Tag

personas

Browsing

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 738 mil 749 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 40 mil 403 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 529 mil 322 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado seis millones 709 mil 327 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 6 mil 320 nuevos contagios, cifra menor que la reportada ayer; además se reportaron 420 muertes, cifra también ligeramente por abajo que la reportada previamente.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 283 mil 193, y adicional hay 13 mil 404 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

De acuerdo al último informe disponible, ayer miércoles 13 de octubre se aplicaron 857 mil 124 dosis de vacunas contra el COVID-19.

Así, 67 millones 340 mil 974 personas han sido inmunizadas. Tal como ha pasado previamente, ayer el número de personas con esquema completo de vacunación disminuyó: el martes 12 fueron reportadas 48 millones 874 mil 683 personas, mientras que ayer miércoles 13 se reportaron 40 millones 588 mil 993, es decir 8.2 millones menos personas.

De igual forma, el martes se reportaban 18 millones 026 mil 113 personas con solo una dosis de la vacuna, mientras que ayer se informaba de 17 millones 751 mil 981, lo que representa 274 mil personas menos. Además, si se suman las nuevas cifras de personas vacunadas, tanto con esquema completo como con medio esquema, da un total de 58 millones 340 mil 974 personas, no las 67.3 millones que reporta el gobierno.

México ha recibido un total 125 millones 104 mil 045 vacunas vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas 109 millones 804 mil 303 dosis; así, hay un total de 15 millones 299 mil 742 vacunas en tránsito o sin aplicar.

De acuerdo al más reciente corte del monitoreo epidemiológico que realizan las autoridades sanitarias del país, al día de hoy se tienen tres millones 725 mil 242 casos confirmados de COVID-19, de los cuales se estima 38 mil 135 sean los casos activos.

Se da seguimiento a 523 mil 037 casos sospechosos en total, mismos que incluyen los casos sospechosos sin muestra, los casos sospechosos sin posibilidad de resultado y los sospechosos con posibilidad de resultado. Se han descartado seis millones 663 mil 997 casos de COVID-19.

En las últimas 24 horas se reportaron 2 mil 007 nuevos casos de coronavirus, además de 191 muertes. Las cifras son parecidas a las reportadas un día antes.

El número de muertes totales asociadas al virus es de 282 mil 227 , y adicional hay 13 mil 396 defunciones clasificadas como sospechosas, es decir, se encuentran en espera de un resultado de laboratorio o que están en proceso de asociación-dictaminación clínico–epidemiológica.

México se mantiene en el cuarto sitio de los países del mundo con más muertes por COVID-19, por detrás de Brasil, India y Estados Unidos, y en el decimoquinto en número de contagios confirmados, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins.

De acuerdo al último informe disponible, ayer lunes 11 de octubre se aplicaron 540 mil 197 dosis de las vacunas contra el COVID-19.

Así, 66 millones 680 mil 553 personas han sido inmunizadas; 48 millones 482 mil 445 personas tienen esquema completo de vacunación, equivalente al 38.47% de la población, mientras que 18 millones 198 mil 108 personas solo tienen una dosis de la vacuna, es decir, el 14.44% de los mexicanos.

Una vez, de un día para otro, el número de personas con esquema completo de vacunación «disminuyó»; el domingo, las autoridades sanitarias reportaban 48 millones 510 mil 493 personas, ayer el número bajó a 48 millones 482 mil 445.

México ha recibido un total 123 millones 924 mil 685 vacunas vacunas contra el COVID-19, de la cuales han sido aplicadas 107 millones 921 mil 674 dosis; así, hay un total de 16 millones 003 mil 011 vacunas en tránsito o sin aplicar.

La revista TIME presentó su lista de las 100 personas más influyentes del mundo, en la cual aparece una mexicana: Olimpia Coral Melo Cruz, activista por los derechos de las mujeres originaria de Puebla.

Melo Cruz es una sobreviviente de la llamada porno venganza, es decir, que se compartió contenido sexual sin su consentimiento en las redes sociales.

La mexicana decidió poner su mala experiencia en acción y, en abril de 2021, logró que se aprobara la Ley Olimpia, que prohíbe a nivel nacional compartir dicho contenido sin el permiso de quien aparece en él.

