Tag

paz

Browsing

La comunidad jesuita en México lamentó que, después de cinco meses del asesinato de dos sacerdotes y un guía turístico en el norte del país, el caso siga impune y que la inseguridad prevalezca en el país.

“A cinco meses del asesinato de nuestros hermanos Javier (Campos) y Joaquín (Mora), junto con Pedro Palma, los jesuitas de México lamentamos que el caso siga impune y que la inseguridad prevalezca en la Sierra Tarahumara”, señalaron en un comunicado.

El 21 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó que un día antes los sacerdotes fueron asesinados dentro de una iglesia en Cerocahui, en el municipio de Urique, en el estado de Chihuahua.

“Es una zona de bastante presencia de la delincuencia organizada. Parece que se tiene ya información sobre los posibles responsables de estos crímenes», sostuvo entonces.

Las muertes de los religiosos fueron condenadas por organizaciones civiles y la comunidad jesuita en México, que destacó que al menos siete sacerdotes han sido asesinados durante la administración del presidente López Obrador.

Días después del asesinato, el mandatario prometió una investigación «a fondo» y ofreció recompensa por el presunto homicida.

Sin embargo, la comunidad jesuita en México señaló que, «a más de 150 días de los dolorosos hechos, la paz no ha llegado a Cerocahui, como recientemente declaró la Secretaría de Seguridad Pública Estatal».

En este sentido, los jesuitas enfatizaron que, «en la comunidad prevalece la inseguridad, el miedo de que la situación quede en el olvido y de que el perpetrador regrese a la zona».

Además, reprocharon que mientras no haya justicia no se podrá hablar de paz y reconciliación, dos estandartes de la estrategia de seguridad del gobierno de la autollamada Cuarta Transformación.

También aprovecharon para insistir en su llamado a los diferentes niveles de gobierno, a fin de que se dé continuidad a la seguridad en el territorio serrano y se alcance la justicia que tanto añoran las comunidades.

«Nos sumamos al manifiesto de la Diócesis de Tarahumara, quien ha convocado a construir ‘un país donde verdaderamente reine la verdad y la justicia que nos lleven a la verdadera paz y amor’», concluyeron los jesuitas.

Con una elección que ha sido calificada como a favor de la «coexistencia pacífica», el premio Nobel de la Paz distinguió este viernes a un trío de representantes de la sociedad civil de Ucrania, Rusia y Bielorrusia, tres de los principales actores del conflicto armado actual.

El galardón fue atribuido al activista bielorruso encarcelado Ales Bialiatski, a la ONG rusa Memorial, cuya disolución ordenaron las autoridades rusas, y al Centro por las Libertades Civiles de Ucrania.

«El comité Nobel noruego desea honrar a tres destacados estandartes de los derechos humanos, de la democracia y de la coexistencia pacífica en los tres países vecinos que son Bielorrusia, Rusia y Ucrania», declaró su presidenta, Berit Reiss-Andersen.

Como esperaban los expertos, el comité Nobel quiso enviar un mensaje frente a la guerra en Ucrania, que ha sumido a Europa en la crisis de seguridad más grave desde la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, los cinco miembros del comité Nobel evitaron criticar directamente al presidente ruso, Vladimir Putin, que inició la invasión de Ucrania el pasado 24 de febrero y este mismo viernes celebra su 70º cumpleaños.

Reiss-Andersen, no obstante, sí destacó que el Ejecutivo ruso, «como el gobierno de Bielorrusia, representa un gobierno autoritario que reprime a los activistas por los Derechos Humanos».

Además, instó a Bielorrusia a liberar a Ales Bialiatski, presidente fundador del Centro de defensa de los Derechos Humanos Viasna («Primavera»), encarcelado tras las manifestaciones masivas de 2020 contra la reelección del presidente Alexander Lukashenko, considerada fraudulenta por los países occidentales.

Memorial es la organización por los Derechos Humanos más grande de Rusia. El Tribunal Supremo de Rusia ordenó la disolución de la estructura central del grupo, llamada Memorial International, en diciembre de 2021.

Los premiados «muestran el verdadero poder de la sociedad civil en la lucha por la democracia», apuntó por su parte la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Twitter.

El año pasado, el Nobel premió a dos periodistas estandartes de la libertad de expresión, la filipina Maria Ressa y el ruso Dmitri Muratov.

El premio consiste en una medalla de oro, un diploma y una suma de 10 millones de coronas suecas (unos 900,000 dólares) a repartir entre los ganadores.

El galardón será entregado en una ceremonia que tendrá lugar en Oslo el 10 de diciembre. Es el único de los premios Nobel que se entrega en la capital noruega, ya que el resto se otorga en Estocolmo.

