Tag

OPS

Browsing

Si bien la tendencia a la baja en los casos y las muertes por COVID-19 continúa por octava semana consecutiva en gran parte del continente, el Subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa, advirtió que «el progreso en nuestra región no es una razón para volverse complaciente o discontinuar las medidas de salud pública que ayudan a mantenernos protegidos».

En la última semana, los países de la región informaron más de 745,000 nuevas infecciones por COVID-19 y algo más de 18,000 muertes. Estados Unidos, Canadá y México reportaron un descenso de los casos y las muertes, y se han producido reducciones similares en la mayoría de los países de América Central y del Sur.

El Subdirector de la OPS informó que, gracias a los sólidos sistemas de vacunación en la región, se han administrado 1,200 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 y el 46% de la población está ya totalmente vacunada.

Al menos 32 países de la región ya han alcanzado el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de vacunar al 40% de la población para finales de 2021, y varios más están en camino a lograrlo.

Sin embargo, se advirtió que en el periodo invernal es altamente probable que se experimente una nueva ola de COVID-19 en diversos puntos, especialmente en México.

«Incluso si se logra no generar o se contiene un brote (…)  y a pesar de que el semáforo epidemiológico está en la mayor parte del País en verde, hay más de 20 mil casos activos en México. En diciembre y enero, periodo invernal, es altamente probable que experimentemos una nueva ola de COVID-19», alertó Cristian Morales, representante de la OPS en nuestro país.

Explicó que el próximo año, 2022, estará marcado por aparición de nuevas olas de COVID-19, además de nuevas cepas o variantes que representarán un reto para las autoridades sanitarias.

«Esperamos que si la campaña universal contra Covid-19 sigue avanzando y no aparece una cepa de Sars-CoV-2 que evada la respuesta inmunitaria, las olas de Covid debieran ser cada vez más acotadas, con menos casos de fallecimientos evolucionando a una enfermedad endémica con un comportamiento similar al de influenza», señaló el experto.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó este miércoles que apenas el 37% de las personas en América Latina y el Caribe han sido vacunadas completamente contra el COVID-19, además de que países como Jamaica, Nicaragua y Haití no han alcanzado siquiera el 10% de cobertura.

«Seguimos instando a los países con dosis excedentes a que las compartan con los países de nuestra región, donde pueden tener un impacto que salve vidas», afirmó la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Según la OPS, durante la última semana se reportaron alrededor de 1.2 millones de nuevos casos de COVID-19 en América y 24,000 muertes relacionadas con el virus.

Sin embargo, alertó que aunque Estados Unidos y Canadá muestran una caída de los casos, México presenta un aumento en las cifras.

En la última semana, 1.2 millones de personas fueron confirmadas con COVID-19 en la región, una caída con respecto a los 1.5 millones de nuevos casos de la semana previa.

Señaló que Alaska tiene el brote más grave actualmente en Estados Unidos, y aunque Sudamérica continúa viendo un descenso en las infecciones, Chile registró un aumento de casos en Santiago y las ciudades portuarias de Coquimbo y Antofagasta.

Etienne apuntó que la semana pasada los países de América Latina y el Caribe recibieron 875.000 dosis de vacunas contra el coronavirus, que consideró «no son suficientes para proteger a todos».

Confirmó que la OPS ha cerrado acuerdos con tres productores de vacunas: Sinovac, Sinopharm y AstraZeneca, para comercializar las dosis a través del fondo rotatorio que durante más de 40 años ha surtido de vacunas a la región.

Menos del 20% de las personas en América Latina y el Caribe han sido completamente inmunizadas contra la COVID-19 y en algunos casos ese porcentaje es menor del 5%, advirtió este miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne.

Durante la conferencia de prensa semanal del organismo, la funcionaria calificó de «inaceptable» la disparidad entre quienes pueden y no acceder a la vacuna.

«Debemos desterrar la idea de que la inequidad en las vacunas es un problema de algunos países y no de otros, y en cambio trabajar juntos para encontrar soluciones para todos los países», dijo la experta.

