Tag

NYT

Browsing

El diario The New York Times (NYT) publicó este fin de semana una investigación, basada en documentos oficiales que abarcan varios años, entrevistas y análisis de la evidencia, del colapso que se registró a inicios del mes pasado en la línea 12 del Metro de la Ciudad de México, señalando que se encontraron «graves fallas en la construcción» origen del dicha línea, que «parecen haber causado directamente el colapso».

La investigación del diario estadounidense señala principalmente a Marcelo Ebrard, actual secretario de Relaciones Exteriores, así como a Carlos Slim, empresario mexicano y uno de los hombres más ricos del mundo.

El texto del diario señala que Ebrard era jefe de gobierno de la Ciudad de México cuando se construyó la línea 12 del Metro; mientras que la empresa constructora de Slim, Carso Infraestructura y Construcción, llevó a cabo el tramo de la línea que colapsó.

Basado en miles de fotografías que se tomaron en el sitio del siniestro, además de entrevistas y testimonios de ingenieros expertos, llegó a una conclusión: «los pernos metálicos que eran cruciales para la solidez del viaducto, y que servían como base de toda la estructura, parecen haber fallado debido a soldadura deficiente, falla grave que probablemente causó el choque».

El NYT afirma que esa es una de las principales explicaciones que se maneja al interior del gobierno de la Ciudad de México, y que apuntarían a «oportunismo político y obras descuidadas durante la construcción del Metro».

El diario refiere que la certificación de la línea 12 se produjo menos de una hora antes que se inaugurara, a pesar de que faltaban por completar miles de piezas de trabajo, esto  basado en una investigación de 2014 hecha por la Asamblea Legislativa de la capital.

Añade que durante una inspección realizada a dicha línea después del sismo del 2017, el gobierno capitalino detectó fallos en la construcción original del tramo hecho por la empresa de Slim, según un informe de ese mismo año, que hasta ahora no se había difundido.

Adicional, se indica que en un intento por terminar la obra antes de que Ebrard dejara el cargo, se compraron trenes que no eran compatibles con el riel colocado. «Las ruedas no encajaban de manera adecuada con la vía. El resultado era un golpeteo constante que torcía y rasguñaba lo que debía ser una vía lisa de acero».

The New York Times refiere que menos de un año después de certificar la seguridad de la línea, los auditores entregaron un informe que documentaba una serie de deficiencias: piezas fisuradas y rotas, vías deformadas y una presión incesante en la estructura.

«Más allá de lo que establezcan las investigaciones oficiales, el colapso conlleva enormes consecuencias políticas no solo para Ebrard y Slim (que anteriormente fue un gran accionista de The New York Times Company). Si se tratara de un asunto relacionado con el mantenimiento, los votantes podrían culpar a Claudia Sheinbaum, la protegida del presidente, quien ha supervisado el metro en su calidad de jefa de gobierno de la Ciudad de México en los últimos dos años», enfatiza el diario.

Luego de que el diario hiciera público su artículo, Claudia Sheinbaum rechazó emitió un posicionamiento a través de sus redes sociales, en que rechazó que su gobierno filtrara la información que el diario estadounidense refiere en su texto.

«No es nuestro estilo filtrar información y nunca lo será. Nos caracteriza decir la verdad de forma directa sin ningún intermediario», puntualizó Sheinbaum en sus mensajes de Twitter.

Insistió en que su administración nunca ha utilizado filtraciones periodísticas para informar o hacer su trabajo, «y menos a un medio que ha buscado confrontar a la Cuarta Transformación». Sostuvo que han sido muy responsables en esperar los dictámenes técnicos, profesionales.

Sheinbaum Pardo cuestionó los intereses «no esclarecidos» que estaban detrás del artículo publicado por el NYT.

Quien también contestó utilizando su cuenta de Twitter, fue el canciller Marcelo Ebrard, quien compartió una carta que envió al diario el pasado 3 de junio contestando los cuestionamiento que se le formularon por el medio, los cuales aseguró ,fueron ignorados en la publicación final.

En la carta afirmó que la línea 12 del Metro «es quizá la obra pública más auditada y documentada en la historia de México» y citó al menos cinco informes que la revisaron. Detalló que cuando fue puesta en operación funcionaba en «óptimas condiciones».

También indicó que cuando salga a la luz el peritaje a cargo del gobierno de la Ciudad compartirá su «valoración de aseveraciones técnicas e intencionalidad política del texto».

Recordemos que el colapso del Metro ocurrió la noche del 3 de mayo en un tramo elevado de la línea 12, entre las estaciones Olivos y Tezonco, cuando dos vagones cayeron con pasajeros. Ambas unidades quedaron en forma de «V». El accidente dejó 26 muertos y más de 80 heridos.

Pese a que el presidente Donald Trump llamó a los mexicanos violadores, amenazó al país con una guerra comercial, expulsó a decenas de miles de solicitantes de asilo, hizo que México los alojara en campamentos, construyó el muro fronterizo y le dijo a México que lo pagara, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se declaró un gran admirador de su homólogo.

