Tag

izquierda

Browsing

Gustavo Petro hizo historia este domino al convertirse en el primer presidente de izquierda en Colombia, un país tradicionalmente gobernado por conservadores y moderados, quien prometió tender la mano a la oposición y llevar adelante una lucha contra el cambio climático que incluya un diálogo con Estados Unidos.

En su primer mensaje como presidente electo, el exguerrillero y actual senador buscó alejar los temores sobre su futura administración al asegurar que «vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos sino porque tenemos primero que superar la pre-modernidad en Colombia, el feudalismo en Colombia, los nuevos esclavismos».

En el conteo preliminar de la Registraduría y con más del 99% de las urnas contabilizadas, el izquierdista obtuvo 50.48% de los votos, mientras que su contendiente, Rodolfo Hernández registró 47.26%.

El resultado oficial de la elección se declarará luego del escrutinio legal que suele conocerse unos días después, aunque históricamente en Colombia los resultados preliminares han coincidido con los finales. Además, tanto el presidente Iván Duque como su contendiente reconocieron los resultados.

El presidente Iván Duque felicitó en su cuenta de Twitter a Petro. Varios líderes latinoamericanos, entre ellos los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro; de Argentina, Alberto Fernández, y de México, Andrés Manuel López Obrador, entre otros, también reconocieron el triunfo del senador colombiano.

La de Petro es la más reciente victoria política de la izquierda en América Latina alimentada por el deseo de cambio de los votantes. Chile, Perú y Honduras eligieron presidentes de izquierda en 2021 y en Brasil el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva lidera las encuestas para las elecciones presidenciales de este año.

Los colombianos han dado un giro drástico al elegir a un candidato de oposición al gobierno del conservador Duque, quien entregará el poder el 7 de agosto y ha enfrentado bajos niveles de popularidad luego de atravesar la pandemia y sortear en 2021 multitudinarias protestas contra una reforma fiscal que luego derivaron en reclamos por la desigualdad, la violencia policial y el desempleo.

El exmandatario de centroderecha Álvaro Uribe (2002-2010), quien ha sido un duro crítico de Petro y una figura central de la política colombiana en los últimos años, sostuvo en Twitter que «para defender la democracia es menester acatarla» y agregó que «Gustavo Petro es el Presidente. Que nos guíe un sentimiento: Primero Colombia».

Petro ha prometido gobernar para las minorías y los pobres, que en Colombia alcanzan el 39% de la población, según cifras oficiales de 2021. Con un discurso populista y en contra de las élites, se propone aumentar los impuestos a los más adinerados y garantizar la educación pública gratuita desde la infancia hasta la universidad, el empleo con un salario básico y aumento de los subsidios.

En sus primeros 100 días Petro pretende enfocar sus esfuerzos en un plan de emergencia contra el hambre, impulsar un ingreso vital de medio salario mínimo (128 dólares) para las madres cabezas de hogar, suspender las pruebas de fracking, y condonar los créditos de 10,000 jóvenes en el Icetex, la entidad estatal que financia la educación superior.

Petro, quien ha sido senador y alcalde de Bogotá, también buscará impulsar una rápida transición energética, porque considera que Colombia debe pasar de una «economía depredadora» a una para «la vida». Durante la campaña aseguró que no emitiría nuevas licencias de explotación petrolera, lo que golpearía una industria que representa casi el 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

En el ámbito internacional, el presidente electo está dispuesto a reanudar las relaciones diplomáticas con Venezuela, rotas desde 2019 por Duque y Maduro. También haría cambios en las relaciones con Estados Unidos buscando una renegociación del tratado de libre comercio que firmaron ambas naciones hace una década y nuevas salidas en la lucha contra el narcotráfico.

En entrevista con el diario El País, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, líder de la izquierda en México, aseguró que el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no encarna a la izquierda del país. Ante dichas declaraciones, reaccionó esta mañana López Obrador.

El mandatario indicó que respeta la opinión del fundador del Partido de la Revolución Democrática (PRD), y afirmó que en la democracia el derecho a disentir está garantizado y la pluralidad está garantizada.