Según cifras de la OPS, el continente americano registró durante la última semana más de 1.3 millones de casos nuevos de COVID y unas 19,000 muertes relacionadas con la pandemia.

Los contagios, detalló, continúan al alza en Canadá, México y Estados Unidos, al igual que en países como Honduras, Belice y El Salvador, donde el aumento se estimó en un 30%.

Etienne destacó la «disminución general» de los contagios en la región andina y Brasil, con «caídas sustanciales» de los positivos en Colombia, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

La directora anunció que la OPS empezará a ofrecer dosis contra la COVID-19 a través de su fondo rotatorio, creado en 1977 por ese organismo para suministrar a precios accesibles vacunas contra distintas enfermedades e insumos médicos a 41 países y territorios de la región.

El fondo rotatorio sería una alternativa al mecanismo de distribución Covax, promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la alianza Gavi para facilitar el acceso a las dosis contra el coronavirus a por lo menos el 20 % de la población mundial.

Ya 20 países han expresado su interés en adquirir vacunas contra el coronavirus a través de este fondo, reveló Etienne, quien explicó que el fondo beneficiará a los países de la región que carecen de «los recursos y el poder de negociación» para asegurar las dosis.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó este miércoles que se registraron casi 3 millones de casos nuevos de coronavirus en todo el mundo la semana pasada, lo que supone un aumento del 10%.

Dicho incremento no fue exclusivo en nuevos contagios, sino que también se registró un aumento del 3% en los decesos relacionados con el COVID-19.

Las cifras revierten una tendencia de nueve semanas de disminución de la incidencia.

Según el informe semanal de la agencia de salud de la ONU, las cifras más altas correspondieron a Brasil, India, Indonesia y Reino Unido, donde el ministerio de Salud notificó este miércoles un total de 42,302 nuevos contagios de COVID-19, cifra más alta desde el 15 de enero, cuando se confirmaron 42,300.

La OMS dijo que la altamente contagiosa variante Delta se ha identificado en 111 países desde que fue detectada por primera vez en la India, y prevé que se volverá dominante globalmente en los próximos meses.

La OMS también alertó que podrían aparecer versiones aún más trasmisibles del COVID-19, las cuales, «combinadas con la relajación y uso indebido de medidas de salud pública y social y el incremento de la movilidad y la aglomeración social», podrían dar lugar a más casos, hospitalizaciones y muertes.

La organización reconoció que muchos países enfrentan «presiones considerables» para levantar todas las restricciones, pero advirtió que la «mala planificación o evaluación del riesgo de contagio durante una concentración o viaje le da al virus la oportunidad de trasmitirse».

En ese sentido, la OPS, oficina regional de la OMS, informó sobre el alza de casos de COVID en Cuba, donde se confirmó la presencia de la variante Delta.

La OPS recomendó evitar aglomeraciones en la Isla, donde se han registrado manifestaciones antigubernamentales en los últimos días.

«Cuba reportó el mayor número de casos semanales desde el inicio de la pandemia», informó en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS, al señalar un aumento de las infecciones en la región del Caribe.

Etienne remarcó que muchos países en las Américas, incluida Cuba, han experimentado «oleadas de protestas» que atribuyó «en parte a los impactos de esta pandemia», y urgió a los países a priorizar las redes de protección social y seguir las medidas de salud pública recomendadas para frenar la propagación del virus.

La transmisión comunitaria de la variante Delta del coronavirus se mantiene «muy limitada» en el conjunto de las Américas, dijo este miércoles la directora a la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Si bien la variante Delta ya se ha detectado en 15 países o territorios (del continente americano), hasta el momento se ha asociado principalmente a casos en viajeros», señaló en rueda de prensa Carissa Etienne, titular de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Aseguró que la transmisión comunitaria de la variante Delta sigue siendo muy limitada, mientras que otras variantes siguen predominando, en alusión a Alfa y Gamma, detectadas inicialmente en Reino Unido y Brasil, respectivamente.

Delta, originalmente identificada en India, ya es la cepa dominante del virus del COVID-19 en Estados Unidos.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), principal agencia de salud pública estadounidense, reportaron un 51.7% de casos asociados a esta variante en las dos semanas anteriores al 3 de julio.

Etienne reconoció que Delta ha ido en aumento en Estados Unidos y se está volviendo predominante en algunos estados, pero destacó que ese patrón puede no replicarse en el resto de la región.

Según datos compilados por la OPS, al 6 de julio Delta había sido detectada en Estados Unidos, Canadá y México, así como en cuatro países sudamericanos: Argentina, Brasil, Chile y Perú.

En nuestro país, se ha comenzado a experimentar un repunte de casos, mayormente relacionados a la variante Delta. Al abordar el tema de México, la OPS aplaudió las donaciones que el gobierno federal ha hecho a varios países de Centroamérica y Jamaica. «La solidaridad regional ayudará a allanar el camino para salir de esta pandemia».

Ningún caso vinculado a Delta había sido reportado en Centroamérica, pero sí se habían notificado contagios de esta cepa en el Caribe en Aruba, Barbados, Guayana Francesa, Guadalupe, Martinica, Puerto Rico, Saint Maarten y Saba.

«Es difícil en este momento predecir cuál será el impacto de la variante Delta en nuestra región», insistió Etienne.

Por eso, independientemente de la variante que prevalezca, llamó a tomar todas las medidas de salud pública que han probado ser eficaces para reducir la transmisión del virus, como el uso adecuado de mascarillas, el distanciamiento social, la higiene de manos, «y, por supuesto, la vacunación».

La ausencia de un liderazgo político efectivo ha dificultado los esfuerzos para detener la pandemia del COVID-19 en América Latina, donde las infecciones están peligrosamente al alza, dijo este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Si bien Estados Unidos, Canadá y México están reportando disminuciones en general de casos y muertes por coronavirus, las infecciones nuevas se están incrementando en el resto de América, subrayó la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Colombia está registrando la mayor tasa de infecciones en Sudamérica, donde los nuevos casos se han triplicado en algunas regiones, y Brasil está sufriendo un aumento en nuevas infecciones y hospitalizaciones.

No obstante, sin un liderazgo eficiente, las naciones de Latinoamérica están ofreciendo una respuesta débil a la enfermedad. «Lamentablemente, en toda nuestra región hemos visto información errónea sobre el COVID-19 sembrando dudas sobre medidas de salud probadas, a menudo en el contexto de disputas políticas», dijo Etienne en un rueda de prensa virtual.

Añadió que los líderes de la región están enviando mensajes contradictorios a la población relacionado con la pandemia, y obstaculizando la adopción de medidas efectivas para controlar el virus», destacó.

La mayor preocupación ahora es Haití, donde a pesar del fuerte aumento de casos, hospitalizaciones y muertes, la población ignora en gran medida los protocolos de salud pública necesarios para detener la transmisión, dijo Etienne.

Recordemos que América Latina y el Caribe tienen la cifra más alta de muertes por COVID-19 en proporción a su población. Brasil lidera la región con mayor cantidad de casos nuevos y muertes. Argentina y Colombia le siguen en infecciones y fallecimientos.

Casi la mitad de los más de 3.4 millones de muertos de COVID-19 reportados en el mundo han ocurrido en el continente americano, pero las cifras reales podrían ser más altas, advirtió este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Ya la semana pasada, la OPS había asegurado que no se estaban contando la totalidad de decesos por la enfermedad en todo el mundo.

«De acuerdo a nuevas proyecciones, muchas más personas están muriendo por complicaciones de COVID o por los impactos indirectos de la pandemia, como alteraciones de los servicios esenciales, que han puesto su salud en riesgo», dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne.

En 2020, hubo 1.8 millones de muertos, pero la cifra global real de personas fallecidas de COVID-19 ahora se estima cercana a los 3 millones, casi el doble de los números reportados el año pasado.

«De forma preocupante, la mitad de esos fallecimientos han ocurrido aquí en América, lo que demuestra el enorme impacto que esta pandemia ha tenido en nuestra región», declaró Etienne en una sesión informativa semanal.

El viernes pasado, la cifra de muertos de COVID-19 en América Latina superó el millón de personas y la pandemia está empeorando en la región con la tasa de muerte per cápita más alta del mundo.