Es por ello que el diario The New York Times (NYT) asegura que AMLO ya extraña a Trump, pues está preocupado de que Joe Biden esté más inclinado a entrometerse en los asuntos de nuestro país.

La periodista n profundo es el aprecio de AMLO por el republicano, que cuando finalmente habló por teléfono con Biden, se aseguró de elogiar al presidente saliente.

«‘Debo mencionar que tenemos una muy buena relación con el ahora presidente de su país, el señor Donald Trump’, dijo López Obrador, según dos personas enteradas sobre la llamada, y que hablaron con condición de anonimato para discutir asuntos internos. ‘Independientemente de cualquier otra consideración, él respeta nuestra soberanía'», relata Kitroeff.

Asegura que López Obrador ha pasado las últimas semanas, de forma preventiva, incomodando al gobierno de Biden, y para muestra señala que AMLO fue uno de los últimos líderes mundiales en felicitar a Biden por su victoria, ha ofrecido asilo a Julian Assange y recientemente, se exoneró al exsecretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos, quien fue acusado de tráfico de drogas por fiscales estadounidenses.

La periodista indica que detrás de los «desaires» está el temor de que los demócratas sean más propensos a intervenir para promover derechos laborales y energías limpias en México, obstaculizando así la agenda de López Obrador.

«Aunque los términos de su acuerdo pueden haber sido tácitos, eran claros. López Obrador hizo cumplir la agenda de inmigración de línea dura de Trump y, a cambio, Estados Unidos le permitió dirigir México a su antojo»; en ese sentido, recordó que en su reciente discurso en Alamo, Texas, Trump agradeció «al gran presidente de México», quien dijo, es «un gran caballero, un amigo mío».

Destaca que tanto AMLO como Trump hicieron campaña con la promesa de erradicar a una élite corrupta, y ganaron con una coalición de votantes molestos con la clase dominante de su país y, una vez en el cargo, pintaron a los medios de comunicación y a la oposición como enemigos de su movimiento.

Kitroeff advierte que es probable que Biden le pida más a López Obrador, situación que parece no ser del agrado del gobierno de México. Sin embargo, señala, es poco probable que Biden recurra a las amenazas o a la humillación pública como solía hacer Trump, para conseguir que México haga lo que quiere.

Apunta que si bien AMLO ha dicho que quiere mantener “una política de buena vecindad” con Estado Unidos, también ha criticado a sus predecesores por ser “hasta serviles y muy irresponsables en cuanto a hacer valer nuestra soberanía”.

«Su verdadero objetivo, según los analistas, puede ser avivar un profundo resentimiento del público mexicano hacia la intervención estadounidense en la guerra contra las drogas», alerta la periodista.

 

Texto completo en NYT

El presidente Donald Trump dijo el lunes que pagó «muchos millones de dólares en impuestos» y que tiene más activos que pasivos, pero no ofreció evidencia ni se comprometió a entregar algún documento que sustente sus dichos.

En una serie de publicaciones en Twitter, el republicano respondió a un reportaje del diario New York Times (NYT) que reveló que pagó solo 750 dólares en impuestos en 2016 y 2017, luego de años de informar sobre graves pérdidas de sus negocios.

«Pagué muchos millones de dólares en impuestos pero tenía derecho, como todo el mundo, a créditos tributarios y por depreciación», escribió en su cuenta de Twitter. «Estoy muy desapalancado. Tengo muy poca deuda en relación con el valor de los activos».

El presidente republicano, que se enfrentará al demócrata Joe Biden mañana por la noche en un primer debate, dijo que tenía «activos extraordinarios» y se aseguró tener una declaración financiera «muy IMPRESIONANTE».

Trump tiene una deuda de cientos de millones de dólares por pérdidas crónicas en negocios, las que usa para evitar el pago de impuestos, informó el diario. NYT dijo que obtuvo declaraciones de impuestos que cubren más de dos décadas para Trump y sus negocios.

Las deudas de Trump que se reportaron plantean problemas de seguridad nacional, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi,  e indicó que la gente merece saber a quién le debe dinero porque podría ser usado como palanca en su contra.

Trump acabó con una tradición de décadas entre los mandatarios y candidatos presidenciales cuando se negó a entregar sus declaraciones de impuestos federales la primera vez que postuló a La Casa Blanca en 2016.

El presidente dice que es porque está siendo auditado por el Servicio de Impuestos Internos, pero la agencia ha dicho que no hay razón para que no pueda liberar la información mientras está siendo auditado.

Donald Trump pagó sólo 750 dólares de impuestos federales sobre la renta el año que se postuló para presidente y también en su primer año en La Casa Blanca, de acuerdo con un artículo publicado ayer en el diario The New York Times (NYT).

Trump, quien ha guardado celosamente sus declaraciones fiscales y es el único presidente de la era moderna que no las hace públicas, no pagó impuestos federales sobre la renta en 10 de los últimos 15 años.

Los detalles de las declaraciones de impuestos complican la descripción que hace Trump de sí mismo de ser un empresario astuto y patriota, porque revelan una cadena de pérdidas financieras e ingresos procedentes del exterior que podrían entrar en conflicto con sus responsabilidades como presidente.

