Tag

órganos

Browsing

Tal como se había advertido la semana pasada, cuando trascendió sobre la intención de la Secretaría de Salud federal (SSA) de llevar a cabo cambios en la actual estructura del sistema regulatorio en materia de salud, ayer se confirmaron dichos cambios.

Fue el director del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), Juan Antonio Ferrer, quien ventiló que el pasado 27 de julio, durante una reunión del Gabinete de Salud, se plantearon los cambios que dijo, ya tenían el respaldo de la Presidencia.

La noche de ayer se dio a conocer el acuerdo que «actualiza e integra» las áreas de adscripción de las unidades administrativas y órganos desconcentrados de la Secretaría de Salud.

«Se ha determinado reubicar a diversas instancias de la Secretaría de Salud como el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y otros órganos desconcentrados que seguirán jerárquicamente subordinados a la dependencia, así como a diversas unidades administrativas, bajo el principio básico de que el criterio científico-técnico debe prevalecer en todo momento sobre cualquier otro», indicó la SSA.

En dicho acuerdo se establece que la Subsecretaría de Integración y Desarrollo del Sector Salud; la Comisión Nacional de Arbitraje Médico; la Comisión Nacional de Bioética; la Oficina del Abogado General; la Unidad Coordinadora de Vinculación y Participación Social; la Dirección General de Comunicación Social; la Dirección General de Relaciones Internacionales; la Dirección General de Políticas de Investigación en Salud y el Secretariado Técnico del Consejo Nacional de Salud, pasan a reportarle directamente al titular de la dependencia, Jorge Alcocer.

Sin embargo, destacan las atribuciones que se le dan al Hugo López-Gatell, titular de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, quien «amarró» 13 oficinas: la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris); la Comisión Nacional contra las Adicciones; el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva; el Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades; el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/SIDA; el Centro Nacional para la Salud de la infancia y la Adolescencia; el Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea; los Servicio de Atención Psiquiátrica; la Dirección General de Epidemiología; la Dirección General de Promoción de la Salud; la Dirección General de Información en Salud; el Secretariado Técnico del Consejo Nacional de Salud Mental, y el Secretariado Técnico del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes.

En el caso específico de la Cofepris, se indicó que al dar atención a más de 300 trámites diferentes, necesita una «reestructuración y una optimización de sus procesos» que ayuden al combate a la corrupción y que fortalezcan la transparencia en su desempeño.

Detallaron que para fortalecer la regulación, el control y el fomento sanitarios, se necesita replantear las prioridades de la Cofepris, hacia un énfasis en la vigilancia sanitaria de productos, servicios y establecimientos de salud, la farmacovigilancia, la tecnovigilancia y la emisión de autorizaciones y registros sanitarios de medicamentos eficaces, seguros y de calidad farmacéutica, así como en el fortalecimiento de los procesos de identificación y pronóstico de riesgos basados en evidencia irrefutable.

A la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud se le adscribieron seis áreas, tales como la Administración del Patrimonio de la Beneficiencia Pública y las Direcciones de Desarrollo de la Infraestructura Física, de Programación y Presupuesto, entre otras.

La Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad, se hará cargo del Centro Nacional de Transplantes; las direcciones de las Coordinaciones de Hospitales Federales de Referencia y Regionales de Alta Especialidad, entre otros.

Finalmente, la Unidad de Análisis Económico de la SSA tendrá a su cargo el Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud, y las direcciones de Calidad y Educación en Salud; de Planeación y Desarrollo en Salud y de Evaluación del Desempeño.

El profesor-investigador del CIDE, y actual presidente del Consejo Consultivo Ciudadano Nacional de Movimiento Ciudadano, Salomón Chertoriviski, aseguró que con los cambios anunciados «ya no habrá separación entre quien regula y quien compra las vacunas», por lo que calificó dicha decisión como un retroceso en el sistema de salud mexicano.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) considera que los órganos reguladores del sector energético deben participar en la «nueva política» económica y del sector, y sumar esfuerzos con su gobierno para «recuperar el pleno dominio público» de las industrias petrolera y eléctrica nacionales.