La OPS dijo que los casos y las muertes de COVID-19 se ‘amesetaron’ en un nivel alarmantemente alto en América Latina, donde algunos de sus países tuvieron las cinco tasas más altas de mortalidad en todo el mundo la semana pasada.

Chile, Perú y Paraguay reportaron descensos en nuevas infecciones, pero Uruguay, Argentina y Brasil volvieron a registrar aumentos de casos, mientras Bolivia mostró un drástico aumento de muertes, dijo Etienne.

Muchas personas en la región dejaron de adherirse a las medidas de salud pública contra el COVID-19, advirtió Etienne, al tiempo que la OPS alertó de una nueva amenaza.

La variante del coronavirus B.1.617, inicialmente reportada en India, ha sido detectada en 10 países del continente americano, mayormente asociada con los viajes internacionales, dijo Sylvain Aldighieri, gerente de incidente para COVID-19 de la OPS.

Los casos se han detectado en América del Norte, Central y del Sur, así como en el Caribe, aunque no se ha asociado una transmisión comunitaria con esta variante, agregó.

Si bien es más transmisible, no hay evidencia de que la variante sea más letal que las ya existentes en América.

Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) advirtieron este miércoles que las medidas de prevención son todavía «esenciales» para controlar la propagación de la COVID-19, pese al creciente número de vacunaciones.

Así lo expuso la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en rueda de prensa desde La Casa Blanca, donde habló de los resultados de un estudio de su organismo que arroja proyecciones sobre la evolución de la pandemia.

Walensky indicó que cuanto más rápido EUA vacune a su población antes podrá regresar a la normalidad, pero avisó que las variantes pueden suponer «un comodín» para la enfermedad. «Los modelos proyectaron un descenso agudo de los casos hacia julio de 2021 e incluso más rápido si hay más gente vacunada», dijo Walensky.

Sin embargo, apuntó que el estudio también recoge que las condiciones a nivel local y la aparición de nuevas variantes están poniendo a muchos estados del país en riesgo de sufrir un aumento de los casos, sobre todo, si no crece la tasa de vacunación y si no se mantienen «las estrategias actuales de mitigación».

Walensky subrayó que los datos de que disponen sugieren que las vacunas contra la COVID-19 proporcionan protección frente a las variantes del coronavirus que circulan como la británica, la brasileña o la sudafricana.

Recordemos que Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia con más de 32.5 millones de contagios y más de 578,000 muertos, según el conteo de la Universidad Johns Hopkins.

En más temas de la pandemia, la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indicó que las infecciones por COVID-19 continúan propagándose rápidamente en América como resultado de un relajamiento de las medidas de prevención.

Advirtió que las unidades de cuidados intensivos de los hospitales en diversos países se están llenando de gente más joven.

Puso como ejemplo lo que sucede en Brasil, donde las tasas de mortalidad se han duplicado entre los menores de 39 años, se han cuadriplicado entre los de 40 y se han triplicado entre los de 50 años desde diciembre, dijo Carissa Etienne.

Las tasas de hospitalización entre los menores de 39 años han aumentado en más de un 70% en Chile y en algunas áreas de Estados Unidos más personas de 20 años están siendo hospitalizadas por COVID-19 que personas de 70 años.

«A pesar de todo lo que aprendimos sobre este virus en un año, nuestros esfuerzos de control no son tan estrictos y la prevención no es tan eficiente», dijo Etienne. «Estamos viendo lo que sucede cuando estas medidas se relajan: el COVID se propaga, los casos aumentan, nuestros sistemas de salud se abruman y la gente muere», agregó.

La nueva ola de COVID-19 que ya están experimentando algunos países de América podría ser más extensa que la anterior, tal como ya sucede en Brasil, Uruguay y Cuba, y el principal consejo ante el incremento acelerado de los casos es quedarse en casa, dijo este miércoles la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Carissa Etienne dijo en rueda de prensa que la región sufrirá fuertes aumentos de contagios, incluso en países que lograron contener la primera ola, si no se toman las medidas preventivas adecuadas.

