Tag

ministra

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que «no confía» en los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), quienes apenas el pasado 2 de enero eligieron como su primera mujer presidenta a Norma Piña.

“No (confío), quizás en alguno, uno, dos o tres. La mayoría vienen del antiguo régimen y no se atreven a llevar a cabo una reforma de fondo del Poder Judicial», dijo el mandatario en su conferencia matutina.

El mandatario hizo estas declaraciones al ser cuestionado sobre si confía o no en la Corte después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) anunciara que impugnará el llamado ‘Plan B’ de la reforma electoral que impulsó su gobierno, al señalar que «dinamita» la democracia y afectará la organización de las elecciones.

El presidente López Obrador insistió, como lo ha venido haciendo, que la Corte «tiene que limpiar de corrupción el Poder Judicial».

«Ayer me hablaban de que la presidenta de la Suprema Corte hablaba de que había que reactivar todo el sistema anticorrupción, pues que empiece por el Poder Judicial, tiene bastante trabajo”, dijo en torno de burla y reclamo.

López Obrador recordó la «campaña» en contra de Yasmín Esquivel, ministra que él propuso en 2019 y que está acusada de haber plagiado su tesis de licenciatura, tema que se destapó en momentos en que buscaba ser presidenta de la Suprema Corte.

AMLO ha reconocido «diferencias» con la ministra Piña, a quien ha señalado de votar «en contra de las iniciativas» que ha impulsado su gobierno.

En este sentido, admitió que no se ha reunido con ella porque no hay «ninguna necesidad, no hay ningún acuerdo a tratar».

Esto llamó la atención pues eran conocidos sus encuentros con el expresidente de la SCJN, el ministro Arturo Zaldívar, cuyo mandato al frente de la Corte finalizó el 31 de diciembre, mismo que el presidente intento prolongar.

López Obrador ha criticado los votos de la Corte en contra de sus iniciativas, como la reforma eléctrica, y que los jueces liberen a delincuentes con el argumento del debido proceso.

«Hay comunicación (del gobierno con Piña) porque independientemente de las diferencias que podamos tener sobre esto de los jueces y este comportamiento, que vamos a seguir señalando, hay trabajo conjunto porque es del interés general, del interés del pueblo», remató AMLO.

El caso de la ministra Yasmín Esquivel sigue dando de qué hablar. Aun cuando la universidad ha confirmado que plagió su tesis, con una coincidencia del 90 por ciento, ella sigue diciendo que no lo hizo y se aferra al asiento en la Suprema Corte. A éste solamente logran llegar once personas en el país en un mismo momento. Por ello el rigor y la exigencia de que quienes ocupen un lugar en la Corte sean intachables.

Si el plagio fue el único error que ha cometido la hoy ministra en su larga carrera jurídica, qué lástima porque solo con ese error debe de quedar sin derecho a ostentar uno de esos once lugares al cual aspiran miles de abogados en México.

Pero en estos tiempos que vivimos, la ministra se aferra; sus otros diez colegas no han condenado públicamente el plagio ni la permanencia de Esquivel en la Corte y el presidente la defiende y acusa que es un caso politizado.

Algo similar ocurre en Estados Unidos y en Gran Bretaña actualmente. Personajes que han cometido actos que los deberían obligar a renunciar, se aferran a sus puestos con la misma desfachatez y descaro que la Ministra Esquivel.

En Estados Unidos el recién electo congresista Republicano por Nueva York, George Santos, ha dicho una mentira tras otra sobre sus orígenes; su trabajo y su comportamiento pasado. Todo ha salido a la luz y aún así, George Santos se aferra a su escaño.

La lista de mentiras es larga. Dijo que su mamá estuvo en la Torre Sur de World Trade Center el día de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 pero que no murió ahí. Que su muerte fue después a causa de cáncer. Los papeles migratorios de la madre del congresista muestran que ella no estaba en Estados Unidos en esa fecha. Dijo que su familia era dueña de una mega compañía de bienes raíces y que tenían 13 propiedades. En realidad Santos no es dueño de nada y vive con su hermana en un departamento en Queens del cual la están corriendo por deber $40 mil dólares de renta. Inventó que estudió en una preparatoria muy prestigiada, Horace Mann, y que después se graduó de Baruch College suma cum laude. La realidad: no estudió universidad y en la preparatoria no hay registros de él como alumno.

Ha dicho que su familia es de origen judía y que sus abuelos maternos huyeron de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial. La realidad es que sus abuelos nacieron en Brasil. En ese país Santos tiene abierto un expediente por robo de una chequera que intentó utilizar para hacer compras fraudulentas.

Por falta de espacio no puedo extenderme en más de las mentiras de George Santos. El tema es que uno pensaría que con este expediente abierto, él tendría que haber renunciado a su escaño ayer. Pero no. Está aferrado a él y el líder republicano, Kevin McCarthy lo defiende. ¿Por qué? Por la estrecha mayoría de su partido en la Cámara de Representantes: tan solo 4 escaños. Haber volteado Nueva York en favor del partido republicano fue visto como un gran logro. Así, el mega mentiroso de Santos se queda como congresista.

En Gran Bretaña, el Director de la BBC, Richard Sharp, debería estar avergonzado y renunciar. Llegó al cargo nombrado por Boris Johnson cuando era Primer Ministro. Ahora se sabe que Sharp ayudó a que el billonario Sam Blythe le hiciera un préstamo al entonces Primer Ministro. Cenaron juntos Johnson, Sharp y Blythe. Unas semanas después, Sharp fue nombrado Director de la BBC. Ese conflicto de interés habría sido una vergüenza en otros tiempos. Hoy Sharp admite la cena y el préstamo pero no el conflicto de interés.

