Tag

oxford

Browsing

El director ejecutivo de AstraZeneca aseguró este jueves que es necesario llevar a cabo una mayor investigación sobre su vacuna contra el Covid-19, a raíz de los cuestionamientos acerca de la protección que puede ofrecer contra el coronavirus.

«Ahora que hemos encontrado lo que parece ser una mayor eficacia tenemos que validarlo, por lo que necesitamos un estudio adicional», dijo Pascal Soriot en una entrevista con la agencia Bloomberg.

El laboratorio británico y la Universidad de Oxford, con quien desarrolla este proyecto, anunciaron el lunes pasado que según los resultados de los ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil su vacuna mostraba una eficacia media del 70%.

Este dato procede sin embargo de dos grupos distintos. Uno más pequeño, al que se administró primero media dosis y una dosis completa un mes después, resultó en una eficacia del 90%. Un segundo grupo mucho mayor, que recibió dos dosis de la vacuna con un mes de diferencia, mostró una eficacia del 62%.

Andrew Pollard, científico de la Universidad de Oxford, explicó que la diferencia podía explicarse porque «al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder».

Sin embargo, los científicos reconocieron que la cantidad menor administrada inicialmente al primer grupo partió de un error en la dosis que los investigadores decidieron después mantener. Y que dicho grupo, además de ser mucho menor, tenía un límite máximo de edad de 55 años.

Así que para confirmar estos resultados, probablemente se realizará otro «estudio internacional», afirmó Soriot.

«Pero este podría ser más rápido porque sabemos que la eficacia es alta y necesitamos un número menor de pacientes», agregó, precisando que la investigación adicional no debería retrasar la aprobación de la vacuna por las autoridades sanitarias que el laboratorio se dispone a solicitar.

AstraZeneca y la Universidad de Oxford reconocieron un error de fabricación que está generando dudas sobre los resultados preliminares de su vacuna experimental contra el COVID-19.

Un comunicado difundido por los desarrolladores, en el que se describe el error, se dio a conocer días después de que la compañía y la universidad dijeron que las dosis eran «altamente efectivas», aunque no habían mencionado el motivo por el que algunos de los participantes del ensayo clínico no recibieron la cantidad esperada de vacuna en la primera de las dos inyecciones.

En un resultado sorpresivo, el grupo de voluntarios que recibió la dosis menor aparentemente obtuvo una protección mucho mejor que los que recibieron las dos dosis completas.

En el grupo de menor dosis, dijo AstraZeneca, la vacuna aparentemente tuvo una efectividad del 90%. En el grupo de dosis completas, aparentemente fue de 62%. En combinación, dijo la farmacéutica, la vacuna tenía una efectividad aparente del 70%, pero la manera en que las compañías alcanzaron los resultados y los reportaron ha generado cuestionamientos de algunos expertos.

Antes de comenzar su investigación, los científicos especifican todos los pasos a seguir y la manera en que analizarán los resultados. Cualquier cambio en ese protocolo puede poner los resultados en duda.

En ese sentido, la Universidad de Oxford dijo que algunas de las ampolletas utilizadas durante el ensayo no tenían la concentración adecuada de la vacuna, por lo que algunos voluntarios recibieron media dosis. La universidad dijo que habló con reguladores sobre el problema y accedió a completar el ensayo avanzado con dos grupos. El problema de fabricación ha sido corregido, según el texto.

Los expertos dicen que el número relativamente bajo de personas en el grupo de bajas dosis dificulta saber si la efectividad que se registró en el grupo es real o es una peculiaridad estadística. Unas 2,741 personas recibieron media dosis de la vacuna, seguida de una dosis completa en la segunda inyección, dijo AstraZeneca. Un total de 8,895 personas recibieron las dos dosis completas.

Sin embargo existe otro factor: ninguna de las personas en el grupo de dosis baja tenía más de 55 años. Las personas más jóvenes suelen tener una respuesta inmunológica más fuerte que las personas de edad avanzada, por lo que podría ser que la juventud de los participantes en el grupo de dosis baja sea el motivo por el que hubo resultados favorables y no tanto el volumen de la dosis.

