Tag

kamala harris

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó este miércoles sobre la conversación telefónica que sostuvo con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, quien fue designada por el presidente Joe Biden la como encargada de atender el asunto migratorio en Centroamérica.

A través de sus redes sociales, el mandatario indicó que planteó a Harris la importancia de atender el asunto migratorio en Centroamérica, además de que refrendó la disposición de México para sumar voluntades en programas de combate al tráfico de personas, orientación, bienestar y protección de los derechos humanos, particularmente de niñas y niños.

Durante la conversación, AMLO estuvo acompañado del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubon.

La conversación se da en medio de una campaña del gobierno estadounidense para enfrentar la migración, especialmente desde el llamado Triángulo del Norte, conformado por El Salvador, Guatemala y Honduras.

Recordemos que esta semana, el enviado especial de Biden al Triángulo Norte de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, realiza una gira por Guatemala y El Salvador destinada a abordar el aumento vertiginoso de la migración. El lunes sostuvo una reunión con el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei.

Y es que la región vive una gran ola migratoria hacia Estados Unidos desde la llegada del demócrata a La Casa Blanca, tras su promesa de llevar a cabo una política migratoria más laxa y ayudar a miles de solicitantes de asilo varados en la frontera mexicana.

Al respecto, se informó que las autoridades estadounidenses detuvieron a 100,441 indocumentados en febrero, frente a los 78,442 registrados en enero. Se estima que las cifras de marzo sean todavía mayores. Miles de ellos son migrantes menores de edad no acompañados.

Ayer, el gobierno de Biden anunció el despliegue de un equipo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) para atender «necesidades humanitarias urgentes» en Guatemala, El Salvador y Honduras.

Finalmente, La Casa Blanca confirmó la llamada de la Vicepresidenta Kamala Harris con López Obrador y dijo que acordaron continuar trabajando juntos para abordar las causas fundamentales de la migración desde los países del Triángulo Norte.

La presidencia de Estados Unidos indicó que durante la llamada también se discutió la importancia de atacar el tráfico de personas y la trata de personas.

Kamala Harris hizo historia al convertirse este miércoles en la primera mujer vicepresidenta de Estados Unidos, así como la primera afroamericana y la primera persona de origen asiático en acceder a este puesto.

Juró como vicepresidenta de la mano de otra mujer que ha roto esquemas, la jueza Sonia Sotomayor, la primera latina magistrada del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Harris recitó el texto protocolario, acompañada de su marido, Douglas Emhoff, que se convierte por su parte en el primer ‘segundo caballero’ de Estados Unidos.

La ahora vicepresidenta utilizó dos biblias para presentar su juramento, una que perteneció a una amiga y vecina de  su familia, Regina Shelton, de la que ha dicho que ha sido como una segunda madre para ella, y otra que fue del primer afroamericano del Tribunal Supremo, Thurgood Marshall.

La demócrata ha sido escoltada al acto de toma de posesión por Eugene Goodman, el policía del Capitolio que se convirtió en el rostro de la resistencia a los partidarios del presidente saliente, Donald Trump, que asaltaron el Capitolio el 6 de enero.

Harris fue la primera fiscal de distrito afroamericana y la primera fiscal general en la historia de California; la primera indio-americana en llegar al Senado y, ahora la primera vicepresidenta.

Nacida el 20 de octubre de 1964 en Oakland, California, Harris es la hija mayor de una pareja de inmigrantes: Shyamala Gopalan, una investigadora contra el cáncer de la India, y Donald Harris, un economista de Jamaica.

El año pasado, Harris lanzó su candidatura presidencial bajo el lema «Kamala Harris por la gente», aunque su propuesta no logró convencer para recaudar suficientes fondos, por lo que anunció su retirada en diciembre.

Biden la eligió como compañera de fórmula pese a los momentos de tensión que ambos protagonizaron mientras Harris era todavía aspirante a la nominación presidencial.

Sucede en el cargo a Mike Pence, quien sí ha estuvo presente en la ceremonia de este miércoles, al contrario que Trump. Al evento también asistieron los expresidentes Obama, Clinton y Bush, así como magistrados del Tribunal Supremo.