Yasmín Esquivel en México; George Santos en EUA y Sharp en Gran Bretaña, son la muestra de que los impresentables se niegan a renunciar…y se salen con la suya. Qué tiempos los que vivimos.

Columna completa en El Universal

El diputado federal de Morena, Manuel Alejandro Robles Gómez, presentó una iniciativa para reformar la ley reglamentaria del artículo 5º de la Constitución, relativos al ejercicio de las profesiones en el Ciudad de México, a fin de castigar el plagio académico.

En un comunicado, el diputado refirió que es necesario legislar en esa materia, pues existe un vacío legal que da lugar a incertidumbre e inseguridad jurídica en torno a este tema que ha cobrado especial relevancia en los últimos días, a raíz del caso de la ministra Yasmín Esquivel Mossa.

Sin embargo, también recordó casos como los de los expresidentes Enrique Peña Nieto y Vicente Fox Quezada, que con su Plan de Gobierno, al que sólo le hizo adecuaciones de tipo “académico”, lo presentó como su tesis profesional.

El legislador indicó que se plantea que en el artículo 74 “se entenderá por plagio la apropiación indebida que se realice de ideas, manifestaciones, escritos u obras ajenas con el fin de presentarlas como propias.”

Por otro lado, se propone que el artículo 75 establezca que tratándose de plagio en los trabajos de investigación que se realicen con motivo de obtener el título profesional y la cédula de ejercicio con efectos de patente que señalan los artículos primero y tercero respectivamente de la presente ley, será causal de anulación del registro del título profesional y revocación de la cédula de ejercicio con efectos de patente que se le hayan otorgado a la persona que actualice la hipótesis normativa enunciada en el presente artículo.

Tal como se ha hecho desde el gobierno federal, Robles Gómez salió en defensa de la ministra de la Suprema Corte; sostuvo que en su iniciativa cobra especial relevancia hacer valer el derecho de audiencia del acusado de plagio, cosa que con la ministra Esquivel Mossa no ha sucedido y ha sido víctima de un linchamiento mediático con claros tintes misóginos y machistas.

El morenista precisa en su iniciativa que, con el fin de dar certeza y seguridad jurídica, las facultades de la Dirección General de Profesiones y de las autoridades universitarias que emitieron el título profesional para llevar a cabo la anulación del registro del título profesional y revocación la cédula de ejercicio con efectos de patente, prescriben en un periodo de cinco años contados a partir de la obtención de la cédula profesional con efectos de patente.

Esto ayudaría que en casos como el de la ministra Yasmín Esquivel, esta adecuación a la ley resulte inaplicable, pues el tiempo en que presentó su tesis y cuando se destapó el plagio en que incurrió, son mayores a los cinco años que se proponen.

La bancada de Morena en la Cámara de Diputados indicó que la demanda de juicio político que interpuso el senador Germán Martínez del Grupo Plural ante la Secretaría General de la Cámara de Diputados, en contra de la ministra Yasmín Esquivel, por el plagio en que incurrió en su tesis de licenciatura, tendrá que «esperar su turno».

“Hay un orden de los expedientes recibidos por la Subcomisión de Examen Previo y hay un principio general del derecho que dice que el que es primero en tiempo, es primero en derecho, eso significa que por regla procesal se tienen que desahogar las demandas que han sido interpuestas en orden cronológico en el que se desarrollan”, expuso el diputado Hamlet García Almaguer.

El morenista señaló que el juicio político, conforme a la Constitución y las leyes secundarias, se puede presentar y analizar hasta un año después de que los servidores públicos de alto perfil han dejado el cargo, ya que, dijo, la primera consecuencia es la destitución y la segunda es la inhabilitación.

En ese sentido, García Almaguer recordó que están pendientes los procesos de juicio político que se sigue a los consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova y Ciro Murayama, y pueden ser sujetos de esto hasta el 3 de abril de 2024.

En el caso de la ministra Esquivel Mossa, que fue electa por un período «amplio», el diputado dijo que el proceso de juicio político en su contra está en curso y tiene tiempo para ser revisado.

El diputado de Morena reconoció que cualquier ciudadano puede presentar una demanda de juicio político, que tiene una finalidad administrativa, que es la destitución e inhabilitación de servidores públicos de alto perfil como legisladores, magistrados, ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), gobernadores, entre otros.

Y esa que ayer, el senador Germán Martínez presentó ante la Secretaría General de la Cámara de Diputados, una solicitud de Juicio Político en contra de la ministra de la Suprema Corte.

«Se necesita honorabilidad, se necesita buena reputación, se necesita decencia, estas palabras están en el 95 de la Constitución, no están en un discurso de un Senador que viene a presentar un Juicio Político, le reclamo honorabilidad, le reclamo buena reputación desde la Cámara de los Diputados a Yasmín Esquivel y no la tiene, por eso se visten de negro, pocas profesiones tienen una investidura, literalmente, para ejercerla, ella no está ocupando el cargo con las cartas credenciales que establece la Constitución: Título y buena reputación y honorabilidad», dijo el senador.

Germán Martínez pidió a todos los legisladores que «no haya silencios», pues dijo, Yasmín Esquivel debe retirarse por decencia y moral personal.

«Tanto habla la 4T de la moral personal, por eso apelo a que, si hay reserva moral, a que lean la cartilla que regala el presidente de Alfonso Reyes, la ‘Cartilla Moral'», añadió.

El senador lamentó que también haya un silencio por parte de los ministros y ministras de la Corte. Indicó que el caso de Yasmín Esquivel está generando una incertidumbre y, «como manzana podrida»,  puede manchar a sus las resoluciones de la Corte.