Esta semana, se anunciaron los Nobel de Medicina, Física, Química y Literatura. La edición de este año terminará el próximo lunes, con el anuncio del ganador del premio de Economía.

La embajadora de Ucrania en México, Oksana Dramaretska, señaló que ante la amenaza de Rusia de apoderarse de territorios de Ucrania, temporalmente ocupados, «no hay posibilidad de negociar con ese país para terminar el conflicto bélico y llegar a un acuerdo de paz».

Explicó que las acciones del presidente Vladímir Putin, de reclutar más soldados y movilizar a sus tropas para reforzar su ofensiva en Ucrania, son una respuesta clara a todas las propuestas de paz, pero también señal de que «van perdiendo y que le tiene miedo al Ejército ucraniano».

“¿Qué paz puede ser cuando el señor presidente Putin anuncia la movilización de su Estado, de qué paz podemos hablar?», criticó la diplomática.

Acerca de la propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de crear un comité para lograr la paz en el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania, que sea avalado por el Consejo de Seguridad de la ONU, la diplomática señaló que la respuesta de Putin ha sido clara.

Añadió que el jefe de Estado de Ucrania, Volodímir Zelenski, ha dicho que «la neutralidad hoy en día no es aceptable».

Dramaretska se expresó así tras una reunión en la Cámara de Diputados, junto a parlamentarios de su país que se encuentran de visita en México.

«Estamos agradecidos con los esfuerzos de todos nuestros socios para ayudar a resolver esta situación, pero ahora vemos en realidad que este diálogo por lástima no es posible», dijo la diplomática.

«Hasta ahora no vemos posibilidad de negociar con Rusia, el señor Putin ha respondido, ha anunciado movilización y esa es una respuesta clara a toda la paz que se propone de todas partes del mundo», añadió.

Sobre la anexión de cuatro territorios de Ucrania que pretende, Dramaretska dijo que «esos territorios nunca van a ser parte de Rusia, nadie va a reconocer esto, ni ucranianos ni el resto del mundo, esto sólo está en sueños de Putin».

Tras hablar con su homólogo ucraniano ayer, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard informó este viernes que se reunió con el canciller ruso Sergey Lavrov para presentarle un plan de mediación que tiene como objetivo acabar con la guerra en Ucrania.

«Sostuve cordial conversación con Sergei Lavrov,» tuiteó Ebrard. «Le compartí propuesta del presidente Manuel López Obrador en favor de la paz así como nuestras ideas sobre el futuro del Consejo de Seguridad».

No se conocen mayores detalles de lo conversado hasta ahora, sin embargo, el Ministerio de Exteriores ruso se ha limitado a relatar en un comunicado que ambos líderes han abordado «temas internacionales clave» y se han pronunciado a favor de continuar en estrecha colaboración.

La mañana de ayer, el canciller Marcelo Ebrard presentó el plan formalmente ante el Consejo de Seguridad: consiste en que ese organismo, la India y el Vaticano encabecen una negociación en busca de una tregua entre Rusia y Ucrania.

Ebrard dijo que ante la «parálisis» del Consejo de Seguridad ante la guerra, el presidente López Obrador propuso que un consejo de jefes de estado fortalezca el papel de mediación que tiene el secretario general de la ONU Antonio Guterres.

Por la tarde, se reunió con su homólogo ucraniano Dmytro Kuleba para hablar sobre el plan. Indicó que el funcionario ucraniano agradeció los esfuerzos de México en el Consejo de Seguridad

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que Ucrania «ve bien» la propuesta de paz.

“Me informó Marcelo Ebrard en la ONU que se entrevistó con el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania y que le expresó que veían bien nuestra propuesta de paz», aseveró López Obrador.

El mandatario aseguró que el gobierno de Ucrania se desvinculó de las críticas de Myjailo Podolyak, asesor principal del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, quien antes acusó a López Obrador de elaborar «un plan ruso».

«Que el señor que había escrito un tuit en contra, diciendo que nuestra propuesta era a favor de Rusia, no tenía ninguna autorización del Gobierno de Ucrania, eso fue lo que me informó Marcelo Ebrard, que se entrevistó con el ministro de Ucrania», añadió.

Adicional, el canciller también habló del plan en su discurso ante la Asamblea General de la ONU ayer por la noche.

México presentó formalmente al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la propuesta de tregua de paz mundial de por lo menos cinco años, una iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y que no ha tenido una buena recepción por parte de Ucrania.

La propuesta la hizo el secretario de relaciones exteriores mexicano Marcelo Ebrard, durante una sesión especial del Consejo para tratar el tema de la invasión rusa a Ucrania, en la que el canciller criticó de paso la inoperancia de la ONU, dando seguimiento a los señalamientos que en ese sentido ha hecho AMLO.