La información financiera que Trump ha revelado dice que ganó por lo menos 434.9 millones de dólares en 2018, pero en sus declaraciones fiscales reportó pérdidas por 47.4 millones.

Las declaraciones fiscales también muestran cómo un multimillonario podría pagar de poco a nada en impuestos, mientras que alguien de clase media podría pagar sustancialmente más.

Aproximadamente la mitad de los estadounidenses no pagan impuesto sobre la renta, principalmente por lo bajo de sus ingresos.

Pero las cifras oficiales indican que el contribuyente promedio pagó aproximadamente 12,200 dólares en 2017, unas 16 veces más de lo que pagó el presidente.

La divulgación, que según el NYT proviene de datos de declaraciones de impuestos que abarcan un periodo de dos décadas, se da en un momento crucial, ya que el primer debate presidencial entre Trump y su rival demócrata Joe Biden está programado para mañana, a pocas semanas de las elecciones presidenciales.

En una conferencia de prensa en La Casa Blanca, Trump calificó el reporte como «noticias falsas» y dijo que ha pagado impuestos, aunque no dio detalles. También dijo que la información sobre sus impuestos «será revelada», pero no dijo cuándo; volvió a hacer promesas similares durante la campaña de 2016 que nunca cumplió.

De hecho, el presidente ha impugnado en tribunales los intentos de quienes buscan acceder a sus declaraciones fiscales, entre ellos la Cámara de Representantes federal, que presentó una demanda para acceder a esos documentos como parte de la supervisión legislativa.

Durante sus primeros dos años como presidente, Trump obtuvo 73 millones de dólares de sus negocios en el extranjero, que además de sus campos de golf en Escocia e Irlanda incluyeron 3 millones procedentes de Filipinas, 2.3 millones de India y 1 millón de Turquía.

En 2017, el presidente pagó 145,400 dólares de impuestos en India y 156,824 dólares en Filipinas, en comparación con los apenas 750 dólares de impuesto sobre la renta en Estados Unidos.

Según expertos, Trump encontró múltiples maneras de reducir sus pagos de impuestos. Ha conseguido deducciones por gastos personales en vivienda, transporte aéreo y 70,000 dólares por arreglo de cabello mientras filmaba «The Apprentice».

Las pérdidas en sus negocios de bienes raíces de propiedad única y administrados por Trump al parecer contrarrestaron los ingresos de su participación en «The Apprentice» y otras entidades con múltiples propietarios. En los primeros dos años de su presidencia, Trump recurrió a créditos fiscales para negocios a fin de reducir sus obligaciones impositivas.

El NYT dijo que 9.7 millones de dólares de créditos por inversión empresarial que fueron presentados después de que Trump solicitara una extensión para presentar sus impuestos le permitieron reducir sus obligaciones y pagar sólo 750 dólares tanto en 2016 como en 2017.

Trump, a partir de 2010, hizo un reclamo y recibió una devolución de impuestos por 72.9 millones de dólares, que el NYT dijo era el centro de una auditoria en marcha del Servicio Interno de Impuestos. El diario señaló que un fallo contra Trump podría costarle 100 millones de dólares o más. Trump también tiene más de 300 millones de dólares en créditos que deben ser pagados en los próximos cuatro años.

El New York Times (NYT) hizo público este domingo su apoyo a las senadoras Amy Klobuchar y Elizabeth Warren para la nominación presidencial demócrata, en una decisión sin precedentes de respaldar a dos candidatos.

La elección del periódico liberal llega semanas antes de la votación en Iowa el 3 de febrero, que oficialmente inicia la temporada de las elecciones presidenciales.

El Times describió a la senadora de Massachusetts, Warren, como la opción «radical», y a la senadora de Minnesota, Klobuchar, como la alternativa «realista».

«Está en curso un debate esencial entre dos visiones que pueden definir el futuro del partido (demócrata) y quizás de la nación», escribió el consejo editorial. Afirmó que algunos en el partido ven al presidente Trump como una aberración y creen que es posible un regreso a un Estados Unidos más sensato, aunque también están los que creen que el presidente Trump fue el producto de sistemas políticos y económicos tan podridos que deben ser reemplazados.

Al afirmar que tanto los modelos radicales como los realistas merecen una seria consideración, dijo que «por eso estamos respaldando a las candidatas más efectivas para cada enfoque. Ellas son Elizabeth Warren y Amy Klobuchar».

Warren está posicionada en el tercer lugar de los sondeos, detrás del exvicepresidente Joe Biden y del senador de Vermont Bernie Sanders, el compañero progresista de Warren.

Sobre Klobuchar, de postura más moderada, el Times dijo que «su prolongado mandato en el Senado y sus credenciales bipartidistas la convertirían en una negociadora (una verdadera), capaz de unir las alas del partido, y tal vez de la nación».

«Que gane la mejor mujer», concluyó el diario.

El presidente Andrés Manuel López Obrador discrepó de una nota que publicó este viernes el New York Times (NYT) en la que aseguró que el país que está construyendo AMLO se parece mucho al que prometió dejar atrás durante su campaña presidencial.