En un memorándum enviado a los titulares de los reguladores, tales como la Comisión Reguladora de Energía (CRE), el Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), entre otros, con fecha del 22 de julio, el mandatario señala que «todavía es tiempo de corregir el rumbo de la política entreguista que se ha venido imponiendo en el sector energético».

El presidente ha impulsado y apostado para que Pemex y CFE recobren un papel preponderante en el sector, pues asegura que quedaron debilitadas tras la profunda reforma energética llevada a cabo en el anterior gobierno.

Hace unos días, AMLO dijo que no se descartaba el proponer, a mediados de su mandato, una nueva reforma energética si considera que es necesaria para fortalecer a Pemex y la CFE.

En el documento, el mandatario reiteró que se respetarán los más de 100 contratos de exploración y extracción de hidrocarburos asignados tras la reforma energética, pero confirmó que no se licitarán más.

«El potencial que quedó fuera de tales concesiones sólo podrá ser explotado por Pemex», dice en el documento en el que sin embargo dijo que no descarta asociaciones con inversores privados en extracción de crudo y refinación siempre y cuando se trate de acciones «complementarias».

Recientes cambios en la política de electricidad, que han llevado a ajustes en tarifas por la transmisión de energía, ha enfrentado a los empresarios con el gobierno.

López Obrador dijo en el documento que se debe acabar con los subsidios a empresas particulares del sector energético.

Finalmente, dijo que México debería alcanzar una producción petrolera de 2.2 millones de barriles diarios (bpd) de petróleo al 2024, desde unos 1.8 millones en 2020, y un procesamiento en sus refinerías de 1.2 millones de bpd al 2022.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

JOSÉ WOLDENBERG

EL UNIVERSAL

 

 

¿Vamos hacia un sistema político que girará en torno a un solo hombre, el Presidente de la República?, ¿una especie de sol que ordenará, subordinando, a los demás actores en el escenario? No es solo la pretensión de que en las elecciones para renovar la Cámara de Diputados los ejes se reconstruyan para plantear de manera rotunda “con o contra el Presidente” (es decir, unos comicios federales diseñados para que en el centro del litigio esté el Poder Legislativo colocarán en el foco del debate público la adhesión o no al Presidente), sino una serie de elementos que develan la ambición de disminuir o anular el rol y la influencia de otros poderes y órganos constitucionales y agrupaciones de la sociedad civil.

Enumero sin ningún concierto: superdelegados en los estados para, por lo menos, hacer sombra a los gobernadores; reducción de recursos a los órganos públicos autónomos que, según la Constitución, deben estar fuera de la órbita del Ejecutivo; descalificación de las agrupaciones de la sociedad civil a las que se presenta como encarnaciones oligárquicas; acoso retórico a los medios no alineados con el gobierno; disminución del financiamiento público a los partidos; desprecio por el funcionariado profesional de las instituciones estatales genéricamente descalificado por corrupto; colonización de instituciones centrales del arreglo republicano con “eles” no necesariamente capacitados para la función (el último nombramiento en la Corte). No es un listado exhaustivo, pero (creo) sí expresivo.

Hay por lo menos una idea fuerza que ofrece sentido al abanico de acciones y dichos antes enunciados. Y recordemos, como si hiciera falta, que las ideas nunca resultan anodinas, menos cuando encarnan en posiciones de poder. Las ideas dan pie a discursos y conductas, ofrecen sentido al pasado, a los acontecimientos en curso e incluso pretenden diseñar el futuro. No son triviales y acaban por modular el tipo de poder al que se aspira. Tienen fuerza propia y acaban cincelando a las personas.

