Tag

peso

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que el país perderá menos de un millón de empleos formales por la pandemia de Covid-19 y que la recuperación económica comenzará en julio.

«Yo estimo que si nos va bien, no va a superar el millón de empleos perdidos por la pandemia», dijo en su mañanera que este martes se realizó desde Mérida, Yucatán.

Con esto, AMLO corrigió el pronóstico que hizo la semana pasada, cuando estimó una pérdida de un millón de puestos de trabajo.

El mandatario recordó que en abril se perdieron 555 mil de los 20.5 millones de empleos formales en el país; esa cifra se sumó a los 198,000 empleos perdidos entre el 13 y el 31 de marzo, según informó el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Este martes, López Obrador avanzó que el dato del mes de mayo, que todavía no se ha dado a conocer, rondará los 350,000 empleos perdidos, menos de los 400,000 que él mismo había pronosticado.

Sobre el impacto económico de la pandemia, López Obrador aseguró que en junio se va a «tocar fondo» y que «de julio hacia adelante vamos a recuperarnos».

«Pienso que va a ser más difícil la situación en abril, mayo, junio, se va a tocar fondo, va a estar más complicado que de enero a marzo, pero de julio hacia adelante vamos a recuperarnos, va a empezar la recuperación, ese es mi pronóstico y estoy trabajando para eso», sostuvo.

AMLO recordó que tiene un plan para generar dos millones de puestos de trabajo mediante obras de infraestructura y programas de ayuda al campo. Por eso dijo, retomó esta semana sus giras por el país con el objetivo de inaugurar las obras del Tren Maya que generará al menos 80,000 empleos.

«Veo con optimismo el futuro», dijo tras destacar que México recibió en abril 2.861 millones de dólares en remesas de los connacionales que viven en Estados Unidos, cifra que quedó por debajo de lo registrado en marzo, cuando se alcanzaron los 4,016 millones de dólares, pese a los inicios de la pandemia.

También celebró que el peso se haya fortalecido pese al avance de la pandemia, al cotizarse en 22 unidades por dólar, lejos de las 25 unidades que llegó a alcanzar.

La agencia calificadora Fitch rebajó este viernes, por segunda ocasión en lo que va de abril, las notas crediticias de largo plazo, en moneda local y extranjera, de Pemex; la calificación pasa de ‘BB’ a ‘BB-‘ con una perspectiva de calificación estable.

El nuevo ajuste se da como resultado del recorte que recientemente se le hiciera a la calificación soberana de México.

«Las calificaciones de Pemex están tres niveles por debajo de las del soberano como resultado del continuo deterioro de su perfil de crédito independiente a ‘ccc-‘ en medio de la recesión en la industria mundial del petróleo y el gas, los supuestos más bajos del precio del petróleo de Fitch y la debilitamiento de la vinculación crediticia entre México y Pemex», indica el reporte de la calificadora.

Así, Pemex se queda con la nota más baja junto con Petrobras, entre las cinco compañías estatales más importantes de América Latina.

Fitch también recortó las notas de CFE a ‘BBB-’ desde ‘BBB’. Con dicho ajuste, la calificación de la institución que dirige Manuel Bartlett queda a un paso del grado especulativo.

Recordemos que el pasado miércoles, Fitch anunció una rebaja a la nota crediticia de México a ‘BBB-‘ desde ‘BBB’, un escalón por encima del grado especulativo, argumentando que el choque económico del coronavirus llevará al país a una “severa recesión” en 2020.

Pese a los recortes en calificaciones, el peso mexicano cerró la semana con una ligera recuperación. De cacuerdo a datos oficiales del Banco de México (Banxico), el tipo de cambio cerró en un nivel de 23.8670 unidades por dólar, frente a sus 24.0100 pesos del miércoles pasado.

Al iniciar operaciones este lunes, el peso mexicano se depreció 4.34% en relación con su cierre del viernes pasado. El tipo de cambio abrió en 24.3494 pesos por dólar, cuando el viernes terminó en 23.3250 pesos por dólar, informó el Banco de México (Banxico).

De acuerdo con Banco Base, el peso inició la sesión con una depreciación de 3.53% (82.3 centavos), en 24.17 pesos por dólar, un retroceso por segunda jornada consecutiva.

