó también que la Guardia Nacional alcanzó en agosto los 82,081 agentes desplegados y lleva 14,000 elementos reclutados en lo que va de año.

En lo que fue su primera aparición pública tras el atentado que sufrió en junio pasado, el secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch, aseguró que en la Ciudad de México ya no operan cárteles, tal como venía sucediendo en los ´últimos años.

Explicó que ahora las organizaciones delictivas que operan en la capital el país son «pequeñas células» que delinquen bajo el mismo nombre, pero que ya no operan con la misma fuerza, esto en referencia a los dos grupos delincuenciales que tenían como base la CDMX.

“La Unión Tepito era fuerte hace dos años, hoy son células atomizadas. La Anti-Unión, lo mismo”, aseguró el encargado de la seguridad en la capital.

Sobre la presencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), García Harfuch dijo que no hay una estructura grande de esta organización.

Fue justo al CJNG a quien el funcionario señaló como el responsable del atentado en que  resultó herido de tres balazos y lo llevó a ser intervenido quirúrgicamente en dos ocasiones. Adicional, murieron tres personas, dos escoltas del jefe de la policía y una mujer que se encontraba en la zona.

“A 10 meses, yo les puedo asegurar que no tenemos grupos organizados así de fuertes, como hace años, ¿por qué? porque se les ha estado pegando así de constante”, añadió el funcionario.

Informó que a la fecha se ha detenido a 52 cabecillas de diferentes grupos, e indicó que la SSC se han realizado 100 operativos contra la delincuencia organizada. Precisó que de los 11 objetivos primordiales que enlistaron a su llegada a la policía, les faltan tres por detener, aunque no dio mayores detalles.

Foto: Twitter @LetyVarela

El coordinador de los diputados del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, afirmó que México enfrenta cinco grandes crisis: salud, economía, inseguridad, corrupción y falta de gobernanza, todas, con un gobierno que no ejerce el dinero y no sabe ejercerlo, no tiene transparencia ni rendición de cuentas.

Al participar en una conferencia de prensa virtual con el presidente nacional de su partido, Marko Cortés, y el coordinador de los senadores, Mauricio Kuri, el diputado aseveró que las cinco grandes crisis son una mezcla explosiva.

«La crisis de salud no atendida; segundo, la crisis de economía, que se descompone todos los días; tercero, la de inseguridad, que se incrementa; cuarto, de la corrupción, que también tiene casos cada semana; y la quinta, que es una falta de gobernanza, porque no hay un espíritu federalista del gobierno nacional hacia los gobiernos locales”, sostuvo Romero Hicks.

Acusó que además ha quedado claro que el gobierno no reconoce el Estado de derecho y no respeta instituciones.

Señaló que mientras en el país cada día mueren cientos de personas a consecuencia de la pandemia, y se pierden miles de empleos, el presidente sólo está concentrado en las elecciones; por ello, le pidieron se concentre en la atención de la pandemia, pues aunque se quiera simular y decir que ya se aplanó la curva, no es cierto.

Romero Hicks subrayó que la crisis de salud no empezó recientemente, inició desde el año pasado, cuando la 4T desmanteló el sector salud, el Seguro Popular, el presupuesto del área y las estancias infantiles, además de que desde el año pasado empezó el desabasto de medicinas.

Por otra parte, agregó que otra de las crisis que más está afectado al país, es la de la inseguridad. Indicó que se necesita una mayor cooperación entre la parte estatal y la parte federal.

El titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo, informó esta mañana que el país se registraron 2,913 homicidios en mayo, lo que representa un descenso de solo 13 homicidios respecto a abril.

Al intervenir en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Durazo señaló que se ha logrado mantener una «línea de contención» que está «muy por debajo de la tendencia histórica».

Y aunque reconoció que en homicidios dolosos, mayo es superior 0.72% respecto a diciembre de 2018, dijo que hubo una disminución de 0.44% en relación a abril. En el mismo mes de hace un año, el número de asesinatos fue casi idéntico, con 2,903 casos.

Destacó que estados como Guanajuato, Estado de México y Baja California tienen el mayor número de asesinatos en cifras absolutas. Mientras que Colima, Baja California y Guanajuato tienen la mayor tasa, que a nivel nacional es de 11.4 casos por cada 100,000 habitantes.