«Puede ser difícil ser un sobreviviente, hablar sobre algo tan personal, pero el impacto de Melo Cruz no solo será significativo en este momento, será recordado en la historia, y la historia está de su lado», dijo Amanda Nguyen, activista y directora ejecutiva y fundadora de Rise, una organización no gubernamental de derechos civiles quien fue la encargada de escribir el texto de Olimpia Coral en la revista.

En la lista aparecen diversas figuras mundiales divididas en diferentes categorías.

En la de íconos aparecen el Príncipe Harry y Meghan Markle, ademas de figuras como la tenista Naomi Osaka; las cantantes estadounidense Britney Spears y Dolly Parton; el beisbolista Shohei Ohtani; la escritora Cathy Park; la activista y abogada iraní Nasrin Sotoudeh o el artista y disidente cubano Luis Manuel Otero.

En la categoría de pioneros se incluye a la cantante Billie Eilish; Ben Crump, abogado especializado en casos de derechos civiles; la investigadora en salud pública de Indonesia, Adi Utarini; Sunisa Lee, gimnasta estadounidense o el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

En titanes, aparecen figuras como la deportista estadounidense Simone Biles; el director de Apple, Tim Cook; la productora y directora, Shonda Rhimes; el jugador de fútbol americano, Tom Brady; la actriz surcoreana, Youn Yuh Jung, o la empresaria brasileña, Luiza Trajano.

En la categoría de artistas aparecen: Kate Winslet; Bad Bunny, Chloé Zhao, Scarlett Johansson, Lil Nas X, Omar Sy, entre otros.

En los líderes, aparece Ngozi Okonjo-Iweala, directora de la OMC; el presidente y vicepresidenta de Estados Unidos, Joe Biden y Kamala Harris; el presidente chino, Xi Jinping; el primer ministro de Italia, Mario Draghi; el presidente de El Salvador, Nayib Bukele; el expresidente de EUA, Donald Trump, o la política indica, Mamata Banerjee.

Finalmente en la categoría de innovadores, aparecen Jensen Huang, Elon Musk, Katalin Kariko, Mary Barra, Vitalik Buterin, Viya y Sara Menker.

El Gobierno federal publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el acuerdo por el que se da a conocer el medio de difusión de la nueva metodología del semáforo por regiones para evaluar el riesgo epidemiológico que representa la enfermedad grave de atención prioritaria COVID-19.

En dicho acuerdo, se indica que las personas en condición de vulnerabilidad que venían trabajando desde casa con el fin de que no exponerse a un contagio, regresen a sus centros de trabajo, pues señala que las personas que cuenten con esquema completo de vacunación ya no podrán ser consideradas como vulnerables.

«Las personas a quienes se haya administrado un esquema de vacunación contra el virus SARS-CoV-2 y habiendo transcurrido dos semanas posteriores a la aplicación de la última dosis, no serán consideradas dentro de la población en situación de vulnerabilidad para contraer dicha enfermedad grave de atención prioritaria», remarca el artículo primero del acuerdo

Recordemos que en mayo de 2020, se publicó un acuerdo por el que se establecían los lineamientos técnicos específicos para la reapertura de las actividades económicas, donde se mencionaba a la población en situación de vulnerabilidad, es decir a aquellas personas propensas a contraer la enfermedad y desarrollar de forma grave la infección.

En ese grupo se incluía a personas adultas mayores de 60 años, mujeres embarazadas, personas con obesidad, con diabetes e hipertensión descontroladas, VIH, cáncer, con discapacidades, trasplante, enfermedad hepática, pulmonar, así como trastornos neurológicos o del neurodesarrollo.

Para todas estas personas, se estableció un resguardo domiciliario independientemente de si su actividad laboral se consideraba esencial o no. Así, se ordenó a todos los centros de trabajo implementar medidas para disminuir el riesgo de contagio entre la población vulnerable.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) relajaron las normas sobre el uso de cubrebocas al aire libre para personas completamente vacunadas contra el COVID-19.

La nueva norma permite que la población deje de usar cubrebocas en multitudes en espacios abiertos y en la mayoría de las situaciones en sitios cerrados.

Exige el uso de cubrebocas en interiores abarrotados como autobuses, aviones, hospitales, prisiones y refugios para personas sin hogar, pero ayudará a despejar el camino para reabrir lugares de trabajo, escuelas y otros recintos.

