Tag

lópez obrador

Browsing

Un nuevo escándalo alcanza al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), luego de que el portal Latinus diera a conocer ayer un nuevo video en el que  aparece otro de sus hermanos recibiendo dinero en efectivo, presuntamente, en el marco de la campaña electoral en 2015.

En el nuevo video, se observa a Martín Jesús López Obrador, otro de los hermanos del mandatario, recibiendo fajos de billetes en un sobre, por parte de David León Romero, que en aquel entonces representante del gobierno estatal de de Chiapas, aunque el equipo de Manuel Velasco, entonces gobernador de la entidad, negó que David León haya trabajado en el gobierno.

León Romero fungía hasta hace un año como titular de la Coordinación Nacional de Protección Civil, cargo que dejó cuando fue nombrado por AMLO como titular de la empresa distribuidora de medicamentos del gobierno federal, y que coincidió con la salida a la luz el video en el que aparece entregando dinero a Pío López Obrador, otro de los hermanos del presidente.

Se observa que el hermano menor del presidente recibe dinero, aparentemente por un total de 150 mil pesos de manos de León Romero, quien lo habría visitado en su casa de Tuxtla Gutiérrez, en 2015, durante la que fuera la primera elección en la que Morena participó.

Tal como sucedió en su momento con Pío López Obrador, la conversación habría sido grabada por el propio David León, quien sugiere que el dinero forma parte de una serie de entregas continuas que, al parecer, provendrían de una suma más grande.

Además, señala que el dinero no fue reportado por Morena al Instituto Nacional Electoral (INE), lo que en automático sería un delito electoral.

«Este es un ahorrito mío. Te lo paso y te lo anoto», se oye decir a León Romero. «No, compa. Eso lo descontamos», increpa Martín Jesús, quien en distintos momentos del video voltea directamente a la cámara que graba el encuentro.

Ambos videos comparten el modus operandi con el que se hicieron las entregas de dinero. Con ambos hermanos de AMLO, León Romero conversa sobre el destino que tendrán los recursos, que aparentemente serían para fortalecer a Morena, de cara a las elecciones de 2018. Martín Jesús aclara que el dinero no era para él, sino para su hermano.

El año pasado, cuando salió a la luz el video de Pío López Obrador, el presidente aseguró estar «dispuesto» a declarar ante las autoridades judiciales por los videos, si es que la autoridad lo requería. Afirmó que sabía de la existencia de dichos videos, pues el propio David León le habría comunicado que iban a ser publicados.

«Estoy dispuesto a declarar y a participar en todo lo que se me involucre. En este caso de mi hermano, claro que voy si me convoca la Fiscalía», expresó en su momento AMLO.

El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, reaccionó en sus redes sociales al video publicado por Latinus. Calificó de obsceno que se quiera manchar al presidente López Obrador con este tipo de filtraciones.

En lugar de tratar de explicar los hecho, arremetió contra los opositores al decir que «ellos recibieron millones y comprometieron la soberanía del pueblo con grandes empresas y empresarios».

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, aseguró este martes que tanto él como el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pasarán a la historia como los presidentes de la pandemia, pues les ha tocado gobernar con la presencia de un enemigo invisible que nadie sabe por dónde ataca, en referencia al virus de la Covid-19.

«Gobernar en la pandemia es gobernar lo desconocido, gobernar lo que no se conoce. Es luchar contra un enemigo invisible que nadie sabe por dónde ataca. Y por lo tanto, todos debimos ir aprendiendo en el camino cómo enfrentar este problema», dijo el mandatario.

Al participar en la conferencia matutina de Palacio Nacional, Fernández aseguró que México y Argentina deben sumar sus esfuerzos y su potencial en América Latina para crear un «eje» que una a «todo el continente».

«Desde el país más norteño de la América Latina hasta el país más austral tenemos que ser capaces de trazar un eje que una a todo el continente, ese es el deber que tenemos con Andrés Manuel», dijo el mandatario argentino.

Fernández, que está en México por una visita de Estado de tres días, defendió que es una «obligación» para América Latina que ambos países «encarnen un futuro común».

No es la primera vez que Fernández plantea un «eje» latinoamericano con México, pues ya se lo propuso en 2019 a López Obrador cuando visitó México como presidente electo.

Fernández aseguró que dicha unión ya empezó con la «experiencia grata de la producción de las vacunas que los latinoamericanos necesitan», mediante un acuerdo entre México, Argentina y la Fundación Carlos Slim para distribuir el fármaco anticovid de AstraZeneca en el continente.

Asimismo, mostró todo su apoyo a las gestiones de México ante la ONU para una distribución equitativa de la vacuna en el mundo. «Quiero acompañar la gestión de México en favor de la universalización de la vacuna y quiero acompañar las quejas de México por la forma en que la vacuna se ha acaparado en una decena de países», dijo.

Fernández aprovechó la comparecencia para elogiar a López Obrador, a quien dijo respeta «sinceramente por sus valores políticos y por el enorme esfuerzo que hace para recuperar un México que al tiempo que le tocó asumir la presidencia estaba en situaciones difíciles».

Especialmente recordó la gestión de López Obrador para asilar en noviembre de 2019 a Evo Morales cuando «con la complacencia de la OEA (Organización de los Estados Americanos) en Bolivia ocurrió un golpe de Estado y muchos bolivianos vieron peligrar sus vidas».

«Si Evo Morales está vivo es en gran medida por lo que aquel día decidió el presidente de México, don Andrés Manuel López Obrador», reivindicó Fernández, quien aseguró que lo rescató «de las garras de sus asesinos».

Además, confesó que hace un tiempo, cuestionado sobre México por un mandatario europeo cuya identidad no reveló, Fernández le respondió que «por primera vez México tiene un presidente con los valores que merecen los mexicanos».

Añadió que al verlo y escucharlo reafirma que México tiene el primer presidente honesto y decente en muchos años.