Tras su investidura como vicepresidenta, Kamala se coloca en un puesto de ventaja para convertirse en un futuro hipotético en líder del Partido Demócrata, dada la edad de Biden, de 78 años, y su convencimiento de que va a ser un presidente «de transición».

Líderes y altos representantes de gobiernos de todo el mundo han felicitado en las redes sociales al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, según las proyecciones de la mayoría de los medios estadounidense.

El primero en felicitarle ha sido el primer ministro irlandés, Micheal Martin. «Joe Biden ha sido un verdadero amigo de este país durante toda su vida y estoy deseando trabajar con él los próximos años», dijo en Twitter, asegurando que también quiere «invitarle de vuelta a casa cuando las circunstancias lo permitan».

Uno de los primeros mensajes que también llegaron fue el de Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido, subrayando que Estados Unidos es el «aliado más importante» de su país. «Estoy deseando trabajar estrechamente juntos en nuestras prioridades compartidas, desde el cambio climático al comercio y la seguridad».

Johnson se refirió al trinfo de Bidden-Harris como un histórico logro.

A las felicitaciones a Biden y Harris también se sumó la del primer ministro  de Canadá, Justin Trudeau. «Nuestros dos países son amigos cercanos, socios y aliados. Compartimos una relación que es única en el escenario mundial. Tengo muchas ganas de trabajar juntos y desarrollarla con ustedes dos».

Por su parte la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha expresado su deseo de reunirse con Biden «a la primera oportunidad  posible» dado que la UE y Estados Unidos «son amigos y aliados». «A medida que el mundo cambia y surgen nuevos retos y oportunidades, nuestra renovada alianza será de particular importancia», ha
subrayado.

En la misma línea se ha pronunciado el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. «La UE está lista para entablar una fuerte alianza transatlántica», ha escrito, incidiendo que entre los temas que Europa quiera abordar junto a Estados Unidos figuran «la pandemia de COVID-19, el multilateralismo, el cambio climático y el comercio internacional».

A su vez, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha puesto en valor que «el liderazgo de Estados Unidos es mas importante que nunca en un mundo impredecible» y ha expresado su deseo de trabajar con la nueva Administración.

Por su parte, el primer ministro griego, Kiriakos Mitsotakis, ha descrito a Biden como «un verdadero amigo de Grecia, y se dijo seguro de que bajo su presidencia, la relación entre ambos países se fortalecerá aún más.

Su homólogo italiano, Giuseppe Conte, ha felicitado al «pueblo estadounidense y a las instituciones por la impresionante participación de vitalidad democrática». Además, ha expresado su deseo de trabajar con el nuevo presidente para fortalecer aún más la relación que mantienen los ´países.

«Los estadounidenses han elegido a su presidente. Felicidades Joe Biden y Kamala Harris», ha señalado por su parte el presidente francés, Emmanuel Macron. «Tenemos mucho por hacer para superar los desafíos de hoy. Trabajemos juntos», ha defendido.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha deseado «suerte y éxito desde el fondo del corazón» a Biden y ha felicitado a Harris por el hito de ser la primera vicepresidenta. «Estoy deseando trabajar con el presidente Biden en el futuro. Nuestra amistad transatlántica es irremplazable si queremos superar los grandes desafíos de este tiempo».

También han llegado felicitaciones de otras partes del planeta. El presidente colombiano, Iván Duque, ha deseado a Biden y Harris «los mejores éxitos en su gestión».

A su vez, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, ha felicitado a los estadounidenses por el récord de participación en las elecciones, que dijo, es «una clara expresión de la voluntad popular».

También han felicitado al nuevo presidente electo y su vicepresidenta el mandatario de Chile, Sebastián Piñera, y el de Uruguay, Luis Alberto Lacalle Pou.

En África, el presidente sudafricano, Cyril Ramaphosa, ha manifestado su deseo de trabajar con Biden y Harris y «profundizar nuestros lazos de amistad y cooperación», mientras que su homólogo de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha deseado éxito al nuevo presidente y también ha confiado en poder trabajar juntos para «aumentar la cooperación entre nuestras dos naciones».