Asimismo, señaló que en el país se registraron 69 feminicidios en mayo, cuatro caso menos que en abril, lo que Durazo consideró una «baja sensible», aunque reconoció que hay algunos picos en algunos estados. El titular de Seguridad destacó que la cifra de este delito fue 31% menor respecto a diciembre de 2018.

En el mismo mes del pasado año, el número de feminicidios fue de 86, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNP). Durazo destacó la caída en el número, que pasó de 172 casos en diciembre de 2018 hasta 63 en mayo de 2020, un 63.54% menos.

En cuanto a otros delitos, el robo total en general aumentó 0.93% en mayo respecto al mes anterior, pero cayó 35.72% frente a diciembre de 2018.

También dijo que los delitos del fuero federal en mayo aumentaron 10.35% respecto a abril pero han caído 40.74% frente al inicio de la actual administración. Los delitos federales incluyen delitos financieros, delitos contra la salud, huachicol, armas de fuego y delincuencia organizada, entre otros.

Sobre el robo de hidrocarburos, Durazo informó que dicho delito descendió de 56,000 barriles diarios en 2018 a 3,400
barriles diarios, evitando un «daño patrimonial» de casi 90,000 millones de pesos desde el 1 de diciembre y hasta el 14 de junio de 2020.

El titular de la SSPC señaló que existen retos fundamentales en materia de seguridad. Indicó que se tiene que fortalecer el estado de fuerza a nivel estatal y municipal, porque hay un déficit importante. Adicional, señaló que se debe combatir de manera contundente la corrupción policial a nivel estatal y municipal, y fortalecer las labores de investigación e inteligencia, tanto de los cuerpos estatales y municipales, como a nivel nacional.

El INEGI presentó esta mañana los resultados del vigésimo séptimo levantamiento de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), correspondientes a la primera quincena de marzo, en donde se indica que el 73.4% de la población, de 18 años y más, consideró que vivir en su ciudad es inseguro.

Se indicó que dicho porcentaje no representa un cambio estadísticamente significativo, pues en diciembre pasado, cuando se presentó la ENSU, se registró un porcentaje de 72.9%. Sin embargo, respecto a marzo de 2019, se registra una disminución pues el año pasado se registró un porcentaje de 74.6%.

La percepción de inseguridad siguió siendo mayor en el caso de las mujeres con 78.6%, mientras que para los hombres fue de 67.2%.

Las ciudades con mayor porcentaje de percepción de inseguridad fueron: Ecatepec de Morelos (94.4%); Uruapan (94.1%); Coatzacoalcos (92.1%); Fresnillo (91.4%); Iztapalapa (91.3%) y Villahermosa (91.1%).

Las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: San Pedro Garza García (24%); Mérida (24.8%); Puerto Vallarta (31.8%); Saltillo (35.5%); San Nicolás de los Garza (36.5%) y Los Cabos (39.7%).

En específico, 80.8% de la población siente inseguridad en los cajeros automáticos localizados en la vía pública; 73.5% en el transporte público; 67.4% en el banco y 64.7% en las calles que habitualmente usa.

«La sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la población sobre la seguridad pública se generan por la influencia de diversos factores, como la atestiguación de conductas delictivas o antisociales que ocurren en el entorno donde se desenvuelve la población. Asimismo, el temor al delito puede hacer cambiar las rutinas o hábitos de la población, así como la percepción que se tiene sobre el desempeño de la policía», indicó el INEGI.

34.5% de la población consideró que en los próximos 12 meses la situación de la delincuencia en su ciudad seguirá igual de mal; 32% de la población refiere que la situación empeorará en los próximos 12 meses.

Durante el primer trimestre de 2020, el porcentaje de la población que refirió haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda fue: consumo de alcohol en las calles (62.3%), robos o asaltos (60.6%), vandalismo en las viviendas o negocios (46.3%), venta o consumo de drogas (42.9%), disparos frecuentes con armas (41%), bandas violentas o pandillerismo (30.2%), robo o venta ilegal de gasolina o diésel (huachicol) (4.4 por ciento) y por primera vez, se mide la atestiguación sobre la existencia de tomas irregulares de luz (energía eléctrica) o diablitos (16.5%).