Por su parte, López Obrador agradeció a Fernández por «su apoyo en todo lo relacionado con las vacunas», pues intercedió para que México tuviera acceso al fármaco ruso Sputnik V. «Estamos muy agradecidos con Alberto y el Gobierno de Argentina. Somos pueblos hermanos y nos da mucho gusto que nos acompañe», dijo el mexicano.

«Me da mucho gusto comunicarme con ustedes», fue como inició el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) el mensaje que emitió esta tarde desde Palacio Nacional, luego de cinco días de haber iniciado su aislamiento tras su contagio de Covid-19.

El mandatario agradeció a todos aquellos que le han expresado su apoyo y se han solidarizado con su condición de salud; mencionó a mandatarios internacionales, empresarios, académicos, trabajadores, incluso dijo, a opositores políticos.

Aunque dijo que en estos días de aislamiento ha estado en pleno reposo, decidió comunicarse con los mexicanos a través de este video, «para que no haya rumores y malos entendidos» sobre su estado de salud. «Estoy bien, aunque todavía tengo que guardar reposo».

Indicó que en estos día, ha estado trabajando y al pendiente de todos los asuntos públicos el país. En especial ha estado pendiente del desarrollo de la pandemia en el país. Afirmó que ha estado al tanto de la capacidad hospitalaria, para que todo el que lo requiera tenga dónde atenderse. Sostuvo que «no nos han rebasado las circunstancias.

Dijo que también ha estado dando seguimiento al acopio de vacunas para inmunizar a toda la población. Explicó los acuerdos que han cerrado con diversos laboratorios y gobiernos, entre las que mencionó la Sputnik V, AstraZeneca, Cansino, y Pfizer.

Reiteró su confianza en que a finales de marzo, todos los adultos mayores del país estén vacunados, tal como lo anunciaron cuando dieron a conocer la Política Nacional de Vacunación.

Habló de las afectaciones que la pandemia ha causado a la economía nacional, destacando los empleos que se perdieron. Señaló que se han venido recuperando plazas de trabajo, por lo que confió en que pronto se tendrán los registros que había antes de la pandemia. «Tengo mucha confianza de que vamos a salir adelante».

Insistió en que se debe acabar con la corrupción, y para ello dijo, se debe concluir la transformación que comenzó en 2018. «Me da mucho gusto que en estos momentos difíciles, que corresponden a mi persona y para todos los que sufren y padecen (…) emerge en México el humanismo, la fraternidad».

«Me lleno de sentimientos por la manera en que mucha gente, mucha, mucha, mucha gente y a todos los abrazo, desean que yo salga bien, y voy a salir bien, gracias a ustedes, gracias al creador y gracias a la naturaleza, a la ciencia… vamos a salir adelante», remató el mandatario.

El video que compartió, permitió saber que al presidente lo han sometido a una posible canalización de vena, pues en la mano derecha, la que evitó de mover en la mayor parte del trayecto que hizo y que colocó en posiciones que le favorecieran para que no se notara, tenía un vendaje que cubre el área.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, aseguró esta mañana que los indicadores de la pandemia permiten afirmar que se tiene en control la pandemia de Covid-19 en las 32 entidades federativas del país.

“Los principales indicadores nos dan en principio una buena noticia, que estamos en control de la epidemia. Hubo algunos días, semanas, que esto se volvió un poco más complicado, pero estamos ya en ese camino hacia abajo y las nuevas noticias incluyen desde luego las 32 entidades federativas”, sostuvo Alcocer al intervenir en la conferencia de prensa del mandatario federal.

El funcionario señaló que desde el inicio de la pandemia en México en marzo pasado, hubo momentos complicados para lograr controlar la enfermedad en el país. Sin embargo resaltó que los indicadores muestran que se tiene en estos momentos un control de la pandemia, pese a que en algunos estados el número de casos sigue en aumento.

Por su parte el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló hay una reducción tanto en los casos positivos como en la mortalidad, de alrededor del 16% de casos estimados de Covid-19.

Dijo que la mortalidad se redujo 1% en la última semana, aunque precisó que puede ser que la información cambie conforme lleguen más datos.

Por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que ante la crisis económica derivada de la pandemia, en el gobierno federal se tomaron las decisiones correctas. «Se puso el rescate al pueblo por encima de las grandes corporaciones».

“El rescatar a los de abajo va a ayudar a los de arriba y funcionó la fórmula. Y dijimos: ‘vamos a caer y vamos a levantarnos’, y está sucediendo. Ya dejamos de perder empleos, se están recuperando los empleos, está creciendo la economía, tenemos recaudación aceptable, no hay devaluación mayor de la moneda, depreciación de nuestro peso, sigue llegando inversión extranjera y vamos a ir recuperándonos”, expresó.

López Obrador resaltó la contribución de la población al atender el llamado a quedarse en casa durante la Jornada Nacional de Sana Distancia, además de acciones como la contratación de personal de la salud y la reconversión hospitalaria.

De pie junto a un agricultor de caña de azúcar que usa una prensa de madera tirada por caballos para exprimir jugo en un cubo de plástico, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dio una demostración de su visión del mundo económico.

En una visita a La Huasteca la semana pasada, cerca de la región del Bajío, que es la potencia en la fabricación de alta tecnología de México, el presidente nacionalista de izquierda, que se enorgullece de no tener una cuenta o una tarjeta de crédito, enalteció las virtudes de las microempresas artesanales que dijo que eran «como o más importantes» en términos de creación de empleo y desarrollo, que las grandes empresas.

«Esta es la economía que estamos impulsando», dijo, mientras bebía su jugo de caña.

El día después de su viaje, despidió abruptamente al titular del organismo encargado de medir la pobreza y evaluar los programas sociales que han sido un pilar de su gobierno en los ocho meses que lleva.

El despido de Coneval de Gonzalo Hernández Licona, cuatro días después de que escribió un editorial diciendo que los recortes presupuestarios estaban paralizando la capacidad del organismo para funcionar, fue lo último en una purga de tecnócratas e instituciones que el presidente dice que son corruptos, despilfarradores y que obstaculizan la transformación de México después de 36 años de fallidas políticas «neoliberales» centradas en el mercado.