El presidente egipcio, Abdelfatá al Sisi, y su homólogo de Líbano, Michel Aoun, también han mandado felicitaciones al demócrata. El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, también se unió a los mensajes,

El primer ministro indio, Narendra Modi, felicitó a Joe Biden por su victoria en los comicios, y en especial a su compañera de fórmula, Kamala Harris, de orígenes indios, por su éxito «rompedor». «¡Felicidades @JoeBiden por su victoria espectacular», tuiteó Modi. En un tuit por separado se dirigió a Harris: «Su éxito es rompedor y fuente de un inmenso orgullo… para todos los indio-estadounidenses».

La candidata demócrata a la vicepresidencia de Estados Unidos, Kamala Harris, canceló este jueves sus viajes de campaña hasta el domingo próximo, después de que dos personas de su entorno cercano dieran positivo a Covid-19.

Sin embargo, su equipo de campaña no cree que estén en riesgo ni ella ni su compañero de fórmula, el candidato Joe Biden.

«Anoche a última hora me enteré de que un miembro de la tripulación de mi avión, que no pertenece a mi personal, y una integrante de mi campaña dieron positivo por Covid», escribió Harris en su cuenta oficial de Twitter.

En su mensaje indicó que no estuvo en contacto cercano con ninguno de las personas infectadas en los últimos días.

La senadora, que tenía previsto viajar este jueves a Carolina del Norte y mañana a Ohio, decidió cancelar todos sus viajes hasta este domingo «para extremar las precauciones». Por el momento no planea hacer cuarentena, e indicó que seguirá haciendo campaña «de forma virtual”.

«Esta semana he dado negativo en dos pruebas, y no tengo síntomas (…). Seré transparente con ustedes sobre cualquier resultado de pruebas que reciba», añadió Harris, cuya campaña precisó que este mismo miércoles se hizo la última prueba de Covid, adelantando que este jueves planea hacerse otra.

La directora de comunicación de Harris, Liz Allen, es una de las dos contagiadas, mientras que el miembro de la tripulación no fue identificado por la campaña demócrata, que precisó que ambos llevaban mascarilla de tipo N95 cuando estuvieron cerca de la senadora.

El anuncio de Kamala Harris no impactará en la agenda de Biden, quien tiene previsto participar este jueves en un encuentro con votantes en Filadelfia, Pensilvania, el cual será transmitido por la cadena televisiva ABC.

La noche de ayer, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y la demócrata, Kamala Harris, se enfrentaron en el único debate de candidatos a vicepresidente, que a diferencia de lo ocurrido entre Trump y Biden, transcurrió en un tono más civilizado.

El debate se celebró desde las instalaciones de la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

El tema que acaparó los primeros minutos del debate fue la pandemia de COVID-19, en el que los aspirantes mostraron las diferencias que mantienen

Harris afirmó que si los expertos lo recomiendan se vacunará contra el COVID-19, pero que no lo hará si el presidente Donald Trump lo pide.

«Si el doctor (Anthony) Fauci (el principal epidemiólogo de la Casa Blanca), si los médicos nos dicen que debemos ponérnosla, seré la primera en la fila para ponérmela, absolutamente. Si Donald Trump nos dice que debemos ponérnosla, no lo haré», dijo Harris.

Harris afirmó que el pueblo estadounidense ha sido testigo del mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de EUA, cuestionando la respuesta de la administración Trump a la pandemia.

Por su parte el vicepresidente Mike Pence enfatizó que Trump puso desde el primer día la salud de los estadounidenses «primero», y acusó a Harris de «socavar la confianza» de los estadounidenses en una vacuna que pueda surgir durante este gobierno.

«Deje de jugar a la política con la vida de las personas», dijo Pence, tras señalar el plan de los demócratas de «plagio», en alusión a una controversia que hundió la primera campaña presidencial de Biden en 1988.