«Todos anhelábamos este momento, cuando podamos volver a un sentido de normalidad», declaró Rochelle Walensky, directora de los CDC.

El anuncio llega en un momento en que los CDC y el gobierno del presidente Joe Biden enfrentan la presión para relajar las restricciones a las personas que ya se vacunaron completamente contra el COVID-19 en parte para destacar los beneficios de recibir la inyección.

La campaña agresiva de vacunación del país ha rendido frutos: los casos de coronavirus en Estados Unidos se encuentran en su índice más bajo desde septiembre pasado, el número de decesos se halla en su menor punto desde abril y la tasa de pruebas positivas es la más baja desde el inicio de la pandemia.

Walensky anunció las nuevas directrices este jueves durante una sesión informativa en La Casa Blanca, en la que señaló que el cambio se debe a que millones de personas se han vacunado y se basa en la información científica más reciente sobre qué tan bien están funcionando esas vacunas.

«Todo aquel que esté completamente vacunado puede participar en actividades en el interior y al aire libre, grandes o pequeñas, sin usar una mascarilla o distanciarse físicamente», detalló Walensky. «Si están completamente vacunados, pueden comenzar a hacer las cosas que dejaron de hacer debido a la pandemia».

Sin embargo, el anuncio podría causar confusión, ya que no existe una forma infalible para saber quiénes están completamente vacunados. Walensky dijo que quienes no han sido vacunados por completo deberán seguir usando mascarillas al aire libre.

Hasta la fecha, unos 154 millones de estadounidenses, más del 46% de la población, han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el COVID-19 y más de 117 millones están completamente vacunados.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) concluyeron este martes que la población del país que esté completamente vacunada puede ir sin mascarilla en espacios exteriores en muchos casos, excepto cuando haya grandes multitudes.

«Hay muchas situaciones en las que la gente completamente vacunada no necesita llevar mascarilla, particularmente si están al aire libre», dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en rueda de prensa desde La Casa Blanca.

El cambio en las directrices de los CDC, que no son obligatorias sino recomendaciones, llega en un momento en el que el 37% de la población adulta del país está completamente vacunada y casi el 54% ha recibido al menos una dosis.

La nueva recomendación se refiere a aquellos estadounidenses que ya han recibido todas las dosis necesarias de las vacunas contra la COVID-19 y han esperado el tiempo suficiente para que hagan efecto, es decir, dos semanas después de la última aplicación.

A partir de entonces, los estadounidenses pueden prescindir de la mascarilla cuando estén caminando, corriendo o en bicicleta al aire libre, tanto si están solos como si van acompañados de las personas con las que convivan. La recomendación no aplica para personas que hagan actividades con personas no convivientes.

Donde sí se aconseja mantener puesta la mascarilla es en actos al aire libre en los que haya grandes multitudes, como conciertos, desfiles o partidos de deportes como el béisbol, indicaron los CDC.

Los estadounidenses completamente vacunados sí que deben seguir llevando tapabocas en espacios cerrados, como restaurantes y bares, museos, cines, peluquerías, gimnasios o iglesias; además de en el transporte público o en reuniones en interiores con gente que pueda no estar vacunada.

Este cambio se debe en parte a la velocidad que ha tomado la campaña de vacunación en Estados Unidos y también a los «crecientes datos que apuntan a que la mayoría de los contagios se están produciendo en interiores», explicó Walensky. «Menos del 10% de los contagios documentados en muchos estudios han ocurrido al aire libre», añadió la responsable de los CDC.

80.5 millones de personas en todo el mundo se han recuperado del COVID-19. Especialistas han advertido que al ser una enfermedad nueva, las secuelas apenas se escriben en la literatura médica.

En recientes días se ha advertido sobre uno de los efectos posteriores que se ha encontrado en personas recuperadas, el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC).

El SFC es un trastorno que se manifiesta a través de un conjunto de síntomas que comúnmente suelen confundirse con otros padecimientos. Prevalece la fatiga y agotamiento extremo sin haber realizado alguna actividad física, desorientación, pérdida de memoria a corto plazo, fiebre, inflamación de ganglios linfáticos en cuello y axilas, insomnio, dolor de garganta, muscular y de cabeza, entre otros.

De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSA), en nuestro país siete de cada 100 mil personas lo padecen. De acuerdo al último reporte oficial, un millón 829 mil 480 personas se han recuperado del COVID en México.