Pero algunos inversionistas y analistas temen que al perseguir el espejismo de un regreso a la era dorada del crecimiento de hace medio siglo, con el estado firmemente conduciendo el país, el hijo de comerciantes de cabello cano está coqueteando con el tipo de demagogia que podría llevar a México por un peligroso camino populista.

«Hay una sensación de que la historia comienza con él, que nada del pasado funciona y que tiene que comenzar una nueva era», dice Enrique Krauze, un prominente historiador que se ha enfrentado a un presidente que alguna vez llamó un «mesías tropical». “No solo está tomando decisiones, buenas o malas, sobre política económica, sino también sobre instituciones, que requirió tanto esfuerzo construir. Estoy realmente preocupado».

México publicará el miércoles datos del PIB del segundo trimestre que se espera que muestren que la economía está cerca de la recesión, luego de una fuerte contracción a principios de año, una caída en la creación de empleo y la actividad económica más baja en 13 años. Citibanamex, un banco líder, ha reducido su pronóstico de crecimiento para 2019 a solo 0.2 por ciento en marcado contraste con la promesa del presidente del 2 por ciento.

Sin embargo, con índices de aprobación de hasta el 70 por ciento y su principal barómetro económico, el peso, manteniéndose estable frente al dólar, López Obrador se siente reivindicado en su apuro por deshacerse de las políticas del pasado y revisar las instituciones en línea con sus creencias, sin importar el malestar que pudiera causar.

«Creo que si su proyecto es cambiar el status quo, las tensiones políticas son normales», dice Ignacio Marván, profesor del CIDE y ex asesor de López Obrador cuando era alcalde de la Ciudad de México. «No es contrario al riesgo. No tiene miedo de tomar decisiones difíciles, luego retrocede».

“[Pero] él puede estar pensando eso. . . dar concesiones ahora debilitaría su apoyo «.

El político de 65 años asumió el cargo en diciembre después de una victoria aplastante que le otorgó un enorme respaldo popular y el control de ambas cámaras del Congreso. Se ha movido rápidamente para centralizar la toma de decisiones en sus manos y consolidar un nivel de poder sin precedentes ahora que finalmente llegó a la presidencia en su tercer intento.

López Obrador ha presionado para cambiar la forma en que muchas dependencias y organismos gubernamentales gastan dinero, con grandes reducciones en los gastos operativos para permitir que más recursos vayan directamente a las personas.

Pero las esperanzas de que demostraría ser un administrador pragmático de la economía, como lo fue durante su período como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, se están desvaneciendo rápidamente. López Obrador ya ha alarmado a los inversionistas al desechar un proyecto aeroportuario de $13 mil millones parcialmente construido y avanzar con una refinería planificada de $8 mil millones que pocos en la industria petrolera creen que tiene sentido o que se puede construir a tiempo y según el presupuesto. Si bien sus objetivos de erradicar la corrupción y la distribución más justa de la riqueza son ampliamente reconocidos, muchos temen que sus métodos signifiquen un regreso a las políticas nacionalistas fallidas de la década de los setentas.

A medida que avanza en su deseo, que espera «con todo mi corazón y mi alma», que los futuros gobiernos no puedan echar atrás, el estilo de confrontación de López Obrador lo ha enfrentado con los reguladores de energía, con la Policía Federal que dijo «no estaba a la altura» y a calificar como «vergonzosa» a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Carlos Urzúa, su aliado desde hace mucho tiempo, renunció como Secretario de Hacienda después de una dramática disputa con el presidente, alegando que las decisiones políticas no se basaban en «evidencia».

Se une a una creciente lista de víctimas: Germán Martínez, que renunció como titular del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS); Guillermo García Alcocer, como titular de la Comisión Reguladora de Energía (CRE)  y Tonatiuh Guillén como jefe del Instituto Nacional de Migración (INM) en medio de recortes presupuestarios, intromisiones interdepartamentales y diferencias de políticas.

El mensaje que se ha dado es que no solo los críticos, aquellos que no están de acuerdo con la forma radical en que el presidente a combatido la corrupción y todo los rastros del «período neoliberal» son enemigos o prescindibles. Pues las instituciones también pueden ser sacrificadas, ya que el presidente impone su agenda intransigente a la segunda economía más grande de América Latina.

«El problema es que su idea no es construir más instituciones técnicas», dice Jacqueline Peschard, ecomisionada presidente del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública. «Él subordina todo a su narrativa, que es más moralizante que técnica».

El presidente se niega a considerar sugerencias de que puede haber ido demasiado lejos en su purga de personal técnico y en la reducción de presupuestos y recortes salariales que ha implementado en un intento por liberar recursos para destinarlos al gasto social.

Culpó a Coneval en Twitter diciendo que gastó más el año pasado en alquiler de oficinas que en sus estudios. Cuando Denise Dresser, una analista que critica a López Obrador, dijo que debería explicar la fuente de sus datos y «mejorar las instituciones y no solo demonizarlos», fue atacada por los seguidores del presidente.

López Obrador dice que los recortes presupuestarios son vitales para acabar con las malas prácticas arraigadas y construir un «nuevo paradigma» en la política económica que brinde bienestar, y no solo un mayor producto interno bruto.

Su cruzada contra instituciones autónomas en un país donde la oposición está cercana a desaparecer después de la paliza electoral y que el presidente enfrenta pocos otros controles y contrapesos, ha alarmado incluso a los principales aliados del gobierno. Gerardo Esquivel, a quien López Obrador designó como miembro de la junta de gobierno del Banco de México defendió la existencia de Coneval.

Algunos analistas temen que el Inegi, el organismo estatal de estadísticas, que ya ha tenido que cortar diversas encuestas debido a los recortes presupuestarios, podría ser la próxima víctima. López Obrador dijo recientemente a La Jornada, un periódico de izquierda, que su presidencia «no fue solo un cambio de gobierno sino un cambio de régimen, por lo que medimos las cosas de una manera diferente».