En ese sentido, reiteró que su administración no encabeza un simple cambio de gobierno, sino un cambio de régimen que tiene como principal objetivo la erradicación de la corrupción y hacer justicia.

“No estoy para polémica y respeto mucho al ingeniero (Cuauhtémoc Cárdenas), además somos libres, queremos la democracia y la democracia es debate, es garantizar las libertades, es el derecho a disentir, la pluralidad, lo hemos dicho muchas veces, no es un pensamiento único», dijo AMLO.

Insistió en que se está llevando a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país, y el objetivo principal es desterrar la corrupción.

Y es que Cárdenas Solórzano declaró al diario español que México podría estar ante otro sexenio perdido, aunque dijo, espera no lo sea.

¿Es Morena la izquierda de México?, le preguntó la reportera Cecilia Ballesteros. «No lo veo. No conozco cuáles son las propuestas de Morena para elevar el crecimiento económico o para hacerlo sostenido y a largo plazo. Ni conozco sus propuestas respecto a la política exterior ni para reducir la desigualdad. No sé dónde esté Morena desde el punto de vista ideológico.

Sin embargo, Cárdenas resaltó que en México es muy difícil decir quién está en la izquierda y quién no, debido a que no hay una izquierda organizada en este momento, además de que no ve a ningún político importante ubicado en lo que él llamaría izquierda.

 

El candidato del partido de gobierno, Daniel Martínez, reconoció este jueves la victoria de su contrincante de centroderecha, Luis Lacalle Pou, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Uruguay celebradas el 24 de noviembre.

«Saludamos al presidente electo @LuisLacallePou, con quien mantendré una reunión mañana», escribió Martínez en su cuenta de Twitter, tras el ajustado escrutinio primario del domingo que obligó al tribunal electoral a esperar por un recuento antes de oficializar el resultado.

Y es que Lacalle Pou, del Partido Nacional, alcanzó una ventaja irreversible sobre el candidato oficialista. Martínez indicó que seguirá defendiendo la democracia con más fuerza que nunca.

El tribunal aún no lo ha proclamado presidente ya que resta escrutar el 25% de los circuitos electorales, pero varios dirigentes de la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio admitieron la derrota de su candidato.

«Saludo y felicito al nuevo presidente de la República», publicó en Twitter Gonzalo Reboledo, dirigente del Frente Amplio.

Se estima que el viernes o el sábado la Corte Electoral termine el conteo definitivo de votos y Lacalle Pou sea proclamado oficialmente presidente electo.

El exsenador centroderechista Luis Lacalle Pou encabeza las elecciones presidenciales de Uruguay en la segunda vuelta electoral, en las que disputaba contra el candidato oficialista Daniel Martínez.

Sin embargo, la Corte Electoral prefirió no adelantar resultados pues indicó que existe un gran número de votos «observados» o dudosos que supera en cantidad a la diferencia de sufragios emitidos para cada candidato.

El recuento o «escrutinio secundario», norma en los comicios uruguayos, comenzará mañana martes, y puede durar dos o tres días, y se convierte en esta ocasión en definitorio de la elección.

Lacalle Pou, de 46 años, obtuvo unos 30,000 votos más que Daniel Martínez, de 62 años, mucho menos de lo pronosticado por los sondeos antes de los comicios.

Escrutado casi el 99% de los sufragios, la Corte Electoral da 1.15 millones de votos para Lacalle Pou y 1.12 millones para Martínez. Los votos «observados» suman unos 35.000 y tendrían que volcarse en su enorme mayoría al Frente Amplio para revertir el resultado del primer escrutinio a favor de Lacalle Pou.

Lacalle Pou sostuvo que el presidente saliente, Tabaré Vázquez, le llamó, a diferencia de su contrincante Martínez.

Martínez, que fue el primero en hablar, hizo un encendido discurso en el que no quiso darse por derrotado y dijo ante sus partidarios que aún quedaban «algunos votos por contar» y que habría que «esperar todavía para saber el resultado final».

En medio de festejos por su fuerte remontada respecto a lo que vaticinaban las encuestas tras la primera vuelta electoral del 27 de octubre, Martínez llamó en tono conciliador a «buscar los entendimientos y las construcciones que permitan pensar en un solo país, en un solo Uruguay, gobernar para la gente» y evitar «cualquier forma de provocación, de enfrentamiento».