«Yo estoy seguro de que muchos abogados ya están intentados que se revise las resoluciones que ella propuso en la Corte, está manchando la justicia», sostuvo.

El senador también reclamó a la UNAM el manejo del caso. «La autonomía de la UNAM no es una comodidad para gastar el presupuesto. La autonomía de la UNAM es coraje para defender un futuro de los muchachos que allí estudian. ¿Con qué cara le van a enseñar a los alumnos? ó ¿Con qué cara van a reprobar a los alumnos de la UNAM? ó ¿Con qué cara les van a exigir un buen desempeño académico? Sí, un engaño, un robo, un delito, puede hacerlos veterinarios, ingenieros, médicos o abogados», indicó.

Un grupo de investigadores, académicos, exalumnos y trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) emitieron un posicionamiento en que llamaron a la Comisión de Honor y Justicia del Consejo Universitario, a invalidar el título de licenciatura de la ministra de la Suprema Corte, Yasmín Esquivel.

“Exigimos que se cumplan los principios universitarios y se retire el título de Licenciada en Derecho que se obtuvo de manera delictiva a la señora Yasmín Esquivel de Rioboo, se investigue a todas las personas que intervinieron en este hecho y se les apliquen las sanciones universitarias correspondientes”, expresaron en el documento difundido.

En el escrito, recordaron que la autonomía es un principio fundamental en la Universidad, por lo que es obligación de todas las personas que en ella estudian, se forman o trabajan, garantizar respetarla, ejercerla y cuidarla.

Los firmantes, entre los que aparecen consejeros universitarios, indicaron que desde hace semanas se hizo del conocimiento público un supuesto plagio cometido por la ministra Yasmín Esquivel, que autoridades universitarias resolvieron como existente, un fraude académico, y en consecuencia, no haber cumplido con los requisitos esenciales para la titulación con el grado de licenciatura en derecho exigibles en 1987.

«La exalumna en cuestión NO elaboró la tesis, la plagio como ya han determinado nuestras autoridades, por tanto, no sólo incumplió con los requisitos esenciales para su titulación, sino que cometió un delito que había quedado oculto hasta ahora por la conjunción de diversas voluntades que habría que investigar también», se lee en el documento.

Destacaron que de manera «inexplicable», el abogado general de la UNAM, Alfredo Sánchez Castañeda, afirmó que la UNAM no cuenta con los mecanismos necesarios para anular un título obtenido de manera fraudulenta, lo cual afirmaron, es falso, ya que «no es necesario que se renuncie a la autonomía de nuestra Alma Mater y que se derive la solución de esta problemática a una instancia de la administración pública federal».

Y aunque reconocieron que es cierto que  el delito pudo haber prescrito, en los términos de interpretación tradicional del derecho mexicano, sus consecuencias podrían afectar gravemente a la UNAM.

«No hacerlo pone en riesgo la credibilidad todos los títulos emitidos por nuestra Alma Mater, que podrán ser objeto (de) duda y especulación. Debemos reforzar la confianza nacional en el trabajo de la UNAM, no permitir que la situaciones de esta naturaleza empañen el ejercicio honesto y responsable de una profesión», añaden.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio a conocer este miércoles el despido de Martha Rodríguez Ortiz, académica que asesoró a la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Yasmín Esquivel, en su tesis de licenciatura la cual se concluyó, plagió a otro alumno.

«Por haber incurrido en causas graves de responsabilidad, así como en faltas de probidad y honradez en el desempeño de sus labores como académica y directora de tesis profesionales, la Universidad Nacional Autónoma de México resolvió rescindir el Contrato Individual de Trabajo de la profesora», expuso la UNAM en un comunicado.

La destitución, continuó la UNAM, se decidió después de analizar los elementos que componen la investigación abierta por la institución para determinar si Esquivel plagió su tesis de licenciatura a otro alumno con el conocimiento de la profesora.

«El Procedimiento de Investigación Administrativa confirma que la profesora cometió conductas contrarias a los propósitos y fines que persigue esta casa de estudios, y considerando la confesión expresa de la directora de tesis de haber compartido y proporcionado el proyecto de tesis de un alumno a otro», agregó el comunicado.

La Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, dependiente de la UNAM y donde estudió la ministra Esquivel Mossa, determinó la pasada semana que la tesis de Esquivel «es copia sustancial» del trabajo publicado un año antes, en 1986, por el alumno Edgar Ulises Baéz Gutiérrez de la Facultad de Derecho.

Fue en diciembre pasado cuando Guillermo Sheridan destapó el plagio que la ahora exprofesora se vio envuelta en la polémica. La ministra ha negado los hechos al igual que su asesora. Ambas han recibido el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, (AMLO) quien propuso a Yasmín Esquivel para el cargo en la Corte en 2019.

La polémica se desató semanas antes de las elecciones a la presidencia de la SCJN, puesto al que la ministra aspiraba y que finalmente recayó sobre su compañera Norma Piña.

Tras señalar que Esquivel plagió su tesis de licenciatura, la UNAM encargó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) decidir sobre si retirarle su título universitario. Sin embargo, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, indicó que la SEP rechazaría la petición de la universidad para resolver el caso pues no estaba facultada para ello.

La asesora de tesis de Yasmín Esquivel, Martha Rodríguez Ortiz, no desiste en su intento de deslindar a la ministra del plagio en que incurrió, según el dictamen de la UNAM, al reconocer ante autoridades universitarias que fue ella quien compartió el proyecto de tesis a distintos alumnos, entre ellos a Édgar Ulises Báez.