México es una democracia relativamente joven con instituciones históricamente débiles que incluyen un sistema judicial corrupto y sindicatos poderosos y motivados políticamente. Durante las tres cuartas partes del siglo XX estuvo bajo un régimen efectivo de un solo partido hasta que el Partido Revolucionario Institucional perdió el poder en 2000. Su regreso, de 2012 a 18, en medio de una espiral de corrupción y empeoramiento del crimen, provocó el disgusto de los votantes y una carrera precipitada hacia los brazos de López Obrador.

 

Texto original publicado por Jude Webber en FT

ANDRES OPPENHEIMER

MIAMI HERALD

 

Ha pasado un año desde que se eligió al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y la buena noticia es que no se ha convertido, como temían algunos, en un gobernante de izquierda radical como el venezolano Nicolás Maduro. Pero también hay malas noticias, y muchas.

Por lo que hemos visto desde su elección del 1 de julio de 2018, y especialmente desde que asumió el 1 de diciembre, López Obrador está gobernando como un populista narcisista que desdeña las instituciones democráticas clave y que está regresando al nacionalismo de los años setentas.

Esos fueron algunos de los pensamientos que me vinieron a la mente esta semana cuando entrevisté a la ex embajadora de los Estados Unidos en México, Roberta Jacobson. Ella es una diplomática de carrera que se desempeñó como embajadora del presidente Trump en México antes de retirarse en mayo de 2018.

Cuando le pregunté si existe el peligro de que López Obrador gire bruscamente hacia la izquierda una vez que se quede sin dinero para continuar financiando sus subsidios populistas, Jacobson respondió que el mayor peligro no será si el líder mexicano se mueve hacia la izquierda o hacia la derecha. .

“Desde el principio, el peligro ha sido que no es un hombre de mentalidad institucional. Realmente no cree en las instituciones gubernamentales independientes, como el poder judicial o los reguladores, etc., que México necesita con urgencia», me dijo Jacobson.

«Y si realmente quiere acabar o reducir la corrupción en México, lo que necesita es fortalecer las instituciones», agregó. «No veo que eso suceda. Veo a un hombre que a veces cree que ‘solo yo puedo hacer esto o aquello’ y que las instituciones gubernamentales son solo un obstáculo para lograr sus objetivos».

Jacobson concluyó que México corre el riesgo de avanzar «hacia un tipo de autoritarismo que realmente podría dañar aún más las instituciones mexicanas, que aún son débiles y necesitan ser fortalecidas».

De hecho, a pesar de controlar el Congreso y disfrutar de una alta popularidad que promedia el 62% en varias encuestas, López Obrador ha tomado muchas decisiones a través de cuestionables «consultas populares» dirigidas por sus seguidores. Ha apilado los tribunales y las agencias gubernamentales con el partido gobernante, y está atacando a organizaciones no gubernamentales.

Es el desprecio público de López Obrador por las instituciones, más que su retórica de izquierda contra lo que él llama gobiernos «neoliberales» del pasado, lo que está asustando a los inversionistas nacionales y extranjeros. Muchos empresarios temen que haya menos controles,  y que los inversores no tendrán protecciones legales.

Muchos prevén un regreso a los viejos tiempos de México, cuando el autoritario Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el que López Obrador comenzó su carrera política, dirigió un sistema autoritario elegido democráticamente. El premio Nobel Mario Vargas Llosa, una vez, describió burlonamente ese sistema como «la dictadura perfecta».

En abril, el Fondo Monetario Internacional revisó a la baja sus proyecciones de crecimiento económico para México en 2019 de 2.1 por ciento a 1.6 por ciento, argumentando una caída esperada en las inversiones. La semana pasada, el Banco de México publicó una encuesta de economistas que predijo una caída adicional del crecimiento del país a 1.1 por ciento este año. Algunos economistas independientes dicen que la economía solo podrá crecer un 0.5 por ciento este año.

Lo que es igual de preocupante es el desmantelamiento de López Obrador a los recientes esfuerzos del país para mejorar sus sistemas de educación, ciencia y tecnología.

Para ganar el apoyo de los sindicatos de maestros radicales, López Obrador echó atrás una reforma educativa que había instituido las evaluaciones de los maestros, y está reincorporando a los maestros que habían suspendido sus exámenes de evaluación.

En una economía de conocimiento global en la que los robots están asumiendo un número cada vez mayor de empleos poco calificados y los países necesitarán una fuerza laboral altamente calificada, el giro educativo de López Obrador puede condenar a México a décadas de atraso.

En el resumen recientemente presentado por el presidente de 18,222 palabras de su Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, solo hay cinco líneas sobre ciencia y tecnología. La palabra «innovación» aparece solo una vez, y las palabras «robótica» e «inteligencia artificial» no aparecen en absoluto.

Además, el gobierno de López Obrador no ha logrado hasta ahora reducir las tasas de homicidios en el país, que han aumentado un 4.2 por ciento durante los primeros cinco meses de este año.

Es demasiado pronto para proclamar el fracaso del gobierno de López Obrador. Pero a menos que haga algo pronto para restablecer la confianza de los inversionistas y centrarse en una educación de calidad, solo un milagro evitará que México pase gradualmente hacia una mayor mediocridad y pobreza a largo plazo.

 

Artículo original AQUÍ

MIAMI HERALD

Cuando Andrés Manuel López Obrador perdió la elección en el año 2006, se proclamó Presidente Legítimo y tomó Avenida Reforma para protestar lo que él calificó de fraude electoral. La historia en la elección del 2012 fue similar. AMLO acusó que se volvió a cometer fraude.