De confirmarse los resultados, luego de tres mandatos consecutivos del Frente Amplio, una coalición de partidos de izquierda que reúne a socialistas, comunistas, exguerrilleros y ortodoxos económicos, Uruguay daría un viraje en su rumbo político. 

Uruguay formó parte de un grupo de países que viró hacia administraciones de izquierda en la década pasada, cuando gobernaron Néstor y Cristina Kirchner en Argentina, Luis Inácio Lula da Silva en Brasil, o Rafael Correa en Ecuador.

Muy cercano al chavismo venezolano, el Frente Amplio llegó al gobierno de la mano de Vázquez, continuó con José Mujica en 2010, y volvió a Vázquez en 2015. En sus 15 años de poder, la coalición izquierdista aprobó el aborto en 2012, y el matrimonio homosexual y la legalización de la marihuana en 2013.

El próximo presidente asumirá el primero de marzo de 2020 para un mandato de cinco años.

El presidente y líder socialista español Pedro Sánchez ganó las elecciones legislativas de este domingo con una mayoría en picada, mientras que la extrema derecha de Vox se consolidó como tercera fuerza en un Parlamento que augura un bloqueo político persistente.

Según resultados parciales, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Sánchez es el vencedor, sin mayoría absoluta, con 120 escaños de los 350 de la cámara baja. Los resultados representan tres asientos y unos 730,000 votos menos que en las legislativas del 28 de abril pasado, cuando el PSOE se impuso también sin mayoría absoluta, con 123 diputados.

La subida más espectacular la protagonizó Vox, que capitalizó la crisis con el separatismo en Cataluña y sumó 52 escaños, más del doble de los 24 obtenidos en abril.

El conservador Partido Popular (PP) subió también con fuerza, de 66 a 87, mientras que Ciudadanos, la formación de centro-derecha liberal, fue pulverizada al caer de 57 diputados a sólo 10.

La izquierda radical de Podemos cedió siete escaños, quedándose en 35, y su escisión Más País entró en la cámara con 3 diputados.

En cualquier caso no hay mayoría absoluta ni para el bloque de derechas (PP, Vox y Ciudadanos) ni para las izquierdas (PSOE, Podemos y Más País), que globalmente superan a los conservadores.

Sánchez «ahora lo tiene mucho más difícil para formar gobierno», advirtió el líder ‘popular’, Pablo Casado.

El panorama amenaza con prolongar el bloqueo crónico que atenaza la política española desde 2015, cuando la irrupción de Podemos y Ciudadanos puso fin al tradicional bipartidismo PSOE/PP. Desde entonces ha habido cuatro elecciones legislativas.

La de este domingo fue una repetición electoral consecutiva al fracaso de PSOE y Podemos de acordar, durante el verano, un gobierno de coalición que habría sido el primero en estas cuatro décadas de democracia en España.

El jefe saliente del gobierno español, Pedro Sánchez, lanzó este lunes su nueva campaña electoral del próximo 10 de noviembre con la promesa de traer «estabilidad» a un país muy fragmentado políticamente y que celebrará sus cuartas elecciones en cuatro años.

«Somos la única fuerza política que puede ofrecer estabilidad, sentido de Estado y una hoja de ruta clara», dijo el líder del PSOE en un acto en Madrid, arropado por su gobierno y otros dirigentes del partido.

«Somos la izquierda de gobierno», enfatizó Sánchez, lo que pareció un mensaje directo a la izquierda radical que representa Podemos.

Con el anuncio del lanzamiento de su campaña, se presentó el lema: «Ahora, Gobierno. Ahora, España».

Pese a sus promesas de estabilidad, el mismo Pedro Sánchez, vencedor sin mayoría absoluta de las legislativas del 28 de abril, fue incapaz de entenderse con otros partidos para articular una mayoría con la que continuar al frente del gobierno.

Especialmente fue incapaz de entenderse con Podemos, en teoría su «socio preferente», al que ofreció en una precipitada negociación un gobierno de coalición que los de Pablo Iglesias rechazaron por considerarla insuficiente.