De acuerdo con una declaración presentada a la dirección de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, de la cual el diario El Universal reporta, la asesora asume el haber compartido el trabajo de titulación de la ministra, aunque señala que no actuó de mala fe.

«Reconozco que le compartí el proyecto de tesis de la alumna Yasmín Esquivel Mossa al alumno Édgar Ulises Báez Gutiérrez y seguramente a otros alumnos más, pero quiero aclarar que era con el ánimo de que lo tomaran sólo como referencia”.

En su escrito, la asesora señala que el trabajo que Yasmín Esquivel presentó en 1987 para titularse como licenciada en Derecho, «fue una tesis original de su autoría», pues le consta que comenzó a elaborarla desde 1985 y la tenía lista un año después, aunque indica que no presentó su examen profesional sino hasta 1987, pues no contaba con el servicio social, un requisito para iniciar los trámites de su examen profesional.

«El hecho de que Báez Gutiérrez haya presentado en 1986 su examen profesional no significa que él haya sido su autor original, ya que, reitero, quien escribió ese proyecto denominado Inoperancia de los sindicatos en los trabajadores de confianza del artículo 123 apartado A, fue la alumna Yasmín Esquivel Mossa», justificó la asesora de tesis.

Recordemos que Rodríguez Ortiz ha sido objeto de críticas, pues de 1983 a 2019 ha asesorado más de 500 tesis; según investigaciones periodísticas, cada año la cifra fue diferente, dirigiendo entre 23 y 27 trabajos; pero en 1995 rompió récord, pues llegó a revisar 34 trabajos, es decir, casi tres proyectos revisados al mes, un número que académicos señalan que es muy alto.

En ese sentido, Martha Rodríguez sostuvo que el hecho de haber compartido con diversos alumnos el trabajo que dice es original de la ministra, estuvo apegada al espíritu de colaboración y apoyo entre los miembros de la comunidad universitaria, amparada en el Estatuto Orgánico de la Universidad y la legislación vigente en esa época.

«Sería una injusticia destruir la carrera académica y profesional de una persona que ha dado la vida por la universidad sólo por un tema político. He dado más a la universidad que una sola tesis, he dado mi vida entera”, refiere la asesora.

El escrito se conoce luego de que esta semana la ministra Yasmín Esquivel rompiera el silencio tras el dictamen del Comité de la FES Aragón, que concluyera que su tesis era un plagio de la presentada por Édgar Ulises Báez, estudiante de la Facultad de Derecho.

En entrevista con Milenio, la ministra negó que vaya a renunciar a la Corte, pues insistió en que la tesis en cuestión era de su autoria, por lo que afirmó que no tiene de qué avergonzarse.

«Siempre lo he hecho en esta función desde hace 35 años, tengo una carrera impecable, tengo una carrera en la que no tengo nada de qué avergonzarme, y continuaré por supuesto trabajando intensamente (…) no tengo nada de qué avergonzarme, y trabajaré intensamente en todo este proceso de cambio que necesitamos y de independencia en el poder judicial de la federación», dijo la ministra, en sus primera declaraciones desde que la UNAM la acusó formalmente de plagio.

En ese sentido, dijo que no «no comparto evidentemente» la resolución emitida por el Comité de la FES Aragón, pues dijo que no hubo un procedimiento adecuado, no hubo una valoración de las pruebas que presentó, además de que dijo, no a sido notificada ni de ningún dictamen ni de ningún acta.

«Rechazo absolutamente la determinación del comité de integridad», remató la ministra.

Esta semana, el gobierno federal anunció que no retirará el título universitario a la ministra, esto luego de que la UNAM remitió el expediente a la SEP, al señalar que no tiene atribuciones para hacerlo.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, indicó que la SEP también rechazaría la petición de la UNAM, pues dijo que la Dirección General de Profesiones no está facultada para cancelar ningún título.

Incluso el presidente López Obrador se lanzó contra la máxima casa de estudios al acusar que el rector prefirió lavarse las manos y mandar el caso a la SEP.

El gobierno federal anunció este lunes que no retirará su título universitario a la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SJCN), nominada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), Yasmín Esquivel, acusada de plagiar su tesis de licenciatura.

El secretario de Gobernación, Adán Augusto López, indicó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) rechazará la petición de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde estudió Esquivel, para resolver el caso de la jueza.

“La Secretaría de Educación Pública enviará el día de hoy la respuesta formal a ese oficio, en el sentido que no está facultada la Dirección General de Profesiones para cancelar ningún título”, comentó López Hernández en la conferencia de prensa de Palacio Nacional.

Las declaraciones surgen después de que la UNAM determinó el miércoles pasado que la tesis que Esquivel presentó en 1987 «es copia sustancial» de la que entregó en 1986 el entonces estudiante Edgar Ulises Báez de la Facultad de Derecho.

Y aunque la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón de la UNAM admitió que se copió la tesis, trasladó la decisión final sobre retirarle o no su título universitario a la ministra a la SEP.

Pero el secretario de Gobernación contestó este lunes que la SEP solo podría cancelar el registro, pero tiene que haber una resolución judicial o una inhabilitación, «cosa que no ha cumplimentado la UNAM».

López Hernández consideró que el consejo universitario y el tribunal universitario de la UNAM es la instancia de que debe decidir.

«Se le pedirá a la Universidad Nacional Autónoma de México, al señor rector, que no evada la responsabilidad que tiene, sino que emitan ellos una resolución», manifestó el titular de Segob.

La polémica de la tesis de Esquivel, señalada como cercana al gobierno federal, estalló en diciembre pasado durante su candidatura para encabezar la Suprema Corte, que el 2 de enero eligió a la ministra Norma Piña como su nueva presidenta.