A inicios del 2021 en la revista médica británica The Lancet, fue publicada la investigación “Consecuencias a los 6 meses del covid-19 en pacientes dados de alta del hospital: un estudio de cohorte”, en la que el científico chino Chaolin Huang junto con sus colaboradores encontraron que el SFC podría ser una secuela del COVID-19.

En dicho estudio, se realizaron pruebas sanguíneas, cuestionarios de síntomas y exámenes físicos a mil 733 pacientes recuperados del hospital de Jin Yin-Tan de Wuhan, China, con el objetivo de conocer las consecuencias de la enfermedad a largo plazo. Seis meses después de su mejoría, observaron que los pacientes presentaron síntomas relacionados al SFC.

En los resultados obtenidos predominó que el 63% de las personas padecía de problemas de fatiga y debilidad muscular, mientras que el 26% mostró dificultades para dormir, le siguió ansiedad y/o depresión con el 23%.

Aunque los investigadores continúan trabajando para poder aclarar si la fatiga persistente es SFC, también hay investigaciones para conocer la manera de tratar el COVID-19 y atacar su cuadro clínico antes de que el paciente se agrave, a través de sustancias esenciales para el cuerpo e indispensables en el tratamiento del SFC, como son las vitaminas.

«En México diversos grupos científicos han descrito la existencia de un síndrome post COVID, el cual puede durar meses y afecta entre un 10% y 60% de los pacientes recuperados de la nueva enfermedad, incluidos los asintomáticos», señaló la doctora Berenice Cerón, maestra en ciencias por enfermedades infecciosas por parte de la Universidad de Kent.

Señaló que en dicho padecimiento se encuentran secuelas de fatiga, dolor, falta de aire, tos persistente, depresión, pérdida del olfato y del gusto, insomnio y somnolencia, síntomas muy parecidos a lo que sienten pacientes con SFC o fibromialgia.

«Es importante que el médico realice diagnósticos diferenciales para conocer más acerca de las consecuencias del COVID-19 en la salud de los mexicanos y de esta manera poder darles la atención requerida a los pacientes para mejorar su calidad de vida, sin dejar de lado la contabilización de los casos», remató.

Los estadounidenses que ya hayan sido vacunados podrán volver a viajar, de acuerdo con nuevas directrices emitidas este viernes por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Las nuevas directrices señalan que las personas que ya hayan recibido las dos dosis de la vacuna pueden viajar dentro del país sin tener que someterse a una prueba de coronavirus o colocarse en cuarentena a su regreso.

Anteriormente, la agencia había pedido evitar los viajes no esenciales incluso a las personas ya vacunadas, pero señaló que actualizaría sus directrices a medida que más personas fueran inoculadas y tuviera más pruebas sobre la protección que dan las vacunas.

«Todos los días recibimos más información y cambiamos las directrices con base en los datos existentes», dijo el médico Ali Khan, decano del Colegio de Salud Pública de la Universidad de Nebraska.

Khan dijo que la actualización refuerza la seguridad y efectividad de las vacunas, y que es otro incentivo para que la gente se vacune.

De acuerdo con los CDC, cerca de 100 millones de personas en Estados Unidos, o alrededor del 30% de la población, han recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus. Se considera que una persona está totalmente vacunada dos semanas después de recibir la última dosis requerida de una vacuna.

El organismo recomendó que la gente que todavía no esté vacuna siga evitando los viajes no esenciales.

Sin embargo, las nuevas directrices señalan que la gente que haya recibido las dos dosis de la vacuna podrán viajar aunque deberán seguir portando mascarillas en público, cumplir con las medidas de distanciamiento social y evitar multitudes.

Para los viajes internacionales, la agencia dijo que la gente vacunada no debe presentar una prueba negativa de COVID-19 antes de partir, pero algunos destinos pueden requerirla.

La gente vacunada aún debe dar negativo al COVID-19 antes de abordar un vuelo con destino a Estados Unidos, y volverse a realizar una prueba tres o cinco días después de haber regresado. No deben colocarse en cuarentena.

La agencia mencionó la posible introducción de las variantes del virus y las diferencias en la cobertura de las vacunas en todo el mundo en sus directrices sobre viajes internacionales.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos publicaron este lunes sus recomendaciones para los vacunados contra el Covid-19, entre las que indica que pueden estar con otros inmunizados sin peligro para su salud en sitios cerrados y sin mascarilla, aunque les aconsejó precaución.