«Sin acciones preventivas, nuestra región podría afrontar una ola incluso más larga que la anterior», dijo la jefa del organismo regional.

Etienne explicó que el final del verano en el Hemisferio Sur, después de las vacaciones en que las familias y amigos se reunieron, generó un alza de los contagios, por lo que instó a los gobiernos a tener cuidado antes de relajar las restricciones al movimiento.

La OPS informó que hasta el momento se han reportado más de 19.7 millones de casos de COVID y 475,000 muertes en América, con al menos una de las tres variantes de mayor preocupación identificadas en 32 países y territorios de la región.

Etienne insistió en  que hay un «alza de los casos en toda la región, incluso en lugares que parecían haber contenido o evitado los brotes», y advirtió que hay un «riesgo real» de que este auge sea peor que el registrado el año pasado en muchos países.

La experta advirtió que en varios países el avance de la pandemia está «desbordando» los hospitales.

La jefa de la OPS llamó a todos los países a estar en alerta. La «complacencia lleva a más casos», indicó. Etienne también señaló que no hay suficientes vacunas para detener los brotes activos y abogó por la prevención.

Recordemos que en nuestro país, las autoridades sanitarias y el propio presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) han alertado sobre una posible tercera ola, principalmente ante el actual periodo vacacional de Semana Santa, que comenzó oficialmente el pasado lunes.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) expresó este miércoles su «preocupación» por el alza de los casos de Covid-19 en Brasil después de que el país rompiera un récord de muertos esta semana, con un alza de los casos en casi todos los estados del país.

«Estamos preocupados por la situación en Brasil. Esto es un duro recordatorio de la amenaza de un resurgimiento ya que áreas muy golpeadas por el virus siguen siendo muy vulnerables a las infecciones», dijo en una rueda de prensa virtual la directora de la OPS, Carissa Etienne.

Y es que ayer, Brasil reportó 1,972 fallecimientos por Covid-19, un récord de fallecidos en un momento en que el sistema de salud está desbordado y la vacunación avanza a paso lento. El país que ha sufrido 268,000 casos mortales, siendo el segundo más golpeado por la pandemia después de Estados Unidos.

«Los casos están al alza en casi todos los estados brasileños», advirtió Etienne. «No podemos esperar hasta que nuestros sistemas estén desbordados para implementar medidas de salud pública», agregó la salubrista.

Con respecto a la situación en el resto del continente, la OPS reportó que Estados Unidos, Canadá y México siguen reportando una caída de los casos, pese a que hay focos muy activos en el estado de Virginia, en Estados Unidos, y en la localidad de Nunavut, una comunidad indígena, en el ártico canadiense.

La OPS también reportó una caída de los casos en América Central, aunque con un incremento en algunas zonas de Guatemala y Panamá.

En América del Sur, el organismo señaló que hay un alza de los nuevos casos en Paraguay, Uruguay y Chile y un descenso en Perú y Bolivia, pero que en estos dos países andinos el nivel de las infecciones sigue siendo alto.

En el Caribe, señaló que las islas más grandes continúan experimentando una  baja en los casos, mientras que Cuba, las Bahamas, Santa Lucía y Guadalupe están experimentando un aumento en las infecciones.

La directora de la OPS destacó que continúan las vacunaciones en toda la región; detalló que al día de hoy más de 113 millones de personas han recibido la vacuna COVID en las Américas.

Recordó que la semana pasada, Colombia se convirtió en el primer país de América Latina en recibir vacunas a través del mecanismo COVAX. Añadió que Perú también ya recibió sus primeros envíos de la vacuna Pfizer a través de COVAX.

Adelantó que gracias al esfuerzo colectivo, cerca de 2.3 millones de dosis de COVAX llegarán a al menos 7 países de la región en los próximos días y semanas. «La OPS está haciendo su parte para ayudar a los países a asegurar y distribuir vacunas de manera segura y lo más rápido posible, pero las limitaciones de fabricación, el bajo suministro y la alta demanda de vacunas hacen que esta sea una situación incierta», sostuvo la experta.