Lo anterior se debió a un fortalecimiento generalizado del dólar estadounidense frente a sus principales cruces, ante un regreso de la percepción de riesgo a nivel global, agregó.

Señalaron que el fortalecimiento del dólar se debe a que las agencias calificadoras han comenzado a recortar las calificaciones de la deuda soberana de varios países.

Recordó que Fitch Ratings recortó la calificación de Reino Unido de AA a AA-, manteniendo una perspectiva negativa, argumentando que habrá un debilitamiento de las finanzas públicas tras la crisis del coronavirus.

En más de temas económicos, se informó esta mañana que el precio regular de la gasolina en 23 estados se mantiene en 13 pesos.

El procurador Federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, explicó que se atendieron 230 denuncias y se han realizado 195 visitas a las distintas gasolineras del país; tres se negaron a la verificación; una se negó a la colocación de sellos y se han inmovilizado 25 bombas en el país.

El precio más caro de gasolina que se ha detectado es de 21 pesos, por lo que Ricardo Sheffield hizo un llamado a utilizar la app y denunciar para evitar cobros excesivos.

El peso continúa con su mal desempeño este lunes,  ante crecientes preocupaciones sobre el impacto en la economía del brote de coronavirus, que hasta ahora ha cobrado la vida de más de 15,000 personas en todo el mundo.

Además del desplome del peso, la bolsa operaba en su mínimo nivel desde 2011.

Analistas consultados por la agencia Reuters señalaron que además del impacto del Covid-19, el desplome del peso podría deberse a la consulta que se realizó este fin de semana en torno a la planta de Constellation Brands en Mexicali.

El peso cotizaba en 25.1230 por dólar, registrando una caída del 2.87% frente al precio de referencia del viernes, según el referente de Reuters. Momentos antes, cayó a un nuevo mínimo nivel histórico de 25.2459 unidades. De mantenerse la tendencia, sería la sexta sesión en números rojos.

En ventanilla bancaria, el dólar se vende en 25.46 unidades, cifra mayor al cierre de Citibanamex el viernes pasado, cuando se vendió en 25.11.

Gabriela Siller, directora de análisis de Banco Base, mencionó que el peso mexicano es la más depreciada entre los principales cruces y eso puede deberse a una mayor percepción de riesgo sobre México.

El referencial índice S&P/BMV IPC, integrado por las acciones de las 35 firmas más líquidas del mercado, cayó un 3.41% a 33,099.53 puntos, en sus mínimos desde octubre de 2011.

El precio de la mezcla mexicana petrolera de exportación se desplomó a 14.54 dólares por barril al 18 de marzo, informó este jueves Pemex.

El precio informado representa su nivel más bajo en 18 años. El nivel más bajo registrado se había presentado el 22 de enero de 20202, cuando el barril se vendió en 14.25 dólares.

Analistas reportan que en lo que va del año, el precio del la mezcla mexicana se ha desplomado en 74%.

Por su parte el peso mexicano cayó este jueves a un nuevo mínimo histórico al comercializarse durante el overnight, en 24.6478 unidades por dólar.

Según reporte el Banco de México, al momento el peso cotiza en 24.1941 unidades dólar. Ayer cerró en 23.93 unidades, lo que significa una pérdida de 26.41 centavos, y una variación de 1.10%.

Adicional, este jueves, Bank of América dio a conocer su previsión acerca de que la economía mexicana presentará una caída del 4.5% debido a los efectos globales del coronavirus: una recesión mundial, una fuerte contracción en la economía de Estados Unidos y el desplome en los precios del petróleo.

El banco estadounidense dijo que el nuevo pronóstico, que está muy por debajo del -0.1% por anterior, está explicado en su mayor parte por la amplia relación comercial que mantiene México con Estados Unidos.

Tras la subasta que anunciara el pasado 12 de marzo, la Comisión de Cambios, anunció este miércoles que subastará el día de hoy coberturas cambiarias por un monto de 2,000 millones de dólares con el objetivo de propiciar mejores condiciones de liquidez, e inyectar ‘oxígeno’ al peso.

Además, dijo, busca un mejor descubrimiento de precios y un funcionamiento ordenado del mercado de cambios.