Recordemos que Estados Unidos está inmerso en una gran campaña de vacunación contra la enfermedad, en la que utiliza fármacos de Pfizer, Moderna y Johnson&Johnson. Hasta el momento, por lo menos 59 millones de personas han recibido al menos una dosis de alguna de las vacunas en EUA, mientras que 31 millones, el 9.2% de la población, está completamente inmunizado frente al coronavirus.

Las recomendaciones de los CDC son para las personas que estén completamente vacunadas, es decir, para aquellas que llevan dos semanas desde que recibieron la segunda dosis del tratamiento o en su caso de la dosis única dependiendo el fármaco que les fue administrado.

«Si usted y un amigo, o usted y un miembro de su familia están los dos vacunados, pueden cenar juntos, sin llevar máscara o guardar distancia social. Puede visitar a sus abuelos, si usted y ellos están vacunados», detalló Walensky en conferencia de prensa. .

Tras la recomendación, la duda es qué ocurre cuando se juntas personas vacunados con no vacunados. Los CDC contemplan dos situaciones: no vacunados con alto riesgo de sufrir complicaciones por la Covid y los que no lo tienen.

Walensky apuntó que «la gente vacunada por completo puede visitar a gente no vacunada de otra casa en un lugar cerrado sin llevar máscaras o mantener la distancia social, si los no vacunados (…) no tienen alto riesgo de enfermedad de covid-19 grave». La directora de los CDC precisó que los no vacunados sin riesgo de padecer coronavirus grave son personas menores de 65 años y que no padezcan alguna enfermedad previa, como cáncer, diabetes o problemas cardíacos.

Sin embargo, si se trata de personas no inmunizadas con factores de riesgo de sufrir Covid-19 grave, los vacunados debería llevar mascarilla, mantener la distancia física y tratar de reunirse con ellas en lugares al aire libre o bien ventilados. «Esto se recomienda para mantener a los individuos en alto riesgo y no vacunados seguros», dijo Walensky.

Respecto a los inmunizados que se hayan visto expuestos a alguien con Covid-19, los CDC indican que no hace falta que hagan cuarentena o se sometan a las pruebas, siempre y cuando no presenten síntomas. Walensky agregó que los CDC están «reajustando» sus recomendaciones de viaje, aunque recordó que EUA y el mundo todavía están en medio de una grave pandemia y que todavía «el 90% de la población aún no está completamente vacunada».

Walensky destacó que hay datos clínicos «sólidos» que están demostrando que las vacunas actuales frente a la Covid-19 están siendo altamente efectivas para proteger a las personas vacunadas de sufrir esta enfermedad de manera grave, ser hospitalizadas o de morir.

Aun así, todavía existe «un pequeño riesgo» de que los inmunizados se infecten con la enfermedad y sean asintomáticos o la sufran de manera leve, con lo que podrían transmitir el virus a los que no estén vacunados.

Francia se convirtió este viernes en el primer país en recomendar oficialmente la administración de una única dosis de vacuna a personas que ya se han infectado de coronavirus y se han recuperado del Covid-19.

La recomendación de la Alta Autoridad Sanitaria francesa (HAS) se basa en que aquellos que han tenido ya la infección «conservan una memoria inmunitaria», por lo que la dosis única de vacuna «hará el papel de refuerzo», señaló el organismo en un comunicado.

Se indica que las personas que ya superaron la enfermedad deberían recibir la vacuna «en un período próximo a los seis meses» después de la infección, ya que se considera que durante un mínimo de tres meses están protegidas contra una reinfección.

Aún así, la HAS señaló que esta recomendación de una única dosis de la vacuna debería aplicarse sin importar la fecha de la infección.

El organismo añadió que quienes hayan tenido ya una infección de coronavirus deben recibir esta vacuna dentro de los protocolos de vacunación establecidos para su grupo de edad y posibles patologías previas, sin recibir prioridad ni retrasos.

También estableció dos excepciones: una para personas con una inmunodepresión severa, que deben recibir dos dosis, y otra para quienes han recibido la primera dosis y luego se han infectado, que deberán esperar un mínimo de tres meses hasta recibir la segunda.