Todo parece indicar que el Presidente cree sinceramente que a través de él se expresa el pueblo. Y por supuesto quienes se le oponen, critican o dieren no pueden más que encarnar al antipueblo. La idea es sencilla, útil y contundente, ordena los campos y ofrece una épica, inyecta sentido a sus actos y logra cohesionar a sus seguidores que se ven a sí mismos no como agentes de una o unas políticas, sino como militantes de una causa trascendente. El “pequeño” problema es que la idea es una construcción falaz que ha llevado en el pasado y en el presente a la edificación de regímenes autoritarios (de izquierda y derecha). Porque si el pueblo es uno y está unificado, si ya encontró a “sus auténticos representantes” y puede expresarse con una sola voz, ¿para que es necesaria toda la parafernalia democrática que parte de una premisa que se encuentra en las antípodas de la anterior?, es decir, que en la sociedad existen intereses, ideologías, aspiraciones y sensibilidades distintas y que ellas reclaman fórmulas para su expresión, recreación, convivencia y por supuesto competencia. Ese pluralismo es lo que justifica y genera a los regímenes democráticos y cuando se le niega, bajo el argumento de que el pueblo es una entidad monolítica y que además ya encontró a su pastor, toda la normatividad e institucionalidad que pone en pie la democracia resulta prescindible.

Así, la división de poderes, las facultades acotadas de las distintas autoridades, los tortuosos procedimientos, los contrapesos constitucionales y hasta las libertades y los derechos individuales, pueden aparecer como un obstáculo para el despliegue de la “voluntad popular” que encarna en un solo hombre. De suceder eso —y la esperanza es que la complejidad y diversidad del país sean suficientes para fortalecer los diques a esa pulsión—, la aspiración de unos poderes estatales acotados por el derecho podría deslizarse hacia un poder que ve en el derecho una molestia, un corsé, un antagonista.

 

Profesor de la UNAM

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) indicó que el modelo energético instrumentado por el gobierno federal ha permitido captar nuevas inversiones nacionales y extranjera, avances que se han logrado, entre otros puntos, gracias a la autonomía operativa y presupuestaria de los entes reguladores del sector.

Refirió que en la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE), sus comisionados han actuado con independencia, transparencia y profesionalismo en la toma de decisiones relacionadas con concursos para la explotación de diversos campo petroleros.

Por ello, dijeron que resulta preocupante la Iniciativa de Ley Orgánica de la Administración Pública Federal presentada por el Grupo Parlamentario Morena en la Cámara de Diputados, en la que propone la Sectorización de los Órganos Reguladores en materia energética, tanto de la CNH y de la CRE.

«Esa iniciativa va en contra de la tendencia de los últimos años, mediante la cual varias instituciones del Estado Mexicano se han transformado en órganos constitucionales o legalmente autónomos», señalaron a través de un comunidado.

La Confederación señaló que dichos órganos gozan de independencia técnica y de gestión, lo que supone que tengan garantizada su solvencia, sin depender de negociaciones políticas. «Volverlos parte de la Secretaría de Energía, significaría un retroceso en la ruta hacia un mercado energético competitivo, al  facilitar el regreso a los monopolios estatales».

Indicaron que un Secretario de Energía que sea al mismo tiempo el Presidente del Consejo de Administración de Pemex y CFE, y a su vez instruya de manera directa a los órganos reguladores, no será una buena señal para los participantes del mercado energético.

Pidieron al Congreso de la Unión modificar la iniciativa presentada por Morena, toda vez que de aprobarse significaría un grave retroceso en el Modelo Energético que el país requiere para detonar todo su potencial. «México no puede darse el lujo de que se pierda la confianza en el árbitro del sector energético, ello pondría en duda la posibilidad de nuevas inversiones privadas, tanto nacionales como extranjeras en el sector».

 

El director de Inteligencia de Estados Unidos, Dan Coats, defendió esta tarde la «clara» conclusión de sus servicios de que Rusia interfirió en las elecciones de 2016, a pesar de la negativa del presidente Donald Trump a reconocerlo.

«Hemos sido claros en nuestras evaluaciones de la intromisión rusa en las elecciones de 2016 y sus esfuerzos continuos y omnipresentes para socavar nuestra democracia», señaló Coats en un comunicado, luego de que Trump se negara a reconocer o condenar la injerencia de Moscú en los comicios tras reunirse con el mandatario ruso, Vladimir Putin.

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró tener una «inmensa confianza» en los órganos de inteligencia de su país.

«Tengo una GRAN confianza en mi personal de inteligencia», afirmó en la red Twitter después de su cumbre con Vladimir Putin. Sin embargo, añadió que «para construir un futuro brillante, no podemos concentrarnos exclusivamente en el pasado».

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO