Tag

LINCHAMIENTOS

Browsing

A pesar de que en repetidas ocasiones ha dicho que no hablará más del tema, pues son temas en los que prefiere no meterse, este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió una vez más la candidatura de Félix Salgado Macedonio a la gubernatura de Guerrero, asegurando que no se deben permitir los linchamientos políticos, además de que no descartó que se estén fabricando delitos y víctimas como solía hacerse.

«Es que no podemos permitir los linchamientos políticos, no se puede permitir que haya linchamientos. En este caso, que ya no lo voy a volver a tratar, ¿qué fue lo que dije desde el principio? Que decida el pueblo de Guerrero. ¿Por qué no van a decidir las mujeres y los hombres de Guerrero? ¿Por qué no aceptar el método democrático?, ¿Por qué imponer?», contestó AMLO al ser cuestionado sobre el tema.

El mandatario aseguró que a pesar de la crítica y molestia que ha generado, no puede ponerse a descalificar a personajes como «cacique, como gran elector», esto en referencia a Salgado Macedonio.

Indicó que como siempre lo ha dicho, él es un demócrata por lo que manda obedeciendo, es decir, siempre apoyará y respetará lo que defina el pueblo, que es quien manda.

López Obrador se atrevió a decir que no hay denuncias penales en contra del morenista, pese a que la propia Fiscalía del estado informó sobre ellas.

«Pero están las denuncias, presidente», le dijo una reportera durante la conferencia matutina, a lo que AMLO dijo textualmente: «no hay». Al percatarse de sus declaraciones, el mandatario intentó matizar y dijo que «en el caso de que existan las denuncias penales», debe ser el Poder Judicial quien resuelva, aunque insistió en que en la parte política, debe ser el pueblo quien decida.

Fue en ese sentido donde AMLO aseguró que las acusaciones contra Félix Salgado puede ser otro caso en el que se estén fabricando delitos y víctimas.

«Claro que fabrican víctimas, hay gente en la cárcel que es inocente, fabrican delitos, todo. Antes iba a la cárcel el que no tenía con qué comprar su inocencia, los poderosos no. Decían en mi pueblo: ‘¿Cuándo has visto un costal de dinero en la cárcel?’.