Francia, que acumula desde el inicio de la epidemia 3.4 millones de contagios y 80,803 fallecidos, ha vacunado hasta ahora a 2 mil 671 millones de personas, de las que algo más de medio millón ha recibido ya las dos dosis.

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado que, por el momento, su recomendación es que se utilicen dos dosis de las vacunas contra la COVID-19 también en aquellas personas que ya han superado la infección.

La científica jefe de la OMS, Soumya Swaminathan, indicó que lo anunciado por la HAS necesita más evidencia científica para ser respaldada. «Se necesitan más estudios y más seguimiento para, basándonos en la ciencia hasta el momento, hacer recomendaciones. Nuestra guía sigue indicando que se utilicen las dos dosis», contestó a preguntas de los medios de comunicación en la rueda de prensa de la OMS este viernes desde Ginebra.

A partir del próximo lunes 23 de noviembre, el gobierno de la Ciudad de México implementará el “Sistema para la identificación de contagios en espacios cerrados”, que implica que las personas que ingresen a distintos establecimientos puedan registrar su asistencia mediante un código QR con el fin de rastrear cadenas de contagios de Covid-19.

El gobierno indicó que dicho registro será a fin de identificar casos positivos de Covid-19 y notificar a las personas con las que coincidieron en un lugar y hora, con el objetivo de cortar cadenas de contagio, luego de que en los últimos días se ha presentado un incremento de casos y por ende en las hospitalizaciones en la capital.

Los comercios que tendrán que adoptar la medida son: restaurantes o establecimientos que tienen como giro principal la venta de alimentos preparados; gimnasios; clubes deportivos; boliches; exposiciones; museos; acuarios; casinos; casas de apuesta; cines; teatros; plazas y centros comerciales; tiendas departamentales; bancos; servicios religiosos; oficinas públicas y privadas que se encuentren realizando actividades de manera presencial.

Los establecimientos deberán generar su Código QR comprometiéndose al cumplimiento de las medidas sanitarias, y una vez que haya sido generado, se deberá imprimir y colocar en un lugar visible a la entrada del lugar. Así las personas que ingresen podrán registrar su asistencia escaneando el código con la cámara de su equipo móvil.

El gobierno capitalino aclaró que la obligatoriedad es para los establecimientos e implica registrarse, descargar y colocar el QR en la entrada de su negocio. En lo que concierne a las personas, enfatizaron, es una medida de responsabilidad individual y solidaridad con los demás, que permitirá alertarlos si estuvieron en riesgo y disminuir contagios y hospitalizaciones.

«La información recabada en el sistema de información centralizada permitirá dar seguimiento a los casos de posible contagio o confirmados de COVID-19, a las personas que estuvieron en el mismo lugar y horario de una persona con resultado positivo de COVID-19, localizar e informar a su red de contactos con los que tuvo cercanía, aplicar pruebas y demás acciones necesarias para la atención de la Emergencia Sanitaria declarada en la Ciudad de México».

Un estudio que encontró que es poco probable que las personas que han tenido Covid-19 contraigan la enfermedad nuevamente durante al menos seis meses es una buena noticia y brinda esperanzas para las vacunas, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Es una muy buena noticia ver que estemos viendo niveles sostenidos de respuesta inmune en humanos», declaró Mike Ryan, el principal experto en emergencias de la OMS, en una conferencia de prensa. «También nos da esperanza en el lado de la vacuna».

Por su parte Maria van Kerkhove, líder técnica de la OMS sobre Covid-19, dijo: «Todavía necesitamos hacer seguimiento a esas personas durante un período de tiempo más largo para ver cuánto dura la inmunidad».

Y es que un estudio publicado este viernes por la Universidad de Oxford asegura que las personas infectadas con el coronavirus tienen pocas posibilidades de volver a contraer la enfermedad en al menos seis meses.

Esta investigación a gran escala sobre la inmunidad ante un nuevo contagio de Covid-19, realizada en colaboración con los Hospitales Universitarios de Oxford, no ha sido aún revisada de forma independiente.

Sus resultados confirman una observación hecha por muchos profesionales sanitarios de que mientras 51 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con el coronavirus, los casos de reinfección siguen siendo relativamente pocos.

Son «muy buenas noticias», afirmó el profesor David Eyre, uno de los autores de la investigación. «Podemos estar seguros de que, al menos a corto plazo, la mayoría de las personas que contraen el Covid-19 no lo volverán a contraer», afirmó.