En la nota, titulada «¿Una nueva revolución? México sigue esperando mientras AMLO cumple casi medio año gobernando», se refiere que a pesar de que AMLO prometió acabar con la corrupción, su gobierno no ha hecho pública ninguna persecución contra exfuncionarios mexicanos que han sido señalados en los medios por cometer actos de corrupción.

«Más allá de eso, durante los primeros tres meses del gobierno de López Obrador, el 70% de los contratos otorgados se hicieron vía directa, sin una licitación competitiva, de acuerdo con la organización de la sociedad civil Mexicanos Unidos Contra la Corrupción y la impunidad», detalló el diario.

El periódico internacional también hizo una crítica respecto a la seguridad, pues mientras en campaña prometió quitar a los militares de las calles, una vez que asumió el poder, según el NTY, «terminó por garantizar el papel del ejército en la seguridad nacional, mientras que las tasas de homicidios en México alcanzan sus mayores niveles en más de dos décadas».

Y este viernes, al ser cuestionado sobre la publicación del New York Times, López Obrador señaló:

«Tienen todo el derecho de expresarse, yo no comparto ese punto de vista aunque se trate del New York Times, aunque se trate de un periódico famoso porque se ha avanzado mucho, el día primero de julio vamos a informar, les puedo decir de manera categórica de que no hay corrupción tolerada desde el gobierno, cero corrupción, que ya empezamos a limpiar, que no existe impunidad en el país, que el que comete un delito es denunciado y que se va avanzando. Pero hay cuestionamientos porque en realidad se trata de una transformación que nunca se había dado en el país, no es un cambio de gobierno, es un cambio de régimen, imagínense lo que significa decir que se acaba la corrupción, la impunidad y los lujos en el gobierno», afirmó AMLO.

Bajo el principio de la defensa de una prensa libre e independiente, que trabaja sin miedo y que no responde a favores, los Pulitzer premiaron en su última edición a The Wall Street Journal y a The New York Times por trabajos que destaparon escándalos relacionados con el presidente Donald Trump. Además, la cobertura de las matanzas por los tiroteos en Parkland, Annapolis y Pittsburgh también fueron galardonadas.

Este año, el diario The Wall Street Journal recibió el Pulitzer al mejor periodismo nacional por descubrir los pagos que el entonces candidato republicano, Donald Trump, ordenó a su abogado personal hacer a dos mujeres para que no revelaran en la recta final de la campaña de 2016 que tuvieron relaciones sentimentales con él. Mientras que, The New York Times fue condecorado por su investigación sobre la riqueza de la familia Trump.

La Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia concede este galardón cada año en 14 categorías periodísticas, así como en siete relacionadas con las letras, el drama y la música. La más importante es la de servicio público, junto a la de periodismo de investigación y nacional.

The Sun Sentinel, Los Angeles Times, The Associated Press y Reuters fueron algunos otros medios ganadores del premio Pulitzer este año.

Este año se conmemoran 103 años de historia de estos premios. El jurado revisó 1,162 textos periodísticos para elegir a los ganadores.

Tras el artículo publicado por el diario The New York Times (NYT), en el que acusaba al gobierno mexicano de ser el principal aliado del presidente Donald Trump respecto a su represiva política migratoria, fue el gobierno de México quien respondió a los señalamientos.

A través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), aseguró que bajo la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), México ha sido el primer país en adoptar el Pacto Mundial para la Migración promovido por la Organización de las Naciones Unidas, lo que a permitido garantizar un flujo migratorio seguro, ordenado y regular.

Afirmó que el Gobierno de México ha desplegado una nueva política migratoria basada en la defensa de los derechos de los migrantes y la promoción del desarrollo económico desde una visión humanitaria, para atender las causas estructurales de la migración.

Recordó que México ha otorgado un estatus legal a más de trece mil personas extranjeras que han ingresado por la frontera sur, con lo que afirmó, se ha subsanado el error fundamental que, desde la ilegalidad, se condenaba a los migrantes a la marginalización y la precariedad.

«La Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Gobernación reiteran que México actúa de forma soberana e independiente al implementar su nueva política migratoria (…) el Gobierno de México reitera que no existe un acuerdo vinculante con el Gobierno de Estados Unidos para responder al aumento en el flujo de personas, principalmente familias procedentes de Centroamérica», resaltó la dependencia.

Indicó que frente a la decisión unilateral del Gobierno de Estados Unidos de implementar el artículo 235 (b)(2)(c) de su Ley de Inmigración y Nacionalidad, México ha optado por apoyar a los migrantes, autorizando el ingreso de algunos solicitantes de asilo desde Estados Unidos en tanto se efectúa su audiencia con las autoridades correspondientes.

Reconoció que las autoridades migratorias de México mantienen una fluida comunicación con sus contrapartes estadounidenses a fin de garantizar que el tránsito de personas por la frontera común se realice de manera segura y ordenada.

Los funcionarios mexicanos han estado cumpliendo con las metas migratorias del gobierno estadounidense de Donald Trump en varias partes de la frontera, lo que socava las promesas del gobierno de México de defender a los migrantes y respaldarlos en su búsqueda por una mejor vida.