Finalmente ganó la elección de este 2018 y todo ha sido tranquilidad. Nadie le regateó un triunfo arrasador en el que obtuvo el 53 por ciento del voto. Por el contrario, el candidato del PRI, José Antonio Meade, salió incluso poco antes de las 8pm a reconocer su derrota, poniendo el ejemplo para Ricardo Anaya, quién hizo lo mismo más de una hora después.

Además de ganar la presidencia, la Cámara de Diputados y el Senado, AMLO y Morena arrasaron en las elecciones estatales y municipales. De no tener una sola gubernatura, hoy Morena gobierna 5 estados y 19 legislaturas locales. Además, ganó 23 de las 25 capitales que renovaron su ayuntamiento.

De las nueve gubernaturas que estuvieron en juego en julio pasado, Morena ganó la CDMX, Veracruz, Chiapas, Tabasco y Morelos.

Entonces, habiendo arrasado de esa manera y reconociendo que las autoridades electorales supieron contar los votos de la elección presidencial, uno esperaría que AMLO acepte las pocas derrotas que tuvo. Pero no.

Primero está el caso Puebla. Ahí AMLO apoyó las impugnaciones del candidato de Morena, Miguel Barbosa, hasta el final. Hoy el Tribunal Electoral ha quedado sumamente fragmentado, con uno de los magistrados, José Luis Vargas, pidiendo la renuncia de la magistrada presidenta, Janine Otálora, quien tuvo el voto que definió que la elección no se anulaba ni repetía y que la ganadora es Martha Erika Alonso, de la coalición PAN, PRD, MC y dos partidos locales.

López Obrador ha cuestionado la actuación del Tribunal Electoral y se rehusó no solo a acudir a la toma de protesta de Alonso, sino que ni enviado del gobierno federal hubo. No todas se pueden ganar y esto, claramente no le gusta a AMLO.

Pero este desprecio por la derrota va más allá de Puebla. Con la figura de los Delegados de Programas Integrales de Desarrollo, mejor conocidos como los virreyes o súper delegados, AMLO pone una cuña en los gobernadores que no son de Morena disfrazado de ser una medida de austeridad.

 

Columna completa AQUÍ

Esta tarde, luego de que regresara de su encuentro con el Presidente Enrique Peña Nieto en Palacio Nacional, el virtual ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), recibió en su casa de campaña la visita de su hermana Candelaria López Obrador.

Como cualquier otro ciudadano, «Candi» como le llaman sus cercanos, llegó en un auto compacto hasta el inmueble ubicado en la colonia Roma, ayudada por un par de personas pues se desplaza en silla de ruedas debido a una reciente operación, procedió a identificarse tras una reja blanca que hay en el lugar.

Pasados unos minutos, el virtual candidato electo bajó y saludo a su hermana; se dieron un abrazo e intercambiaron unas palabras.

Se sabe que Andrés Manuel y Candelaria tenían tiempo de no verse, sin embargo causó asombro la forma en que se produjo el encuentro.

 

Foto: Twitter @danielojedaju

El presidente francés, Emmanuel Macron, platicó hoy telefónicamente con Andrés Manuel López Obrador, virtual ganador de la contienda presidencial, y aprovechó para invitarlo a visitar Francia próximamente.

De acuerdo a fuentes de la presidencia francesa, López Obrador habría aceptado la invitación del presidente galo, quien lo felicitó hoy “calurosamente en su cuenta de twitter “por su bella victoria democrática en México.

Macron y López Obrador, platicaron “de la calidad y profundidad de los vínculos de amistad entre Francia y México y se mostraron dispuestos a trabajar “en la profundización de la cooperación franco-mexicana en todos los ámbitos, precisaron las fuentes del Palacio presidencial del Elíseo.

Previamente, el presidente francés, había afirmado en redes sociales que su país continuará la “excelente cooperación que mantiene con México.

“Continuaremos nuestra excelente cooperación en todos los campos» afirmó Macron, quien aseveró que Francia está unida al pueblo mexicano por una amistad fuerte y antigua.

 

Con información de Notimex / Foto: Archivo APO

A 36 días de que se realicen las elecciones, el candidato presidencial de Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pidió no confiarse pese a la ventaja que tienen, pues dijo se lucha en contra de una mafia del poder que no tiene llenadera, que no quieren dejar de robar, ni perder el privilegio de mandar.

“Tenemos que apurarnos en estos 36 días, cuidar que no engañen a la gente con la compra del voto, porque ese es el truco que tienen bien ensayado estos corruptos, empobrecen al pueblo y cuando hay elecciones reparten dinero, compran los votos 500 pesos, mil pesos, 2 mil pesos, entregan: despensas, frijol con gorgojo, láminas de zinc, láminas de cartón”, comentó.

Pidió su ayuda a sus simpatizantes para que le expliquen a la gente que lo que «dan es pan para hoy y hambre para mañana»; afirmó que el pueblo lo que pide es justicia, por lo que llamó a cuidar las casillas para demostrar el triunfo el próximo 1 de julio.

“Y en la tarde noche del día primero de julio va a empezar correrá la noticia por todo México, por todo el mundo: ganó el Movimiento de Regeneración Nacional, ¡Viva México! Nos vamos a sentir muy orgullosos, porque va a iniciar una etapa nueva de justicia con paz y con dignidad para nuestro pueblo”, indicó.

Exhortó a votar parejo por los candidatos de la coalición “Juntos haremos historia”, ya que solo así se logrará la transformación del país.

Sobre las descalificaciones en contra de Nestora Salgado, AMLO indicó que quien la crítica es Meade, que solo ve la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio.“Piensan que con las campañas de desprestigio a los dirigentes sociales con eso van a remontar su ventaja, que van a poder engañar a la gente, esa guerra sucia nunca ha funcionado, la verdad siempre se abre paso y llega hasta el último rincón de nuestro territorio”, remató.

De visita por Jalisco, el candidato presidencial del PRI-PVEM-PANAL, José Antonio Meade, asumió diversos compromisos como el generar empleo, impulsar el desarrollo de infraestructura y promover una educación de excelencia.

 

 

En el municipio de El Salto, Meade dijo que ganará la elección del primero de julio porque la gente no quiere a un Andrés Manuel López Obrador que se pelea con los empleos y con la educación. “Andrés Manuel, vas a volver a perder”, subrayó.

 

Adicional esta mañana a través de sus redes sociales, el ex titular de Hacienda aseguró que mientras él suscribe el ‘Pacto Por La Primer Infancia’ y se compromete con guarderías con preescolar de tiempo completo a partir de 2019, López Obrador se pronuncia por boicotear junto a sus aliados (la Sección 22 de la CNTE) y con lujo de violencia la Reforma Educativa.

 

En menos de cinco meses, México tendrá una elección presidencial que los analistas de los medios de comunicación de Estados Unidos y otros países describen en su mayoría como una apuesta arriesgada. Para algunos, es parte de la «tormenta perfecta» que podría causar estragos en la economía mexicana (junto con la reforma tributaria de Trump y las amenazas al TLCAN); para la prensa de negocios, existe una amenaza para la inversión extranjera, especialmente en la industria petrolera estatal, que ha tenido una apertura sin precedentes a dicha inversión desde 2013; para otros analistas, es una amenaza para la seguridad, es decir, la política exterior de los Estados Unidos.

 

El problema, según los expertos y la propia administración Trump, es que el candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien tiene una ventaja considerable en las encuestas, y bien podría ser el próximo presidente de México. Pero, ¿su posible elección como presidente realmente es la amenaza que se supone que es?

 

Aunque López Obrador se ha movido hacia el centro durante el proceso electoral, su partido Morena tiene una base izquierdista que se parece a algunos de los movimientos y gobiernos a los que Washington se ha opuesto desde que comenzaron a extenderse por Latinoamérica en los primeros años del siglo XXI. López Obrador fue un popular jefe de gobierno de la Ciudad de México de 2000 a 2005; se postuló para presidente en 2006 y 2012 como candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de centro-izquierda. Cuando López Obrador decidió formar Morena en 2014, lo hizo con una gran parte del apoyo del PRD.

 

El propósito declarado de Morena era formar una alternativa a los partidos políticos existentes a fin de reformar no solo la gobernanza de México, sino también su política económica. El objetivo era mover la economía de México hacia un modelo más desarrollista, de mercados internos más sólidos a través de la política industrial y la inversión pública y la planificación, y proporcionar un estado de bienestar y llevar a México en una dirección más social-democrática.

 

Al igual que Bernie Sanders en las elecciones presidenciales de 2016, López Obrador se está oponiendo, en este caso contra lo que él afirma es una élite corrupta representada por todos los partidos principales que no pueden proporcionar seguridad económica o física para los ciudadanos del país. Promete «eliminar la corrupción en el gobierno de arriba hacia abajo, como si limpiaras las escaleras». Y propone la reasignación de alrededor del 4 por ciento del PIB de México a programas sociales e infraestructura, incluida una pensión universal; política similar a la que implementó para los habitantes de la Ciudad de México, la cual fue uno de sus logros más populares e influyentes cuando gobernó la Ciudad.

 

Los otros partidos se unen cada vez más a pesar de sus ideologías dispares. Lo que queda del PRD, que anteriormente era izquierda, se está aliando con el Partido de Acción Nacional (PAN), un partido de derecha con vínculos con la Iglesia Católica. El PAN rompió el control de más de setenta años de gobierno unipartidista por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 2000 con la elección del presidente Vicente Fox. Pero la administración del PAN de Fox fracasó en su intento de mejorar el nivel de vida de la mayoría de los mexicanos, y su «guerra contra las drogas» auspiciada por los Estados Unidos. No logró frenar la ola de violencia. En 2012, el PRI volvió a ganar la presidencia con la elección de Enrique Peña Nieto.

 

Pero Peña Nieto resultó ser el presidente menos popular en décadas, gracias al continuo fracaso económico y una serie de escándalos de corrupción, así como a la incapacidad de su gobierno para controlar los altos niveles de violencia. En enero, datos preliminares del gobierno mostraron que en 2017 México sufrió el mayor número de asesinatos registrados. La reunión de Peña Nieto con el entonces candidato Donald Trump en 2016 también se convirtió en un desastre, agregando las múltiples lesiones que dejó el encuentro entre el presidente mexicano y Donald Trump, quien afirmó que durante el encuentro no se discutió sobre quién pagaría el muro fronterizo, mientras que Peña Nieto aseguró que había dejado claro que México no pagaría por ello.

 

El candidato del PRI para estas elecciones, José Antonio Meade, por lo tanto, está padeciendo en un distante tercer puesto en las encuestas (también es ampliamente visto como un contendiente mediocre). Se habla de que el PRI apoyará al candidato del PAN, Ricardo Anaya, completando así la descripción de un grupo indiferenciado de políticos, como lo han calificado López Obrador y sus partidarios.

 

Mucha gente creía que México comenzó una transición a la democracia en 2000, cuando el PRI perdió la presidencia. Pero esto ha resultado ser algo así como un mito. La promesa de esa transición nunca se materializó, y México se convirtió en un narcoestado cada vez más violento y profundamente corrupto. Las reformas económicas neoliberales fracasadas que inició el PRI, a partir de la década de 1980, se consolidaron con el acuerdo del TLCAN, que ayudó a acercar a México a los Estados Unidos, económica y políticamente.

 

Primero, la economía. De 1960 a 1980, bajo el antiguo régimen del PRI, el ingreso promedio de los mexicanos casi se duplicó. Si la economía hubiera seguido creciendo a ese ritmo, los mexicanos tendrían hoy un nivel de vida comparable al de Europa. Solo podemos especular sobre si México se habría vuelto más democrático a medida que se desarrolló; la mayoría de los países lo han hecho, aunque a ritmos variables.

 

En cambio, la década de 1980 fue una “década perdida”, con un crecimiento negativo del ingreso per cápita, con México bajo la presión de los acreedores extranjeros, entre ellos el transformado FMI su economía con reformas neoliberales, la liberalización de los flujos comerciales y de capital internacionales, la privatización de empresas estatales, y abandonando las políticas de desarrollo e industriales.

 

Los veintitrés años transcurridos desde la entrada en vigor del TLCAN han sido un fracaso económico, ante cualquier comparación histórica e internacional. La tasa de pobreza nacional es más alta hoy de lo que era en 1994, y los salarios reales (ajustados por inflación) apenas han aumentado. Durante el período, México ha llegado a ocupar el decimoquinto lugar de los veinte países latinoamericanos en crecimiento del PIB por persona. Casi cinco millones de agricultores perdieron sus medios de subsistencia, sin poder competir con el maíz subsidiado de los EUA. Aunque algunos encontraron empleo en las nuevas industrias agroexportadoras, el desplazamiento contribuyó a un aumento de la emigración a los Estados Unidos de 1994 al 2000.

 

¿Qué tipo de democracia se ha desarrollado a partir de este continuo experimento económico fallido? Podríamos esperar que los gobiernos tuvieran que encontrar otras formas de mantenerse en el poder ya que no han estado entregando resultados. The New York Times informa que el gobierno mexicano gastó, asombrosamente, casi $2 mil millones en los últimos cinco años para comprar  a los medios de comunicación, en parte, pagando por publicidad con la condición de que recibiera una cobertura favorable.

 

Según el Times, al menos 104 periodistas han sido asesinados desde 2000, y alrededor de otros veinticinco han desaparecido. En 2017, México fue el segundo país más peligroso del mundo, después de Siria, para ejercer el periodismo. Aunque muchas personas tienen la impresión de que los cárteles de la droga son los principales responsables de la violencia y el clima de miedo, el Times informa que «según los datos del gobierno, los funcionarios públicos como alcaldes y policías han amenazado a los periodistas con más frecuencia que los cárteles de la droga, los delincuentes menores o alguien mas.»

 

No solo los periodistas, sino también los ciudadanos y activistas pueden ser asesinados por sus actividades constitucionalmente protegidas. La desaparición y masacre en 2014 de cuarenta y tres estudiantes en Iguala, en el estado de Guerrero, trajo la represión violenta de México a la atención mundial, debido a la escala del crimen y la participación documentada de las fuerzas y agentes de seguridad del gobierno.

 

La falta de medios independientes, el casi monopolio de dos redes partidarias sobre la televisión abierta, la compra generalizada de votos y el uso de recursos estatales por parte del gobierno en campañas electorales hacen que la democracia electoral en México sea especialmente débil. Y luego está el proceso de votación en sí. En una cerrada elección presidencial en 2006, López Obrador perdió por menos del 0.6 por ciento del voto popular. Pero había un problema de «suma»: en cada mesa electoral, se supone que el número de papeletas emitidas, más el número de papeletas en blanco restantes, deberían de coincidir con el número de papeletas en blanco al inicio de la jornada. Pero  casi la mitad de las mesas de votación, no lo hicieron.

 

A pesar de las denuncias de manipulación de votos y fraude, y de cientos de miles de personas en las calles que exigían un recuento, la administración Bush de inmediato dio su apoyo a una campaña para declarar legítima la elección de Felipe Calderón del PAN. (Un recuento parcial, cuyos resultados no se dieron a conocer mientras las elecciones aún se disputaban, planteó más preguntas serias sobre el conteo). La administración Bush funcionó a partir del libro de jugadas que había usado para las elecciones disputadas por Bush en el 2000, e hicieron un buen trabajo. Pero al igual que con la transformación económica de México de un estado desarrollista a uno neoliberal, la influencia de los Estados Unidos en la política de México ha pasado desapercibida.

 

Muchos mexicanos están nuevamente preocupados por la posibilidad de un fraude en las elecciones de julio próximo. Pero los funcionarios de la administración Trump, incluido el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, han expresado otras preocupaciones. Están preocupados de que López Obrador pueda ganar. Previsiblemente, los funcionarios de los Estados Unidos han alegado que habrá interferencia rusa en las elecciones. Siguió una avalancha de artículos tontos y sin contenido en los medios estadounidenses, y en México las acusaciones se volvieron virales, como se pretendía. López Obrador ha respondido con burla, llamándose a sí mismo «Andrés Manuelovich» y diciendo que está deseoso de que un submarino ruso salga a la superficie con su oro. (En las elecciones de 2006, los medios de comunicación se vieron inundados de falsas acusaciones de que López Obrador tenía vínculos con el gobierno chavista venezolano, esta campaña de difamación también ha resurgido).

 

Curiosamente, a pesar de todas las fanfarronadas de Trump sobre la construcción de un muro y la renegociación del TLCAN, combinado con sus insultos y amenazas, la cooperación de México con la política exterior maligna de Washington en la región sigue siendo fuerte. Casi nadie creyó los resultados de las elecciones del 26 de noviembre en Honduras; incluso el liderazgo extremadamente favorable a Washington de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha pedido una nueva elección allí. Pero México fue uno de los primeros en emitir una fuerte declaración en apoyo del «ganador», el presidente en ejercicio y aliado de los EUA, Juan Orlando Hernández, cuyo partido llegó al poder tras un golpe militar en 2009.

 

Reuters informó en diciembre que la declaración oficial de México «fue intermediada en coordinación con Estados Unidos». En un movimiento suave al día siguiente, un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos citó la declaración de México como una razón para rechazar las convocatorias para una nueva elección en Honduras. Este es exactamente el tipo de coordinación que le gusta a Washington, y que la administración Trump debe temer que desaparezca con un presidente mexicano menos dócil.

 

Es difícil decir cuánto podría hacer, o haría, López Obrador si es elegido, dadas las fuerzas desplegadas contra él, tanto en casa como desde el país vecino. Pero si hay un candidato a la reforma y un partido en la carrera, es López Obrador y su partido Morena.

 

En julio, los mexicanos decidirán si pueden mejorar como nación más independiente, si pueden defender su derecho a una elección libre y justa.

 

Texto publicado en The New York Review of Book por Mark Weisbrot

Tal como lo había anunciado, de revelar información desconocida de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el portal Pejeleaks.org dio a conocer una investigación en la que aborda la relación entre el precandidato presidencial y Carmen Lira Saade, directora general de La Jornada, asegurando que más allá de ser una simple alianza ideológica, se ha convertido en una relación personal y de negocios.

 

El portal asegura que entre Lira y AMLO existe un conflicto de interés y posibles actos de corrupción.

 

La investigación nace cuando «un vecino que pidió mantenerse en el anonimato», hizo llegar a PejeLeaks un recibo de teléfono como prueba de que José Ramón López Beltrán, hijo de AMLO vive en Filosofía y Letras 92, inmueble que de acuerdo al Registro Público de la Propiedad, es propiedad de Guillermina Aurea Álvarez Cadena, la asistente y mano derecha de Carmen Lira.

 

Pejeleaks asegura que la relación de beneficios entre López Obrador y La Jornada va más allá de la publicidad, pues Morena contrató directamente a Imprenta de Medios, SA de CV, que forma parte del grupo de La Jornada, para la impresión de su periódico Regeneración.

 

Adicional revelan que entre 2003 y 2017, el PRD, PT, Convergencia/MC, y MORENA, partidos en los que AMLO ha militado y hecho campaña, se destinaron al menos $29,853,188.25 pesos a las distintas empresas del grupo de La Jornada.

 

A la relación actual entre Morena y La Jornada, se añaden antecedentes de cuando López Obrador fungió como Jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), donde se benefició al periódico con casi la mitad de los 10.5 millones de pesos que el gobierno de López Obrador gastó en medios impresos en 2003. «Para el siguiente año, de enero a julio de 2004, La Jornada continuó siendo el medio impreso con mayor recepción de recursos públicos del gobierno capitalino, recibiendo 3.4 millones de pesos de un total de 7.2 del presupuesto destinado a dicho rubro».

 

Otro ejemplo del intercambio de favores personales entre López Obrador y Carmen Lira que revela Pejeleaks ocurrió en 2017, cuando éste le dio su apoyo a Lira durante la huelga de los trabajadores de La Jornada, generando polémica ya que López Obrador respaldó a los directivos del periódico y no a los trabajadores que defendían sus derechos laborales. Otro de los beneficios que recibió La Jornada por parte de López Obrador fue la candidatura de Norma Esperanza Lira Saade, hermana de Carmen Lira, a la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México en 2016 por Morena, donde ya había figurado como miembro del Consejo Consultivo en 2011.

El líder nacional del PRI, Enrique Ochoa Reza, indicó que la propuesta de seguridad que presentó esta mañana Andrés Manuel López Obrador (AMLO), «generará impunidad porque se basa en liberar a los criminales: sacar a violadores, secuestradores y asesinos de la cárcel y ponerlos en la calle».

 

Ochoa Reza afirmó que «lo que provocará su propuesta es impunidad. Recordemos que durante su gestión pública como Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, los resultados fueron irresponsables: se duplicó el número de extorsiones.

 

Aprovechó para criticar el anuncio de que Alfonso Durazo será el próximo titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), pues dijo, «López pretende poner en la SSP a una persona que no tiene experiencia ni conocimiento en el tema de seguridad (…)  quien ha estado incrustado en todos los partidos políticos, sin haber acreditado ningún servicio en materia de seguridad a favor de la nación»

 

 

Por otra parte, Enrique Ochoa reiteró que México tiene dos caminos: el populismo autoritario de López y el camino del trabajo, el esfuerzo y la preparación que representa Pepe Meade. Tiene la visión para llevar a México al siguiente nivel de desarrollo.

 

«Pepe Meade es claramente la alternativa para que México no caiga en el populismo autoritario al que quiere llevarnos López y su partido político MORENA, que quieren una Revolución Bolivariana en México», aseguró.

 

 

 

El Congreso Nacional de Morena, encabezado por su líder Andrés Manuel López Obrador (AMLO), presentó el Proyecto Alternativo de Nación 2018-2024, mismo que contó con la colaboración de intelectuales, empresarios y expertos.

 

El tabasqueño aseguró que para las propuestas que están vertidas en el documento,»no nos inspiramos en ningún Gobierno extranjero, ni Maduro, ni Donald Trump, para que quede claro», y puntualizó «para que quede claro, no estamos en contra de empresarios, al contrario, se necesita del sector empresarial, estamos en contra de los políticos corruptos, de los traficantes de influencia, cosas así, que deben de quedar muy claras».

Se informó que para recabar los análisis, diagnósticos y propuestas contenidos en este documento, López Obrador nombró a Alfonso Romo Garza como coordinador general del Proyecto de Nación, construido en torno a cuatro ejes principales.

 

 

Los ejes principales y los encargados de desarrollarlos son:

  • La Comisión de Economía y Desarrollo, a cargo de Adrián Rodríguez-Macedo
  • La Comisión de Desarrollo Social, encabezada por Esteban Moctezuma Barragán
  • La Comisión de Política y Gobierno, cuya titular es Claudia Sheinbaum Pardo
  • La Comisión de Educación, Valores, Cultura y Ciencia, presidida por Laura Esquivel Valdez

 

Previo al evento, adelantó que el candidato presidencial del partido será electo mediante una encuesta, ejercicio que el partido ha puesto en marcha ya en diversas ocasiones para elegir a representantes locales. “Con quien se quiera inscribir, es libre, aquí va a ser por encuesta, no va a haber imposición, el que quiera inscribirse se inscribe en la encuesta”.

 

También se detalló que será el próximo 14 de diciembre cuando Morena presentará a los integrantes del que será su gabinete, en caso de que ganen las elección presidencial en 2018.

 

Con información de Medios / Foto: Twitter