El estudio se basó en pruebas de coronavirus realizados regularmente a 12,180 trabajadores sanitarios de los hospitales universitarios de Oxford durante un período de 30 semanas.

Ninguno de los 1,246 empleados con anticuerpos desarrolló una infección sintomática y solo tres, sin síntomas, dieron positivo al virus por segunda vez.

Estos resultados contradicen sin embargo los de otro estudio británico, publicado en octubre por el Imperial College London y el instituto Ipsos Mori, según el cual la inmunidad adquirida por las personas recuperadas del coronavirus disminuye «con bastante rapidez», en particular en los pacientes asintomáticos, y podía durar sólo unos pocos meses.

¿Y qué ocurre más allá de los seis meses? Los investigadores de Oxford precisaron no haber reunido aún suficientes datos para emitir un juicio al respecto. Sin embargo, su estudio tiene como objetivo final verificar cuánto tiempo dura en total la inmunidad.

En los primeros nueve meses del año se registraron 4,960 denuncias de desapariciones, lo que según el gobierno federal muestra una «tendencia significativa» a la baja frente al récord de 8,345 registros que se tuvieron en 2019.

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, indicó que el 18% de las 77,171 personas no localizadas desde 1964, han desaparecido en los últimos dos años, los primeros de la administración del Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

«Consideramos que hay una tendencia significativa a la disminución de esta práctica por la presencia territorial que se ha logrado en las zonas de mayor conflicto», sostuvo el subsecretario.

Detalló que Jalisco concentra una de cada cuatro desapariciones de diciembre de 2018 a la fecha, seguido de Guanajuato, Tamaulipas, Ciudad de México, Nuevo León, Sinaloa, Michoacán, Veracruz, Guerrero y Chihuahua. Más del 90% de las desapariciones están relacionadas con el crimen organizado, apuntó Encinas.

Enfatizó que en 2019, primer año de la presente administración, se registró el mayor número de denuncias. “Tenemos que reconocer que el año de mayor número de denuncias se presentaron por desaparición o personas no localizadas en el 2019 con 8 mil 345″, indicó.

El subsecretario reportó 4,092 fosas clandestinas de 2006 a la fecha, con casi la mitad en cinco estados: Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Sinaloa y Zacatecas. De estas fosas, se han exhumado 6,900 cuerpos, la mayoría en Jalisco, Sinaloa, Chihuahua y Guerrero.

Alejandro Encinas añadió que en la presente administración se han localizado 1,257 fosas clandestinas, el 30.7% del total; se han exhumado 1,957 cuerpos, el 28.3%. El 41.8% de estos cuerpos ya están identificados, es decir, 806; el 22.94% ya se entregaron a sus familiares, 449.

«Esto obedece fundamentalmente a que se han intensificado las labores de búsqueda en coordinación con los familiares, una labor que el Estado mexicano había abandonado», señaló el funcionario al asegurar que las autoridades han encontrado a la mayoría de las personas con vida.

El subsecretario señaló que de las 189,206 personas desaparecidas de 1964 a la fecha, han encontrado a 112,035, el 59.21% del total; 93.68% de ellas con vida, un total de 104,953. Tan solo en el actual gobierno se han localizado a 15,968 personas de 29,789 desaparecidas, el 8.1% sin vida.

Ante la pandemia, una de las preguntas que sigue sin respuesta es cuánto dura la inmunidad adquirida tras la enfermedad. Hoy, un estudio publicado en Nature Medicine advierte de que la inmunidad protectora contra el SARS-CoV-2 podría ser corta.

Para determinarlo, un equipo de investigadores liderados por la responsable del laboratorio de virología experimental de la Universidad de Amsterdam (Holanda), Lia van der Hoek, ha analizado la inmunidad en cuatro cepas de coronavirus estacionales similares al SARS-CoV-2.

Las cuatro cepas (HCoV-NL63, HCoV-229E, HCoV-OC43 y HCoV-HKU1) causan infecciones del tracto respiratorio y, según los autores del estudio, comprender qué características compartidas tienen estos coronavirus, podría servir para conocer algo más sobre el SARS-CoV-2.

Para hacer el estudio, los autores examinaron 513 muestras de suero recogidas de manera regular a diez varones adultos sanos de Amsterdam desde 1980, es decir, durante más de 35 años.