Las autoridades mexicanas están bloqueando el paso de grupos de migrantes en pueblos fronterizos: no les permiten caminar hacia los puentes de cruce para solicitar asilo en Estados Unidos, han interceptado a los menores de edad no acompañados antes de que lleguen a territorio estadounidense y han asistido en la gestión de listas de solicitantes de asilo por petición de los estadounidenses que quieren limitar la cantidad de personas que cruzan.

El gobierno mexicano, a diferencia de sus prácticas previas para atener a refugiados, también ha permitido que su contraparte estadounidense devuelva a más de 120 mujeres, hombres y niños a Tijuana en lo que esperan la resolución de sus solicitudes de asilo en Estados Unidos. Ese programa de retorno será expandido a otros puntos fronterizos tan pronto como la primera semana de marzo.

Los funcionarios de la administración de Andrés Manuel López Obrador han dicho que esta postura respecto a los migrantes es una decisión estratégica pensada para no hacer enojar a Trump. López Obrador, indican, no cree que Trump vaya a cambiar de parecer, así que ha evitado entablar una pelea pública posiblemente costosa sobre el tema.

López Obrador, por mucho tiempo defensor de las personas en pobreza y desfavorecidas, suele referirse a sus planes para México como la cuarta transformación del país, con lo que equipara sus ambiciones con las de los grandes líderes históricos de la nación.

Ha impulsado sus credenciales de defensor del pueblo con la reducción de salarios del gobierno, al viajar en aviones comerciales y al abrir al público la antigua residencia presidencial de Los Pinos. También ha reducido drásticamente la cantidad de migrantes centroamericanos que son deportados desde México.

Pero no todo ha sido transformado.

La primera evidencia de ello son los Protocolos de Protección a Migrantes, la medida de Trump para que los solicitantes de asilo se queden del lado mexicano de la frontera en lo que esperan a que se decida su suerte. Los grupos defensores de migrantes han denunciado que eso implica botar a las personas en zonas violentas de México y que contraviene su derecho a tener asesoría legal y respaldo familiar en Estados Unidos.

El gobierno de López Obrador, quien antes de llegar al poder indicó que no iba a cooperar con la agenda antimigratoria de Trump, ha seguido la línea de esa agenda en varios frentes, incluyendo el aceptar a las mujeres y niños devueltos pese a las promesas de que solo acogería a los solicitantes de asilo que fueran varones adultos.

Pero que López Obrador ceda en algunas de las demandas fronterizas de Trump y prácticamente no mencione palabra alguna sobre el presidente estadounidense en sus conferencias de prensa diarias conlleva un costo político bajo en México.

Para muchos mexicanos lo que suceda con los migrantes es una preocupación secundaria a las que tienen a nivel doméstico, como el trabajo, la seguridad y la corrupción. López Obrador mantiene un índice de aprobación del 80 por ciento a pesar de la disposición de su gobierno de aceptar a los migrantes devueltos que tienen procesos de solicitud de asilo.

“Si tenemos que aceptar a un puñado de gente que regresa a México no es realmente un problema para nosotros, ni siquiera en lo político”, comentó una persona que no tenía autorización para discutir deliberaciones internas. “Lo que realmente queremos evitar es una pelea pública con Trump”.

Pero en el esfuerzo por evitar una disputa transfronteriza, los críticos denuncian que el gobierno mexicano ha privilegiado las cuestiones políticas, no las humanitarias.

“México sigue haciendo el papel que Estados Unidos cree que debería desempeñar, que es contener el flujo migratorio y ya”, dijo Melissa Vértiz Hernández, secretaria técnica Grupo de Trabajo sobre Política Migratoria, una red de grupos de la sociedad civil y de defensa de derechos humanos en México.

Encontrar ese delicado punto de equilibrio con Estados Unidos ha dejado al gobierno mexicano sin una política migratoria clara o consistente, de modo que los estados y municipios fronterizos se encuentran en la posición de tener que defenderse solos ante presión de sus contrapartes estadounidenses.

Por ejemplo, en Reynosa, Tamaulipas, prácticamente nadie tiene permitido cruzar el puente para solicitar asilo en McAllen, Texas. Esas personas usualmente son bloqueadas o detenidas por oficiales mexicanos, por lo que los migrantes se ven forzados a probar suerte en otros pueblos.

En Piedras Negras, Coahuila, los funcionarios reunieron a cientos de migrantes que llegaron en caravana en las últimas semanas y los mantuvieron vigilados en un albergue con contacto limitado con otras personas, de acuerdo con activistas. Después del furor público ese albergue fue cerrado y muchas de las personas fueron llevadas a otras ciudades y pueblos en la frontera.

Mientras que el alcalde de Ciudad Juárez ha amenazado con demandar a un gobernador vecino por movilizar a los migrantes a esa ciudad. Se ha vuelto como un juego de pasarse la bola, con los centroamericanos desesperados que huyen de la pobreza y la violencia de por medio.

En otras partes de la frontera trabajadores de los albergues dicen que manejan listas de solicitantes de asilo por nombre, nacionalidad, edad y documentos disponibles para ayudar a los funcionarios mexicanos que cumplen con los mandatos de la Patrulla Fronteriza estadounidense.