Otro punto de confusión se deriva de la decisión de reunir los resultados de dos grupos de participantes que recibieron distintos niveles de dosis para alcanzar un promedio de efectividad del 70%.

Investigadores de Oxford señalan que no están seguros y están trabajando para descubrir el motivo. Sarah Gilbert, una de las científicas de Oxford que encabeza la investigación, dijo que la respuesta posiblemente esté relacionada con brindar exactamente la dosis correcta de la vacuna para desencadenar la mejor respuesta inmunológica.

Los detalles de los resultados de los ensayos se publicarán en revistas médicas y se les entregarán a los reguladores británicos para que puedan decidir sobre la autorización para la distribución de la vacuna. Dichos reportes incluirán un análisis detallado que cuenta con información demográfica y de otro tipo sobre quiénes enfermaron en cada grupo y darán un panorama más completo sobre la efectividad de la vacuna.

La vacuna contra el Covid-19 que desarrolla AstraZeneca en conjunto con la Universidad de Oxford tiene una eficacia media del 70%, que llega a 90% con una dosis menor, según ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil, informó este lunes el equipo responsable del proyecto.

«AstraZeneca preparará ahora inmediatamente la presentación reglamentaria de los datos a las autoridades de todo el mundo» en busca de una rápida aprobación, afirmó el director ejecutivo de la farmacéutica, Pascal Soriot, quien aseguró que la eficacia y seguridad de la vacuna confirman que será muy efectiva contra el nuevo coronavirus, y auguró que tendrá un impacto «inmediato».

Concretamente, la efectividad se elevó al 90% en el caso de una muestra de personas que recibieron primero media dosis y una dosis completa un mes después. La eficacia bajó al 62% en otro grupo que recibió dos dosis con un mes de diferencia.

Más de 3,000 voluntarios participaron en el subgrupo que mostró mayor efectividad, precisó en rueda de prensa el profesor de la Universidad de Oxford Andrew Pollard. «Creemos que al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder», explicó.

Peter Openshaw, profesor de medicina experimental del Imperial College de Londres, consideró que una combinación de media dosis y dosis completa «es una gran noticia, ya que potencialmente aumenta el número de personas que pueden ser vacunadas y reduce los costos».

Sin embargo, con una efectividad media del 70%, esta vacuna sería menos efectiva que la de las firmas estadounidenses Pfizer/BioNTech o Moderna, que anunciaron recientemente superar el 90%.

Pero tiene la gran ventaja de utilizar una tecnología más tradicional, lo que la hace menos costosa y más fácil de almacenar y transportar, ya que no necesita ser conservada a muy baja temperatura: se puede guardar al menos seis meses refrigerada entre 2ºC y 8ºC, precisó el equipo británico.

AstraZeneca estimó en el comunicado que su vacuna es «altamente eficaz» para prevenir la enfermedad y remarcó que durante las pruebas ningún participante desarrolló formas graves de coronavirus ni tuvo que ser hospitalizado.

Gracias a su «simple cadena de suministro», la vacuna de Oxford/AstraZeneca «será accesible y estará disponible en todo el mundo», afirmó Soriot. «Estos resultados muestran que tenemos una vacuna eficaz que salvará muchas vidas», afirmó Pollard.

El laboratorio británico asegura estar haciendo rápidos progresos en la fabricación prevista de 3,000 millones de dosis, que estarán disponibles en 2021.

AstraZeneca dijo que solicitará de inmediato la aprobación temprana de la vacuna cuando sea posible, y que buscará que la Organización Mundial de la Salud apruebe su uso de emergencia para que esté disponible en países de bajos ingresos.

Aunque los resultados reportados provienen de ensayos en el Reino Unido y Brasil, también se están llevando a cabo ensayos de última etapa de la vacuna en Estados Unidos, Japón, Rusia, Sudáfrica, Kenia y América Latina, y se planean ensayos adicionales para otros países europeos y asiáticos.

Un estudio que encontró que es poco probable que las personas que han tenido Covid-19 contraigan la enfermedad nuevamente durante al menos seis meses es una buena noticia y brinda esperanzas para las vacunas, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Es una muy buena noticia ver que estemos viendo niveles sostenidos de respuesta inmune en humanos», declaró Mike Ryan, el principal experto en emergencias de la OMS, en una conferencia de prensa. «También nos da esperanza en el lado de la vacuna».