Los autores midieron el aumento de los anticuerpos contra la proteína nucleocápside (abundante en el coronavirus) para cada coronavirus estacional y consideraron cada aumento de anticuerpos como una nueva infección.

Según los resultados del estudio, cada paciente registró entre 3 y 17 infecciones de coronavirus en periodos de reinfección de entre 6 y 105 meses (8.7 años), y que los individuos estudiados se contagiaban con el mismo coronavirus estacional doce meses después de la infección inicial.

Los autores creen que las reinfecciones son frecuentes en los cuatro coronavirus estacionales, lo que sugiere que puede ser una característica común de todos los coronavirus humanos, incluido el SARS-CoV-2.

La denuncia que presentó Emilio Lozoya ante la Fiscalía General de la República (FGR) sigue generando reacciones, y esta vez fue la del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien es mencionado de haber regalado un automovil al expresidente Enrique Peña Nieto.

Lozoya refiere la existencia de una Egoteca o «Museo del Presidente» que Grupo HIGA construyó para Peña Nieto al inicio de su administración, en una ubicación hasta ahora desconocida con exactitud, pero que se sabe está en el Estado de México

En dicho Museo eran colocarían los regalos, reconocimientos e historial del presidente.

Lozoya Austin relata que en el marco de de una sus visitas a Veracruz, con motivo de las celebraciones del «Día de Marina», Javier Duarte se le acercó a EPN en las escalinatas del avión presidencial y le entregó una carpeta.

Al subir al avión presidencial, Peña Nieto dijo: «miren lo que me regaló el gober», mostrando el contenido de la carpeta.

«Ahí aparecían las fotos de un Ferrari con el texto: Este Ferrari pertenció al Presidente López Mateos, y a un lado estaban las llaves del auto», cuenta Lozoya en su denuncia, mismo que refiere, fue llevado al «Museo del Presidente».

Al respecto, este viernes, Duarte utilizó sus redes sociales para asegurar que dicha afirmación era mentira.

«Con todo respeto a @EmilioLozoyaAus, quiero subrayar que a los únicos Ferraris que conozco son a Ramón Ferrari Pardiño, a Alfredo Ferrari Saavedra y a Antonio Ferrari Cazarin, quienes colaboraron en mi gobierno», dijo el expriísta.

Afirmó que en su vida se he subido a un automóvil de la marca italiana (Ferrari), además de que nunca ha comprado uno y mucho menos regalado alguno.

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) daba a conocer que pese a la contingencia sanitaria por la que atraviesa el país por la pandemia del Covid-19, sí se llevaría a cabo el tradicional Grito de Independencia, y el Desfile militar del 16 de septiembre..

«Guardada la distancia, sana distancia en todo, con protocolos de salud, pero sí va a haber (…) no sabemos si vaya a haber gente, no sabemos todavía, pero va a haber Grito», dijo AMLO sin ofrecer mayores detalles.

Sin embargo, ante la polémica que desató su anunció, esta mañana el presidente habló nuevamente del tema y detalló la propuesta en que se trabaja.

Reiteró que para el Grito se atenderán los protocolos sanitarios y se guardará la sana distancia, pues confirmó se planea recibir a 500 personas en la plancha del Zócalo capitalino.

Indicó que él estará en el balcón central de Palacio Nacional, desde donde encabezará la ceremonia.

«En toda la plancha del Zócalo pueden estar 500 personas bien separadas y yo hice la propuesta, porque hay un comité de esta ceremonia, hice la propuesta que sea con antorchas. ¿Para qué? Para mandar el mensaje de que sigue encendida la llama de la esperanza», dijo López Obrador.

Explicó que su propuesta de tener antorchas, es porque pese a la situación por la que atraviesa el país, la gente mantiene la esperanza de que todo pasará y mejorará. «La esperanza es una fuerza muy poderosa».

Detalló que en la propuesta se considera recibir a 500 personas, con representación de los 32 estados y los medios de comunicación, para que apoyen con la transmisión por radio, televisión y redes sociales, para que así todos los mexicanos se puedan unir a la celebración.

En el caso del desfile militar lo mismo, dijo que no se pretende realizar un desfile como el del año pasado, donde  participaron miles de personas; indicó que ahora se busca que sea una ceremonia conmemorativa sin muchos contingentes, guardando la sana distancia, todo a partir de los protocolos de salud.