«No hay tiempo que perder para lamentos ni para juegos de culpas», dijo a propósito el líder socialista, prometiendo entre otras cosas una ley de eutanasia.

La izquierda irá ahora más fragmentada a los comicios, ya que en las urnas estará también una escisión de Podemos, Más País, liderada por su ex número dos, Íñigo Errejón.

Enfrente tendrán a tres partidos de la derecha: el conservador Partido Popular, los liberales de Ciudadanos, y la extrema derecha de Vox. A los que se añaden al menos tres partidos separatistas catalanes, y dos partidos nacionalistas vascos.

Con la duda pendiente del desempeño que tendrá Más País, los sondeos anticipan un incremento de escaños al PSOE, que en las pasadas elecciones obtuvo 123 de los 350 asientos de la cámara baja. Pero en ningún caso se espera una mayoría absoluta, con lo que se planteará de nuevo la cuestión de con quién pactar.

Luego de 30 años de militancia, la excandidata del PRD a la gubernatura de Guerrero, Beatriz Mojica, anunció su renuncia.

Señaló que su lucha siempre fue con la esperanza de tener un Guerrero diferente, sin violencia, sin corrupción, sin impunidad y sin mentiras.

Indicó que si bien en el PRD vivió momentos duros, obstáculos, traiciones, mezquindad y hasta violencia política de unos cuantos, siempre encontró respaldo y palabras de aliento de los militantes y dirigentes que siempre la acompañaron y le dieron la fortaleza para seguir adelante.

Sostuvo que aunque seguirá luchando junto al pueblo guerrerense, «en este momento ya no es posible hacerlo desde el PRD».

Pidió a quienes se quedan en el partido, que recuerden el origen del PRD, y logren una transformación que le sirva a México. Aclaró que su decisión era personal, por lo que aclaró, no se reafiliará y acompañará a los más de 100 mil perredistas que tampoco lo harán.

Sin embargo, en su carta de renuncia, expresó que «por el momento» no participará en ningún partido político.

Puntualizó que su renuncia se debe a que el PRD en Guerrero perfila a hacer una alianza con el PRI para seguir gobernando el estado. «En los últimos cuatro años la situación en Guerrero ha empeorado, aumentaron la pobreza y la violencia, los feminicidios están a la orden del día, las inversiones no llegan a las regiones, los programas sociales estatales fueron desaparecidos, la desesperanza y el miedo reinan en las calles, y aun así, hay quienes plantean la posibilidad de generar una alianza con el PRI, con esa camarilla que tanto daño le ha hecho a nuestro estado.

Adelantó que en 2021, cuando se tenga la oportunidad de impulsar un verdadero cambio generacional y de sacar a los corruptos que nos han dominado y que nos tiene sumergidos en la miseria, y cuando estén listos para construir una opción de izquierda que gobierno de manera diferente, sin raterías y sin exclusiones, es cuando contarán con ella.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que siempre soñó con “liberar” a Brasil de la “nefasta ideología de izquierda” y agradeció la inspiración que recibió del escritor Olavo de Carvalho, el “gurú” de la derecha.

Asimismo, Bolsonaro consideró que Venezuela “debe ser liberada” para lo que se cuenta con el apoyo de Estados Unidos, país al que, junto con Canadá, Australia y Japón, exentó los visados para visitar la nación sudamericana.

“Yo siempre soñé con liberar a Brasil de la nefasta ideología de izquierda”, dijo, según un video divulgado por su hijo, el diputado federal Eduardo Bolsonaro.

El líder brasileño se encuentra desde el domingo en Estados Unidos, donde se reunirá con su homólogo Donald Trump para tratar, entre otros temas, la crisis en Venezuela. “Debemos resolver el problema de nuestra Venezuela. Venezuela no puede seguir así. Deben ser liberados. Y obviamente creemos y contamos con el apoyo de Estados Unidos para lograr este objetivo”, dijo en un discurso ante la Cámara de Comercio.

Bolsonaro, quien sobrevivió a un atentado durante la campaña electoral, agradeció a Dios por iluminarlo mientras “Brasil se encaminaba hacia el socialismo, hacia el comunismo”. “Si eso no ocurrió fue gracias a dos milagros: haber sobrevivido a una puñalada en el abdomen, y haber ganado la elección”, dijo, afirmando que se propone “deshacer” el legado de gobiernos anteriores.

“Brasil no es un terreno abierto donde pretendemos construir cosas para nuestro pueblo. Tenemos que deshacer muchas cosas, para después empezar a hacer”, enfatizó durante una cena en la embajada brasileña en Washington a la que asistieron el propio De Carvalho y Steve Bannon, el ultraderechista exasesor del presidente Trump.

Fuera de la agenda que tenía prevista en la capital estadounidense, el presidente brasileño se reunió con autoridades de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para tratar estrategias contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Bolsonaro rompió, además, la tradición de los mandatarios brasileños de realizar su primer viaje al extranjero a Argentina, lo hizo a Estados Unidos, un gesto que Trump correspondió alojándolo en Blair House, la residencia oficial para huéspedes situada frente a la Casa Blanca.

Al ser cuestionado sobre la iniciativa que se discute en la Cámara de Diputados para la reformar la Ley de Pemex, en la que se plantea la posibilidad de incrementar las facultades del director de la empresa y restar facultades al consejo de administración, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que su administración no tiene ninguna relación con ella.

Y aunque reconoció que era una iniciativa de Morena, dijo que “nosotros no aprobamos eso, es decir, en el Ejecutivo no queremos ninguna modificación en ese sentido, porque no queremos darles pretextos, excusas, a los que han saqueado a Pemex”.

Fue en este momento cuando afirmó que su gobierno no propiciará que los “conservadores” acusen a su administración de ser autoritarios, o que no toma en cuenta a los expertos, a la llamada sociedad civil.

Acusó que la sociedad civil, que antes era pueblo, los conservadores “ya se apropiaron de la sociedad civil, yo no conozco gente de la sociedad civil, de veras, muy pocos de izquierda”.

Lamentó que todo lo que tiene que ver con la sociedad civil en estos tiempos, tenga que ver con el conservadurismo, “hasta los grandes consorcios promueven a la sociedad civil, es una bandera la sociedad civil”.

 

Brasil decidirá este domingo a quien los gobernará durante los próximos cuatro años, las opciones: un ultraderechista, Jair Bolsonaro, que lidera la preferencia; o un izquierdista, Fernando Haddad, designado candidato en septiembre en reemplazo de Lula da Silva.

Bolsonaro, un ex capitán del Ejército de 63 años, ganó la primera vuelta con 46% de los votos, frente a 29% para Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT).

Sin embargo los sondeos más recientes muestran que la ventaja que tenía el ultraderechista se ha reducido. Las proyecciones dan un 56% a Bolsonaro y un 44% a Haddad.

Analistas han advertido que Bolsonaro ha logrado conquistas a los brasileños con sus promesas de combatir la inseguridad, flexibilizando el porte de armas, y acabar con la corrupción, mientras que sus exabruptos misóginos, homofóbicos y racistas han pasado desapercibidos.

El vencedor deberá gobernar junto a un Congreso con partidos debilitados, aunque será el PT el que seguirá siendo la primera fuerza en la Cámara.

Quien resulte electo sustituirá el 1 de enero de 2019 al conservador Michel Temer, el presidente más impopular desde el retorno de la democracia, que asumió el cargo en 2016 tras la destitución de Dilma Rousseff, quien fue acusada de manipular las cuentas públicas.

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO

El gobierno del hoy ex presidente estadounidense Barack Obama se interesó por cómo la izquierda podría modificar el paisaje político de México, así como por la personalidad del ahora virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), según documentos publicados por WikiLeaks y difundidos por El Universal.

De acuerdo a los documentos oficiales, el Departamento de Estado, entonces encabezado por Hillary Clinton, envió en diciembre de 2009 a sus representaciones en Ciudad de México y Monterrey un cuestionario clasificado como secreto.