 

Casi 63 millones de personas han sido vacunadas en las Américas y el Caribe en los últimos dos meses, mientras que la semana pasada las cifras de fallecidos y de contagiados han bajado un 10% en la región, informó este miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

«Dos meses después de que se aplicara la primera vacuna, casi 63 millones de personas han sido vacunadas contra la covid-19 en todas las Américas y en el Caribe, lo cual significa que hay más personas protegidas cada día», declaró la directora de la OPS, Carissa Etienne, en una conferencia de prensa virtual.

Según la funcionaria, «la mayoría de los vacunados son de los países del norte».

Y aunque dijo que las cifras son alentadoras, reconoció que no son suficiente, pues para beneficiarse de la inmunidad colectiva de las vacunas, la llamada inmunidad del rebaño, la cobertura debe ser muy alta.

La directora de la OPS estimó que más de 700 millones de personas en las Américas tendrían que ser vacunadas contra el Covid-19 para garantizar una cobertura del 70%.

Etienne aprovechó para informar que durante la última semana, más de 1.2 millones de personas en las Américas se infectaron de Covid-19 y 39,000 murieron a causa del virus.

«Y si bien estas cifras son abrumadoras, representan una disminución del 10% comparado con las semanas anteriores. Esto demuestra que las intervenciones de salud pública están ayudando a mantener el virus bajo control», señaló.

México recibirá vacunas contra COVID-19 de AstraZeneca a través del mecanismo multilateral COVAX en febrero y marzo próximos, informó este lunes el canciller Marcelo Ebrard.

En un breve mensaje a través de sus redes sociales, el canciller indicó que mañana martes daría detalles en cuanto a cifras y fechas específicas para la recepción de las vacunas.

Estas serían las primeras dosis que reciba México de vacunas contra la COVID-19, la enfermedad generada por el coronavirus surgido en China a finales del 2019, a través de COVAX, una iniciativa respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El anuncio del titular de la SRE llega tras la confirmación por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), de que la iniciativa COVAX esperaba entregar 35.3 millones de dosis de la vacuna para el COVID-19 de AstraZeneca a 36 estados del Caribe y América Latina entre mediados de febrero y fines de junio.

La OPS sostuvo que la región de América necesita inmunizar a unos 500 millones de personas para controlar la pandemia y agregó que la OMS completaría en unos días su revisión de la vacuna de AstraZeneca para la lista de uso de emergencia.

«El número de dosis y el calendario de entrega todavía están sujetos al uso de emergencia y a la capacidad de producción», dijo la OPS, añadiendo que se debe llegar a un acuerdo de suministro con los productores.

De las 36 naciones que recibirán la vacuna de AstraZeneca, la OPS dijo que cuatro países -Bolivia, Colombia, El Salvador y Perú- también recibirán un total de 377,910 dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech a partir de mediados de febrero.

La alianza GAVI, el grupo que codirige COVAX con la OMS, dijo la semana pasada que se proponía suministrar 2,300 millones de vacunas en todo el mundo para finales de 2021, incluidos 1,800 millones de dosis gratuitas para los países de menores ingresos.

Tres variantes del nuevo  coronavirus, detectadas inicialmente en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, fueron halladas en 14 países de la América, informó este jueves la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, Jamaica, Panamá, Perú, República Dominicana, Santa Lucía, Trinidad y Tobago y México reportaron haber identificado al menos una de estas tres mutaciones del virus SARS-CoV-2, según la última actualización epidemiológica de la OPS, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Hasta el 25 de enero de 2021, 14 países han notificado la detección de la variante VOC 202012/01, la variante 501Y.V2 y la variante P.1.», indicó el informe, en referencia a las mutaciones.

La OPS dijo que, según documentación reciente, las personas infectadas con la variante británica «presentan mayor riesgo de morir que las personas infectadas con otras variantes».

Con relación a la variante sudafricana, indicó que estudios preliminares sugieren que está asociada «con una carga viral más alta, lo que podría sugerir una potencial mayor transmisibilidad».

La OPS indicó en un comunicado que la aparición de estas mutaciones ha generado preocupación por la posible mayor propagación y gravedad de los casos de Covid-19 en la región.