El pasado 9 de marzo, la Comisión de Cambios anunció un incremento en el tamaño del programa de coberturas cambiarias liquidables por diferencia en moneda nacional de 20,000 millones de dólares a 30,000 millones de dólares, con el objetivo de mantener un funcionamiento ordenado en el mercado cambiario.

Recordó que a la fecha, se han realizado subastas por 7,500 millones de dólares; se han asignado 5,960 millones de dólares que es el monto de coberturas cambiarias vigente; y los vencimientos que hasta el momento se han presentado han sido renovados en su totalidad.

Banxico añadió que renovará la totalidad de los vencimientos de estas operaciones hasta que la Comisión de Cambios lo considere pertinente.

El nuevo anuncio de subasta se da luego de que el tipo de cambio superara la barrera de los 24 pesos por dólar y, alrededor de las 5:30 horas de hoy, tocara un nuevo máximo histórico de 24.1178 en operaciones internacionales, afectado por el desánimo en el mercado mexicano debido a que la mezcla mexicana de petróleo de exportación tocó ayer su peor nivel en 18 años, al situarse el martes en 18.78 dólares por barril.

A las 8 de la mañana de este miércoles, el peso se recuperaba ligeramente de las pérdidas, al negociarse en 23.8547 por dólar en el mercado de mayoreo.

Desde su menor nivel en el último año al máximo de hoy, el peso acumula una depreciación de 30.19%, establecen indicadores de Bloomberg, equivalente a 5.56 pesos.

La Comisión de Cambios es el órgano encargado de la política cambiaria en el país y está integrada por el Secretario y el Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, otro Subsecretario de dicha dependencia, el Gobernador del Banco de México y dos miembros de la Junta de Gobierno del propio Banco.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, minimizó este jueves los efectos de la crisis del coronavirus al peso, que se cotiza a cerca de las 22 unidades por dólar y podría cerrar esta jornada con un nivel mínimo histórico.

«Hay que tomárselo con una pizquita de sal», expresó el secretario en el marco de la 83 Convención Bancaria que inicia esta tarde en Acapulco.

Herrera dijo que hay revaluaciones del dólar y del franco suizo porque los mercados creen que son «monedas más seguras», pero expresó que esto no significa que las otras no lo sean.

El secretario sostuvo que México, donde a la fecha hay 12 casos de COVID-19 registrados, cuenta con «la ventaja de que el coronavirus está llegando con rezago, lo que nos permite ir organizando una respuesta», expresó.

Aseguró que el Gobierno de México tiene «cooperación internacional» con el G20 para dar seguimiento a la pandemia y con el Banco de México para analizar las «medidas adecuadas» frente a cualquier escenario.

A diferencia de otros países de la región, México no ha cancelado vuelos de países donde el foco del virus está extendido ni ha decretado medidas de cuarentena para extranjeros.

Herrera aseveró que, a diferencia de la crisis de la gripe A de 2009, la Secretaría de Salud de México es la encargada de decretar el cierre de escuelas y la cancelación de eventos si fuera necesario.

«Hay que actuar de manera cuidadosa y no precipitada. Tenemos una lección clara del AH1N1. En ese momento, el impacto económico no fue tanto por la enfermedad sino por las medidas económicas que se tomaron», subrayó.

Recordó que el producto interior bruto (PIB) se contrajo 0.1% en 2019, unas cifras que podrían agravarse en 2020 a raíz de la crisis del coronavirus.

Al respecto, esta mañana el presidente López Obrador llamó a la calma ante la presencia del coronavirus COVID-19, pues dijo que la economía nacional está fuerte, que hay finanzas públicas sanas y reservas suficientes para enfrentar cualquier crisis que se pudiera presentar.

Afirmó que el peso ha resistido la depreciación por el COVID-19; aunque dijo que “pensamos que se va a atender, el mismo mercado se ajustará. Somos respetuosos de la autonomía del Banco de México. Nada más opinar que no debemos de intervenir para que artificialmente se fortalezca nuestra moneda. Que sea el Banco de México el que decida y tengamos confianza en nuestra economía y no empezar a soltar dinero para control de las finanzas”.

Advirtió que ante esta contingencia no se gastarán las reservas, que desde el inicio de la administración han aumentado 10 mil millones de dólares.

López Obrador sostuvo que solo si fuera necesario se harían ajustes en el presupuesto y el gobierno “se apretaría más el cinturón”, es decir, profundizaría su política de austeridad sin afectar al pueblo.

El peso mexicano inició la jornada de este jueves con una depreciación de 3.01%, como consecuencia del nerviosismo existente a nivel mundial por los efectos del coronavirus.

De esta forma, el tipo de cambio comenzó en 22.0240 pesos por dólar, cuando al cierre de este miércoles terminó en 21.3790 pesos por dólar, de acuerdo con datos del Banco de México (Banxico).

Según un reporte de Banco Base, el peso inició la sesión con una depreciación equivalente a 64.5 centavos, pues dijo, continúa el nerviosismo en torno a los efectos que tendrá el coronavirus a nivel global.

Ayer, el presidente Donald Trump anunció que a partir de este viernes se restringirá por 30 días la entrada de viajeros procedentes de Europa, específicamente de los 26 países que gozan de libre movilidad bajo el acuerdo de Schengen.

Lo anterior generó una ola de pesimismo en los mercados financieros globales, desatando la demanda por activos libres de riesgo y pérdidas en los mercados de capitales cercanas 4% en Asia y 9%  en Europa.

La paridad peso dólar se disparó a los 22.43, luego de que por 20 minutos cerraran las cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tras la fuerte caída de 7%; la suspensión se dio a las 8:02 horas, es decir 32 minutos después de haber iniciado operaciones bursátiles.

La caída registrada esta mañana es la máxima en lo que va del año.

A las 8:05 horas, la pizarra del mercado accionario local registro 35 mil 969.98 unidades. De acuerdo con el mercado bursátil, al registrar una caída de ese porcentaje, se suspenden las cotizaciones de las emisoras para evitar las caídas más fuertes.

El peso mexicano cayó este lunes a su nivel más bajo desde el 26 de enero de 2017, arrastrado por la incertidumbre mundial en torno al avance del nuevo coronavirus y un derrumbe de los precios del petróleo, del que México es productor.

El peso se depreció 4.83% con respecto al cierre oficial del Banco de México del viernes pasado y quedó en 21.17 unidades por dólar, según datos de la institución.

La caída en los precios del petróleo golpearon directamente las expectativas de inversionistas en torno a Pemex, cuyas finanzas se hallan seriamente afectadas por una pesada deuda de más de 100,000 millones de dólares.

«Para México, que ya no es un país exportador neto de petróleo, implica una mayor probabilidad de un recorte en la calificación crediticia de Pemex», comentó Gabriela Siller, economista del banco local BASE en un reporte a clientes.

A mediados del año pasado Fitch rebajó la calificación de los bonos de la petrolera estatal a una categoría especulativa por su alto riesgo de impago.

Pemex, la mayor empresa pública del país, anotó una pérdida de 18,333 millones de dólares en 2019, un aumento del 92% con respecto al saldo negativo que registró en 2018.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) no estuvo exenta de las repercursiones. El S&P/BMV IPC cerró en 38,730.56 unidades, con una pérdida de 6.42% Este nivel, del principal indicador bursátil, no se tenía desde el 9 de enero de 1995, cuando registró un retroceso de -6.65% El acumulado anual es de -11.05%. El FTSE BIVA perdió 6.49% situándose en los 798 puntos.

La jornada de hoy borró más de 2 mil 500 puntos, que llevaron a la Bolsa a registrar su mayor caída desde el 22 de octubre de 2008.

En más de las bolsas, Wall Street cerró con una caída del 7.79 % en su principal indicador, el Dow Jones de Industriales. Al término de la sesión en la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones registró su mayor recorte porcentual desde 2008 y su peor caída absoluta, de 2,013.76 puntos, situándose en 23,851.02 enteros.

El selectivo S&P 500 perdió un 7.60%, por encima de la cifra (7%) que activó, minutos después del inicio de la jornada, un mecanismo de paralización de las negociaciones durante un cuarto de hora, y se situó finalmente en 2,746.56 enteros tras recortar 225.81.

El índice compuesto del mercado Nasdaq, que reúne a las tecnológicas más importantes, retrocedió un 7.29% o 624.94 puntos, hasta 7,950.68.

El petróleo de Texas se hundió hoy casi un 25%, hasta los 31.13 dólares el barril, en su peor día desde la Guerra del Golfo, hace casi 30 años, debido al comienzo de una guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia que se produce en medio de la crisis global por el coronavirus.

Sobre la volatilidad de los mercados, el gobierno federal, a través de la Comisión de Cambios de la Secretaría de Hacienda, decidió incrementar el tamaño del programa de coberturas cambiarias liquidables por diferencia en moneda nacional de 20,000 m.d. a 30,000 m.d.

La dependencia señaló que la Comisión podrá convocar en cualquier momento y llevar a cabo de manera inmediata subastas de estos instrumentos.

El peso mexicano abrió operaciones este lunes con una caída de 4.88%, respecto a la cotización del viernes pasado.

De esta manera, el tipo de cambio de este lunes inició en 21.0914 pesos por dólar respecto a los 20.1100 con lo que terminó sesiones.

En el reporte matutino de Banco Base, el tipo de cambio alcanzó un nuevo máximo en registro de 22.1369 pesos por dólar durante el overnight, mostrando hasta ese punto una depreciación de 10.07% o 98.1 centavos con respecto al cierre del viernes, depreciación diaria no vista desde octubre del 2008.

Al inicio de la sesión, el peso se depreció 5.20% o 1.04 pesos, cotizando en 21.16 pesos por dólar, añadió.

En ventanillas bancarias, como fue el caso de Monex, el dólar se comercializó hasta en 21.44 pesos por unidad.

Detalló que la depreciación del peso mexicano ocurre a la par de caídas severas de otras divisas de economías emergentes, luego de que el grupo de la OPEP y países aliados, conocido como OPEP+, no logró llegar a un acuerdo para recortar la producción petrolera global.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana que el peso mexicano ha resistido a la crisis desatada por el coronavirus, esto pese a que el viernes pasado, el peso se depreciara un 2.53% ante el dólar, cuando se confirmó el primer caso en el país.

«Creo que ha resistido nuestra economía, sobre todo el peso aguantó esta primera etapa de propaganda sobre el coronavirus», dijo López Obrador en su conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional cuestionado sobre el desplome de las bolsas y monedas en gran parte del mundo.

El mandatario admitió que la moneda mexicana se depreció la semana pasada, pero defendió que esto «no afectó tanto» a la economía porque «el peso estaba bastante apreciado».

El presidente mostró en una gráfica que, desde que asumió el poder en diciembre de 2018, el peso se ha apreciado un 3.55% respecto al dólar a diferencia de países con gobiernos conservadores como Chile, donde la moneda se ha depreciado cerca de un 22.04% y Brasil, un 15.67%.

Los mercados bursátiles europeos, que habían abierto este lunes en verde tras asegurar la Reserva Federal y el Banco de Japón que tomarán medidas si la crisis del coronavirus se agrava, vuelven a cotizar en rojo después de publicarse las perspectivas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que contemplan, en su peor escenario, una recesión global en el primer trimestre.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cayó un 0.68% el viernes por la confirmación de casos de coronavirus en nuestro país, mientras que el peso perdió 2.53% ante el dólar estadounidense y se cambió en 19.86 por unidad.

«Estoy seguro que esto se va a normalizar y a estabilizar. Es un asunto mundial, pero cada vez van a estar más tranquilos el mercado», expresó el presidente, quien pronosticó que México no tendrá «problemas mayores».

«Está bien nuestra economía, tenemos finanzas públicas sanas y está fuerte la moneda», añadió.

En la conferencia de prensa, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, que hay cinco casos confirmados con el coronavirus en México.

Explicó que los infectados presentan «síntomas muy leves» y que todos los casos son «importados», pues hasta el momento no se ha detectado una transmisión del virus dentro del país.

El presidente Andrés Manuel López (AMLO) indicó que hasta el momento no se tiene detectado en México ningún caso del coronavirus en el país, virus que surgió en Wuhan, China; sin embargo reconoció que sí está afectando los mercados.

Durante su conferencia matutina el mandatario aseveró que el virus está impactando las bolsas de valores; sin embargo, aseguró que el peso, se mantiene fuerte.

Al afirmar que se le está dando seguimiento al tema, por lo que no debe haber alarma, indicó que el virus ha inquietado a las monedas del mundo, «está generando cierta inquietud, cierta incertidumbre, no tanta en México. Nuestro peso está resistiendo, no tenemos problema», afirmó el presidente.

Y es que ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus como una emergencia de salud pública de preocupación internacional; hasta el momento tiene registro de 171 muertes y más de ocho mil contagiados.

Durante su conferencia, el mandatario dio a conocer que se venderán las propiedades que el gobierno tiene en el extranjero “para devolverle al pueblo esos recursos».

“Acerca de las propiedades va hacer una revisión la Secretaría de Hacienda. Ya tiene la relación de todos los bienes que se tienen tanto en México como en el extranjero. Para devolverle al pueblo esos recursos en obras, servicios, en mejorar la calidad educativa, en mejorar los sistemas de salud y bienestar», expuso.

Señaló que la venta de oficinas mexicanas en el extranjero comenzó con el cierre de representaciones del programa turístico Pro México, que promovía al país en diversas ciudades del mundo.

“Ya hemos avanzado bastante, por ejemplo, cuando llegamos había 51 oficinas de Pro México, de lujo, en distintas partes del mundo. Ya se eliminaron esas oficinas y así estamos haciendo ahorros importantes», refirió.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció esta mañana que en México hace falta que haya seguridad jurídica, un auténtico Estado de derecho, especialmente que se le dé garantías a los inversionistas extranjeros.

Al respecto, dijo que su gobierno está trabajando para que esta situación sea una realidad, y dijo que hasta ahora, no ha habido ningún problema en ese sentido.

López Obrado aseguró que está llegando la inversión extranjera, más que nunca al país; y dijo que confían en que que se incremente la inversión porque ya está por aprobarse en el pleno del Senado de los Estados Unidos el tratado comercial que se firmó entre ambos países y Canadá, el T-MEC.

«Ayer ya se aprobó en la Comisión de Finanzas del Senado de Estados Unidos, 25 votos a favor, tres en contra. Va a ser como era antes, aplanadora, cuando pase a votación. Yo espero que mañana o pasado en el pleno, la mayoría de los senadores de Estados Unidos va a votar por el tratado. Esto nos ayuda mucho, porque es seguridad, es confianza», dijo AMLO.

Al respecto, recordó que el peso se ha venido apreciando en las últimas semanas, al grado que ahora está debajo de 19 pesos por dólar. Sostuvo que es una de las monedas que más se ha apreciado en el mundo con relación a la moneda estadounidense.

Al insistir que hay confianza en México por parte de los inversionistas, AMLO dijo que ahora que se solicitó deuda, se convocó a bancos en una colocación que hizo la Secretaría de Hacienda y se lograron tasas de interés muy bajas, porque tienen los inversionistas mucha confianza en nuestro país.

«No es para presumir», remató el mandatario».

Luis de la Calle

El Universal

Señor Presidente, los acontecimientos recientes quizá indiquen que el plan económico  que nos trazamos no ande tan bien, ¿no cree?, dijo su asesor de confianza, económico, político, iconoclasta, en los pasillos encristalados del tercer piso de Palacio Nacional.

Por el contrario, responde Andrés Manuel López Obrador, desde mi punto de vista vamos en el camino correcto.

Mira, con la salida de Carlos tenemos un lastre menos de discusión entre nosotros, hemos progresado con la tasa de inflación y el tipo de cambio rompió el piso psicológico de los 19 pesos por dólar. ¿Quién lo hubiera dicho? No pocos predijeron que mi elección iba a resultar en una corrida contra el peso e inestabilidad macroeconómica. Los tecnócratas se han equivocado de vuelta, porque no conocen el país como tú y yo sí.

Presidente, ésas son buenas noticias y es importante tenerlas. Su mención sobre los tecnócratas neoliberales me recuerda algo que usted utilizó eficazmente durante la campaña: que no eran tan buenos y no manejaron la economía de manera atinada y menos aún, inteligente. Usted y yo sabemos que llegamos a Palacio, y cerramos Los
Pinos, gracias a la fuerte devaluación del peso durante el sexenio anterior. No hay gráfica más clara que la X perfecta que forman la aprobación de Enrique Peña Nieto y el tipo de cambio.

Prosigue el asesor: el mexicano, sobre todo el de clase media cuyo voto es más volátil, mide su nivel de bienestar en términos del tipo de cambio. Resiente no sólo que los alimentos y gasolina sean más caros, producto de una devaluación, pero también que salga más caro llevar a sus hijos a Orlando o comprar chácharas en McAllen o San
Marcos. Cada vez que se devalúa el peso expresan su frustración en términos políticos.