Ebrard dijo que México reconocía el liderazgo del secretario general de la ONU, António Guterres, en la búsqueda de soluciones para el conflicto y que, con el fin de «fortalecer sus esfuerzos de mediación», proponía la «la formación de un comité para el diálogo y la paz en Ucrania, con la participación de otros jefes de estado y de gobierno, incluidos de ser posible su excelencia Narendra Modi (primer ministro de la India) y su santidad, el papa Francisco».

El objetivo, dijo, seria generar nuevos mecanismos para el diálogo y espacios complementarios para la mediación, que fomenten la confianza, reduzcan las tensiones y abran el camino hacia una paz duradera.

«Es tiempo de actuar», señaló el canciller. «Resignarse a la guerra es ir siempre a un precipicio».

Mykhailo Podolyak, asesor del presidente Volodymyr Zelenskyy, calificó en días recientes a la propuesta de México como un «plan ruso». Cuestionó si la idea es «mantener a millones bajo ocupación, aumentar los entierros masivos y darle tiempo a Rusia para renovar las reservas antes de la próxima ofensiva».

Y es que recordemos que México ha condenado la invasión rusa de Ucrania, pero mantiene una postura un tanto ambigua, el no reconocer a Rusia como el agresor y al no sumarse a las sanciones que se le han impuesto a Moscú en respuesta a su operación militar.

Ebrard dijo que la invasión constituía «un flagrante quebrantamiento a lo establecido en la carta de la ONU», con consecuencias gravísimas sobre todo para la sociedad civil. Sin embargo, sostuvo que el envío de armas a Ucrania y las sanciones a Rusia solo han agravado el conflicto.

El titular de la SRE dijo que la ONU no estaba haciendo lo suficiente y que el Consejo de Seguridad ha tenido un solo pronunciamiento público desde el inicio del conflicto.

«No es admisible la indiferencia», expresó el canciller. «El Consejo de Seguridad no fue capaz de cumplir con su responsabilidad esencial. Las causas por la que este Consejo se puede volver disfuncional son conocidas. Corregirlas depende de nosotros», remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró este lunes que los «sectarios distorsionan» su propuesta de paz, esto tras las críticas que recibió de Myjailo Podolyak, asesor del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, quien lo acusó de elaborar «un plan ruso».

«No se conoce bien la propuesta, ayer hasta repetí lo que propusimos para que se difunda más, y quienes vieron pero son sectarios o están a favor de una de las partes lo que hicieron fue distorsionar el sentido de la propuesta, que es buscar la paz, y me pusieron del lado de Rusia», reclamó el mandatario.

El presidente defendió la propuesta que, dijo, esta semana presentará el canciller Marcelo Ebrard ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Recordemos que la propuesta contempla la creación de un comité de diálogo en la ONU que promueva el cese de la guerra en Ucrania, así como una tregua global de 5 años.

Sin embargo, el asesor principal del presidente Zelenski, Myjailo Podolyak, señaló el sábado que su propuesta es en realidad «un plan ruso» al cuestionar si su idea es «mantener a millones bajo ocupación, aumentar el número de entierros masivos y dar tiempo a Rusia para renovar las reservas antes de la próxima ofensiva».

López Obrador, quien se ha opuesto a las sanciones contra Rusia, contestó el reclamo del funcionario ucraniano, al señalar que «no se conoce bien la propuesta».

«Inventan o les dan mal la información de las agencias y reproducen cosas que no son ciertas, porque no crean ustedes que los que se ocupan del espionaje son infalibles, muchas veces no es inteligencia, es espionaje y malo, entonces inventan», dijo sobre la información que llega a otros gobiernos.

El presidente enfatizó que está en contra de la invasión de Rusia a Ucrania, recordando que a México lo han invadido España, Francia y Estados Unidos.

Sin embargo, también cuestionó la incapacidad de las potencias y del secretario general de la ONU, António Guterres, de evitar la guerra en Ucrania.

«No se hizo lo suficiente y al mismo tiempo que se le impide a Ucrania el ingreso a la OTAN, se opta por mandarles armas y por tomar medidas en contra de Rusia que volvieron todavía más irracional la guerra porque es el sufrimiento de la gente», añadió.

AMLO, que recordó que en la campaña presidencial de 2018 lo acusaron de recibir dinero del Kremlin, confió en que su propuesta prospere en la ONU porque «conviene a todos».

Expuso que Marcelo Ebrard y el representante de México en la ONU, Juan Ramón de la Fuente, gestionan con otros países la creación del comité de paz, que él propone que integren el Papa Francisco, el secretario Antonio Guterres, y el primer ministro de India, Narendra Modi.