En respuesta, Harris, que podría convertirse en la primera mujer vicepresidente en la historia de Estados Unidos, dijo que Trump «sacrificó» a los trabajadores de la salud y atacó a La Casa Blanca por no actuar rápidamente a pesar de conocer desde un inicio los riesgos de la pandemia. «El presidente dijo que era un engaño. Minimizaron la seriedad», acusó.

El compañero de fórmula del presidente Trump aprovechó para defender su asistencia a un evento hace once días en la Rosaleda de La Casa Blanca, que pudo ser el foco de los contagios entre personal de la residencia presidencial y el propio presidente.

«Mi mujer Karen y yo estuvimos allí, y estuvimos honrados por estar allí. Mucha gente de quienes estuvieron en el acto, Susan (moderadora), en realidad muchos se hicieron las pruebas de coronavirus, y fue un acto al aire libre, lo que todos nuestros científicos aconsejan habitualmente y rutinariamente», señaló el vicepresidente.

La crisis económica que ha provocado la pandemia también fue abordada en el debate. Harris dijo que según estimaciones de expertos, para el final del actual gobierno va a haber más pérdidas de empleo que en ningún otro gobierno.

Sin embargo, Pence aprovechó el tema para cuestiona la «receta» demócrata «para corregir el rumbo del país: más impuestos, más regulación, abolición de los combustibles fósiles y rendición económica frente a China.

Otro de los temas más polémicos fue el de la justicia racial. Pence acusó a Biden de creer que la policía tiene un «sesgo» hacia las minorías, algo que tachó de «gran insulto» hacia los uniformados. Harris recordó que Trump dijo que había «personas muy buenas» entre los neonazis en una marcha en Charlottesville, Virginia, que derivó en actos de violencia.

Pence insistió en acusar a los demócratas de «insultan» a las fuerzas de seguridad cuando afirman que existe racismo sistémico en el país. Rápidamente la demócrata reaccionó y dijo que no estaba dispuesta a ser sermoneada por el vicepresidente sobre lo que significa aplicar las leyes de nuestro país». Recordemos que Harris es senadora por California y exfiscal general de dicho estado.

Pence también calificó de «insulto» a los policías cuando Biden dijo creer que las fuerzas de seguridad son implícitamente «parciales contra las minorías».

Un momento importante del debate fue cuando Pence aseguró que la Administración de Barack Obama, de la que Biden fue vicepresidente, permitió la expansión del grupo terrorista Estado Islámico (EI), y que los padres de Kayla Mueller, una joven estadounidense asesinada por los yihadistas en Siria en 2015, piensan que estaría viva si Trump hubiera estado a cargo cuando fue secuestrada.

Los padres de la joven, Marsha y Carl Mueller, estaban entre los invitados por Pence al debate en la Universidad de Utah.

A diferencia de la conducta de Trump en el primer debate, Pence demostró calma y estabilidad; incluso felicitó a Harris, hija de inmigrantes de Jamaica e India, por la naturaleza histórica de su candidatura, que podría convertirla en la primera vicepresidente negra.

Y aunque Pence trató de retratar a Harris como de izquierda radical, a pesar de que está más cerca del ala moderada del partido demócrata, destacó su trayectoria en el servicio público.  «Gracias, señor vicepresidente», le dijo varias veces Harris.

Los candidatos debatieron sin cubrebocas, aunque tal como se había anunciado previamente, estuvieron separados entre sí casi a cuatro metros, y protegidos por barreras transparentes.

Una mosca, que se posó sobre la cabeza del vicepresidente Pence durante dos minutos y tres segundos robó cámaras y fue, según las redes sociales, la reina de la noche.

La mancha oscura en el cabello blanco de Pence hipnotizó a los estadounidenses e hizo que se desatara una avalancha de comentarios y memes en Twitter.

Fotografías desde todos los ángulos del insecto se difundieron en la popular red social y hasta el aspirante demócrata a La Casa Blanca, Joe Biden, se sumó a la ola, al publicar una imagen con un matamoscas en la mano, esto con la intención de recaudar fondos.

«Contribuye con $5 para ayudar a que esta campaña vuele», escribió el demócrata, cuyo equipo aprovechó el momento para publicar un tuit con la imagen de un matamoscas y la leyenda: «Ahuyenta moscas y mentiras».