En él se pidió información sobre López Obrador; el entonces jefe de Gobierno de Ciudad de México, Marcelo Ebrard; Alejandro Encinas (quien ejerció como mandatario interino de la capital), y Juan Ramón de la Fuente, entonces rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

«¿Hasta qué grado estos individuos trabajan juntos o se están socavando mutuamente? ¿Cuánto apoyo tienen dentro del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y entre los partidos izquierdistas más pequeños?», preguntaba el texto, redactado por la directora de operaciones de la Oficina de Inteligencia del Departamento de Estado, Elissa G. Pitterle.

La información publicada por El Universal refiere otro cable confidencial elaborado en mayo de 2009 por la ministra consejera política de la embajada estadounidense en México, Leslie A. Bassett, en que relató los posicionamientos de López Obrador en política exterior.

En otro reporte fechado en agosto de 2006, poco después de que López Obrador perdiera las elecciones presidenciales frente a Felipe Calderón, Bassett describió la personalidad del izquierdista, basándose en una entrevista con la historiadora Alejandra Lajous.

La historiadora «lo describió como insular en sus puntos de vista, convencido de que está en lo correcto y reacio a exponerse a críticas potenciales», expuso el documento, en el que también se destacaba la capacidad de convencimiento del político.

 

Con información de El Universal y EFE / Foto: Archivo APO

El líder de las izquierdas en México, Cuauhtémoc Cárdenas, expresó que su voto en la elección para la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México será para el abanderado del Partido Humanista, Marco Rascón.

A través de un video difundido desde la cuenta de «superbarrio», como se le conoce a Rascón, Cárdenas relató que coincidió con el ahora candidato en 1988 cuando la Asamblea de Barrios que dirigía Rascón se sumó a la Frente Democrática Nacional. Indicó que desde ese momento han caminado políticamente juntos.

Describió a Rascón como una persona de propuestas, alguien imaginativo, en favor de un proyecto de soberanía, que rescata la participación de la gente en la vida pública del país.

«Siento que es la propuesta más clara respecto a como enfrentar los problemas de la Ciudad. Marco Rascón va a tener mi voto el próximo 1 de julio aquí en la Ciudad de México», indicó Cárdenas.

Recordemos que la semana pasada cuando Rascón celebró una comida con sus adversarios políticos, a la que únicamente asistieron Lorena Osornio, Purificación Carpinteyro y Alejandra Barrales, también estuvo Cuauhtémoc Cárdenas, lo que provocó que Alejandra Barrales indicara que guardaba la esperanza de que le apoyara con su voto.

 

En el marco de la ceremonia de conmemoración del Día de la Bandera, el Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Senadores, el panista Ernesto Cordero alertó sobre el avance del populismo en nuestro país, y sobre las alianzas basadas en el oportunismo.

 

Cordero indicó que en las últimas tres décadas, México se ha visto inmerso en  una profunda transformación que ha marcado claramente el rumbo que el país debe seguir, aunque eso no ha evitado que surjan en el escenario nacional propuestas que en lugar de combatir los grandes problemas nacionales, reviven posturas anacrónicas e irresponsables que han demostrado su ineficacia y efectos negativos en el país.

 

Afirmó que esas propuestas han resultado incluso en alianzas basadas en el oportunismo. Pidió a los mexicanos estar alertas, pues dijo, no debemos asumir, como se hizo en otros países, que la estabilidad, el crecimiento económico y las libertades que hoy gozamos van a estar ahí por siempre.

 

Sin embargo sorprendió al decir que lo que se ha logrado con trabajo y esfuerzo está en riesgo por visiones populistas, afirmando que los populistas no sólo están en la izquierda, sino también están en la derecha, lo que pareció un claro mensaje al candidato presidencial de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y al abanderado de la coalición «Por México al Frente», Ricardo Anaya.

 

Cordero llamó a ser responsables, y dijo que no es tiempo de inventar futuros con el pretexto de que inventar futuros salva el presente, y por el contrario sostuvo que es tiempo de preservar el futuro por la acción responsable en el presente, lo que ha sido tomado como un mensaje de apoyo al candidato del PRI-PVEM-PANAL, José Antonio Meade, con quien desde tiempo atrás se ha vinculado dada las diferencias que guarda con el panista.