“Hay que esperarnos, pero se tiene que insistir, suceda lo que suceda, no es en vano luchar por la paz y por la justicia, todos tenemos que hacer algo”, remató.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó este viernes que tiene lista la propuesta que enviará a la Organización de Naciones Unidas (ONU) para integrar un comité que logre un diálogo y la paz entre Rusia y Ucrania, así como para firmar una tregua de paz entre todas las naciones del mundo de cuando menos 5 años.

“Se trata de buscar congruencia, un acuerdo para detener la guerra en Ucrania y lograr hacia delante una tregua de cuando menos cinco años, en favor de la paz entre todas las naciones”, dijo el mandatario mexicano en su mensaje con motivo del desfile militar.

López Obrador detalló que este comité estaría integrado, de aceptarse por una mayoría en el consejo de Seguridad de la ONU, por el Papa Francisco, el secretario general de la ONU, António Guterres, y el primer ministro de la India, Narendra Modi, entre otros.

“La misión pacificadora debe de buscar, de inmediato, el cese de hostilidades en Ucrania y el inicio de pláticas directas con el presidente Zelenski, de Ucrania, y con el presidente Putin, de Rusia”, detalló el mandatario..

Dijo que la propuesta será presentada por el canciller Marcelo Ebrard en la próxima Asamblea General de la ONU, la cual también plantea la suspensión de acciones y provocaciones militares, así como pruebas militares en todo el planeta.

López Obrador planteó el “compromiso de todos los Estados de evitar enfrentamientos y no intervenir en conflictos internos”, a fin de “crear un ambiente de paz y tranquilidad”.

Dijo que esto permitirá concentrar los esfuerzos globales para enfrentar los grandes y graves problemas económicos y sociales que aquejan y atormentan a los pueblos del mundo”, como la inflación, la crisis alimentaria y la salud.

Sin embargo, mientras el presidente hablaba y abogaba por la paz, criticó la actuación de la ONU y de las principales potencias globales, quienes dijo, no hicieron su trabajo para evitar el más reciente conflicto bélico.

“Lo cierto es que nada tampoco ha hecho en ese sentido la ONU. Permanece inactiva y como borrada, presa de un formalismo y una eficacia política que la deja en un papel meramente ornamental”, dijo López Obrador.

Dijo que el envío de armas y la imposición de sanciones comerciales y económicas a Rusia solo agravaron el conflicto, produjeron más sufrimiento de víctimas, extendió la crisis de refugiados y migración, así como el desabasto de alimentos y de energía, lo cual ha impulsado la inflación mundial a niveles no vistos en más de dos décadas.

López Obrador insistió que “sin paz no habrá ni crecimiento económico ni mucho menos justicia” y resaltó que gobernar “no debe de ser un ejercicio hegemónico o de dominio, sino ante todo la búsqueda del bienestar para los pueblos”.

El desfile de este viernes tiene la participación de la Guardia Nacional como protagonista, como nuevo integrante de las Fuerzas Armadas.

López Obrador agradeció la lealtad de la Marina y el Ejército y afirmó que la Guardia Nacional tendrá como misión «garantizar con eficiencia y respeto a los derechos humanos la seguridad pública».

Al defender el papel de los militares, el secretario de la Defensa, el general Luis Cresencio Sandoval, dijo que las Fuerzas Armadas «actúan en todo momento subordinadas al poder civil» y sostuvo que su proceder está «siempre apegado al marco jurídico vigente, sin aspiraciones ni pretensiones de ninguna índole».

El papel protagónico de la Guardia Nacional llega luego de que se aprobara la semana pasada una reforma que permite que el control de la Guardia Nacional pase a la SEDENA, mientras que esta semana se aprobó en la Cámara de Diputados una iniciativa que le permitirá a los militares permanecer en las calles ayudando en tareas de seguridad  hasta 2028.

Dicho dictamen llegó al Senado, donde en breve comenzará su análisis en Comisiones y posteriormente, conforme marca el proceso legislativo, será discutido y votado en el Pleno.

Recordemos que desde su creación en el 2019, la Guardia Nacional respondía a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).

Desde el inicio de su administración, López Obrador ha venido asignado a los militares una cantidad cada vez mayor de tareas, que incluyen la construcción de obras prioritarias como el nuevo Aeropuerto Intenacional Felipe Ángeles,  el Tren Maya, el manejo de puertos y aeropuertos y la distribución de vacunas contra el COVID-19.

En el proyecto de presupuesto de egresos de 2023 se estimó que la SEDENA recibirá unos 5,600 millones de dólares, mientras que para la Guardia Nacional se dispusieron unos 3,200 millones de dólares, montos que superan en más de 2% los que recibieron este año.

Ante las críticas hechas, el presidente López Obrador descartó que eso represente la militarización de México y aseguró que lo busca es «el crecimiento sano de lo que debe ser la principal institución de seguridad pública del país».

El primer ministro indio, Narendra Modi, le dijo al presidente ruso, Vladimir Putin, que «no es el momento de hacer la guerra», en un encuentro durante la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Uzbekistán, según reportaron este viernes medios indios.

«Excelencia, sé que ahora no es el momento de hacer la guerra», le dijo Modi a Putin en Samarcanda, en el primer encuentro entre ambos líderes desde que Rusia inició en febrero la invasión de Ucrania, según imágenes difundidas por el canal público indio Doordashan.

Putin contestó que él quiere acabar «lo antes posible» el conflicto en Ucrania, y dijo entender las «preocupaciones» de India.

«Conozco su posición respecto al conflicto en Ucrania, sus preocupaciones (…) Lo haremos todo por tal de que se termine todo lo antes posible», contestó Putin en su encuentro con Modi.

Recordemos que India se ha abstenido de condenar explícitamente la invasión lanzada por Rusia, que es de lejos el mayor proveedor de armas de Nueva Delhi.

Pero Modi se esforzó en destacar la importancia de «la democracia, la diplomacia y el diálogo». Igualmente, el primer ministro indio dijo que hablaría con Putin de la forma de «avanzar en el camino de la paz».

Previo al encuentro, Putin dijo entender también las «preocupaciones» de China, un importante aliado de Moscú, por el conflicto de Ucrania, que disparó los precios del petróleo y otras materias primas.

Sin embargo, en una intervención tras una cumbre, Putin minimizó la contraofensiva ucraniana y advirtió que Rusia respondería con más fuerza si sus tropas se ven sometidas a mayor presión.

Putin calificó la invasión como un paso necesario para evitar lo que, según él, era un complot occidental para dividir a Rusia, y dijo que no tenía prisa en Ucrania, además de que sus objetivos seguían siendo los mismos.

«Las autoridades de Kiev anunciaron que han lanzado y están llevando a cabo una operación activa de contraofensiva. Bueno, vamos a ver cómo se desarrolla, cómo acaba», dijo Putin con una sonrisa.

«Recientemente, las fuerzas armadas rusas han infligido un par de golpes sensibles. Supongamos que son una advertencia. Si la situación sigue desarrollándose así, la respuesta será más seria», advirtió el mandatario ruso.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó esta mañana su propuesta de hacer una tregua de paz, que invite a todos los países del mundo a dejar los conflictos bélicos para que, al menos durante cinco años, los gobiernos puedan enfrentar la crisis que inició con la pandemia de COVID-19 y que se agudizó con la guerra entre Rusia y Ucrania.

“Hay que parar la guerra mediante un acuerdo de pacificación de Rusia y Ucrania y, al mismo tiempo, llegar a un acuerdo entre las naciones, sobre todo un acuerdo que suscriba principalmente Rusia, China y Estados Unidos para que (…) nos podamos dedicar a enfrentar la crisis que afecta a miles de millones de seres humanos que pierden la vida, son desplazados, son afectados por crisis económicas porque se afecta el suministro de alimentos porque se detiene el comercio, la creación de empleos, se empobrece más al pueblo”, explicó el mandatario al ser consultado sobre el tema.

López Obrador reconoció, pese al discurso ambiguo que ha manejado en las últimas semanas, que la guerra de Rusia y Ucrania si afecta a todos, incluido México, pues hay personas que están siendo afectadas por la guerra, se pierden vidas, hay desplazados, se afecta el suministro de alimentos, se detiene el comercio y la creación de empleos.

Al preguntarle si la propuesta la enviará a la ONU o si ya habló con el representante de México ante Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, el presidente señaló que lo que le falta es sugerir quién podría liderar los «esfuerzos de paz».

“Siento que corresponde Naciones Unidas y el secretario general (António Guterres) debe de participar. Yo propondría a tres personas con este propósito: al presidente de la India, Narendra Damodardas Modi, mejor aceptado en su pueblo y entiendo que lleva buenas relaciones con China y con Rusia y también con Estados Unidos; el tercer personaje que propondría, sería el papa Francisco», sostuvo López Obrador.

Finalmente, dijo, que todos los gobiernos del mundo deben dedicarse a atender las necesidades de sus pueblos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llamó a los banqueros a que aprovechen la estabilidad macroeconómica del país para seguir invirtiendo y apostando por el desarrollo nacional,  esto previo a la celebración esta semana de la Convención Bancaria en Acapulco.

«No dejen de aprovechar para impulsar el desarrollo del país la circunstancia actual de estabilidad macroeconómica y de confianza para las inversiones, tanto nacionales como para la inversión extranjera», dijo el mandatario al ser consultado sobre cuál sería el mensaje que les daría a los banqueros.

Indicó que sin «retórica» o «demagogia» ahora se ha logrado una moneda estable y no ha habido aumento fuera de lo normal de la deuda.

Además, sostuvo que el país, cuya economía cayó un 8.2% en 2020 y creció un 4.8% en 2021, se recuperó «pronto» después de la pandemia, y ahora está «creciendo». Reiteró que México está considerado como uno de los mejores países para recibir inversión extranjera en los tiempos actuales.

«Hay gobernabilidad, hay paz, hay tranquilidad. Estamos ya enfrentando el problema de los homicidios, con buenos resultados», dijo el presidente, que habló de condiciones «inmejorables» para la inversión.

«La actividad bancaria ha tenido buenos resultados, han obtenido buenas ganancias, lo mismo la bolsa de valores», agregó el mandatario, que una vez más aplaudió el récord de remesas que llegan a México desde Estados Unidos. «No se han hecho modificaciones para reducir por decreto los márgenes de utilidad, o de intermediación, o el cobro de comisiones», apuntó.

Sobre la venta de Banamex por parte de Citigroup, el mandatario reafirmó que quieren que sean mexicanos los que adquieran el banco; que tengan solvencia económica para proteger a los ahorradores; que estén dispuestos a mantener todo el acervo cultural del banco en nuestro país y que no se vaya al extranjero. Mencionó estas como «condiciones básicas» para la compraventa del banco.

Dijo que es fundamental que los interesados en Banamex no tengan «adeudos fiscales» y que paguen el «impuesto» que va a significar la transacción.

La 85 Convención Bancaria se celebra este jueves y viernes en Acapulco, Guerrero, para evaluar la situación de la banca en el país y en la región. Contará en la ceremonia inaugural con un mensaje del presidente López Obrador.

El presidente estadounidense, Joe Biden, habló este viernes con su homólogo chino, Xi Jinping, quien indicó que los conflictos y enfrentamientos como los que se están produciendo en Ucrania no benefician a nadie, según reportaron los medios estatales de China.

Las relaciones de Estado a Estado no pueden avanzar a una fase de confrontación, y los conflictos y enfrentamientos no benefician a nadie, dijo Xi a Biden en una videollamada. «La crisis de Ucrania es algo que no queremos ver», sostuvo el líder chino.

Xi dijo que China y Estados Unidos deben guiar las relaciones bilaterales por el buen camino y que ambas partes deben también asumir responsabilidades internacionales y hacer esfuerzos por la paz mundial.

La comunicación entre Biden y Xi, dos figuras clave para el curso de una guerra al otro lado del mundo, se da en momentos en que La Casa Blanca trata de impedir que Beijing provea ayuda militar o económica para la invasión de Rusia a Ucrania.

«Como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y como las dos principales economías mundiales, nos incumbe no sólo llevar las relaciones chino-estadounidenses por el buen camino, sino asumir nuestras responsabilidades internacionales y trabajar para la paz y la tranquilidad en el mundo», dijo Xi según citó la cadena CCTV.

La reunión, la cuarta desde que el demócrata de 79 años asumió la presidencia de Estados Unidos, comenzó a las 09:03 hora local, según La Casa Blanca. Biden tomó el enlace desde la «Situation Room», una sala ultrasegura de la Casa Blanca desde donde Estados Unidos lleva a cabo las operaciones más arriesgadas y las negociaciones más difíciles.

La Casa Blanca informó que durante la conversación, Biden describió las implicaciones y consecuencias si China brinda apoyo material a Rusia mientras realiza ataques brutales contra ciudades y civiles ucranianos.

«El Presidente subrayó su apoyo a una solución diplomática a la crisis», enfatizó el gobierno estadounidenses.

Además, Biden reiteró que la política de Estados Unidos sobre Taiwán no ha cambiado y enfatizó que Estados Unidos continúa oponiéndose a cualquier cambio unilateral en el statu de dicho territorio.

Desde el comienzo de la invasión rusa el 24 de febrero, el régimen comunista chino, que mantiene una estrecha relación con Rusia, con la que comparte una profunda hostilidad hacia Estados Unidos, se ha abstenido de pedir al presidente ruso, Vladimir Putin, que retire sus tropas de Ucrania.

Pero la «amistad sin límite» profesada por Pekín y Moscú está en entredicho por la guerra, y el gobierno del presidente Xi Jinping parece sorprendido por la resistencia ucraniana y la dureza de las sanciones impuestas por Estados Unidos y sus aliados para aislar a Rusia de los intercambios económicos y financieros mundiales.

El Nobel de la Paz reconoció este viernes por primera vez la libertad de expresión e información con un premio a dos periodistas, la filipina Maria Ressa y el ruso Dmitri Muratov.