«Las mutaciones son esperadas como parte de la propagación de cualquier virus», dijo Sylvain Aldighieri, gerente de incidentes de la OPS, instando a las autoridades a seguir fortaleciendo las medidas de control de la enfermedad.

Señaló que se requiere ampliar la vigilancia genómica regional, la investigación de brotes y el rastreo de contactos. Adelantó que eventualmente será necesario «ajustar» las medidas de salud pública y sociales para reducir la transmisión.

Según el experto, con las cepas británica y sudafricana no parece haberse generado hasta el momento transmisión comunitaria en la región de las Américas, y los casos parecen limitarse a personas que viajan desde ambos países o están en contacto con ellas. La tercera variante, detectada en el estado de Amazonas, Brasil, es más predominante en ese país.

Recordemos que el nuevo coronavirus ha provocado al menos 2.1 millones de muertos en el mundo desde que la oficina de la OMS en China dio cuenta del surgimiento de la enfermedad en diciembre de 2019. La región de las Américas es las más afectada por la pandemia, con más de un millón de fallecidos.

El nuevo etiquetado frontal de alimentos, que entra en vigor mañana 1 de octubre en una primera fase, es una de las regulaciones «más avanzadas del mundo y un ejemplo para la región», señaló esta tarde la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

«El etiquetado está basado en evidencia científica. La implementación de esta medida podría ayudar a la reducción del consumo de exceso de nutrientes dañinos», dijo en conferencia de prensa, el doctor Fabio Gomes, asesor regional en nutrición y actividad física para las Américas en la OPS.

Y es que mañana en vigor la primera fase del nuevo etiquetado frontal para alimentos y bebidas procesados, una medida que se instrumento como parte de las acciones para prevenir el aumento de casos de sobrepeso y obesidad en el país.

De acuerdo con la nueva ley, los productos industrializados y bebidas azucaradas deberán rotularse con un etiquetado de advertencia o con las características nutricionales en las que el producto supera el valor establecido.

Estas deberán contener un símbolo octagonal de fondo negro y borde blanco que diga «Alto en», seguido de la característica que se tenga que destacar ya sea grasas, saturadas, sodio y azúcares, entre otras.

Mauro Brero, jefe de nutrición de UNICEF en México, dijo que si bien el etiquetado por sí mismo tiene el potencial de brindar beneficios directos, aún se requiere armonizar con otras medidas para garantizar un ambiente saludable para niñas y niños.

«Por ejemplo, la reglamentación del marketing de productos alimenticios que se dirigen a ellas y ellos», apuntó.

Alejandro Calvillo, director de la organización El Poder del Consumidor, comentó que el etiquetado ha sido combatido en México por las grandes corporaciones transnacionales de bebidas y alimentos ultraprocesados.

Reconoció la decisión de las Secretarías de Salud, Economía y de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) de esta administración «de dar el primer paso para la recuperación de la salud alimentaria en nuestro país».

Sobre los amparos interpuestos por varias empresas dijo que esperan que el Poder Judicial «esté a la altura» de los Poderes Legislativo y Ejecutivo que llevaron adelante esta regulación, y que antepusieron el derecho a la salud frente a las epidemias de obesidad y diabetes que se viven en el país.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, instó a los países de la región a iniciar los preparativos de inmunización, al advertir que podrían necesitarse varios intentos para encontrar la vacuna correcta contra el COVID-19

«Insto a los países de todo el mundo a prepararse para una vacuna contra el coronavirus, pero también a ser realistas, sabiendo que estos preparativos no reemplazan todo lo demás que debemos hacer para salvar vidas hoy», subrayó.

En tanto, el director asistente de la OPS, Jarbas Barbosa, advirtió que la influenza estacional podría generar una presión adicional sobre las redes de hospitales en América.

«Esperamos que los científicos descubran una vacuna eficaz y de solución duradera contra el COVID, pero podrían necesitarse algunos intentos antes de que encontremos la correcta», afirmó Etienne durante una conferencia de prensa semanal virtual de la OPS.