Esquivel, propuesta en 2019 por López Obrador, ha sido controversial por ser esposa de uno de los contratistas predilectos del gobierno, José María Riobóo, y por votar a favor de temas propuestos por el mandatario, como la consulta para enjuiciar a expresidentes y la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica.

Al respecto, el presidente López Obrador dijo esta mañana que hay una campaña por parte del bloque conservador en contra del gobierno federal, por lo que ahora toman el tema de la ministra. «Están tan desesperados que inventan, mienten como respiran».

Negó que se haya reunido en los últimos días con la ministra o con su esposo, el ingeniero Riobóo, como lo aseguraron diversos medios de comunicación.

Al acusar que en la UNAM hay grupos que defienden los intereses políticos y económicos de las minorías, dijo que el rector emitió un comunicado «mal aconsejado» sobre el caso de la ministra, pues dijo, a quien le corresponde resolver sobre si es legal o no el título de la ministra es a ellos. «El rector se lava las manos como Poncio Pilatos».

AMLO presentó un video de Eduardo Andrade Sanchez, exabogado general de la UNAM, que describe el proceso que habría que seguir en relación al título de la ministra.

«Es una situación de la élite básicamente, porque ni modo que sea tan interesante para la mayoría del pueblo», dijo el mandatario, cuestionando cuándo la Suprema Corte ha hecho algún beneficio del pueblo, de los más necesitados; dijo que el tema tiene que ver con los despachos de abogados dónde se llevan los litigios millonarios y la defensa de la política neoliberal.

«Sencillo corresponde a la UNAM decidir y presentar una denuncia para obtener un mandato judicial y anule la licenciatura de la ministra Yasmín (Esquivel). Tiene en la UNAM que presentar una denuncia, primero agotar las instancias internas, y si hay constancia de qué hubo plagio y que eso es motivo para anular el título profesional, tiene que presentar la denuncia ante el ministerio público», sostuvo AMLO.

López Obrador dijo que da pena ajena el que la UNAM actúen de la manera en que lo ha venido haciendo, y por ello dijo que el gobierno federal no se va a someter. Y a quienes hablan de cuestiones morales en la permanencia de Yasmín Esquivel en la Corte, el presidente dijo: el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

El Comité de Integridad Académica y Científica de la Facultad de Estudios Superiores Aragón, determinó que la ministra Yasmín Esquivel Mossa, quien hasta inicios de año aspiraba a presidir la Suprema Corte, sí cometió plagio en su tesis de licenciatura.

El comité, encargado del caso, indicó que valoró elementos como la construcción, desarrollo, estilo, contenido, temporalidad, congruencia y manejo de la información en las tesis de Yasmín Esquivel y Edgar Ulises Báez, a quien la ministra acusó de haberle copiado a ella su trabajo de titulación.

En el resolutivo del Comité se lee textual: la tesis elaborada en 1987 es copia sustancial de la original presentada en 1986 por el exalumno de la Facultad de Derecho.

El Comité también resolvió que la asesora de tesis de los involucrados, Martha Rodríguez, habría incurrido en una posible falta en el cumplimiento de los principios éticos universitarios, así como en el apego a la normatividad institucional.

El informe fue entregado por la dirección de la FES Aragón a la Rectoría de la UNAM, para que se proceda conforma a la legislación universitaria.

Sin embargo, la máxima casa de estudios emitió ayer un comunicado en el que señaló que la ministra, al haber concluido sus estudios y haber presentado su examen profesional ante un jurado, del cual recibió un voto aprobatorio, obtuvo un título que la acredita como licenciada en derecho.

Explicó que, de acuerdo con la Oficina de la Abogacía General, se determino que la normatividad universitaria carece de los mecanismos para invalidar un título expedido por la Universidad, aún y cuando el plagio de una tesis esté documentado.

La UNAM “aventó la bolita” a la SEP, pues le remitió la resolución del Comité de la FES Aragón.

Arranca bien el año al prevalecer la independencia del Poder Judicial sobre la preferencia del titular del Poder Ejecutivo, es decir, del presidente López Obrador. Ya decíamos la entrega anterior que hay poca comprensión sobre la división de poderes. Al haber sido electa la Ministra Norma Lucía Piña como la nueva presidenta de la Corte, López Obrador volvió a demostrar que la división de poderes le desagrada profundamente.

Declaró: “Si de los 11 ministros, se cuenta con cuatro se asegura que no declaren inconstitucional una ley […] ¿Qué creen que nos pasó? Que de los cuatro que propuse, dos nos dieron la espalda.”

Así el presidente demostró que cuando manda ternas al Senado para integrar la Corte, lo hace asumiendo que quien resulte electo debe de avalar cualquier iniciativa de su gobierno. No entiende que sus nombramientos los debe hacer pensando en enriquecer la procuración de justicia en el país para todos, no la sumisión a sus designios.

Un gobierno empeñado en acaparar todo se vio acotado. No todo está perdido. Y por ello arrancamos bien el penúltimo año de esta presidencia.

Más allá de que la llegada de la Ministra Norma Lucía Piña significa el triunfo de la primera mujer para presidir la corte, la importancia viene de que ella ha sido una Ministra profesional e independiente. Es un triunfo de género, pero es mucho más un triunfo para el Poder Judicial.

Pocos días antes de la elección por la presidencia de la Corte un grupo de amistades especulábamos sobre las probabilidades que tenía la Ministra Yasmín Esquivel de ganar la presidencia de la Suprema Corte.

En prácticamente cualquier régimen desarrollado la acusación, pruebas y respuesta de la Ministra Esquivel habría merecido una aclaración expedita, incluso previo a la elección por la presidencia de la Corte. Y a partir de la resolución, acciones.