Por su parte Maria van Kerkhove, líder técnica de la OMS sobre Covid-19, dijo: «Todavía necesitamos hacer seguimiento a esas personas durante un período de tiempo más largo para ver cuánto dura la inmunidad».

Y es que un estudio publicado este viernes por la Universidad de Oxford asegura que las personas infectadas con el coronavirus tienen pocas posibilidades de volver a contraer la enfermedad en al menos seis meses.

Esta investigación a gran escala sobre la inmunidad ante un nuevo contagio de Covid-19, realizada en colaboración con los Hospitales Universitarios de Oxford, no ha sido aún revisada de forma independiente.

Sus resultados confirman una observación hecha por muchos profesionales sanitarios de que mientras 51 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con el coronavirus, los casos de reinfección siguen siendo relativamente pocos.

Son «muy buenas noticias», afirmó el profesor David Eyre, uno de los autores de la investigación. «Podemos estar seguros de que, al menos a corto plazo, la mayoría de las personas que contraen el Covid-19 no lo volverán a contraer», afirmó.

El estudio se basó en pruebas de coronavirus realizados regularmente a 12,180 trabajadores sanitarios de los hospitales universitarios de Oxford durante un período de 30 semanas.

Ninguno de los 1,246 empleados con anticuerpos desarrolló una infección sintomática y solo tres, sin síntomas, dieron positivo al virus por segunda vez.

Estos resultados contradicen sin embargo los de otro estudio británico, publicado en octubre por el Imperial College London y el instituto Ipsos Mori, según el cual la inmunidad adquirida por las personas recuperadas del coronavirus disminuye «con bastante rapidez», en particular en los pacientes asintomáticos, y podía durar sólo unos pocos meses.

¿Y qué ocurre más allá de los seis meses? Los investigadores de Oxford precisaron no haber reunido aún suficientes datos para emitir un juicio al respecto. Sin embargo, su estudio tiene como objetivo final verificar cuánto tiempo dura en total la inmunidad.

Científicos de la Universidad de Oxford esperan informar los resultados de las pruebas avanzadas de su vacuna contra el Covid-19 antes de Navidad, dijo uno de sus investigadores este jueves.

El doctor Andrew Pollard, experto en infecciones pediátricas e inmunidad de Oxford, dijo que las bajas tasas de infección durante el verano demoraron las investigaciones, pero que las pruebas de Fase III están acumulando los datos necesarios para informar de los resultados a medida que una nueva ola de la pandemia afecta a países alrededor del mundo.

Recordemos que la Universidad de Oxford desarrolla su vacuna junto con el laboratorio AstraZeneca.

«Creo que estamos cerca, decididamente será antes de Navidad a juzgar por los progresos», dijo Pollard en entrevista con la cadena BBC.

Pollard habló de los progresos de las pruebas de fase avanzada al tiempo que Oxford dio a conocer una investigación anterior según la cual la vacuna tenía buena tolerancia y provocaba una fuerte reacción inmune en personas mayores de 70 años. Esto es importante porque las vacunas no suelen ser tan eficaces en personas mayores, dijo Pollard.

«La razón por la que estamos tan contentos es que por lo que vemos, las reacciones inmunitarias son idénticas, incluso en personas mayores de 70 años», acotó.

Las conclusiones se basan en una prueba de Fase II con 560 personas, de las cuales 240 eran mayores de 70 años. Los resultados del estudio aparecieron este jueves en la revista médica internacional The Lancet.

Las pruebas de Fase II brindan datos preliminares importantes, pero no demuestran en última instancia si la vacuna previene la enfermedad. Oxford y AstraZeneca aguardan los resultados de las pruebas de Fase III con miles de personas alrededor del mundo para determinar si su vacuna es segura y eficaz.

Otras dos farmacéuticas, Pfizer y Moderna, difundieron en los últimos días los resultados preliminares de sus pruebas de fase avanzada, según los cuales sus vacunas son efectivas en casi 95%.

Pollard dijo que no hay competencia entre los distintos grupos de investigación porque se necesitarán varias vacunas para controlar la pandemia y permitir que la vida regrese a la normalidad.