La senadora Kamala Harris aceptó la noche de ayer su candidatura en la fórmula del demócrata Joe Biden, que podría convertirla en la primera vicepresidenta de Estados Unidos.

Durante su mensaje, señaló el «rotundo fracaso» del mandatario republicano Donald Trump para dirigir el país.

Harris, una abogada nacida hace 55 años en California, hija de un jamaiquino y una india tamil, llamó a votar el 3 de noviembre por Biden, capaz, dijo, de unir a «negros, blancos, latinos, asiáticos, indígenas» y no convertir «nuestras tragedias en armas políticas».

«El fracaso de liderazgo de Donald Trump ha costado vidas y sustento», advirtió, cuando Estados Unidos registra más de 170,000 muertos por Covid-19 y sufre una aguda recesión económica, en medio de un extendido clamor contra el racismo y la violencia policial.

Harris denunció «el caos constante», la «incompetencia» y la «insensibilidad» del gobierno de Trump.

El tradicional cónclave partidario, organizado este año en formato virtual por la pandemia, finalizará esta noche con un discurso de Biden, quien, a sus 77 años, busca llegar a La Casa Blanca casi medio siglo después de su ingreso a la arena política.

Barack Obama, el primer presidente negro de los Estados Unidos, pidió el voto para Biden, su compañero durante los ochos años de su mandato, a quien llamó «hermano».

«Esperaba, por el bien de nuestro país, que Donald Trump pudiera mostrar algún interés en tomarse el trabajo en serio, que pudiera llegar a sentir el peso del cargo (…) Pero nunca lo hizo», dijo Obama, que entregó el poder a Trump en 2017.

«Las consecuencias de este fracaso son graves», subrayó.

El exmandatario, el tercero en respaldar a Biden en la convención luego de Bill Clinton y Jimmy Carter, dijo que Trump ha tratado la presidencia como un «reality show» y ha dejado las «instituciones democráticas amenazadas como nunca antes».

Mientras Obama hablaba, Trump descargaba su enojo en Twitter con mensajes en mayúsculas, en los que acusó a su predecesor de haberlo espiado durante su campaña. Trump arremetió contra Obama, al tacharlo de «ineficaz» y «espantoso» y denostado «la estupidez» de su gestión.

«El presidente Obama no hizo un buen trabajo. La razón por la que estoy aquí es por el presidente Obama y Joe Biden», señaló a periodistas tras conocerse fragmentos del discurso del exmandatario.

La exprimera dama Hillary Clinton, candidata derrotada por el magnate republicano en 2016, hizo un enérgico llamado a la movilización electoral, advirtiendo que «si Trump es reelegido, las cosas serán aún peor».

«Voten como si nuestras vidas y nuestro sustento estuvieran en juego, porque lo están», urgió.

También instó a «librar al país de Trump» Nancy Pelosi, la influyente presidente de la Cámara de Representantes y líder demócrata en el Congreso.

La senadora progresista Elizabeth Warren, exrival de Biden en las primarias, atribuyó la crisis del país «a Trump y a los republicanos que lo habilitan»; enfatizó la necesidad de apoyar a las madres trabajadoras.

La gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, una de las figuras hispanas más prominentes de Estados Unidos, puso el foco en el cambio climático, anunciando el regreso de Estados Unidos al Acuerdo de París si Biden gana.

Y la excongresista de Arizona Gabrielle Giffords, gravemente herida tras un intento de asesinato en 2011, pidió el fin de la violencia armada junto a Emma González, una sobreviviente del tiroteo en la escuela secundaria de Parkland.

Además, una inmigrante hispana indocumentada, Silvia Sánchez, contó su dura historia junto a sus hijas, una de ellas una «dreamer», beneficiaria del programa DACA que protege de la deportación a los llegados al país de niños junto a sus padres sin papeles, que Trump buscó cancelar.

La Convención incluyó una parte musical, donde el dominicano-estadounidense Prince Royce cantó junto a Billie Eilish y Jennifer Hudson; durante la actuación aparecieron varios mensajes en español. «Únete», se podía leer en la pantalla.