Si la investigación resolvía que la Ministra plagió, el castigo no sería simplemente no ganar la presidencia de la Corte. Significaría la revocación de su título y por ende su expulsión de la Corte. Ni más, ni menos.

Si, por el contrario, la investigación resultara en que todo fue una campaña para tumbar su candidatura a la presidencia, el castigo debiera ser igual de contundente para quienes orquestaron esta campaña en contra de una Ministra que, en ese sentido, sería exonerada como intachable.

Pero con un gobierno que ha buscado arrasar con los contrapesos democráticos, existía la duda sobre si la Ministra Esquivel iba a ganar la presidencia de la Corte a pesar de los señalamientos y sus pruebas.

Hasta ahora, la UNAM ha dicho que hay una coincidencia del 90 por ciento entre ambas tesis. La primera en publicarse un año antes fue la de Édgar Ulises Báez. Aun cuando ya no ganó la presidencia de la Corte la Ministra Yasmín Esquivel, el asunto debe esclarecerse. Si plagió, no puede seguir siendo Ministra.

Un gobernante que ha repetido una y otra vez que en su gobierno no se miente; no se roba y no se traiciona ha decidido por anticipado defender a la acusada de plagio y atacar a quien la señaló, de ser un alcahuete. Así se ha referido el presidente sobre el académico Guillermo Sheridan quien ayer dio una elegante respuesta en estas páginas a este señalamiento presidencial.

Felicidades a la Suprema Corte de Justicia por la elección de Norma Lucía Piña, una Ministra que ha probado su profesionalismo e independencia. Ahora toca cerrar el círculo llegando hasta las últimas consecuencias respecto al posible plagio de la Ministra Esquivel. Si plagió, no puede seguir en la Corte.

Columna completa en El Universal

Luego de que se eligiera a la ministra Norma Piña como nueva presidenta de la Suprema Corte, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la polémica que ha generado el plagio de la tesis de la ministra Yasmín Esquivel, quien aspiraba a encabezar la Corte.

Se le preguntó al mandatario si la polémica en torno a la autoría de su tesis «salpicó» de alguna manera a los ministros de la Corte, así como si afectó la credibilidad y honor de la UNAM.

El presidente se limitó a decir que el supuesto plagio lo tiene que decidir la instancia correspondiente, es decir, a la Universidad Nacional Autónoma de México, así como las instancias judiciales que ameriten tras las denuncias presentadas.

Sin embargo, fiel a su estilo, López Obrador dirigió sus palabras a señalar un supuesto ataque en contra de la ministra, que es sabido cuenta con el respaldo del gobierno federal.

«A mí lo que me llama la atención es que cuando va a haber una elección salen estos asuntos. O sea, yo padecí de un proceso de desafuero. Cada vez que hay una injusticia así pues no me gusta, o sea, porque es politiquería. Por lo general los que acusan no tienen autoridad moral», criticó el presidente.

Acusó que quienes ahora se han empeñado en señalar el supuesto plagio, son lo que se quedaron callados ante los robos que se cometieron por años en el país y ante los actos de corrupción que tanto han dañado a México.

«Nada más que si no les parece algo y más si se trata de perjudicarnos a nosotros, inmediatamente se enfilan. No tienen escrúpulos morales de ninguna índole, los conservadores son muy corruptos y muy hipócritas, pero también vivimos en una democracia y somos libres», añadió el presidente.

Se le insistió al presidente si una conducta de plagio no era incurrir en corrupción, algo que tanto ha criticado él.

«Sí, sí, sí, además es deshonestidad, pero a lo que voy es que el que acusa de plagio o los que acusan de plagio están metidos en la corrupción o avalaron la corrupción o viven de la corrupción. Aquí es aplicable aquello de que el que esté libre de pecado que tire la primera piedra, pero como son muy hipócritas, son finísimas personas, se les olvida todo», recriminó.

López Obrador finalizó señalando que se debe investigar todo, y que no quede nada pendiente, aún tratándose de una ministra de la Corte, que él mismo propuso.

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre la elección de la ministra Norma Piña como nueva presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

«Me pareció bien. Destaco el hecho histórico de que por primer vez una mujer va a ser presidenta (de la Corte) desde 1825. Dos siglos», dijo el mandatario.

López Obrador indicó que los ministros de la Corte eligieron de forma libre a su nuevo presidente, tal como lo establece el procedimiento. Destacó que «hubo aceptación y hubo acuerdo» en la decisión.

El mandatario señaló que se trata de un poder autónomo independiente como nunca había existido, aunque sus detractores insistan en asegurar que se vivía una situación contraria.

«Nosotros no imponemos nada en la Corte y es tan evidente, aunque no lo quieran aceptar, que la presidenta Norma Piña siempre ha votado en contra de las iniciativas que nosotros hemos defendido», recriminó el presidente.

El tema le sirvió a AMLO para señalar que es único el momento que se vive en México, pues insistió, en que ya no hay una subordinación como sucedía antes, entre los poderes supremos.

Dijo que durante décadas, el poder de los poderes era el Ejecutivo, y el poder Legislativo y Judicial eran apéndices, «estaban subordinados» pues desde la Presidencia se daban órdenes.

«Eso ya se terminó, por eso si estamos en la Cuarta Transformación de la vida pública del país. Me da mucho gusto que esto esté sucediendo en México porque es para bien, para que haya un auténtico estado de derecho y no como antes que era un estado de chueco», añadió el mandatario.

En línea con el discurso que ha venido sosteniendo en las últimas semanas, de cara a la renovación de la presidencia de la Corte Ojalá, López Obrador dijo que confiaban en que de manera independiente y autónoma se lleve acabo una reforma en el poder Judicial, que dijo, «urge por la corrupción que impera».

Finalmente, dijo que la relación que su gobierno tendrá con el poder Judicial seguirá siendo «respetuosa», pues dijo, se está llevando a cabo un proceso de trasformación, donde no necesariamente se requiere de modificar las leyes.

Confirmó que ayer habló con la ministra, quien lo buscó tras su elección; y aunque no pudo tomar la llamada, él se comunicó más tarde con ella.

La dirigencia nacional del PRI felicitó a la Ministra Norma Lucía Piña Hernández por su elección como nueva Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) y del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

El PRI, encabezado por Alejandro Moreno, destacó que el hecho de tener a la primera mujer mexicana en ocupar el más alto cargo en el Poder Judicial de la Federación, lo que dijo, es muestra de la madurez que ha alcanzado la democracia en el país.

Señaló que los integrantes del máximo tribunal optaron no sólo por preservar, sino además por fortalecer la independencia de uno de los Poderes de la Unión, lo cual redundará en el fortalecimiento de su labor como garantía de la Constitución y de los derechos humanos. La dirigencia del tricolor expresó que “estamos seguros que su trabajo será determinante para la hicieron del orden constitucional y de las instituciones de nuestro país”.

En tanto, el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza, confió en que los próximos cuatro años serán de un auténtico equilibrio de poderes y de una absoluta defensa de la Constitución.

“Para nadie es un secreto que en los últimos años el máximo tribunal de justicia de nuestro país y el Poder Judicial en su conjunto han vivido un acoso permanente del Presidente de la República. Confiamos en que la nueva Presidencia no cederá ante las presiones que, sin duda, no serán pocas”, detalló.

Cortés Mendoza confió en que la Ministra Norma Piña devolverá a la institución el profesionalismo, la imparcialidad, ecuanimidad y neutralidad política que debe tener: “cualquier indicio de lo contrario será señalado por Acción Nacional. No obstante, las y los ministros también tendrán en el PAN un aliado para hacer eco de las denuncias que hagan ante cualquier tipo de presión. Nada ni nadie puede estar por encima de la ley”, enfatizó.

Cortes Mendoza pidió a la nueva ministra presidenta se asegure de que en ningún caso los actos del Estado vulnerarán los derechos consagrados en la Constitución, y que medie en los conflictos que puedan surgir entre los Poderes.

“Hoy, como nunca antes, México necesita de una Suprema Corte de Justicia fuerte, independiente y autónoma, que no ceda ante las presiones o coqueteos del oficialismo, que sea un contrapeso frente al Ejecutivo y que actúe con oportunidad para evitar cualquier tipo de violación de derechos y garantías. Hoy debemos unirnos todos para poner un freno al autoritarismo”, puntualizó.

Finalmente, el líder del PAN confío en que la nueva presidencia de la SCJN no tolerará la ambición inconstitucional de López Obrador de controlar al Poder Judicial de la Federación y que en contraste de quien concluye, la ministra presidenta recién nombrada sabrá mantener la sana distancia y la constitucional independencia que debe existir entre los Poderes de la Unión.

Finalmente, el grupo parlamentario de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados celebró el nombramiento de la ministra Piña Hernández como presidenta de la Suprema Corte.

«Celebramos que sea la primera vez en la historia que una mujer asume dicho cargo y reconocemos la determinación por romper lo que parecía un inaccesible techo de cristal, tal y como ella lo señaló al asumir el compromiso de representar a las mujeres desde este espacio», indicó el diputado Jorge Álvarez Máynez.

La bancada refrendó la necesidad de seguir fortaleciendo la división de Poderes “y confiamos en que esta nueva Presidencia renueve el compromiso de contar con un Poder Judicial de la Federación honesto e independiente en aras de fortalecer el sistema judicial”.

Esta tarde, en sesión pública, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) eligió como su presidenta para el periodo 2023 – 2026 a la Ministra Norma Lucía Piña Hernández, sucediendo en el cargo al Ministro Arturo Zaldívar, quien concluyó su periodo el pasado 31 de diciembre.

Piña Hernández consiguió los seis votos necesarios después de tres rondas de votación; la Ministra se enfrentó en la última ronda, al Ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, quien se quedó con cinco votos. Así, fue quien logró el respaldo entre sus compañeros que también buscaban la presidencia: Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, Alberto Pérez Dayán, Yasmín Esquivel y Javier Laynez.

En la primera ronda de votaciones, la ministra Norma Lucía Piña Hernández obtuvo tres votos y el resto de los aspirantes solamente dos votos.

En la segunda ronda, el ministro Gutiérrez Ortiz Mena alcanzó cuatro sufragios y la ministra Norma Lucía Piña, tres, con lo que ambos pasaron a la tercera ronda y los demás fueron eliminados del proceso.

Al asumir el encargo, la Ministra Piña, primera mujer que preside el Alto Tribunal, manifestó sentirse honrada, comprometida, responsabilizada moralmente a representar al Poder Judicial de la Federación «con convicción y entrega, con pasión y honestidad, como lo he intentado hacer los últimos 34 años de mi vida, al interior de esta gran institución a la que tanto le debo y que tanto quiero».

La nueva presidenta de la Suprema Corte señaló que la responsabilidad que se le encomendó tiene una doble dimensión: representar a los Ministros de la SCJN, Consejeras y Consejeros de la Judicatura Federal, al tiempo que, como primera mujer que preside el Alto Tribunal, implica romper el “techo de cristal” que se había impuesto por la cultura patriarcal.

“Nos esforzaremos todos los días por una sociedad más justa, más igualitaria, sin violencia contra las mujeres”, sostuvo. «Estoy convencida que sabremos aprovechar la oportunidad que representa todo reto en beneficio del Poder Judicial de la Federación, en beneficio de nuestro país, en beneficio de México”, agregó.

Así, y tal y como se tenía previsto, el Pleno eligió de entre sus miembros al Presidente o Presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, quien a su vez lo es del Consejo de la Judicatura Federal (CJF).

Según un análisis del diario Reforma, la Ministra Norma Piña es la integrante de la Corte que menos apoyaron al gobierno del presidente López Obrador, en 18 asuntos que se presentaron entre 2019 y 2022.

Entre los cinco aspirantes a la presidencia, Yasmín Esquivel apoyo 12 de los 18 asuntos, es decir, un 67% de los casos; Javier Laynez apoyo un 28% al igual que Alberto Pérez Dayán, mientras que Alfredo Gutiérrez solo lo hizo en un 22% de los casos. La ahora nueva presidenta solo apoyo 3 de los 18, un 17%.

La tesis con la que obtuvo la licenciatura la ministra de la Suprema Corte de Justicia, Yasmín Esquivel, tiene coincidencias en su contenido por hasta 90% con un trabajo de titulación entregado un año antes, por lo que “resulta evidente la existencia de un plagio”, dijo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Después del análisis de la documentación por el Comité y con base en el alto nivel de coincidencias entre las tesis objeto de revisión, superior al 90 por ciento, resulta evidente la existencia de un plagio”, sostuvo en un comunicado el rector de la UNAM, Enrique Graue.

Recordemos que recientemente se dio a conocer que la tesis que presentó la ministra en 1987, en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Aragón, era «similar» a la del egresado de la Facultad de Derecho de la UNAM, José Báez y con la que se tituló en 1986.

De acuerdo con la Máxima Casa de Estudios, las primeras conclusiones “hacen presumir que la tesis original fue la sustentada en 1986”, escrita por Báez, ante la revisión académica de los contenidos de ambas tesis, sus fechas de publicación, así como los archivos físicos y digitales.

Aunque también señaló que José Báez entregó un testimonio notariado que contiene un escrito “expresando que utilizó varias referencias, textos y partes importantes del contenido de la tesis publicada posteriormente, en 1987”.

La UNAM señaló que seguirá con las investigaciones, ya que, debido a contradicciones, “es necesario recabar información adicional para profundizar en el análisis documental y, de ser el caso, llamar a las partes involucradas”.

Al respecto, la ministra Esquivel también sostuvo que Báez había declarado ante notario público que reconocía y manifestaba expresamente: “de ese trabajo tomé varias referencias y texto” y “pude tomar varias partes importantes del trabajo de ella en el año de 1985 a 1986”.

“Ante estos hechos, se confirma que la autoría original del trabajo es mía”, indicó Esquivel en un pronunciamiento público, en el que también confirmaba que no desistirá de su intento por presidir la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), lo cual se definirá este mismo lunes.

El rector de la UNAM señaló que la Universidad llevará a cabo un conjunto de acciones para evitar la repetición de sucesos reprobables como este, es decir, el plagio de tesis.

Graue adelantó que se podrían hacer cambios legales a las normativas universitarias de la casa de estudios y herramientas digitales para detectar irregularidades.

El tema del supuesto plagio de la Ministra ha tomado gran relevancia, pues una de las Ministras que ha levantado la mano para buscar encabezar la Suprema Corte y el Consejo de la Judicatura Federal (CJF), elección que se llevará a cabo este lunes.

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, reiteró este jueves al primer ministro británico, Rishi Sunak, su deseo de convocar el próximo año un nuevo referéndum sobre la independencia de Escocia.

En su primera reunión presencial desde que Sunak llegó al poder, hace dos semanas, la líder del Partido Nacional Escocés (SNP) «dejó claro que tiene intención de honrar las promesas de su programa electoral y el mandato para un referéndum», indicó su portavoz oficial tras el encuentro.

Sturgeon ya anunció este año sus planes de celebrar un plebiscito el 19 de octubre de 2023, pero a diferencia del organizado en 2014, que perdieron los independentistas por un 45% frente a un 55%, no cuenta con la autorización del gobierno británico.

Ante ese escenario, el Ejecutivo autónomo de Escocia ha pedido al Tribunal Supremo que analice si Edimburgo tiene competencias para convocar la consulta sin el beneplácito de Londres.

Sunak y Sturgeon dialogaron hoy en la ciudad inglesa de Blackpool en el marco del Consejo Británico-Irlandés, un foro establecido en el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998 en el que participan representantes de los gobiernos británico e irlandés, así como de Irlanda del Norte, Escocia, Gales, Guernsey, la isla de Man y Jersey.

«El gobierno escocés sigue abierto y dispuesto a negociar el proceso para permitir que (el referéndum) tenga lugar», indicó el portavoz de Sturgeon.

En una conversación «constructiva y cordial», según describió ese portavoz, ambos abordaron además la crisis del costo de vida.

«Dada la presión extrema que afrontan servicios públicos como la sanidad, la ministra principal dijo que se necesita urgentemente más fondos para las administraciones devueltas (autónomas)», detalló esa fuente.

Sunak, por su parte, se refirió en «tuit» a las reuniones que mantuvo tanto con Sturgeon como con el ministro principal galés, el laborista Mark Drakeford.

«El trabajo de equipo, la concentración más absoluta y el esfuerzo colectivo es lo que vamos a necesitar para lidiar con los retos compartidos que afronta la gente en todo el Reino Unido», afirmó.