El gobierno mexicano se ha resistido a Trump de otras maneras, según la persona que trabaja en el gobierno de López Obrador y pidió mantener el anonimato. Esa persona y otras dos que fueron informadas del plan dijeron que su consentimiento a los Protocolos de Protección a Migrantes de Estados Unidos fue hecho solo de manera estratégica.

Al permitir que el programa iniciara en el cruce de San Diego y Tijuana, de acuerdo con estos funcionarios mexicanos, el desafío legal a las medidas será dirigido a las cortes del distrito federal norte de California, que se consideran liberales. Eso es importante porque los estadounidenses ya buscan cómo derrotar a Trump en las elecciones presidenciales de 2020, en particular para incentivar el voto de latinos y mexicanos-estadounidenses.

Pero muchos activistas no están seguros de que las acciones legales posiblemente en California pongan fin al programa.

“Creo que es una jugada extremadamente riesgosa”, indicó Stephanie Leutert, directora de la Iniciativa en Seguridad de México de la Universidad de Texas, campus Austin. “No creo que debas poner tu política exterior y migratoria en manos de una organización de la sociedad civil de otro país”.

El 14 de febrero, la organización de la sociedad civil a la que se refería Leutert, la Unión Americana de Libertades Civiles y otros grupos activistas presentaron una demanda contra los protocolos migratorios de Trump. Se espera que en los próximos días haya una orden de restricción temporal en lo que se delibera el caso.

La demanda fue presentada en nombre de once solicitantes de asilo que fueron devueltos a México en las últimas semanas y denuncia que el gobierno de Trump viola las leyes migratorias y de derechos humanos estadounidenses e internacionales.

Los asesores legales y activistas afirman que el gobierno de Trump, al regresar forzosamente a los solicitantes de asilo a Tijuana, los ha dejado en un ambiente peligroso y desconocido donde peligra su vida.

Los homicidios en Tijuana han aumentado en los últimos años, en parte por una disputa por el mercado local de narcóticos. En 2018 la ciudad tuvo su año más mortífero desde que hay registros, con más de 2500 asesinatos.

La administración de Trump anunció su nueva política en diciembre y el 28 de enero el encargado del Instituto Nacional de Migración (INM) mexicano dijo que las autoridades de ese país habían establecido restricciones para que no se implementaran los protocolos.

Pero los oficiales de México después levantaron muchas de esas restricciones, entre ellas la negativa para aceptar la devolución de mujeres migrantes con niños. Los funcionarios estadounidenses han dicho que quieren expandir el protocolo a otros puntos de cruce fronterizos. El gobierno de López Obrador prácticamente no ha hecho declaraciones públicas sobre los cambios.

En Tijuana varias de las personas que fueron regresadas —tres varones solteros, una mujer soltera y dos madres que viajaban con tres hijos cada una— mencionaron estar confundidas y desalentadas de estar de vuelta en México.

“No tengo idea de cómo voy a sobrevivir”, dijo Yanira, migrante salvadoreña de 34 años que temía ser atacada por personas vinculadas a la gente de la que buscó escaparse en su país natal. Yanira dijo que salió de El Salvador con sus hijos, de 8, 11 y 12 años, después de que una pandilla local intentó reclutar al de 11 años y amenazó con usar violencia a menos que aceptara.

Cuando Yanira fue devuelta a territorio mexicano por oficiales estadounidenses, se desmoronó. “Lloré y lloré”, comentó.

Los funcionarios mexicanos han dicho que no pueden darles albergue o asistencia a los migrantes devueltos y han quedado a merced de grupos comunitarios en Tijuana y de otras partes del estado mexicano de Baja California.

La red de albergues ya está bajo una presión extraordinaria por la llegada casi continua de migrantes que viajan en caravana, y los centros están en exceso de cupo y capacidades.

La hermana Salomé Limas, trabajadora social del albergue para migrantes Instituto Madre Asunta, en Tijuana, dijo que ahí se están hospedando 120 mujeres y niños en un espacio diseñado para 44 personas.

Entre los migrantes que están ahí hay varias familias que quieren conseguir refugio en Estados Unidos y que fueron regresadas en las últimas semanas por los protocolos de Trump.

Limas indicó que el albergue puede acoger a las familias hasta que sean sus primeras audiencias del proceso en Estados Unidos, a finales de marzo. Después de eso comentó que no está segura de qué podrán hacer.

“¿Qué va a pasar con ellos?”, dijo la hermana Salomé. “No sabemos”.

Texto original publicado en NYT por Azam Ahmed y Kirk Semple

Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán se reunió con Ejecutivos de Petróleos Mexicanos a finales de 2007 con el objetivo de usar sus buques petroleros para enviar cocaína desde Ecuador, reveló el capo colombiano, Jorge Cifuentes, quien testificó este miércoles en Nueva York.

De acuerdo con información del NYT que cubre el juicio en contra del narcotraficante mexicano, Cifuentes señaló que los presentes en dicha reunión fueron el funcionario de Pemex, Alfonso Acosta y Dámaso López ‘El Licenciado’.

Según Cifuentes, la idea fue propuesta por Vicente Zambada Niebla, hijo de Ismael ‘El Mayo’ Zambada, socio principal del ‘Chapo’. Vicente fue el único, dijo Cifuentes, que tenía «las conexiones» con Pemex.

Pese a que el plan no funcionó, se realizaron varias reuniones al respecto, según narró Cifuentes.

Alias ‘Jota’ o ‘Penúltimo’, el testigo señaló en la corte de Brooklyn que su labor en México era verificar pistas clandestinas de aterrizaje, abastecer de combustible a los aviones que arribaban con cocaína de Colombia, alimentar a los pilotos y cerciorarse “de que los mexicanos no estuvieran borrachos” al recibir la carga.

Ahora de 52 años de edad, Cifuentes fue arrestado en 2012, y extraditado a Estados Unidos en 2015, donde se declaró culpable y firmó un acuerdo de cooperación con la fiscalía.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, emplea a inmigrantes «sin papeles» para limpiar y dar otros servicios en el club que tiene en el estado de New Jersey, según informa el diario The New York Times.

En un trabajo especial, el diario narró los testimonio de dos mujeres que han prestado sus servicios en el exclusivo club de golf que el empresario tiene en Bedminster, New Jersey, donde suele pasa varios días al año y donde además su hija Ivanka se casó con Jared Kushner.

Victorina Morales, una de las entrevistadas, señaló que llegó de Guatemala en 1999, momento en que consiguió papeles de forma ilegal para permanecer en Estados Unidos. Tras permanecer en California, se mudó a New Jersey, donde en 2013 consiguió un puesto como limpiadora en el club de golf del mandatario, empleo que sigue desempeñando hasta el día de hoy. Dijo que es consciente de que la revelación de su historia puede suponer su despido.

Morales, entre otras tareas, se ha encargado de limpiar la residencia del presidente, su ropa interior, las camisas, las sábanas y las toallas de los Trump.  Ropa que describió tenía que lavar con un detergente especial y en una lavadora aparte, debido a la «meticulosidad del presidente».

De acuerdo a un segundo testimonio, el de Sandra Díaz, quien ya no labora en el club de golf, en una ocasión el ahora presidente le dio un billete de 100 dólares como propina por su buen trabajo limpiando el polvo. «Hiciste un muy buen trabajo», asegura Díaz que le dijo Trump.

Sin embargo describió que en otra ocasión, el magnate enfureció pues encontró manchas naranjas en el cuello de una de sus camisas blancas,  del maquillaje que emplea el empresario.

Sobre lo publicado por el diario, La Casa Blanca se negó a hacer cualquier comentario, aunque la organización Trump sí respondió; dijo que «si un empleado envió documentación falsa en un intento de evadir la ley, será despedido de inmediato».

 

Este miércoles, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, critcó al diario The New York Times después de que el periódico neoyorquino publicara una investigación que asegura que el mandatario construyó una parte importante de su fortuna gracias a prácticas fiscales dudosas y fraudulentas.

“El Fallido New York Times hizo algo que nunca antes había visto. Utilizaron el concepto de ‘valor temporal del dinero’ para hacer un artículo sobre algo muy viejo, aburrido y contado a menudo sobre mí”, dijo Trump en su cuenta de Twitter.

De igual forma, el mandatario señaló que el 97% de las noticias que publica el periódico de Nueva York sobre él “son malas”, sin dar más detalles.

Entre otras cosas, el periódico destapó ayer que Trump y sus hermanos crearon una empresa falsa para esconder millones de dólares procedentes de sus progenitores y tasaron por debajo de su valor real los activos del negocio inmobiliario de su padre para evitar el pago de grandes cantidades de impuestos cuando tomaron posesión de él.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, construyó una parte importante de su fortuna gracias a prácticas fiscales dudosas y, en algunos casos, claramente fraudulentas, según una investigación publicada hoy por el diario The New York Times (NYT).

El periódico, que ha analizado un amplio archivo de declaraciones de impuestos y otros documentos, destaca además que a lo largo de los años Trump recibió de su padre el equivalente a más de 413 millones de dólares, lo que contradice sus repetidas afirmaciones asegurando ser un multimillonario hecho a sí mismo.

Según el Times, gran parte de ese dinero llegó al mandatario gracias a que éste ayudó a sus padres a evitar  impuestos.

Entre otras cosas, el periódico destapa que Trump y sus hermanos crearon una empresa falsa para esconder millones de dólares procedentes de sus progenitores y que minusvaloraron enormemente los activos del negocio inmobiliario de su padre para evitar el pago de grandes cantidades de impuestos cuando se hicieron con él.

En total, The New York Times calcula que Fred y Mary Trump transfirieron a sus hijos una fortuna de más de 1,000 millones de dólares por la que apenas pagaron al fisco 52.3 millones.

El diario describe en detalle cómo el constructor Fred Trump facilitó importantes cantidades de dinero a su hijo, el ahora presidente, durante muchos años, a menudo con fórmulas «creativas» para esquivar los impuestos a pagar por donaciones y herencias.

No es la primera vez que The New York Times publica informaciones que ponen en cuestión las prácticas fiscales de Trump, pues ya durante la campaña presidencial de 2016 el diario difundió documentos que sugerían que el magnate neoyorquino pudo evitar durante años pagar impuestos sobre la renta.

 

Con información de EFE y The New York Times / Foto: Archivo APO

El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recordó que años atrás, Brasil se encontraba en crisis, anhelando convertirse en uno de los países más democráticos y prósperos del mundo, ante lo que el Partido de los Trabajadores ofreció esperanza a los brasileños y los llevó a triunfar en las elecciones de 2002.

Indicó que al convertirse en el primer líder sindical en ser elegido presidente de Brasil, los mercados se inquietaron por su triunfo, sin embargo el crecimiento económico los tranquilizó.

“En los años posteriores, los gobiernos del Partido de los Trabajadores que encabecé redujeron la pobreza a más de la mitad en tan solo ocho años. En mis dos periodos presidenciales, el salario mínimo aumentó el 50 por ciento”, relató Lula en un texto escrito desde la cárcel para el diario The New York Times.

Lula señaló que años después del crecimiento y progreso que se logró en el país fue interrumpido, aunque no por medio de las urnas, sino porque la ex presidenta Dilma Rousseff fue víctima de un juicio político y la destituyeron del cargo. “Muy pronto, yo también terminé en la cárcel, después de un juicio sospechoso por cargos de corrupción y lavado de dinero”, añadió.

Calificó su encarcelamiento como la fase más reciente de un golpe de Estado, que tiene como objetivo evitar que el Partido de los Trabajadores vuelva a ser elegido para ocupar la presidencia. Aseguró que dada la ventaja que todas las encuestas le dan, la extrema derecha de Brasil hizo todo para dejarlo fuera de la contienda electoral.

Acusó al juez Sérgio Moro y su equipo de procuradores de trabajar de la mano de la derecha al crear un “espectáculo mediático” al momento de su arresto y acusarlo de ser la “mente maestra” detrás de un enorme esquema de corrupción.

Adelantó que pese a estar en prisión, era su deseo postularse a la presidencia, pues sabe que millones de brasileños comprenden que su encarcelamiento no tiene nada que ver con la corrupción, sino a razones políticas.

Finalizó su texto pidiendo respeto por la democracia. “Si me quieren derrotar de verdad, háganlo en las elecciones (…) dejen que el pueblo brasileño decida. Tengo fe en que la justicia prevalecerá, pero el tiempo se le acaba a la democracia”.

 

Con información de The New York Times / Foto: Archivo APO

Este jueves el diario The New York Times reveló un reportaje sobre supuestas irregularidades y maltratos de parte de la organización de autoayuda, NXIVM, que tiene su sede en Albany, Nueva York, en donde se acusa a sus directivos de «marcar» con hierro ardiente a las mujeres de entre 30 y 40 años que recibieron la ayuda, además de que se les exigía  la entrega de fotografías desnudas como “garantía” para que no revelen la existencia del grupo.

 

NXIVM fijó postura al respecto, e indicó que «esta historia podría ser un producto criminal de mentes criminales, que al final lastiman incluso a las víctimas», negando así todo lo detallado en la publicación; sin embargo no evito que diversos medios relacionaran a Emiliano Salinas a dicha investigación, por ser quien dirige esta organización en su capítulo México.

 

Sin embargo, fue el propio Salinas quien emitió un comunicado para aclarar lo que se había publicado en México y Estados Unidos.  El también empresario indicó que aunque «mi nombre no aparece en el citado artículo, ni hay un vínculo con lo que yo hago en México, no faltaron quienes, en redes sociales y aprovechando la resonancia en mi país de mi apellido paterno, me trataron de vincular personal y directamente, confundiendo con ello a la opinión pública».

 

Salinas aprovechó para rechazar cualquier imputación que se haga «sobre mi persona, los programas que ofrecemos en México y la institución que me honro en dirigir, respecto de los hechos que se refieren en el artículo» del diario estadounidense; incluso reiteró su condena a cualquier forma de violencia, «sometimiento, intimidación, presión o abuso en contra de persona alguna, especialmente las mujeres».

 

Subrayó que luego de más de 15 años en que sido parte de Executive Success Programs (ESP) en México, ha prevalecido el respeto a las más de 16 mil personas que han atendido y «bajo ninguna circunstancia, alguno de nuestros clientes ha sido cohersionado, presionado o forzado a hacer algo en contra de su voluntad».

 

 

Foto: Twitter El Universal

El canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo esta tarde que la Casa Blanca negó que el jefe de gabinete estadounidense John Kelly haya dicho que México está al «borde del colapso», en referencia al reporte publicado por el diario The New York Times.

 

«Hemos hablado con la Casa Blanca y nos han confirmado que el general Kelly no hizo en ningún momento expresiones de esa naturaleza», afirmó Videgaray.

 

«Además sería claramente contrario a todo lo que hemos escuchado y conocido de John Kelly a lo largo de estos meses», subrayó el canciller en una entrevista con Reuters.

 

 

 

 

Con información de Reuters / Foto: Archivo APO