Es claro, Presidente, que no estaríamos aquí sin la crisis de 1994-95, que le estalló a Zedillo por una devaluación que correspondía más a Salinas, ya que eso colocó a Cuauhtémoc en el DF y a Porfirio en la Cámara de Diputados. Tampoco hubiera ganado Fox sin esa devaluación que lo catapultó a la presidencia usando de trampolín al PAN. Lo
que es común a las devaluaciones de 95 y a la de Peña es, lo que decíamos, la impericia de la tecnocracia.

La clave, Presidente, está en ganarle a los neoliberales, a los burgueses, con sus propias reglas. Bajar artificialmente las tasas para cerrar la brecha sólo conseguiría un debilitamiento del peso. El truco sería provocar primero un cambio de expectativas que resulte en una revaluación del peso y cuando ésta se empiece a dar, ahora sí se podría
bajar la tasa. La única manera de minimizar ataques al peso es que los especuladores teman una posible revaluación; la sola expectativa basta. Imagine algo así: el dólar a menos de 17 pesos y la tasa de interés en seis, sus encuestas en las nubes y Morena en el gobierno por un rato.

¿Y cómo revaluamos el peso?

En eso llega el Jefe de Ayudantes y dice, Presidente, es hora de tomar otro vuelo de Aeromar.

En un mitin en la alcaldía de Gustavo A. Madero, donde dijo, llevaba seis años sin visitar debido a que no se lo «permitían», el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) habló sobre el acuerdo que se alcanzó con Estados Unidos.

Reconoció que el país acaba de pasar por una situación difícil, porque de manera unilateral, el gobierno de Donald Trump querían imponerle a México impuestos a sus mercancías, los aranceles que iban a comenzar ayer con un 5%, y que iban a ir aumentando hasta llegar al 25%.

«Nos iba a afectar, ¿por qué no reconocerlo?, porque nosotros le vendemos más a Estados Unidos de lo que le compramos. Entonces, sí iba a afectar mucho a las empresas, iba a provocar desempleo, sobre todo un mal ambiente, no iba a llegar la inversión a México, podíamos tener problemas de devaluación de nuestra moneda», dijo AMLO.

Aceptó que fue un tema complicado, pero resaltó que siempre optaron por mantener una buena relación con el gobierno de Estados Unidos y sobre todo la amistad con el pueblo del país vecino.

Subrayó que tras el acuerdo alcanzado, van dos días en que se ha fortaleciendo el peso mexicano, para convertirse así en la moneda que más se ha fortalecido en los últimos días en el mundo.

López Obrador reconoció que se alejó la amenaza de los aranceles por algún tiempo, pero no para siempre, aunque confió en que en el tiempo que se ganó, México va a demostrar que si se atienden las causas que provocan la migración: el hambre, la pobreza, la falta de oportunidades de trabajo, reducirá el flujo migratorio.

Enfatizó que su gobierno va a multiplicar los apoyos para que no se vuelva a tener dichas «presiones», y también pueda demostrarle al mundo que hay una manera de enfrentar el fenómeno migratorio que no sea con el uso de la fuerza, con medidas coercitivas.

Esta mañana, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo no estar de acuerdo con las previsiones de las agencias calificadoras e insistió en que estás no son objetivas con respecto a los avances que ha presentado el país, en particular Petróleos Mexicanos (Pemex).

«La calificadoras se hicieron de la vista gorda cuando desmantelaron y había una gran corrupción en Pemex y ahora a los cinco meses de mi Gobierno de se dan cuenta», dijo en conferencia de prensa.

El mandatario reiteró que la economía nacional es estable y criticó que las calificadoras toman en cuenta variables caducas.

“Esta bien la economía no estamos a favor de las calificadoras, están utilizando una variable caduca, no han sido profesionales, competitivos, por ejemplo en tres años no hubo inversión y calificaban muy bien a Pemex, ahora que hay inversión califican a Pemex y así otras cosas”, afirmó el presidente.

Asimismo, dijo que pedirá a Pemex que dé a conocer hoy el informe que le reportaron ayer; pues él tiene sus propios datos para demostrar que los analistas “no fueron objetivos ni profesionales”.