La experta indicó que es posible que las primeras vacunas sólo brinden una protección parcial o no funcionen para todos. «No sabemos aún cuál vacuna se considerará segura y efectiva y cómo funcionará», agregó.

La participación en el mecanismo multilateral de acceso a vacunas contra el COVID-19, conocido como COVAX, es la mejor forma de que los países protejan a quienes corren un riesgo severo de contraer la enfermedad, aseveró Etienne.

Catorce países de la región han acordado autofinanciar su participación en el programa, según Etienne, mientras que otros 10 son elegibles para respaldar su costo. Otros 13 han dicho que tienen la intención de participar, agregó.
Algunos países no cumplieron con la fecha límite inicial del programa, pero dijeron durante el fin de semana que se comprometerían lo antes posible.

Los responsable de la OPS advirtieron que la COVID-19 seguirá propagándose incluso con una vacuna. Etienne dijo que más allá de que los científicos descubran una vacuna «eficaz» y de «solución duradera» contra la covid-19, los países deben «ser realistas» sobre su alcance inmediato.

«Este virus continuará propagándose y la gente seguirá enfermando, incluso cuando se distribuya una vacuna», añadió.

Por ello dijo, no se pueden poner toda las esperanza en las vacunas únicamente. Indicó que como ocurre muy a menudo en la salud pública, no existen soluciones mágicas.

Etienne llamó a seguir confiando en las pautas impuestas para minimizar la propagación del virus: las pruebas diagnósticas, el rastreo de contactos y las cuarentenas, así como el distanciamiento físico, el lavado de manos frecuente y el uso de mascarillas en público.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este martes que las muertes y los casos de coronavirus se han duplicado en las últimas semanas en el continente americano, alcanzando los 12.5 millones de contagiados.

Adicional, expresó su preocupación por la incidencia “desproporcionada” del virus en los jóvenes.

“En las últimas seis semanas, las muertes en nuestra región se han duplicado y el número de nuevas infecciones por COVID-19 reportadas se ha más que duplicado, pasando de 5.3 millones el 1 de julio, a casi 12 millones de casos” ahora, dijo en una conferencia de prensa virtual la directora de esa organización, Carissa Etienne.

Según el recuento difundido por la OPS, hasta el 24 de agosto se contabilizaban más de 12.5 millones de casos y 450,000 muertes por el coronavirus en las Américas.

Estados Unidos, Brasil, Colombia, Perú, Argentina y México, detalló la directora, “siguen estando entre los países con el mayor número de casos a nivel mundial”.

Etienne señaló que los datos sobre aumentos de los contagios indican “la urgente necesidad de aplicar medidas de salud pública para frenar la propagación”, como distanciamiento social y limitar las reuniones públicas, aunque lamentó que durante este período ha ocurrido lo contrario.

“Los países han relajado gradualmente las restricciones, han reanudado el comercio y algunos se están preparando para volver a la escuela”, subrayó le experta, para quien “en demasiados lugares parece haber una desconexión entre las políticas” aplicadas y la curva epidemiológica.

“Desear que el virus desaparezca no funcionará -apunto-, sólo conducirá a más casos como lo hemos visto en estas últimas seis semanas”, advirtió.

En específico mencionó los nuevos contagios en el Caribe, donde tras la reanudación de los vuelos aéreos no esenciales, varios países han experimentado repunte de casos, entre ellos Bahamas, con un 60% en comparación con la semana anterior.

La titular de la OPS manifestó igualmente su inquietud por la desproporcionada incidencia de COVID-19 en los jóvenes, al detallar que la mayoría de casos reportados corresponden a personas entre los 20 y los 59 años, mientras el 70% de las muertes ocurre entre mayores de 60 años.

“Esto indica que los jóvenes son los principales impulsores de la propagación en nuestra región”, alertó Etienne, quien recordó que es posible que muchos jóvenes que contraen el virus no se enfermen ni necesiten una cama en cuidados intensivos, pero sí pueden contagiar a otros.

El director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS, Marcos Espinal, indicó que en los análisis realizados por esta organización a más de seis millones de casos reportados “se ha observado que en el mundo la pandemia está afectando más a grupos jóvenes”, no solo en Europa sino en la región.