A pesar de los avances recientes, Pollard dijo que el mundo está apenas en las etapas iniciales de los esfuerzos para proteger a la gente del Covid-19. Una vez aprobadas las vacunas, los laboratorios y las autoridades de salud pública aún enfrentan la tarea de fabricar miles de millones de dosis y suministrarlas a la gente alrededor del mundo.

Según datos publicados en The Lancet, la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford provoca una respuesta inmunitaria entre las personas mayores, especialmente vulnerables al virus. Señalan que la vacuna provoca entre las personas mayores de 56 años una respuesta inmunitaria idéntica a la que suscita entre los más jóvenes (18-55 años).

Como recuerda The Lancet, «los más mayores tienen un riesgo más elevado de desarrollar una forma grave de Covid-19 y es por tanto esencial que una vacuna destinada a luchar contra esta enfermedad sea eficaz para este grupo de población».

El laboratorio farmacéutico británico AstraZeneca anunció este lunes que los ensayos de su vacuna contra el Covid-19 daban resultados prometedores sobre una respuesta inmunitaria entre los jóvenes adultos y las personas mayores.

«Es alentador ver respuestas inmunitarias parecidas entre las personas mayores y los jóvenes adultos», señaló un portavoz de AstraZeneca, que colabora con la Universidad de Oxford en el desarrollo de la vacuna.

«Los resultados sustentan las pruebas sobre la seguridad y la respuesta inmunitaria» de la vacuna, según la firma.

La Universidad de Oxford precisó por su parte que estos datos provienen de los primeros ensayos clínicos, los llamados de fase 2.

La vacuna se encuentra actualmente en el nivel de ensayos clínicos más amplios (fase 3), a etapa previa a su autorización por parte de las autoridades.

Los ensayos clínicos fueron reanudados en Estados Unidos, el único país donde estaban suspendidos después de que un participante se enfermara hace más de seis semanas, anunció el viernes pasado AstraZeneca.

Los resultados del ensayo de este proyecto de vacuna, uno de los más avanzados del mundo, están previstos para este año.

Es uno de los diez que están siendo probados en decenas de miles de voluntarios en ensayos de fase 3, junto a proyectos estadounidenses, chinos y uno ruso.

Esta vacuna es una de las más esperadas. El grupo farmacéutico ha vendido previamente cientos de millones de dosis en varios continentes y ha firmado acuerdos con otros laboratorios para que las dosis sean fabricadas a nivel local.

El grupo farmacéutico británico AstraZeneca afirmó este viernes que espera resultados en septiembre sobre la eficacia de la vacuna contra el coronavirus en el que está trabajando con la Universidad de Oxford.

«En septiembre deberíamos saber si tenemos o no una vacuna efectiva», dijo a la BBC el director ejecutivo de la compañía, Pascal Soriot.

La Universidad de Oxford, cuyo proyecto está financiado por el gobierno británico, se asoció con la farmacéutica para fabricar y distribuir en todo el mundo la vacuna que está desarrollando.

Los ensayos clínicos con humanos comenzaron a finales de abril en el Reino Unido y deben hacerlo este mes en Brasil, que es ahora «el epicentro de la epidemia», dijo Soriot.

Para ganar tiempo, se decidió no esperar a los resultados antes de comenzar la producción.

«Estamos empezando a producir esta vacuna ahora, tiene que estar lista para cuando tengamos los resultados», aseguró Soriot.

Esta estrategia representa un «riesgo financiero» pero «es la única manera de tener una vacuna disponible» rápidamente en cuanto se confirme su eficacia, añadió.

AstraZeneca ha firmado acuerdos para establecer cadenas de suministro paralelas, entre ellas una con el Instituto Serum de la India para la entrega de mil millones de dosis a los países de ingresos medios y bajos, a fin de duplicar la capacidad de producción hasta los dos mil millones de dosis.

Ayer, el grupo anunció un acuerdo de 750 millones de dólares con dos organizaciones internacionales especializadas, CEPI y GAVI, para la fabricación y distribución de 300 millones de dosis, con entrega a partir de finales de año.

Un total de diez proyectos de vacunas contra el Covid-19 han alcanzado la fase de ensayos clínicos en todo el mundo.