 

El candidato presidencial de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), compartió la noche de ayer, una encuesta difundida por la cadena estadounidense Fox News, en la que si bien aparece con ventaja, aseguró que estaba «cuchareada».

 

 

«Hasta la encuesta cuchareada de Fox News nos pone en primer lugar», aseguró el tabasqueño a través de su red social, acompañado de una imagen que muestra la pizarra de preferencia electoral de la encuesta realizada por Bloomberg, en la que él lidera con 40%, seguido de Ricardo Anaya con  el 31% de la preferencia y José Antonio Meade en tercer lugar con 20%.

 

La cadena reportó que a medida que avanza la contienda electoral, el favorito en las encuestas es un hombre apodado el «Bernie Sanders de México», y lo describe como un populista de extrema izquierda cuya plataforma incluye un llamado a las Naciones Unidas para evitar que el presidente estadounidense Donald Trump construya su muro fronterizo.

 

Fox News hace mención del abanderado del PRI-PVEM-PANAL, de quien afirma que si bien es visto con buenos ojos dada la experiencia con la que cuenta, el problema es el partido que lo postula, pues el tricolor es señalado por la labor del Presiente Enrique Peña Nieto de no poder detener la violencia que azota al país.

 

A través de la asociación «Por México Hoy» que dirige, el líder de las izquierdas en México, Cuauhtémoc Cárdenas, presentó esta tarde un Amicus Curiae con los elementos jurídicos que asegura prueban la inconstitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior.

 

 

Cárdenas indicó que la Ley de Seguridad Interior permite que mediante una decisión unilateral del Ejecutivo Federal se mantengan las Fuerzas Armadas en las calles realizando funciones para las que no fueron entrenados.

 

«De esta manera, dicho ordenamiento nos regresa al Estado absolutista en donde no existe el principio de división de poderes y fortalece desmedidamente a las fuerzas armadas para crear por medio de una ley secundaria un tipo de Estado diferente: un Estado policíaco-militar», señaló.

 

La asociación afirmó que el actual gobierno quiere una Ley de Seguridad Interior para deconstruir el orden constitucional y el Estado nacional, la división de poderes, el federalismo, el municipio libre y los derechos humanos, entregando el control político y el mando territorial a las Fuerzas Armadas, a través de una modalidad totalitaria y autoritaria.

 

Indicaron que al presentar el instrumento jurídico, buscan un modelo de seguridad ciudadana que permita generar una fuerza policial civil que resguarde a los habitantes con el máximo respeto a los derechos humanos; con una administración de justicia  fortalecida, sin corrupción ni impunidad; y con un sistema penitenciario que tienda a la verdadera recuperación e inserción social del detenido.

 

Luego de recorrer la presa Barrio Norte, de la delegación Álvaro Obregón, el precandidato del PRI a la Jefatura de Gobierno de la CDMX, Mikel Arriola, aseguró que la contaminación, insalubridad e inseguridad que se vive en la demarcación es debido a los «gobiernos corruptos de la izquierda».

 

En el recorrido por el lugar, el ex director del IMSS, indicó que la  acumulación de basura representa un grave problema de riesgo sanitario y factor de riesgo de posibles enfermedades gastrointestinales.

 

«Esto es un ejemplo de lo que no debe pasar en la Ciudad de México, es una muestra de una mala planeación y que la gente que vive en esta zona está sufriendo mucho por un  problema arraigado de corrupción durante los últimos 20 años de gobiernos de Morena y PRD», indicó Arriola.

 

El también ex titular de Cofepris, adelantó que alista un plan integral para un sistema de río-presas totalmente reformado y modificado. «Lo que necesitamos aquí es una verdadera inversión para recomponer esta presa que tiene grandes problemas de contaminación y lodo, y es que seguramente la capacidad para lo que fue planeada está rebasada por falta de desazolve, entonces este sistema de río-presas tiene que ser totalmente mejorado en beneficio de la población».

 

El priísta aseguró que las condiciones insalubres son «reflejo de los cacicazgos que se han armado en esta zona (…) que demuestran el clientelismo político y los cacicazgos que se resisten a que lleguen gobiernos que atiendan y den servicio a las personas y no se sirvan de ellas, como en el caso de Morena y PRD».