Ressa y Muratov fueron premiados «por sus esfuerzos para defender la libertad de expresión, condición previa para la democracia y la paz duradera», señaló el Comité del Nobel, que elogió su lucha y advirtió de las crecientes circunstancias adversas que afrentan la democracia y la libertad de prensa en el mundo.

El premio refleja Jla necesidad de un periodismo «libre, independiente y basado en hechos» que sirva para proteger derechos fundamentales contra el abuso de poder, las mentiras y la propaganda de guerra.

«La libertad de expresión es la mejor defensa de una sociedad contra la guerra y los conflictos. No hay democracia sin libertad de expresión», afirmó en rueda de prensa la presidenta del comité, Berit Reiss-Andersen, quien resaltó que el premio no va a resolver los problemas de la libertad de expresión, pero se mostró esperanzada de que dirija el foco a la importancia del periodismo y lo peligroso que es ejercer ese derecho.

Los galardonados figuraban desde hace años en la lista de aspirantes al Nobel, aunque si bien las apuestas señalaban a un premio a la libertad de prensa, aparecían como candidatos mejor situados organizaciones como Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Comité para la protección de periodistas (CPJ).

El Nobel de la Paz es el único que se otorga y entrega fuera de Suecia, en Oslo, por deseo expreso del creador de los premios, el magnate sueco Alfred Nobel (1833-1896), ya que en su época Noruega formaba parte del Reino de Suecia.

En tanto, el Instituto Internacional de la Prensa (IPI), una red mundial de editores y propietarios de medios de comunicación, celebró este viernes la concesión del Premio Nobel de la Paz 2021 a la periodista filipina María Resma y el ruso Dmitri Muratov.

En un comunicado, el IPI destacó la labor «fundamental» de ambos para garantizar la «prosperidad de la humanidad».

«Maria Ressa y Dmitri Muratov son ejemplos de esta profesión. Son, además, historias en sí mismas de las luchas a las que se enfrentan los periodistas cada día», dijo la presidenta del consejo ejecutivo del IPI, Khadija Patel.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo esta mañana un llamado a que, ante la conclusión de las campañas electorales, y tomando en cuenta la veda que hay, esta semana no sean abordadas cuestiones políticas-electorales en sus conferencias matutinas.

«No lo hemos hecho, pero que no caigamos en la tentación porque, como es natural, no es nada extraordinario, no es nada extraño, en esta semana hay muchas pasiones desbordadas, hay nerviosismo y tenemos que actuar con mucha responsabilidad y con serenidad. Entonces, que no nos metamos a eso, que ojalá y no me pregunten sobre este tema, que no se mencione a personas, que no se utilice esta plataforma (…) Vamos a esperarnos, ya el lunes es todo», pidió AMLO.

Dijo que se debe hacer valer el compromiso que tienen las autoridades, el acuerdo que se firmó con los gobernadores para que se respete la voluntad de los ciudadanos y que no haya fraude electoral.

Llamó a que no se utilice el dinero del presupuesto para favorecer a ningún partido, a ningún candidato; que no se utilice dinero de procedencia ilícita para favorecer a candidatos o partidos; que no se compren votos, que no se repartan despensas, y que se deje de hostigar a la gente. «Que el pueblo de manera libre decida de acuerdo a lo que le dicte su conciencia».

«Nada de acarreos, nada de ‘ratón loco’, nada de que voten los finados, nada de relleno de urnas, nada de falsificación de actas, nada de tomas de casillas, nada de violencia; en especial, que las elecciones trascurran en paz, que no se caiga en ninguna provocación», añadió López Obrador.

Previo a los comicios del 6 de junio el mandatario llamó a que la jornada electoral se desarrolle de manera pacífica, en la legalidad y sin coerción hacia las y los votantes.

Sostuvo que el objetivo es hacer de la democracia un hábito y posicionar al país como un ejemplo internacional de este principio.

“Podemos hacerlo, hay condiciones inmejorables porque, como nunca, hay una ciudadanía responsable, consciente, ya no hay ciudadanos imaginarios, ya no hay quien se deje acarrear. Son pocos los que todavía son susceptibles de manipulación. La mayoría de la gente está muy despierta, muy consciente y podemos hacer la hazaña de establecer la democracia”, subrayó.

El Nobel de la Paz premió este viernes al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU por sus esfuerzos para luchar contra el hambre, prevenir su uso como arma de guerra y contribuir a mejorar las condiciones para la concordia en áreas en conflicto.

El PMA es la mayor organización humanitaria que se ocupa de la cuestión del hambre y de la seguridad alimenticia; el año pasado ayudó a cerca de 100 millones de personas en 88 países.

El Comité Nobel noruego resaltó que el año pasado 135 millones de personas sufrieron hambre severa, el número más alto «en muchos años», y que el PMA ha mostrado una «impresionante habilidad» para aumentar sus esfuerzos durante la pandemia de coronavirus, que ha empeorado la situación en países con conflictos armados como Yemen, Nigeria y Sudán del Sur.

«El mundo está en peligro de vivir una crisis de hambre de proporciones inconcebibles si el PMA y otras organizaciones de ayuda alimentaria no reciben el apoyo financiero que han pedido», señaló el comité en su motivación del premio.

En una rueda de prensa posterior, la presidenta del comité, Berit Reiss-Andersen, resaltó que la pandemia y los retos planteados por esta «refuerzan» la necesidad del premio al PAM, que espera ayude a aumentar la atención sobre la necesidad de que todos los países con capacidad para hacerlo contribuyan a solucionar el problema del hambre.

Resaltaron que el «rol clave» jugado por el PMA en cooperación multilateral para convertir la seguridad alimenticia en instrumento de paz, su papel para movilizar a los estados a no usar el hambre como arma de guerra y conflicto y su contribución diaria a la fraternidad entre naciones se ajusta a los criterios marcados un siglo atrás por el magnate sueco Alfred Nobel, creador de los premios, resalta el fallo.

«En su condición de mayor agencia especializada de la ONU, el PMA es una versión moderna de los congresos de paz que el Nobel pretende promover», asegura el comité.

La elección del PMA no despertó controversia en Noruega y generó reacciones mayoritariamente positivas hacia un premio para el que sonaban en las quinielas previas la Organización Mundial de la Salud (OMS), la activista medioambiental sueca Greta Thunberg y organizaciones de defensa de la libertad de prensa.

Es la séptima vez que el Nobel de la Paz premia a alguna agencia de la ONU, a la propia organización matriz o a alguno de sus secretarios: la última vez había sido en 2001, cuando las Naciones Unidas y su entonces líder, Kofi Annan, recibieron el galardón «por su trabajo por un mundo mejor organizado y más pacífico».

Con el galardón, el PMA recibirá los 10 millones de coronas suecas (1.1 millones de dólares) con que está dotado el premio de la Paz, al igual que el resto de los Nobel.

El de la Paz es el único de los seis galardones que se otorga y se entrega fuera de Suecia, en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, ya que en su época Noruega formaba parte del reino sueco.

La ronda de ganadores de los Nobel, que este año se anuncian y serán entregados en diciembre en formato reducido por la pandemia, se cerrará el próximo lunes con el de Economía.

El presidente ruso, Vladímir Putin, fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz de 2021, galardón al que también aspira el mandatario estadounidense, Donald Trump, anunció hoy el escritor Serguéi Komkov.

«Nuestro aspirante es el número uno. La propuesta fue enviada el 9 de septiembre y el 10 ya había sido recibida por el comité Nobel en Oslo», dijo Komkov en una rueda de prensa en la agencia Rosbalt.

Komkov, director de la revista «President», explicó que sólo después de su propuesta un parlamentario noruego propuso conceder el premio a Trump por su apoyo al acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos.

En cuanto al motivo de su iniciativa, el escritor, que es apoderado del jefe del Kremlin, explicó que es apoyada por las principales personalidades de la cultura rusa y la ciencia rusas.

«Como dirigente de uno de los principales países del mundo, él hace el máximo esfuerzo en mantener la paz y la tranquilidad no sólo en el territorio de su propio país, sino que contribuye activamente al arreglo pacífico de los conflictos que surgen en el planeta», señala la carta enviada por Komkov.

En los motivos de la candidatura destaca que durante la pandemia de la COVID-19, Putin ordenó el envío de ayuda humanitaria a casi una treintena de países, incluidos EUA, China, Venezuela, Italia e Irán.

Además, precisa que Putin demostró su apego a los valores humanitarios y religiosos al incluir la palabra «Dios» en la Constitución rusa, enmienda que fue aprobada por los rusos en referéndum el pasado 1 de julio.

Al respecto, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, señaló que si Putin recibe el Nobel, «fantástico», pero si no se produce, «no pasa nada».

Putin ya fue propuesto al premio Nobel de la Paz en 2014 por presentar un plan para desmantelar el arsenal químico sirio y evitar así una intervención militar occidental.

Entonces, los activistas de derechos humanos rusos rechazaron categóricamente esa posibilidad, aduciendo que Putin había comenzado su Presidencia en 2000 con la segunda guerra chechena.

Hasta ahora, sólo dos rusos han obtenido el Nobel de la Paz, el científico y disidente Andréi Sájarov, y el último dirigente soviético, Mijaíl Gorbachov, quien tendría derecho a promover la candidatura de Putin, pero difícilmente lo hará, ya que ha criticado su gestión, entre otras cosas, por la involución democrática vivida por Rusia en los últimos años.